Enlaces accesibilidad
Tras un infarto

Ainhoa Arteta sufre la amputación de dos dedos para salvar su vida: estas son las razones médicas

  • Según informa Semana, la soprano ha sufrido una crisis cardíaca que ha terminado en una doble amputación
  • Jesús Sánchez Martos: "Ella tiene varios factores de riesgo, en primer lugar la COVID"
  • Phil Collins no puede tocar la batería, sus manos no sostienen las baquetas

Por
Ainhoa Arteta pierde dos dedos tras una delicada crisis de salud
Ainhoa Arteta pierde dos dedos tras una delicada crisis de salud GTRES

Ainhoa Arteta atraviesa su momento personal más duro y preocupa a su entorno con su estado de salud. Días después de anunciar la separación de su cuarto marido, Matías Urrea, Semana informa en exclusiva de que Ainhoa Arteta le han amputado varios dedos a causa de un infarto que sufrió a finales de agosto y "casi le cuesta la vida". La revista explica que esto "hizo que las extremidades de su cuerpo se necrosaran, obligando a los médicos a amputar varios dedos de urgencia". 

El médico Jesús Sánchez Martos, exconsejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, ha explicado en Sálvame por qué los problemas de salud que la soprano ha sufrido el último año han culminado en esta amputación. "Ella tiene bastantes factores de riesgo. En primer lugar ha tenido la COVID, que provoca a la larga la disminución de la vascularización de las manos y los pies. Además, tuvo una infección urinaria que le llevó a una sepsis". 

"Cuando se produce una parada cardiorrespiratoria, se actúa rápidamente para salvaguardar la vascularización de la zona. Pero a veces hay complicaciones en los vasos sanguíneos más alejados del corazón, se produce una necrosis del tejido y hay que actuar inmediatamente para evitar que tenga lugar una necrosis generalizada". 

Además, Ainhoa Arteta tiene una alergia a la penicilina que puede llevarla al shock anafiláctico. "En esos casos se suministra adrenalina, que aumenta la presión arterial pero también reduce la vascularización de los dedos. Si se ha hecho, ha sido para salvarle la vida".

La COVID afectó a sus vasos sanguíneos

Como explica el médico, este último susto puede tener que ver con el origen: cuando Ainhoa Arteta se contagió de la COVID-19 y sufrió gravemente las secuelas de la enfermedad, que llegaron a postrarla en una silla de ruedas por la inflamación de los vasos sanguíneos internos de las rótulas. Además, en los últimos meses la soprano estuvo ingresada 10 días en la UCI de un hospital de Sevilla por una infección renal grave que acabó en septis. Tras una semana ingresada la soprano recibió el alta el 25 de agosto y cuando ya parecía haberse olvidado del cólico nefrítico, Semana publica esta noticia.

Ainhoa Arteta estaría recuperándose ya poco a poco en Bilbao de este infarto, pero su salud continúa siendo muy delicada y a ello se une el trauma por haber perdido varios dedos. Una impactante noticia que desbarata, además, los conciertos que la soprano tenía preparados. Ahora deberá descansar y alejarse de los escenarios por un tiempo para recuperarse y cuidar de su salud.