Maestros de la costura La 1

Maestros de la costura

Lunes a las 22.10 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5772058
Para todos los públicos Maestros de la costura 4 - Programa 1 - ver ahora
Transcripción completa

(ZAZ "La vie en rose")

(Rachel Portman "Flying")

¡Ah!

¡Hala!

¡Ostras!

¡Madre mía! -¡Guau, guau y guau!

¡Por favor! -¡Qué bonito!

-¡Esto no hay quien se lo crea, desgraciado!

¡Qué fuerte!

Esto es para hacerte una foto aquí debajo.

¡Qué chulo! -Uno en cada lado.

Vamos a la mercería, vamos a la mercería.

-¡Qué guay! Me parece mentira que estemos aquí, Dios mío.

-¡Esto es una locura, por favor!

¿Sabes lo mejor de todo? ¡Que no vamos a pagar nada!

-Mira cuánta "plumi". -Qué maravilla.

-¡Han cambiado todo el plató!

-¡Ay, dame un abrazo!

"Queridos aprendices,

bienvenidos al gran teatro de la moda".

¡Madre mía!

"Estáis a punto de asistir al espectáculo

que marcará el comienzo de vuestra nueva vida".

"Tomad asiento y relajaos

porque coser y cantar

todo es empezar". Todo es empezar.

¿Quién es? -Raquel.

Raquel.

Por fin estoy en "Maestros de la costura".

Me ha costado tres años, lo he intentado tres veces.

El año pasado me quedé a las puertas

y este año cuando me dijeron que entraba, era como...

No me lo podía creer.

Todo el tiempo: "Hasta que no esté no me lo creo,

hasta que no vaya no me lo creo"

y ahora que estoy en plató sigo sin creérmelo.

"Ladies and gentlemen, welcome to The Moulin Rouge".

(Canción "Lady Marmalade")

¡Ole!

-¡Oh, Raquel! -¡Qué guapa, por favor!

¡Guapa! -¡Qué pasada!

(Aplausos)

-¡Olé!

-¡Bravo!

¡Vamos, María, vamos!

¡Vamos!

¡Guau! -¡Uh!

-¡Qué guapo!

¡Jolín, qué chulo!

-¡Un dandi, tía! -¡Guau y guau, Lorenzo!

¡Uy! ¡Es que está total!

(MILY) He visto a Caprile con ese sombrero

y he dicho: "Dios mío, pero si es que soy su 'partener'"

Podría salir del brazo de él que me hubiera gustado a mí.

Bienvenidos, aprendices,

a este taller transformado

para acoger esta gran gala de bienvenida

para los seguidores de este programa,

para el equipo, para nosotros mismos,

pero sobre todo, para vosotros.

¡Bien!

-¡Bravo!

¡Ah!

Nosotros también estamos muy nerviosos,

tenemos muchas ganas de conoceros.

Ya os adelanto que vais a reír, que vais a llorar,

que vais a trabajar intensamente,

que pasaréis por experiencias inolvidables,

pero por encima de todo eso,

vais a aprender.

¡Guau!

Mily, ¿qué has pensado al entrar en el taller?

No sé, que estaba en un sueño.

Me ha sobrecogido, la verdad.

Ancor. ¡Uy!

¿Puedes decirnos qué es lo que más vas a echar en falta

de la vida ahí fuera?

Pues a mi mujer y a mi hijo.

No sé, estoy hasta temblando de la emoción.

(Alfonso Santisteban "Cometinme")

Hola, me llamo Ancor Montaner,

tengo 27 años y soy de un pueblo cercano a Valencia.

El vestido de boda rosa de Brigitte Bardot cambió mi vida

y vivo enamorado del estilo de los años 50.

Más o menos, compro vestido por mes.

Mirad qué drapeado más bonito.

Los vestidos camiseros.

Mirad este.

Estoy tan loco que incluso he llegado a comprar en una subasta

200 pares de guantes de los años 40 y 50.

("Cherry pink and apple blossom")

Mi mujer es mi musa.

Hasta en mis cuadros, siempre la pinto a ella.

Le potencio su figura de reloj de arena

y me encanta que vaya preciosa.

(Perez Prado "Mambo Jambo")

Trabajo en una escuela cerca de casa

donde ejerzo de profesor para niños, jóvenes y adultos.

En el curso de patronaje,

intento contagiarlas de la pasión que siento hacia la moda.

Tengo un hijo de 20 meses al que adoro.

Me encanta bailar con él la música de mi colección de vinilos.

(Canción "Jean and Dinah")

No sé cómo voy a llevar separarme de mi mujer e hijo.

Los quiero muchísimo.

Os presento a Lorenzo Caprile, María Escoté

y Alejandro Palomo.

Bienvenidos, aprendices.

Mi propósito va a ser sacar de vosotros

toda la creatividad, color y pasión que lleváis dentro.

Además de costura,

aquí vamos a empezar a trazar la línea de vuestro destino.

Va a ser duro, pero os garantizo que va a valer la pena.

Yo también quiero escuchar esa voz propia

que tenéis cada uno de vosotros.

Me interesa lo que os hace únicos,

lo que va a salir de vosotros después de caeros y levantaros

y cometer mil errores.

Y yo soy Lorenzo Caprile,

soy una persona muy testaruda, muy apasionada,

muy perfeccionista...

Dicen que tengo mal genio, yo no sé dónde lo ven, pero bueno.

Na...

Debo decir que en estos meses tan duros de pandemia

he desarrollado una paciencia

que no sabía que tenía. Qué bien.

Así que a lo mejor la pongo en práctica con vosotros

después de tres temporadas.

No me lo creo, Lorenzo.

Bienvenidos al taller de "Maestros de la costura".

Gracias. -Muchas gracias.

Hechas las presentaciones,

me gustaría insistir en algo que han dicho los jueces.

Lo importante es que encontréis vuestro camino

y que averigüemos quiénes sois en el mundo de la costura

y el mejor ejemplo

es lo que acabáis de ver en la pasarela,

aquí los tenéis, tres looks por cada uno,

el que llevan puesto y sus dos modelos.

Los habéis visto desfilar con ellos,

pero ¿a que si hubieran salido solo los modelos,

sabríais perfectamente qué look corresponde con cada creador?

Laura, ¿con qué juez te identificas más y por qué?

Con Caprile

porque es más clásico y a mí me gusta mucho lo clásico,

lo sencillo.

Sencillo, sencillo...

Caprile tampoco es. Hombre...

A ver, claro, es que...

A mí me gusta mucho lo clásico, lo de siempre,

lo que nunca pasa de moda

dentro de que te tienes que adaptar a las modas.

Esto es como Madonna.

Madonna es un icono, se va adaptando,

pero siempre lleva su sello.

Hombre, pero sencilla, sencilla...

No es sencilla, pero bueno, ya es de siempre, ¿sabes?

Ahora vamos a despedir a nuestros modelos.

Muchísimas gracias a los seis.

Gracias.

(Aplausos)

Echad cuenta a lo que estamos viendo

porque tiene que ver algo con la prueba.

La chaqueta de torero la hicieron.

Los 12 aspirantes que estáis aquí

habéis sido seleccionados entre 14 000 personas

que querían estar en este taller.

"14 000 personas llenas de ilusión

y unas medidas de seguridad extremas".

"Gente de todas las edades y todos los niveles

que han venido con la esperanza de ser elegidos

y convertirse en aprendices

del taller de 'Maestros de la costura'

en esta cuarta edición.,

Que yo soy 1 de entre 12 de 14 000,

pues imagínate, ¿cómo te sentirías tú?

Pues eso.

No sabemos todavía qué esperáis de "Maestros de la costura",

lo que sí sabemos es lo que podéis conseguir,

una aventura increíble

y además,

uno o una de vosotros

se hará con el maniquí de oro, nuestro preciado galardón

que tiene una dotación económica de 50 000 euros en efectivo.

Y además,

un curso de formación especializada en diseño de moda

en el Centro Superior de Moda de Madrid

de la Universidad Politécnica de Madrid.

¡Bravo! Me encantaría. Yo lo quiero.

Con los 50 000, te lo puedes pagar.

También hay premio para el segundo clasificado,

un valorado diploma Vogue de Estilismo y Producción de Moda

para formarse con los mejores profesionales

del sector y de la revista

impartido por Condé Nast College Spain

en colaboración con la Universidad Carlos III de Madrid.

He venido a disfrutar, a aprender y a vivir la experiencia,

pero yo como mínimo, quiero llegar a la semifinal.

Ya no por llegar y ganar algo,

sino por estar el mayor tiempo posible y aprender lo máximo.

El tercer y el cuarto clasificado

también tendrán su reconocimiento.

Así es porque tercer y cuarto clasificado

recibirán Eometric,

el revolucionario método de patronaje unisex

creado por el maestro patronista y diseñador Estanislao

que se imparte en formato "workshop" de cinco días

en su prestigioso centro de formación de Barcelona.

Es que dime tú qué concurso da a los cuatro ganadores premio,

o sea, es superflipante.

Yo ya tengo como meta...

¡Uy, la mano!

Fatal.

Los ejes en torno a los cuales

va a girar este nuevo curso

van a ser la economía, la sostenibilidad

y evitar el despilfarro.

Tenemos que dejar de ser

la segunda industria más contaminante del planeta.

Y vamos ya con la primera prueba de la temporada.

(RÍE)

Para ello,

tenemos que recibir a una invitada muy especial.

Podríamos decir una madrina,

pero en realidad, decimos que es nuestra hada madrina

porque fue la primera invitada de "Maestros de la costura"

y visto lo visto,

nos dio muchísima suerte.

Para nosotros, es un orgullo tener aquí de nuevo

¡a Eugenia Silva!

¡Preciosa, bienvenida!

¡Esa! ¡Esa! ¡Guau! -¡Qué guapa!

Cada año que vienes estás más guapa.

Tres años después, todavía mejor que el primero.

Muchas gracias. Danos el secreto.

Muchas gracias.

Pues trabajar.

Qué secreto va a ser, trabajar y trabajar.

¿A que sí? Y cuidarse.

Trabajar, cuidarse

y yo creo que aunque cueste, ser feliz, ¿no?

Y mantener el amor

porque de alguna manera,

la moda y tú mantenéis un romance que no termina,

que empezó cuando tenías 16 añitos. Sí.

Porque me encanta.

El mundo de la moda me sigue ilusionando,

cada día, yo trabajo delante de la cámara,

trabajo detrás de las cámaras

y cada día que le dedico a este mundo

me sigue ilusionando como si fuera el primero

y creo que es lo más importante,

que lo que hagamos nos haga felices.

De ese amor, va esta prueba.

Del amor por lo que uno lleva puesto o por lo que crea.

No asustes todavía a los aprendices que es muy prontito

que se van a pensar que tienen que hacer una réplica

del icónico vestido de la cabecera que llevas puesto

que es una réplica del vestido famoso de Givenchy

que popularizó Audrey Hepburn en "Desayuno con diamantes".

Nos conformamos con que logréis una primera prenda

que hable un poco de vosotros, que hable bien, que no hable mal.

A ser posible.

Tenéis que conseguir que sepamos quiénes sois

con una sola prenda.

Lo vais a tener facilísimo

porque hay libertad total de hacer una falda, un pantalón,

una blusa, un vestido... Lo que queráis.

Lo que queremos es que nos transmitáis

sobriedad, atrevimiento, exceso, imaginación,

lo que sea, pero que sea real y vuestro.

Nuestra mercería es el sueño

de cualquier profesional de este oficio.

Es el sueño de nosotros tres.

Pues adelante, cuando queráis. Vamos.

Me parece complicadísimo

porque yo soy no sé, todoterreno en muchas cosas

y muy cambiante, soy géminis,

entonces igual un día soy negro y otro día soy azul o blanco.

Entonces me parece complicadísimo la verdad.

Palomo, Caprile, tengo la impresión

que esta temporada, la mercería está más y mejor surtida que nunca.

¿No os parece? Está impresionante.

Yo quiero vivir en esta mercería.

No me extraña.

¿Tú qué crees?

Elegir el material adecuado

prácticamente es el 80 % de la prueba.

Absolutamente.

Fíjate si esta será buena

que me he hecho yo prácticamente el chaleco

para nuestro estreno. Esta es preciosa.

Preciosa. Doble faz.

En doble faz.

Este tejido es maravilloso. Maravilla.

Tienes razón.

Estoy deseando verles coser. ¿Vosotros no?

Yo me muero de ganas.

Me muero de ganas. ¿Vamos a ver qué hacen?

Vamos a verlo. Vamos.

A mí la mercería me parece una pasada.

Eso de tú poder ir a una mercería

y decir: "Me llevo esto, me llevo esto"

sin mirar cuánto vale es una pasada.

Tenemos la mercería, habéis conocido un poco el taller,

os falta una estancia por visitar que es el probador,

un lugar en el que viviréis tensas esperas

y os vamos a pedir que vayáis precisamente a ese lugar

para poder acondicionar el taller

para el mundo de la costura.

Os invito a que descubráis el probador.

¡Ay, qué nervios!

(Risas)

Te he visto. -No puedo evitarlo.

Hombre, tú "forever".

Siempre sillón.

Con mis compañeros, tengo buena sensación.

Es verdad que nos conoceremos más

a medida que vayan pasando las pruebas

porque en momentos de estrés es cuando mejor conoces a la gente,

pero estoy contento con mis compañeros.

Aprendices, os doy la bienvenida

a vuestro taller en "Maestros de la costura".

Por favor, buscad vuestros puestos,

buscad en los "moodboards".

A ver, a ver. -Ah, ya me veo.

Vamos, Fermín, ¿dónde estás?

¡Raquel! ¿Dónde estoy?

Vamos, Álvaro.

Javier, que te veo perdido. No, no, lo tengo claro.

¡Uh, delante del todo!

-¡Qué chulo!

¡Ay, el "moodboards"!

El dedal, este...

Esto no sé ni para qué es...

Mira, Ancor!

-Ya.

Yelimar, ¿qué tienes aquí?

Bueno, aquí tengo mi bandera, mi país que no lo olvido,

mi esposo, mi hijo, mis padres.

Tus fotos como modelo.

Y mis fotos como modelo.

Antes y después.

(Bomba Estéreo "Soy yo")

Mi nombre es Yelimar, tengo 31 años

y vivo en Barcelona aunque nací en Caracas.

En mi país estudié Publicidad

y allí me desempeñaba como modelo.

Mi vida cambió completamente hace seis años

cuando sufrí un accidente de tránsito junto a mi esposo.

Yo perdí mi pierna derecha y mi esposo perdió ambas piernas.

Me encontré en casa, en silla de ruedas

y la costura fue como mi medio de rehabilitación

para esos meses que tocó aprender

a vivir un nuevo estilo de vida que hoy llevo bastante bien.

De las cosas que más disfruto

es compartir junto a mi esposo y mi hijo

y no permitimos

que nuestras limitaciones lo limiten a él.

De los proyectos más especiales que yo he podido hacer

sin duda alguna, fue elaborar yo misma mi vestido de boda.

Para mí, fue superespecial.

Sigo "Maestros de la costura" desde la primera temporada

solo que la veía en ese momento en Venezuela

para poder convertirme así en una modista profesional.

Muchísimas veces las limitaciones yo pienso que están en nuestra mente.

Ancor.

¡No me lo creo! Tantos años viéndoos en la tele

y de repente estoy aquí, no me lo creo.

¿Tienes todo lo que necesitas?

Y más. ¡Ah! Y más.

Te sobra.

¿Todo el mundo tiene lo que necesita?

Yo necesito un poquito de papel, "porfi",

para secarme las manos.

¡Ay, es verdad! Que tú tienes...

Hiperhidrosis. ¡Es verdad!

Tienes hiperhidrosis que para quien no lo sepa

es un exceso de sudoración en las manos siempre.

Siempre, siempre, siempre, las 24 horas del día desde que nací.

(Paco de Lucía "Entre dos aguas")

Soy Anita, soy de Las Cabezas de San Juan,

un pueblecito de Sevilla.

Mi vida realmente la tengo aquí, en Málaga,

donde tengo mi curso de costura, mis mejores amigas

y es la ciudad que me ha acogido y soy superfeliz.

# Málaga, cómo te quiero yo. #

Mi vida la paso entre el trabajo y mis clases de costura.

No sabía coser absolutamente nada

y aquí es donde lo he aprendido todo,

donde paso mis mejores momentos

y donde he conocido

a las mejores amigas de Málaga que tengo.

Soy muy disfrutona, me encanta viajar,

(Angelica Garcia "Guadalupe")

salir con mis amigas y pasar tiempo con mi familia.

Bueno, llega la parte seria,

tengo una enfermedad, se llama hiperhidrosis.

Desde pequeñita, nací así, ¿vale?

Es todo el día las manos empapadas.

Siempre digo que soy una persona "sudorípara"

porque estoy todo el día así.

Quien esté conmigo acaba mojado aunque suene mal, es así.

Aun así, nunca me he dado por vencido

y aunque me haya costado mucho más esfuerzo y más sacrificio,

aquí estoy.

Muchas gracias. Que no se te resbale esa aguja.

Gracias.

Mira. -¿Aquí qué eres?

(Risas)

Me encanta. -Mira, la sábana santa.

Cuando terminamos de maquillarnos, nos pasamos la sábana por la cara

y la estampamos. -Madre mía.

Se llama sábana santa.

Sinceramente, creo que con mis compañeros

me voy a llevar bien.

Que chocaré con alguien, seguro, choco con todo el mundo.

¿A ver el tuyo? Qué mal dibujas, desgraciado.

-Ya lo sé, tío.

-¿Todos tus selfis del gimnasio? ¿No tienes nada mejor en tu vida?

Pero si es que ayuno.

-¿Qué pasa?

Boceto regular.

¿Quieres que nos cambiemos? ¿De qué?

Tú me dejas la chaqueta.

No me dejes con la palabra en la boca.

¡Ah! Que yo me pongo tú vestido. Claro.

Como te veo que vas chequeando los puestos de costura.

A ver, a ver, me gusta ver las fotos de la gente.

Tú me das tu chaqueta icónica. ¿Yo te la doy?

Yo te doy el vestido y... Vale.

Pero tú estás mejor de tipo que yo.

No me abrocha el vestido,

pero el collar yo creo que me lo pongo.

No te veo mal. ¿No me ves mal?

No, no.

Imagínate qué guapo estaría con ese vestido, como una salchicha.

Parecería una Oscar Mayer.

Aprendices, ya lo podemos hacer oficial,

sois la cuarta promoción de la historia

de "Maestros de la costura".

Pues vamos con la primera prueba

de vuestro recorrido por "Maestros de la costura".

Recuerdo que lo primero primerísimo que hay que hacer

siempre es bocetar, ¿vale?

Así tenéis una idea,

os hacéis un croquis de lo que vais a necesitar.

En la mercería, tenéis patrones bases de todas las prendas

que podéis y además, debéis adaptar

y una cantidad enorme de materiales y telas.

Solo vais a poder entrar una vez.

Tenéis también vuestros costureros con vuestros nombres en las mesas

con absolutamente todo lo que necesitáis.

Es de uso individual y es vuestra responsabilidad

cuidar perfectamente del material.

Todos vuestros trabajos individuales

tienen que estar firmados

y solo hay una bordadora para todos

así que os recomiendo que os organicéis

y, sobre todo, que la cuidéis.

Mucha suerte a todos.

Pensad que cada paso en este camino es importante

y este que vais a dar hoy es vuestra carta de presentación.

En este primer desafío

de la cuarta temporada de "Maestros de la costura",

tenéis que crear una prenda libre que os defina

y para lograrlo, tenéis 90 minutos de tiempo.

¡Uf!

Y el tiempo para coser comienza en tres, dos, uno...

¡A coser!

(Randy Newman "The scare floor")

¡Ay! ¿Qué hay aquí?

Vestido base, espalda dos, seis centímetros de costura.

He cogido este, pero es muy fino. -Sí, esto es más tafetán, ¿no?

Sí. ¿Lo vas a coger tú? -Sí.

Hala, ya está.

¿Te llevas todos los tejidos, los cortas aquí?

¿Esos son bies o son lazos? -Bies.

¿No hay más telas negras? Yo quería negra.

La base y la escalera. Vale.

-Esta, ya está. ¡Huy! Esto es muy yo.

¿Y por qué no hay negra?

Nena, esta para una faldita tubo es muy mona.

-Claro, muy mona.

¿No hay tela negra?

Yo quería negra.

Amparo, esto se cae, tiene menos estabilidad que yo con tacones.

Cremallera, hilos y tela.

Es que no me gusta ninguna tela.

Me va a dar un infarto.

No me gusta ninguna tela.

Ahora mismo, produces,

o sea, tú estás haciendo contenido de moda.

Ajá. Producciones de moda, vídeos, contenido para redes sociales.

Es muy interesante, es otra historia dentro del mundo de la moda,

pero me tiene fascinada, me gusta muchísimo

porque estoy conociendo lo que es todo lo que yo no conocía antes.

Claro.

No sabía cómo se hacían las producciones.

Me presentaba a las 9 de la mañana, a las 8, a las 7

y bueno, me lo hacían todo.

Yo te he hecho fotos a ti. Claro.

Tengo que confirmar que como modelo, una maravilla.

Fuiste mi conejillo de indias.

Una de sus primeras producciones la hicimos juntas.

Sí.

Llevábamos un pequeño Jeep chiquitito

que se quedó atascado en la arena,

ella superproductora empujando el Jeep para sacarlo.

Sí, sí. Claro.

Mi objetivo es hacer la prenda bien

porque trabajo con metas a corto y medio plazo

y luego, si se puede ganar, mejor

porque estaría genial que pudiese pagar la plusvalía de mi casita

con el premio, eso sería maravilloso.

(Música instrumental)

Es muy interesante ver que el mundo de la moda evoluciona.

Eso es.

Como modelo, sigo teniendo mi lugar

porque ahora mismo, interesa todo.

Exactamente.

De todas las edades, de todo tipo de bellezas...

La moda es mucho más inclusiva

y me siento orgullosa de eso,

de cómo el mundo de la moda evoluciona con la sociedad.

Claro. Gracias a Dios.

Sí, sí.

Los patrones no sé dónde los he puesto,

lo que había cortado.

¿Se me habrá liado con todo lo que hay aquí

o son retales?

Estoy supernerviosa porque al final,

es algo que esperaba desde hace mucho

y estoy aquí y no sé cómo voy a reaccionar

y como yo me quiero quedar, es como: "¿Y qué hago? ¿Lo haré bien?".

No sabes si estás haciéndolo bien, mal,

regular, fatal, no sé, es una emoción muy rara.

Eugenia, ¿cuál es la prenda, si tuvieses que escoger una,

que hablase de ti?

O un traje de chaqueta o un vestido negro.

A mí me gusta lo que va después,

los accesorios... Claro.

Bueno, pues cómo te planteas el vestido,

la imagen que quieres dar, si es más seria

o te pones un vestido largo y unas zapatillas de deporte.

Un clásico para adaptarlo a la tendencia.

Sí, justo.

(Música instrumental)

Tres, menú...

¡Ah!

Eme... ¡Uh! Esto es muy grande, ¿no?

-¿Qué te pasa?

-Esto es muy grande yo creo.

Lo de la etiqueta ha sido espantosísimo.

Yo el tema digital es... vamos, para mí, es extraterrestre.

Qué bien estar de nuevo en "Maestros de la costura",

qué bien con todo lo que estamos pasando

reencontrarnos en este taller

y también en redes sociales.

Ya puedes seguirnos desde ahora mismo

para estar al tanto de todo,

para interactuar con nosotros en @MaestrosCostura.

¿Esto tan grande me vale? -Madre mía, pues ya verás yo.

He hecho una eme así de grande,

que no cabe en el bastidor. -¡Ostras!

¡Uf!

-¿Qué haces tú, chabacana, por el suelo?

Míralo dónde está, no tenía mesa.

Necesito más espacio.

-¡Ay! Se ha roto el hilo.

¿En serio? -¿En serio?

Sí.

Lluis, ¿qué tal?

¡Ah! ¡Hombre, Caprile!

Si venimos a ver a Lluis. Te presento a Eugenia Silva

y a Lorenzo Caprile. ¡Ay, Eugenia!

¿Cómo estás, Eugenia? No sé quién eres, lo siento.

Yo no entiendo de famosos.

Yo no miro la tele.

Es cultura de la moda, de nuestra profesión.

A ver, Lluis, para que no la líes más.

No digo nada y punto.

Es una de las mejores modelos del mundo.

¡Ay, fíjate! Del mundo. Del mundo.

¿Sabes qué pasa?

Es feliz, no tiene que conocerme todo el mundo, Raquel.

Todos tenemos fallos y no todo el mundo puede conocerse.

Fijaos, vosotros no me conocíais y me conocen todas mis vecinas.

Claro. Pero hoy la he conocido.

No me he muerto sin conocerte. -Un placer.

-Igualmente. Todo bien, Luis.

¿Te gusta la chaqueta que lleva? Sí, va muy guapa.

¿Es tuya? No.

Como preguntas con tanto interés. Es de Giorgio Armani.

¡Ah!

No lo conozco en persona, pero... Por eso.

Como no lo conocieras...

Como no conocíais a Eugenia, lo mismo Armani como que te sonaba.

Si llegas a decir que no sabes quién es Armani, te coronas.

Pero no me he coronado. ¡Ay!

Siempre hay el punto que no se pasa.

¿Por qué tienes ahí a la reina de Inglaterra?

Me gusta.

Va tan de clásica y luego la ves conduciendo el Range Rover,

le suda todo su pupu, ella va por la vida...

Es tremenda esta señora.

(Suena "5 months, 2 weeks, 2 days")

¡Hombre! ¿Me vas a sacar con este poste?

Soy Lluis, soy modisto.

¡Ah!

Soy de un pueblo de Barcelona.

Me gusta mucho mi estilo, es muy Pitita Ridruejo.

Mis padres no me dejaban coser,

querían que me dedicara al negocio familiar, la ferretería.

¿Qué?

Empecé estudiando modo ya que me gustaba de siempre,

mi página en Instagram y bueno, me monté mi tallercito.

Ya lo podéis ver, nunca paro.

Cuando no estoy cosiendo, se rompe la máquina

y vengo al taller a arreglarla.

Así es mi vida.

Ahora vais a ver lo que hago en mis tiempos libres,

que es ver pisos y ver casas.

Seguidme.

(EXD "Ddd")

¡No la pienso comprar! ¡No la pienso comprar!

Ahora me he apuntado a un gimnasio

porque engordé durante el confinamiento.

¡Venga!

Bueno, por hoy ya está oye.

¡Fiesta!

(TODOS) ¡Bien!

¡Ay, ay, ay, ay!

¿Qué tal, Ancor? ¿Cómo vas?

Con mi desastre. -¿Por qué?

¿Por qué?

Estoy nervioso y he tirado todo.

Estoy reconstruyendo mis piezas.

¿Por qué estás tan nervioso?

¡De la emoción!

Es que he sido un fan incondicional de vosotros

y no me creo teneros delante.

-Cuéntanos qué estás haciendo.

Un estilo de lo que haría a mi mujer años 50, un vestido de día.

Está cortado debajo del pecho, la pinza, barca,

escote por detrás y entubado hacia abajo.

¿Es tu inspiración tu mujer? ¡Claro!

En la última boda, le hice tres cambios de look.

¿La obligaste a cambiarse tres veces?

Pero ella encantada. Ah, ella feliz.

¿Y tú te cambiaste tres veces? Yo no.

Ah, mira.

Pero ya quisiera tener yo la gracia de cambiarme tantas veces.

También es de los patronajes más difíciles, los años 50 y 30.

Claro porque es escultórico.

Es una escultura el propio vestido.

Tú sabrás mucho más.

Ya quisiera yo.

-Sí, de eso, creo que es el que más sabe.

Sí.

¡Se me ha cosido doble, me cago en la...!

¿Qué te pasa? -Voy a tener que repetir una manga.

Se me ha cosido doble en la bordadora.

Ahora no la puedo sacar. Mierda, la corto.

Detrás tuya, vuelvo a ir yo.

Qué ansiedad de gente.

¿Cómo se abría? Esto se abría así.

Elena, te quiero presentar a Lorenzo Caprile y Eugenia Silva.

Buenas. -Hola, Elena.

Encantada. -¿Qué tal?

El bocetillo es superrápido,

pero bueno, quiero hacer un top con unas vistas.

Le estoy poniendo el volante para que salga con un cuello recto,

añadirle un fajín bajo y hacerle una lazada delante.

Soy un poco aprendiz, pero aprendiz, aprendiz.

¿No coses normalmente?

-Ayudo más a mi madre

o sea que perdón, estoy aquí para aprender.

Me parece maravilloso que estés aquí con nosotros,

pero por lo que veo en las fotos y por tu aspecto,

es como si hubieras estado en esta industria en la otra parte.

Sí. -Eres guapísima.

Sí, bueno, tú sí que eres guapísima que te tengo en las redes.

Cuéntanos qué certamen era.

Era uno de Miss Model Valencia, me presenté, gané

y fui al nacional y lo volví a ganar.

(Katy Perry "California Gurls")

Soy Elena, tengo 25 años y vivo en Valencia.

La danza es una pasión que tengo desde pequeña.

Tanto como la costura siempre han estado vinculadas en mi vida.

Vengo de una familia humilde.

Mi madre para que pudiera actuar,

bien para concursos o actuaciones en el conservatorio,

de un traje, me hacía otro.

He participado en varios certámenes de belleza

y he trabajado como modelo.

Gané el título de Miss Model España 2016.

Aquel premio me permitió desfilar

en la Mercedes Benz Fashion Week

con Francis Montesinos

y muchísimos desfiles más.

Soy estudiante de Bellas artes y de Historia del Arte

y me encanta pintar al óleo, esculpir...

Me considero una persona muy polifacética,

pero ante todo, quiero ser una maestra de la costura.

¡Ay! La he liado parda.

No sé cuál se ha roto.

¡Ay!

-¿Qué te pasa, cariño?

-Se me ha roto dos veces. -¿No puedes?

-¿El hilo? -Sí.

-¿Quién está en la bordadora? -Javier.

-Se ha desenhebrado, un momentillo.

¿Cuál es, este hilo? -Entiendo que sí

porque los otros hilos... -No, por aquí no está pasado.

¿Vale? Pásalo por ahí, no está pasado.

¿Qué le ha pasado a esto?

A ver ahora.

Mily, ¿qué tal, todo bien? ¡Hola!

Bueno, ante todo y antes de que se me olvide,

quiero pedir perdón a todos los concursantes que han estado aquí

porque de verdad que se ve distinto desde casa que desde aquí.

¿Creías que esto era fácil?

Sí, desde casa, se ve muy fácil, pero en serio, no es tan fácil.

Mily, este look tan maravilloso que nos traes que estás guapísima.

Bueno, es que yo visto años 40, años 50.

Me encanta hacer reproducciones.

Yo veo una película, veo un modelo y digo: "Ese le tengo que tener".

Y te lo haces.

Me busco las maneras, las formas y me lo hago.

¿Esa es tu familia?

Este es mi marido.

Claro, los Tennessee. Vale.

María, es que tú eres muy pequeña.

No, hombre, no. Tú no los has bailado.

Pero yo soy superfan de los 50 también.

# Rama lam, ding dong.

# Rama lam, ding, ding dong. #

# La vi correr, llegaba tarde. #

Hola.

Soy Milagros Moreno Mayoralas.

Tengo 53 años.

Tengo dos hijas, dos perritos, dos bichón maltés

y estoy casada con Roberto de Tennessee,

un grupo emblemático de los años 80.

La verdad es que no puedo pedir más.

# Jamás llegué a imaginar

# que hasta los huesos me iba a enamorar,

# pero sí es lindo lo que nos pasó.

# Qué triste fue decir adiós. #

¡Hasta siempre! ¡Gracias!

Cantar es una de las aficiones que descubrí hace poco.

# "My baby, don't care for shows".

# "My baby, don't care for clothes". #

(Little Richard "Tutti frutti")

Yo tengo un estilo muy personal

y esto no lo encuentras en las tiendas

y me lo tenía que hacer. Todo me lo he hecho yo.

Creo que puedo realizar mi sueño entrando en "Maestros de la costura"

y dedicarle más tiempo a esta afición

que llevo desarrollando tanto tiempo.

Hala.

A ver ahora. (ANA) ¿Ya, cariño?

No, se pone en rojo.

Ana, pruébalo tú, mejor.

Hazlo y ahora vengo yo.

-Vale, cariño, pero tranquilízate. -Vale.

A mí no me enhebra esto ahora.

-Este chico que ha cogido la tela blanca.

Ancor. Está haciéndolo espectacular.

Está haciendo un cosido y vuelto que flipo.

Está forrando.

Es la primera vez que hacen un cosido y vuelto en el programa.

Esta ya la puedo cortar.

¿Sabes?

Y además, está tirando.

Estás haciéndolo bien, yo no, estoy nervioso por el tiempo.

-¿Te quieres relajar?

Lo que tú ves que están echando en la televisión

y tú estás en tu casa comiéndote un tiramisú tan tranquilo

y por aquí te entra y por aquí te sale,

aquí lo estás sufriendo, estás en la tele,

te está dando calor, vas a hacerlo tú.

¿Cómo he llegado hasta aquí?

Esto está mal.

Aprendices, atención, ya se han consumido

los primeros 45 minutos del tiempo.

La mitad de la prueba ha volado. ¡Uf!

¡Ay, madre mía!

Esto, vamos, ni el Capitán Pescanova.

Álvaro, te presento a Palomo.

Encantado. Un placer.

Y Eugenia Silva.

Hola. ¿Qué tal? -Un placer.

Encantada Qué maravilla.

-¿Qué haces? -Soy boxeador profesional.

-¿Y cómo es la mezcla? -Entre crear y destruir.

Buena pregunta.

Pues creas y destruyes supongo aunque los dos son un arte.

Las dos tienen técnica, las dos tienen constancia, trabajo.

Nunca había conocido un boxeador que le guste la costura.

Me parece magia pura. Yo hago ropa de boxeo.

¡Guau! Visto a casi todos los boxeadores.

A mí me encanta, yo siempre tengo "shorts" de boxeo, batas,

todo eso. ¿Sí?

Ya te traeré algo.

Pues me encantaría verlo. Increíble.

Fascinado. Está fascinado.

Palomo, ahora ya no va a dormir.

Ya no va a dormir. Es mi nueva musa.

El mundo del boxeo ha cambiado mucho.

Hay desde estudiantes, a sastres, a dentistas...

Los perfiles ahora de los boxeadores son muy diferentes.

Bienvenido a este ring. Gracias.

Gracias a ti. Suerte.

Entonces... aquí ahora...

Tenía que quedar bien, ¿verdad?

Javier. Hola, ¿qué tal?

Te presento a María Escoté y a Eugenia Silva.

¿Cómo estás, Javier? Hola, un placer.

¿Qué tal?

Ah, mira, básico.

Bueno, bien. Sí, una falda larga de tubo

y atrás un godet.

Como se diría en el fútbol, vamos a empezar con unos toques.

¿Eres futbolero? El fútbol no me gusta mucho,

pero llevo 26 años trabajando en el club, en el Levante.

Ahora mismo nos están viendo todos los futbolistas del Levante.

Y colgándome en Instagram y subiéndolo, tuiteándolo.

Muy bien. Me pondrán verde.

También te lo digo, que no lo saben.

Entonces, cuando me vean, van a flipar.

# Dime de qué tierra vengo. #

Me llamo Javier Cortés, tengo 48 años y soy de Valencia.

# Valencia, es la tierra de las flores. #

¡Gracias!

Soy fallero y follonero.

La mejor falla del mundo.

Empecé a coser cuando tenía unos 13 años.

Soy 100 % autodidacta.

He cosido mucho trajes de valencianas para mis sobrinas,

mi madre, mi hermana...

Me encanta el espectáculo.

¡Que he aprobado, el puesto es mío!

He participado en "playbacks", musicales, obras de teatro...

Vamos, todo lo que me ofrecían.

# Deja que yo sea el viento y sople. #

Venga, todos miramos aquí un momentito.

Y esta es mi segunda casa.

# Los domingos por el fútbol me abandonas. #

El Levante Unión Deportiva.

# No te importa que me quede en casa sola. #

-Empecé a trabajar como auxiliar administrativo

hace más de 26 años

y en la actualidad, ostento el cargo

de jefe del departamento de Contratación y Competición.

# Levante. #

Aunque os tengo que reconocer

que los comienzos nunca fueron fáciles.

Entré sin saber lo que era un fuera de juego.

Para mí, entrar en los talleres de "Maestros de la costura"

es formar parte de la Champions League de la moda.

(Vítores)

¿Ya va?

Voy para allá.

Javier, ¿cómo lo llevas? ¿Eres la diva de la clase?

-Fatal.

-Gabi, cariño, ¿llegamos o qué?

-Creo que podemos llegar

si la bordadora acaba y no muero en el intento.

Gabi, después de ti, voy yo.

Vente, Gabriel.

Me ha jodido... Me ha jodido. -¿Qué te pasa?

-Que no tengo imperdible y no sé meter la goma.

Aquí hay unas agujas gordas en el costurero.

Ponle cuatro hilos a la aguja o así dobles,

átalos a la goma y ves metiéndola de la aguja del revés

y ves pasándola, pasándola, pasándola.

-Vale.

-Vale, sí, sí, creo que estoy.

Vale, estoy.

¿Qué tal? Cuéntanos, Yelimar, ¿cómo estás?

Muy bien, muy contenta de estar acá.

¿De dónde eres con ese acento tan bonito?

Ah, pues yo soy venezolana, soy de Caracas

y para nadie es un secreto

que la situación en mi país está complicada,

aún más cuando tienes una discapacidad.

Mi esposo y yo hace seis años sufrimos un accidente de tránsito

y nos cambió la vida completamente.

En Venezuela, es muy frecuente, cuando vas en la autopista,

te lanzan objetos para ocasionarte accidentes,

para robarte

y fue lo que nos hicieron a nosotros y perdimos el control del coche.

Nos estrellamos de frente con unas columnas de un tren

que está en construcción.

Estas personas nos robaron y luego se fueron.

Tú hoy tenías que tomar una decisión antes de entrar

que era entrar con tu prótesis a la vista de todos o no.

En ningún momento lo dudé, yo entro con mi prótesis

porque me encanta que la vean.

Al principio, sufrimos un poquito de discriminación,

la gente te mira, no sé qué

y un día dije: "Pues no me pasa más"

y comencé a exhibir mi prótesis

y camino por la calle con mi prótesis,

me encanta que me vean

porque quiero que se integre más a la sociedad,

que no te vean como "ay, mira, qué extraño".

Tiene que ser algo normal.

No soy la única en el mundo que lleva una prótesis.

Me siento superbella con ella y eso es lo importante.

Eso es. Es que eres una belleza.

Es que eres una belleza.

Yelimar, encantados de tenerte en el taller.

Pelea, ¿eh? Pelea.

Vale.

Venga.

¿Está rota? -Está rota.

Está rota la aguja.

A bordar vamos a bordar a mano porque vamos, guapa.

Venga, que no da tiempo.

Aprendices, atención, este es el esprint final.

Quince minutos para terminar la prenda.

¿Quince minutos? -¿Cómo?

Yo no lo termino. -¡Madre de Dios!

Quince minutos. ¿Me habéis oído en la bordadora?

-Está rota la aguja. Fermín, ¿me has oído?

Es que está rota, hay que cambiarla. -¿Va la máquina o no va la máquina?

-Se ha roto la aguja. -¿Y ahora qué?

-Me tengo que ir a planchar. -Venga, no llegamos.

Fermín. ¿Qué está pasando en la bordadora?

Antes de nada.

Se ha roto la aguja y no puedo enhebrar,

no puedo. Por favor.

¿Cómo que se ha roto? ¿Qué tal?

¿Has podido bordar?

No, estoy esperando que cambien la aguja.

(LLUIS) ¿Nadie va a cambiar la aguja?

Me da miedo que estés esperando y que nadie la cambie

y te quedes sin bordar. Ya.

Cuéntanos.

Estoy haciendo una falda, quería hacerle un lazo atrás,

pero la verdad que el tiempo...

Aquí haría un poco de magia, un poquito de algo.

Un algo.

Además, esto atado es aquí un gurruño

en una zona muy poco...

Propia para poner el gurruño. Efectivamente.

Está un poco "cateti", ¿eh? Está un poco "cateti".

Me salió "cateti". A mí me encanta el punto monjil y todo esto.

Yo soy luego muy...

Me encantan las faldas tipo muy monja y eso.

¿A qué te dedicas? Soy estilista.

Trabajo como estilista, pero tengo otros proyectos míos personales

que estoy más involucrado en ello.

¿Que son?

Pues Bulman Family que están aquí, que os lo enseño.

¡Ay! Esto, me encantan.

¿Esas piernas?

Eso no sale de la nada. ¿Cómo se consigue?

¿Qué haces? Quiero saber.

Hago "maricombat"

que es como mi propia versión del "body combat".

Hace un año, tuve una agresión homófoba

y decidí... Y ya dijiste...

A mí no me dan más palos.

O sea, el "maricombat" es el "body combat" de maricón.

Te arrastro de los pelos.

Te araño, te araño y te arrastro.

Te araño, te araño y te arrastro. Claro.

Claro.

Bueno, como si yo hiciera "maricombat", pero vamos.

Tengo que terminar, por favor. -Venga, nos vamos ya.

A esto le queda un buen empujoncito.

Vamos a dejarle. -Me falta otro día.

Me falta otro día.

Fermín, concéntrate y acábalo.

A ver.

¿Esto cómo va?

-Lluis, ¿puedes?

-Sí, he cambiado la aguja.

Ansiedad es poco, ¿sabes?

No sé por qué no se enhebra.

Yo llevo la negra.

-¿Qué pasa?

-Que no se me enhebra la máquina. -¡Ostras!

Se me rompe y ya de los nervios, pues mira.

Lo voy a hilvanar.

-Tranquila, es la primera prueba.

Bueno, ya, pero...

-¿Ya lo tienes? -Sí, la he arreglado.

Toma. -Gracias.

No os quiero poner nerviosos. (LLUIS) ¿No? Pues vaya.

Quedan cinco minutos para que termine la prueba.

Me tiemblan las manos.

-Madre mía, parece una piñata mi vestido, tiene más hilos...

Nani, te iba a poner falta, iba a decir "ausente".

No, presente siempre. Quiero que te presentes tú.

Tengo 41 años, vivo en Sevilla.

Llevo 21 años en el Ejército del Aire.

¿Ha cambiado mucho el Ejército?

La verdad es que sí y yo me alegro mucho

porque sí que es verdad que al principio, para mí,

fue un poco complicado

porque en verdad,

las Fuerzas Armadas no estaban adaptadas al completo

para la mujer, pero ahora mismo no,

ahora mismo, la igualdad absoluta.

Qué gusto oír eso. Sí.

Pues sí y más, verlo.

(Airbourne "Runin' wild")

Soy Nani, tengo 41 años.

Entre mis compañeros, se me conoce como la cabo Espada.

Llevo 21 años en el Ejército del Aire.

Fui la primera mujer de Defensa en llegar

donde yo conocí al que desde hace 12 años es mi marido.

El día que se presentó yo quedé prendada de su culo.

¡Ah!

Yo me fui de misión internacional a Afganistán

y él a Manas, en Kirguistán.

Todas las semanas venía a verme, son unos 7000 y pico de kilómetros

lo que se comía en un avión militar el pobre mío

así que nada, dije: "Lo tengo que compensar"

y le pedí matrimonio,

pero le pedí matrimonio de una manera muy particular.

Por carta.

Yo empecé a coser por necesidad.

A mí me gusta mucho la feria,

me gusta ir todos los días con un traje diferente

y cuando nacieron mis hijos, aquello era insostenible económicamente

y ahí empezó lo que a día de hoy es mi pasión.

# Colores, dame colores. #

Este vestido lleva enagua de clavel.

Soy una persona muy competitiva.

A mí no me basta con participar, yo cuando hago algo, lo doy todo.

¡Chao!

Fermín. -Voy.

-No me entra, he hecho una cintura superestrechita.

No me entra y no me entra.

¡Uy, uy! -Amor, no las tensado.

¡Oh, oh, oh!

Esto lo quito.

-¡Jo!

-Nada, venga, arriba, Fermín, que te ayudo.

-No, me he cargado otra vez la aguja.

-¿En serio? -Sí.

-Quítalo. -Es que no puedo quitarlo.

Déjalo, no puedo hacer nada. -No sé qué ha pasado.

-¿Cómo se mete, por arriba o por abajo?

Ah, sí.

Veo maniquíes desnudos, veo prendas sin terminar

y queda solo un minuto para que termine la prueba.

-Lo conseguí.

-¡Ay, miera, me estoy poniendo supernerviosa!

-¡Ah! -¡Ay, ay!

Inténtalo por arriba.

Qué pena.

Vamos, chicos, que un minuto no es nada.

-¿Crees que al final da el pego esto?

La prueba termina en 10, 9,

8, 7,

6, 5,

4, 3,

2, 1...

¡Tiempo!

Tiempo, Álvaro, tiempo, tiempo.

-Esto es una mierda. -Tía, mal, ¿eh?

Y la manga no me ha dado tiempo. -Está precioso.

-Solo lo que se ve.

Aprendices,

para nosotros ha sido muy bonito tenerla aquí,

de verdad que nos dio una suerte increíble con su primera visita.

Os pido un fortísimo aplauso para despedir a Eugenia Silva.

(Aplausos)

Adiós.

Y ahora sí, os tengo que pedir que cojáis vuestros maniquís

y por favor, los traigáis hacia aquí

para presentarlos a los jueces.

Los "fifties".

¡Qué bonito!

Espero que no me penalicen por ser el primer día

que es el primer contacto con la bordadora.

Espero que no me penalicen,

que entiendan que no lo he visto en mi vida.

Aprendices, vamos con la que va a ser

vuestra primera valoración individual.

El primero en presentar ese trabajo va a ser Ancor, por favor,

coge tu maniquí y coloca tu posición.

Ancor, explícanos qué nos está diciendo de ti este vestido.

Ay, pues no sé, que soy sencillo, fresco,

clásico...

Básicamente, me he querido ceñir a mi estilo años 50.

Un vestido de día, fresco, he utilizado piqué

y me he inspirado en un vestido

que a mi mujer le haría ilusión que le hiciese.

Bueno, Ancor, te tengo que decir que has hecho una muy buena prenda.

O sea, este escote es precioso,

Está perfectamente rematado,

la sisa está perfecta,

una sisa pequeñita, muy años 50,

muy coherente con el diseño del vestido

y bueno, cómo está rematado, cosido y vuelto el cuerpecito entero,

eso nada más verte trabajarlo me ha sorprendido mucho

porque no estamos acostumbrados, compañeros, a esto.

En absoluto.

Mucho menos en una primera prueba.

Las pincita hueca esa es una monada.

Monísima.

Podías haberte limitado a hacer una pinza normal y corriente

y has dado ese toquecito ahí que me parece superchic.

Me parece impresionante

lo bien que has trabajado un piqué blanco

que está impoluto y no miro a nadie.

Ya le tocará, Caprile, no te adelantes.

Un gran trabajo, Ancor.

Muchas gracias.

No me lo puedo creer, estoy muy orgulloso,

he puesto el listón arriba, a ver cómo lo mantengo.

Mily,

¿qué nos cuenta de ti esta prenda?

Pues esta prenda es una de las primeras

que yo hice cuando tenía 15-16 años.

Inspiración años 50 también como Ancor.

Sí, me muevo entre 40 y 50.

La verdad es que lo vemos bastante, bastante correcto.

Lo que más me ha gustado es

que por fin en una primera prueba,

una cremallera

que no es una especie de monstruo prehistórico

vamos a llamar del lago Ness.

¿Ese tipo de vestido se lo sueles coser a tus hijas?

No, mis hijas no, han elegido todo lo contrario a lo que me gusta.

Bueno, pero esto es un clásico.

Las vestía así cuando eran chiquititas.

¿Ves? Sí.

¿Tienes las hijas criadas? Pareces muy joven, hija,

nos pensamos que tus hijas serán...

¡No!

Yo tengo que decirte que el vestido está muy bien hecho,

pero para mi gusto... Sí, un poquito más.

...el escote está subido de más.

Un centímetro y medio sabes que... Un poquito más.

No encaja. Le había venido de perlas.

La etiqueta no la entiendo.

Esa etiqueta sobrepuesta de esa manera.

Ese es el punto caótico que tengo.

Tengo un sexto sentido,

sabía que la bordadora me iba a sentar fatal.

He hecho una letra así de grande

y luego, yo no sé por qué,

me ha dado por ponerlo aquí.

Mira que había sitios, pues no, yo cojo y lo pongo aquí.

A ver, Elena, ¿qué nos quieres contar tú con tu prenda?

Aquí podéis ver que soy una persona muy centrada, clásica,

pero que siempre me gusta darle algún toquecillo de locura

porque yo soy un poco también así, arriesgada

y es verdad que podía haber hecho otra cosa más básica.

Cuéntanos, ¿en qué eres arriesgada?

En todo, para empezar, estando aquí, yo creo que ya es un gran paso.

Le has echado morro para venir. Totalmente.

Totalmente. Muy bien hecho.

Yo creo que te falta técnica

para podernos demostrar lo que tú eres en una prenda.

Yo esta prenda no la termino de entender.

Has cosido todo con hilo de torzal

que no sé si sabes que es para dar una carga a un vaquero

o para un pespunte a mano de última hora

para hacer algo bonito.

El hilo de torzal no sabías que se usaba para eso.

He cogido ese porque iba genial con la tela.

De color.

Creo que debes en casa practicar y coser mucho.

Vale.

Yo lo veo merecido

porque es verdad, yo tengo que ir poquito a poco

e ir cogiendo el nivel.

Entonces, yo estoy contenta.

Tienes cara de preocupado, Álvaro.

Es una falda con evasé.

La puedes llevar a ARCO a una "performance".

¿La sacamos para verla y nos la explicas mejor?

Claro.

Con una cintura de boxeo

intentando hacer que fuera al talle alto,

pero es que yo no hago ropa de mujer

y arriesgado más de lo que debería para ser el primer día,

pero a mí sí me define.

Siempre peleaba con una media rosa y una negra.

Ah.

Porque una amiga de mi madre tenía cáncer

y lo hacía para darle apoyo.

Me encanta que te guste el rosa, me gusta muchísimo.

A mí me encanta el rosa.

Está bien, me ha gustado.

Qué pasa, que te encanta Álvaro, ¿no, María?

No, no, no, me encanta que le guste el rosa

y me gusta... Ya, ya, claro.

Ya, ya, claro. Bueno, pues...

Estás proyectando, Caprile. Os gusta a vosotros dos.

Seguramente.

Te digo que me gusta, me gusta ver mucho...

No te pongas rosa, Álvaro. No, no, ya, bueno, claro.

Se está poniendo rojo. Estoy ya de decoración.

(RÍE)

Ahora me voy a poner un poquito más serio

y me vengo por aquí

y no hablo solo para Álvaro,

para esa miniprenda...

¡Uh!

Ya, ya.

Sí, sí. Me entiendes, ¿no?

No he cumplido una de las cosas.

Tened mucho cuidado con esto

porque es uno de los ejes

sobre los que va a girar

toda esta edición

y más en estos tiempos.

Tenemos que aprender a consumir con responsabilidad.

En el programa hay gente, compañeros que están muy cualificados,

pero yo no me veo por debajo tampoco.

Creo que simplemente con un poco de esfuerzo

y de ocupar mi tiempo en ello,

podría superar a cualquiera.

Laura, ¿qué dice de ti este trabajo?

Bueno, lo primero de todo, que me gusta muchísimo el negro,

por eso me he tirado una hora y media buscando el negro.

Quería negro y me daba igual, pero quería que fuera negro.

¿Y algo más de ti?

Me gusta el color negro, pero negro, negro no, hombre.

Esto acabado no está. No, para nada.

yo creo que has cogido de los peores tejidos que había

que es este negro

y luego, la curiosidad máxima que tengo yo.

Venga.

A lo mejor determina algo de tu carácter.

¿El gris? No, no, no.

Este bajo.

Se me ha ido, no sabía si me iba a dar tiempo

y cuando lo he visto, he dicho: "¿Y ya qué hago?".

Este desnivel no lo he entendido.

Antes de descoserlo, aunque sea, el bajo lo tiene.

¿De qué te ríes tanto, Lluis?

No lo sé ni yo.

Si no lo sabes tú, yo desde luego no lo sé.

Me ha entrado la risa, los nervios.

Parece que estás disfrutando

por lo que María le está diciendo a Laura.

No, no, no lo estaba escuchando.

Ah, ¿no estabas escuchándome?

No, me ha dado la risa y no podía estar a todo.

Es una pena, de las valoraciones de tus compañeros

puedes aprender muchísimo, Lluis.

(CARRASPEA)

A mí, personalmente, me gustaría que le pidieras disculpas a Laura.

Disculpa, Laura.

-Aceptadas.

Pero no lo termines con una risa

porque entonces lo estropeamos. Estamos peor aún ahora.

Ahora no te las acepto.

Laura, necesitas muchas horas.

Solo se trata de eso, de trabajar mucho y aprender.

Vale.

Mañana a las 7 de la mañana estoy ya despierta.

Practicar, practicar, practicar, practicar.

A ver, Javier, a mí me ha encantado saber

que trabajas en un club de fútbol. Sí.

Que es un mundo totalmente diferente a este.

¿Qué nos quieres decir con esta falda?

Yo trabajo en despachos.

Vamos, no tengo ni un chándal. Ah, bueno, vale.

Una cosa es que trabaje en el mundo del fútbol y otra cosa es que...

De hecho, me veis cómo visto.

Mi línea es mucho más sencilla, lo que yo coso,

minimalista,

colores discretos,

no soy muy de apliques ni de...

Pero por ejemplo esto lo veo...

Esta tela en sí la veo elegante.

Elegante, elegante... No, he dicho la tela.

Elegante para llevarla por dentro de un abrigo

porque es un forro.

(RÍE) ¿Ah, sí?

Pues...

Más bien sí.

Bueno, Javier. Me has pillado fuera de juego.

Te ha pillado fuera de juego.

A mí me parece que la falda tiene toda la gracia del mundo,

está bien hecha, tiene una línea bonita...

El resultado es bonito.

Si lo llegas a hacer con una buena tela,

te queda un faldón.

¿Qué problema habéis tenido con la bordadora?

Pues mira, se nos ha roto la aguja una de las veces,

la otra se ha quedado... Pero ¿cuántas veces?

Una decena.

Tengo la negra con la bordadora.

No nos hemos llevado bien hoy.

he perdido el tiempo allí, pero minutos

y ya te digo, vamos, la cinturilla el bajo han sido cinco minutos.

Mejor no la miréis por dentro, ya os lo he dicho.

La próxima en presentar su trabajo es Yelimar.

Muy femenina, sexi... Sí, sí.

He hecho una prenda un poco clásica

y bueno, me describe un poco bastante.

(RÍE)

Un poco discreto, pero a la vez, un poco sexi.

Sugerente. Sugerente.

Yo creo que la describe muy bien

y bueno, pues el acabado es correcto.

Hay algunas cositas que tú sabes. Sí, sí, ya lo sé.

Esas pinzas están ahí... feúcas. Sí, sí, ya lo sé.

Y el bajo que tiempo no me daba. Esos bajos están muy bastos.

Volvemos a tener una bonita cremallera...

Sí, una cremallera.

...en una primera prueba

y bueno, es un buen punto de partida.

Yo creo que tienes una bomba latina...

Sí, sí.

...que nos encantaría ver a partir de ahora.

No creo que sea uno de los mejores, pero tampoco uno de los peores.

Lluis, explícanos

qué quieres transmitir con tu prenda.

En principio, me gustan las señoras que se visten bien,

me gusta un estilo y una línea más clásica,

pero dentro de lo clásico y el estilo,

que sean un poco exuberantes y atrevidas

y que aunque puedan exagerar en formas o en aspecto,

nunca pierdan ese toque de elegancia.

Por ejemplo, a veces pienso algo y digo:

"Se lo podría poner Carmen Lomana".

Pues sí, esa camisa la veo muy Carmen Lomana.

Me ha sorprendido de ti la camisa

y lo que más he reconocido ha sido la pluma,

pero no por la pluma, sino porque realmente,

hay una parte un poco más dicharachera tuya,

petarda, graciosa, lo que quieras

que es lo que más me ha llevado a ti,

pero ahora que me has dado tu explicación

y sé de dónde vienes y como estás trabajando,

considero que es coherente.

A mí la pluma no me apasiona.

Simplemente, este tipo de plumilla la veo muy carnavalera.

Igual aquí con un buen volante montado

se te hubiera ido a una cosa más Yves Saint Laurent,

pero bueno, está muy bien hecho,

tiene su tela doble aquí, en el lazo, en fin.

Creo que tiene coherencia

con lo que dices que quieres expresar de ti, explicar de ti.

Igual he consumido un poquito demasiado de...

(Risas)

Hombre, ahora te estás riendo otra vez.

Sí y mira, no me pido perdón, pero me perdono.

Ah, menos mal.

Fíjate ahora si tienes retales para bolsillitos.

De verdad que vamos a ser inflexibles.

Esto va a contar muchísimo en nuestros veredictos.

He derrochado un montón de tela y tenía un agobio,

pero qué quieres que te diga.

Bueno, Fermín, ¿este trabajo habla de ti? Cuéntanos.

Bueno, me gusta mucho ponerme faldas y vestidos, la verdad

y para equilibrar un poco masculinidad y feminidad,

me gustan los cortes clásicos, al final, tengo un punto clásico.

No me creo que esta falda te la pongas tú.

Esto es falda de señora. Fermín...

Aquí "modernadas" nos gustan a todos y a mí la primera, ¿vale?

Sí, sí. Y eso ni con un calcetín

ni con unos Crocs lo salvas.

Eso se queda antiguo hasta en "Posadas".

Alguien te ha poseído, el monstruo del lago Ness ha aparecido.

Eso no es clasicón, eso es Atapuerca.

Eso es.

Ya, total, es verdad que la tendría que repetir.

Bueno, y si habla tanto de ti, Fermín,

¿dónde lo veo, dónde lo leo, dónde están esas famosas iniciales?

Jo, me he puesto supernervioso con la bordadora,

me he puesto supernervioso la verdad, lo he puesto del revés

y no he podido bordar

así que he puesto una F muy discreta por dentro

por poner algo. ¿Hay una...?

Hay con rotulador. Ah, con rotulador.

¡Ah! Con rotulador.

Sabes que esto es un problemón, una prenda sin firmar

y más en una prueba sobre vuestra propia firma

y sobre vuestra identidad,

normalmente, sería una prenda que no valoraríamos.

Lo podría haber hecho muchísimo mejor,

pero no es de las peores prendas que he visto yo por ahí.

Creo que hay cosas más inacabadas, pero bueno.

Gabriel, tú eres psicólogo, ¿verdad?

Ajá.

Pues aquí a alguno nos viene... Bien.

...de maravilla. Cuando queráis.

Sobre todo, según vayan pasando las semanas,

algún "coaching" necesitaremos.

Desde el punto de vista del psicoanálisis,

tu prenda dirá muchas cosas de ti.

Cuéntanos.

Es un color que me ha acompañado siempre.

¿El color pavo real? ¿Porque te sientes un pavo real?

No, el color verde esperanza.

Ah, eso es verde esperanza. Bueno, sí.

Bueno, verde esperanza no es.

Claro que tienes esperanza, ahí sí que habla tu subconsciente.

Claro, sí, salir vivo de aquí sería mi esperanza.

Bueno y aquí hay un verde esperanzador.

Totalmente.

Hay un poco de manchurrones. Lo sé, lo siento.

Debe ser... Lo siento.

Es una esperanza un poco... Un poco que está en proceso.

Es verdad que no me suele pasar porque no suelo sudar tanto.

Se me caían los goterones, lo siento.

Es una prenda que eso se ve un montón.

Has cambiado un poquito el patrón.

Eso está bien. He hecho modificación de patrón.

He querido hacer una manga murciélago un poquito.

Está entre murciélago y japonesa que eso siempre lo apreciamos.

Es un murciélago japonés. ¡Claro!

Un murciélago japonés.

Hay que tener una actitud deportiva y tener cierta autocrítica

cuando uno hace algo que ha podido hacer mejor

sin caer en la autodestrucción.

Nani, ¿qué dice de ti esta falda?

Esta falda dice de mí que soy una mujer luchadora,

una guerrillera, que me gusta mucho la moda flamenca

por eso le he metido un volante

y luego le he metido cadenas porque están hechas de eslabones

y los eslabones más importantes son la familia y los amigos

y la tela representa lo que soy yo que soy militar.

Me encanta tu descripción,

has hecho una radiografía de ti misma.

Veo tu falda y sé perfectamente que eres tú.

Gracias.

Es un ejercicio perfecto de lo que pedíamos.

Aparte de conceptualmente estar perfecta,

tiene unos acabados impecables,

presillita, cremallera metálica vista que me encanta.

Te diré que es una falda muy Moschino

que creo que también tienes ahí un estilo... bastante Jeremy Scott

en esa prenda. Un poquito.

Y explica a la perfección

lo que considero creo que puedes ser.

Muchas gracias.

Está en perfecto estado de revista, cabo Rodríguez.

Todos le tenemos un poco de miedo a Caprile,

pero me he encontrado

a un Caprile muy humano y muy llano.

Ana, cuéntanos.

Pues sinceramente, no es una prenda que me defina mucho

porque es un vestido muy serio, es muy...

Yo no soy para nada seria.

He tenido varios problemas, he montado varias mangas,

a la tercera he tenido problemas, iba a hacer un escote en la espalda

que soy mucho de escote,

pero me han surgido problemas, he tratado de solucionarlo

para poder acabarlo e intentarlo hacer lo mejor posible.

El negro es algo que me da mucha seguridad a la hora de coser

por el sudor de las manos

y he intentando ir hoy que era un día que tenía muchos nervios

pues a algo seguro.

Me parece inteligente

que hayas cogido el negro para trabajar.

El escote me parece perfecto, las pinzas están bien aplomadas,

la manga está perfecta, o sea, aquí vemos una muy buena confección,

un buen corte y un buen aplomo.

Es una buena base. Sí, sí.

Como de institutriz.

A mí lo que me encanta de ti es que con una historia complicada

y un problema que a la hora de trabajar es complicado,

ese afán de superación y de decir:

"Quiero hacer esto y lo voy a hacer"

y me encanta, te aplaudo. Gracias.

Vamos a trabajar sobre ello y vas a hacer un gran trabajo

porque trabajas bien. Muchas gracias, de verdad.

Hasta aquí la primera valoración.

Supongo que Alejandro, María, Lorenzo,

necesitaréis llevaros algunas prendas.

El vestido de Ancor, Mily, Elena, Laura y Álvaro.

Me voy a llevar este.

(Música de tensión)

¿Lo tenéis todo?

Sí.

¿Ves como el mío estaba muy mal?

¿Sí?

¡Hombre!

Nunca antes en una primera prueba

de un primer programa

hemos tenido prendas tan bien confeccionadas

y tan bien resueltas. Eso es.

Hay alguna excepción, pero en general...

Yo creo que más o menos Ancor y yo estábamos a la par, ¿no?

A él le han reconocido tanto y a mí me han tirado por el suelo.

A ver, les ha gustado que utilizase el blanco, que no estaba manchado.

Mucha, mucha.

A mí me han llamado de todo, me han llamado guarro.

El vestidito de Mily,

a pesar de cuatro detallitos que son una metedura de pata,

ha tenido un buen día, esperemos que siga así.

Álvaro, el pobre, sin embargo,

me encanta, quiero conocer su historia,

quiero ver qué tiene que aportar,

la elección de telas es interesante.

A mí me hacía mucha gracia.

Es interesante cómo lo ha elegido y la inspiración y todo.

Claramente, la prenda no le ha salido.

Está perfecto

y se han llevado el mío para decir que es una mierda.

Y luego tenemos el regalo que nos ha hecho Ancor.

Estaréis de acuerdo, ¿no? Ideal.

Es una maravilla.

Le representa, hemos visto lo meticuloso que es trabajando,

lo bien que ha trabajado, lo limpio, lo impecable...

Eso te iba a decir, un piqué blanco que está inmaculado.

Le dicen eso, pero toda la vida el piqué ha sido muy fácil coserlo.

Y en el otro extremo, tenemos la prenda de Elena

que yo sinceramente, ya no es que la prenda hable de ella o no

porque no tiene técnica para poder expresar lo que ella es.

Y en fin, que esto esté inspirado en mi estilo,

pues no sé si me voy a echar a llorar por no reír

o reír por no llorar.

Laura está un poco despistada. ¿Un poco?

Cuando ha dicho que la sencillez son Madonna y Caprile...

Sí.

Necesita situarse. Necesita situarse.

Me he puesto muy nerviosa, pero ¿qué hago?

Bueno. Creo que lo tenemos claro.

Sí. Estas vez sí.

Empezamos bien la temporada. Empezamos bien.

A ver, hay mucho nivel, las cosas como son.

Lo he visto desde el principio.

Hay muchísimo nivel y hay gente que cose espectacular.

Palomo, María, Caprile, ¿tenéis un veredicto?

Lo tenemos.

Pues vamos con el momento de la verdad.

Os recuerdo a todos que esta clasificación

tendrá algunas consecuencias en la prueba por equipos.

Muchísima suerte.

(Música de suspense)

Aquí en mi mano tengo el número 10 y sois 12

y es para una prenda que está bastante lejos de estar bien

aunque claramente, hay dos todavía peores.

Elena.

Yo estoy seguro de que puedes mejorar un montón

y confío en que lo vayas a hacer.

Laura, ¿en qué posición de 12 crees que has quedado?

Pues el 11, el 12.

Pues para ti es el penúltimo puesto.

Es el 11.

Esto es una carrera de fondo,

pero tienes que ponerte las pilas, ¿de acuerdo?

A ver, el 1 no iba a quedar ni el 2 ni el 3

y cuando lo he visto, digo: "Porque no hay 13".

Yo como soy tan positivo siempre,

voy a daros una alegría.

Voy a entregar el tercer puesto.

Nani.

Sí.

Estás en el puesto número 3.

Muchas gracias. Muchísimas felicidades.

Gracias. ¿Estás contenta?

Contentísima la verdad.

Pues yo también tengo una alegría para el cuerpo de un aprendiz,

un segundo puesto.

Pues la plata es para Mily.

Gracias.

Enhorabuena, Mily. Gracias.

Has hecho un gran trabajo.

Hoy me toca a mí dar todas las malas noticias.

Con el final de la cola, vamos a ver quién ha llegado.

Ojalá eso que dicen que los últimos serán los primeros.

No se puede permitir ya directamente un trabajo sin firmar

y desde luego que decir de ti esperemos que diga muy, muy poco.

Fermín, de los errores se aprende

y yo estoy seguro de que esto no va a volver a pasar.

Para la próxima, la bordadora que me espere

porque a ella voy.

Y llega el momento de conocer para quién es ese primer puesto.

Pues debo deciros que nunca antes hemos visto

una prenda como la que vamos a premiar

en un primer programa

que es algo raro

que ha habido consenso a la primera entre los tres.

Es verdad, es verdad.

Y es un gran honor y una gran felicidad para nosotros

entregar el primer puesto

de esta primera prueba de la cuarta edición de "Maestros de la costura"

y es para ti, Ancor.

Ah...

(Aplausos)

¡Madre de Dios!

Yo soy una persona sencilla

y a la que le gusta hacer del mundo un lugar más bello.

Yo he venido para dejar mi muesca en la historia.

Todos sabemos que es complicado enfrentarse a esta primera prueba.

Coged todo lo que os han dicho, lo bueno, lo malo, cada detalle,

reflexionad y mejorad

porque nos vamos directamente

a la segunda prueba de este primer programa.

(Kristofer Maddigan "Die house")

"Si hay una ciudad a la que debemos

que la moda española sea respetada y aplaudida en todo el mundo,

esa es sin duda Barcelona".

"Todas las grandes revoluciones textiles se han iniciado aquí".

"Inventaron la estampación de algodón,

trajeron de Inglaterra

los primeros telares mecanizados que tuvimos en nuestro país,

abrieron las primeras casas de alta costura

y años más tarde, inventaron también los diseños de vanguardia".

"La industria textil catalana

ha sido la más importante de España,

basta caminar por Paseo de Gracia para comprobar que la Ciudad Condal

se ha propuesto seguir escribiendo la historia de la moda

en tiempo real".

Bienvenidos a Barcelona

y bienvenidos a vuestra primera prueba por equipos.

¡Bien! (RÍE)

Estamos en el mayor recinto modernista del mundo,

el de Sant Pau.

Fue concebido para ser un hospital con un claro objetivo,

que los enfermos sanasen rodeados de belleza.

Nosotros lo hemos elegido para vuestra primera prueba

porque creemos que representa totalmente

el espíritu rompedor de una ciudad tan importante como es Barcelona.

En Barcelona, se han roto muchos moldes y muchos patrones.

Cuando alguien piensa en esta ciudad,

a todo el mundo le viene a la mente

las palabras "vanguardista" y "cosmopolita".

La moda catalana es pionera,

es el motor de la industria textil en Europa

y lleva 200 años siéndolo.

Estoy encantada de hacer esta prueba homenaje en mi ciudad.

Bueno, ahora toca un poquito de historia para situaros.

El concepto de alta costura en España

se introdujo por primera vez aquí, en Barcelona.

Estamos hablando de 1919, 1920

y hablamos de nombres tan impresionantes

como Pedro Rodríguez, Santa Eulalia,

Manuel Pertegaz, Asunción Bastida

que todos ellos formaron luego la Cooperativa de Alta Costura

en el año 40.

La alta aristocracia francesa,

toda esta gente de alto nivel adquisitivo

no lo dudó.

Recorrían los 1000 kilómetros que separaban Barcelona de París

con tal de poder venir aquí y lucir los vestidos que confeccionaban

precisamente esas manos maestras de las que habla Caprile.

¿Y qué pasó?

Llegó un momento que Barcelona había dominado la alta costura

y decidió apostar por una nueva tendencia,

la vanguardia

y el mejor ejemplo

son estos seis diseños de firmas catalanas

que os hemos traído.

Una maravilla. -Sí.

Como veis, cada uno habla de un concepto de moda

muy diferente y muy personal.

Os pido un fuerte aplauso para Tot-Hom, Yolancris,

Lydia Delgado, Manuel Bolaño,

Juan Avellaneda... Hola.

...y la nueva firma Knowtown.

¡Qué chulo!

Me vais a permitir

que arranque por alguien que estuvo hace muy poquito con nosotros

que es Marc Vidal.

Cuéntanos, ¿en qué proyecto estás?

Bueno, a ver, de entrada, es un honor estar con todos ellos aquí.

Tengo un socio, nos lanzamos ahora a crear una marca más comercial,

no es para desfiles,

sino es más para vender en puntos de venta alrededor del mundo

y muy bien, muy contento, ilusionado

y mucho trabajo, como siempre. Nos alegramos muchísimo...

Muchas gracias. ...de que emprendas ese camino

y es muy inspirador para ellos... Se puede.

...entender que puede ocurrir, puede ocurrir.

(FERMÍN) Marc me parece un ejemplo a seguir

porque montar una línea de ropa en un año

después de salir del programa me parece muy complicado

y el tío ha sido muy valiente. Bravo, Marc.

Te admiro.

Voy a presentar a Marta, de Tot Hom.

Encantada. Amiga y compañera.

Lógicamente, es la autora

de este sensacional y elegantísimo traje azul marino

que veis en el primer maniquí.

Precioso y espectacular.

Y por supuesto, fundadora y dueña de la casa Tot Hom

que es una casa de alta costura

en el sentido más estricto de la palabra.

Muy pocos de nosotros pueden presumir de llevar...

¿Cuántos, 50 años?

50 años.

Y 50 años enamorando a las clientas

y qué clientas.

Bueno, para mí, todas son importantes, tú ya lo sabes.

Ha habido la familia Preysler que adoro,

que ha sido una gozada hacerles trajes.

En fin, hay muchísima gente,

pero para mí, es importante la persona,

el que se sienta cómoda en casa.

Estoy completamente de acuerdo contigo, Marta.

Gracias. Somos competencia, pero amigos.

Y tanto y tanto. ¿A que sí?

Y además, me encanta estar en este programa

porque le dais a la costura un valor importante

y me hace muchísima ilusión estar aquí con vosotros.

Muchas gracias, Marta. Qué bien.

El segundo look que veis aquí, este vestido blanco tan bonito

lo firman Yolanda y su hermana Cristina

bajo la firma Yolancris.

Ha logrado que todas las "celebrities"

más "fashionistas" del mundo vistan de Yolancris.

Lady Gaga, Beyoncé, las Kardashian, Shakira...

Lo mejor de lo mejor.

Y no solo eso, también han desfilado

en el entorno de la alta costura de París

que eso sí que es la "crème" de la "crème".

¿Cuál dirías que es el secreto, Yolanda?

A ver, el secreto es tener tesón en esta vida

y no dejarlo nunca, o sea, intentar aprender yo mucho

para poderlo transmitir al equipo.

¿Cómo es desfilar en el entorno de la alta costura de París?

A mí me impresiona mucho el nivel de exigencia de los compradores,

es muy bestia. Lo único que digo

es que me encantaría que hubiera más españoles allí.

Pienso que no es tan difícil y deberíamos de estar.

Pues muchas gracias, Yolanda. A ti.

Bueno, Lydia, no puedo estar más feliz de que estés aquí.

Aparte de admirarte nosotros mucho, no somos los únicos

porque los premios te avalan.

Has ganado

todos los reconocimientos más prestigiosos de la moda

y además eres Medalla de Oro Antonio Gaudí

por no hablar del mejor título que tienes

que es ser la madre de Miranda Makaroff.

Eso vale mucho.

Eso... eso vale mucho.

Ilustradora, pintora, actriz, "influencer",

amiga de "Maestros de la costura",

Lydia, vas a acabar siendo "madre de".

Bueno, ya soy un poco madre de.

A veces voy a sitios y digo:

"Soy Lydia Delgado, la madre de Miranda Makaroff".

-"Ah, sí, vale, pasa".

Estás ya en ese punto. Me encanta, en serio, me encanta.

Miranda y yo formamos un tándem muy especial.

Raquel, la prueba está en tu look que estás guapísima hoy

y es un tándem Lydia y Miranda.

Exacto.

¡Guau! ¡Guau!

Raquel, qué guapa. Estás guapísima.

Qué bonito. Me encanta.

También los pendientes. Lo sé, lo sé.

Eres una artista, Lydia.

En la artesanía, encuentro la paz interior

para conectarme con el mundo de la magia,

en ese mundo donde todo es posible.

Desde luego que sí.

Muchas gracias.

Manuel Bolaño, un placer tenerte aquí.

Muchas gracias.

Eres lo que se puede decir un icono de la moda de Barcelona.

Por supuesto, de la pasarela 080.

Tiene un lujo de detalles, un corte impecable,

unos volúmenes preciosos que merecen la pena ver

y que es alucinante y una gozada absoluta

disfrutar de sus diseños

y yo por ejemplo, nunca olvidaré esa colección con los osos.

¿A ti te ha costado romper moldes? ¿Ha sido duro el camino hasta aquí?

Bueno, duro es, pero realmente, hago lo que me da la gana.

Si me apetece hacer osos, los hago.

Luego me encasillan de que soy el de los osos, pero bueno.

Como has hecho tú.

Yo quiero que seas el de los osos toda la vida.

Seré el de los osos. -Está muy bien como icono.

Soy el gótico que hace osos.

Juan Avellaneda, bienvenido de nuevo

a "Maestros de la costura". Gracias.

En tu caso, tu valentía ha sido renovar un clásico

como es el traje de caballero.

Sí.

El que sabe hacer un buen traje de caballero,

de sastrería tradicional,

se puede atrever con cualquier cosa.

Bueno, esta es la teoría, pero no sé si me atrevería con lo vuestro.

Nos gustaría saber, Juan,

qué sentiste cuando...

Ronnie Wood, un mito de los Rolling Stones,

vistió uno de tus diseños.

A mí me llamó al timbre y cuando entró,

pensé: "Me suena", todos en el estudio alucinados

y yo pensando: "Me suena muchísimo".

Hubo un chico del estudio que me dijo: "Oye, que es tal"

y yo: "Vale".

Fue cuando aluciné.

Fue como corre y envía mañana a Estados Unidos,

pero yo más que eso, siempre digo que vestir a una "celebrity"

es la pera por la visibilidad que te da,

pero siempre digo que lo que más me gusta

es cuando vas por la calle y ves a alguien con tu prenda.

Para mí, es siempre el mayor elogio, es como un gustirrinín.

No creo recordar un plantel de invitados así

en la historia de "Maestros de la costura"

y por eso, tenemos que diseñar una prueba única.

Ahí va lo bueno, venga. -A ver.

Los equipos tendrán que replicar

un look de día y un look de noche de entre los que están aquí.

Ancor... ¡Uy!

...y Mily... ¡Ah!

...por haber sido primero y segunda clasificada

en la prueba anterior,

vais a ser los primeros jefes de taller de esta temporada.

¡Qué ilusión! -¡Qué guay!

Enhorabuena, chicos. Estoy que no quepo.

Pues empezamos bien.

Tenéis que decidir qué looks vais a replicar.

Ancor.

El azul por supuesto, el primero. Tot Hom.

-Y el de Marc.

Claro, qué listo.

No has analizado la dificultad de las prendas,

te has movido por el corazón.

No, bueno, más o menos, también...

No pasa nada, no pasa nada, ¿eh?

Aquí no hay prenda fácil.

Mily, ¿eran los diseños que querías tú?

Sí.

¿Los dos? No.

Yo voy a elegir el negro,

pero sí que hubiera elegido ese también

porque nunca he hecho eso

y mis hijas, sobre todo, hay una que viste así.

Estoy ante el Olimpo de los dioses. -Son todos espectaculares.

-Soy una plebeya eligiendo algo del Olimpo de los dioses,

o sea, no sé, me supera.

¿Y el traje de día cuál es?

El traje de día voy a elegir el vaquero.

Manuel.

Porque el tuyo me parece demasiado Olimpo.

¿Tú dices que es más difícil lo de Avellaneda?

Déjalo, déjalo, ya ha escogido. Por eso.

Sí, no la he visto bien.

Yo nunca he hecho un Avellaneda, en mi vida he hecho una americana

y algo de chaquetita sí he hecho.

¿Eso es una chaquetita, lo de Bolaño?

Mily, que estás aquí para aprender.

Lo estás arreglando, bonita.

(FERMÍN) Pero por favor, Mily, cómo eliges a Manuel Bolaño

si Manuel es como perfección, detalles,

80 000 piezas...

Es imposible para replicar, no puedes elegir eso,

es muy complicado.

Marc, Manuel, Lydia y Marta,

¿os puedo pedir que os quedéis un poquito?

Claro. Os lo agradecemos muchísimo.

Juan y Yolanda, mil gracias por habernos acompañado.

Un placer.

Os despedimos con este gigantesco aplauso.

Ha sido maravilloso escucharos.

¡Gracias!

Ancor y Mily, tenéis que elegir el color de vuestro equipo

y en este caso, va a elegir primero Mily.

¿Naranja o verde?

Mily.

Verde esperanza.

Y el equipo de Ancor será el color naranja.

Todas estas agujas tienen la punta o verde o naranja.

Mejor, más fácil. -Lo que surja.

Venga.

Ana, empieza tú. A ver si tengo mucha suerte.

Equipo naranja. Equipo naranja.

Ana, por tanto, coserá con Ancor.

Naranja. Yelimar, adelante.

¡Oh! Se está construyendo todo el equipo de Ancor.

Qué bien.

(Risas)

¡Sí!

Falta uno. Falta uno.

¡Verde!

Verde esperanza, Gabriel.

Mira. ¡Gabriel!

Verde que te quiero, verde, verde oliva, verde rama.

Verde. Verde.

Naranja, por favor, ven a mí, venga.

Vamos.

Así me gusta, con ánimo. -Me toca.

Verde.

Muy bien, muy contento. Vamos.

-¡Chan, chan, chan, chan!

¡Naranja!

-¡Bien!

Le ha tocado a Laura.

El único naranja que quedaba es de Laura.

Elena, por favor, haz los honores.

Bueno. -¿Qué será?

La suerte lo ha querido así.

El equipo naranja, cuyo capitán es Ancor,

tendrá en sus filas a Nani, Yelimar,

Luis, Ana y Laura.

Mily competirá en el equipo verde

con Elena, con Javier..., Ahí vamos.

...Fermín, Álvaro y Gabriel.

Aprendices, disponéis...

de...

180 minutos

para reproducir los dos diseños.

Qué poquito.

Aprendices, a talleres. Venga.

-Verde. -Verde.

-Naranja. -¡Vamos, vamos, corred!

Nos han dado tres horas que es lo que tardo yo en arreglarme.

Aprendices, atención,

este es el programa de las primeras veces.

Os vais a enfrentar a vuestra primera prueba por equipos,

pero antes de eso,

a vuestra primera selección de tejidos.

Esa elección la van a hacer Ancor y Mily.

Vais a disponer de un minuto y medio de tiempo

para esa selección.

Vamos.

(ANCOR) ¡Ay, Dios mío!

¡Madre de Dios!

El tiempo comienza en tres, dos, uno, ¡ahora!

("Door pounding to chandelier fall")

(LLUIS) Y reza. (ANCOR) ¡Ay, Dios mío!

Entretela, Mily.

Ya.

(LLUIS) No te guíes por los colores.

Antes de que te quedes sin nada, coge lo que veas.

Venga, sudadera. -Punto para la sudadera.

-Vestido, forro. -La sudadera es que tenías arriba.

Mitad del tiempo consumido, quedan 45 segundos.

Ancor, ligero, por favor. -Dios mío, no hay nada.

Niña, tranquilízate, por favor, hombre.

El negro. -El negro, Mily, el negro.

El negro del vestido. -El negro.

-Pasa de la entretela. -¡Entretela!

Entretela. -Para la sudadera supongo.

Últimos 15 segundos, equipos.

Ancor, Mily. Toca el negro de flores.

Cógete lo que sea, venga.

10, 9, 8, 7... No sé hacer esto.

6, 5... Que no lo coja si no tiene cuerpo.

¿Tiene cuerpo? 4...

(RAQUEL Y LORENZO) 3, 2, 1, 0.

Lo siento, ¿eh?

¿Qué no he cogido? -¿Esto qué es?

Yo qué sé, forro. -Esto es un crepé.

Es una bolsa de basura para tirar lo que sobra.

Para las mallas.

Vale, a ver, ya tenéis los tejidos.

Mily y Ancor han hecho su selección.

Eso son los tejidos que tenéis.

Ahora tenéis tres horas para trabajarlos

y para sorprendernos

y salir airosos de una prueba de altura.

Y el tiempo comienza en tres, dos, uno, a coser.

Tú te pones con la remalladora.

Laura, ve preparando las máquinas y la plancha.

Tú los patrones míralos. -Ya lo estoy haciendo.

Eh... Yeli y Ana, nos ponemos con la tela.

Vale.

Esta tela no vale, no tiene cuerpo. -Ya lo sé.

Y esta tampoco. ¿Cómo has elegido? -Fatal, fatal.

Si te estábamos diciendo. -Esto es forro.

Has cogido millones de telas que no valían.

-Hacedme caso, habrá que repartir las tareas.

Álvaro y Javier, vais con el pantalón de polipiel.

Vale, perfecto.

Tú vas hilvanando todas las máquinas y enhebrándolas.

Perdón, hilvanando.

No te preocupes, vamos.

Gabriel y Elena vais a hacer el vestido

y la cazadora la vamos a hacer nosotros.

Vamos, chicos. -Venga, va.

¿Ese cuál es? -Hilo, pantalón.

Vale. ¿Qué tal lo ha hecho Mily?

Muy bien. Mily bastante bien.

Ha cogido la polipiel finita para hacer el pantalón de Bolaño.

El tejano adecuado porque ese es supertieso y no hubiese podido.

Y la he visto supertranquila y sabiendo lo que hacía,

mucho más que Ancor que ha sido un disparate.

Un disparate.

En el caso del vestido de Tot Hom,

el tejido bueno se ha quedado en la mesa.

¿Está ahí? Es este.

¿Cuál es?

¡Ay! Me lo había imaginado. Este era el tejido bueno.

Lo ha tenido en las manos y lo ha soltado.

En el look día, ¿ha acertado Ancor o tampoco?

Hay un pantalón denim encerado, una sarga encerada

que se ha quedado en la mesa que es lo que va debajo de la sudadera.

Hay una polipiel elástica para el denim

que tampoco han cogido.

Y creo que ha cogido dos puntos

y uno está mal. Es el malo.

A ver cuál utiliza.

Que alguien coja esto porque no cabemos.

Vamos a empezar con el vestido. Entonces vamos cortando los patrones

y cuando hayamos terminado, cortamos los del conjunto deportivo.

Ancor, te voy a poner un poquito nervioso.

Si vas a un tejido estampado,

quiero las costuras perfectamente casadas.

Ahí lo dejo.

-Ya la hemos cagado. -Agüita.

¿Qué hacemos? ¿Cómo vas a casar esto?

Aquí no hay metros para casar las costuras.

Tenemos que fijarnos en algo, o flores o pájaros

que es lo que tiene que coincidir.

Bolaño, oh, "my God", en la que me he metido. Vale, venga.

Costado delantero lateral inferior.

La madre que...

(FERMÍN) Venga, Mily, que tienes mucho gusto eligiendo.

Cuello, cuello.

Estoy un poquito desbordada, la verdad.

Cuando tú empiezas a hacer

y ves que tienes 35 piezas de una chaqueta...

¡Ah, Dios!

Eso solo lo sabe montar el que la ha diseñado.

Pues entonces, me ha venido todo encima,

me ha venido un baño de realidad.

Dios, en la que me he metido yo.

Costalillo delantero. -Tranquila, que puedes.

-Pero es que tiene unas piezas que yo no sé, en serio.

-No, sí, sí, sí, escucha, abre tu mente.

-A ver que no me líe yo. Las piezas que ya estén cortadas

acuérdate de... -De ponerlas encima.

Sí, por favor.

¿Eso es tuyo? Vale.

Sí, este es mío.

-Este es el centro espalda.

-El cuello. -Espérate que lo busque.

¿Empezamos, por favor?

Quiero cortar, estamos perdiendo tiempo.

Espera, en la falda, es difícil que casen porque hace diagonales,

pero el cuerpo, encajadlo a la perfección.

Bueno, primero cortemos la falda. -Sí.

¿Cómo vais vosotras? -Bien, ya hemos terminado.

Tenemos un jaleo ahí... -Vale, pues ya está, a tope.

Venga, fuerza. -Que se vea lo que tú sabes.

Yo prefiero que encaje perfecto arriba.

Dame el metro. -Vale, tú mandas.

¿Qué mide ahí, Yelimar?

Mira el hilo y nosotros vamos cortando esto.

Marta, Marc, me hace muchísima ilusión que estéis aquí,

también porque representáis de alguna forma

dos visiones completamente diferentes

de un mismo negocio y de una misma pasión.

Marta, completamente volcada en lo artesanal

y tú en todo lo contrario, en la producción en serie

a nivel nacional e internacional. Correcto.

Vamos a empezar por Marta.

¿Por qué el amor por lo artesanal?

Forma parte de mí, o sea, la artesanía en todo.

Yo siempre digo que hago una tortilla y me queda de lujo.

Mi abuela decía: "Nena, poco y bueno".

Me gusta mimar las cosas

y reconozco que, siempre lo digo, hagas lo que hagas hazlo bien.

Pues Marc hace un año apenas estaba en el mismo sitio,

sabe lo que se sufre ahí dentro. Mucho, mucho.

Ha presentado la prenda trampa.

Me lo ha dicho.

¿Por qué has decidido ser un poquito malo?

Aquí está la riqueza de mi propia marca

y de muchos diseñadores

que la estructura, el patronaje de la prenda lo es todo.

Presenté la sudadera así para...

Es como una mezcla de la sastrería aplicada a sudadera.

Trampa, trampa, trampa. Dejémoslo así.

Llámalo trampa. Un poco.

"Para confeccionar la sudadera trampa,

tras el corte del patrón, lo primero que hay que hacer

es unir las mangas con el centro de la capucha

y añadir la pieza de la espalda".

"Se doblan las mangas y se cose el delantero".

"Se confeccionan los bolsillos".

"La prenda se cierra cosiendo los costadillos,

se añaden las dos piezas de la capucha

y se cosen los puños".

"Se acaba la prenda

con las aplicaciones delantera y trasera".

Tiene muchas piezas. -Muchas piezas.

No entiendo el bajo este.

Esta es la espalda, lo miramos antes.

-Cortadme más forro que tela.

-¿Cómo? -Que dejéis más margen de forro.

-Que no lo cortemos al ras.

Claro, mira, Ana, hace bolsa.

Vale, vale.

Pues voy a ir...

Sabes que el corte no va a ser perfecto, ¿verdad?

-Cómo me gusta la tiza esta.

-Tú, Gabi, céntrate en hacerme un vestidaco que me lo voy a poner.

-Ojalá.

Es muy, muy, muy complicada esta tela de cortar.

-Ese vestidaco me lo voy a poner yo

así que céntrate y házmelo bonito.

"Para realizar el vestido de Lydia Delgado,

se cortan las piezas del patrón al hilo

y las tiras del escote al bies".

"Se confecciona primero el delantero

y después la espalda aplicando una cremallera en el centro".

"Se unen delantero y espalda por los costados,

se cierran las tiras al bies con un pespunte

y se colocan creando la rejilla del escote".

"Se confecciona el forro

y se une al vestido fijando a la vez las tiras".

"Se aplica un lacito en cada cruce de la rejilla

para que adquiera más estabilidad".

Dos perfiles como los vuestros

que acostumbráis desde el principio

a sorprender a la gente que os sigue,

¿qué creéis que va a venir?

En la industria textil, hablamos del mundo de la moda.

Yo creo que va a volver lo de antes.

Tenemos que frenar y tirar para atrás.

Esa tendencia, como dices muy bien,

a volver a lo de antes

que es a poder trabajar de una forma más artesana

y con un producto más personal

y, sobre todo, disfrutando más de la vida.

Trabajamos algo muy personal y una pieza más especial

entonces eso, al final, nunca pasa de modo

o no se guarda en algún sitio.

Es que son piezas que te las puedes poner en invierno, en verano

y si algo es bonito, tiene que estar ahí.

No hace falta que porque han pasado seis meses tenga que desaparecer.

¿Tú te vas a poner esta chaqueta?

(FERMÍN) Yo me la pongo. (MILY RÍE)

Tú sabes, Mily, que yo me pongo lo que sea.

Lo que sea, tú eres muy lanzado.

También este cuerpo de top "model" ayuda mucho.

Ayuda mucho que tengas ese cuerpazo.

(Anna Delo Russo "Fashion shower")

Hola, soy Fermín, también conocido como Fer de Cartaya.

¡Rodilla! ¡Rodilla!

¡Patada!

¡Ah!

(Anna Delo Russo "Fashion shower")

Desde hace 10 años, vivo en Barcelona

donde vine a estudiar Estilismo de Moda

que es a lo que me dedico.

También trabajo como "personal shopper".

En mi armario, puedes encontrar desde maricones,

ropas que me encuentro por la calle, de mercadillo,

puedes encontrar de todo.

El universo, la mejor tienda.

Tengo muchos amigos,

ellos me entienden, me apoyan y me complementan.

Son mi familia elegida.

El arte y todo lo hermoso me inspira.

Lo importante es ser uno mismo.

# "Stop callin', stop callin'". #

¡Ah!

Soy una persona espiritual

y tengo un altar lleno de vírgenes y santos.

Sin embargo, también tengo este fósil

que es lo más antiguo que hay en esta casa,

pero yo realmente creo en el amor y en hacer las cosas bonitas.

Espero que todo ello me guíe

en mi paso por "Maestros de la costura".

Aprendices, equipo naranja, equipo verde, atención,

acabáis de consumir los primeros 60 minutos.

Os lo he dicho, vamos fatal.

Venga, dámelo, dámelo.

¿Ya?

Mily, ¿se lo doy a Álvaro

o lo coso yo que lo tengo controlado?

-Cóselo tú.

-Aquí hay dos piezas, ¿eh? Lluis, háblame.

¿Las dos piezas unidas te remallo todo?

No, cada pieza... -Individual.

Individual y luego por el tiro, es una malla, no tiene costura lateral.

¿Qué estás haciendo? -Cuadrar el forro, niña.

Álvaro, para las tiras de bies. -Yo corto fatal al bies.

No, es muy sencillo.

Así.

Esto es el bies, empieza a hacer...

¿Vale?

Eso es el bies.

Yo vengo a aprender y no voy a decir que no a hacer algo, yo lo hago.

A ver qué pasa.

Me habéis dejado la parte de costura y soy el que menos base tengo.

Así aprendes.

Estoy acostumbrado a luchar o a pelear contra...

rivales buenos siempre para intentar ser el mejor en lo mío

y esto es lo mismo.

Al final, estás en un taller, pero es subirte a un ring.

(Kidd Keo "Touchdown")

Me llamo Álvaro Guerrero, soy boxeador profesional

y vengo de Madrid.

En el ring, me conoce como la Elegancia

por mis looks y mi forma de boxear.

Siempre he vestido pantalones muy diferentes al resto,

normalmente, en el ring se lleva rojo o azul,

yo me caracterizaba por llevar una media rosa

y pantalones de "print" animal.

Hace un año y medio recibí una puñalada en el pulmón

y tuve que dejar de boxear.

Los médicos dijeron

que no iba a volver a competir ni a subirme a un ring,

pero tras una larga recuperación y mucha paciencia,

estamos otra vez preparados para volver a competir.

En el mundo de la moda,

entré igual que en el mundo del boxeo por unos amigos

y ahora compagino mi amor por el boxeo

y mi amor por la moda.

Tengo una marca de ropa para boxeadores

y soy tan bueno con las puntadas como con los ganchos.

Mi próximo combate

será en los talleres de "Maestros de la costura".

Pienso noquear a todos mis compañeros.

Esto ponlo en el suelo, no nos mareemos.

¿Por qué no lo pones ahí? -Vale.

A ver, Ancor.

Sí.

Explícame un poco.

¿Cómo te ha ido la elección...

Pues bueno. ...en las telas?

He entrado en pánico, me he puesto muy nervioso

y al final, me he confundido,

pensaba que era mi vestido la mitad que tenía yo

y de repente... No he entendido lo de la mitad.

Quiero decir, la mesa del medio con todos los tejidos...

Sí.

Yo pensaba que estaba organizado tejidos míos a mi lado.

Sabes cuál es el refrán de este taller, ¿no?

Coser y cantar todo es empezar. No.

Don "creí que" y don "pensé que" son parientes ¿de qué?

No lo sé, estoy muy nervioso. De "tonteque".

Vale. Yo pensaba que...

¿Pensabas que qué?

Que la mitad de la mesa era tuya y la otra mitad era de ella.

Un lío me he hecho, toda la razón. ¡Ah!

Me va a dar un infarto.

Porque... con esta,

que realmente era para reproducir el traje de Avellanada.

Claro. Canta "La traviata".

Por supuesto. ¿Qué pensáis hacer?

Vamos a hacer el vestido de Tot Hom.

¡Ah! El de Tot Hom.

Sí, Tot Hom,

pero le vamos a dar un toque Avellaneda.

¿Tú crees que esto a Marta Rota le va a gustar?

Por supuesto que no.

Le va a parecer una mierda a Marta Rota.

Se quedará igual de rota que su apellido cuando lo vea.

¿Estáis teniendo en cuenta lo de casar el estampado?

Nuestro jefe de taller... -Que soy yo.

-...ha dicho que tiráramos a...

Vuestro jefe de taller que es Ancor.

He visto para el tiempo que tenemos,

he pensado que vamos a hacer el cuerpo casado y la falda

porque claro, ahora mismo, esta te la puedo casar,

pero aquí abajo quizá se nos ha ido porque...

Ah, quizás, quizás. Lo más seguro es que sí.

Como la canción de Sara Montiel. "Perhaps, perhaps, perhaps".

Qué guapa era.

¿Y la organza para montar estos paños dónde está?

Se ve que no le hacía falta, ¿no?

Ah, no sé.

Pues está, a ver, el caos del momento.

Es el caos, Caprile, es el caos. -Fatal, ya está.

Lluis, ¿qué opinas de la elección de telas?

Yo la verdad que he sido el que le ha dicho

que este era el que tenía más cuerpo,

pero tampoco se veía. Eres tú el que ha dicho este.

Estás de acuerdo.

No estoy de acuerdo.

Yo le he dicho, escúchame, Caprile,

para no llamar al que te dijo que le dijo del primo de Tontín.

No he entendido lo que has querido decir.

La frase tuya de hace un momento que no me la sé de memoria.

Yo le he dicho... Si estás dando hasta piquetes.

¿Qué te parece? ¿Te gusta?

Pues una cosita más que tenemos.

-Yo escuché: "La de flores". -He dicho: "Tócalas",

pero te has puesto a lanzar telas y no has tocado ni una.

Si no has cogido ni una en un minuto y medio.

Un momentito. Disculpe.

No he cosido en mi vida un pantalón.

Es una malla.

No he cosido en mi vida un pantalón.

¿Eres militar y no has cosido en tu vida un pantalón?

En mi vida, Caprile. Ah.

Porque es militar, no cosedora. Muy bien.

Mira, niña, así porque es una malla.

¿Esto teóricamente para qué es?

La malla interior. Para la malla interior.

A las complicaciones, soluciones. Oye, Lluis, a mí no me hablas así.

Si no te he hablado mal. Estamos en la primera prueba.

He dicho a las complicaciones, soluciones.

Cuidadito, cuidadito.

Sinceramente, no me dan miedo los jueces

porque no me da miedo nadie. De todo se aprende.

¡Un momento, equipo naranja!

Tenemos una crisis, pero de las gordas.

Ha pasado una hora y no hay nada

y cuando digo nada, digo nada.

Madre mía, Caprile, madre mía.

Solo hay una tela que más o menos coincide.

No hay ni un centro pasado, nada.

Os estáis jugando el ir a la prueba de expulsión.

Sin Ancor no es capaz de ordenar el trabajo,

de organizar las tareas,

en fin, la ley del más fuerte

y estoy haciendo un gran esfuerzo

por que no salga ese Caprile que nadie quiere ver.

Sácalo si hace falta.

No lo voy a sacar de momento.

Vais francamente mal, Ancor.

Sí. Y ahí lo dejo.

Vale.

A ver, un momento, saquemos los paneles que faltan.

Y cortar esto. -Vale, por favor.

Me va a dar un colapso.

¡Ay, ay, ay, ay!

ES que este...

# Qué tiene la Zarzamora

# que a todas horas llora que llora por los rincones.

# Laralala, lalalala,

# lararara, larará. #

Hala, arte, arte.

Yo sabía que mi madre era feliz mientras cosía cuando cantaba copla

y yo de niña decía: "Yo quiero coser y ser feliz como mi madre".

Tienen que ser las dos cosas juntas,

cantar copla y coser tiene que ser lo más feliz del mundo.

¿Qué tal vas con el canesú, Fermín? -Divinamente.

-Vale, eso me gusta a mí, divinamente.

¡Divinamente!

Pues a mí me falta una pieza y no voy tan divinamente.

Es que no coinciden ni los piquetes, Ana.

Mira. -Es que este no tiene ni piquetes.

Es que no coge el forro

porque falta medio centímetro de forro.

Cuando cortéis lo deportivo...

Vale y con el forro, falta medio forro.

Más vale que cortéis forro de más que de menos.

¿Y qué hago, los remallo individuales?

Luego quedará más grande el forro que el vestido.

-Ya se lo he dicho. -¿Qué hacemos?

¿Esto cómo lo solucionamos?

Si que digas que falta medio centímetro está maravilloso,

pero ¿cómo lo soluciono, los remallo individuales?

Creo que tengo suficiente vuelo, ¿me como medio centímetro?

Cómetelo, necesitamos que esté junto.

Maravilloso, gracias.

(ANCOR) Yo soy básicamente dulce

y entonces, dirigir a rajatabla, levantar la voz

es algo que yo no hago,

no está en mí, ni siquiera en mis clases.

En mis clases, cuando alguien descarrila,

yo amablemente les reconduzco.

Ya está, estíralo.

Buenas, equipo verde. -Buenas, María.

¿Qué tal? Mmm... Luchando.

Vamos a ver qué tal lo lleva Mily.

-¡Ay! Mily va muy malamente. Mily, cuéntanos.

Lo primero, ¿cómo crees que ha ido la elección de tejidos?

A ver... ¿Forro habéis cogido?

No porque no nos va a dar tiempo a forrar el vestidito.

No he podido hacer más. ¡Mirad la que tengo liada!

¿Cómo has repartido las tareas del taller, a ver?

Elena está... Elena está...

Remallando. ...de remalladora

para que el vestido quede un poquito mejor.

Y él está con el pantalón,

él solito porque es un crac.

¿Haces también pantalones? ¿Por qué?

Todo lo que he hecho ha sido por necesidad.

En casa, cuando ha hecho falta.

¿Y no pones la cremallera primero? Ah, pues,

debería, la verdad, pero he montado las piezas

para ver si me cuadraban... Pues ahora te costará la vida.

Bueno, me tocará... Mala pinta no tiene.

A ver si eres capaz de enmendarlo.

A ver la cremallera, no hagas un desastre.

Espero.

Gracias. Bueno, vamos a ver.

Vamos a ver Elena qué tal va. A ver Elena.

Elena, te ha tocado remallar.

No te vas a levantar de la remalladora

en las tres horas de prueba, ¿no?

Sí, exacto. Son muchos trozos

y encima muchas piezas.

Esto es para que...

se termine muy bien y... Y, sobre todo, una cosa:

como de aquí dejes o te comas,

a la hora de coser las costuras y todo...

Porque esto, a la hora de pasarlo a la plana

y que tengan que unirlo con la otra pieza...

ya vais mal.

¿Lo estás viendo, Mily? Es por la recta, Mily.

El corte,

sobre todo en esa tela, que es más difícil de cortar...

Y el vestido de Lydia es impecable,

luego tenéis los canutillos... ¿Dónde están?

Los está haciendo Álvaro. Álvaro.

Veamos el corte de Álvaro.

Elena, precisa. Pero un momento,

estamos viendo ahí...

Estos bocaditos...

Es que me ha dicho... Aquí está el quid, ¿ves?

Los bocaditos. Tienes toda la razón.

Me ha dicho que intentase cortar... Hay que cortarlo recto.

Cuando se lo pases a Elena,

si tú ya cortas así y Elena se come otro medio,

entonces la pieza... Mira. ¿Y esto cuánto mide, Álvaro?

Por un lado 3 cm y por el otro 0,5?

Mira.

Tienes toda la razón.

He cortado 4 piezas a la vez y nunca lo había hecho.

Pues corta 2

porque esto lo tienes que volver a cortar.

Ahora mismo me pongo.

Y una cosa: la complejidad

y la dificultad del vestido de Lydia está aquí.

Ya lo sé, me ha tocado el marrón.

O sea que a tu jefa... Y no lo he hecho nunca.

...ya se lo puedes decir.

Lo puedo hacer yo ahora.

Si te vas a la máquina a cortar mi parte, te lo hago.

Vale. Esto es supercomplicado.

Vale, pues me pongo.

Que sea lo que Dios quiera.

¡Suerte, equipo verde! ¡Suerte!

¿Carcón era? ¿Cómo se llamaba?

¿Arcón? -Ancor.

¡Ancor,

que no llegamos! ¡A tope ya con las máquinas!

Lo siguiente es la sudadera, lo más importante.

Sí, solo queda eso, está todo cortado.

¿Sabréis montar el pantalón? ¿Os lo voy poniendo?

¿Aprendices?

Sí, Raquel. Lleváis años

intentando entrar en "Maestros de la costura".

Esto es un sueño.

Hay que darse caña,

chicos, que os quedan 60 minutos.

Pero escúchame,

tenemos que ir rapidísimo, nos queda una hora.

Sí, sí, vamos. -Voy con la sudadera, niña.

Debéis poneros las pilas.

Es que nos queda una hora. No llegamos.

(MILY) En una hora...

En una hora terminamos todo. ...hasta nos tomamos un vermú.

Niña, ¿qué haces? ¡Plancha el vestido, toma!

Dame esto. -¡No le hables así!

Venga, que lo hago ya. ¡Venga!

No le habla de ninguna manera, ¡así es Lluís y ya está!

¡A coser y al lío!

Él habla así y hay que entenderlo.

Cuando terminéis en la máquina, me lo decís.

Hola. "Hi!".

Mi nombre es Laura Díaz. Soy de Parla nativa.

De lunes a domingo, estoy estresadísima

porque no me da el "money, money". "Nothing".

Mi pareja me dejó y me quedé con la casa

y los gastos y mi vida ha sido

trabajar, trabajar y trabajar.

Y, realmente, estoy dejando...

pasar un sueño.

He estudiado diseño y patronaje.

Gracias al confinamiento, reencontré mi gran pasión,

que es la costura.

La parte que más me gusta de mi casa es el vestidor.

Me encanta gastarme dinero en ropa.

Este chaleco lo he diseñado y lo he hecho yo.

Los de Stradivarius se lo han copiado, que lo sepáis.

(Pitidos)

¡El horno está pitando! ¡El bizcocho!

Es que me gusta muchísimo la repostería.

Me vuelve loca.

¿Cumpleaños? La tarta de Laura. De choco.

Si tuviera una pastelería, sería gorda.

Me encanta hacer reír

y reírme yo. Y la vergüenza,

no la conozco.

¡Os quiero!

¡Madre mía!

Estoy echando de menos... -Tu casa.

...la americana. ¡No, la americana! -¡Ah!

No he hecho en mi vida algo así.

Vamos, odio tanto los puzles, que ni los hago.

Pues hemos cogido el mejor... -El mejor puzle de todos.

Sí, justo. -¡Venga!

¿Por qué no vais montando? -No puedo,

necesito montar el cuerpo con la falda.

¡Que no cunda el pánico, que esto ya está!

Ya está. -Cariño, el pánico ya ha cundido.

No cojas el forro. -Ancor, ¿qué haces?

Ya está, ya está, ya está.

¿El vestido está ya para coserlo a mano?

No, ahora queda coser la cintura con esto.

-Venga, este vestido está acabado. Poned la cremallera.

Tú, niña, espabila con la máquina

y con el pantalón.

Madre mía, hay que juntar el vestido, tío.

Escucha... -Gabriel, otra pieza.

Vale. Las tiras están saliendo bien, pero...

Esta pieza es la de delante.

(MILY) ¿No podía ser más facilito?

Perdonad, ¿esta qué pieza es?

Habéis remallado una pieza que no es del vestido.

¿Qué pieza es esta? -Me han dado esa pieza.

Esto no es una pieza del vestido.

Soy Gabriel, tengo 33 años,

vivo en Alicante desde los 2 años

y soy psicólogo.

Debes asumir el concepto de dignidad.

Estoy casado, aunque ahora

estoy en proceso de separación

y vivo solo. Mi expareja

se marchó de casa sin dar muchas explicaciones.

Decidí no arrastrarme.

Brindé por una nueva vida y canalizo la catarsis.

Cuido muchísimo mi físico.

El gimnasio es mi templo.

Mi vocación es la moda, la costura.

Empecé a hacer estas camisetas para poder entrenar,

pero si me voy a Ibiza, por ejemplo, me hago...

unas cosas así, discretitas.

Como yo.

La costura, para mí, es creatividad y me inspiro

en casi cualquier cosa.

Ancor, estoy terminando,

toma el vestido y lo vas acabando, ¿vale?

Id dándome prendas, por favor.

Voy preparando la cremallera. -Dadme prendas deportivas,

para meterlas en la máquina. -¿Prefieres coser la cremallera?

¿No las sabes coser invisibles? -Prefiero que lo hagas tú.

Ves montando la cremallera y yo cambio la patilla.

Trae. -Ancor, da igual, no, ya está.

Hasta el final y dejad un trozo. -¿Y qué más?

Primero haz eso bien hecho y luego la ponemos aquí.

(MILY) ¡Ay, ay, ay, ay!

¡Ay, ay, ay, ay!

¡Con lo bonito que se ve desde la casa!

Esto ya va funcionando. Ya le puedo dar la vuelta.

Tengo una tira ¡y he tardado media hora!

No sé cuántas son. -Vale.

Seis, siete, ocho y nueve.

Mira, la colocaré en el maniquí.

Esto va aquí.

¡Ancor, me has montado la cremallera del revés!

¡No me digas! ¡Si lo he calculado!

¡No, mira, mira, del revés! -Ay, pega un tirón.

Es que no voy a pedir nada.

A ver, equipo naranja,

vengo con los dos creadores

de las dos prendas que estáis...

destrozando. (ANCOR) Perdonadme.

Un desastre. -A ver, no me lo creo.

Mira, la tela está fatal. -¡Ay, Dios, a ver!

¿Qué tela habéis escogido?

Claro, debíais escoger una tela más dura.

Ya hemos desvirtuado tu elegancia.

Ya no queda duro, claro, ya es blando.

Ni eso y el forro fatal.

Un crimen. Hemos destrozado tu vestido.

¡Y encima delante de ti! A ver, Ancor,

enséñale a Marta qué tenéis, más o menos, hecho.

Ana, quiere ver el vestido...

Pues mira... -...la creadora.

...el vestido... -No te agobies.

Mira, Marta,

esto es tu vestido.

Preséntaselo a Marta.

Estoy terminando de montar

la cremallera por detrás. ¿Qué te parece, Marta?

No puede opinar la pobre. -Eres muy amable,

pero es para tirarlo a la basura. Claro, somos amables.

Di la verdad, es un desastre. -Le falta un poquito.

Están para aprender.

Falta un poquito, pero hay que aprender.

Fíjate lo buena que es. Es muy amable.

¿Sabes qué, Caprile?

Es culpa mía todo. -No, hombre.

Ellos son unos campeones. -Sigo cosiendo la cremallera.

Gracias, disculpad. Me da bastante vergüenza

que veáis esto, pero es que... Marta, ¿qué has visto?

Bueno, le falta mimo, le falta mimo.

Es que habéis empezado equivocándoos con el género

y después le hace falta mucho mimo al traje.

No sé cómo... Tú me entiendes.

(ANA) Yo, en ese momento, pienso: "¡Vaya vergüenza!".

Han visto la prenda y he dicho: "¡Madre mía!".

Me quería morir cuando han visto lo que hemos hecho.

Vamos a ver lo de Marc. A ver, Marc.

Se supone que es esto. ¿Es lo tuyo?

Venga, despáchate. A ver.

Mira, lo de Marc está diseccionado.

Imposible entregar a fecha.

Un cuadro te hemos hecho. -Esta pieza la ponéis del revés.

Seguid las formas. Enséñanos qué han hecho mal, Marc.

Están poniendo esto al revés.

A ver, tal y como tienen ahora

estas piezas cortadas, Marc,

¿sacan adelante la prenda,

sí o no?

Tal y como están cortadas, sí, tal y como están montadas, no.

¿Lo habéis entendido? Sí, sí.

Y además, ojo,

que tenéis...

un estampado que pegar con la plancha.

¿Habéis tenido en cuenta eso?

Se tiene que pegar el estampado. Hablo y nadie me hace caso.

Sí, pegar el estampado con la plancha. Yo te escucho.

El vinilo.

¡Hasta luego, Lucas!

Estoy aquí con Marta Rota, que es de las pocas

que hacen alta costura en España.

Nani, ¿me quieres escuchar? Perdón.

Marc, que fue un alumno más que aventajado

de nuestro maestro del año pasado, explicando su prenda

y cada uno, como pollo sin cabeza, haciendo lo que le sale...

No diré palabrotas, que esto es horario infantil.

Pues muy bien, yo no regalo consejos

a quien no quiere escuchar, así de claro.

Me voy con nuestros invitados.

Un placer. ¡Que la suerte os acompañe!

¿Me dejas darles un consejito? No, no.

Sí, el último. -Uno, solo uno.

No, no.

Venga, hale.

Más desgracias no pueden pasar. -Esto... aguanta por ahí.

Fermín, ¿cómo llevas el vestido?

Mira, creo que lo llevo bien. Estaba yo con la chaqueta,

Pero como ya se ha puesto Mily,

me necesitaba y estoy ayudando a ciegas

porque no sabía... Pero ya está todo controlado.

-La chaqueta, ¿ya la tienes controlada?

Lo principal de la chaqueta no es el control.

O sea, es "very complicated". -Nos van a dar por todos lados.

Chicos, ya que estáis con la sudadera,

decidme qué tengo que coser.

Nos perdemos también cada vez que se abre y se cierra.

¿Coso desde aquí arriba? -A la esquinita

y luego, todo el costadillo de tirada.

(ANA) Dame, que ya lo he cogido.

Dame, dame. -¿Seguro?

El costadillo no está bien encarado.

Se sale de sitio el costadillo.

¡Ay, qué precioso! (MILY) ¡Madre mía,

en qué hora... Ahora vamos a verlo.

...no elegí yo, en qué hora no elegí yo

la americana. Por favor, Mily,

vente aquí un momentito, por favor.

Vengo con los creadores de las prendas.

Esto no sabes el honorazo que puede llegar a ser.

Cuéntanos qué tal vas. Oye, no sufras.

Lydia, ella lleva 40 años cosiendo.

¡40 no! Tanto no.

El otro día hicimos las cuentas... No, tengo 52.

¿Cómo llevamos este vestidazo de Lydia?

Estamos a puntito de terminarlo. -Perdona, pero lo veo genial.

¿Lo traes para que lo veamos? Lo que habéis hecho

lo encuentro superguay. -¿Sí?

Te lo digo en serio, si no, no te lo diría.

¡Está muy bien! Tráemelo para verlo, porfa.

A ver, vamos a ver, que Lydia dice que está muy bien.

¡Madre mía, ya con eso...! Se parece un poco,

pero porque Lydia es muy buena. Ya, imagino.

Este canutillo... Ay, corazón...

Iguales todos, desde luego que no los veo.

En 30 minutos, ¿llegan o no?

Bueno, nunca se sabe porque igual, de repente,

pones la directa y se puede conseguir.

Con un milagro, lo conseguimos. Con un pequeño milagro.

Con un milagro. Vamos a analizar ahora

las prendas de Manuel.

A ver tu chaqueta.

Al principio tenía muy buena pinta.

Esto es como si lo hubiera hecho alguien que ve mal de cerca.

Y de lejos. -Y de lejos.

Estoy todavía con las piezas. -Falta planchar.

Manuel, ¿cómo lo ves? Falta coser y planchar.

¡Qué encanto! Falta plancha. (MANUEL) Falta plancha.

(MILY) Falta de todo. ¿Y esta pieza?

(MANUEL) Para que se ventile.

Para mí es... Aquí hay una pieza...

Sí, que falta.

...que nos falta un poco. Todas esas costuras

voy a intentarlas casar cortándolas

porque como vienen grandotas...

Aquí hay un puzle muy complicado. (MILY) Ya, ya.

Y aquí hay algo mal interpretado

porque aquí falta una pieza. Y aquí falta también otra.

Vale. Debería haber cosido todo...

¿Te has quedado a gusto con la chaqueta? Me encanta.

Tenemos media horita. En media hora, hacen un chaleco.

Un chaleco, ¿no? ¿Un chaleco?

Vamos a ver si tenemos pantalón o no.

O chaleco con braguita

o calzoncillos. No sé lo que habrá, pero bueno.

Javier, cuéntanos.

Danos una alegría con este pantalón.

No sé si os la daré o una pena o qué pasará aquí.

¿Qué tal la bragueta? Pues,

como la ha puesto de hombre,

la he puesto a su lado.

Bueno, eso hoy en día lo dejamos pasar,

eso es lo de menos. Eso es un detallito menor.

¿Cómo lo ves? Se ve bien.

No hay bolsillos.

No hay bolsillos, los bolsillos...

No sirven para nada. ...nos los hemos comido.

Sí, más bien. La cinturilla

es lo que veo un poco más chapucerillo,

pero al final... (MANUEL) Sí, sí.

Es por las prisas. Hombre, me puedo imaginar.

Es por las prisas. -¡Qué va, nos dan tres horas!

(Risas)

En tres horas...

Bueno, pues nada,

decid adiós, por favor,

a estos grandes maestros. ¡Adiós!

(JAVIER) Muchas gracias por vuestra visita.

A ver qué veis al final, a ver qué veis.

¿Has acabado con la máquina? -No. ¿Quieres que acabe?

Sí. -Vale.

Ponte tú y yo voy poniendo...

"A ver qué veis", dice.

¡El drama!

Os he puesto en un compromiso enorme,

pero sois muy buena gente y os lo habéis tomado muy bien.

Pasa un por ahí y menuda tormenta, ¿no?

Sí, pobrecitos. -¡Madre mía!

La tormenta perfecta.

¡Qué recuerdos!

Mil gracias.

Espero que sea un año muy luminoso para todos.

¡Qué bien! -Muchas gracias.

A ver si los tiene Laura. -Laura, ¿cómo van los pantalones?

Me queda el bajo solo. -Venga, pues dale, dale.

(LAURA) Esta tela se cose muy mal.

¿Cómo vais vosotras?

Ancor, termina el vestido. -Ya está hecho.

Pues móntalo en el maniquí. -Ya está.

Vale, perfecto.

Ayuda a...

Muy mal esto, ¿eh?

¿Quieres que te ayude, Laura? -Oye, ven.

Claro, ven para coser yo. -Qué te hago, venga.

No, ve y yo coso. -Vale. Me queda el bajo y ya está.

A nivel de costura, todo me agobia, todo.

Tienen muchísimo nivel. O sea, de verdad, ¿eh?

Todos cosen, patronan y es como...

Y yo soy una alelada a su lado y me vengo más abajo,

me veo como la tontita que no va a querer nadie.

Este costadillo está mal puesto. Hay que arrancarlo.

No tenemos tiempo.

(ANA) La sudadera la he cosido yo,

pero como me la habéis montado. Me ha llegado con...

con alfileres. -Vale, vale.

Lo estamos arreglando. ¿No te equivocas nunca tú?

¡Ay, ay, ay, ay! ¡15 minutos

para terminar! ¿15?

¡15 minutos!

¡Imposible!

Se masca la tragedia.

¿Estos tienen algo del otro tipo?

Yeli, está toda la esperanza en ti. -Es que si supieras

cómo está cosido esto, perdías la esperanza,

esto tiene huecos por todos lados. Está super mal cosido.

Da igual, si se puede poner... -No se podrá poner.

Lo haces de maravilla. -No se puede poner.

Cose una etiqueta en el pantalón.

¿Qué etiqueta? -La que viene por detrás.

Pero ¿es obligatorio? -Laura, por Dios,

no tenemos ni pantalón. -Va con la cinturilla.

Ya, ya se va a poner. -Pero ¿es obligatorio

coser una etiqueta?

Pero si cose la cinturilla y tiene para poner la etiqueta,

pues quedará mona.

Intentaré, por lo menos, poner las mangas y ya está.

Y algo más

se verá que es una cazadora.

Esto ha sido un dardo envenenado.

(JAVIER) No, se dice "un caramelo".

Chicos, la sudadera, venga, que la tenemos...

¡Estamos en ello! -...que montar ya,

la tenemos que coser y ponerla en el maniquí

y no nos da tiempo. Coso lo que haya y ya.

Es que no vas a coser lo que haya

porque no vas a coser nada, vas a coser aire.

Sin una pieza, no encaja otra.

(ANCOR) ¡Estamos haciendo agujeros! -Pues te los comes.

¡Lluís! -¿Qué quieres?

Sopla, sopla.

¡Como si esto fuera lo peor que has hecho!

¡Cuidado, quita, quita!

Cuidado, el dedo. -No he tocado nada.

Ya, pero estaba el dedo cogido al hilo.

Ya es la hora. -Necesitamos la sudadera

¡Que vaya montando, da igual! -¿El pantalón está cerrado?

¡Sí! -¡Por favor!

¡Niña, no vuelo! Ven y míratelo

y ves montando el otro lado. -Pero que no,

por lo menos, montar la parte de delante.

¡Ya está montada!

Pues dámela, que la monto. -¡Ya está montada!

¡Falta toda la de detrás!

Pero vamos a ir cosiéndola. -¡Que ya está montada!

Ya no tiene más. Va con dos bolsillos.

Mírate la sudadera. -Que no, que ya...

Si no la miras, no lo entenderás.

Pero Lluís...

Quiero que se cierre el vestido por lo menos,

por favor. -Sí, cerrar, cierra.

¿Y la cremallera, tío? No estaría nada mal

una cremallerita. ¡Este es el momento drama!

¡Quedan cinco minutos para que termine!

¡Cinco minutos!

¡Ja, cinco minutos, cinco minutos!

¡Vamos, tócale los huevecillos, Ancor, a eso!

Lo que no esté sobre el maniquí

no existe, no será valorado,

no servirá.

¿Cómo lo lleváis, a ver?

Lo que tengamos, para el maniquí. -Debemos aprender muchas cosas.

Unid lo que haya. Lo habéis hecho de maravilla.

¿Qué dice? ¿Qué ha dicho?

¡Llévatelo, niña! Ayúdame a poner el costadillo.

Ya tengo toda la sudadera. -¡Por favor!

Con cariño, como si me lo pusieras a mí, tonto.

(JAVIER) Es muy ancho. -¡Pantalón terminado!

Hay que acabar y cerrar el vestido. -Hay que cerrarlo.

Vale, vale. Ten. Vale.

Mily, por favor, Ancor, controlad esto,

¡que son dos minutos solo!

Falta la cremallera. ¿A ver?

Dame esto. -¿Cremallera?

Dámelo, Fermín, como esté, por favor.

Como esté, como esté, es que si no, no ponemos nada.

Venga. -¿Está puesta la goma?

Este lo colocamos, ya está. No, no, este se coloca.

¿Este? ¡No se va a aguantar! -¡Si no, no se valora!

¿No le habéis puesto el elástico? ¿Se lo pongo?

No da tiempo.

Último minuto, aprendices.

¡No tengo chaqueta, Mily!

Ya.

¿Ya? Ni yo.

Esto es lo que tienes y no puedes hacer otra cosa.

Ya. Quitad los alfileres y ya está.

¡Esto no puede ser, nenes! -No, no puede ser.

¡Ni a mano llegamos, tío, ni a mano!

¿Y esto? Ponedlo como... -¡Si va al revés!

¿Estáis cogiendo a mano o qué hacéis?

Detrás tiene un alfiler.

Esto es una obra arquitectónica

Bueno, si es que...

10.

Ni de coña. 9.

¡Ves cosiéndolo! -Claro.

8. O sea, vamos a ver.

7.

6.

Aún quedan alfileres ahí. 5.

4. ¡Te dejas las agujas!

3. ¡Lo he tirado!

2.

1.

¡Tiempo!

Lo habéis hecho de maravilla. (LLUÍS) Sí, precioso.

La sudadera es lo más bonito. -Saca este para que se vea más.

(LLUÍS) Ancor, como jefe de taller,

ha fallado en la coordinación, es algo que le superaba.

No creo que sea un chico

que tenga carisma para llevar a un equipo.

No ha sido válido.

Aprendices, ya os advertimos

de que os enfrentabais

a la primera prueba por equipos más complicada

de la historia de "Maestros de la costura".

Y aquí, los resultados.

Bueno, me gustaría arrancar

este veredicto analizando,

en primer lugar, el trabajo de los jefes de taller.

Vamos a empezar

contigo, Ancor.

En la primera prueba, nos deslumbraste

y, de repente, es como Dr. Jekyll y Mr. Hyde.

¿Qué ha pasado? Lo que me ha pasado

es que soy una persona dulce y me ha venido un poco grande

esta primera experiencia como jefe de taller.

Hemos presentado estas cosas,

que se llaman "cosas" porque no son dignas de...

de que las vean los propios diseñadores.

Y, como jefe de taller,

tampoco te he visto muy centrado.

Te has equivocado estrepitosamente.

Estrepitosamente.

El material, ni parecido.

Si no hubiese cogido la de flores,

hubiésemos hecho el vestido con forro.

Me quedé en blanco. ¡Y tan blanco!

Te has llevado tres o cuatro tejidos blancos

que eran para el vestido de los Yolancris.

Pensé que eran las entretelas.

¡Creías que eran las entretelas! ¡Era tela de seda natural!

Ya te digo, en blanco total.

¡Y tan en blanco, vamos!

¿Qué creéis que le ha pasado a Ancor?

Gracias a vosotros hay una tela en la mesa.

Creí que no te daría tiempo a poner ni una tela en la mesa.

Lo creíamos todo, María, sí.

Pero no os habéis mojado, ¿eh?

En la elección de tejidos no me he mojado

por no ponerle más nervioso y, durante toda la prueba,

tampoco porque yo no he decidido que él fuese jefe de equipo.

Y, por mi trabajo y por mi forma de ser,

jamás le quitaré el puesto a un compañero a no ser

que él delegue o me pida ayuda. O sea, tú estás

en una misión del ejército

y ves que te vas a estrellar, pero para no quitar la autoridad

a tu superior, ¡te estrellas! ¡Muy bien!

Yo, a un mando del ejército que está por encima de mí...

Te estás muriendo en el helicóptero

y tú, por no quitarle la autoridad a tu mando,

te mueres con él.

Caprile, no puedo tomar el mando de una aeronave

que no estoy capacitada para manejar.

Vale,

te mueres y nos morimos todos

porque no le puedo yo contestar al que está al mando.

No es mi ámbito y no estoy capacitada para eso.

Bueno. Yo te digo una cosa:

no estamos en el ejército, sino en nuestro taller.

Si tú ves que tu jefe de taller

no es capaz y tú crees que tienes mando de sobra

para afrontar esa situación, debes hacerlo.

Eso se llama "compañerismo".

Me parece maravilloso. Hablamos de costura.

He intentado ayudarlo en lo que he podido.

Sí. -No he querido, jamás,

que se sintiese decepcionado ni defraudado

por su forma de hacerlo. No era mi momento.

Es el momento que los jueces le han dado.

Si vosotros veis que vuestro jefe no llega,

le queda grande

o no se entera, con todo el cariño del mundo,

le decís: "Siéntate, me voy a hacer cargo".

Y no hay nada malo en eso. Nani, quiero que lo entiendas.

Sí, sí. Lo único importante,

cuando se trabaja en equipo, es sacar una buena prenda,

da igual cómo. Y Lluís,

que no paras de hablar en ningún momento

y ahora estás tan calladito.

Estoy en desacuerdo con todo lo que se está diciendo.

A diferencia de lo que decís,

sí que hemos liderado el grupo Nani y yo

cuando Ancor se venía abajo

y estoy superorgulloso del equipo que tengo

aunque no haya salido el trabajo. También te digo

que los trajes que hemos hecho no requieren solo tres horas

ni máquinas domésticas.

Me parece maravilloso lo que nos ha enseñado esta gente,

que creo que tardaron más en realizarlo,

pero la Capilla Sixtina no se pintó en una semana.

¿Has terminado?

He terminado, Caprile. De aquí saco dos ideas.

Una, que tú has sido

uno de los líderes naturales del equipo.

Sí.

Ana, ¿estás de acuerdo? No.

Porque no sé...

Creo que no...

ha capitaneado al equipo.

Una cosa es trabajar y otra es liderar.

"Liderar" es una palabra muy fuerte,

pero si Lluís piensa que ha sido un líder natural

que ha salido de las aguas

como la Venus de Botticelli...

Lo pienso. Aunque mi compañera discrepe

porque estaba en máquina y no lo ha podido ver,

he sido la Venus de Botticelli con mi compañera.

¡Desde luego,

sois hermanas gemelas!

Sí, no sé cómo no lo has notado antes.

Igualitas.

(Risas)

¡Te falta la concha, Lluís!

La tengo, pero la he dejado en el camerino.

Le he contestado lo que, en ese momento,

me ha nacido y lo que he sentido cuando han juzgado a una compañera

que se toma un trabajo como es el que...

¿Qué he dicho?

Ni lo sabes.

Pues vamos a analizar

el resultado del equipo naranja.

Desastroso. Empiezo con...

¿Cómo lo has llamado antes? "Esto", ¿no?

"Esto", sí, esa "cosa".

Lo único bueno que puedo decir

es que me sorprende que, sin pasar un centro,

hayáis centrado la impresión. Está muy bien planchadita

y colocadita. ¿Quién lo ha hecho?

Yo.

Enhorabuena, Nani. Gracias.

Los materiales no es que estén mal elegidos,

es que no están elegidos.

Y, en fin, bueno,

esto no merece la pena

ni el esfuerzo que hago,

que estoy operado dos veces de hernia discal.

¡No lo voy a hacer!

Ten cuidado, Caprile. No estás para muchos trotes.

El vestido de Tot-Hom

es un vestido gracioso.

El único problema es que no tiene nada que ver con el original.

No. Y aquí...

vuelve a resucitar de las entrañas...

de la tierra ese lago Ness que nos persigue en este programa.

Aquí veis perfectamente los encuentros

porque como no ponéis un centro,

es imposible que os casen las cosas.

¿Quién ha cortado?

Hemos cortado Ana y yo. ¿Entre todos?

Un traje de flores, que hay que ser muy cuidadoso,

intentar casarlo y que todo esté en la misma dirección,

lo cortamos entre todos. Esto no es un casamiento,

¡es un divorcio en toda regla!

De hecho, les dije

que para el tiempo que teníamos y el agobio de las flores,

intentáramos aunque fuera la parte de arriba.

El mayor error de este vestidito

es la elección de la tela.

La elección de la tela

es el 90 % del éxito de cada prueba.

Bueno, Mily, ¿qué te ha pasado?

Has empezado muy bien y, de pronto,

según avanzaba,

esto ha ido bajando, cayendo, cayendo...

No hemos podido hacer más.

No estoy a la altura de hacer esto

y se ha demostrado.

El mayor error ha sido olvidarte del vestido,

te has centrado en tu chaquetita

y has abandonado un vestido con un trabajazo...

Impresionante. ...impresionante.

La parte más compleja y con más dificultad

estaba en los bieses. Se lo has dejado a Álvaro

cuando sabes que siempre hace otro tipo de prenda de deporte

y jamás ha cortado un bies de un vestido tan delicado.

Sí, es cierto. Cada uno

tiene que hacer lo que mejor sabe hacer.

Y nos hemos organizado así.

Pero ¿sabías cortar esos bieses?

No, pero me... No.

La jefa de taller

debería haber estado pendiente de que eso no sucediese.

Es lo que tiene coser en casa sola.

Eso es y para eso estáis aquí, para aprender.

Esto ya me estresa. Esta actitud es la correcta.

Este vestido, no podemos decir que es un vestido

porque no se puede poner. No, eso no es nada,

eso son telas. Están sin coser las costuras,

costuras abiertas,

el jaboncillo lo habéis puesto en el derecho...

Abandonado,

un vestido abandonado.

No era consciente de que ese vestido

era tan complicado.

Si llego a ser consciente

porque alguna vez hubiera hecho algo parecido,

hubiera dejado la chaqueta aparte

y hubiera presentado, por lo menos, un vestido.

Vamos a mirar este "look" un poco con más detenimiento.

No, no lo mires con detenimiento. Al final, no es ni chaqueta,

ni chaleco, es una especie

de cuello, poncho... Se ve claramente

que no es una prenda terminada.

Igual con tres horas más, la tienes.

Vestido suspendido y chaqueta suspendida.

¿Qué tiene el aprobado? Este pantalón.

Tiene sus defectos, pero tiene cosas buenas también.

Están muy simétricos los pliegues, tiene un buen corte,

es parecido o bastante similar al original,

el tejido está bien escogido...

El pantalón es lo mejorcito de la prueba completa.

Me gustaría que sacaseis dos lecciones de esta prueba.

La primera es aprender a ver.

Hoy creo que el mayor error

que habéis cometido ambos jefes de taller

ha sido el no saber ver.

Ancor

ha creído que la sudadera era la prenda más fácil

y tú te has enfadado y has dicho: "¡Qué listo, la sudadera!".

Mily, has cogido el de Lydia

y no sé, esos bieses eran lo más difícil

de los seis "looks". De los seis, sí.

Y te has tirado de cabeza.

Segunda lección.

Tenéis que entender,

y es muy importante en nuestra profesión

e imprescindible,

saber trabajar en equipo.

Y, en eso, habéis fallado en los dos talleres.

Después de todo esto que hemos comentado y discutido,

de las sonrisas

y las lágrimas,

los tres, María, Palomo y yo,

hemos decidido

que vayáis todos

a la prueba de expulsión.

Como a mí me gusta quedarme siempre con las cosas buenas,

quiero destacar al menos malo de todos.

Aunque no lo ha hecho lo suficientemente bien

como para poder salvarse

o como para salvar el resultado de su equipo,

sí queremos darle ese empujoncito

y decirle: "Vas por buen camino,

aunque hay que seguir aprendiendo".

Y ese aprendiz eres tú, Javier.

Gracias. -Claro que sí.

Nos parece, la verdad,

que has sido el mejor de la prueba con ese pantalón,

que lo has sacado adelante tú solo

y, aunque tienes que jugarte también la permanencia,

por lo menos llévate nuestra felicitación,

que nos ha gustado mucho tu trabajo.

Os lo agradezco.

Aprendices, tenéis una nueva oportunidad

muy importante en esa prueba de expulsión,

en la que, atención,

la creatividad será...

esencial.

Me voy con mal sabor de boca por muchas circunstancias.

Y no me las preguntes.

Ya estamos de vuelta en nuestro taller

después de una prueba por equipos

que calificaría, como mínimo, de convulsa.

Estoy deseando poder hablar con los protagonistas

un poquito más en frío. ¡Que entren ya los aprendices!

¡Bravo! ¡Mira cómo anda!

Bueno, bueno, bueno. ¡Gracias!

Parece que abra un desfile.

Ya me gustaría a mí caminar así.

(LAURA) Lluís, ¿te encuentras, cariño?

A ver, a ver.

-Vengo a esta primera prueba de expulsión

bastante triste porque siento

que gran parte de que mi equipo vaya a expulsión es culpa mía

por no haber sabido llevar al equipo en una dirección

y todos a la vez.

Vengo un poco triste.

Bienvenidos, aprendices.

Este guiño gris, ¿quién nos lo explica?

Ah, es verdad.

Es la forma de homenajear

al compañero que hoy se vaya.

¿Con una pieza que habéis cosido juntos?

Sí. -Hemos hecho una pequeña colección.

¿Habéis hecho cada uno una cosa?

(MILY) Con el mismo tejido. -Todos con el mismo.

Me parece increíble. ¡Ah!

¡Guau!

Venís guapísimos. Nos encanta. A Lluís no le vemos.

He tenido un problemita, María.

Me había hecho el pantalón

y, al ir a ponérmelo esta mañana, no me cabía el instrumento.

He tenido que tirar de otro. ¿Cómo?

Un problemita, pero bueno. ¿No tomaste bien la medida?

Parece que no. Cada día tiene un tamaño distinto

y hoy no... Podías haber esperado 10 minutos.

Quizá tendría que haber esperado,

pero como íbamos con las prisas. Un poco de frío o algo.

Me ha quedado un poco estrecho.

Hubiese tenido que disimular con alguna camisa

porque me apretaba y ahí solo se veía cigala, ¿sabes?

Y no era plan.

Recuperad vuestras posiciones

Estáis guapísimos. (TODOS) Gracias.

Vosotros también, ¿eh? Aprendices,

estamos un poquito asombrados y os explicaremos por qué.

Llegáis a una primera prueba

y dejáis a los jueces con la boca abierta.

Llegan a decir que sois

la promoción mejor preparada de la historia de este programa.

Pero llega esa prueba por equipos

y hacéis una prueba desastrosa.

Ancor, Mily, ¿creéis que fuisteis

buenos jefes de taller?

Yo no.

Para nada. Bueno, ya he cogido ideas

y para la siguiente o para la vida he aprendido de esta experiencia.

Mily. Bueno, al no conocernos,

haces un equipo

y no sabes los puntos fuertes de ese equipo.

El tema es irnos conociendo para poder...

repartir las tareas y que la prenda salga adelante

lo mejor posible.

Empezamos y...

me están recordando la calamidad de prueba que hice

y lo mala que fui de jefa de taller,

pero eso, a mí, me ha quedado en el olvido.

Una de mis labores en "Maestros de la costura"

es recordaros, en este momento, que no todo está perdido.

Además, hay un aprendiz

que fue el mejor de la prueba por equipos.

Aprendices, en este taller, el esfuerzo y el trabajo

siempre van a tener recompensa y este aprendiz,

en este caso, tendrá una ventajilla.

Pero no es un caramelito envenenado, ¿no?

Ya veremos.

Tienes la posibilidad

de ponerte un mandil blanco

y subir aquí

a ver cómo tus compañeros se juegan la expulsión

de "Maestros de la costura". ¿Qué te parece?

Me parecería increíble. Sí, la aceptaría.

Pero ¿te has dado cuenta de que he dicho

que es una posibilidad? Sí.

Vale. Ya empezamos con los caramelitos.

¡No es un caramelito!

Es, simplemente, una posibilidad, pero si hay una,

hay otra. Hay otra.

Javier, tienes un minuto

para decidir si te salvas tú

o si le das la oportunidad

de estar aquí a tres compañeros.

Te doy ese minuto, Javier.

Vale, pero lo tengo claro, ¿eh?

El minuto no lo quieres. No.

Me lo guardo para otro día.

Quieres tu mandil blanco. Sí.

Lo siento por ellos, pero es una semana más,

aprender, vivir la experiencia...

Un día malo lo puedo tener. No te preocupes.

Te lo mereces, claro que sí. -Perdonadme todos, de verdad.

De verdad.

Continúas con nosotros.

Ven, por favor, a la barandilla, Javier.

Lo siento, de verdad que lo siento.

Mucha suerte a todos.

Entrar aquí después de una selección de 14 000 personas

es un privilegio excepcional.

¿Te da la opción de estar una semana más?

Vamos, no me lo pienso. Es lo que he hecho.

Enhorabuena, Javier. Gracias.

Pero pierdes la oportunidad

de coser en una prueba que va a ser

muy especial.

¡Madre mía, de verdad! ¡De los nervios!

Y ya os aviso

de que se trata de una prueba

muy, muy difícil.

Sí, Caprile,

es una prueba muy difícil,

pero también es perfecta

para plasmar lo que se os pase por la cabeza

sin poner límites. Lo suyo

es que os vayáis familiarizando con los materiales.

¡Madre mía! Quizá la mejor manera de explicar

el uso de materiales no convencionales en costura

es por voz de alguien que, desde luego,

no es nada convencional en su vestimenta.

Mira, lo convencional

está aquí, ¿no? Pues ella está

allí, al otro lado.

Ella es obligatoria

si quieres tener una vida feliz.

¡Un fuerte aplauso

para la Terremoto de Alcorcón!

¡Oh, pero por favor!

¡Por favor! Bueno, bueno, bueno.

¡Qué lujazo!

¡Guau! ¡Ella, por favor!

Me ha dado mucha alegría verla.

Tiene ese punto de cercanía,

como que ya ha pertenecido a tu vida,

o que la conocieras. Ella es calor humano. Me encanta.

Buenas noches. ¡Qué elegancia!

¡Qué guapísima, por favor! ¡Buenas noches, aprendices!

Me gusta lo de "aprendices". ¿Cómo estáis?

Bien, nerviosos. -Un poco nerviosos.

Bien nerviosos.

Gente muy joven, gente muy joven. Sí.

Nos conservamos muy bien. Algunos no somos tan jóvenes.

Perdona, tú a los 30 no llegas, ¿eh?

¡Muchas gracias, cariño! -Hombre, vamos.

En este plató, que yo sepa ahora mismo y que mire,

no hay ni uno que supere los 30 años, vamos.

Nadie. ¡Yo sí!

¿Tú sí, cariño? -¿Cuántos dices que tengo?

Tienes que tener, por lo menos 77 años.

Por ahí.

Estás divina, cariño.

¿Has visto? -Ya es una mujer de posguerra.

¡Cómo es ella, por favor!

¡Ay, qué alegría, de verdad!

Parece que os habéis puesto de acuerdo: el yin y el yang,

el negro y el blanco. ¡Las vacas!

¡Tú vienes impresionante!

¿De quién es este maravilloso vestido, Raquel?

Lo voy a enseñar porque sabéis que siempre tienen mensaje.

No puedo menearme más porque parezco un... (RÍE)

Estoy alucinada, ¿eh? -¡Qué bonito!

Es precioso. Es un Isabel Sanchís.

(LLUÍS) Raquel lleva un vestido espectacular.

Raquel va siempre espectacular.

Si tuviera una musa,

es el prototipo de mujer que me gusta.

Es una chica que tiene gusto y le saben acertar.

Aprendices, podríamos estar hablando

de los "looks" de La Terre durante muchísimo tiempo

y lo vamos a hacer.

Pero ¿cómo definirías tú a La Terremoto?

Eso diría yo. ¿Cómo la defino yo?

La Terremoto es indefinible. Pues yo te defino así:

hoy hablamos de una prueba creativa

y ella es el claro ejemplo de una de las más creativas.

Hago lo que puedo. Copio bastante, las cosas como son.

No me dejes mal, mujer. Pero es que la copia es lícita.

Totalmente.

Hay que tener ojo hasta para copiar, ¿no, maestro?

Desde luego. La copia es la evolución

de esa prenda. Totalmente. (LA TERRE) En efecto.

Homenajeamos a esos artistas, a esos grandes Balenciagas,

a esos Diores, a esos Mesas, a esos Capriles,

a esos Escotés, por favor. Iba a decir Palominos.

Palomino Spain. ¡Tenemos a lo más grande!

(RÍE) A ver, Terre, a ver.

Vamos a bajar a la tierra, que si no... Nos conocemos.

Sí, nos conocemos bastante.

Sé que estudiaste Corte y Confección.

Sí.

Y, además, tienes una corte

de diseñadores de moda jóvenes y creativos.

Uno de ellos, nuestro Eduardo Navarrete.

Esto es de él. Desde aquí, un saludo a Eduardo.

Crean para ti y contigo

esas prendas, esos conjuntos

y estas cosas... Siempre me he sentido musa.

...acordes a tu personalidad.

¿Hay algún material

que rechaces a la hora de confeccionar una prenda

o de ponértela? ¿Creéis que hay algún material...?

No, cualquier tipo de material es válido para crear.

¡Reciclemos! Es un momento maravilloso

para pensar en el planeta Tierra.

Reciclemos todo el material. Cualquier material

es imprescindible. ¡Qué maravilla!

Aprendices,

en esta prueba de expulsión, entrará en juego

el uso adecuado de los materiales.

Mucha atención al modelo de muestra que tenemos.

Vamos a verlo, María.

¡Oh! ¡Guau! ¡Qué bonito!

(LA TERRE) ¡Amiga! ¡Qué hermoso!

(MILY) ¡Madre mía!

De papel.

Prueba con papel.

Yo, que veo ese pedazo de vestido allí

y nunca he cosido con papel...

No entiendo de papeles, entiendo de telas.

¡Madre mía, que Dios nos asista! Solo he pensado eso.

El vestido que estáis viendo, aprendices,

está patronado y luego cosido

sustituyendo la tela por el papel.

Las técnicas de costura y de corte

son las mismas

y lleva hasta su magnífica cremallera

magníficamente bien cosida. Con papel,

se pueden hacer grandes cosas. Absolutamente.

Como el vestido de Lady Gaga promocionando a Plotz.

Llevaba un vestido blanco de papel

que tenía hasta la ropa interior hecha con el mismo papel.

Pero ya otros lo hicieron antes. En los años 60,

en la moda se integraron nuevos materiales para probar.

Lo hicieron con metal, fibra de vidrio

y, por supuesto, papel.

Courrèges, Paco Rabanne o Pierre Cardin

dejaron increíbles piezas probando con estos materiales.

A ver, no quiero estar dando pena

con esto de las manos, pero pones una prueba de papel

y me pones a mí y lo unes...

¿Hola?

Vais a tener que confeccionar

un aprenda con...

este tipo de materiales

y no queremos

manualidades

ni papiroflexia,

queremos costura con papel.

En la mercería encontraréis infinidad de papeles:

cartulinas, Belcraft,

seda, crepe, papel japonés,

papel de fibras naturales

e incluso papel de pared pintado.

Todo, absolutamente todo,

para integrarlo como si fueran tejidos.

En esta ocasión y más que nunca, el primer paso

antes de ir a la mercería

es bocetar. La Terremoto se queda

y creo que os ayudará muchísimo... ¡Muchísimo!

...durante la prueba

y además tenéis un recurso muy importante:

el imperdible.

Cualquiera de vosotros puede pedir ayuda

a quien esté en la barandilla. En este caso, a Javi.

Serían 20 minutos,

que él, atención, podría rechazar.

Yo os ayudo.

Solo se puede hacer uso una vez por semana del imperdible.

Si lo necesitáis, tenéis que ser

muy rápidos porque se os pueden adelantar.

Y, además, cada aprendiz solo lo podrá usar

una vez a lo largo de todas las semanas

que permanezca aquí, en este taller.

Bueno, pues ya lo tenemos todo.

¡Ay! Caprile, un momento.

Creo que falta algo.

Me han entrado unas ganas... ¿Te vienes arriba, María?

¿Quién inaugurará esta temporada del programa?

Pues tú, que eres la más competitiva.

¿Os parece bien? Nos quedamos en buena compañía.

Ya lo habíamos hablado que ibas a ser tú la primera.

Esta es mi prueba, chicos.

¡Tengo una pregunta, María! Entrarás antes

o con todos en la mercería. Luego lo veremos.

No sería lo mismo. Bueno, aquí las normas

las ponemos nosotros, no los aprendices, querida,

ya lo sabes. No es lo mismo.

Siempre hacemos las pruebas con las mismas oportunidades

que tenéis vosotros.

La cuestión es el material que hay en la mercería.

No te preocupes que te quedará mucho material

para que puedas lucirte y ganarme, o sea que, ¡ojalá!

Jamás se me ocurriría ganarte.

Ojalá, no habría cosa que nos gustase más.

Jamás.

María, si te parece,

cuando dé el tiempo de salida, tú bajas y te incorporas

a la mesa. Perfecto.

Está claro que ella no se irá.

Seguro que no. ¿Qué haría yo sin ti?

Coser con papel

es una de las pruebas más difíciles que hemos hecho

en nuestro taller y es un reto.

El papel es muy complicado de manejar,

de cortar, de coser...

Es muy importante la elección del papel que usarás.

Depende de qué papel cojas, estás perdido.

Aprendices,

en vuestra primera prueba de expulsión

de la cuarta temporada de "Maestros de la costura",

tendréis que crear un aprenda

completamente libre

con papel

y tendréis...

90 minutos para demostrar

lo que podéis hacer.

Muchísima suerte a todos.

Que os vaya fenomenal. El tiempo comienza

en 3, 2, 1...

¡A coser! ¡Ánimo, chicos, ánimo!

(Kristofer Maddigan "Cuphead")

¿Ya lo tienes todo, María?

Lo tengo.

¿Dónde están los imperdibles?

¡Ay, socorro!

Hilo, patrón, cremallera,

silicona...

Terremoto,

¿alguna vez has usado papel en Diabéticas Aceleradas

o de primera vedete en El Molino? Papel se ha hecho mucho.

Recuerdo grandes momentos del arte

y de la moda y de la música

porque os recuerdo la portada del disco

de Peor Imposible

donde vestían como Las Meninas con papel de estraza.

¡Ah, guau! En la playa de Es Trenc.

Foto de Ouka Leele preciosa que pasó a la historia.

Yo no había nacido. Yo tampoco estaba.

Ah, por eso.

Yo, en los 80, como comprenderás... Por eso.

...es solo de oídas. Claro.

(TARAREA)

¡Al ataque!

¿Qué tal, Elenita, mi amor?

¿Has cogido papelitos guapos? -Espero que me llegue

con el rollo este negro.

(ÁLVARO) ¿Qué vas a hacer? -Probaré de hacer un cuerpo.

¿Tú qué harás?

(ÁLVARO) Una falda escocesa. -¡Ah, mira, qué buena idea!

(ÁLVARO) Para no variar.

Estoy haciendo una falda escocesa

porque lo he estado practicando estos días

y sé que quedará bien.

(ANA) Álvaro, cuando termines me avisas.

Es bastante complicado para mí

porque tengo problemas de hiperhidrosis

y estoy trabajando con papel. Estoy hipernerviosa,

pero bueno.

Hablando de historia, una de las campañas

más recordadas de vestidos en papel

fue la de la compañía americana Mars,

la de las chocolatinas, que lanzó un producto

que se llamaba "Píntelo usted mismo"

y te vendían el set para hacer tu traje en papel

en blanco con tus acuarelitas

para personalizarlo tú.

Y participó en toda esa campaña publicitaria

nada más y nada menos

que Andy Warhol. Fíjate tú.

Estáis tardando en hacerlo. Hombre.

Unos trajes de papel... ¡Eso es más para Palomo!

Un buen traje de novia de papel. Por ejemplo.

Si el novio se enfada, le echa una cerilla

¡y arde la pobre novia!

¡Joder, qué difícil es esto!

(GABRIEL) ¡Mierda, se me está rompiendo el papel!

Fermín ha cogido un papel de seda amarillo,

naranja, un papel pinocho negro,

rojo...

Y luego ha cogido este papel más duro granate.

¡Alfileres!

Y, aparte, aquello ya plisado que vimos,

este cuello de Velázquez... Una lechuguilla, sí.

Bueno,

puede ser algo interesante.

Luego Laura, que la tenemos delante,

ha cogido "trans" amarillo, rojo y negro,

papel vegetal negro también

y bueno, no vemos lo que hace,

pero...

vamos a darle un poco de confianza.

Raquel, Lluís está inspirándose en tu vestido.

Pues no es sencillo. Ha cogido papel de seda blanco,

un papel de fibra vegetal blanco también...

¡Estoy terminando de bordar! Quien quiera venir...

¿Nani o Gabi? -¿Ya?

Ya estoy terminando.

(LLUÍS) ¡Tú no, que no he ido yo aún!

(MILY) ¿Quién va después? Me pido.

Va Gabri o Nani, que lo han pedido.

-Estoy fuera de mi zona de confort

porque jamás había cosido algo fuera de la tela convencional.

Pero me encanta la prueba

porque nos hará fluir

toda esa creatividad que tenemos dentro.

(ELENA) Mily, hoy no me cantas. -Hoy no canto, hija,

no estoy en mi medio y no canto. Hoy no canto.

A ver si lo tengo controlado

y después cantaré.

¡Vamos, presidente!

¡Eh! -Tú, en tu palco, ¿eh?

¡Se me está destiñendo el papel!

Muy bien todo.

(LLUÍS) ¿Cómo iba esto? ¿Así?

Terremoto, hablábamos de los vestidos de papel,

de Lady Gaga... Es verdad que ella es un personaje

que nace inspirado en ti.

Por supuesto. Lady Gaga

me lo copia todo.

El traje aquel de los chuletones

fue un día que me la llevé a Ávila y digo:

"Te llevaré a comer, que estás muy delgada.

Un chuletón de Ávila, que te faltarán manos".

A los tres días,

¡veo la foto del traje de los chuletones!

Y lo de disfrazarse de monja fue por Santa Teresa.

Porque yo tengo una relación íntima

con las teresianas de siempre. Ah, claro.

(RECITA EN INGLÉS)

Eso es el avemaría en Inglés. En Inglés.

Estudié con las teresianas en Londres.

Ah, en Londres. Claro.

En Kingston upon Thames,

en una residencia Tudor del rey Enrique VII de Inglaterra.

¿Y no te cortó la cabeza?

Estuvo a esto para sacar filetes también.

(ELENA) Quería coger algo negro

y que fuera un vestido largo con una falta larga.

Creo que el papel

es un material superdelicado

y el negro puede ocultar algún fallito que otro,

que espero no tener, pero me puede ayudar, la verdad.

(MILY) Gabi, ¿has bordado?

¿Cómo? -Que si has bordado.

Sí, he bordado.

Está Nani. (MILY) ¿Y qué tal?

(NANI) Pues mira,

está desenhebrada. (MILY) ¿Hay drama?

Sí, pero tranquilos. (MILY) ¡Uy, uy!

Si alguien soluciona el drama es Nani.

¡Hala, ya!

¿Ha funcionado, Nani? -Sí.

(ANA) ¿Cómo lo llevas? (NANI) No lo sé

porque estoy haciendo un moulage. -Muy bien.

Yo también lo hago un poco,

pero solo un drapeadito aquí, lateral.

(NANI) ¿A quién le toca la bordadora?

¡Yo! (NANI) Venga.

¡Voy, voy, voy!

Fíjate la suerte que tienes... Sí.

...que no solo eres el primer aprendiz

que está en esta barandilla y se salva de la expulsión,

sino que, además,

eres el primero en recibir

el libro de "Maestros de la costura".

Muchísimas gracias. Este es para ti.

Es un manual indispensable

para diseñar y coser tu propia ropa,

pero además, en esta edición,

incluimos patrones desplegables con todas las instrucciones

y son de las prendas del programa.

Muchísimas gracias. Lo usaremos en casa, ¿eh?

Claro que sí.

Bueno, ya verás, está todo. ¡Precioso! ¡Hosti!

(ANCOR) ¡Lo estoy cagando un montón!

(LLUÍS) Ancor, ¿cómo vas? -Esto es una mierda.

¿Una mierda? -Mal, muy mal.

(NANI) Venga, no os subestiméis.

(MILY) Se ha roto el hilo.

Se rompe el hilo todo el rato, chicos.

¿Ya? -Se rompe el hilo.

La he enhebrado tres veces y nada.

Se rompe, se rompe y se rompe.

He pensado que era aquí... (ELENA) Avísame cuando acabes.

Se rompe el hilo. No voy a estar más.

Lo siento por los que no hayan bordado.

¡Qué casualidad!

(LLUÍS) ¿Qué se haya roto? -El hilo.

(LLUÍS) ¡Qué casualidad!

Se rompe el hilo.

La he enhebrado cuatro veces y se rompe el hilo.

Pero falta Fermín y Elena también.

Fermín, ¿has bordado? -No.

Lo llevas claro, cariño, se han cargado la máquina,

pero no te agobies, sigue cosiendo.

A ver, si se rompe, no puedo hacer nada.

Madre mía, ¿cómo le doy la vuelta a esto?

Nada de nada,

creo que me he equivocado. Lo voy a abrir así...

y que sea lo que Dios quiera.

¡Hola, Laura! -Hola.

Te presento a Terremoto. ¿Qué tal?

Eres de Parla además. Una chica periférica.

Sí. -Estupendo.

Nativa. -Laura, ¿qué haces?

Una falta larga con un poco de vuelo

y con un rollo torero.

¿Esta es la falda? Sí.

Mira, Lorenzo.

Creo que si haces algo taurino,

es muy importante un bordado.

Aquí va a ser imposible

y, como esto te quedará un poco soso, creo yo,

puedes hacer unos pliegues con papel

que imiten... -Los bordados.

...toda la pasamanería de... -Sí, había cogido...

¿Algo de pasamanería o adorno? ¿Ves? Claro.

Había cogido esto para darle un tono... ¿sabes?

Pero bueno, de este rollo, así, empalmado con el papel.

Puedes hacerlo con el papel y tendrá más alegría,

porque si no, será una falta larga y ya está.

Sí. Te veo un poco perdida, Laura.

Y, sinceramente,

los trajes en papel...

Os hemos puesto un ejemplo maravilloso.

Hablamos de volumen. Vale.

De estructuras,

de que te ocupe espacio y no una faldita recta.

Él no te quiere desanimar, él pretende motivarte.

Lo prefiero, me gusta. No la estoy desanimando.

Tienes que pensar: "Me han echado la bulla

y yo ahora

convertiré esa falda de torero en una plaza entera

con público, con toros, con caballos,

con gente, con los antitaurinos en la puerta

y todo en esa falda". -Vale, verás cuando vuelvas.

Te caerás para atrás. Eso espero.

Las palabras de Caprile me han dejado

más nerviosa, pero me han hecho espabilar.

Ha sido como un cambio. ¡Fiu, fiu!

Yo necesito que me digan: "Laura, espabila".

Y yo: "Venga, ya!".

¡Ostras, cómo se rompe!

¿Cómo va la bordadora?

-Es que no se puede, se me rompe el hilo.

-Si se te rompe el hilo,

tienes que volver a enhebrarla, ¿no?

-Lo he hecho cuatro veces.

-Ya, pero al final, le dejas el marrón a otro, ¿no?

Mira Fermín cómo va, como si paseara en un desfile.

¡Como hay que ir! Con firmeza, con seguridad.

¿De quién es esto, lo que está aquí dentro?

(MILY) Es mío, Fermín,

pero es que se me corta el hilo.

Tío, nada, lo he enhebrado cuatro veces.

Lo ha dejado ahí.

Se corta el hilo, se va y lo deja.

Vale, ya sé lo que ha pasado:

que no he puesto "tela". No sabía que era en "tela".

¡Madre mía!

(ANCOR) Nani, me voy yo.

Respira hondo. -Me está saliendo todo mal.

Se me ha roto. -Venga, ya está.

¿Lluís?

¡Hola, Lluís! ¿Qué tal?

¿Qué tal?

¿Cómo estás? Bien, haciendo la blusa.

Me recuerda a una que hice una vez.

¿Sí? Sí, sí.

Me he inspirado un poco al ver a Raquel.

Te lo digo, Raquel, siempre vas guapísima.

Gracias. Eres el estilo de mujer

que me gusta ver. Gracias.

Al ver tu vestido, me has gustado una vez más y...

Te lo agradezco, Lluís. Quiero vestirte, Raquel.

Yo no me muero sin vestirte. Bueno.

Ya estamos, Raquel. Y tú, alguna chaqueta mía

te tendrás que poner si te la hago algún día.

Házsela a Caprile, que es tu "favo".

Se lo tendré que decir, a ver qué pasa.

Caprile está un poco enfadado conmigo,

me tiene un poco cruzadito,

pero con el tiempo, se arreglará. ¿Sabes qué me pasa?

Yo te lo cuento.

Él es así. Es así.

Imagínate, yo soy de esa gente

que, cuando empieza con alguien, cae mal,

pero luego caigo bien. Si caigo mal al principio,

buena señal

porque luego se me quiere. Soy raro de coger.

Ya me lo dice mi madre, pero soy de estos

que, si cae bien al principio, luego soy un cansino que dices:

"¡Dios, en qué momento me cayó bien!".

¡Papel pinocho! -Papel pinocho.

Muy bien, muy bien. -He pensado

que era bastante dominable y que le podía dar juego

y, como siempre me gustan más los volúmenes,

a ver si podía conseguir algo.

Has hecho como un corsé primero

y luego... Iba a vestirlo.

La idea es representar como un clavel blanco.

Porque tú eres de Sevilla, por lo que oigo.

(RÍE) Sí, del centro.

Has querido volver a la tierra. -Sí, he pensado:

"Voy a vestir a mi Sevilla" y estoy haciendo un clavel blanco.

Has dicho que caes mal al principio y luego bien.

Eso te puede funcionar con nosotros,

pero con Caprile...

¿No? No.

Bueno. No tiene mala pinta,

pero dale... Termínalo.

Le doy brillo, le doy brillo. Termínalo en condiciones.

Le pondré aquí un clip o algo, necesito ponérselo,

si no, no me va a cerrar.

¡Ay, que no llego! Aprendices,

no me gusta nada recordaros esto,

pero uno de vosotros abandonará hoy

el taller de "Maestros de la costura".

Los primeros 45 minutos

de la prueba se acaban de ir.

Os queda la mitad del tiempo,

otros 45. No me da tiempo, no me da tiempo.

"Really, George?".

¿Qué tal, María?

Agobiada.

¿Agobiada? Sí.

¡Todos agobiados, todos agobiados!

Me sudan tanto las manos que no puedo, tío.

¿Cómo va mi Alvarito?

Ah, bien. -Veo que te ha gustado

el "look" de la falda, ¿no?

¡Hombre! -Al final le cogerás el gustillo

a ir por ahí...

¡Con todo suelto! (ANA) (RÍE)

No se pueden hacer manualidades, ¿eh?

(FERMÍN) Ya.

-¿Es el parchís, cariño o el fuego?

(FERMÍN) Es que es carnaval.

Me está saliendo carnaval y no me gusta.

Me las estoy viendo y me las estoy deseando, ¿eh?

¡Madre mía!

¡No, no, no, no!

¡Pero bueno! ¡Idos, idos de aquí!

¡No, no, no! Idos de aquí, por favor.

No.

María, aquí veo mucho desperdicio, ¿eh?

No, te equivocas, es una manga más grande que tú.

De desperdicio, nada.

¡Mira, mira! De eso, nada.

¡Sacadme a este hombre de aquí! Mucho desperdicio, ¿eh?

¡Mucho desperdicio! ¡Esa es para ti, Terremoto!

¿Es de mi talla? Claro.

¡No me mezcles los patrones, Caprile!

Mucho desperdicio, María. ¡María, qué buena pinta!

Vale, mucho desperdicio. ¡Guau, María!

Vamos a ver. Con la cremallera y todo.

¡Hombre! Te diré una cosa,

no sé si llego, ¿eh? ¡Anda!

¡Qué bonito!

¡No sé si llego! ¡Sí que vas a llegar!

¿A ver esa cremallera? Mira, perfecto.

Está perfecta. ¡Limpio!

¿A ver si sale del lago Ness?

No seas quisquilloso. Está perfecta.

¡Qué bonito, María! ¡Qué bonito!

¡Qué preciosidad! Lo veo un poco largo el traje.

Sí, es larguísimo. Un poco largo.

A mí me gusta ir más corta. Para La Terremoto...

Te dejamos, que el tiempo corre muy en contra.

Lo tienes ya. Me falta montar las mangas.

Tiene que quedar perfecto. ¡Le queda un montón!

Entre nosotros, esta prueba es dificilísima.

Sí. O sea, de verdad.

Vámonos. Idos, va.

Tiene buena pinta, María. Venga, venga.

Lluís es muy listo, el papel pinocho es más fácil.

Para hacer la prenda de María Escoté,

hay que cortar, en papel,

las piezas del vestido y del forro.

Se confecciona primero el delantero del forro,

después se frunce la pieza principal del delantero

y se cose al forro con un pespunte.

Se trabajan las piezas de la espalda de la misma manera

y se incorpora una cremallera que permite reutilizar el vestido.

Se unen delantero y espalda por los hombros y los costados.

Se confecciona después la base de la manga

y se crea un extra volumen en la copa uniendo tres piezas.

Se cosen las mangas al vestido frunciendo las coronas.

¡Buf! Estoy rompiendo el papel,

es que se me rompe del sudor. No puedo, de verdad.

¿Cómo coso esto?

Quiero el imperdible, Raquel.

¿Lo quieres? Sí.

¿Estás segura? Primera prueba de expulsión.

Si lo usas ahora,

no podrás usarlo en el concurso. Nunca más, sí.

¿Javier? Sí.

Laura necesita tu ayuda.

Claro. ¿Quieres ayudarla?

Sí, sí, la ayudo.

(LA TERRE) ¡Bravo a la generosidad!

Muy bonito. -No sé cómo coser esto.

Javi cose superbién a mano y me ayudará mogollón

a la hora de coser el volante. Me veo muy perdida con tanto papel

y veo que no podré, que lo rajaré.

Javi me da mucho temple

y me va a ayudar bastante para poderme relajar.

Toma, Javi, cariño, ¿me montas los volantes?

Vale, dime. -Te digo cómo va, ¿vale?

¿Qué quieres? -Mira, quiero...

Dime lo que es. -Es que se va rajando.

Es poner, en todo un lado, los volantes

y que vayan cayendo por aquí. -Vale.

# Drama, esto es un drama. #

Hoy no canto. -¡Menos mal!

"Bye, bye". Voy a cantar "Bye, bye".

¡Nani!

Hola, Raquel. ¿Qué tal?

¡Hola! Te presento

a La Terremoto de Alcorcón. ¿Cómo estás?

Encantada. Bien. ¿Y tú? -Te veo muy bien, ¿no?

Muy segura, muy tranquila... -Bueno.

Tranquila no, ¿eh? -Lo disimulas muy bien.

Con temple, pero tranquila no. -¿Es un top o va con una falda?

Es un top.

¡Esto es un papel de regalo! Es que Nani...

Es que Nani es militar y estos colores

son muy militares también.

Si la Legión fuera con un uniforme así,

yo me hacía de la Legión con cabra y todo.

¡Mira qué bonito! Nos conocemos, Pepa.

Un legionario es una alegría. Ese es el tirante

que va por dentro. Sí.

¿Has medido bien?

Mide bien.

Vamos, no le des más pistas.

Si te va de aquí a aquí, te aguantará mejor.

¡Ay!

Eso era lo que yo le quería... ¡Ay, amigo!

...insinuar.

Yo, por mi trabajo,

uso otros tipos de materiales.

Sí que es verdad que tenemos tejidos,

tenemos redes miméticas para camuflarnos bastante bien,

pero luego usas lo que tienes a mano,

que es lo que te da la naturaleza,

pero nunca un papel.

¡Se acabó!

¡Me la juego!

Me la juego y me la juego.

¿Cómo vas? -¿Yo? Supermal porque, claro,

estoy haciendo una falda larga y el tiempo no me da.

¡Qué pasada, tío! -¡Uf!

¿Lo has bordado a mano? -No.

¿Venía?

¡Lo han puesto para ti!

Genial. Queda bonito blanco y negro, ¿no?

Sí, ahora le pondremos el celo ese ahí

y esto lo acabamos aquí. -Vale, genial.

No nos dará tiempo para otro. -La pegaré con silicona esa parte.

No le pongo cremallera. -Ponlo por debajo, que no se vea.

Por debajo. -Sí, llevas razón.

(LA TERRE) ¡Hola, Mily! -¿Qué?

¿Cómo está mi niña de posguerra?

La niña de posguerra está pasando mucha fatiga.

¿Por qué? ¿Qué te pasa?

He cogido un papel

que no era demasiado fantástico y estoy improvisando

a última hora. -Te has dado cuenta tarde, ¿no?

Claro, tarde.

Y ahora, estoy haciendo una locura mental

de las mías.

Estás improvisando. Totalmente.

Totalmente. -A mí me gusta mucho

ver estos lacitos por aquí. ¿Y estos lacitos caramelo?

Es un homenaje a Celia Villalobos. -¡Anda!

La conozco. ¿Eres su amiga?

¿Qué tiene que ver Celia con...? Va a ser muy Candy Crush.

Pondré así... -¡Vale!

...los caramelitos.

-Vamos, disimulando

un poquito la locura. -Sí.

Nos vamos, Mily, termina. Gracias, chicos.

¡Gracias por la confianza!

Yo estoy convencida de una cosa:

que hoy me voy yo.

Es de esas cosas que vas tan rápido,

que no piensas que te pueden salir mal.

A mí me han salido mal ¿y qué he hecho?

¡A otra cosa, mariposa!

¿Todo bien con la bordadora, Fermín?

Sí, lo estoy haciendo. ¿Sí?

Vale, pues venga,

pero esto no lo has abierto bien, Laura.

Ya, pero no tenía otro agujero. -Pero es que...

Gabriel. Hola, Gabriel.

¡Uy, qué mal momento! -¿Mal momento?

Siempre es buen momento para La Terremoto.

Gracias, cariño. -Por supuesto.

Enséñanos, Gabriel,

por favor, el boceto. Bueno, el boceto es...

¡Ah! ¡El boceto está muy bien!

-Es...

Abstracto. Abstracto, exactamente.

Es esquematizado. -Está muy bien.

Es maravilloso.

Es la letra del médico ese boceto. Sí.

Pero tú lo ves. -Yo lo veo, lo veo.

Esto, así, no nos vale. Vale, fatal.

Dale un segundito o segunditos más.

Vale, Palomo. Dedícale tiempo, planifica,

anótate... Vale.

El boceto tiene que ser algo, no un garabato.

Además, Gabriel, ¿a ver?

¿Y cómo se pone esto? ¿Cómo entras y sales?

Se abre por aquí y se coge con la lazada.

Si te hace alguien así, estás en cueros, ¿no?

Pero eso es al final de la noche. Por suerte.

(LA TERRE) Se las saben todas. -Claro.

Lo veo todo sin coser, ¿eh?

Me faltan unas puntaditas que son las de unión.

He empezado con la puntadita, la etiqueta y ya a unirlo.

Hemos pedido un poco de costura. Sí, sí.

Hay que coser eso. Sí, voy.

Esto lo hace mi sobrino de 7 años. -Pues hija,

si sale un "Maestros júnior"...

-No, pero está hecho...

No quiero ser ofensiva... -No pasa nada.

...pero has hecho un plegadito y algo que lo recoge.

Lo que ha dado tiempo. Habría que coser un poco.

Dale un poco de... -Sí, sí.

¡Échale aguja, échale aguja al temita!

Es un poco chapucilla, Gabriel. Lo siento, Palomo.

Aprendices,

arrancan ahora los últimos

10 minutos de costura en este taller

para uno de vosotros.

¡Joder!

"Porfi", ¿alguien me mira la bordadora?

(ANA) Hay una que no está enhebrada.

La aguja de la derecha no está enhebrada, Laura.

Javier. Dime.

Siento decirte que el tiempo del imperdible

termina en 10, 9, 8,

7... ¿Laura dónde está? 6... Ahí, chillando.

...5, 4, 3,

2, 1, ¡tiempo!

Laura, ha terminado el tiempo del imperdible,

te quedas sola. Vale.

¿Alguien me mira la bordadora?

-No me lo puedo creer,

la bordadora es un invento del diablo.

¿Sientes que la has podido ayudar en 20 minutos?

Algo la habré ayudado, pero no sé

si ha sido mejor o peor.

Laura, ¿qué?

¿Qué ocurre?

Pues que la bordadora, Fermín,

no sé qué le has hecho,

pero no borda. -¿Cómo que no borda?

No borda. -Laura, he bordado como todos.

Vale, pero no borda.

Te ayudo, Laura. (LLUÍS) Ya la ayudo yo.

Acaba lo tuyo. Palomo, Caprile, ¡estoy!

¡María, madre mía!

¡Oh, pero sí que estás!

¡Sí que estás! ¡Eh, eh, eh!

¡Mi talla perfecta!

¡Estás muy bien!

¡Uf! ¡Qué locura!

Ponlo aquí, María.

El vestido de María Escoté

me lo hubiera puesto yo. "Hazlo de mi medida

que me quito este y me coloco el tuyo".

Pero no me duraría ni una hora, ya que es de papel.

¡Es increíble el vestido!

¡Laura, que te ayudo!

No, no me tienes que ayudar, es la bordadora.

Estoy haciéndolo a mano ahora. -¿Dónde lo tienes, Laura?

¿Me puedes bordar eso? -Sí.

Está ahí encajado.

Lluís,

te quiero dar las gracias porque has sido un amor

y me has ayudado muchísimo

con el tema de la bordadora. Mil gracias.

Estaba bordándolo a mano en el papel.

(FERMÍN) Cariño, no me la he cargado queriendo.

Laura... -¡Ya lo sé, tonto!

Vale.

Hale, toma, niña.

Te lo he hecho en formita de corazón.

¡Oh, muchas gracias!

Bueno, Nani, ¡mira qué bien las plumas!

Lluís,

¿estás de cháchara? ¿Lo tienes todo terminado?

Ya lo he atado. ¡Uy, qué peligroso es!

Yo lo veo bastante simplito.

De verdad, ¡no me puedo creer esto este año!

¡Nos sobra hasta tiempo!

A mí se me rompe todo el papel. (ANA) Y a mí, estoy superagobiada.

¡Ay, se me ha quedado pegado al dedo!

Aprendices, últimos segundos

que arrancan en

10, 9,

8, 7, no paréis,

6, no paréis, 5,

no paréis, 4,

3, 2,

1, ¡no paréis!,

¡tiempo!

Ahora sí.

Bueno, me siento bastante agobiada, la verdad,

porque el resultado final no es lo que esperaba,

pero bueno, intenté hacerlo lo mejor que pude.

Es la primera vez...

Ha cocinado hasta aburrirse en "MasterChef"

y jamás se le ha movido una onda.

Ha venido aquí y mirad lo que tiene aquí.

Todo colgando, ¿no? ¡Se le ha ido todo el moño!

Me han podido más los nervios de ver lo que estáis pasando

que sufrirlos yo misma.

Sois maravillosos. Enhorabuena y feliz "Maestros de la costura".

¡Muchas gracias!

¡Bonita!

¡Maestra! ¡Eres un amor!

¡Adiós, preciosa!

La Terremoto es un amor.

Primero, que es de barrio, como digo yo,

y te transmite esa seguridad y esa tranquilidad

de poder hablar con ella y no tener que estar:

"Usted, perdón...". Y me ha ayudado mucho:

"Venga, Laura, tranquila, métele, métele".

Me encanta.

La suerte está echada.

Vamos con la valoración.

Bueno, aprendices,

se trataba de hacer costura

y es evidente

que la mayoría de vosotros no nos habéis hecho caso.

A ver, aprendices, esto, precisamente,

es una prenda de costura: un vestido

que, perfectamente, se puede poner y quitar.

¿Veis? Con su cremallera perfectamente hecha,

con una base de papel, con un refuerzo

donde luego ha hecho un drapeado encima y, en fin,

es un vestido, es una prenda real.

Con vuestras prendas, lo que vemos es que muchas

son justo lo que no queríamos:

manualidad de carnaval que no se puede poner.

Creo que los jueces me dirán que estoy en la cuerda floja

en cuanto a la costura

porque mis compañeros han hecho, por lo que he visto,

unos tops increíbles

y a mi vestido le falta la buena confección.

Además, nos preocupa otra cosa: lo que ha pasado con la bordadora.

Este es vuestro taller y debéis tratar

todos los elementos, toda la maquinaria,

todo con mucho cuidado y respeto.

Nada de golpes, nada de empujones o tocar

todas las teclas y desprogramar.

El maltrato a una máquina lleva implícito ya el castigo

porque no podéis usarla porque la bloqueáis todo el rato.

Bueno, yo soy, como ha dicho La Terremoto,

la niña de la posguerra donde había cero tecnología,

pues yo, cero tecnología. Yo cojo...

el robot de cocina y lo escogorcio.

Soy cero tecnología.

Ahora los jueces

pasarán por vuestros puestos de costura

para evaluar los trabajos. Suerte.

Fermín, acércanos el maniquí.

¿Estás contento

con tu trabajo? No es la primera idea

que tenía pensada. Quería hacer un vestido

con unas llamas de fuego. No me salió bien,

así que en los últimos 20 minutos, con los materiales

que había cogido, he intentado plisar un poco

y he dejado aberturas para que, al andar,

puedas enseñar la pierna

y tenga un punto sexi por lo menos. A ver, Fermín,

sexi, sexi, sexi... ¡Sexi lo es, María!

¡Tú y yo sabemos qué es sexi! Si no es sexi...

¿Simboliza una hoguera? Es como flor en llamas.

Es como una flor que se quema. Sí, sí.

Lo que más me llama la atención es que has sido el único

que ha cogido un adorno ya hecho

de papiroflexia... Sí.

Maravilloso.

Maravilloso.

¿Qué pensabas hacer realmente?

Me parecía precioso para hacer un cuello o algo

pero la papiroflexia

se empezó a deformar un poco.

Si tenías ya la prenda hecha. Sí, para un cuello, perfecto.

Sujétame aquí. Sí.

Lo tenías aquí,

empezabas a hacer tus pliegues en el papel

y te salía una capa

de Maléfica espectacular. Divina.

Y te has embolado en estas llamas de fuego,

que te has quemado, pero bien. Bien quemado, sí.

Achicharrado vivo. Aquí, costura...

no vemos, Fermín.

Ahora mismo tengo

muchas posibilidades de irme.

Me encantaría quedarme, pero ahí estamos,

ahí estamos.

Laura, por favor.

A ver, Laura,

¿por qué pone tus iniciales ahí si la etiqueta la ha hecho Lluís?

Como no me funcionaba, la ha terminado él.

Para la próxima,

el trabajo aquí es individual.

Lo mismo es no tenerla que te la haga otro. En fin.

Jo. Para eso están

las pruebas por equipos.

A ver, Laura, explícame.

¿Cómo te pones y te quitas esa falda?

No podría.

Se va a romper. Para abrirlo, realmente,

hay que romperlo, ¿verdad?, despegarlo.

¿Cómo lo has cerrado? Con la pistola.

Para abrirla, si me la quiero poner,

la tengo que romper y si voy al baño,

necesito la pistola cada vez que quiera cerrarla.

Es un error total,

pero como iba a contrarreloj...

A ver, Laura, que te vemos muy nerviosa

con las manos arriba y abajo. Sí, perdón.

¿En qué estás pensando?

¿Ahora mismo? Sí.

Que no me quiero ir y digo: "Madre mía,

si lo hago muy mal, vaya rollo".

Pero bueno, debí poner la cremallera.

En fin, Laura,

muchísimas gracias

y suerte. Ya Javier.

Y a Javier, claro. Sí, Javier,

muchísimas gracias. -De nada, mujer.

-Estoy un poco triste porque no he puesto la cremallera

y sí sabía lo de la cremallera,

pero digo: "Como he hecho todo menos lo de la cremallera,

a lo mejor no lo tienen tan en cuenta".

Pero sí, lo han tenido en cuenta, lo primero.

Lluís, por favor, ¿puedes acercar tu maniquí

y contarnos tu prenda?

Como he visto a Raquel con este traje tan bonito,

me ha recordado a una flor, he representado un clavel

y he ido viendo a ver cómo iba cogiendo la forma.

Por lo que veo, has entendido muy bien la prueba:

has cogido un tejido para hacer una base

donde has montado

todo el drapeado, has cosido la cremallera,

efectivamente, y has podido jugar con el papel,

con los volúmenes, sobre una base y has conseguido una prenda.

Bastante bien, bastante bien resuelta,

has adornado con un lazo de satén...

Perfecto. Te quiero preguntar una cosa.

¿Te sobra el tiempo o es que vas muy de sobrado?

No, no. Yo te he visto aquí

cacareando, mariposeando, de un sito para otro...

Esta ley del mínimo esfuerzo...

Si puedes hacer esto en 5 minutos, ¿qué harás en una hora y media?

De acuerdo.

El mariposear se va a acabar.

Creo que ya está bien.

Estoy contento con el resultado de mi prenda.

Creo que es lo que quería expresar,

pero sí que cuando termino las prendas,

me aburro, lo tiraría

y volvería a hacer otra cosa completamente distinta.

A ver, Nani,

nos gustaría que lo quitaras del maniquí...

¿Sí? ...para comprobar

su funcionalidad.

A ver, para unas prisas no es.

Yo no la tengo. Ah, vale, vale.

Lo mismo cuando llegas a la fiesta ya se ha terminado.

Yo no me quito esto

en cualquier parte. Ah.

Lo digo mientras te vistes. ¿Vale?

Se mete la manga y tiene la base.

Y tiene aquí dos corchetes. Sí y este para que no se abra.

A bueno, tiene tres, está muy bien.

Yo no me lo podría poner porque no tengo esta cintura,

pero quizá Elena sí.

Venga, vamos a hacer la prueba, Elena.

Te queda increíble, ¿eh?

Es muy bonito.

Pues nada, cariño, haz lo que sabes hacer.

Un desfile, ¿no?

Venga, vale, vamos.

¡Ah! ¡Muy bien!

(NANI) ¡Guapísima! Todos habéis comprobado,

en el trabajo de Nani,

lo que estábamos pidiendo en la prueba:

algo que se pueda usar. Se pueda quitar,

se pueda poner, tiene un diseño, tiene costura...

Y me olvidaba, Nani,

el toque de las plumas está muy bien.

Gracias. Bueno, Nani,

muchas gracias.

Y a ti también, Elena. Nada.

-Estoy contenta con el resultado que veo.

He ido a lo seguro,

a intentar montar la prenda y a sacarla adelante.

Álvaro, por favor, el maniquí.

¡Uh!

Cuéntanos qué has hecho y por qué se parece tanto

a la falda que llevas, que vienes monísimo hoy.

Gracias. Me encanta.

Es una falda escocesa.

He intentado aplicarme lo máximo posible

en lo que me han enseñado mis compañeros.

Lluís y Nani, estos días, me han ensañado bastante

y he intentado que se sintieran orgullosos

del tiempo dedicado en mí. Bueno, el diseño es mono.

Apreciamos que vayas mejorando. Podría estar mejor

y podría estar bastante peor,

pero creo que puedes estar un poco más contento.

Está correcto. Gracias.

Muchas gracias, Álvaro.

Estoy viendo el maniquí

y me puedo quedar tranquilo.

Quizá no orgulloso porque soy muy perfeccionista

y, de momento, no me sale todo como quiero,

pero bien.

Ancor, por favor, puedes traer tu maniquí.

Bueno, Ancor,

después del desastre de la prueba de equipos,

quiero que me expliques esto. Bueno,

pues es un vestido de cóctel

hecho con papel y papel de regalo.

Lo he querido hacer de líneas limpias, corte simple

y jugar con dos texturas.

Pues Ancor,

la verdad es que has hecho un trabajo espectacular.

Se nota que tienes referencias, conocimientos

técnica...

Es una prenda muy completa. Nos hemos quedado asombrados.

María, tendremos que llamarle el pequeño Saint Laurent.

Bueno... Hombre,

tampoco nos vengamos muy arriba. Yo lo veo.

Además, con las gafas y ese pelo. Yo veo un poco

a ese pequeño Yves.

Esto es una maravilla, no puedes negarlo, Caprile.

No, es maravilloso.

¡Jolines, gracias!

También te digo que estás siempre trabajando el la misma

zona de confort. Esto es lo que sabes hacer,

es un estilo determinado y no sales de ahí.

Y eso, a la larga, te limita.

¿Estás de acuerdo? Sí, sí.

Gracias, Ancor. Un placer.

No me puedo creer

haber colocado esa pieza en el maniquí

porque lo he pasado de mal...

Pensaba que no iba a hacer nada.

Mily.

A ver, Mily, viendo esto, sinceramente,

no diría que eres la misma persona

que nos hizo

ese vestidito maravilloso

que parecía Brigitte Bardot en una de sus películas.

Que sí.

Es obvio, es obvio,

esto no es defendible. Pues ya está.

Mi diseño no se podía colocar en el maniquí

y he dicho: "Venga, para arriba" y a la desesperada.

Pues, a la desesperada, me ha salido esto.

Esto es una chapuza como un demonio.

Total. Es que esto

tiene aspecto

de disfraz de caramelo, de niña, de cumpleaños.

Esto que nos estás presentando, sinceramente, Mily,

es de lo peor que hemos visto en el programa.

Sí.

Pues veremos qué pasa, Mily, gracias.

Gracias.

Creo que la que se va soy yo. De lo que he visto de los demás,

hay trabajos espectaculares,

que digo:

"Mila, posiblemente, te vayas".

Bueno, Gabriel, cuéntanos qué has hecho.

Nada, he intentado hacer un vestido plisadito,

mediterráneo, fresco, con colores

y bueno, luego están todos los errores de costura

que vosotros compartiréis ahora

Yo lo veo más asiático que mediterráneo.

Es verdad. Y la verdad es que, bueno,

a mí me deja mucho que desear.

Lo siento. Porque, por ejemplo,

¿lo podrías quitar y demostrarnos cómo se pone y se quita?

Sí, se quita la lazada.

Y...

¿Y por detrás tiene algún corchete?

No, va con la lazada.

Lo único que está cosido es...

Has hecho aquí el pespunte este

y, entre un papel y otro,

que no nos digas ahora que esto era para hacerlo sexi,

has usado la cinta de doble cara para...

Sí, bueno, la he usado para reforzar

y no tenía que usarla porque luego se pegaba.

Si estas Navidades te llaman de una papelería

para hacerles los escaparates... Sí, el escaparatismo.

...estupendo, pero esto, prenda y costura,

hay muy poca.

Ponte las pilas.

¿Qué pasará ahora conmigo?

No sé qué pasará conmigo.

Yo sé qué quiero que pase conmigo,

que es quedarme.

Lo que pasará conmigo no lo sé

porque esto es imprevisible.

Elena, por favor.

Cuéntanos qué has hecho en esta prueba.

Quería hacer un traje de fiesta, pero de noche,

que definiera lo que, para mí, es una mujer: discreta, elegante...

Y quería trabajar con el plisado.

Podría haberlo trabajado mucho mejor,

pero tiempo al tiempo, poco a poco.

Me encanta lo que me dices

de un vestido elegante y que tiene que ver contigo.

¿Puedes quitar este vestido y ponerlo?

Bueno.

Lo intentaré, pero...

No sé si por arriba saldrá.

Bien puesto no está.

Se te ha caído el tirante, Elena. Ya.

Yo lo dejaría. Prefieres dejarlo, vale.

Lo dejamos. Para empezar,

Elena, has sido muy arriesgada en querer hacer

un vestido de fiesta largo en esta prueba.

Pero si no te da tiempo,

en vez de poner una pasamanería,

¿por qué no pones una cremallera por lo menos?

Me dejas esto o pones aquí un velcro.

Has empezado la casa por el tejado:

adornar sin una estructura. La etiqueta sin coser, volando,

el vestido

sin podértelo poner...

¡No está acabado!

Es que es un despropósito.

Y no se puede tocar más porque cuanto más lo toques...

Aquí no hay ningún vestido.

Esto es una bolsa de basura.

Es que, Elena, no es ni un disfraz.

Y me sabe fatal.

Muchas gracias. Es verdad.

A ver, seguro, seguro no lo tengo.

No sé seguro si me iré

al 100 %, pero tengo muchas posibilidades,

claro está. Está a la vista.

Ana, tu turno.

A ver, Ana, a simple vista no luce mucho,

pero no solo hay una cremallera,

sino que está muy bien puesta.

Con su pestaña y toda su mandanga.

Se demuestra

que se podía coser una cremallera

eligiendo bien el material.

Le has puesto esta especie de lechuguilla

o de volantillo con sus plumas,

los colores están muy bien combinados...

Ese cuello plisado podías traerlo más para delante,

que se ha quedado solo detrás. Sí.

Una cosa más dramática.

Me daba miedo el tejido, conforme lo iba tocando,

y tampoco quería... Digo: "Prefiero un poco menos

y que, al final, no estropee la prenda

intentando poner...". Como tocas tú el tema,

si alguien tenía un hándicap extra

a la hora de enfrentarse a esta prueba,

desde luego, eras tú, Ana, porque sabemos

lo complicado que te resulta manejar

papeles y este tipo de material

No volveré a coser papel.

Valoramos muchísimo tu esfuerzo y tu trabajo

y en eso estoy de acuerdo,

pero yo espero más de ti. Creo que esta prenda no te define.

Si sigues por este camino, lo vas a lograr.

Muchas gracias. Gracias, de verdad.

Realmente, no le quiero dar bombo

a mi problema de sudoración

ni quiero dar pena porque tengo esto,

pero es la verdad, si me pones otro material,

un plástico o no sé qué...

Pero me habéis puesto papel a mí y he mojado tanto el papel

que no había manera por donde cogerlo.

Yelimar, por favor.

Bueno, cuéntanos la historia de esta prenda,

que seguro... Tiene.

...que la tiene. A ver, a ver.

Si no la hay, me sorprende. Que nos la cuente ella.

Pues eso quiero.

Cuando entré al taller y vi estos colores,

me transporté inmediatamente a mi hermosa Caracas, a El Ávila,

que tenemos la dicha, cada vez que nos despertamos,

de ver las guacamayas volando

y tienen estos colores espectaculares,

así que me fui por allí.

Intenté hacer las plumas con el papel,

pero me di cuenta de que me pasaba esto.

Y lo cosí como pude porque era complicado

con el tamaño de la máquina

y me faltó hacerle aquí... La abertura.

...para que se terminara de abrir.

Desde luego, curro tiene. ¡Muchísimo!

Mucho trabajo. Muchísimo.

Has recortado, has combinado papeles,

ahora...

El resultado final no es el inicial que tenía.

Es igual que los otros: no te lo puedes poner.

Claro, sí,

al coser esto acá, cerré la pieza. A mí, la falda me gusta, Yelimar.

El problema es que no se puede poner.

Pues María, el próximo programa póntela.

Pues si me la hace bien hecha... Póntela.

Tú ves color y te vuelves loca.

Pues sí, veo color, es verdad, y me gusta.

Y lo que más me gusta

es que habla de ti. Esta falda bien hecha

sería una buena prenda confeccionada en papel.

Vale.

Muchas gracias, Yelimar. Puedes volver a tu sitio.

Pienso que me he complicado y me he arriesgado,

pero he seguido mi voy interna y quería plasmar muchísimas cosas,

aunque quizá me cueste la eliminación.

No sé si necesitáis

llevaros alguna prenda para deliberar.

Sí.

Hoy es un día

especialmente difícil para un veredicto

porque ellos son los primeros

en ser conscientes de que quien se vaya hoy

no habrá tenido demasiadas oportunidades

para demostrar su talento.

Os deseo mucha suerte a todos, mandiles negros.

Esperáis en el probador y Javier os acompaña.

Gracias.

(MILY) # Pla, pla, pla, pla. #

Yo creo que me voy y me da muchísima pena

porque no me he demostrado a mí misma

lo que puedo hacer.

Yo hoy estoy sorprendido con Mily. No sé qué le ha pasado.

La verdad es que deja muchísimo que desear.

Elena,

creo que tenía una idea bonita,

pero no tiene ni idea de escoger los materiales

y, aparte, no ha cosido. No, mira:

agujas... Está todo cogido con agujas.

...y alfileres por todos lados.

Una mala prueba.

Me voy yo. -No, mujer, no.

¡Hombre!

El tuyo tenía ambición. -Ya, pero no está acabado.

A ver, Lluís...

Lluís va de sobrado. Pero le ha salido la prueba

bastante bien. Sí, pero va de sobrado.

Tiene idea, viene de un taller, tiene una base, sabe qué hace,

pero me da miedo que sea un poco vaguete.

Y Laura, lo mejor que ha hecho en esta prueba

ha sido pedir el imperdible. El imperdible.

Es el éxito de su prueba.

Pero bueno, es gracioso.

Sí, algo tiene. Bueno.

Pues nada, ha sido un placer.

¡Por favor! -La mía está aún peor.

Ya, pero Mily, tú lo haces mucho mejor.

¿Y qué? Yo no lo he demostrado. -Ya, pero bueno,

los nervios te pueden jugar una mala pasada.

¡Yo casi lo tiro a la basura todo! -¡Si está perfecto!

No está perfecto. -Ancor, vale.

No lo digas porque me siento peor aún.

Perdón, cariño.

Nada que decir de Ancor. Está perfecto.

Se nota que sabe, tiene técnica...

¿Saldrá del vestidito recto

vintage, años 50, pensando en su mujer?

Eso es lo que tenemos que ver, Caprile.

Es justo lo que le hemos pedido.

Tengo ganas de llorar, pero me da vergüenza en la tele.

(FERMÍN) Pues llora, cariño. -Escucha,

estás llorando antes de tiempo,

Laura. -Se han llevado mi vestido.

Aprendices,

venga, acompañadme. Vamos.

Si me voy,

me va a dar mucha rabia,

pero no puedo hacer ya nada.

Aprendices, ha llegado la hora de la verdad.

Vamos con este primer veredicto.

Vamos, Caprile.

Elena, por favor, acércate.

Elena, es evidente que tu vestido no se sostiene.

Además, de forma literal.

Es una pena, Elena,

porque esta prueba terminada sería bastante bonita

y bastante vistosa. Gracias.

Elena, acompáñame, por favor. Colócate aquí.

Laura, por favor, acércate.

Laura, si volvieras a empezar esta prueba,

¿qué hubieses cambiado? La cremallera.

O sea, cerrar la pieza y ya empezar a crearla.

Pero claro, ahora.

Laura, reconoces tú misma que no has hecho una buena prueba.

No, si yo lo sé.

Ven aquí a mi lado, Laura. Ponte aquí.

Mily, me vas a disculpar,

pero es una pena que, en esta prueba, te haya fallado

esa confianza en ti misma, en la elección de los materiales,

en la planificación de la prueba...

Ha sido una cadena de errores, error tras error.

La primera sorprendida soy yo y la primera decepcionada.

Pues está todo dicho, Mily,

Gracias.

Fermín, por favor.

Fermín,

teníamos puestas más esperanzas en ti.

Lo entiendo.

Viendo esta falda, ninguno de los tres

diría que está hecha por ti.

Llevas toda la razón. Es verdad. Pero en fin,

viendo lo que han hecho

tus compañeras, esta vez,

te va a librar que ellas lo han hecho

un poquito peor que tú.

Pero esto no es digno ni de ti

ni de este taller. Lo siento de verdad. Lo siento.

Puedes volver a tu sitio.

Gracias y perdonad.

Entendemos, entonces,

que la decisión que tenéis que tomar

está entre Mily, Elena y Laura.

Por favor,

no lo hagáis muy largo, que lo están pasando fatal.

Pues Raquel,

nos ha costado muchísimo trabajo tomar una decisión,

pero hay que tomarla.

Y ya la tenemos.

Y el aprendiz que no continúa

en "Maestros de la costura" es...

Elena.

No pasa nada.

Es verdad

que me merezco ser la primera expulsada

porque era una prenda que no se podía poner.

Quizás mi esperanza era que valoraran la parte creativa.

Arriesgué mucho y en esa parte, estoy satisfecha.

Mily y Laura, podéis volver a vuestros sitios.

Pero Mily,

que sepas que te has librado

por esto.

Lo sé, lo sé.

Muchas gracias.

Me salvo por los pelos,

pero por los pelos. Es una victoria amarga.

He oído muchas veces eso y no sabía qué significaba,

pero ya me he dado cuenta.

Y Laura,

espabila porque te recuerdo que,

en el caso de estar en otra prueba de expulsión,

ya no vas a tener

el imperdible de oro. Podéis volver a vuestro sitio.

Lo que vale es alegrarse, ¿eh? Sí.

Estáis ambas una semana más en "Maestros de la costura".

Sí, pero por los pelos, ¿eh, Raquel?

Bueno, pero están.

Prometo por todos los hilos del mundo...

que, a partir de ahora, todas las prendas que haga

las haré "ponibles". Voy a ser la niña de la cremallera.

Elena, ¿quieres decir algo a los jueces?

Que ha sido un placer para mí empezar aquí

y bueno, seguiré fuera aprendiendo.

¡Ay!

Bueno, pues que... No puedo.

Ven, dame la mano.

Elena, no es fácil, ¿eh?

Lo que has hecho es muy complicado y has estado aquí,

con un castin enorme, el mayor que hemos tenido.

Ya.

Ahora mismo me acuerdo de mi familia.

Creo que estarán orgullosos de que estoy aquí

y que esto

me puede ayudar, sobre todo, a centrarme

y a formarme, por eso estoy aquí,

no por mi cara bonita

o por ciertas otras cosas que pueden decir.

Vamos a despedirte

y vamos a hacer un homenaje a las mujeres de tu familia:

a tu abuela y a tu madre por este rato

pensando en que has llegado hasta aquí

y en lo que has cosido.

¿No tienes una sonrisa? ¡Debes sonreír siempre!

Sí, sí. No te dejo que no lo hagas.

Te tengo que pedir que te quites tu mandil.

Claro.

Que dejes tu acerico, tu alfiletero,

tus pertenencias, pero que te lleves, por favor,

la máquina de coser para seguir haciendo maravillas.

Bueno, eso espero. ¡Harás maravillas!

¿Cuándo? Seguramente pronto. Las haré, las haré.

Muchísima suerte, Elena.

Tienes que abandonar el taller de "Maestros de la costura".

¡Suerte, chicos!

Después de "Maestros de la costura",

quiero crear mi marca y diseñar porque me encanta dibujar.

Visto está que a coser, me falta aprender,

así que eso, a seguir peleando.

Siempre es muy difícil elegir

al primer expulsado o expulsada en la edición

porque somos conscientes

de que no tienen mucho tiempo para demostrar su talento,

pero es el único camino para descubrir a nuestro ganador

o a nuestra ganadora. Estamos ilusionados y muy fuertes.

¿Y vosotros, estáis practicando? Ya sabéis que

"coser y cantar, todo es empezar".

Entra en el taller de "Maestros de la costura"...

¡Ana Belén!

# Hace tiempo que vengo al taller y no sé a qué vengo. #

¡Ay, madre mía, por favor!

¡Esto es una locura!

Fermín dice que está enamorado de mí

y no puede porque yo lo estoy de Palomo.

(Inaudible)

¡Qué guarrilla!

¡Esto se pone caliente, chicos!

¡Ah! -¡Ay!

Un fuerte aplauso para Paco Clavel!

Qué fuerte, ¿no?

Reconozco que soy el rey del "cutreluxe".

¡Es increíble cómo confeccionas!

¡Por favor!

Creo que la palabra que mejor describe la prueba es...

"majestuosa".

(LAURA) ¡Se me ponen los bellos de punta, Dios mío!

¡Oh, se está manchando!

¡Madre mía, qué barbaridad!

¿Eres consciente

de que estos pueden ser

tus últimos minutos en el taller?

No tengo un buen día. Hoy no es mi día.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 1

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Maestros de la costura 4 - Programa 1

25 ene 2021

Raquel Sánchez Silva, Lorenzo Caprile, María Escoté y Alejandro Palomo dan la bienvenida a los aprendices con el plató convertido en un pequeño Moulin Rouge. En el primer reto de la edición, los aprendices deben confeccionar una prenda que defina su estilo y hable de ellos mismos para que el jurado les vaya conociendo. Pero no están solos en plató porque la modelo y madrina del programa Eugenia Silva visita el taller para conocer a los nuevos concursantes.

En la prueba exterior, los aprendices viajan al 
recinto modernista de Sant Pau en Barcelona para homenajear a la moda catalana. En la primera prueba por equipos de la temporada, tienen que replicar dos piezas que podrán elegir de entre varias firmas con sello catalán como Knowtown (cuyo diseñador es Marc Vidal, exaprendiz de la tercera edición), Tot Hom, Yolancris, Lydia Delgado, Manuel Bolaño o Juan Avellaneda. Cuentan con 180 minutos para llevarla a cabo.

Los aprendices del equipo perdedor de la prueba exterior deben jugarse su continuidad en el programa en la prueba de expulsión. En este último reto deben enfrentarse a la confección de una pieza con un material muy frágil: el 
papel. Para ello, la mercería del taller está más preparada que nunca. Durante esta prueba, los aprendices reciben también la visita de La Terremoto de Alcorcón, una mujer con un estilo propio sin igual.

ver más sobre "Maestros de la costura 4 - Programa 1" ver menos sobre "Maestros de la costura 4 - Programa 1"
Programas completos (36)

Los últimos 585 programas de Maestros de la costura

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Carmen C.

    Hola, el programa 1 de la 4ª temporada no se ve, por si por favor podríais arreglarlo. ¡Gracias!

    02 feb 2021