Enlaces accesibilidad

La huelga general que vive Portugal contra los recortes paraliza los transportes públicos del país

  • El Gobierno cifra el seguimiento en un 10,48% entre los funcionarios públicos
  • Los dos sindicatos mayoritarios se unen por tercera vez en 23 años
  • Es la primera huelga contra el Gobierno de Passos Coelho

Por
Jornada de huelga general contra los recortes en Portugal

Portugal ha vivido este jueves una jornada de huelga general. La cifra de seguimiento, de un 10,48% entre los funcionarios públicos, solo proporcionada por el Gobierno del conservador Passos Coelho, contrasta con las declaraciones de los sindicatos, que hablan de la huelga más importante de los últimos 23 años y con mayor seguimiento que la de 2010, cuando estimaron que tres de cada cuatro trabajadores se sumó a la protesta.

La Dirección General de la Administración ha situado el seguimiento de la huelga hasta las 17.30 hora local (la misma GMT) en 43.592 de sus empleados, de un total de 415.987, mientras que el número de dependencias y servicios cerrados fue de 296 sobre un total de 2.410 (el 12,28%). La mayor incidencia, de acuerdo con los datos oficiales, fue en los servicios de salud, donde pararon 21.530 trabajadores, de un conjunto de 84.567, y en la administración de Justicia, con 7.798 de sus 21.623 funcionarios.

Los líderes de la Confederación General de Trabajadores (CGTP, comunista) y de la Unión General de Trabajadores, socialista) han rehusado dar cifras concretas del seguimiento y han acusado al Gobierno de "mentir" con sus datos para restar importancia al paro.

Ni en la huelga ni en las protestas convocadas por las centrales sindicales se han registrado incidentes de importancia, aunque la marcha protagonizada por miles de "indignados" lusos en solidaridad con el paro ha dado lugar a enfrentamientos con la policía en los que, según diversas fuentes, ha habido dos heridos y varias detenciones.

La llamada plataforma social "15 de octubre", heredera del movimiento luso "Geracao á rasca" (Generación en apuros), fue la principal impulsora de esta manifestación, que ha coincidido con una treintena de marchas sindicales en las principales ciudades de Portugal en las que no se registraron incidentes de importancia.

El Gobierno llama a tener conciencia

El ministro de Asuntos Parlamentarios, Miguel Relvas, el único que ha comentado hasta ahora oficialmente el paro, ha expresado que el Gobierno luso respeta el derecho de huelga pero ha recordado la magnitud de los retos que afronta Portugal, sujeto a las duras condiciones del rescate financiero internacional que pidió en mayo.

"Hay que tener conciencia de la situación en que el país se encuentra y que sólo podrá ser superada con rigor y sacrificios", ha apuntado Relvas, que ha evitado pronunciarse sobre la incidencia de la protesta.

Está prevista una evaluación sindical de la jornada al final de la tarde, hora local, mientras el Gobierno luso anunció que no facilitará datos sobre su seguimiento fuera de la Administración y se limitó a insistir en que los "sacrificios" que están tomando los portugueses "van a valer la pena".

Más seguimiento en el transporte

"Esta huelga ha sido superior en dimensión a la del año pasado", ha subrayado Carvalho da Silva, que ha puesto como ejemplos de gran seguimiento Autoeuropa de Volkswagen (la mayor fábrica del país), las empresas del grupo Amorim, la Caixa Geral de Depósitos (el mayor banco luso), el sector portuario, el pesquero y la enseñanza universitaria.

Sin embargo, el comercio, las actividades de bancos y las empresas privadas de servicios han funcionado con bastante normalidad en Lisboa, Oporto y otras ciudades importantes de Portugal.

El Jornal de Negócios ha informado de que la huelga es secundada de forma mayoritaria en los transportes urbanos de Lisboa y Oporto. En esta última ciudad, el paro ha sido secundado por el 90% según el comité de empresa de la compañía.

El metro y los autobuses de Lisboa y Oporto apenas funcionan, pero las tiendas han abierto en su mayoría

La circulación de trenes de mercancías ha estado prácticamente paralizada y la polícía ha tenido que disolver concentraciones de trabajadores que habían cortado la circulación de trenes en Sintra, al norte de la capital.

Más seguimiento en el sector público que privado

Según los sindicatos ferroviarios, citados por Efe, la adhesión a la huelga de los revisores, vendedores de billetes, y maquinistas ha sido masiva, mientras las terminales fluviales del Tajo, que unen Lisboa con la populosa margen sur del río, han estado cerradas por la mañana. En los servicios de salud el sindicato de enfermeros, por ejemplo, ha cifrado en un 65% el seguimiento de la huelga durante los turnos de madrugada.

También en los aeropuertos se ha visto poca actividad. La compañía aérea TAP, según datos recogidos por los medios de comunicación lusos, ha cancelado 121 de los 140 vuelos previstos para esta jornada.  Aena, por su parte, ha informado de que las compañías aéreas solo tenían previsto operar 36 de los 109 vuelos programados para  este jueves entre los aeropuertos españoles y  los portugueses (un 33% de las previsiones) debido a la huelga

El Sindicato de los Trabajadores de la Administración Local (STAL) ha informado de que, durante la madrugada, el paro de los servicios de recogida de basura fue total en una treintena de los principales municipios del país.

Primera huelga contra Passos Coelho

El Gobierno de centro-derecha del presidente luso Pedro Passos Coelho afronta su primer paro desde su victoria en las elecciones anticipadas del pasado 5 de junio. Los dos grandes sindicatos del país luso se han unido por tercera vez en 23 años para organizar la protesta contra las medidas de austeridad impuestas por Europa desde que el pasado mayo el país luso pasara a engrosar la lista de países rescatados por Europa, tras Grecia e Irlanda, con un montante total de 78.000 millones de euros.

Portugal, que rozaba un déficit del 10% de su Producto Interior Bruto (PIB) en 2010, ha de reducir su deuda un 5,9%. Para lograrlo se barajan medidas como la reforma laboral, el aumento de la jornada de trabajo y los amplios recortes, desde la sanidad hasta la televisión pública. Los fuertes recortes en el sector público alimentan el temor de unos trabajadores que ven como la tasa de paro en su país se sitúa en el 12,4% la mayor desde 1980.

Los ministros de Finanzas de la zona euro aprueban el rescate a Portugal, de 78.000 millones

Precisamente, este jueves la agencia de calificación Fitch ha rebajado un escalón la nota de la deuda portuguesa, situándola en el nivel de 'bono basura', a pesar de que ha elogiado el programa de recortes contra el que precisamente han convocado la huelga los sindicatos.

Además, las previsiones pronostican que su economía se contraerá un 3% el próximo año dirigiéndose hacia la recesión más grave desde que recuperó la democracia en 1974.

Portugal tiene que sufrir un duro ajuste económico

Noticias

anterior siguiente