Enlaces accesibilidad

Alejo Sauras: "La temporada ha sido muy bonita, pero muy dura"

 Entrevista   Tarde lo que tarde  

  • Mañana, 10 de marzo, se estrena en La 1 de TVE la cuarta temporada de Estoy vivo 
  • Nuevo episodios con más ciencia ficción, seres hostiles, humor y diversión
  • Descubre todo el contenido relacionado con Estoy vivo en RTVE Digital

Por
Tarde lo que tarde - El actor Alejo Sauras nos habla en japonés

Su verdadero nombre es DH65, aunque todo el mundo le conoce como Yago. Parece una persona de lo más normal, aunque hay veces que demuestre lo contrario, pero es un enlace. Yago y Márquez, "tío" y "sobrino" e inseparables en Estoy vivo, el thriller policíaco en el que se mezclan la comedia, las historias de amor, la amistad y los sucesos sobrenaturales. Mañana estrena su cuarta temporada y hoy en Tarde lo que tarde charlamos con uno de sus protagonistas, Alejo Sauras.

"Es complicado. En líneas generales, la serie habla de las segundas oportunidades. Nuestro protagonista que es Javier Gutiérrez y antes Roberto Álamo. Es un buen policía que por un accidente que no tenía que ocurrir acaba perdiendo la vida. A ese lugar al que se va cuando fallecemos, al llegar, no le estaban esperando porque él no tenía que fallecer. Entonces, le dan la oportunidad de volver a la tierra y continuar con su vida con algunas anotaciones. Por ejemplo, no puede recuperar su cuerpo porque su cuerpo se ha perdido, entonces le ofrecen otro cuerpo, que en este caso es el de Javier Gutiérrez", explica Alejo.

Dos dimensiones, en las que el tiempo transcurre de forma diferente: la Pasarela y la Tierra. A esta Pasarela pertence Yago, el personaje que encarna Alejo Sauras. Es un enlace y su misión es acompañar a las personas fallecidas que llegan desubicadas a ese lugar y que no saben muy bien por dónde tienen que ir. Sin embargo, su caso es una excepción y su verdadera misión consiste en acompañar a Márquez en la Tierra para asegurarse de que todo va bien y que Márquez también cumple la suya.

Más valor al humor

Así es como comienza la serie de Estoy vivo que mañana estrena ya su cuarta temporada. Nuevos capítulos en los que el humor está más presente que nunca: "Este año, en esta temporada, los creadores han querido darle un poco más de humor a la serie. ¿Por qué? Pues no lo he hablado con ellos, pero me imagino que porque hace falta, porque es necesario. Yo particularmente creo que los creadores de contenido, sobre todo los buenos como Daniel Écija, siempre son también psicólogos de la sociedad y trabajan en base a lo que el público le gustaría recibir. Y en este caso, por el añito que llevamos tan estupendo han considerado que el humor era necesario".

Un humor que para Alejo es imprescindible en su día a día y así se atreve a describirlo: "De todos los sentidos que tenemos, el que más placer nos produce es el humor, digan lo que digan. Por lo menos el más largo". 

Para toda la familia

Hemos escuchado en alguna ocasión a Javier Gutiérrez decir que se trata de una serie "consigue sentar a toda la familia en el sofá", algo que Alejo Sauras suscribe: "Los españoles somos especialmente familiares y esta serie esta enfocada desde ese punto de vista, desde el de la familia. Empieza con un policía queriendo recuperar a su familia por encima de todo y sigue avanzando con la creación de la familia", explica nuestro invitado. ¡Hasta a él le podremos ver esta temporada con su propia familia!

Y desde la amistad. Márquez y Yago son inseparables en la serie y en la vida real. Alejo nos cuenta que su relación con Javier es fabulosa: "Terminamos de rodar y a mí lo que más pena me daba era dejar de trabajar con él porque trabajar con Javier Gutiérrez, a parte de una escuela en sí porque no terminas de aprender de él, es una persona que, hablando poco porque es gallego, si le observas, cada día puedes aprender una barbaridad de cosas. Y, además, esas ocho, diez, doce o catorce horas que te pasas rodando, que a veces son muy largas, se hacen muy cortas cuando las pasas riendo. Y con él, las pasas así", confiesa Alejo.

Un repaso por su trayectoria

Cuatro temporadas de Estoy vivo, un proyecto importante, pero no ha sido el único en la vida de Alejo Sauras. En Tarde lo que tarde recordamos algunos de los trabajos que más nos han marcado como Al salir de clase. Una serie en la que el actor interpretaba a Santi y no rondaba ni los 20 años, pero que recuerda como si fuera ayer: "Estaba escuchándome ahora mismo y pensando que esto fue hace nada. Fue una de las épocas más bonitas de mi vida. Fue la primera vez que tenía un trabajo fijo. Y además, yo tuve la tremenda suerte de que pusieran en mis manos este maravilloso personaje. Recuerdo que fue muy rompedor y yo lo recuerdo como algo mágico, sinceramente. Hay mucha gente que me pregunta si fue duro, pero para mí fue todo lo contrario. Fue una maravilla, lo viví como un sueño".

Santi era un personaje homosexual, de los primeros que aparecían en televisión. Hasta entonces, no se habían visto en pantalla cosas en las que la serie Al salir de clase fue pionera: "Llegamos tarde a eso. Yo creo que cuando eso ocurrió, la sociedad estaba de sobra preparada. En realidad tendría que haber llegado antes. Egoístamente, me alegro de haber sido yo y de haber llegado un poquito más tarde, pero lo cierto es que tendría que haber llegado antes", cuenta el actor.

Seis años después, llegó otro de los grandes éxitos de Alejo y que ha marcado a otra generación: Los SerranoCómo olvidarse del hijo de Fiti, Raúl: "Yo creo que es lo más me recuerdan por la calle. Y lo mismo, de cara al espectador, esta normalidad de la que hablamos, recibí el mismo cariño que por Al salir de clase. Lo viví como un niño con un juguete".

Ahora, que ya no me creo que la vida sea un sueño / Ahora, que solo el ahora es lo único que tengo Ahora, que solo me queda esperar a que llegué la hora

Y ahora ya estamos más que preparados para volver a escuchar esto:

Mañana, 10 de marzo a las 22:10 h, vive el estreno de la cuarta temporada de Estoy vivo en La 1 de TVE. Con Alejo Sauras, Javier Gutiérrez, dosis de humor, amor y mucho más. El thriller que reúne a toda la familia.