Enlaces accesibilidad

El BCE mantiene a flote a los bancos griegos pero les exige más garantías

  • Mantiene la cantidad de liquidez máxima que los bancos griegos pueden pedir
  • Tsipras ha debatido la situación con los directores de ambas entidades
  • Draghi aplica recortes de valor a los activos que presenten como garantía
  • El FMI está preparado para ayudar a Grecia si esta lo pide, según Lagarde

Por
El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi
El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi. EFE/Matteo Bazzi

El Banco Central Europeo (BCE) aprieta pero no ahoga tras el triunfo del 'no' en el referéndum del domingo. Su máximo órgano de gobierno ha decidido mantener abierta la línea de liquidez de emergencia para la banca helena, la respiración asistida que le ha permitido eludir el colapso pese a las masivas retiradas de depósitos de los últimos meses.

Pese a mantener la liquidez máxima que los bancos griegos pueden pedir al Banco de Grecia, el organismo que preside Mario Draghi va a aplicar recortes de valor a los activos que presenten como garantía, con lo que aumenta la presión y no atiende la petición del Banco de Grecia de aumentarla en unos 3.000 millones de euros, según algunos medios.

La provisión urgente de liquidez solo se puede proporcionar a los bancos a cambio de suficientes garantías, añade la entidad monetaria europea: "La situación financiera de la República Helénica tiene un impacto en los bancos griegos ya que las garantías que utilizan en las operaciones de provisión urgente de liquidez dependen en gran medida de activos vinculados al gobierno".

Así, el BCE ha decidido ajustar los recortes de valor que aplica a los activos de garantía que el Banco de Grecia acepta para proporcionar liquidez de emergencia, lo que supone que les va a dar menos dinero a los bancos griegos por cada activo que presenten.

El BCE mantiene el sistema bancario griego

Sin el apoyo de esa liquidez, el sistema de pagos del país no podría seguir funcionando, no se podrían abonar salarios ni pensiones, y la economía griega se secaría, al no haber dinero en metálico en circulación. En esa situación, el Estado griego no podría hacer frente a sus compromisos y entraría en una suspensión de pagos efectiva que podría precipitar su salida de la moneda única europea.

Por su parte, según fuentes gubernamentales, el primer ministro heleno, Alexis Tsipras, ha abordado con Draghi "cuestiones relativas a la liquidez de los bancos" como el aumento del techo de créditos de emergencia que la entidad monetaria europea puede prestar a la banca helena a través del mecanismo de asistencia a la liquidez (ELA).

Antes, el ministro de Economía griego, Yorgos Stathakis, había pedido que el BCE mantuviera la liquidez al sistema bancario de Grecia durante al menos "siete o diez días", mientras duran las negociaciones con las instituciones acreedoras.

Stathakis pide liquidez al BCE durante siete o diez días mientras duran las negociaciones

En una entrevista en la BBC, Stathakis afirmó que, incluso si el BCE mantiene congelada la asistencia de liquidez de emergencia (ELA, en inglés) en 89.000 millones -opción por la que finalmente ha optado-, los bancos griegos podrían sostener "unos días más" el nivel actual de transacciones con restricciones.

Se reduce el margen de la banca griega

Al rechazar la solicitud del Banco de Grecia de subir el tope de liquidez disponible, el BCE sigue con la misma actitud de sus últimas reuniones, ya que no ha elevado ese máximo desde el pasado 24 de junio, cuando lo situó en el entorno de 89.000 millones de euros, un cálculo oficioso de los analistas, ya que la entidad europea no comunicó la cantidad concreta de las últimas cinco ampliaciones.

Esa congelación de la línea de liquidez estrecha el margen del que disponen los bancos griegos, que permanecerán cerrados al menos hasta el jueves, aunque un millar de sucursales abren sus puertas para abonar una parte de la pensión a los jubilados que no tienen tarjeta de crédito.

El ministro de Finanzas francés, Michel Sapin, había advertido que el nivel de liquidez proporcionado por el BCE a la banca griega "no puede rebajarse". En una entrevista a la emisora francesa Europe 1, apuntaba que los bancos griegos "están en una dificultad enorme", pero "el BCE hará lo que hay que hacer", concluía Sapin, tras subrayar la independencia de la institución de Fráncfort.

"El BCE no es un ente político"

En sentido contrario, el exmiembro del comité ejecutivo del BCE, el español José Manuel González Páramo, aseguraba que ese organismo "actúa conforme a un estatuto y tiene la obligación de salvaguardar el patrimonio de los miembros de la zona euro". "Si no hay más garantías, el BCE no puede aumentar la financiación" disponible para la banca griega, ha advertido el economista español.

"Cuando un sistema financiero como el griego no puede financiarse en el mercado acude a la ayuda de emergencia, y ésta sólo se concede cuando las garantías que se ofrecen son recuperables. La decisión del BCE dependerá de las garantías adicionales que se ofrezcan. Me costaría comprender que aumentase la ayuda a los bancos" helenos, ha señalado en una entrevista en Onda Cero.

Por ese motivo, ha añadido el exmiembro del comité ejecutivo del banco central del euro, si los bancos griegos no ofrecen garantías adicionales, "el BCE no puede aumentar la financiación, porque no es un ente político", como lo es la Comisión o el Eurogrupo.

Sin embargo, lo más probable es que el BCE evite cerrar definitivamente el grifo de la liquidez mientras no haya una perspectiva política clara sobre la posibilidad o no de continuar con las negociaciones y redirigir la crisis abierta con Grecia.

La victoria del 'no' deja a Grecia en una encrucijada económica

El FMI está preparado para ayudar a Grecia

Por otra partem Tsipras ha mantenido otra conversación telefónica con la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, en la que han debatido sobre "el estado las negociaciones" y "la necesidad de alcanzar una solución sostenible que aborde los problemas reales de la economía griega", según han apuntado las fuentes de Atenas.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) está preparado para prestar asistencia a Grecia en el caso de que lo solicite, según ha informado la directora gerente de la institución, Christine Lagarde.

"Estamos observando de cerca la situación y dispuestos para ayudar a Grecia si lo solicita", declaró Lagarde en un comunicado, donde señala que la institución "toma nota" del resultado del referéndum celebrado en Grecia este domingo.

El pasado 30 de junio Grecia se convirtió en el primer país desarrollado en no hacer frente al pago de su deuda con el FMI, después de no haber abonado los algo más de 1.500 millones de euros correspondientes a los vencimientos de junio del país heleno con la institución.

Tras confirmase el impago de Grecia, el FMI ha situado al país "en mora", lo que implicaría que sólo puede recibir financiación una vez que las deudas sean saldadas. Además Atenas afronta vencimientos de deuda pública de 6.500 millones en los próximos 15 días.

Grecia afronta vencimientos de deuda de 6.500 millones en 15 días

Bruselas: "No podemos negociar un nuevo rescate sin el mandato del Eurogrupo"

Varios gobiernos del euro -con Francia a la cabeza- se han manifestado a favor de retomar las negociaciones con Atenas para tratar de alcanzar un acuerdo. Por contra, Berlín se muestra aún reticente.

Mientras tanto, la Comisión Europea -una de las tres instituciones que negocian desde hace meses con Atenas, y que lo hace en representación de los socios del euro- ha confirmado que "no puede negociar un nuevo programa [de asistencia financiera] fuera del mandato del Eurogrupo".

"El programa anterior ha expirado. No podemos hablar sobre la base de ese programa, y el Eurogrupo no ha dado un nuevo mandato a la Comisión para que empiece a negociar. Así que, para empezar a negociar de nuevo, primero tenemos que tener un mandato claro de los ministros", ha explicado el vicepresidente responsable del Euro y el Diálogo Social en el Ejecutivo comunitario, Valdis Dombrovskis.

Sobre el resultado del referéndum, Dombrovskis ha repetido que la pregunta "no estaba legalmente bien hecha". "Se basaba en propuestas informales y no reflejaba las últimas propuestas que había sobre la mesa. Además se referían a un programa ya cerrado", ha especificado el vicepresidente comunitario.

"Esa propuesta que hicimos entonces [el compromiso para aliviar la deuda griega de noviembre de 2012] ya no está sobre la mesa, ni siquiera está el programa en sí mismo, así que ahora tenemos que ver cómo reiniciamos la situación. Pero ahora compete al Eurogrupo dar el mandato a la Comisión en todos estos asuntos, incluido el tema de la deuda", ha reiterado Dombrovskis.

Ha insistido en que "corresponde a los países del euro marcar qué camino seguir, aunque el resultado del referéndum "lo hace todo más complicado" porque, "desafortunadamente, aumenta la distancia entre Grecia y otros países de la eurozona".

Berlín no ve razones para reestructurar la deuda griega

En esa línea, el Gobierno alemán ha negado que se den ahora las condiciones para negociar un tercer paquete de rescate para Grecia. Además, ha insistido en que no ve motivo para realizar una reestructuración de la deuda helena, como pide Atenas.

Sin embargo, el portavoz del Ejecutivo alemán, Steffen Seibert, ha asegurado en un encuentro rutinario con medios de comunicación en Berlín que "la puerta sigue abierta" para el diálogo entre Atenas y sus acreedores. "Grecia está en la eurozona, y está en manos de Grecia y su Gobierno que esto pueda seguir siendo así", ha concluido.

Más claro, el ministro de Finanzas galo ha asegurado que debe ser el Gobierno griego quien ponga sobre la mesa, "lo más rápido posible", nuevas propuestas para desbloquear las conversaciones.  "Es Grecia -ha insistido Sapin- la que tiene dificultades, la que está en una crisis extremadamente difícil, extremadamente dura y que puede agravarse", una situación diferente de la de Europa que "es mucho más fuerte".

El titular de las finanzas francesas ha reiterado que "el 'no' comportaba un riesgo considerable para Grecia, y en ese riesgo se incluye la salida del euro, aunque no hay ningún automatismo. Como tampoco el voto [de este domingo] quiere decir que se va a mantener en el euro".

Entre ambas posturas, el Eurogrupo parece decantarse por el momento por la de Francia. En un comunicado, el foro que reúne a los ministros de Finanzas y Economía del euro asegura que "espera nuevas propuestas de las autoridades griegas" para su reunión del martes, justo antes de la cumbre de líderes de la eurozona convocada de urgencia para el mismo día. Tsipras acudirá al encuentro con el respaldo de todos los partidos griegos, con la excepción de comunistas y neonazis.

El presidente del Eurogrupo, el holandés Jeroen Dijsselbloem, ha señalado que la victoria del 'no' en Grecia "no acerca a Europa a una solución" con Atenas y ha advertido que el país sigue necesitando reformas.

Desde fuera del euro, pero dentro de la UE, el Gobierno danés ha instado también a Grecia a tomar la iniciativa y ha considerado positiva la dimisión del ministro de Finanzas, Yanis Varufakis. "Es una posibilidad de empezar de nuevo en un mejor clima negociador", ha indicado el ministro de Exteriores danés, el liberal Kristian Jensen.

Noticias

anterior siguiente