Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

John Hoffman, máximo responsable del Mobile World Congress ha asegurado en una entrevista para TVE que la cancelación del congreso no se ha debido a la guerra comercial que libran Estados Unidos y China. En su primera conversación pública con un medio de comunicación en nuestro país, ha prometido intentar que la cita no deje de celebrarse en Barcelona a partir de 2023, cuya renovación se está todavía confirmada: “Haré todo lo que esté en mi poder”.

El presidente de la Generalitat se ha reunido este lunes con instituciones, agentes sociales y entidades económicas relacionadas con el Mobile World Congress para apostar por la continuidad del congreso y por trabajar para que se renueve el contrato del Mobile con Barcelona, que acaba en 2023. Además, Quim Torra ha anunciado la creación de una comisión para analizar el impacto de la suspensión del evento.

La ministra de Trabajo Yolanda Díaz ha asegurado en Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso que es "incomprensible" que se haya cancelado el Mobile World Congress de Barcelona por el coronavirus, mientras se mantienen otras ferias del ámbito empresarial. Después de hacer un llamamiento a la tranquilidad, Día ha afirmado que "la cancelación del MWC tiene impacto económico y social. No es una buena noticia."

La cancelación del Mobile World Congress supondrá pérdidas de 220 millonesen los sectores que trabajan de manera directa e indirecta en el congreso. Los hoteles de Barcelona están cuantificando las pérdidas que traerá el Mobile, cuyo impacto en el sector cifran en unos 50 millones, y los apartamentos turísticos pedirán ayudas a la Generalitat. La pequeñas y medianas empresas estiman un impacto de 220 millones.

La cancelación del Mobile World Congress provocará pérdidas millonarias a muchas empresas de servicios que directa o indirectamente trabajaban para el certamen. La suspensión ha llegado, además, en plena temporada baja para el turismo, por lo que el congreso era una importante fuente de ingresos. Con la cancelación del Mobile, se perderán 13.000 puestos de trabajo temporales.

La organización del Mobile World Congress ha comparecido este jueves para explicar las razones por las que cancelan el evento, alegando motivos de causa mayor, como el coronavirus. Sin embargo, dicen que el compromiso con Barcelona continúa vigente y niegan que la decisión sea económica. El debate está ahora en quién pagará los costes de las empresas que debían asistir.

El sector turístico barcelonés se muestra muy crítico con la anulación del Mobile World Congress. Hoteles de Barcelona, restaurantes, tiendas, o empresas de coches esperaban unos 500 millones de euros con el Mobile World Congress.

Representantes de la hostelería barcelona como Roger Pallarols, de Gremi de Restuaració, cree que la noticia de la cancelación "es injusta" Sánchez Llibre, presidente de la patronal de Foment del Treball, sostiene que es el momento de pasar página y asegurar que el Mobile se queda en la ciudad.

El consejero delegado de la GSMA, John Hoffman, ha sostenido este jueves que trabajan para la próxima edición del Mobile World Congress (MWC) en 2021, después de decidir cancelar la de este año por el brote internacional de coronavirus y las anulaciones de empresas: "Anhelamos poder acoger a todos nuestros socios de todo el mundo aquí, en Barcelona, en 2021".

El Mobile World Congress de Barcelona se ha suspendido por el coronavirus y por otras circunstancias. Lo ha dicho en rueda de prensa John Hoffman, consejero delegado de GSMA. Ha señalado que han tenido en cuenta muchos factores cada día para llegar a esa decisión. Ha confirmado la celebración del Congreso en Barcelona para 2021. Por su parte la alcaldesa, Ada Colau, ha asegurado que no hay alerta sanitaria ni en Cataluña ni en el resto de España ha asegurado comprender la decisión y ha expresado su optimismo de cara al futuro. 

Francisco Hortigüela, director general de la asociación de empresas tecnológicas y digitales, AMETIC, ha lamentado en una entrevista en La Noche en 24H  que, con la cancelación del Mobile World Congress, España pierda su imagen "como gran organizador de uno del los eventos más importantes a nivel mundial". En nombre de la industria digital en España, ha explicado que la feria impulsa la transformación digital, "tan importante" para los negocios y que su suspensión supone una perdida tanto en España como a nivel mundial. 

El Mobile World Congress es el encuentro de tecnología móvil más importante del mundo. Es el escaparate que aprovechan las grandes firmas para lanzar sus novedades, un congreso para conocer los prototipos y avances del sector y marcar la ruta tecnológica de los siguientes años. Un punto de encuentro para profesionales pero, sobre todo, un espacio de negocio donde se cierran muchos acuerdos: grandes y pequeños. Sólo la última edición generó casi 14.000 empleos directos con un impacto económico que rozó los 500 millones de euros. Cifras que la organización esperaba superar este año antes de que se cruzase un fenómeno como el coronavirus.

La organización ha decidio suspender la edición de este año 2020 por el temor al coronavirus y tras las reiteradas bajas de las empresas más importantes del salón, las últimas, las de Vodafone y Telecom que han anunciado su no asistencia. La feria iba a dejar 500 millones de euros en la ciudad condal y suspenderla implica una indemnización que no está claro que cubran los seguros. Informa Marc Guash desde Barcelona.

Barcelona acoge desde 2006 el Mobile World Congress, el encuentro de tecnología móvil más importante del mundo. Desde la primera edición, el impacto económico se ha multiplicado por cuatro y ha supuesto unos 5.300 millones de euros para la ciudad y sus alrededores. En la última edición asistieron 2.800 empresas y casi 110.000 personas. Y tuvo un impacto económico que rozó los 500 millones de euros.

La compañía alemana de telecomunicaciones Deutsche Telekom, las británicas British Telecom y Vodafone, la francesa Orange y la finlandesa especializada en redes Nokia se suman a la larga lista de bajas importantes de compañías que han decidido suspender su asistencia al Mobile World Congress (MWC) de Barcelona por el coronavirus.

El Mobile World Congress se tambalea. Vodafone se cae de la lista de asistentes al evento, Deuschtke Telecom y Nokia también han comunicado su baja y en Barcelona se reúnen de urgencia los organizadores para tomar una decisión definitiva. Hay mucho en juego. Los estimados 500 millones de euros que deja el congreso en la ciudad, las anulaciones de los hoteles o los 14.000 puestos de trabajo.

La discusisón ahora es quién asume los costes. Borja Rivera, economista EAE Business School, subraya que esa es la clave porque el que cancele el evento tendrá que asumir los costes.

"Se está presionando para que lo haga la empresa organizadora, pero eso supondría unos costes muy importantes" ha indicado.

El sector hostelero también está preocupado. Enrique Álcántara, presidente de la operadora Apartur, confirma que ya han recibido algunas cancelaciones puntuales y, aunque prefiere ser prudente, explica que "si se cae el Mobile perdemos el 4% de nuestra producción anual".

La organización del Mobile World Congress tiene que decidir si suspende o no la celebración del evento tras las bajas de más de una veintena de compañías. Angel Barbero, profesor de tecnologías en EAE Business School, considera que una baja de una empresa como Telefónica sería totalmente inasumible. No ve factible cambiar la fecha de la cita y reconoce que cancelarla sería muy mala noticia tanto para Barcelona como para las compañías que sí van a acudir. 

El coronavirus ya ha causado más 1.100 fallecidos y más de 44.500 contagiados y que amenaza seriamente la celebración del Mobile World Congress en Barcelona. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, va a viajar hoy a la ciudad para examinar con la Generalitat algunas de las medidas puestas en marcha. Sin embargo, la decisión no depende de las autoridades, sino de los organizadores, que se reunirán el viernes. Francisco Hortigüela, presidente de AMETIC, la patronal de empresas tecnológicas de España, ha manifestado en Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso su confianza con la organización de la feria y con las medidas de seguridad y protección que está tomando. Además, ha negado que las empresas estén recibiendo presiones en uno u otro sentido, y ha recalcado que "sería una pena que no se celebrara".