Enlaces accesibilidad

La cumbre de L'Aquila moviliza 20.000 millones de dólares contra el hambre

  • España se compromete a destinar 1.000 millones en los próximos cinco años
  • El objetivo es combatir el hambre y garantizar la seguridad alimentaria
  • Los países firmantes invertirán en el "desarrollo sostenible de la agricultura"
  • El borrador final de la cumbre hace referencia al cambio climático
  • También recoge recomendaciones sobre la asistencia sanitaria y la educación

Por
En Italia los principales líderes mundiales han alcanzado hoy un compromiso en la lucha contra el hambre.
Al menos 20.000 millones de dólares para combatir el hambre y garantizar la seguridad alimentaria. Es el compromiso que han asumido los miembros del G-8 reunidos en Italia durante los próximos tres años.

En un primer momento se anunció que se iban a destinar 15.000 millones de dólares contra el hambre, pero según un alto funcionario de la delegación estadounidense en la cumbre, que habló bajo la condición del anonimato, dijo que las promesas de los países "han sido más altas de lo que habíamos calculado. Basados en esas promesas, podemos anunciar que se movilizarán 20.000 millones de dólares".

España aportará 1.000 millones para estos programas de aquí al año 2014 según ha confirmado el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. En concreto nuestro país aportará en 2009 "cerca de 300 millones de euros para luchar contra el hambre".

Zapatero espera que los países cumplan sus compromisos y ha insistido en que España destinará este año entre el "0,44% o el 0,45% del PIB a la ayuda al desarrollo" y que "seguirá avanzando hasta llegar al 0,7%".

El jefe del Ejecutivo ha indicado que han "duplicado la cuantía de los recursos" a los países más desfavorecidos desde que llegaron al Gobierno. En los próximos cinco años España dedicará 500 millones de euros a combatir la malnutrición infantil.

Declaración de intenciones

En el borrador del documento final sobre seguridad alimentaria de la cumbre, los países reunidos explican que van a invertir esa cantidad a través de "una estrategia coordinada e integral, centrada en el desarrollo sostenible de la agricultura".

El compromiso sobre seguridad alimentaria, promovido por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, hace especial énfasis en que las iniciativas se lleven a la práctica de manera "sostenible" y subraya la importancia de estimular "el sector privado" en los países receptores de ayuda.

En el texto se plasma además la necesidad de acompañar la asistencia alimentaria con la "expansión del empleo" y las políticas de apoyo a "minifundistas, mujeres y familias" para diseñar una política global de asistencia.

Contra la piratería y el crímen

Los países desarrollados y los estados africanos representados en la cumbre del G8 de L'Aquila han aprobado un acuerdo para el combate conjunto del crimen y la piratería en Africa.

En el documento se reafirma el compromiso de los firmantes con la "promoción de la paz y la seguridad" en la lucha contra "el narcotráfico en las costas del Africa Occidental, el lavado de dinero y el terrorismo en todas sus manifestaciones".

Los países se han comprometido a mantener las reservas forestales, especialmente en el Congo, y a discutir el acceso a las fuentes de energía de los países africanos. Además, según el compromiso firmado se van a buscar soluciones a los problemas derivados de la crisis económica en el continente africano.

Los líderes de los países reunidos afirman en el documento la necesidad de "proteger a los más vulnerables", por lo que se comprometen a tomar "medidas adecuadas" para fomentar la recuperación de la economía.

El G8 y los países africanos se comprometieron asimismo, en este encuentro celebrado en Italia, a colaborar en el desarrollo de sistemas de salud y de higiene en el continente africano.

Cambio climático, educación y sanidad

El documento que tendrán que firmar los países participantes en este último día de la cumbre del G8, que concluye este viernes tras tres jornadas de reuniones, hace referencia al cambio climático y recomienda la "gestión sostenible del agua, la tierra, el suelo y otros recursos naturales".

Por otro lado, subraya que la asistencia sanitaria y la educación contribuirán "a la productividad y el crecimiento económico", que traerá como consecuencia, asegura, una mejoría mayor de la nutrición y la seguridad alimentaria en los países pobres.

Los países reunidos en L'Aquila, epicentro del terremoto del pasado abril que dejó 299 muertos, se comprometen, según el borrador del documento final sobre seguridad alimentaria, a "aumentar las inversiones para el desarrollo de la agricultura", ya que ésta beneficia "directamente a los más pobres".

Además, el documento recoge el rechazo al proteccionismo y a "las distorsiones comerciales", para evitar que se alcen nuevas barreras al comercio y a la inversión.

Noticias

anterior siguiente