Enlaces accesibilidad

La huelga general en Italia deja cientos de vuelos cancelados en las ocho horas de paro

  • El sindicato mayoritario sitúa el seguimiento de los paros en un 60%
  • El ministerio de Administraciones Públicas cifra el seguimiento en un 4%
  • Al menos, 24 vuelos cancelados entre España e Italia a causa de la huelga
  • Berlusconi aprueba de urgencia la introducción de una "regla de oro" en la Constitución

Por
La jornada de huelga general en Italia paraliza los aeropuertos

La huelga convocada por el mayor sindicato del país, CGIL, ha logrado paralizar este martes, casi por completo, los servicios de transporte urbanos, ferroviarios y aéreos de Italia, que ha sufrido el colapso de los aeropuertos con centenares de vuelos suspendidos. La huelga ha coincidido con una reunión de urgencia del Gobierno de Italia, que esta tarde ha anunciado la introducción de una "regla de oro" presupuestaria en la Constitución (como la aprobada en España por el Congreso de los Diputados ) además de la subida del IVA del 20% al 21% y la ampliación de edad de jubilación de las mujeres de los 60 años actuales a los 65 en 2014.

Las manifestaciones contra el plan de austeridad del Gobierno se han celebrado en 100 ciudades que son recorridas por decenas de miles de personas y cuenta con el apoyo de los partidos de la oposión Partido Demócrata (PD) e Italia de los Valores (IDV), cuyos líderes también han participado en las marchas.

El ministro de Administraciones Públicas e Innovaciones, Renato Brunetta, ha asegurado que el seguimiento de la huelga se ha situado entre el 3% y el 4%. Un dato que contrasta con la información del sindicato CIGL, convocante de los paros, que cifra el seguimiento en el 60% en todo el país, en varios sectores, como  los transportes públicos, los museos nacionales (que cerraron por falta de personal) o las líneas aéreas.

La huelga paraliza los aeropuertos

En total, 100 de los 220 vuelos previstos en los aeropuertos de Fiumichino y Ciampino, en Roma, han sido cancelados debido al seguimiento por parte de los controladores aéreos italianos de la huelga general convocada entre las 10.00 y las 18.00 horas de este martes.

De los 271 vuelos previstos entre España e Italia, al menos 24 han sido cancelados hasta primera hora de la tarde 

Desde la Agencia Europea para la Seguridad en la Navegación Aérea (Eurocontrol) se ha informado de que hay numerosas regulaciones en los aeropuertos y centros de control italianos. Las compañías aéreas han manifestado que los pasajeros afectados por los vuelos cancelados han sido "recolocados" en otros aviones, se les ha ofrecido la devolución del pasaje o se les ha cambiado el billete para volar otro día.

Colapso en Roma y Milán

La huelga de transporte público ha paralizado prácticamente Roma hasta las 17.00 hora local, cuando ha terminado la protesta.

Pero, los grandes perjudicados han sido los aeropuertos de Roma, Fiumicino y Ciampino, que este martes han estado colapsados por la huelga de ocho horas convocada por el mayor sindicato del país (CGIL), que ha obligado a cancelar centenares de vuelos internacionales por lo que largas filas de turistas aguardan la vuelta a la normalidad.

Según fuentes de los aeropuertos, los viajeros, la mayoría de ellos de vuelta a sus países tras las vacaciones transcurridas en Roma, reclaman ante los pabellones de las diversas compañías aéreas en busca de información.

Es el caso de la compañía aérea alemana Lufthansa, de las españolas Iberia y Vueling, de la inglesa British Airways, de la irlandesa Ryanair en el aeropuerto de Fiumicino y de la compañía suiza Easy Jet en el aeródromo de Ciampino.

En los aeropuertos de Milán han sido cancelados un total de 144 vuelos a causa de la huelga, 106 en malpensa y 38 en Linate.

Participación en las manifestaciones

Según los datos obtenido del sindicato de la metalurgia FIOM, a media mañana la adhesión en las fábricas era más del 70%, llegando al 100% en algunas empresas. Por el contrario el Gobierno ha asegurado que los números eran bajos.

Tiremos el muro de la crisis

En Roma, donde se desarrolló la marcha principal, la secretaria general del sindicato CGIL, Susanna Camusso ha dicho "estamos al borde del precipicio, hay que dar un paso atrás", mientras sus compañeros portaban pancartas con lemas como "Tiremos el muro de la crisis" y "Finanzas irresponsables, política desaparecida".

Las manifestaciones protestaron sobre todo por el artículo número 8 del plan de austeridad que permite modificar el artículo 18 del Estatuto de los Trabajadores, que garantiza la tutela de los despidos.

En Milán, la entidad financiera más importante de Italia, Unicredit, fue objetivo de lanzamiento de huevos al pasar las manifestaciones por la sede bancaria, en Piazza Cordusio, para después hacer lo mismo contra la Banca Popolare de Novara en Via Magherita.

Por su parte, el gigante movilistico de Turín, Fiat ha anunciado que la adhesión en sus establecimientos ha sido del 25%, mientras en Florencia una 10.00 personas han protestado contra el plan de austeridad que consideran, elimina los derechos de los trabajadores, a la vez que condenan al país "a la recesión económica y a la decadencia civil".

La Confederación General Italiana (CGIL) estima que Berlusconi ha "impuesto más tasas a los trabajadores y a los jubilados, ha recortado los servicios y la sanidad, sin garantizar el equilibrio de las cuentas públicas, ni favoreder el crecimiento y la recuperación".

Denuncian recortes en servicios y sanidad

Se han convocado paros de ocho horas por turno en todos los sectores, con lo que completará toda la jornada laboral, explicó la CGIL, así como manifestaciones en más de cien ciudades italianas, entre ellas las más importantes del país como Roma, Milán, Nápoles y Turín.

Se espera, además, que se registren problemas importantes en el sector de los transportes debido a los paros tanto por parte de los trabajadores de los servicios de autobús y metro de las grandes ciudades como en el tráfico ferroviario y aéreo.

La huelga coincide con la llegada del texto del plan de ajuste al Senado para su discusión y aprobación, que se espera para finales de esta semana, y que después deberá ser ratificado por la Cámara de los Diputados.

Modificaciones en los planes

El plan de ajuste del Gobierno italiano, calculado en 45.00 millones de euros y con el que se espera alcanzar el equilibrio presupuestario en 2013, comenzará a ser debatido este martes en el Senado, aunque ya se han puesto en marcha otras medidas en una reunión de urgencia celebrada esta tarde, entre las que se encuentra la introducción de una "regla de oro" en la Constitución y la subida del IVA de un 20% a un 21%.

Se esperá que para final de esta semana sea aprobado el proyecto, que después deberá ser ratificado por la Cámara de los Diputados.

El primer texto adoptado el pasao día 12 de agosto ha sufrido cambios importantes y por el camino se han caído medidas como el llamado "impuesto de solidaridad" que gravaría las rentas más altas.

Ahora el plan de ajuste incluye objetivos para intentar luchar contra la evasión fiscal  y con cuyas entradas económicas se pretende compensar la recaudación que comportaban las medidas retiradas.

Se contemplan al mismo tiempo una serie de recortes, entre ellos, en los gastos de ministerios (6.000 millones para 2012 y 2.500 para 2013) así como para los entes locales (4.200 para 2012 y 3.200 para 2013). Por otro lado hay una serie de medidas recaudatorias, que pasa del 6,5% al 10,5% y con el que se espera obtener al menos 1.800 millones de euros en 2012 y 900 en 2013 y 2014.

El presidente de la República italiana, Giorgio Napolitano, difundió ayer una nota en la que pedía "medidas más eficaces para reforzar el plan de ajuste".

Noticias

anterior siguiente