Enlaces accesibilidad

FC Barcelona 1 - Atlético de Madrid 1| Liga de fútbol

El Atlético de Madrid gana la Liga de manera heroica en el Camp Nou

  • Un gol de Godín le da el empate y la Liga a los colchoneros 18 años después
  • Los de Simeone se sobreponen a las bajas de Diego Costa y Arda por lesión
  • Así hemos narrado el FC Barcelona 1 - Atlético de Madrid 1 en RTVE.es

Por
El Atlético se lleva la Liga en el Camp Nou

Ficha técnica:

1 - Barcelona: Pinto; Alves, Piqué, Masche, Adriano; Busquets (Song, m.57), Iniesta, Cesc (Xavi, m.76); Alexis, Messi y Pedro (Neymar, m.62).

1 - Atlético de Madrid: Courtois; Juanfran, Miranda, Godín, Filipe Luis; Arda Turan (Raúl García, m.22), Gabi, Tiago, Koke; Diego Costa (Adrián, m.16 (Sosa, m.71) y Villa.

Goles: 

1-0, m.33: Alexis.
1-1, m.49: Godín.

Han pasado 18 años pero ha merecido la pena esperar tanto para ver de nuevo al Atlético de Madrid ganar una Liga. Ha sucedido en el Camp Nou y de la mejor manera posible, sobreponiéndose a las lesiones de sus estrellas, Diego Costa y Arda Turan, y remontando el gol del FC Barcelona, obra de Alexis, en la primera parte. [Así hemos narrado el FC Barcelona 1 - Atlético de Madrid 1 en RTVE.es]

El autor del gol de la décima Liga ha sido Godín, que con un remate de cabeza tras el saque de córner ha empujado al equipo colchonero a la victoria en una Liga que se ha merecido más que ningún otro equipo. Es el triunfo de un equipo que quería más que nadie el título frente a otro que ha vuelto a dar una imagen de no querer pelear y dejarse la piel en el campo a pesar del increíble ambiente que la afición culé creó en el Camp Nou.

La decepción que se vive en Barcelona contrasta ahora con la ilusión que inunda los corazones de la afición colchonera que ven como al título de Liga se puede unir, en una semana, su primera Champions League.

Primera parte llena de despropósitos

La primera parte tuvo de todo menos fútbol para desgracia de los aficionados al fútbol y en especial para aquellos del Atlético. El equipo de Simeone arrancó bien, llevando el peso del juego, pero en el minuto 13 le sobrevino el primer mazazo en forma de la lesión de su mejor jugador.

Koke lanzaba la contra después de un córner de los locales y cuando profundizó a la banda izquierda el corazón de los colchoneros se encogió. Diego Costa se detenía y levantaba el brazo mientras Simeone se daba la vuelta para gritar mandar a calentar a Adrián cuando aún no se había llegado al minuto quince.

La instantánea del delantero hispanobrasileño llorando en el banquillo será una de esas imágenes que pasarán a la infausta historia del club rojiblanco.

El segundo de los mazazos tardó poco en llegar y es que después de que se fuera dolorido el goleador, ahora tenía que abandonar el campo el jugador de más calidad de los visitantes: Arda Turan. El turco chocó con Fábregas y su cadera dijo basta. Ahora, además de la Liga, peligraba la final de la Champions de Lisboa.

Con la entrada de Adrián y Raúl García cambió la inercia que había tenido hasta entonces el partido. El control de la posesión de los visitantes desapareció pero el Barça tampoco correspondía al empuje de su afición con buen juego. Sus acciones de ataque se reducían a las acciones individuales.

Precisamente de una acción individual llegó el tercer mazazo para el Atlético de Madrid, esta vez en forma de gol en contra. Corría el minuto 33 cuando un balón centrado al área la dejó muerta Messi con el pecho para que un escorado Alexis la rompiera y la clavara por la escuadra de Courtois. Un calco del gol que le hizo Diego Ribas a Pinto en Champions.

Este Atlético se sobrepone a todo

La consecución de contradicciones podría haber hundido a cualquier equipo pero a este Atlético no le tumba nadie. Ya lo habían demostrado en más ocasiones durante esta temporada pero hoy lo han vuelto a hacer.

Acabaron el primer tiempo mordiendo al Barça en las jugadas a balón parado y tras el paso por los vestuarios el acelerador se pisó aún más. Simeone ha reconocido que en el descanso pidió calma a los suyos pero nada más lejos de la realidad, los suyos salieron enchufados y acorralando al Barça en su propia área.

Villa dio el aviso cuando estrelló su remate en el palo (min. 46) y Godín tradujo la superioridad en gol. Como tantas otras veces, la defensa del Barça fue una verbena a la hora de defender un saque de esquina y Godín remató a placer a apenas cinco metros de la línea de gol.

Ese gol del empate fue el inicio de los mejores minutos del Atlético. El Barça era una parodia del equipo que ha maravillado a Europa en los últimos años. Fue el mismo Barça que se vio ante el Getafe o en Elche, con la diferencia de que en este día tenía la Liga a tan solo un gol. Para colmo de males, Busquets se lesionó en el minuto 52’ y tuvo que dejar su puesto a Song.

Con el cambio Martino demostraba a su vez que el riesgo no ha ido con él desde que llegara a la Ciudad Condal. Tenía en su mano quemar las naves pero solo fue capaz de introducir a Neymar nueve minutos después en sustitución de Pedro. El enfado del Camp Nou demostró ser en esos momentos proporcional a su fe en el brasileño.

Fue el momento del Camp Nou. La afición respondió al gol anulado a Messi en el 73 por claro fuera de juego con un rugido unánime que espoleó hasta a este tristón equipo local. A esto hubo que sumarle que el físico del Atlético comenzó a bajar enteros y eso les obligó a dar un paso atrás.

El partido se había roto y Martino introdujo a Xavi para que su lucidez guiara al Barça. Sin embargo el gol culé no llegó ni con Piqué jugando de delantero centro los últimos minutos y Pinto subiendo a rematar los córners. El fútbol hizo justicia.

Cuando Mateu Lahoz señaló el final del partido se consumó algo que no había sucedido nunca hasta ahora, un equipo que no fuera el FC Barcelona cantaba el alirón en el Camp Nou. Toca disfrutar y descargar con lágrimas toda la tensión acumulada. Pero sin excesos, el sábado hay que jugar la final de la Champions en Lisboa frente al eterno rival: el Real Madrid.

Deportes

anterior siguiente