Enlaces accesibilidad

Draghi: la compra de activos del BCE puede proteger del contagio ante una nueva crisis griega

  • Asegura que ese programa "está funcionando" y apoyando la recuperación
  • Cree que "la ralentización del crecimiento en la eurozona se ha frenado"

Por
European Central Bank (ECB) President Draghi adjusts his glasses during the IMFS Conference 2015 in Frankfurt
El presidente del BCE, durante la XVI Conferencia del BCE y sus Observadores que se celebra en Fráncfort. REUTERS REUTERS/Ralph Orlowski

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha destacado este miércoles que la bajada vista en los últimos días en las rentabilidades de la deuda pública de muchos de los países del euro -incluidos algunos de los más débiles- sugiere que "el programa de compra de activos podría estar protegiendo a los Estados de la eurozona del contagio" de la renovada crisis de Grecia.

En su discurso ante la XVI Conferencia del BCE y sus Observadores que se celebra en Fráncfort, Draghi ha defendido ese programa, puesto en marcha en dos fases (la primera, en septiembre pasado para comprar títulos garantizados, y la segunda, este mismo mes de marzo, para adquirir bonos soberanos de la zona euro), y ha asegurado que "está funcionando".

"La compra de activos es una medida no convencional, pero no es heterodoxa", ha indicado el economista italiano, quien ha insistido en que este tipo de actuación "ha formado parte de la caja de herramientas del BCE desde el principio".

"La ralentización económica se ha frenado"

El economista italiano ha insistido en que la decisión de enero pasado de extender las compras a los bonos soberanos ha hecho desaparecer las dudas sobre el compromiso del BCE para que su política monetaria sea eficaz.

"Podemos desplegar -y estamos desplegando- las medidas de política monetaria de forma que podamos estabilizar la inflación en línea con nuestro objetivo. Y lo conseguiremos", ha añadido.

Aunque ha admitido que las expectativas de inflación a largo plazo seguirán siendo "muy bajas o negativas" en los próximos meses, esas estimaciones del mercado empezarán a subir a finales de este año.

Asegura que la rebaja del petróleo no seguirá más allá de 2015 y que, "en parte gracias a las decisiones de política monetaria, se ha reducido significativamente el riesgo de los efectos de segunda vuelta", en referencia a la bajada de precios en sectores de actividad menos ligados a la energía.

Además, Draghi ha considerado que "la ralentización del crecimiento se ha frenado", y ha puesto como ejemplo que el avance del PIB de la eurozona en el cuarto trimestre respecto al tercero fue "algo mayor de lo esperado" y que la tasa de paro se situó en enero en su nivel mínimo desde el verano de 2012.

Rebaja del coste de la financiación bancaria

Según Draghi, el conjunto del programa de expansión monetaria también ha sido "efectivo, al mejorar la transferencia entre las inyecciones de liquidez y los costes de la financiación del sector privado".

En concreto, el presidente del organismo emisor recuerda que, al mismo tiempo que se realizaba la primera operación de financiación condicionada a largo plazo y que se anunciaba el plan de compra de activos garantizados, empezaron a bajar los intereses de los préstamos bancarios.

Además, considera que se produjo un efecto de anticipación a las medidas que causó la caída de las rentabilidades de las deudas públicas desde agosto del año pasado y, junto a ellas, también la reducción de las de bonos empresariales y cédulas garantizadas.

Como consecuencia de todo eso, Draghi apunta que se están reequilibrando las carteras de inversión de bancos, fondos de pensiones e instituciones aseguradoras. "Nuestras compras están reduciendo las rentabilidades de los activos más seguros, lo que está empujando a los inversores a pasarse a otros más arriesgados, a activos con mayores rendimientos", ha explicado.

El presidente del BCE ha reconocido que estas medidas implican algunos riesgos para la estabilidad financiera, pero ha asegurado que, "en la actualidad, esos riesgos están conenidos" y que, si resurgen, existe una adecuada política preventiva para controlarlos.

Así, Draghi concluye que el programa de compra de activos públicos y privados puede apoyar "una recuperación más rápida y más sostenible, especialmente, si cae en terreno fértil", una referencia que luego ha desarrollado al señalar que "los gobiernos pueden crear un ambiente más favorable a la inversión con la aplicación de reformas estructurales firmes, creíbles y efectivas".

Noticias

anterior siguiente