Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

La felicitación de Benejamin Netanyahu, un buen aliado de Donald Trump, a Joe Biden por su victoria tardó en llegar, ha sido esta mañana, pero el primer ministro israelí no se ha olvidado del que fue su principal aliado en los últimos cuatro años, agradeciendo a Trump su traslado de la embajada a Jerusalén, que reconoció como capital de Israel entre otras decisiones que llevaron a la Autoridad Nacional Palestina a romper relaciones con la Casa Blanca. El presidente Mahmoud Abbas espera que con el nuevo inquilino se puedan retomar. Mientras en Irán, el presidente Rouhani decía que Joe Biden tiene la oportunidad de corregir el error de Trump, por abandonar el acuerdo nuclear. Los líderes de los países de Oriente Próximo han felicitado a Biden, aunque no para todos ellos era la opción más deseada en las presidenciales de Estados Unidos. Informa la corresponsal en Oriente Próximo, Cristina Sánchez

La ocupación israelí y la libertad son dos de los temas habituales del primer grupo de rap de mujeres palestinas. Se llama Ettijah y está formado por cuatro chicas que llenan sus canciones de letras reivindicativas y que viven en un campo de refugiados creado hace medio siglo al sur de Belén. "El rap es la vía más rápida y sencilla para decir lo que sienten", cuenta una de las cantantes a TVE.

Los palestinos han calificado de "insulto" el pacto entre Emirátos Árabes, Baréin e Israel para restablecer sus relaciones diplomáticas. "Es una puñalada, una traición", ha dicho el presidente palestino Mahmoud Abbas, mientras que desde Hamas, que gobierna Gaza, lo han descrito como una "humillación". Según han explicado, los acuerdos no solo suponen un revés a la creación de un futuro Estado palestino, si no que refuerza la amenaza del presidnete israelí Netanyahu de anexionarse parte de Cisjordania.

Una vez más, resuenan bombas en Oriente Próximo mientras el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, firmaba un acuerdo de paz con Emiratos Árabes Unidos y Baréin. Desde Gaza de lanzaban cohetes que el ejército de Israel respondía con sus propios bombardeos. Los palestinos lo tienen claro: este no es el camino para la paz. Informa Cristina Sánchez, corresponsal en Oriente Próximo.

Repasamos con nuestros corresponsales en Bruselas, Estados Unidos y Oriente Próximo los recientes acuerdos de paz entre Israel, Emiratos Árabes Unidos y Baréin.

Los históricos acuerdos alcanzados con la Casa Blanca como escenario, "se desconocen" incluso varias horas después de la firma, según explica Cristina Sánchez, corresponsal para Oriente Próximo. Los palestinos ven en la firma "una puñalada en la espalda", puesto que esta cuestión "cada vez está más olvidada por los países árabes", ha puntualizado.

En este contexto, Europa se ha mostrado como "observador" y se ofrece como elemento mediador entre "israelíes y palestinos para que reinicien las negociaciones de paz", ha explicado María Carou, corresponsal en Bruselas. Para Fran Sevilla, corresponsal en Estados Unidos, "la Unión Europea ha fracasado"

Delegaciones de Baréin y de Emiratos Árabes Unidos (EUA) han ratificado un acuerdo para normalizar sus relaciones con Israel en Washington. Junto a Egipto y Jordania, ya son cuatro las naciones árabes que establecen relaciones con el Estado israelí, todas ellas con Irán como enemigo común.

El acuerdo, además, es un tanto a favor del presidente de EE.UU., Donald Trump, en su política internacional: logra normalizar relaciones entre Israel y algunos países árabes y de paso debilita a Irán. Israel, por su parte, mejora su posición en la región. Ya no está tan aislado. Y Baréin y EAU, dos estados del Golfo, ganan comercialmente.

Los acuerdos ponen más presión sobre el régimen de los ayatolás, que ve cómo sus enemigos se acercan entre ellos, mientras los palestinos se sienten traicionados por los países árabes que ya han reconocido a Israel.

Abdel-Rahman Al-Shanti es un niño palestino que a sus once años aspira a convertirse en un exitoso cantante de rap. Escribe sus propias letras y compone los ritmos del rap a través de una aplicación en su teléfono móvil. "Comencé a cantar rap hace dos años y me vi con capacidad, así que seguí practicando. Seguí practicando para llegar a este nivel y todavía quiero seguir mejorando y aprender a escribir letras más originales, a aprender a escribir". Las suyas son letras con profundos mensajes que aluden al devastador asedio de Israel. "Mi mensaje habla de paz y quiero transmitirlo a la mayor cantidad de personas y quiero, ya sabes, quiero mostrar cómo es la vida en Gaza. Quiero mostrar que a los niños nos gusta ser como los otros niños de fuera, de Estados Unidos ". Al-Shanti rapea en un inglés fluido y sin acento, perfeccionado mientras escucha a raperos estadounidenses como Eminem -su favorito-, Tupac y DJ Khaled.

Cientos de palestinos se han congregado en Gaza y Cisjordania para rechazar el acuerdo de normalización de relaciones entre Israel y Emiratos Árabes Unidos (EAU), anunciado el jueves, y en la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén se quemaron banderas con el rostro del príncipe heredero de Abu Dabi, Mohamed bin Zayed al Nahyan. Con la palabra "traidor" sobre una imagen de Al Nahyan, decenas de palestinos protestaron de forma espontánea después del rezo del viernes en el recinto que acoge la Mezquita de Al Aqsa y la Cúpula de la Roca.

Después de tener que aplazar su estreno por el confinamiento, Todo pasa en Tel Aviv, del director palestinos Sameh Zoabi, ha llegado finalmente a las salas españolas. Una divertida comedia en la que el humor sirve para tratar asuntos delicados como el conflicto palestino-israelí y superar las discrepancias ideológicas.

El conflicto palestino-israelí es uno de los que más perduran en el tiempo. La lucha por la tierra histórica de Palestina ha provocado ya seis guerras, dos intifadas y miles de muertos y refugiados. El historiador Jorge Ramos Tolosa señala que su origen es difícil de determinar y que la amenaza de anexionarse hasta un 30 % de los territorios palestinos "es un capítulo más en la historia que ahora ha desatado todas las alarmas internacionales".  El conflicto de Israel y Palestina, durante décadas ha sido clave para la estabilidad de Oriente Próximo y ahora vuelve a estar en la agenda internacional. Muchos buscan ahora, como otros hicieron antes, respuestas en los orígenes de un conflicto que ha pasado por muchas etapas que han ido cambiando en función del rumbo del siglo.

"Prefiero ser esclavo aquí a tener que dejar mi tierra. Estaremos aquí hasta el último suspiro". Musa Mawarne, palestino, se prepara para una nueva vuelta de tuerca de la ocupación israelí. El primer ministro Netanyahu, animado por Donald Trump, prevé anexionarse a partir del 1 de julio parte de Cisjordania. Los palestinos amenazan con una nueva revuelta. Temen que sus pueblos queden asfixiados entre muros, vallas y controles, sin acceso a sus tierras de cultivo o a sus puestos de trabajo en Israel. En cambio, muchos colonos judíos que desde hace medio siglo construyen asentamientos en territorios ocupados confían en que la anexión les convierta en ciudadanos israelíes de pleno derecho.

El corresponsal de TVE en Oriente Próximo analiza para Informe Semanal las consecuencias del plan unilateral israelí, apoyado por Estados Unidos y condenado como ilegal por casi toda la comunidad internacional. "Una anexión sin dar los mismos derechos legales a los residentes palestinos en los territorios que van a ser anexados -nos dice a Informe Semanal el analista de la Universidad Hebrea de Jerusalén Arie Kacowicz- crea de hecho y de iure una situación similar a la que existía en Sudáfrica hasta 1994, es decir, apartheid".

Para el primer ministro Netanyahu, acosado por la pandemia del coronavirus y el juicio que afronta por corrupción, es su oportunidad de pasar a la historia... aunque tendrá que hilar muy fino: hay serias reticencias entre sus socios de gobierno e incluso entre grupos importantes de colonos, que temen que la anexión lleve aparejada la creación de un Estado palestino junto a sus casas.

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha pedido este miércoles a Israel que abandone sus planes de anexión de partes de Cisjordania, que de ejecutarse serían una "violación muy seria de la legislación internacional". El enviado especial de la ONU para el conflicto, Nickolay Mladenov, ha subrayado la "profunda preocupación" de Naciones Unidas por esa "amenaza" de Israel que puede comenzar en "cosa de días o semanas".