Enlaces accesibilidad

Palomo arrasa con esta chaqueta de ositos, y tiene una bonita historia detrás...

Reportaje   Maestros de la costura  

Por
Alejandro G. Palomo, feliz con la chaqueta de ositos de Manuel Bolaño. RTVE

Esta cuarta entrega de ‘Maestros de la costura’ está siendo reveladora -estéticamente hablando-, sobre todo para Alejandro G. Palomo. El modista y miembro del jurado del talent show de RTVE nos dijo que quería cambiar completamente de estilo: su idea era rejuvenecer sus looks para 'verse' más joven. Y lo ha conseguido. ¿Cómo? Con guiños al punk con los complementos de Sampedro Accesories, con un abrigo de piel de Ramón Ezquerra y ahora… con esta llamativa chaqueta de ositos. Una prenda que no pasa desapercibida, una pieza especial por varios motivos. ¡Una pieza con una historia detrás!

La chaqueta de osos de Palomo causa sensación

Érase una vez… Todos los cuentos comienzan igual y también algunas historias. Como esta. Érase una vez un niño barcelonés criado en Galicia llamado Manuel Bolaño que fue de excursión con el colegio a ver los castros celtas. Los profesores invitaron también a las madres y muchos años después, cuando el niño ya era un conocido diseñador de moda y buceaba en su memoria en busca de inspiración, recordó que todas las madres iban en chándal y la suya iba muy arreglada. “Mi madre nunca ha llevado pantalones ni zapato plano, siempre ha ido con falda o vestido y con tacones”, dice ahora Bolaño.

Alejandro G. Palomo con la famosa chaqueta de Miguel Bolaño. RTVE

El estilazo de su madre fue una de las referencias de la colección que hizo para el invierno de 2010. Pero había otras, como el peluche de elefante que siempre llevaba de pequeño y que inspiró la chaqueta de ositos. “Cuando eres pequeño llevas siempre algo contigo y quería trasladar ese objeto a la colección y en lugar de llevarlo de la mano quise que se llevara puesto”.

La colección no encontró el apoyo que Manuel quería entre la gente de 080 Barcelona Fashion, donde se iba a presentar. Pero no fue el único obstáculo. “Me quedé ‘plof’, la verdad, y para colmo los tejidos que venían de París se perdieron. Y por si fuera poco en navidades me avisaron de 080 que estaba seleccionado para el desfile de febrero. ¡Tuve dos meses para hacer la colección y no tuve tiempo de cambiar nada! Entonces decidí seguir adelante con mi idea original. Una decisión acertada. “Me hizo pensar que hay que hacer lo que te apetezca”.

Colección de otoño e invierno 2010-11 de Miguel Bolaño. RTVE

El desfile fue un éxito, y todavía hoy, cuando han pasado más de diez años, se sigue hablando de ella. “Durante años fui el diseñador gótico que hacía ositos”, dice resignado. Pero no todos lo vieron así. Un joven de 18 años llamado Alejandro Gómez Palomo se quedó prendado con esa colección, y el trabajo de Bolaño le marcó mucho, hasta el punto de empujarle a dedicarse a la costura. Con el paso de los años el joven Palomo pegó el pelotazo y entre ellos creció la admiración mutua. “Mis amigos me decían, ¡tenéis que conoceros, os admiráis los dos!

Y llegó el día. Fue en el lugar donde se cumplen los sueños, el taller de Maestros de la costura. En el primer programa de la cuarta edición el equipo se trasladó a Barcelona e invitó a grandes de la moda, como Yolanda Pérez, directora creativa de Yolancris o Lydia Delgado, un peso pesado de la moda española. Y también Manuel Bolaño. Palomo se le acercó y le dijo: ¡Yo te admiro!, y Manuel ‘flipó’: “¡Pero, cómo me vas a admirar tú a mí!”, le dijo. Ahí empezó una bonita amistad y Palomo no dudó en pedirle la chaqueta de ositos. “Me hizo mucha gracia, y pensé que no le valdría porque la hice con patrón de chica y pensé que le quedaría pequeña. Pero cuando le vi con ella puesta… ¡vaya sorpresa!”.

Manuel tiene historia con Alejandro Gómez Palomo pero también con María Escoté. “Íbamos juntos la escuela de Felicidad Dulce, y también iba Juan Vidal”, recuerda. Pero… esta es otra historia.