Enlaces accesibilidad

El Banco de España prevé una caída del 1,5% del PIB en 2012

  • El paro repuntará hasta el 23,4% en 2012 y al 23,3% en 2013
  • Prevé un crecimiento del 0,7% en 2011, una décima menos que el anterior Gobierno

Por
El fuerte descenso de la demanda nacional lastrará este año la economía

El Banco de España prevé que la economía española caerá el 1,5% en el conjunto de 2012, en tanto que tendrá una "modesta recuperación" del 0,2% en 2013, según las proyecciones publicadas este lunes por el organismo regulador. Mientras, la tasa de desempleo repuntará hasta el 23,4%, en tanto que para 2013 se quedará en el 23,3%.

En 2011, el Banco de España estima que se habrá registrado un crecimiento del 0,7% del PIB después de un último trimestre en el que retrocedió tres décimas. El crecimiento de la economía en 2011 sería inferior a las últimas previsiones del anterior Gobierno que vaticinaban un aumento del 0,8% de la economía en el anterior ejercicio.

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ya había avanzado en diciembre que España entraría en recesión en 2012. La economía entra en recesión, en términos económicos, cuando se registran dos trimestres consecutivos de caída del PIB.

Las previsiones de caída de la economía para este año se extienden a toda la zona euro. El presidente del Eurogrupo, el luxemburgués Jean-Claude Juncker, ha avanzado este mes que la zona euro está "al borde de la recesión".

"Modesta recuperación"

No obstante, el Banco de España prevé una "modesta recuperación" en 2013, cuando el PIB crecerá un 0,2% con tasas positivas desde el primer trimestre.De esta manera, agrega, "la economía española se iría aproximando a su ritmo de crecimiento potencial".

El escenario macroeconómico que plantea el Banco de España es el resultado de una "significativa contracción de la demanda nacional, parcialmente contrarrestada por una elevada contribución del saldo neto exterior".

A su vez, el retroceso de la demanda nacional resulta de la confluencia de un "fuerte descenso" de sus componentes público y privado, en un contexto en el que el gasto de las familias se verá "restringido por el impacto de la consolidación fiscal sobre las rentas de estos agentes y por el menor empleo".

En este contexto, el supervisor prevé un retroceso del consumo de los hogares a lo largo del período de proyección, a pesar de que su tasa de ahorro continúe describiendo una trayectoria descendente. En el ámbito del comercio exterior, se espera un debilitamiento del crecimiento de las exportaciones de bienes y servicios en 2012, dado el empeoramiento de las perspectivas de los mercados internacionales.

Crecimiento del 0,7% en 2011

Por otro lado, el organismo que gobierna Miguel Angel Fernández Ordóñez apunta que la economía española se contrajo en el cuarto trimestre de 2011, con una caída intertrimestral del PIB del 0,3%.

Con este cierre del año, el PIB habría aumentado en 2011 un 0,7%, tras sendos retrocesos en los dos años precedentes, ampliándose la brecha de crecimiento con respecto a los países centrales de la zona del euro.

Según el supervisor, se estima que detrás de esta evolución se encuentra una nueva contracción de la demanda interna (del 1,3%), que se explica casi en su totalidad por la contribución negativa de la inversión en construcción y por el retroceso del consumo público.

Mientras, la demanda exterior neta "mitigó", por cuarto año consecutivo, el impacto de la contracción del gasto interno sobre la actividad, con una contribución positiva de 2 puntos porcentuales, apoyada en la fortaleza de las exportaciones y en la debilidad de las importaciones, en línea con el "bajo tono" de la demanda final, se explica en el Boletín Económico.

"Cumplimiento estricto" del déficit

Desde el Banco de España indican que en este informe se presenta un escenario macroeconómico que supone el "cumplimiento estricto" de los objetivos de consolidación fiscal para 2012 y 2013, y entiende, por tanto, "que se adoptarán medidas adicionales a las ya aprobadas".

Así, las proyecciones se de este año y el próximo se basan en la adopción de medidas presupuestarias de una "magnitud suficiente" para reducir el déficit público desde un nivel de alrededor del 8% en 2011, según la última estimación proporcionada por el Gobierno, hasta el 4,4% del PIB en 2012 y el 3% en 2013.

Además, aclaran que las proyecciones que se publican están sometidas a un "grado de incertidumbre muy elevado", y destaca la necesidad de "considerar estas proyecciones con especial cautela".

Noticias

anterior siguiente