Enlaces accesibilidad

Obama y Sarkozy viven un 'flechazo' diplomático en París

  • El senador hace un llamamiento para superar los estereotipos a ambos lados del Atlántico
  • Sarkozy le tutea públicamente y dice que "si es elegido, Francia se sentirá feliz"
  • Obama insta a Irán a poner fin a su programa nuclear los antes posible
  • Pide que se envíen más soldados norteamericanos en Afganistán

 

Por
Obama se reúne con Sarkozy

Si Barack Obama es elegido el próximo mes de noviembre, la habitual incomprensión entre franceses y norteamericanos puede quedarse en un malentendido de otra época.

Al menos eso se puede deducir de su encuentro con el presidente galo, Nicolás Sarkozy, con el que ha escenificado una sintonía personal más allá de la coincidencia de ambos países en asuntos de política internacional como las sanciones a Irán por su programa nuclear o el refuerzo de la posición de los aliados de la OTAN en Afganistán.

Tras este encuentro, el senador norteamericano se dirige a Reino Unido para reunirse con el primer ministro británico, Gordon Brown, para cerrar su gira europea tras dar un multitudinario discurso ayer en Berlín.

Sarkozy, "feliz" con Obama

"Francia se siente feliz de dar la bienvenida a Barack Obama, en primer lugar porque es americano y a los franceses nos encantan los americanos", ha bromeado Sarkozy tras hizo una pausa que desató las carcajadas entre la prensa estadounidense desplazada a la gira del senador por Illinois.

"Buena suerte a Barack Obama, si él es elegido, Francia se sentirá feliz", le ha elogiado Sarkozy, que ha matizado que, si vence Mc Cain, "Francia seguirá siendo amiga de Estados Unidos".

De hecho, Sarkozy ha confirmado que existe "una gran convergencia de puntos de vista" con Obama, que le ha respondido que los americanos "aman a los franceses".

En este sentido, Obama ha hecho un llamamiento a superar la visión "caricaturesca" que prevalece a ambos lados del Atlántico y que " se ha mantenido por demasiado tiempo".

El senador también ha elogiado el "dinamismo de Sarkozy" y le ha preguntado "qué come" para saber cómo tener siempre tanta energía como él.

Además, ambos han hecho mención de su común origen inmigrante -Sarkozy es de padre húngaro y el de Obama es de origen keniano- y han acabado la comparecencia tuteándose.

Sanciones a Irán

Más allá de las formas, el entendimiento en su orientación de la política exterior ha sido total. En primer lugar, el candidato demócrata a la Casa Blanca ha advertido a Irán que no debe esperar a que haya otro presidente en Estados Unidos para poner fin a su programa de enriquecimiento de uranio, porque "la presión no hará sino aumentar".

"Irán debe aceptar las propuestas" que EEUU, Reino Unido, Francia, Alemania, China y Rusia le han hecho para que cese sus actividades de enriquecimiento de uranio y ha señalado que tanto él como Sarkozy estuvieron de acuerdo en que la cuestión nuclear iraní es "una situación extremadamente grave" y que "el mundo debe enviar un fuerte mensaje" a ese país para "poner fin a su programa nuclear ilícito".

Más soldados a Afganistán

Sobre Afganistán, Obama ha asegurado que Estados Unidos debe enviar al menos dos brigadas adicionales y ha agradecido al presidente francés su decisión de enviar más tropas a ese país.

"Afganistán es una guerra que tenemos que ganar, no hay alternativa", ha subrayado.

Preguntado sobre cuántas tropas adicionales tendrían que enviar los aliados de Estados Unidos a Afganistán, el candidato demócrata respondió en primer lugar que su país tendría que reforzar su presencia con al menos dos brigadas suplementarias.

Noticias

anterior siguiente