Enlaces accesibilidad

Pieles de quita y pon

Noticia   ¡Qué Animal! 

  • Te explicamos cómo es el proceso de muda de la piel de las serpientes
  • Con la muda las serpientes también reemplazan las escamas oculares que protegen sus ojos
  • Para algunos invertebrados es esencial cambiar su capa más externa si quieren seguir vivos

Por
¡Qué animal! - Pieles de quita y pon

Al igual que todas las serpientes, la culebra de escalera muda para desprenderse de la capa más externa de su cuerpo. Como la epidermis está formada por células muertas, que no crecen, necesita desprenderse de esta piel para ganar volumen.
Antes de desecharla, fabrica una nueva capa por debajo. Luego, aprovecha salientes en las rocas o en los árboles para rasgarla y salir de ella. Este proceso dura ¡unos 10 días!

Con la muda las serpientes también reemplazan las escamas oculares que protegen sus ojos

Con la muda las serpientes también reemplazan las escamas oculares que protegen sus ojos… con el tiempo se van volviendo opacas. Sin este recambio, acabarían quedándose ciegas.

Esta estrategia también les sirve para librarse de los parásitos que, a la larga, les podrían provocar alguna enfermedad. La estrategia de la serpiente de mudar la piel es poco habitual entre los vertebrados, pero para algunos invertebrados es esencial cambiar su capa más externa si quieren seguir vivos.

Cambiar de caparazón

Los crustáceos no tienen esqueleto interno, ni columna vertebral, ni tampoco huesos que sujeten sus músculos. En cambio, sí tienen un exosqueleto, que recubre su epidermis. Es una dura capa formada de una proteína, la quitina, que segregan unas glándulas de la piel.

Pero este caparazón que les protege también les supone un problema: no aumenta a medida que crece el animal. Su casa se vuelve cada vez más estrecha…

¡Y la única solución es librarse de ella! Cuando llega el momento, los crustáceos incrementan la producción de una hormona llamada ecdisona, que desencadena la muda. A este proceso también se le llama ecdisis. Es una transformación lenta, que puede durar varias horas. En su transcurso el animal es muy vulnerable a los depredadores. Antes de que la nueva cutícula sea rígida, se hincha de agua para aumentar de volumen. Poco a poco, la nueva piel se llena de sales de calcio y se endurece. ¡Y caparazón nuevo hasta la próxima muda!