Enlaces accesibilidad

Antidisturbios desalojan a los extrabajadores de la televisión pública griega cerrada por el Gobierno

  • Los agentes entraron de madrugada en el edificio junto a un fiscal
  • Hay dos personas detenidas
  • Los exempleados del medio público mantenían ocupada la sede desde junio
  • El Gobierno griego ordenó el cierre fulminante hace cinco meses

Por
La policía griega desaloja la televisión pública tras cinco meses de ocupación por los trabajadores

Fuerzas antidisturbios de la Policía griega han desalojado en la madrugada de este jueves a los trabajadores despedidos de la radiotelevisión pública ERT que mantenían ocupada la sede de ese medio en Atenas desde junio, cuando el Gobierno cerró la televisión de forma fulminante.

Hacia las 04.15 hora local (03.15 hora peninsular española), los agentes de policía entraron acompañados de un fiscal en el edificio por una puerta lateral y, según declararon varios testigos, utilizaron gases lacrimógenos.

Los policías también han alejado del edificio a unas 200 personas que protestaban en el exterior por la situación. Entre ellos hay varios diputados del principal partido de oposición, el izquierdista Syriza, que han pedido entrar al edificio y a los que se les ha impedido ese acceso por la fuerza. Los parlamentarios han calificado el procedimiento de antidemocrático y de una "nueva muestra de la política autoritaria" del Gobierno.

El fiscal -que ha exigido que los trabajadores que todavía están dentro abandonen el edificio- realiza junto a las fuerzas de seguridad un inventario del material de la televisión.

Los extrabajadores de ERT han pedido a la población que acuda hasta la sede para "manifestar sus solidaridad" con los antiguos empleados de ERT.

Una nueva televisión pública transitoria

El pasado 11 de junio, el Gobierno ordenó el cierre inmediato de la televisión pública con el argumento de que las estructuras existentes estaban demasiado anquilosadas y la maraña de corrupción demasiado extendida como para emprender una reestructuración.

Al mismo tiempo, el Gobierno del conservador Andonis Samarás anunció la creación de un nuevo medio de comunicación público, NERIT, con un equipo mucho más reducido.

Los tribunales calificaron de ilegal la desconexión de la señal y conminaron al Gobierno a restablecerla. Sin embargo, tuvieron que pasar dos meses hasta que, el 21 de agosto pasado, se recuperaron las emisiones informativas, a través de una cadena transitoria, denominada Dimosia Tileorasi (en griego, televisión pública).

Durante todo este tiempo, parte de los trabajadores despedidos han mantenido ocupada la sede y han seguido emitiendo, primero con ayuda de la Unión Europea de Radiotelevisión (EBU, por sus siglas en inglés) y, luego, a través de internet.

Noticias

anterior siguiente