Enlaces accesibilidad

Copa del Rey de Baloncesto | Final FC Barcelona 76 - Real Madrid 77

El Real Madrid, campeón y rey de Copas

  • El Madrid gana (77-76) al Barça con una canasta de Llull a falta de una décima
  • Mirotic (MVP) y Rudy, destacan en el vigesimocuarto título de Copa madridista
  • El Barcelona pelea, pero paga cara su falta de acierto en los tiros libres
  • Datos y estadísticas del FC Barcelona 76 - Real Madrid 77 en RTVE.es

Por
Llull noquea al Barça en el instante final

Ficha técnica:
76- FC Barcelona (17+25+17+17): Huertas (15), Navarro (5), Papanikolaou (2), Lorbek (8), Tomic (14)-cinco inicial- Dorsey (7), Sada (0), Abrines (7), Oleson (11), Nachbar (7) y Pullen (0).
77 - Real Madrid (16+22+22+17): Llull (9), Rudy Fernández (19), Darden (2), Mirotic (17), Bourousis (2) -cinco inicial-, Draper (5), Reyes (9), Rodriguez (8), Carroll (2) y Slaughter (4).
Árbitros: Hierrezuelo, García González y Conde. Señalaron falta técnica a Slaughter y a Tomic, en el minuto 29. Eliminado por cinco faltas personales Reyes, minuto 40.
Incidencias: Palacio de los Deportes Martín Carpena, de Málaga, ante 11.000 espectadores. Mirotic fue el "Jugador Más Valorado de la Final".

El Real Madrid se proclamó campeón de la Copa del Rey de baloncesto al derrotar (77-76) al FC Barcelona, en un partido que tuvo todos los alicientes propios de una final. La canasta de Llull, a una décima de la conclusión, le dio al conjunto madridista su vigesimocuarto título de Copa y lo convirtió en el más laureado en la historia de la competición. [Datos y estadísticas del FC Barcelona 76 - Real Madrid 77 en RTVE.es]

Nadie se quiso perder el espectáculo del desempate a 23 que llevaban Madrid y Barça; tampoco los presidentes de ambos clubes, Josep Maria Bartomeu y Florentino Pérez. Disfrutó más el segundo con este nuevo título para su entidad.

Mirotic fue el jugador más valorado de la Copa (MVP), con 17 puntos y 32 de valoración, por los 19 puntos y 21 de valoración de su compañero Rudy Fernández. Por el Barcelona destacó el trabajo de Huertas, 15 puntos y 17 de valoración, y Tomic, 14 y 15.

Fue la cuarta final entre ambos en las últimas cinco ediciones y el tercer 'clásico' de esta temporada. Así que hubo poco lugar para las sorpresas entre dos equipos que se conocen tanto y sí para la intensidad y la emoción, como fue este final decidido a solo una décima.

La velocidad fue altísima por parte de todos. Los de Laso muy afinados en el triple y los de Xavi Pascual en los contragolpes y las jugadas de bloqueo y continuación. Equilibrio patente, con los blancos apoyados en Rudy y Mirotic y los azulgrana encomendados al inicial acierto de Lorbek y el poderío de Tomic bajo los aros.

Dos que se conocen bien

El Madrid  Pareció que el Madrid acabaría con ventaja el primer cuarto, pero por las quejas ante el enésimo fallo en el reloj que controlaba los 24 segundos de posesión se repitieron los seis últimos segundos, en los que Oleson puso por delante al Barcelona (17-16) en el minuto 10.

El choque no fue cómodo para ninguno, menos quizás para el Real Madrid, acuciado por la presión del Barça. Sada salió como antídoto de Sergio Rodriguez, ambos en sus primeras acciones del partido y pareció que el Barça tomó aire con la canasta de Papanikolau, pero respondió el Madrid con el alley oop de Slaughter.

Tomic fue una pesadilla para el Madrid. El acroata anotó, provocó faltas y el mayor problema para los de Laso (27-24). La reacción madridista no se hizo esperar. El 'Chacho' tuvo jugadas llamativas, como el doble regate cuando el Real Madrid ganaba por 31-28, lo mejor para él hasta ese momento.

Tanto equilibrio e intensidad defensiva tuvo su precio en el elevado número de faltas, lo que pagó más el Barça, con muy poco acierto en los tiros libres. Baloncesto de alta escuela, un triple de Abrines y otra buena acción de Navarro hicieron llegar al Barcelona al descanso (42-38) con su máxima ventaja.

Equilibrio y tensión

Los azulgrana habían llevado el choque al ritmo que más les convinó. Por eso Rudy tomó las rienda en la reanudación y el Real Madrid volvió a dominar y pasó de ir perdiendo por cuatro a ir ganando por esa cifra (51-47 en el minuto 24). Huertas dirigió la nueva reacción catalana (53-53) y puso en apuros a Draper.

Producto de la tensión saltaron chispas entre Slaughter y Tomic y se llegó con 60- 59 para el Real Madrid a los últimos 10 minutos. La tensión aumentó según se acercó el último bocinazo. Cada acción, cada decisión arbitral, pareció definitiva. Carroll se retiró (64-64), lesionado en el tobillo al pisar a su compañero Reyes.

A falta de cinco minutos todo estaba por decidir y el juego interior se hizo más complicado. A la hora de la verdad, el Madrid tomó ventaja (68-64) y el Barça se rompió en ataque, tras un nuevo triple de Mirotic (71-64). El Barcelona no perdió la fe y la canasta de Huertas (75-73) a falta de 23 segundos mantuvo la emoción hasta ese último suspiro.

Aún más tras pérdida del Real Madrid y canasta de Oleson (dos más uno) que elevó la tensión (75-76), situación que llevó al éxtasis y el paroxismo madridista con la de Sergio Llull a falta de una décima. El Real Madrid logró su vigesimocuarto título. Es el más laureado en Copa y sigue invicto ante equipos nacionales.

Deportes

anterior siguiente