Enlaces accesibilidad

Rusia es un "estado mafioso" donde Putin controla el Gobierno, según Wikileaks

  • El documento vincula al Kremlim con el crímen organizado
  • Según el 'cable', España es el "brazo ejecutor de EE.UU. contra la mafia rusa"

Por

Rusia es un "virtual estado mafioso" donde el primer ministro Vladimir Putin "gobierna entre bastidores" por encima del presidente Dimitri Medvédev, según los nuevos documentos diplomáticos filtrados por Wikileaks difundido este jueves por las cinco publicaciones que han tenido acceso previo a los documentos, entre ellos El País.

Según un cable diplomático, a pesar de su cargo, Medvédev no toma "ninguna decisión importante" sin preguntar a Putin. El documento también establece que la relación entre Putin y Medvedev, que previamente en otro cable filtrado había sido descrita por un funcionario estadounidense como la de los personajes de ficción 'Batman y Robin', revela que Medvédev consulta de forma "casi siempre oscura para el mundo exterior" con el primer ministro, Vladímir Putin.

El embajador estadounidense en Moscú, John Beyrle, describía así las relaciones entre los dos principales líderes rusos en un informe enviado en el mes de noviembre de 2009 al director del FBI Robert Mueller para una visita a Rusia.

Las notas de la embajada de EE.UU. en Moscú también alertan sobre la implicación de la mafia y el crimen organizado en los diferentes niveles del Gobierno ruso.

Vínculos directos con el crímen organizado

"Los vínculos directos del Gobierno de Moscú con el crimen han llevado a algunos a considerarlo disfuncional, y a asegurar que el Gobierno actúa más como una cleptocracia", explica Beyrle.

Igualmente, se desconfía de la "siloviki", denominación rusa de los ministerios de Defensa, Interior y Seguridad, que "se parecen más a la "Ojrana", la policía secreta zarista, que a instituciones de seguridad occidentales", según los cables.

El Gobierno actúa más como una cleptocracia

El jefe de la legación diplomática de EE.UU. en Moscú califica a los jefes de la "siloviki" de "protegidos de Putin" y señala que "dominan la economía y los servicios de seguridad", enfrentados en muchas ocasiones a Medvedev quien es descrito como "socio menor" y un "firme abogado de la modernización económica, política y tecnológica".

Beyrle añade que "analistas independientes creen que en los servicios de seguridad hay personas vinculadas con el crimen organizado".

España, el brazo ejecutor de la mafia rusa

Uno de los cables de la Embajada de EE.UU. en Rusia que ha publicado el diario El País también revelan que el fiscal español contra la corrupción y el crimen organizado, José Grinda, vinculó directamente al Kremlim y sus servicios secretos con la mafia rusa en una reunión con expertos de EE.UU. celebrada en 2008. El cable del embajador Beyrle señala a España como "el brazo ejecutor del Gobierno de EE.UU. contra la mafia rusa" y que el fiscal "Grinda declaró que él consideraba a Bielorrusia, Chechenia y Rusia como "virtuales Estados mafiosos".

Grinda, que colaboró en la persecución del georgiano Alexander Kalashov, uno de los capos más importantes de la mafia rusa, detallo en esa reunión que había recibido información "sin testigos ni grabadoras" de los servicios de inteligencia de que ciertos partidos políticos operaban "mano a mano" con la mafia. Entre ellos citó al Liberal Democratic Party (LDP), y aseguró que había vinculos probados de la participación de partidos en el tráfico de armas.

Una "autocracia corrupta"

El oscuro panorama de Rusia dibujado desde la embajada estadounidense en Moscú se completa con la "silovki" "empleando la ley contra sus enemigos" y "transformando los juzgados en armas".

También el Ministerio de Exteriores del Reino Unido coincide en estos señalamientos cuando el director del servicio británico para Rusia, Michael Davenport, califica en otro cable a Rusia como una "autocracia corrupta".

En los telegramas hechos públicos también se informa que los funcionarios de EE.UU. creían que era probable que Putin conociera la operación para asesinar a Alexander Litivinenko en Londres en 2006.

Asimismo, se informa sobre el soborno como un sistema de impuestos paralelo que permite el enriquecimiento de funcionarios, policías y el sucesor de la KGB, el servicio de seguridad federal (SFS).

Amenazas a las embajadas extranjeras

Los cables, que en español los ha publicados el periódico El País, denuncian también amenazas al personal de la embajada de EE.UU. y de otros países occidentales tras las "revoluciones de colores" en Georgia (2003) y en Ucrania (2004), ya que los servicios rusos "culpan" a EE.UU. y sus aliados de impulsar esas "revoluciones".

"El hostigamiento contra todo el personal de la Embajada se ha disparado en los últimos meses a un nivel no visto en muchos años", afirma Beyrle.

"El personal de la Embajada ha sufrido ataques personales calumniosos y falaces en los medios. Los familiares han sido víctimas de afirmaciones psicológicamente aterradoras (...). No tenemos dudas de que esta actividad viene del SFS", agrega el embajador.

Noticias

anterior siguiente