Enlaces accesibilidad

Irán estaría a punto de conseguir una bomba nuclear con ayuda extranjera, según el OIEA

  • Se filtran algunos datos del informe del Organismo de la Energía Atómica
  • Ahmadineyad culpa a EE.UU. e Israel de buscar apoyo internacional para un ataque
  • Rusia advierte de "consecuencias impredecibles"

Enlaces relacionados

Por
El presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, durante una visita a la planta de Natanz, en una imagen de archivo
El presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, durante una visita a la planta de Natanz, en una imagen de archivo REUTERS REUTERS/Presidential official website/Handout (IRAN)

Irán estaría a punto de conseguir una bomba nuclear con la ayuda de científicos extranjeros, según el diario estadounidense The Washington Post, que asegura haber tenido acceso al último informe del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA).

Dicho informe, que se hará público mañana, asegura que científicos armamentísticos exsoviéticos habrían ayudado a los iraníes a fabricar detonadores de alta precisión, del tipo de los que se usan para provocar una reacción nuclear en cadena. El rotativo cita "diplomáticos occidentales y expertos nucleares" que han tenido acceso a los datos del documento. En el programa habrían colaborado también personal de Pakistán y Corea del Norte.

El informe del OIEA refuerza los temores de que la República Islámica ha continuado con su investigación armamentística después de 2003, cuando los dirigentes iraníes decidieron para el programa por las presiones internacionales.

Según el Post, algunos grupos de EE.UU. partidarios del control de armas han advertido ya contra una "sobrerreacción", alegando que aún hay tiempo para que Irán cambie de actitud. 

Reacción de Irán y advertencia de Rusia

Desde Irán, el presidente, Mahmud Ahmadineyad, ha vuelto a advertir a Estados Unidos e Israel contra un eventual ataque a sus instalaciones. En una entrevista en el diario egipcio Al Ajbar, Ahmadineyad cree que sus dos grandes enemigos "intentan obtener apoyo internacional para una operación militar para eliminar la influencia de Irán". "Irán no les permite actuar", ha añadido.

Por último, el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, ha asegurado que una acción militar contra Irán sería un "error muy grave" y tendría "consecuencias impredecibles".  "Nuestra posición es ampliamente conocida: sería un error muy grave, con consecuencias impredecibles".

Lavrov ha recalcado que no hay una solución de fuerza a los conflictos internacionales. "De esto nos convencemos cada día, cuando vemos como se resuelven los problemas en torno a Irán, Irak o Afganistán y otros países de esa región. La injerencia militar conduce sólo al aumento de las víctimas", ha explicado.

 "Nuestras propuestas siguen sobre la mesa de negociaciones y confío en que no se adoptarán acciones que, con intención o sin ella, arruinen las posibilidades (de solución) que aún existen", ha concluido.

Noticias

anterior siguiente