Anterior La CUP presentará una enmienda a la totalidad a la propuesta de los presupuestos de JxSí Siguiente El Madrid gana la Undécima en los penaltis Arriba Ir arriba
Mariano Rajoy se estrena con el resto de líderes del partido popular europeo

Rajoy pide frenar la "hemorragia de la deuda" y se compromete a una "profunda reforma laboral"

  • Defiende las reformas de los tratados de la UE que sean necesarias

  • Según lo avanzado en la cumbre del Partido Popular Europeo

|

El futuro presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha pedido frenar la "hemorragia de la deuda" y ha defendido "una nueva Europa" con el desarrollo de todos los recursos disponibles para contenerla. Rajoy resume las medidas de sus política económica en tres pilares: la consolidación fiscal, la reforma del mercado laboral y la reestructuración del sistema financiero.  Así lo ha asegurado en su intervención en la cumbre del Partido Popular Europeo que se celebra en Marsella, después de reunirse allí con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel.

"Los países de la zona euro necesitamos hacer planes fiscales a largo plazo y eliminar gastos improductivos", ha asegurado sobre el objetivo de equilibrio de las cuentas públicas, para lo que ha insistido, desarrollará el mandato constitucional que limita el déficit.

"Haremos una profunda reforma de nuestra legislación laboral", ha señalado Rajoy, quien se ha referido a la falta de flexibilidad del mercado laboral como uno de los principales obstáculos para que los jóvenes puedan acceder al empleo.

Rajoy considera que la falta de crédito para las empresas y las familias es una de las principales necesidades para la economía española y por ello va a llevar a cabo una reestructuración "definitiva" del sistema financiero para restaurar el crédito cuanto antes, reforzando a la vez el control a las entidades".

"Hagamos lo que sea necesario"

Para el próximo presidente de España, los ciudadanos "han ligado la solución de la crisis al fortalecimiento de Europa" y por ello es necesario que la crisis "nos haga avanzar en el proceso de integración y coordinación".

"Adelante, hagámoslo" ha señalado en varias ocasiones Rajoy añadiendo que necesitamos "un mayor vigor presupuestario" y "si para todo ello necesitamos modificar tratados hagámoslo, hagamos todo lo necesario para ese proceso".

Tal y como ha señalado, España apoyará aquellas intervenciones que ahonden en una mayor disciplina contra la "irresponsabilidad presupuestaria" y la definición de "controles adicionales que eviten que una crisis como ésta se vuelva a repetir".

España será "un país clave"

Para él, resulta ahora esencial "decirle al mundo" que "Europa no es una ocurrencia ni un experimento vacío ni un anacronismo", de forma que ha apostado por actuaciones conjuntas y sincronizadas que hagan viable llegar a "una Europa mejor".

En la construcción de un renovado proyecto europeo, España, como antes, será "un país clave".

Rajoy ha recordado que cuando formó parte del Ejecutivo de José María Aznar entre los años 1996 y 2004 los españoles dieron muestras claras de su compromiso con Europa; no en balde, como ha dicho, el país fue capaz de integrarse en el euro.

No sólo eso, según el líder del PP, sino que también España se ajustó en todo momento a los pactos de estabilidad de entonces, logró reducir la tasa de paro a la mitad, equilibrar las cuentas y reducir "sensiblemente" la deuda soberana.

Derecho de bloqueo

Además, el próximo presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quiere que España tenga poder en la capacidad de activar o bloquear las ayudas financieras del nuevo mecanismo europeo de estabilidad con el que se pretende sustituir al antiguo Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) y pedirá al jefe del Ejecutivo en funciones, José Luis  Rodríguez Zapatero, que defienda esta postura ante el Consejo Europeo en Bruselas.

Según han informado fuentes 'populares', Rajoy quiere que la mayoría que se establezca para activar este mecanismo financiero -que, entre otras cosas, puede servir para hacer préstamos a los bancos y contribuir a su recapitalización-, pase de ser del 85% de los Estados al 90%, con lo que el porcentaje de países que pueden negarse a su activación también cambiaría del 10 al 15%.

Según han indicado estas fuentes, con este nuevo sistema de voto España tendría, junto a otros países como Italia, Francia y Alemania, capacidad de decisión en el nuevo mecanismo, que el presidente del Gobierno electo considera que puede tener papel importante en las soluciones a la crisis que atraviesa Europa y, por ello, confía en que se alcance un acuerdo al respecto.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente