Enlaces accesibilidad
Vive con una enfermedad crónica

Laura Sánchez: "Mi páncreas no llega ni a la mitad de su capacidad"

  • Hace tres meses le diagnosticaron diabetes, que pudo empeorar con la difícil lucha por la custodia de su hija Naia
  • En su entrevista con ¡HOLA! se compara con Rocío Carrasco: "La gente tiene una imagen de mí riendo, pero he llorado mucho"
  • Habla sobre la enfermedad, sus recién cumplidos 40 y su cambio de look: se tiñe de blanco para reivindicar la cana

Por
 Laura Sánchez se tiñe de blanco y se sincera tras cumplir 40 años
Laura Sánchez se tiñe de blanco y se sincera tras cumplir 40 años GTRES/Pepe Botella

Laura Sánchez ha cumplido los cuarenta y lo ha celebrado con un cambio de look radical. Su familia estaba en contra, pero ella lo tenía claro: iba a entrar en la década con el pelo blanco. "Quiero reivindicar la cana. No la podemos asociar a la vejez. Hay que cambiar esa visión social: si tienes una buena piel, buena actitud y te sientes joven, el pelo blanco puede ser un plus”. Es una manera de aprovechar su pelo natural y quitarse complicaciones: "Llevaba tiempo dándole vueltas. Tengo muchas canas. El ochenta por ciento de mi pelo es blanco y no quería ser una esclava de la peluquería". No teme la edad y celebra la experiencia. Aunque aún es joven, siente que ha vivido mucho y le ha dado tiempo a todo. "¡Mis cuarenta son setenta y cinco de otra persona!”

Vivir con una enfermedad crónica

La modelo, que ha abordado todas estas cuestiones en una entrevista exclusiva con ¡HOLA!, confiesa que este no es el único cambio radical al que se enfrenta este año: "Me acaban de comunicar que soy diabética". Lo descubrió hace tres meses cuando acudió a su ginecólogo, y una analítica reveló que tenía el azúcar por las nubes. "Mi páncreas no llega ni a la mitad de su capacidad y dejará de funcionar en algún momento. Para eso voy con una neverita con la insulina a todas partes. Afortunadamente, mi vida no ha cambiado en nada más. Bueno, ahora llevo un medidor en el brazo y el móvil me dice cuál es mi nivel de glucosa. Y, además de la insulina, siempre voy con sobres de azúcar a todas partes".

Ahora sabe que ha de vivir con una enfermedad crónica, y tiene una intuición sobre cuál es su causa. "Durante los últimos años he estado sometida a una situación emocional complicada. No he vivido la infancia de mi hija como a mí me hubiera gustado. Cuando todo se relajara, sabía que mi cuerpo iba a decir: 'Ahora reacciono yo'”.

"He necesitado ayuda psicológica durante años"

Se refiere a la agotadora lucha por la custodia de su hija, Naia, que ha abarcado la mayor parte de la vida de la pequeña: comenzó cuando tenía dos años y continúa hasta ahora, que tiene catorce. Por decisión judicial, la niña vive en Bilbao con su padre, Aitor Ocio, que alegó que Laura tenía una vida profesional demasiado agitada como para hacerse cargo de su hija por completo. "La gente tiene una imagen de mí riendo, pero he llorado mucho", dice la modelo. "Nadie necesita saber los detalles exactos, sino que la situación ha sido muy dura. No se debe separar a una madre de una hija, ni tampoco a un padre de una hija. He necesitado ayuda psicológica durante años. El día que visitaba al psicólogo era uno de los días más felices de la semana. ¡Para mí ha sido vital!"

Afortunadamente, la situación ahora es mucho más tranquila. Ha perdonado al padre de su hija, aunque no niega sentirse identificada con el testimonio de Rocío Carrasco, tal y como le dice a ¡HOLA!: "Si yo contara detalladamente lo que he vivido, la gente fliparía. Sería una trilogía de terror, pero creo que a nadie le interesa. Quien me tendría que pedir explicaciones sería, en un futuro, mi hija. Con respecto a Rocío, si ha hecho un documental y, por tanto, lo que cuenta está documentado, yo me la creo".

Tal vez algún día siga su estela y cuente su historia. "No sé si algún día me animaré a escribir un libro… Como decía, he dado una imagen de que con mi sonrisa he podido con todo, pero la realidad es que ha dolido mucho".

Más noticias en Corazón y tendencias.