Anterior El Tribunal Administrativo del Deporte abre expediente a Villar por unanimidad Siguiente Puigdemont: "Si el Tribunal Constitucional me suspende de mis funciones, no lo aceptaré" Arriba Ir arriba
El Prado inaugura una exposición de dibujos españoles

El dibujo español renace en el Museo del Prado de la mano del British Museum

  • Acoge hasta el 16 de junio una selección de dibujos del Museo Británico

  • Se exhiben algunos de los escasos dibujos atribuidos a Velázquez o Zurbarán

  • Es la primera vez que esta valiosa colección sale del Reino Unido

  • También hay una amplia representación de obras de Murillo y de Goya

|

El Museo del Prado abre sus puertas este miércoles a una espléndida exposición de dibujos, organizada junto al Museo Británico, que pretende acabar con la "leyenda" de la "falta de interés" por esta disciplina académica entre los pintores españoles: 'El trazo español en el British Museum. Dibujos del Renacimiento a Goya' podrá verse hasta el 16 de junio y recoge obras excepcionales de Velázquez, Zurbarán, Murillo o Goya.

"El Prado no solo es sensible al renacer científico del dibujo español, sino que se pone al frente de la manifestación", ha explicado el director del museo, Miguel Zugaza, en la presentación de una exposición que recoge 71 obras -66 dibujos y cinco estampas- de la colección del Museo Británico, una de las más importantes del mundo y que se ve por primera vez fuera del Reino Unido.

La exposición, que es la continuación de la que tuvo lugar en el museo londinense a finales del año pasado, permitirá disfrutar de joyas como uno de los escasos dibujos atribuidos a Diego Velázquez (Apunte de dos caballos en corveta y jinete) o a Francisco Zurbarán (Cabeza de monje), pintores que "se resisten" a mostrar su faceta de dibujantes, según Zugaza; o una colección de ocho dibujos de Francisco de Goya correspondientes a toda su carrera y nunca vistos en su conjunto en España.

Aunque concebida como una segunda parte, la muestra del Museo del Prado es distinta de la que se vio en Londres, ya que se trata de "un número menor y más selecto" de obras que componen una "breve historia del dibujo en España" a través de las "mejores obras del British Museum", un total de 71 de sus 250 ejemplares. Así lo ha sintetizado el jefe del Departamento de Dibujos y Estampas del Museo Nacional del Prado, José Manuel Matilla, coordinador del proyecto junto a su comisario, Mark P. McDonald, conservador del Gabinete de Dibujos y Grabados del British, que no ha podido estar en Madrid por un problema con su vuelo.

Otra singularidad y nota distintiva de la exposición en Madrid es que el Prado ha puesto en diálogo dos pinturas de su colección, de Vicente Carducho y Luis Paret, con sus dibujos preparatorios, de los fondos del British.

La frescura del dibujo que no tiene la pintura

La exposición está organizada de forma cronológica y por escuelas regionales, porque más que un trazo español en el dibujo, los expertos creen que existe un trazo diferenciado en función de los centros regionales, según Matilla y McDonald. Todos ellos recogen la "frescura" que tiene el dibujo y que tiende a perderse cuando se plasma en la pintura, en opinión del jefe de Dibujos del Prado.

Así, la muestra comienza con un apartado dedicado a Castilla y la importación de artes gráficas (1500-1600), periodo en el que llegaron a España numerosos artistas italianos para trabajar en los murales de El Escorial y cuyas técnicas y estilos en el dibujo influyeron en los españoles, y donde se encuadra la obra de Alonso Berruguete

Continúa con Madrid como capital artística entre 1600 y 1700, con el florecimiento del dibujo durante el Siglo de Oro, muy vinculado al arte cortesano, con pintores como Vicente Carducho y Eugenio Cajés.

Uno de los apartados más espectaculares de la exposición es el dedicado a Andalucía (1550-1700), que recoge uno de los pocos dibujos atribuidos a Zurbarán -que fue la portada del catálogo de la exposición del Britsh- y un amplio catálogo de dibujos de Bartolomé Esteban Murillo, quien fundó en 1660 una academia de dibujo en Sevilla junto a Francisco Herrera el Mozo que garantizaba la pervivencia del dibujo como base de la práctica del arte.

Otro de los puntos fuertes es la sección dedicada a Valencia (1500-1700) que recoge una selección de dibujos masculinos que realizó José Ribera en Napolés; al que sigue un apartado dedicado al dibujo en el siglo XVIII.

El epílogo y colofón de 'El trazo español en el British Museum. Dibujos del Renacimiento a Goya' está dedicado al maestro aragonés y que recoge una "historia selecta del dibujo en Francisco de Goya", desde los años 70 del siglo XVIII a Burdeos, con muestras de los dibujos que realizó para el Diccionario de Céan o la presencia de El Quijote en su obra después de su intento fallido de ilustrar El Quijote de Ibarra.

El Prado espera repetir éxito

El museo madrileño confía con esta muestra repetir el éxito que se logró en Londres, donde cerca de 400.000 visitantes disfrutaron de la muestra durante los tres meses que estuvo abierta.

Además, invita a los espectadores a continuar la visita por el resto de salas del museo y seguir la pista de algunos de esos dibujos, como, por ejemplo, intentar encontrar al personaje del dibujo El enano Miguelito, de Francisco Rizi, entre las 3.000 figuras de la obra Auto de Fe en la Plaza Mayor de Madrid, del mismo autor.

La muestra se complementa con el catálogo de la exposición que, no solo analiza las obras expuestas en las fichas cartográficas al uso, sino que traza una pequeña historia del dibujo realizado en España entre los siglos XVI y XIX. Un paso más para el renacer del dibujo español.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente