Enlaces accesibilidad

El Banco de Grecia avisa de que el país saldrá del euro si no hay acuerdo con los acreedores

  • El organismo insiste en que lograr el pacto es un "imperativo histórico"
  • Considera imprescindible que Europa conceda un alivio de deuda
  • Londres anuncia que acelera sus preparativos para un eventual Grexit
  • Tsipras: daré de nuevo "un no rotundo" si no hay un acuerdo "honorable"
  • El primer ministro austriaco visita Atenas para intentar reestablecer puentes

Por
El Banco de Grecia avisa de que el país saldrá del euro si no hay acuerdo con los acreedores

El Banco de Grecia ha alertado este miércoles, por primera vez, de que la falta de acuerdo entre Atenas y sus acreedores llevará a la salida del país del euro y, probablemente, de la Unión Europea.

Según avisa el banco central griego en un informe enviado este miércoles al Parlamento, la falta de un acuerdo "marcaría el comienzo de un camino doloroso que llevaría, primero, a la suspensión de pagos de Grecia y, después, a la salida del país de la eurozona y -probablemente- de la Unión Europea".

En los mismo términos se ha pronunciado el Gobierno británico, que ha explicado que Reino Unido va a acelerar su preparación para una eventual salida griega del euro. Según cita el diario The Guardian, la portavoz del primer ministro David Cameron ha señalado también que ese abandono implica "un grave riesgo económico".

"Un imperativo histórico"

Por eso, añade el documento del Banco de Grecia, lograr un acuerdo con los acreedores "es un imperativo histórico" que el país "no puede permitirse ignorar".

El análisis presentado ante los diputados por el propio gobernador del banco, Yanis Stournaras (ministro de Finanzas en el anterior Gobierno conservador), señala que "una crisis de deuda manejable -como la que se está gestionando ahora con ayuda de los socios europeos- se convertiría en una crisis incontrolable, con grandes riesgos para el sistema bancario y la estabilidad financiera".

Aunque reconoce que la actual situación de incertidumbre "hace imposible realizar previsiones fiables sobre la evolución futura de la economía", el Banco de Grecia estima que el deterioro de algunos indicadores -como la confianza empresarial y las condiciones crediticias del sector privado- sugiere que "la ralentización económica podría acelerarse en la segunda mitad de 2015, poniendo al país en riesgo de caer de nuevo en la recesión".

Reducción del superávit primario y acuerdo viable de alivio de deuda

Además, menciona las últimas informaciones disponibles sobre las negociaciones, según las cuales se habría logrado acuerdo en las "condiciones principales".

Así, valora que se haya rebajado el objetivo exigido de superávit primario, "una decisión de enorme importancia, que amplía de forma significativa el tiempo necesario para el ajuste fiscal y permite grados adicionales de libertad en la aplicación de la política fiscal".

Pero en el mismo nivel de importancia sitúa la "confirmación y articulación" de la voluntad de los socios europeos "de proporcionar un alivio de la deuda, tal y como se estableció en la reunión del Eurogrupo del 27 de noviembre de 2012".

"El riesgo de una quiebra debe anularse de una vez por todas y el país debe permanecer la zona euro. Y esto sólo puede conseguirse si, primero, se cierra un acuerdo realista pronto y, después, si los términos de ese acuerdo se ratifican sin turbulencias ni retrasos, en condiciones de estabilidad política", resume el informe del banco central.

Tsipras: sin un acuerdo "honorable", volveré a dar un "no rotundo"

Por su parte, durante una rueda de prensa conjunta con el primer ministro austriaco, el jefe del Gobierno griego, Alexis Tsipras, ha advertido  que, si no se consigue "un acuerdo honorable" para Grecia, volverá a dar, "una vez más, un no rotundo" a las instituciones acreedoras (Comisión Europea, BCE y FMI).

Por contra, asegura que si se logra ese acuerdo, él y su Gobierno asumirán la responsabilidad de impulsar su ratificación en el Parlamento nacional y garantizar su aplicación.

Estas advertencias coinciden con la visita a Atenas del canciller de Austria, Werner Faymann, que ha intentado restablecer los puentes rotos entre el Gobierno griego y sus socios europeos.

En la misma rueda de prensa, Faymann ha asegurado que pondrá todo de su parte para tratar de lograr un acuerdo. "Tenemos algunos días antes de la cumbre europea [del próximo día 25] para tratar de encontrar una solución", ha indicado Faymann, quien ha señalado que esa solución "no debe aumentar la austeridad" en Grecia.

Antes de llegar a su reunión con su homólogo heleno, Faymann ha querido demostrar su apoyo al pueblo griego y ha asegurado que debe ayudárseles más debido al daño que han sufrido desde el comienzo de la crisis.

Además, el político socialdemócrata ha criticado algunas de las medidas exigidas por los acreedores. "Sé que [en las negociaciones] hubo determinadas propuestas, también por parte de las instituciones, que yo creo fuera de lugar", ha señalado antes de añadir: "Con un alto nivel de paro y un 30% o 40% de personas sin seguro sanitario, y entonces subes el IVA de las medicinas. Eso es algo que la gente que está en esa difícil situacion no puede entender".

En cuanto a Grecia, Faymann considera que también debe hacer sus deberes y ha citado, entre otras cosas, que debe mejorar la recaudación de impuestos y hacer cumplir las leyes.

Noticias

anterior siguiente