Enlaces accesibilidad

El "lujo" de enfermar sin tarjeta sanitaria

  • Varias organizaciones cifran en 800.000 los inmigrantes sin tarjeta
  • Se cumple un año desde la retirada de la tarjeta a los inmigrantes irregulares
  • La ley solo recoge la atención en urgencia, pediatría y a las embarazadas
  • Los médicos alertan del caos en urgencias y de las enfermedades transmisibles

Por
Los inmigrantes irregulares solo tienen derecho a las urgencias sanitarias y a los servicios de pediatría y la atención a embarazadas. noticias

Graciela y Luis son hondureños y viven en Canarias con sus tres hijas pequeñas. No tienen derecho a la sanidad pública porque están en paro y no cobran ninguna prestación. Solo van al médico cuando sus pequeñas, que sí son atendidas por ser menores, lo necesitan.

"Enfermar es un lujo para nosotros", asegura a RTVE.es Graciela, que, dice, se automedica cuando tiene algún problema y se queja de que los tratamientos para el asma y los problemas traumatológicos de sus hijas los deben sufragar al 100%.

Médicos del Mundo, Amnistía Internacional y la plataforma 'Yo sí sanidad universal' calculan que la retirada de tarjetas sanitarias, de la que se acaba de cumplir un año, ha dejado sin cobertura médica normalizada a más de 800.000 personas.

Desde el 1 de septiembre de 2012 los inmigrantes irregulares solo reciben asistencia en urgencias, pediatría y en caso de embarazo

Desconcierto, caos y desinformación

"Nos han llegado cientos de denuncias de inmigrantes a quienes solo se ha atendido en urgencias tras firmar un compromiso de pago, lo que es inconstitucional e ilegal", ha explicado a RTVE.es Pablo Sainz, miembro de 'Yo sí sanidad universal'.

Médicos del Mundo también denuncia estos casos y habla de "absoluto desconcierto y caos" en la aplicación del real decreto. En la mayoría de casos, cuentan, esas facturas no llegan pero son muchos los que, desconociendo sus derechos y por miedo a no poder hacer frente al gasto, renuncian a esa atención en urgencias garantizada por ley.

"En cada comunidad, en cada hospital e incluso en cada turno de un mismo centro se actúa de forma diferente", afirma a RTVE.es Rafael Sotoca, miembro de la Junta Directiva estatal de Médicos del Mundo, que ha elaborado el informe 'Semáforo de la exclusión sanitaria' en el que dan luz roja a Aragón, Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Extremadura, Madrid, Murcia y La Rioja, que cumplen "la ley a rajatabla y van más allá en algunos casos".

Marisa García tiene 74 años y vive en un pueblo de Toledo desde hace 18 años. Procedente de Chile, nunca ha trabajado y vive con su hija y sus nietas. Desde que se le retiró la tarjeta sanitaria no lleva ningún control de su tensión y su colesterol y le diagnosticaron una angina de pecho. Ha dejado incluso de tomar la medicación porque no puede pagarla.

"Necesito que periódicamente me vea un médico de familia, no me vale con la atención de urgencias", relata a RTVE.es. Cuenta que en un hospital de Castilla-La Mancha le obligaron a firmar un compromiso de pago para atenderla en urgencias, aunque finalmente esa factura nunca se hizo efectiva. Desde hace año y medio está en lista de espera para una operación de rodilla y asegura que si tiene que abonarla intervención, no lo hará a pesar del dolor. "No puedo pagarla. Es así de simple", concluye.

La plataforma 'Yo sí sanidad universal' cuenta el caso de una joven sin tarjeta sanitaria con infección urinaria que acudió a urgencias en un hospital de Madrid donde le invitaron a firmar ese compromiso de pago, lo que provocó que la paciente se fuera sin ser atendida, o la factura de más de 3.000 euros que le llegó a una mujer que dio a luz en Castilla-La Mancha.

Madrid: "En urgencias se atiende a todo el mundo y no se factura"

Fuentes de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid han asegurado a RTVE.es que se atiende a "todo el mundo" en los servicios de urgencias de "todos los hospitales" y niegan que se expidan facturas.

En el Gobierno de Castilla-La Mancha también explican que "las urgencias están garantizadas" y aseguran que el caso de la embarazada a la que se facturó fue "un error que se subsanó sin pago alguno" y que "no es una práctica habitual".

El Ministerio de Sanidad no ha querido pronunciarse sobre las diferentes quejas de las organizaciones, declinando hacer declaraciones a RTVE.es.

Fanny Albarracín vive angustiada desde que le retiraron la tarjeta sanitaria a su madre, de 80 años, enferma de cáncer. Esta argentina que lleva ocho años en España cuenta que, a pesar de no tener tarjeta, a su madre no le han negado el tratamiento de quimioterapia que acaba de finalizar en un hospital madrileño pero no tiene la garantía de que inicien el de radioterapia.

"Vivo con el pánico en el cuerpo por si me dicen que no. El otro tratamiento se inició antes del cambio de ley pero ¿qué va a pasar ahora?", se pregunta.

Médicos del Mundo denuncia que la atención a los inmigrantes irregulares nada tiene que ver con el turismo sanitario, argumento que utilizó el Ministerio de Sanidad, junto con el ahorro de 500 millones de euros, para defender esta medida.

Insisten en que en la mayoría de casos son personas que llevan años viviendo en España con un claro arraigo, que han trabajado y cotizado en nuestro país y que pagan sus impuestos aquí. Cifran en un 1,6% los inmigrantes que tienen como motivación para venir a España su salud individual y aseguran que los inmigrantes procedentes de países de renta baja acuden un 30% menos al hospital y consumen casi cinco veces menos fármacos que los españoles.

Hay un colectivo especialmente perjudicado como el de los cotizantes en el régimen especial de trabajo doméstico (con un gran número de inmigrantes) que se rigen por un Régimen Laboral especial que no reconoce su derecho a paro. En este caso, conservan su derecho a asistencia sanitaria durante 90 días naturales y luego se anula.

Preocupación por las enfermedades transmisibles

Rafael Sotoca, de Médicos del Mundo, alerta del posible repunte de casos de VIH y de contagios de tuberculosis en nuestro país. Y pone como ejemplo lo ocurrido en Grecia, donde los recortes sanitarios por la crisis económica han coincidido con un aumento del 200% de casos de sida.

La Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) auguró que la entrada en vigor de esta ley supondría un 20% más de nuevos casos de sida en España.

Los profesionales sanitarios subrayan situaciones "preocupantes" de inmigrantes sin tarjeta sanitaria, principalmente los que tienen enfermedades crónicas sin controles periódicos -incluido el cáncer- o los que sufren interrupciones de tratamientos (falta de insulina para diabéticos o Sintrom para cardiopatías).

"Cuando desde Sanidad se dice que la atención médica está garantizada a través de las urgencias no es real. ¿Qué ocurre con la prevención a través de vacunas, con el seguimiento personalizado que hace un médico de familia, con la detección de enfermedades a través de análisis o pruebas diagnósticas que ya no se hacen a los inmigrantes sin tarjeta?", se pregunta Sotoca.

Nacho Revuelta es un médico de atención primaria objetor. Insiste también en las limitaciones para hacer un seguimiento médico continuado de estos pacientes y se muestra preocupado por que se convierta en un colectivo "invisible" para la sanidad. "Conviven con nosotros, son nuestros vecinos, no se les puede dejar sin control, por su bien y por el de toda la sociedad", explica a RTVE.es.

"En urgencias se les atiende y los médicos objetores lo hacemos en todas las ocasiones, pero muchos directamente no van por el miedo a que les facturen o porque piensan que sin tarjeta no tienen ningún derecho y eso es peligroso", añade.

Sanidad pública por un mínimo de 60 euros al mes

Los extranjeros sin tarjeta y que acrediten la residencia de al menos un año tienen la posibilidad de ser incluidos en la cartera básica de servicios del Sistema Nacional de Salud por un importe de 60 euros mensuales hasta los 65 años y 157 euros para los mayores de esa edad.

Médicos del Mundo y 'Yo sí sanidad universal' critican esta medida porque consideran la tarifa similar, e incluso más cara, que la de un seguro privado.

Castilla-La Mancha va a estudiar fórmulas para atender a los inmigrantes irregulares que vivan en su comunidad y que tengan problemas serios de salud, con especial atención a los enfermos de sida, según han asegurado a RTVE.es fuentes del Gobierno de esta comunidad.

País Vasco, objetora de la ley junto con Andalucía, Cataluña y Asturias, ha establecido recientemente un mecanismo para regular la atención a los inmigrantes sin tarjeta. Estas personas deben presentar su certificado de empadronamiento por un periodo continuado de un año y una declaración de ingresos inferior a la Renta Básica de Euskadi y con ello obtendrán la tarjeta que le dará derecho a la sanidad pública en iguales condiciones.

Desde Médicos del Mundo, Amnistía Internacional y la plataforma 'Yo sí sanidad universal' exigen que no puede haber diferencias entre comunidades autónomas en la atención sanitaria. "Estamos hablando del derecho a la salud, de derechos humanos, no puede ser algo arbitrario", coinciden todas las organizaciones.

Noticias

anterior siguiente