Enlaces accesibilidad

Bruselas autoriza el desembolso de 37.000 millones del rescate para la banca nacionalizada

  • El vicepresidente de la CE ha desvelado los planes de saneamiento
  • Casi la mitad de la ayuda irá a Bankia, que recibirá 18.000 millones
  • Si CatalunyaBanc y Novagalicia no se integran en otras entidades, se liquidarán
  • Los titulares de preferentes asumirán pérdidas y los bonistas senior, no
  • El día 20 se conocerá la reestructuración de BMN, Liberbank, Caja 3 y CEISS

Por
Aprobados los planes de reestructuración europeos de los cuatro bancos nacionalizados

Los bancos españoles nacionalizados recibirán 37.000 millones de euros del fondo de rescate europeo, según ha autorizado este miércoles la Comisión Europea (CE), tras dar su visto bueno a los planes de reestructuración de las cuatro entidades: Bankia, Catalunya Banc, Novagalicia Banco y Banco de Valencia. (Ver documento en pdf.) Casi la mitad de la inyección europea (18.000 millones) se destinará a Bankia, que este mismo miércoles ya ha detallado su plan para cumplir con las exigencias de Bruselas.

Los planes aprobados se basan en el memorando de entendimiento del rescate de la banca adoptado en julio y "se alinean con las normas sobre políticas de ayudas públicas de la CE", según ha explicado este miércoles el vicepresidente de la CE y comisario de Competencia, Joaquín Almunia, quien ha recordado que la decisión se ha basado en los principios de viabilidad, el reparto de la carga y la limitación de las distorsiones de la competencia.

El comisario ha destacado que el objetivo de la CE "es restablecer la viabilidad de los bancos que reciben ayudas para que puedan operar sin el apoyo público en el futuro".

"Queremos asegurarnos también de que los bancos no utilizan más de lo necesario el dinero de los contribuyentes para reestructurar y no vuelven a prácticas insostenibles. Recuperar un sector financiero cada vez más sano para financiar la economía real es una condición indispensable para la recuperación económica en España», ha subrayado Joaquín Almunia.

Además, la CE ha dado el visto bueno a la compra del Banco de Valencia por parte de Caixabank, anunciada este martes.

Por otro lado, Almunia ha adelantado que el próximo 20 de diciembre se aprobarán los planes de reestructuración de los bancos españoles no nacionalizados que requieren ayudas públicas, es decir, Banco Mare Nostrum, Liberbank, Caja3 y CEISS.

Bankia recibirá en total 36.000 millones de euros

Del monto destinado ahora a las nacionalizadas, la mayor parte será para Bankia -recibirá 17.960 millones de euros, incluido el anticipo de 4.500 millones que le adelantó el FROB-  y Catalunya Banc (9.080 millones de euros). Además, Novagalicia Banco percibirá 5.425 millones y el Banco de Valencia, otros 4.500 millones, una cantidad que el FROB ya había comunicado el martes que se inyectaría en la entidad antes de su incorporación al grupo de Caixabank.

Además, entre las cuatro entidades transferirán unos 45.000 millones de euros en activos tóxicos al banco malo, con descuentos en los precios del 63% de media, con una rebaja de entre el 45% y 46% para las promociones inmobiliarias.

Así, en total, la CE calcula que la ayuda estatal recibida por BFA–Bankia "en forma de medidas de recapitalización y relativas a activos tóxicos, incluida la ayuda que deberá desembolsarse en virtud del programa" aprobado este miércoles, ascenderá a aproximadamente 36.000 millones de euros. (Ver documento en pdf.)

En cuanto al resto, Catalunya Banc acumulará una ayuda pública de 14.000 millones de euros, Novagalicia Banco sumará 10.000 millones de euros y Banco de Valencia recibirá un total de 7.000 millones.

De esta forma, estas cuatro entidades nacionalizadas habrán necesitado para sanearse un total de 67.000 millones de euros en ayudas públicas.

Si Novagalicia Banco y Catalunya Banc no se integran en otra entidad, se liquidarán

Almunia ha indicado que, antes de finales de 2017, Catalunya Banc y Novagalicia se han comprometido a integrarse en otra entidad y, "si eso no se produce antes de ese plazo, las autoridades españolas deberán elaborar planes de resolución ordenada de esas entidades".

Catalunya Banc y Novagalicia serán liquidadas si no se venden antes de 2017

Según ha destacado el comisario de Competencia, si ambos bancos no se venden a otra entidad, se abrirá un proceso de liquidación, pero la integración sería "preferible" porque implicaría menos pérdidas para los contribuyentes.

Sobre el caso del Banco de Valencia, los análisis de la CE comprobaron que la entidad no era viable en solitario y, por eso, se ha aprobado su venta a Caixabank. "Las autoridades han constatado que esa venta era más barata que su liquidación", ha señalado Almunia.

Las preferentes asumirán pérdidas y los bonistas senior, no

Por otro lado, y con objeto de reducir la aportación pública, los accionistas y titulares de híbridos como las preferentes "canjearán sus instrumentos en acciones de los bancos, después de que se haya aplicado la quita adecuada", ha indicado el comisario de Competencia. Su asunción de pérdidas reducirá la ayuda europea en alrededor de 10.000 millones de euros, según los cálculos de Bruselas.

La metodología de la quita y el canje "deberá ser discutido y aplicado por las autoridades españolas y los directivos de los bancos", ha añadido. Así, ha eludido precisar en qué medida asumirán pérdidas los poseedores de preferentes, pero sí ha advertido que a cada instrumentos se aplicará una proporción de pérdidas específica.

A preguntas de los periodistas, el comisario europeo ha reconocido que los bonistas senior (habitualmente, otras entidades financieras) no asumirán pérdidas, al contrario de los titulares de preferentes, una distinción que -ha justificado- se debe a que "se trata de instrumentos diferentes".

Dejarán de conceder préstamos a promotores

A cambio de las ayudas públicas, Almunia ha advertido que los cuatro bancos realizarán "importantes reducciones de operaciones, centrándose en la llamada banca minorista y regresando a su mercado original de actuación, abandonando los préstamos al sector promotor y otras actividades que consideramos de riesgo" lo que -ha recalcado- reforzará su capital y reducirá el riesgo.

En particular, la CE ha fijado que estos cuatro bancos centren "su modelo empresarial en préstamos al por menor y préstamos a las PYME en sus principales regiones históricas" y que limiten su presencia en el mercado al por mayor.

En concreto, el vicepresidente de la CE se ha referido al caso de Bankia, que "se someterá a una reestructuración completa y será un banco mucho más pequeño que hoy en día, concentrado en las regiones históricas de las cajas que se fusionaron para crear BFA, así como en algunos otros centros de relevancia económica y financiera dentro de España".

Almunia ha eludido cuantificar el impacto de las reestructuraciones de las cuatro entidades en despidos. "Van a tener lugar, sin duda", ha dicho, pero "estamos ante una pregunta que debe ser contestada por las autoridades españolas y las entidades afectadas".

En el caso de que se produzcan, el comisario europeo ha insistido de manera rotunda en que el Ejecutivo comunitario no ha impuesto que se realicen según las condiciones marcadas por la última reforma laboral.

Sobre la obligación de dejar de conceder crédito a los promotores, Almunia ha explicado que se impone porque se ha demostrado que estas entidades no han gestionado de forma "eficiente" operaciones de riesgo.

"La experiencia demuestra que, en los casos de estas entidades su expansión más allá de las fronteras del territorio conocido, ha conllevado altos riesgos. Igual que salirse del ámbito del modelo de negocio propio de una banca minorista ha comportado elevados riesgos que están detrás de la situación de pérdidas de estas entidades", ha recordado el comisario.

En respuesta a las preguntas de los periodistas, el vicepresidente de la CE ha señalado directamente a los directivos de las entidades como responsables de la mala gestión de las mismas.

Además, BFA-Bankia, Catalunya Banc y Novagalicia venderán participaciones industriales y se ingresarán los beneficios al banco, "lo que limitará la ayuda pública".

Una reducción de balances del 60%

Las entidades tendrán cinco años -hasta 2017- para reducir el tamaño de su balance un 60% de media respecto al balance de 2010, lo que incluye la transferencia de activos problemáticos al banco malo, la Sociedad de Gestión de Activos Transferidos de la Reestructuración Bancaria (Sareb).

Relación entre préstamos y depósitos se situará en el 100%, aunque estará por debajo de ese límite en el caso de Novagalicia.

Los directivos de los bancos controlados por el FROB y con ayudas públicas tendrán limitadas sus remuneraciones a 100.000 euros anuales sin remuneración adicional. Para las entidades que reciban fondos públicos pero no sean controladas por el FROB, ese límite se elevará a 300.000 euros al año y sí podrán percibir pagos adicionales.

En previsión de estas decisiones de Bruselas, la CNMV ha mantenido suspendida durante cinco horas la cotización de Bankia, desde la apertura hasta las 14 horas para evitar que este anuncio distorsionara las operaciones en el mercado. El regulador también ha dejado en suspenso la negociación de las acciones de Banco de Valencia, que aún no ha vuelto a cotizar.

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) ya dio este martes el visto bueno a los planes de reestructuración de las cuatro entidades en manos del Estado, como paso previo al aprobado final de la CE.

Con su decisión, la CE ha dado luz verde al saneamiento del sector financiero español que, en su conjunto, recibirá unos 40.000 millones de euros, según la estimación del Ejecutivo español.

Además del desembolso para cada una de las entidades nacionalizadas, el fondo europeo de rescate aportará otros 2.500 millones de euros para cubrir la participación del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) en la Sociedad de gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), conocido como banco malo.

Como requisito formal, la Comisión y el BCE han recomendado al Eurogrupo que autorice el primer tramo de ayuda de 39.500 millones para recapitalizar la banca española nacionalizada: "consideran que España ha cumplido las condiciones requeridas para el primer desembolso de fondos por parte del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE)", afirman ambas instituciones en su informe.

Noticias

anterior siguiente