Maestros de la costura La 1

Maestros de la costura

Lunes a las 22.10 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5791669
Para todos los públicos Maestros de la costura - Temporada 4 - Programa 5 - Ver ahora
Transcripción completa

Queremos que diseñéis y confeccionéis una prenda

que pueda funcionar perfectamente en el mercado internacional.

Tres, dos, uno...

¡A coser!

El aprendiz que no sea capaz

se irá a su casa al finalizar esta prueba.

¿En serio?

Tu prenda, Nani, no cumple ninguno de sus objetivos.

Bienvenidos a Largatera.

Es precioso.

Fijaos bien.

Pues en la prueba por equipos tendréis que replicarlo.

Venga, Ancor, no te me entretengas, cariño.

¡Las telas están todas equivocadas!

Consideramos que el equipo ganador de esta prueba

es el equipo verde.

Aprendices, ¿conocéis lo que es la moda trap?

¡A coser!

(ANCOR) Yo me suicido ya.

Ponte en la situación. -Vale.

Vale. Vívelo, tú vívelo.

Pues el aprendiz que no continúa es Ancor.

("Maestros de la costura")

Buenas noches y bienvenidos una semana más

al taller de "Maestros de la costura".

Los aprendices están metidos de lleno en la rutina.

Esperemos que vengan concentrados y con ganas de trabajar.

Es cierto que la semana pasada fuemuy impactante

por la marcha de dos aprendices,

pero ahora ya saben que no pueden dar nada por sentado

y que todo puede cambiar en cualquier momento.

De hecho, el número de aprendices dará un nuevo giro esta noche.

Que entren al taller.

(TODOS) ¡Tenemos derechos!

¡Luchamos por ellos!

¡Tenemos derechos!

¡Luchamos por ellos!

¡Tenemos derechos!

¡Luchamos por ellos!

¡Tenemos derechos!

¡Luchamos por ellos!

¡Tenemos derechos!

¡Luchamos por ellos!

¡Tenemos derechos!

¡Luchamos por ellos!

¡Tenemos derechos!

¡Luchamos por ellos!

¡Tenemos derechos!

¡Luchamos por ellos!

La verdad que es mi primera manifestación.

Nunca había ido a una, pero a mí sarao me gusta.

¿Que todos van? Pues bueno.

¿Qué iba a hacer? ¿Quedarme aparte?

No tengo nada mejor que hacer ni tengo que a ir a ningún sitio.

¿Quién va a ejercer de portavoz de la protesta?

Queríamos "redinvicar"...

Ay, madre mía.

Revindicar. -Revindicar.

Gracias. Una serie de derechos,

a ver si se puede hacer una...

un pequeño consenso entre jurado y aprendices

para intentar ser un poquito más...

más mejores.

¿A quién se le ocurrió la idea? (LAURA) A todos, más o menos.

¿Sabes qué pasa? Que nos quejábamos.

El uno, de una cosa; el otro, de otra.

Y dijimos: "Oye, venga". Y aquí estamos.

Y ahí vais a seguir. Sí, bueno.

Ojalá, ojalá, ojalá. -Eso esperamos.

Nosotros podemos reivindicar lo que queramos,

pero ya te digo yo que nos vamos a ir

con el rabo entre las piernas.

El que va dirigido a mí no tengo ningún problema.

¡Bien! Lo haré mal.

¿En serio? Lo haré mal,

pero si hay que hacerlo se baja.

¡También te digo una cosa, Raquel!

Si bajas y pierdes, vas a prueba de eliminación.

¿Yo? Y, si te eliminan,

tenemos que buscar una nueva...

una nueva presentadora.

Te pones tú de presentadora. Me pongo yo.

No sé si me sentarían igual los vestiditos.

También te lo digo.

(LEE) "Caprile, no nos grites".

No hay mejor desprecio que no hacer aprecio.

(LAURA) Oh, no.

Tómatelo como quieras, yo te la traigo igual.

Pero si tú también gritas, Lluis. Por eso yo no digo nada.

Si es que es el que más grita.

Aunque sea, medio tono se puede bajar.

No decimos un tono entero, medio.

A ver si vais a conseguir todo en la primera negociación, Laura.

No, claro que no.

Hombre, para eso está la manifestación.

También se puede mejorar medio tono.

Yo subo un tono más en mi forma de coser.

Medio tono.

Pero mira. Laura de Parla.

Y lo bonito que es Parla. Te invito a Parla.

Conozco Parla perfectamente. ¿Qué es lo que más te gusta?

Además, el alcalde es guapísimo.

Es verdad, es bien mono, ¿eh?

Me encanta Parla, Laura. Con eso te digo todo.

Muchas gracias.

Yo a Caprile me lo llevo a Parla.

Bueno, empezamos con el vermú

y... lo que aguante.

¿Las dejamos allí, en el palco?

Para que las tengamos cerquita. (LLUIS) Para que se lean.

Adelante. (LAURA) Muchas gracias.

(FERMÍN) ¡Tenemos derechos!

(TODOS) ¡Luchamos por ellos!

¡Tenemos derechos!

Te digo una cosa. Si la siguiente temporada

tiene un poquito más de tregua

es gracias a los que hemos luchado.

Volvamos a la realidad. Raquel.

Estás impresionante.

Vamos, no tengo palabras.

Bueno, es un vestido... Con este maravilloso vestido.

...de alguien a quien todos queremos muchísimo.

Muchísimo. Muchísimo.

Nos enamoramos de él más si cabe

en la anterior temporada.

Es Roberto Diz.

Porque pasamos uno de los programas más divertidos.

Y este es el vestido.

(MILY) Precioso. -Estás impresionante.

Brutal. Vamos a intentar situarnos.

El final del anterior programa

fue realmente impactante para todos nosotros.

Laura, ¿cómo anda ese episodio de culpabilidad

o no culpabilidad por tu decisión?

Salvarte tú y llevar a tu equipo a la eliminación.

A ver, es verdad que los primeros días

lo he llevado peor.

Al día siguiente estuve llorando y todo.

No te pienses que salgo de aquí y...

No, no, no.

Pero hablando con mis compañeros me decían que era una decisión

que todos habrían tomado.

Javier. Sí.

¿Cuál es la reflexión ahora, una semana después?

Para mí Ancor, desde el principio,

era uno de los posibles ganadores.

Y, aparte, el afecto que tengo con él.

Hemos hecho muy buena amistad.

A mí me dejó en shock, sí.

Lluis, ¿notas que estáis ya los mejores?

Mmm... no, no sé. No me he parado a pensarlo.

Se ha ido Ancor. O sea, que los mejores no.

Estamos los que tenemos que estar.

Los que nos hemos adaptado al momento.

Nos hemos salvado por los pelos o porque era un día de suerte

o porque hemos tenido más imaginación.

Es que no lo sé.

Estamos los siete mejores de toda España, chicos.

Estoy muy orgulloso a pesar de todo.

Lorenzo, no pongas esa cara, por favor.

Mily, tú lamentas la marcha de Nani

y la de Ancor.

Pero ¿a partes iguales?

No.

O sea, Ancor ha sido mi caballo ganador

y yo con Ancor, pese a la diferencia de edad,

hemos tenido y hemos vivido cosas muy bonitas

y eso, vamos, a mí no me lo quita nadie.

¿Crees que sin ellos es más fácil ganar el Maniquí de Oro?

No, mira, si el programa ha demostrado algo

es que todo el mundo está en la cuerda floja.

Hasta el más grande puede caer.

Yo vi a la gente más dolida por la pérdida de Ancor

y muchísimo más relajada

al irse Nani.

Y eso ha influido muchísimo en la casa.

Mucho.

Bueno, aprendices,

pues ya estamos en la quinta semana,

a la mitad del recorrido

o, como se decía en la tele en los 90,s

en el ecuador del programa.

A partir de este momento, de esta prueba,

la competición.

¿Os parece que enseñemos la muestra a los aprendices?

Me estoy poniendo de los nervios.

¡Guau!

¡Toma!

(FERMÍN) Qué maravilla, por favor. -Qué bonito.

En algo coincidiréis conmigo

y es en la rotundidad de ese vestido

y en la rotundidad del que llevo.

Eso tiene muchísimo que ver

con la persona que los ha creado.

¡Que entre Roberto Roberto Diz!

No te puedo abrazar.

No podemos besarnos, qué pena.

Roberto, por favor. Qué guapo, qué sexi y qué todo.

Me encanta, me encanta.

Me encanta Roberto. Me encanta lo que hace

y me encanta él.

Si hemos invitado a Roberto Diz en esta prueba

es porque realmente maneja el color

como nadie.

Y en esta ocasión queremos apostar

todo...

(LAURA) Al negro. ...al negro.

Al negro.

Tal y como ha hecho Roberto

en sus últimas colecciones.

Lo bueno que tiene el negro es que es el clásico más clásico

y la vanguardia más vanguardia, que es lo que a mí me gusta.

No me gustan las medias tintas.

Y, aparte, pienso que es el color que más deja

mostrar la personalidad de quien lo lleva,

porque no aporta, absorbe.

Mily, ¿podríamos decir que es tu color fetiche?

Me gusta más el rojo.

Yo creo que es más de Fermín. ¿A que sí?

Hoy lo tengo que enseñar.

¡Ay, venga! A ver.

(MILY) Se lo ha hecho él.

¡Huy!

¡Uh!

¡Por favor!

¡Qué monada!

Otra vez.

¡Bueno, bueno, bueno! ¡Bueno, bueno!

A ver, esto es un "little black dress", ¿no?

He cogido un slip que tengo negro

y le he añadido unos volantes

para que quede un poco más cuqui".

A María le ha encantado.

Todo el mundo tiene algo negro.

Por eso se considera en sí mismo un básico.

Tiene hasta terminología propia.

LBD es el "little black dress".

Aunque cada vez

coge más peso que las siglas

también se refieren a un vestido negro largo:

un "long black dress".

Pues precisamente de todo esto

trata esta primera prueba.

De un vestido negro.

Y nos da igual largo, corto,

de fiesta, para una gala,

para una alfombra roja, para un cóctel,

para ir a la oficina...

Para lo que queráis.

Queremos trabajos que hablen de vosotros.

Con un diseño impecable,

maravilloso y una costura más impecable todavía perfecta.

En el cine tenéis grandes ejemplos de vestidos negros icónicos.

Rita Hayworth, Gilda o Anita Ekberg

en la famosa escena de la Fontana di Trevi

en la película maravillosa de "La dolce vita".

No hay diseñador que no haya caído rendido al negro.

Desde Balenciaga,

Yves Saint Laurent,

todos por supuesto siguiendo el ejemplo de Coco Chanel,

que fue quien inventó el "little black dress".

Vamos a ver a la mercería. Vamos.

Los tejidos que hemos preparado.

A ver cuántos tejidos trampa tenemos hoy.

Queridos jueces, conmigo tenéis que tener

un poquito de paciencia

porque yo voy un poquito más...

despacio.

No peor ni nada por el estilo,

pero un poco más despacio.

Tenéis que tener un poco de más de paciencia conmigo.

Igual que lo teníamos con Caprile con el tema del sonido,

en esto conmigo, por favor.

Oye, qué telas más bonitas tenemos hoy.

Preciosas. Para hacer una prueba de ensueño.

Mira el muaré qué bonito. Es precioso.

Un plumeti. Un plumeti.

Que nos encanta. Precioso.

Para hacer una transparencia.

Combinar dos telas en un mismo vestido.

De un cuerpo, de una forma o de otra.

Está complicada, ¿eh?

¿Qué vas a hacer, Laura? -Meter mi volante.

El que me hice con el top verde. -Palabra de honor.

Pero, en vez de palabra de honor, así.

Sí, porque sui no se te cae.

Luego, mira qué bonito el bordado, ¿eh?

Espectacular. Pero esa es complicadita.

Esto... Ponte a trabajar esa lentejuela.

Bueno, si lo coge uno de los que domina...

Y los terciopelos, que son maravillosos,

pero son caramelitos envenenados. Sí.

Es que es un color que ya me transmite tristeza,

me da como respeto

y no me veo vestido de negro.

Yo espero que elijan bien,

pero en esta prueba

la decisión final no va a depender de ellos.

Les espera una sorpresa.

Cómo nos gustan esas sorpresas.

Hombre, si no... Algo me suena, algo me suena.

Si no, no sería "Maestros de la costura".

Así es. Creo que van a flipar hoy.

La prueba de hoy: color negro.

Y yo nunca visto de color negro.

¿Cómo lo hacemos esto?

A mí el negro no me gusta.

El negro me transmite una oscuridad,

me transmite una penuria...

Yo es que no.

El color más oscuros que uso es el azul marino.

Es una prueba preciosa,

un aprueba que para cualquier creador

es un sueño.

Tenéis todas las posibilidades

para adaptar los patrones.

Buscad el vestido que os represente,

el vestido negro de vuestros sueños.

Tenéis que bocetarlo, por favor, para que podamos orientarnos.

Y tenéis

90 minutos para lograrlo. (LAURA) Bueno.

Va a haber bordadora, porque hay que etiquetar.

Y nada más.

Las negociaciones ya luego hacemos una cumbre.

De momento, vamos con la prueba.

El tiempo comienza en tres, dos, uno...

¡A coser!

(Música orquestal)

¡Uf! Madre mía.

Ese está hermoso, pero es que pedrería...

(LLUIS) Yo tampoco me quiero enredar con 90 minutos.

¿Esto es forro o es normal?

(YELIMAR) Estas son perfectas.

Porque utilizo una para atrás.

Paso, tío.

(FERMÍN) Tía, ¿cuál cojo?

(LLUIS) Yo llevo este terciopelo.

Otra de terciopelo no puedo coger, tía.

No, lo estoy mirando para mí.

¿Cremallera has cogido? -Sí.

Yo creo que ya.

Ahora vamos a hacer un pequeño...

una jugarreta.

¡Aprendices, un momento!

Dejad de trabajar, por favor. Parad.

Paramos un momento el tiempo.

Uno, cuando trabaja en el mundo profesional de la moda,

no siempre puede trabajar

con los tejidos

que desee.

Y se tiene que adaptar

a trabajar

con los tejidos

que le toquen.

¿Me seguís? Sí.

Sí, y tanto. (LLUIS) Me parece una mierda.

Pero ¿no confías en lo que pueden haber hecho tus compañeros?

No, no, yo confiaba en lo que iba a hacer yo,

que para eso me lo he pensado.

Pero nadie ha dicho que no vayas a poder hacer

lo que tú quieras.

No, pero con otro tejido ya no lo puedo hacer.

Perdona un segundo, Raquel.

Creo que la actitud de nuestro trabajo

no es exactamente esta.

Hay que adaptarse a lo que uno tiene.

Y una persona creativa

debe saber sacar

arte de donde sea.

Ahora resultará que a mí ahora

me desmontan todo lo que tenía montado

y quieres tú demostrar algo,

¿y ahora tengo que estar dando palmas?

¿Tengo que estar dando palmas? Pues yo me enfado, me enfado.

Los tejidos van a rotar.

Tejidos y materiales.

Todo lo que hayáis cogido en mercería

excepto patrones.

¿Cómo era, Fermín?

¡Nosotras cosemos!

(TODOS) ¡Nosotras decidimos!

Pues va a ser que no.

No, va a ser que no.

Me parece muy fuerte

que el día de la manifestación

nos hagan este cambio de planes.

Pero bueno, ya estamos acostumbrados

y ya es que es así.

La historia va a ir así todo el tiempo.

¿Se nos van a quitar las ganas de reivindicar? No.

Laura, vas a ser la primera en entregar tus tejidos.

Bueno, ha cogido de todo.

¿Qué te parece, Lluis?

Que ha cogido muchísimas cosas, ¿sabes?

Eso está muy bien. Por lo menos tienes dónde elegir.

No, es un pro, es un pro.

Todos sabemos que Laura

es una iluminada.

Entonces, de golpe, según cómo se le ilumina el día,

ahí viene la sorpresa.

Lluis, a Fermín.

Terciopelo no, por Dios.

O sea...

Ay, Fermín, estás destinado, hijo.

Venga, cambia la cara.

Es que es el mismo tejido que la otra vez, pero en negro.

No hagas otro saco de patatas, por favor.

Vale. ¿Qué habías cogido? A ver.

Pues mira qué monada. ¡Huy, qué monada!

¡Qué monada, Mily!

Venga, Milagros, cariño.

Con los brazos abiertos.

"Oh, my God".

Bueno, uno se salva.

Mily, dáselo a Gabriel.

Gabi.

Gracias.

Toma, "amore".

¡No me gusta!

No te quejes. -¡No!

¿Tienes lo tuyo preparado?

Sí, lo llevo aquí en el mandil.

Yelimar, alegría.

¿Y agarraste algo?

No, hilo. -¿Una cremallera?

Hilo y cremallera. ¿Y ya?

¿Y ya? Austero.

Si vas a una mercería

y tienes muchísimas cosas que no vas a pagar

pues cógelas y después las devuelves.

Yelimar, entrega tus tejidos a Javier

y todo eso que llevas en la caja, que llevas una mercería.

Javi, por favor, utilízalo. -Venga, lo voy a intentar.

He heredado una mercería completa.

Cosa que agradezco

porque ahora me toca disfrutarlo a mí.

No sé si te cuadra.

Toma, te hago entrega. -¿No hay nada más?

Oh, ¿no hay nada más?

Con lo que me gusta a mí el zarandeo.

¿Se te ha quedado corto, Laura?

¿Alguien con ganas de manifestarse? (GABRIEL) Ya no.

¡Lo imaginaba!

El tiempo para coser continúa en tres, dos, uno...

¡A por ello!

Venga, a tope.

(Música orquestal)

Ninguno ha quedado contento.

Bueno, es normal.

Ellos tenían una idea pensada, han cogido todas sus cosas...

Sí, pero muchas veces

las ideas no puedes llevarlas a cabo tal cual las tenías.

Eso es.

Hay clientas que te cambian el vestido en un "plis".

Totalmente. Te tienes que adaptar.

Mi queridísimo Lluis solo ha cogido hilo y hombreras.

Así que eso es lo que tengo para trabajar.

Y terciopelo.

Yo lo que le hecho a Fermín ha sido un favor.

Si le estoy quitando hasta las cremalleras.

Aunque ahora no lo vea, luego se alegrará.

Yo en mi trabajo uso muchas veces tejidos

tejidos que no son para el textil.

Como el vestido que estáis viendo. Eso es.

Eso es el efecto sorpresa.

Ellos tienen que saber jugar con eso.

Raquel por ejemplo el vestido que lleva es goma, ¿no?

Es goma, son elásticos... Es superinteresante.

...mezclados son seda.

Y son elásticos.

Las sorpresas forman parte del día a día

y en parte me alegro de que pase eso

porque así no vienes con expectativas, te dejas llevar,

no sabes lo que va a pasar

y eso también crea adrenalina y mantiene la atención.

la idea inicial que tenía no la puedo llevar a cabo

porque el tejido es completamente distinto,

pero intentaré que sea lo más fiel posible

a lo que tenía en mente hacer.

¿Qué tal vas, Lluis? ¿Has podido solucionar algo?

Sí, he cambiado el diseño. ¿Tú cómo lo llevas?

Bueno. -¿Bueno?

Podría estar mejor.

Es que no sé qué hacer.

Cuando he visto las telas digo: "Pero ¿esto qué es?".

Pelo con lino.

¿Cómo juntamos eso?

Venga, Laura, ya está.

Yo os quiero contar un poco una historia sobre el negro,

que lo asociamos a Felipe II

y nos creemos que era un símbolo de austeridad,

de recato, de prudencia,

y todo lo contrario. Lo contrario.

El negro en ese momento era el tinte más caro

porque se acababa de descubrir ese negro

ala de cuervo a la española,

que viene de una planta en Yucatán, del palo de Campeche.

De ese tinte tenía el monopolio la corona española,

tenía su dinerito,

y Felipe II al vestirse completamente de negro

estaba diciendo: "Soy un hombre poderoso

y el más rico del mundo". Y: "Aquí estoy yo".

"Aquí estoy yo".

(GABRIEL) Fermín, ¿qué tal?

# Carnaval, carnaval. #

Quieres reír o quieres llorar?

"Carnamal".

A ver, es que el tejido, tía, el tejido.

Me han contado que ahora también vas a hacer textil.

Ah, sí. Para decoración.

Sí, sí, con la firma Ferry Class,

una firma que lleva años en el sector textil

para la decoración.

Y acabamos de diseñar nuestra primera colección

de telas, papeles tintados,

alfombras,

son todo estampados

muy Roberto Diz, porque hemos usado

huesos de humanos..., Ajá.

...serpientes...

Sí, tú sabes que yo soy un poco así. Huesos humanos.

Un poquito gótica la casa. Un poco, sí.

Oye, ¿alguien ha bordado?

¡Pff! Estamos para bordar Estamos para llorar

más que para bordar. -Es lo que estamos haciendo.

(GABRIEL RÍE) Sí, ¿no?

Si quieres seguir todo lo relacionado

con "Maestros de la costura" estás de suerte

porque en redes sociales tienes consejos,

detalles, curiosidades

y toda la información sobre los jueces, los aprendices

y, sobre todo, mucha costura.

Síguenos en @#MaestrosCostura

y estérate de todo en tiempo real.

(Música mambo)

Siempre me pasa lo mismo, por favor.

Te vamos a presentar a Lluis.

Hola, Lluis.

Es una persona muy simpática que no está nada enfadada.

Está un poco estresado. Y le parece genial todo.

Es un muaré maravilloso. -Muy bonito.

Me encanta. Es precioso, tío.

Es bonito, es bonito. Cuéntame qué te pasa.

¿No te gusta? El muaré es alucinante.

Ahora que lo tengo, sí.

Es verdad que cuando me dices algo necesito un ratito.

No soy de los que ahora me vienes y "chas".

Porque conseguirás que me cabree un poco.

Si me dices esto, no me digas esto, porque estamos quedando en esto.

Yo conozco a una persona que le pasa lo mismo.

¿Quién será?

Tiene barba blanca.

Veo una clara intención de conquistar a Caprile

con este vestido.

Que me dé tiempo a terminarlo, esa es otra.

También te digo que no conozco a ningún invitado

y a Roberto Diz lo conozco.

¡Ah!

Fíjate, que de Roberto Diz te conozco a ti.

Porque yo en Instagram seguía y yo te doy "likes".

Y yo: "¡Venga!". -¿Ah, sí?

"Like, like". -Muchas gracias.

¿Y a mí me das "likes"?

No he visto tu Instagram.

Pero si lo ha visto medio planeta. No, no, no.

Lluis. Si es la que más seguidores tiene.

Pero, María.

No sé si voy a poder superar esto.

Hacemos una cosa. No sé si podré superarlo.

Hacemos una cosa.

Si cuando salga de aquí, tú me contratas,

yo te doy todos los "likes" del mundo.

Tengo que empezar a seguir a María ya y darle a "like".

Bueno, le daré y se lo quitaré, le daré y se lo quitaré,

para que a ella en la historia

le aparezca tres veces el mismo "like" en cada foto.

Que ya no se olvide nunca de Lluis Mengual.

Laura. Hola.

Te presento a Roberto Diz. Hola, ¿cómo estás?

Encantada, Roberto. Cuéntanos qué estás haciendo.

Lino encerado. Sí.

Quiero hacer un vestido de palabra de honor con el lino.

Lo que pasa es que como lo voy a sujetar con un volante grande...

Hazte esto cagando leches.

Vale. Lo pones en el maniquí.

Y ahora te coges un buen volante y empieza a investigar ahí,

a mano, le pones el volante en el escote,

te aseguras de que se sujete bien con un tirante...

¿Sabes qué pasa?

Que es un tejido bastante complicado.

Bastante complicado. -Es de los tejidos que están vivos.

Se deforman cuando los cortas. -Sí.

A la vez con el tejido tendrías que haber traído

alguna cosa más jipi.

Esto te da un toque más bohemio.

Tendrías que haber simplificado. Más camisero.

Hacer algo más camisero, algo "baby doll".

Vale, venga.

Porque el lino te no te dará ese efecto glamuroso

que estás buscando. -Vale.

Lo que veo es ritmo, Laura. Venga, ya.

Esto está todavía... Hay que correr.

Venga, madre mía.

(FERMÍN) Avísame, Gabriel.

Gabriel.

Te aviso, te aviso.

Aprendices. Madre mía.

Se acaba de ir la mitad de la prueba.

Quedan 45 minutos para terminar. ¡Madre mía!

(YELIMAR) ¿La mitad de la prueba? -Imposible.

Madre mía.

(GABRIEL) Escucha, se ha desenhebrado, ¿esto qué es?

Chicos, cuando terminéis con la bordadora, voy yo.

¡Sí, es que no va! (MILY) ¿Que no va?

Se van desenhebrando una a una, tío. -¡Uf!

A bordar a mano.

¡Tío, no!

¿Qué pasa con la bordadora, chicos?

¡Tío, yo qué sé!

Mily. Hola, Mily.

Ay, qué susto.

Qué boceto más abstracto. Conceptual.

Eso es. ¿Esto es una capa o no?

No, lleva un cuello doble muy grande sin mangas.

Luego llegaba atrás porque el escote iba muy abajo.

Todo ese cuello...

Sí, a ver. -Perdona.

Tenía que... -Perdona, perdóname que te diga,

pero estoy intentando ver lo que estás contando.

Yo aquí no veo nada.

Pero te voy a decir una cosa, Roberto.

Dibujar no es lo suyo, pero coser cose muy bien.

Fenomenal. Mily cose muy bien.

¿Qué tipo de tela es? A ver que la vea.

Es una sarga. -Una sarga.

¿Sabes lo bueno de esto? Que tiene un negro muy mate.

Y eso es bonito. -Sí, ¿no?

Que el negro sea muy mate es precioso.

Ah, vale, genial.

Te quiero preguntar una cosa. Cuando ha entrado la manifestación,

yo he visto las primeras pancartas y lo he comprendido.

Pero ¿qué pinto yo?

Tienes tres maestros a tu lado. -Di que sí.

Un cuerpecito, un algo y lo bordas.

Mily, ¿y este mono que llevas es tuyo?

Lo he hecho yo. Es monísimo.

Estás ideal. -Gracias.

Vale, creo que está bordando.

¿Qué tal vais, chicos?

(LLUIS) Yo fatal. -Supermal.

No he cortado la falda ni siquiera.

No llego, pero vamos...

¡Siguiente!

Ay, Gabriel, qué dramas eres, leche.

Gabriel, ¿qué tal?

¡Muy mal!

Ah, muy mal, pues justo venimos a verte ahora.

Genial. ¿Qué tal? Te presentamos a Roberto.

Hola, ¿cómo estás? -Hola.

Encantado. -Igualmente.

¿Puedo ver el diseño? -Mi diseño es un cuadro.

Bueno, déjamelo ver.

Pero vamos, que esto es un tapafalda, Gabriel.

Eso es verdad. -No, he intentado...

Un regalo, hijo. He intentado drapearlo.

¡Oh! -Ya.

Es que yo no sé dibujar. -Esto es una trola.

Es que yo no soy dibujante, soy psicólogo.

Es que no hay por dónde cogerlo.

Aquí veo un perrito. Mira las orejitas.

(IMITA LADRIDOS) ¡Guau! ¡Guau!

Pero ¿eso va a ser esto? -No.

Esto era para el crepé. -Eso no sé lo que es.

Esto era para el crepé. Claro.

Pero el crepé se lo ha pasado a Yelimar.

A Yelimar.

Como él ha recibido esto... Me ha tocado la gallina turuleca.

...solo se le ocurre drapearlo.

¿Has drapeado? -Un poco.

Bueno, lo he intentado de hombro un poco.

Lo has drapeado. No, esto no se drapea.

Me voy a morir. Yo me dejaría de reivindicaciones.

Y más coser. No vaya a ser

que prendamos fuego a esto.

La leña arde. -Sí, porque esto arde.

Tú mismo. Voy a hacer lo que pueda.

Tengo que arreglar eso.

Bueno.

A ver, vamos allá. Esto va a estar en la pierna.

Aprendices. (LAURA) Verás tú.

Qué va, qué va.

Madre mía, no me lo puedo creer.

Solo quedan 30 minutos para terminar.

¡Bua! Eso es imposible, es imposible.

Vale.

Vamos a ver.

¡Nosotras cosemos!

(TODOS) ¡Nosotras decidimos!

Alejandro, otra vez este tejido. No me lo puedo creer.

O sea... Pero si tiene tu nombre.

Es tu favorito. Es el que me gustaba.

He cambiado de estilo. Has cambiado de parecer.

Sí, bueno, a ver.

Vale. Bueno.

Bueno. Bueno.

"Little black dress". LBD, LBD.

"Little black dress". -Tiene rollito, ¿vale?

O sea, por lo menos es ponible.

Vale, pero ahora un toque de moda, ¿no?

Claro, entonces, a ver.

¿Qué tienes por ahí? ¿Qué elementos tienes?

¿Elementos?

Este.

¿Tú te crees? -¿Y no lo vas a adornar con nada?

Es que no tengo nada.

Que no tenía nada. ¡Ostras!

Roberto, Roberto, mira.

Haz un tachuelerío inventado. Mira esto.

Bueno, eso como tachuela puede servirte.

Te podría dar un puntazo. -Venga.

¿Has visto? -Huy, por Dios.

Roberto, eres lo más.

Venga, a ver si hago algo bonito, ¿no?

Venga. Suerte.

Gracias, gracias.

Ya no veo, ya no veo.

A ver por dónde voy, tío.

¿Cómo es esto?

Espérate, espérate, que la cosa se está poniendo peor si cabe.

Aquí se ha cosido unas cosa...

Sí, he cosido una cosa que creo que no se tenía que coser por ahí.

Y ahora con los alfileres tampoco veo.

Esto es genial.

Es que el negro lo que tiene es eso, que encima no ves cosiendo.

No sé si llegaré a tiempo de acabarlo.

Del todo no, acabarlo bien tampoco.

O sea, no creo que llegue. No, no llego.

O sea, el tiempo se acaba ya.

Yelimar, ¿cómo estás?

(SUSPIRA) Ah.

Ay, ay, Yelimar. Aquí.

Bueno, creo que bien, pero no sé si llegaré.

¿Qué estás haciendo?

Aquí adelante estoy haciendo un escote

que es bastante pronunciado. -Pico.

Sí.

¿Te está dando guerrita? Me está dando guerrita.

Lo puedo entender, sí. A ver.

Que todos estos adornos... No tengo más.

...eran un poco tapafaldas.

Ahora, esto tan "minimal" tiene que estar impecable.

¿No tienes nada de nada?

Mi compañero me dio un tejido.

¿Ni hombreras tienes tampoco? -Nada.

Tres hilos y una cremallera.

Yelimar es superresolutiva.

Sí, la estoy viendo.

Además, llega un momento que ella como que "pum"

y, luego, como el Ave Fénix.

Sí, renazco. Renace.

O sea, esto es una carrera de obstáculos constante.

O sea, que... -Como en la vida, ¿no?

Como en la vida. Tú lo has dicho.

Yelimar tiene ya... Tú lo has dicho.

Hasta que tengas vida puedes seguir luchando, ¿no?

Di que sí, estoy de acuerdo contigo. -¿Puedo seguir?

"Of course". Puedes seguir.

Termínalo bien. Enhorabuena y suerte.

Vale, gracias. Retama eso perfecto.

Lluis, ¿qué tal vas?

Pues quería hacer un lazo que creo que no me da tiempo.

¡Aprendices! (GABRIEL) ¡No!

¡Últimos diez!

Yo en diez minutos, te lo digo, no pongo una cremallera.

Madre mía, chaval.

Pues tengo que ir a bordar, que no he bordado.

(Música de tensión)

Javier, ¿qué tal? Uf, pues bien.

A ver. Ay, mira, me encanta.

El escote igual es el que me casaba más con mi tela.

Pero ¿es un escote palabra de honor? -Sí.

Por eso, ¿y cómo se va a sujetar? Se te va a hacer un rollo aquí.

Esperemos que al estar ajustadito...

No, no, se va a caer. -¿Sí?

100 por 100.

Pues a ver si me da tiempo.

Si no le hago una cinta que la pueda...

Tiempo, Javier, mucho no hay, pero bueno.

Claro, yo en principio lo que cogí estaba todo pensado para esto.

Ya, bueno, pero... Y no he sabido adaptarme.

Con todos estos adornos

pues igual te inventas algún tipo de cierre.

Ay, qué bonito. Mira.

Esto es precioso.

¿De verdad no pensabas utilizar nada de todo esto?

Digo: "Voy a acabarlo y después...". Para sujetar tu palabra de honor.

Pues la verdad es que no lo he consultado mucho.

Mira, ni ribetear y luego de aquí sacas el tirante.

Ideal, pues perfecto. O mira.

O dos tirantes, ahí está. Aquí.

Puedes currártelo. -Muchísimas gracias.

Un placer. -Un placer conocerte.

Igualmente.

¡Ay! Esto no me quedó bien.

Tienen ciertos de fornituras. Sí.

De flecos, de brillantes, de redes...

Solo Yelimar. De todo.

Solo Yelimar, que se las ha pasado a Javier.

(ROBERTO) Javier tiene la caja del tesoro.

Parece que les toca pagar a ellos. Lluis yo ya sé que es muy rácano.

Entonces, quiero entender que quiere ahorrar.

Pero el resto no entiendo nada.

Ya va a montar Lluis, a ver.

Nosotros hemos dicho que este iba dedicado a ti, Lorenzo.

Lluis luego dice que le grito, pero le grito

porque quien más te quiere te hará llorar.

¡Anda, Caprile!

Y Lluis yo creo que está haciendo un buen trabajo.

Raquel.

¿Le quieres?

No, pero creo que tiene muchísimo potencial

y que trabaja muy bien. Le quieres un poco.

Déjate llevar.

(JAVIER) Por favor, no te me líes.

Ahora.

Es que no lo he probado. Como no le entre...

¡Aprendices!

¡Último minuto de la prueba!

¡Uf!

¡Au!

Madre mía, como no le entre...

Me falta mucho para acabarlo.

Que sí, hombre, que sí. Con paciencia y con saliva...

Fatal. Vamos, la peor prueba, te lo digo.

Estoy para que me dé un ataque.

Menos mal que te he dicho que pongas el vestido en el maniquí

cuando fui a verte.

(Música de tensión)

Ay, es que no veo. Este negro no lo veo ya.

Y el tiempo termina en...

diez, nueve,

ocho, siete,

seis,

cinco, cuatro,

tres, dos,

uno...

¡Tiempo!

(YELIMAR) Huy, todo lo que me faltó.

Aprendices.

En esta prueba dedicada al negro,

el color de la elegancia por excelencia,

hemos tenido al mejor embajador.

Un fuerte aplauso y todos los éxitos para Roberto Diz.

Gracias, de verdad.

Y ahora os pido a todos que traigáis vuestros maniquíes

para que los jueces puedan revisar los trabajos.

Gracias.

Lo he hecho grandecito, para talla grande.

Qué vergüenza.

Te lo juro. Me da una vergüenza que lo vean...

Uf.

¿Estáis listos para la valoración?

Yo no.

Sé que no está bien, entonces sé lo que viene y...

¡Sabes que no está bien! Ah.

¿Comenzamos la valoración? Sí, sí.

Sí.

Lluis, eres el primero.

A ver, Lluis.

¿Tú estás contento con el trabajo?

¿Has tenido que cambiar mucho la idea original?

He vuelto a dibujar otro vestido.

Cuando he visto que han venido los materiales,

ya he cogido y he dicho:

"El vestido que yo quería hacer no se hace con estos materiales

porque no".

Me sabe mal si no estoy contento,

pero es que tampoco voy a hundir mi vida

por un vestido.

Pues yo tengo que decirte

que puedes estar relativamente tranquilo

con el vestido que le has hecho a la "tieta"...

María del Claustro. María del Claustro.

Hemos pasado de la "tieta" que va a la boda

a la "tieta" que va al estreno en un liceo.

A mí ya me revienta lo de "tieta".

¡Que esto tampoco es tan "tieta", por favor!

Solo puede poner la "tieta" la cuñada, la sobrina y la abuela,

pero vamos, que es que me han encasillado.

Me han encasillado aquí

y de aquí ya no me salgo, ¿eh?

Nos queda la "tieta" va a la playa,

la "tieta" va al crucero,

la "tieta" va a misa...

Irán llegando. A ver, Lluis.

Está muy bien hecho.

Y la verdad que es increíble

el traje que has confeccionado en menos de 90 minutos.

Es elegante. Me cuesta, pero en fin.

Da gusto ver una prenda así. Guau.

Así que enhorabuena, Lluis.

Puedes estar contento.

Pues gracias, Caprile. De nada, Lluis.

Hubiese quedado contento

me lo hubiese dicho cualquiera de los tres,

pero la verdad que Caprile,

que mira mucho las cosas y es muy exigente también,

y ver que me ha felicitado de esta manera,

pues esto muy contento.

Y yo es que me he esmerado para intentar sacar eso.

Bueno, Laura.

Adelante.

O sea, ¿tú crees de verdad, Laura,

que el resto de la humanidad nos merecemos esto?

A ver, evidentemente no está bien.

O sea, no.

Evidentemente, no está bien hecho.

O sea...

Mira, vamos a hablar claro.

¿Me puedes decir qué es esto? ¿Me lo puedes explicar?

Por favor. No, hombre, mira, verás.

Lo plantas aquí...

Ah, que es un problema de que lo he cogido mal.

No, a ver. Laura, Laura, Laura, Laura.

¿Es el saco donde saltas de pequeña en las carreras?

¿La que llega la primera?

Evidentemente, no está bien. Carreras de sacos.

Una funda de almohada.

Laura, te voy a decir una cosa.

La magia para los magos, ¿vale?

O sea, esto son dos trozos

de un lino extrañamente entretelado.

Es que no sabía si entretelarlo.

Podemos darle la vuelta si quieres para ver la parte de abajo,

que también te lo puedes poner así.

Igual que me lo has puesto tú, te lo puedes poner así

para que lo veas.

Si yo sé que está mal.

O sea, esto es, Laura, una tomadura de pelo.

O sea, en la quinta semana.

De verdad, es que no estoy dispuesta a pasar por esto.

Yo nunca he usado el lino.

No sabía cómo planteármelo, de verdad.

Me he bloqueado. ¿Tan raro es una tela de lino?

Pero es que yo el lino lo asocio más a una camisa,

como algo más suelto.

¿Y por qué no haces una camisa? Haber hecho una camisa.

Me he bloqueado y no sabía por dónde tirar.

Laura, no te puedes permitir ni dormir.

Es que me da rabia,

pero es que ellos saben que estoy todo el día...

Todo el día. -Está todo el día.

Se pasa el día. Pues el día y la noche.

De verdad, si me ves en casa y luego me ves aquí

y no entiendo nada. Laura.

Has hecho cosas que las has hecho bien.

Hemos visto en las últimas semanas una gran evolución en ti.

Y de repente haces esta porquería en una semana cinco,

que de verdad te lo digo,

es un digno sucesor al león come gamba.

No habíamos tenido nada igual en este programa.

También te digo una cosa.

De aquí para abajo no puedes ir. De aquí para Parla, seguro.

Ida y vuelta.

Ida y ya te quedas ahí.

No, no, y la vuelta nos la vamos a ahorrar.

Que no, Caprile, que va a mejorar, que va a mejorar.

Vamos a darle un voto de confianza. De verdad que practico.

No es excusa, pero practico mucho.

Que lo siento, ¿vale? Gracias, Laura.

Más lo sentimos nosotros. Ya.

No me gusta decepcionar a los jueces para nada.

De hecho, deseo y sueño con que me digan:

"Jo, Laura, por fin".

"Ya".

"Para arriba".

Pero no... no pasa.

Adelante, Mily.

Mily, ¿estás satisfecha con tu vestido?

Bueno, la idea primigenia

era más o menos esto,

solo que con un cuello algo más ancho

y que cayera por detrás.

Pues, Mily, no sé.

A mí, ¿sabes lo peor que puede pasar

cuando miras a un vestido?

Que no te diga nada. Nada.

Y eso es lo que me está pasando aquí con tu vestido.

Me deja indiferente.

Aburrido, sin gracia,

un básico,

es mohíno, es tristón,

es como un poco de posguerra

o peor, parece de Carmen Polo.

Oye, que Carmen Polo era elegantísima, ¿eh?

Sí, elegantísima era. La mejor clienta de Balenciaga.

Una maravilla.

Me ha dado miedo la sarga.

¿La sarga? Has ido un poco en retroceso.

Mily.

Me vienes vestida que pareces una extra

de cualquier película de la Segunda Guerra Mundial.

Y la sarga era el tejido estrella en aquellos años.

Porque de sarga eran los uniformes militares.

Ajá.

Y me dices que te da miedo coser una sarga, Mily.

Me dejas, vamos...

Y, luego aquí,

nuestras cosas favoritas.

Algún alfiler.

Ah, no, que hay tres. No me ha dado tiempo a coserlo.

Pues no sé. O un nudito.

Esto lo terminas así por lo menos y tiene un poco más de gracia.

Más de gracia.

Bueno, pues... Tú tienes nivel para muchísimo más.

Es una pena, porque tendríamos que estar viendo maravillas de ti.

¿Es lo mejor que nos puedes ofrecer?

No. Pues venga.

Que es que van pasando las semanas, Mily.

Ya, ya, ya.

Yo sé que hago cosas mejores.

Lo sé. O sea, es que lo sé.

Pero... no sé si con el tiempo que me dan

soy capaz de hacer esas cosas.

Es lo que me frustra a mí.

Javier, ¿preparado? Sí.

Es tu turno.

Ya estoy aquí. Me toca a mí defender mi vestido.

Venga, pues defiéndelo.

Me he enfrascado con esta idea

y he seguido trabajando

con la misma idea que en principio había bocetado

sin pararme realmente a mirar esta tela.

¿Me va a dar el resultado que yo quiero

o me va a complicar la vida?

Menos mal

que me has hecho caso.

Vamos, no a mí, a Roberto Diz.

Porque no sé cómo pretendías

que alguien llevara este traje

así, sin nada.

Sin sujeción. Sin sujeción.

Totalmente. Sin nada, vamos.

Pues fíjate que no lo he mirado, ¿eh?

Pues menos mal.

No, menos mal que me habéis visitado.

Yo lo primero que hubiera hecho es quitar los alfileres,

como hemos hecho con Mily.

Y habría hecho "pluf".

Tenías que te las había pasado Yelimar si no recuerdo mal.

Yelimar, sí. Vamos.

Parecía aquello

la cueva de Alí Babá y los 40 ladrones.

Si no te lo llegamos a indicar nosotros,

eso se queda ahí, pero bueno.

Pues está correcto

y por lo menos has sabido reaccionar

al consejo que te hemos dado Roberto y yo.

A mí el vestido creo que tiene bastante gracia.

Tiene un aire así italiano.

Italiano de este hortera. Claro, ahora.

Después de que le dijimos algo Roberto y yo.

Un poco Cavalli. (LLUIS) Un poco Donatella, ¿no?

¿Os imagináis a Donatella andando? A ver, a ver.

Donatella son palabras mayores. Es un poco Versace.

A ver, vamos a acabar con esto.

Está sin rematar. Eso sí.

No están hechos los bajos. Sí, no está bien.

La costura es muy chapucera. No está bien.

A mí me hace gracia Javier.

Al final yo soy siempre el ogro. Que sí.

Siempre.

Le hemos dicho todo lo malo, que está ahí.

Pero bueno, al menos algo de un estilo,

nos guste más o menos, tiene el vestido.

En el país de los ciegos el tuerto es el rey.

Ahí te doy la razón.

Mis vestidos siempre digo que tienen un buen lejos

y un mal cerca.

Fermín, pota vez terciopelo.

Aunque esta vez no has sido tú quien lo ha elegido.

¿Estás contento con cómo te ha quedado al final?

Hoy esto contento.

Creo que es el mejor vestido que he hecho

en "Maestros de la costura".

Es ponible, tiene rollito y estoy contento, la verdad.

Has ido a asegurar.

Es un vestido muy sencillo, pero bueno,

el resultado está muy bien, es muy mono.

Le queda muy bonito al maniquí.

El terciopelo está bien tratado por primera vez.

Lo has rematado muy bien con el zigzag

y, bueno, tengo que decir que el que nos hayas hecho caso

con los automáticos

pues un poco de gracia tiene,

entendiendo que es que Lluis no había cogido nada de nada.

Es muy mono, a mí me gusta. A ver.

Un "little black dress" es y es mono.

Hombre, y tan "little". Te ha quedado mono.

Y tan "little".

Pero vamos, que ha entendido la prueba.

Se ajusta a lo que estábamos pidiendo.

Un básico, un fondo de armario.

Y encima hemos visto mucho mejor trabajado el terciopelo

que la anterior vez. Que la otra vez.

Qué triste memoria. Sí.

Aquí hemos visto una evolución.

Hay una evolución.

Enhorabuenilla.

"Little thank you, little thank you".

Por fin algo ponible, bonito...

Es que tiene rollo.

Le queda encajado y perfecto al maniquí.

Gracias, universo.

¿Qué tal ha sido coser con las telas

que había elegido Mily?

Fatal.

Esto se enredaba en la máquina.

O sea, me ha costado un montón. No veía las costuras.

He cambiado el diseño porque...

pues porque lo que iba a hacer con esto no pintaba nada.

Y yo, como diría Ana, quiero hacer un vestido "ceci".

A ver, yo tengo que decirte que visto desde aquí

tu vestido tiene muy buena pinta, ¿eh?

Sí, sí, pero no te acerques mucho. Ahí está bien.

A mí me gusta. Gracias.

Por delante he hecho ahí un drapeado.

Es la primera vez también que hacía drapeado.

He perdido mucho tiempo en eso.

¡Ah!

El cartón está detrás.

Esto es un despropósito. Es un cuadro.

O sea, es un cuadro. Lo has dicho tú.

Esto es un despropósito. Lo sé, sí.

A ver.

Eh... estas pinzas mejor no vamos a nombrarlas.

O sea, para ti lo del encarar no ha existido nunca

ni piensa existir.

¿Qué es esto? ¿Qué es esto?

¿Por qué está puesta esta cremallera así?

No lo sé. Porque... no lo sé.

Esto no es el monstruo del lago Ness.

Es lo siguiente. Es la familia entera.

Desde el pleistoceno que llevan viviendo ahí en Escocia.

A ver, Gabriel. Eso lo sé.

Esto es un despropósito.

Lo sé, lo sé.

Si me pongo este vestido,

¿tengo que estar toda la noche apoyada en la barra?

Sí. ¿Tengo que estar así?

Sí, con la copa así.

¿Cómo hablo con mis amigas? ¿Cómo bailo?

Porque evidentemente no voy a ir con esa espalda.

En una quinta semana no podemos permitirnos el lujo

de ver estas espaldas.

Son dos pinzas, unas costuras y una cremallera, Gabriel.

Lo sé, lo sé. ¡Por favor!

Si vamos a tener que llegar al programa diez con un basiquito,

me voy a mi casa.

La valoración es justa. O sea, al César lo que es del César.

Es que es tal cual.

Por delante, superbonito.

Es un vestido muy Whitney Houston.

Luego por detrás, pues un frigorífico.

Bueno, cuéntanos cómo es tu vestido.

¿Has tenido que cambiar mucho tus planes iniciales

cuando has recibido tu tela? Sí.

A ver, inicialmente tenía una tela elástica,

que quería hacer algo un poco ceñido al cuerpo.

Mi escote era este, pero había tomado de la mercería

muchas fornituras

porque quería colocar acá para que no se escotara tanto.

Bueno, tu vestido es sencillito, pero en general está bien

salvo por ese bajo, por supuesto. Sí, no está terminado.

El bajo está tajo y corticheado, deshilachándose.

A ver, hay que reconocer que el satén este triacetato

desatinado

pues es un tejido que es

complicado de coser.

Necesita un poco más de paciencia, sí.

Pero es resultón. Siempre da un resultado magnífico.

Y al final, pues mira, te has defendido bastante bien.

El escote podía estar mejor, pero está.

Pero bueno, el vestido al final en el maniquí no tiene mala pinta.

Tiene buen aplomo.

Es una pena que el adjetivo sea

correcto y no sea sobresaliente,

porque puedes hacerlo mucho mucho mejor.

Mi vestido lo veo muy bonito,

pero sí es verdad que para lo que a mí me gusta

yo le hubiese colocado algún brillito

o alguna decoración

algo allí que llevara un poco mi sello.

Palomo, María, Lorenzo. No sé si necesitáis llevároslos.

El de Lluis, el de Javier,

el de Fermín y el de Gabriel.

Yo soy la última 100 por 100.

O sea, vamos, es que ni lo descarto.

Bueno, Javier.

Menos mal que ha hecho caso ay los consejos de Roberto Diz

y tuyos, Caprile.

Porque si no el vestido se le cae.

Yo creo que al final lo ha resuelto con gracia.

Pero de él no ha salido demasiado, la verdad.

Y, bueno, ha sabido escuchar. Eso es importante.

Y Fermín la verdad es que vemos una evolución

de cómo trabajó el terciopelo en la semana pasada a esta semana

y yo creo que ha hecho una muy buena prueba.

Un vestido básico, mono, fondo de armario

y además bastante bien confeccionado.

O sea, que yo con Fermín estoy contenta en la prueba.

En esta prueba quedo primero.

Lo tengo clarísimo.

Es que es el mejor vestido.

Es elegante, es ponible, es bonito.

Pero mira, la cremallera sube y baja.

La cremallera está bien puesta.

Tío, mira a la vista. Se corta mal...

¿Y por qué lo has entretelado? -Yo qué sé.

No sabía qué hacer con esto.

Y Lluis estoy encantada con este homenaje

que le ha hecho a Caprile. Ah, es un homenaje a mí.

Un poquito. Me parece un vestido bonito.

Está muy bien hecho y creo que en 90 minutos es muy buena prenda.

Reconozco que está muy bien hecho.

Las cosas como son. ¿Te gusta o no?

Sí.

Y luego ya, pues Gabriel, que, en fin,

es como doctor Jekyll y Mister Hyde.

Absolutamente. ¿Sabes?

Es un chapuzas.

Es que no nos podemos relajar ni un solo minuto con Gabriel.

Por favor, es que si me dejan el último, ya mátame, camión.

Bueno, yo creo que hoy para un ranking tenemos.

Sí.

Pues vamos a darle. Vamos, compañero.

La prueba me ha resultado más complicada de lo que pensaba

porque en un principio

iba a ser algo que aparentemente no tenía peligro

y se ha convertido en una catástrofe.

Palomo, María, Caprile. ¿Tenéis un veredicto ya?

Pues sí, Raquel, lo tenemos.

Pues tengo aquí el número 6.

Yelimar, ¿tú para quién crees que es el número 6?

Pues para Gabriel. (GABRIEL) Claro.

Pues efectivamente, Yelimar.

El número 6 es para Gabriel.

Te lo tienes que tomar como una advertencia.

Vale.

Fermín, te corresponde un segundo puesto.

¡Guau!

Enhorabuena.

Tenemos muchas ganas

de verte subido en el ranking.

¿Crees que es el puesto que te mereces?

Oye, pues mira, pues sí, la verdad. Ya que estamos...

Gracias, de verdad.

Pues para mí esto es un mal trago horroroso.

Pero bueno.

Creo que es muy evidente

que el último puesto

pues es para tu...

Esto es un despropósito, Laura, y no lo podemos permitir.

Ponte las pilas o estás en la calle en muy poco tiempo, ¿eh?

¿Quieres decir algo?

Que voy a hacer todo lo posible.

Si sigo así, yo creo que...

Es que no lo quiero ni pensar.

No lo voy a decir en alto, que si no se cumple.

Pues aunque

sé que soy el ogro pirulo,

voy a nombrar al autor

de la creación que hemos elegido

como mejor trabajo de esta prueba.

Lluis.

Es un honor

ponerte este número 1

a pesar de esa pancarta, que la llevo aquí.

Que no, no es verdad esa pancarta, hombre.

También te digo que es una alegría

tenerte con nosotros en el taller

porque vemos una evolución constante

hacia arriba.

Coherente.

Entiendes y nos escuchas

e interpretas bien

nuestras pruebas.

Porque el resto

sois una montaña rusa.

¿Estás contento? Ya por fin tu número 1.

¡Bravo!

Estoy muy contento

porque la verdad que siempre digo:

"Tengo que llegar, tengo que demostrar,

tengo que conseguirlo".

Oye, al final parece que lo he conseguido.

Mi madre, mi abuela y mi "tieta" se sentirán orgullosas de esto.

Nos vamos a una prueba por equipos

en la que el negro, si eso os tranquiliza,

no va a ser el color predominante.

Pido palabra.

Y como me dejéis mal

en esta prueba por equipos...

Os mato.

...sale ese Caprile que todavía no ha salido

en esta temporada.

Simplemente os digo

que está en juego

mi reputación.

Me ha hecho un nudo en la garganta...

No sé de qué tendrá que ser la prueba,

pero si él nos ha hecho una advertencia

es por algo.

Nos quedamos en Madrid para dar a conocer a nuestros aprendices

una nueva lección magistral ce costura.

Y lo hacemos de una manera muy especial.

Subiéndonos al escenario del prestigioso Teatro Real.

(Música clásica)

Este templo de la lírica es una pasarela permanente.

Función tras función,

desfilan sobre su escenario

los diseños más meticulosos y concienzudos.

Cada traje es único

y exige un ejercicio de costura prodigioso.

(Música clásica)

Bienvenidos a este lugar emblemático

para la ciudad de Madrid.

Estamos en uno de los coliseos más importantes de Europa.

Estamos en el Teatro Real.

("Nessun Dorma")

Ir a la ópera es una experiencia.

Al menos una vez en la vida

darse ese regalo

merece la pena porque es toda una experiencia vital.

Y hablando de regalos.

Que entren los exaprendices de "Maestros de la costura".

¡Bienvenidos a la repesca!

¡Los quiero achuchar!

¿Y Ancor?

(Música alegre)

¡Dame otro abrazo!

¡Qué alegría!

Jo, me ha hecho un montón de ilusión ver a los exaprendices

porque llevaba tiempo sin verlos y parecía que había pasado un mundo.

Es una cosa superextraña,

porque no ha pasado tanto, pero parecía que había pasado mucho.

O la vista me falla por la edad

o yo echo de menos a alguien.

Ya lo hemos dicho. -Ya lo hemos dicho al llegar.

Sí, ¿dónde está Ancor?

¡Esperad! -¡Ah!

Que estoy expulsado.

Ancor, ya me extrañaba a mí.

Pensaba que te habían encerrado en alguna mazmorra.

Que me he entretenido repeinándome el tupé.

¡Que se lo ha echado para un lado! -Que no.

¿Ancor tiene tu aprobación o tiene que volver a peluquería?

No, no, no, está guapísimo.

Queremos saber cómo estáis.

Si habéis practicado mucho, poco y cómo han sido estos días

lejos del taller de "Maestros de la costura".

Elena, por lo que me han chivado,

tú ya estás empezando a pensar en tu primera colección.

¿No es así? Ah, claro, sí, por supuesto.

Me gustaría hacer una mezcla, como bailo,

pues una mezcla de trajes de flamenca

con trajes de fiesta.

Pues estaremos felices de verlo cuando sea.

Sí, yo encantadísima.

¿Cómo has pasado estas tres semanas, Álvaro?

Bien, he estado entretenido haciéndoos un pequeño detalle.

¡Bueno!

Tened cuidado.

¡Hala!

El diseño es mío.

Toda la confección es mía.

¿Y las flores?

Y estoy ayudado con una colaboración de Mariana Barturen.

Pero ¿qué preciosidad es esta?

Bueno. Cuidado.

Voy, voy, voy. Vas con un cinturón

de campeona del mundo.

¡Voy con un cinturón de campeona del mundo!

¡Un momento! Mira.

Bueno, Álvaro.

(TODOS) ¡Oh!

¡Qué chulada, por favor!

Y Palomo.

(FERMÍN) Y Palomo.

Es lo más. Pero ¿qué preciosidad es esta?

Estoy en soc. Me lo quiero poner ya, Álvaro.

De verdad. Qué bonito.

Te ha quedado precioso.

Estas son precisamente las flores que usé...

En tu colección. ...en la última colección.

También colaboré con Mariana Barturen.

Me he inspirado en tu última colección.

Me encanta que me lo hayas hecho reversible, Álvaro.

Me han dicho que por fuera eres serio,

pero que por dentro eres todo color.

Bueno. Oh.

He querido mostrar esa parte tuya. Bueno, bueno.

Tampoco tanto color.

Muchas gracias, Álvaro. Muchas gracias.

Vamos a guardarlo, ¿vale? Gracias.

Espectacular, de verdad, ¿eh?

Espero que Álvaro haya traído otra bolsita

con otros pantaloncitos para mí.

O sea, Álvaro, es que si no lo mato.

Si no, como pase la prueba, no entra en casa, ya lo digo.

Ana, en esta prueba de repesca,

¿vienes con la misma fuerza y con las mismas ganas?

Sí, vengo con muchas ganas.

Estas semanas no he parado de coser.

He estado de 9:00 a 21:00 en el taller.

Y la verdad que vengo con un montón de ilusión, como siempre.

A luchar.

Nani. Dime.

No sé qué te hace más ilusión,

si volver a ser aprendiz o ver a tu "hereu", a Lluis.

De aquí al Ejército. ¿Me veis?

No te veo, no te veo.

Yo te quiero mucho, pero no te veo.

Ancor. ¿Qué?

Conociéndote como te conozco,

me imagino que te habrás hecho un experto en trap estos días.

No tanto.

¿Y qué te dijo tu mujer cuando te vio?

"Ay, cariño, no te preocupes". ¿Estaba triste?

Dice: "Es el trap, tú no vas a hacer trap".

"No te preocupes".

O sea, que en casa no ha sonado Bad Gyal, ¿no?

No. Esta semana.

El trap me mató.

Es la música.

Y ahora la música quizás me trae o me remata.

Quizás me pase a otro trap.

Puede ser el día más emocionante para Lorenzo Caprile

de toda la historia de "Maestros de la costura".

Nosotros no le hemos visto tan nervioso

nunca

ni tan emocionado

y eso tiene que ver con la invitada que tenemos.

Caprile la definiría

como una diosa de la costura.

Es una de las mejores diseñadoras de vestuario del mundo.

14 nominaciones a los Premios Oscar de Hollywood.

Jolín.

Vágame Dios.

15 nominaciones a los Bafta británicos

y ganadora de 3 Oscar

al diseño de vestuario.

Madre mía. ¡Sandy Powell!

(Vítores)

¡Bueno, lleva mi abrigo!

"Thank you".

Guau, "thank you very much".

Mi querida Sandy.

Muchísimas muchísimas gracias por volar desde Londres

y dar esta impresionante y maravillosa sorpresa

a nuestros aprendices.

Tú sabes que te quiero, que te admiro,

desde el 2004 que nos conocimos.

Pero a pesar de todo esto estoy muy nervioso,

muy emocionado

de que estés aquí,

porque es un honor

y de verdad que estoy muy nervioso

y me está saliendo todo fatal.

Laura, me ayudarás con la traducción si es necesario.

A ver, "thank you"... -"For coming".

Gracias por estar aquí.

"For coming".

"Thank you for coming".

De nada.

¡Ah!

Siempre digo que para mí Sandy es una musa,

pero no solo por esos tres Oscar,

que son la primera: "Shakespeare in love".

Que quién no ha visto "Shakespeare in love".

(FERMÍN) ¿En serio?

La segunda: "El aviador".

Mily, seguro que la habrás visto 30 veces.

Ay, me muero, por favor.

¡Huy, preciosa! Es tu época preferida.

Sí.

Y la tercera, que es una maravilla de película:

"La joven reina Victoria".

Pero cuidado porque podría haber ganado 20 más

porque todas las otras películas

tienen un vestuario impresionante.

Películas como "Carol",

"Velvet Goldmine",

"La favorita", "El irlandés",

"Gangs of New York",

"Entrevista con el vampiro",

"Las hermanas Bolena"..., Se ha hecho todas.

..."Infiltrados", "El lobo de Wall Street",

"Orlando",

"Las alas de la paloma", que es maravillosa,

"El retorno de Mary Poppins"...

De las pocas personas que me ponen a mí nervioso.

Total.

Yo no he conocido a nadie en la vida con Oscar.

El único, que a mi padre de pequeña le regalé un Oscar

que vendían de estos de mentira y ponía: "Oscar al mejor padre".

Es el único que he visto yo en mi vida.

¿Cómo es vestir a Leonardo Dicaprio,

que es un actorazo donde los haya

y un guapo de toda la vida?

Siempre decís que Caprile es una caja de sorpresas, ¿no?

Pues aquí va una más.

Caprile fue el que confeccionó a las órdenes de Sandy

ese vestido de novia en la boda de Dicaprio,

de la película de "El lobo de Wall Street".

¿No os parece fascinante?

Cuando me enteré de esta historia no me lo podía creer.

¡Guau!

Sandy, ¿vosotros creéis como nosotros

que Lorenzo es el mejor diseñador del mundo

en vestidos de novia?

"Come on, come on".

"Come on, Sandy".

Solo con las medidas con las medidas que me mandó Sandy.

Sin presión.

Sandy no solo triunfa en el cine.

También en la ópera.

De hecho, en este Teatro Real

trabajé con ella como asistente

en un "Rigoletto" maravilloso, muy transgresor

y, desde entonces,

no puedo sacarme de la cabeza

una frase que es:

"Más lentejuelas".

Totalmente.

Aprendices, exaprendices.

Tenemos que empezar la prueba.

Ella tendrá la oportunidad de ver vuestros trabajos

y de compartir un poquito más de nuestro tiempo

en "Maestros de la costura".

Es mi abrigo, tío. Estoy emocionadísima.

He vestido as Sandy Powell. ¡No me lo puedo creer!

Vamos a arrancar con la formación de equipos.

Los mejor valorados en la prueba de todo negro

fueron Lluis y Fermín.

Por lo tanto, sin miramientos,

directamente seréis jefes.

Venga, las "tietas", vamos.

Venga, "tietas".

¡Primera vez, Lluis, bienvenido! Ah, ¿es la prueba de Lluis?

Disfruto igual cuando estoy dentro que como jefe,

porque como al final todos somos un equipo

es un consenso entre todo el equipo,

así que me da igual.

Os habéis dado cuenta de que sois impares.

Por lo tanto, Lluis,

por ese "black dress" tan fantástico que hiciste

en la primera prueba,

vas a tener que tomar una decisión muy complicada.

¿Cuál?

Puedes elegir tener a un aprendiz más

en el equipo

o renunciar a este privilegio,

pero poder elegir

el "look" que tengáis que hacer en la prueba.

Me quedo con un aprendiz menos.

Directamente.

Prefieres elegir prenda a tener dos manos más trabajando.

Sí.

Por lo tanto, Fermín tendrá

cuatro integrantes en su equipo. Gracias.

Y tú solamente tendrás tres.

Empieza eligiendo Fermín.

Dame un nombre y una razón.

Elijo a la niña de la Posguerra porque...

porque esta semana me he enamorado de ella completamente,

he descubierto su humor y he descubierto una nueva Mily.

Lluis, tu primera opción será...

Javier.

¿Por qué?

He dicho Javier y me he arrepentido a la vez ahora.

¡Hale!

Lo estás arreglando, ¿eh?

No, porque ahora he visto a Yelimar y digo: "Ay".

Pero lo primero he mirado atrás.

Hubiese cogido a Yelimar.

Lluis, de verdad.

No, porque con Javier he trabajado en equipo

y trabajamos muy tranquilos. -Sí.

Nos llevamos bien y al final a veces no es el saber,

sino el trabajar bien,

porque vas encontrando las soluciones.

A ver, Fermín, ¿qué razones tienes tú

para elegir al segundo miembro de tu equipo?

Yelimar, porque es que es sensual hasta cosiendo esta chica.

Me encanta.

Me quedo con lo de cuatro y él con tres.

A ver, ¿también te estás arrepintiendo de la decisión?

Todo el rato. Lo he hecho todo mal.

No se puede ser jefe.

Ya has tomado la decisión, pues como tú dices: "Para alante".

Apechuga, nene, apechuga.

Ya, de perdidos al río.

Me quedo con Laura, tú.

¡Bien!

Ya qué más da.

Vaya equipazo tengo.

¿Qué pasa, que Gabriel y tú no?

No. A Gabriel no lo quiero en el equipo.

Yo tampoco.

¿Alguna novedad que nos hayamos perdido, Gabriel?

No, es lo del principio. Somos personas muy distintas.

Incompatibles completamente.

Gabriel es de una manera que no...

que no puedo, no.

Y a mí que hable tan mal, que conteste tanto

y que utilice insultos no va conmigo para nada.

Entonces, prefiero trabajar con gente

con la que se trabaja a gusto, se está tranquilo

y no se ataca tanto.

Lluis como jefe de taller

me lo imagino que va a ser intransigente

como es él siempre.

O sea, fuera y dentro del taller

él es intransigente, su palabra es ley

y si no puede defenderla

va a gritar y a insultar.

Entonces, eso es lo que hay, es lo que hay.

Al menos sé que buen ambiente habrá en el grupo.

Porque ellos dos se llevan fabulosamente

y yo, cuando me meto en un equipo,

no tengo ningún problema en llevarme bien.

Con él es complicado que haya un buen ambiente.

Él lo sabe todo, él lo hace todo bien,

él es estupendo, él es el mejor,

él es el más guapo,

es el más listo, él entiende de esto, de lo otro

y de más allá.

Entonces, es como: "Guau, chico".

O sea, hay un punto que me tiene saturadísimo.

Evidentemente, con la elección de Lluis

Gabriel pasa por supuesto... Obviamente.

...al equipo de Fermín.

Por lo tanto... Perdona, elijo a Gabriel.

¡Ah! Muy bien, Fermín,

Porque esta semana también me he enamorado de Gabriel.

Ah. Vaya.

Estás muy enamoradizo, Fermín.

Los aprendices van a ir

a la sala Vergara

con Lorenzo Caprile y con María Escoté

y Palomo y yo estaremos con los exaprendices

en la sala Carlos III.

¿Ocupamos el Teatro Real? Por favor.

Pues vamos, vámonos todos.

(Música clásica)

(JAVIER) No me lo puedo creer.

"Oh, my God".

(Música clásica)

Podré escoger el más fácil.

(MILY) Ay, madre mía.

¿Qué tal, aprendices? Os veo muy callados.

Sí, ojipláticos.

Ojipláticos.

¿Qué os parecen estos vestidos?

Qué preciosidad, por favor.

Hoy vais a tener que replicar estos dos trajes

que vestirían mujeres de la alta burguesía

del siglo XIX.

Los hemos seleccionado

de entre las muchísimas joyas

que hay en la sastrería del Teatro Real.

Lluis.

Ahora que has visto los trajes a los que os tenéis que enfrentar,

¿crees que has elegido bien tu privilegio?

Yo nunca elijo bien, María. Vamos a dejarlo en esto.

Nunca eliges bien, ¿no?

No, me he confundido, pero bueno.

Ahora, qué le vamos a hacer. A sacarlo adelante.

¿Con qué vestido te quedas?

Bueno.

Cuando he visto los dos maniquíes he pensado:

"¿Dónde me he metido?, los dos son casi iguales

y voy y me quedo con una persona menos en el equipo".

¿Naranja?

Si te gusta el naranja encima. -Bueno, va, el naranja.

(LAURA) Venga.

Fermín, ¿estás contento con el vestido

que te ha dejado tu rival?

Estoy contento, sí.

Ahora os voy a dar

la noticia bomba.

Disponéis de 130 minutos

para reproducir estos vestidos.

Bueno, bueno, bueno.

Los vestidazos que tenemos que hacer hoy.

Qué locura.

Ahora, justamente es mi vestido de novia.

O sea, si me sale bien me lo llevo directamente al altar.

Jefes de taller.

Tenéis 45 segundos

para escoger las telas

con las que vais a replicar los trajes.

Tres, dos, uno...

¡Suerte! Venga, Lluis.

A ver esta. -El forro, acuérdate.

Perfecto.

Muy bien, Fermín.

Coge esa de flores también.

No, esta no, esta no, Fermín. -Esta no.

(YELIMAR) Esta la veo superpesada.

No, son elásticas. -¡Esa, esa!

¿Esta? No, es... (GABRIEL) ¡La negra!

¡Forro! ¡Forro!

(LLUIS) Esto es forro.

Es que es neopreno, es elástico.

Nueve, ocho..., Ya está.

...siete, seis..., Para la falda y todo.

...cinco, cuatro..., Dame esa, te cambio el forro.

...tres, dos...

¡Tiempo!

Y ahora sí 130 minutos que empiezan en tres, dos, uno...

¡Ya!

Esta será para la falda y para lo de abajo claramente.

Aquí tenemos el forro para el cuerpo.

Y esta la usaremos para el cuerpo. ¿Os parece bien?

Perfecto. -Y está también lo de arriba.

Es cortina. -Esta tela es muy dura.

Es cortina, es muy dura. -No había otra.

Es muy dura, pero la otra... -Si no, ¿cuál coges?

Bueno, vamos a ver qué sucede.

Han cogido una tela de tapicería

que con esos volúmenes, esa cola y ese corsé...

Imagínate lo que pesará eso. Vamos a ver qué hacen.

Qué presentan.

Cuando tengan que enfrentarse a la máquina de coser

para fruncir todo el vuelo que tiene esa falda.

Sin embargo, te diré que el "hereu, molt be".

Muy bien. Muy bien.

Todo lo que ha elegido está bien.

Vamos a hacerlo a la vez y que cada uno coja una prenda.

¿Te parece bien, Javier, si tú vas con la falda?

Y tú vas haciendo lo de abajo. -Perfecto.

Y yo, el cuerpo. -Vale.

Pues genial.

Nos encargamos Gabriel y yo de la falda, ¿vale?

Y vosotras dos, del corsé.

Exaprendices.

Veo la familiaridad en vuestras caras.

Conocéis de sobra a Mariana Barturen,

que os dio una magnífica clase magistral

sobre flores

que además inspiró a Álvaro

para esos regalos que ha hecho a nuestros jueces.

¿Contentos de volver a coincidir con ella?

(ÁLVARO) Sí, por supuesto. es un honor.

Como sabéis,

Mariana es una de las mejores sombrereras de este país

y nos ha echado una mano

para preparar esta prueba.

Como veis, Mariana ha venido acompañada

de estas cincos sombrereras

y todas están repletas de flores.

Cada una de ellas corresponde, atención,

a una ópera diferente.

Vuestro reto hoy consiste en diseñar el vestuario

para uno de los personajes de la ópera que os corresponda.

La única norma es que las flores tienen que estar integradas.

Tienen que ser las protagonistas del traje.

Creo que la mejor inspiración

es esta pieza que llevo.

Bueno, esto es un "total look" de Palomo,

de su última colección.

Pero en la parte superior

veis el fruto de la colaboración

entre Palomo y Mariana.

Me encanta, es que me parece fascinante.

(ANCOR) Es que parece mágico.

Yo, que soy profesor de artes,

cuando veo flores solo pienso en primavera,

alegría, esplendor, juventud,

porque están abiertas, son preciosas.

No están marchitas.

O sea, frescura, belleza...

Son todo palabras que dan buena sensaciones.

Contadme ahora que estáis, confesad.

¿Quién llama a quién? ¿Cómo pasó? Pues he de decir que fui yo.

Estaba haciendo una colección.

Quería hacer una especie de homenaje a la alta costura,

a las cosas que a mí me habían atraído siempre de la moda,

pero se me quedaba muy vacía e inconexa.

Y eran en el momento del confinamiento.

Y lo más bonito que ha pasado en todo este tiempo,

después de tres meses encerrados en casa,

es que hemos salido y las flores han brotado

en medio de los adoquines, en medio de la carretera.

Estaba naciendo la naturaleza en los sitios más feos,

más recónditos.

Mi primavera en Madrid estaba siendo muy diferente

a su primavera en Posadas.

Entonces, lo que hicimos es manejarnos con fotos

que íbamos sacando con el móvil por las aceras de Madrid.

Por la calle.

Estas amapolas crecían

como entre los adoquines y alrededor de las aceras.

En Posadas crecían más margaritas amarillas

y estas florecitas pequeñitas rosas.

¿Te parece si vamos enseñando lo que tenemos por aquí?

¿Qué habrá bajo la primera sombrerera?

A ver qué nos has traído, Mariana.

A ver con lo que nos encontramos.

Aquí tenemos la ópera "Carmen". ¡Qué bonito!

(ANCOR) ¡Ostras! -Es precioso.

Hemos elegido unas flores muy españolas: rosas.

Tenemos estas clavelinas, que es una flor más de día,

chiquitita,

y entonces yo esto segura de que Álvaro...

Ah, ¿me toca a mí esto?

...va a hacer una maravilla... -Qué bien.

...con esto.

¿Conoces la ópera "Carmen"? Eh... no.

(TARAREA) Tata, tara, tatata...

Con eso vas a tener que lidiar.

Segunda sombrerera, Mariana, por favor.

(ANCOR) ¡Hala!

Aquí tenemos "Madame Butterfly",

que transcurre en Nagasaki a partir d 1900.

A mí me da igual.

Estas flores son de almendro.

También tenemos semillitas.

¿Y quién va a tener que inspirarse

en una ópera tan conocida como "Madame Butterfly"?

Ana.

Me encanta, muchas gracias.

Vamos a por la tercera sombrerera.

Aquí tenemos "La Traviata", París.

1850.

Qué maravilla.

Claramente, muy afrancesado.

Es increíble. -Vale.

Y yo creo que esta ópera tiene un candidato clarísimo

que es Ancor.

Pues os habéis equivocado 100 años.

Un siglo después te vamos a rescatar para que hagas...

Jolín. -...algo muy bonito con esto.

Madre mía. O sea, mi madre que canta...

A ver, no es profesional, pero canta.

Y justo "La Traviata" no me la sé.

No me la sé, sé que existe, pero no sé mucho.

Cuarta sombrerera. Cuarta sombrerera.

¡Chan! Qué bonito.

¡Guau! ¡Hala!

"Porgy & Bess", Charleston, 1930.

Y aquí hemos elegido un colorido

que sí nos ha parecido que tenía mucho que ver

con este escenario, de esta ópera.

Esta ópera es para Nani.

Una mujer valiente como tú

va a hacer algo yo creo que muy innovador con esto.

Nani, ¿qué te pasa con esa cara? ¿Estás asustada?

Me estás temblando las manos y pocas veces,

y lo dije una vez en el programa, pocas veces me tiemblan.

Nunca he ido a una ópera.

No entiendo de ópera.

Sí que es verdad que hay canciones de ópera que he escuchado,

pero no tengo ni idea.

Vamos a ver Elena.

Atención, Elena, porque claramente es para ti.

¡Oh! ¡Guau! ¡Madre mía!

Aquí tenemos ópera "Lakme", finales del siglo XIX.

Transcurre en India

y veis que estos dieses

están hechos en organdí.

Esto es como pequeños tallitos.

Qué guay, me encanta.

Quiero dar las gracias a Mariana

porque es que esto ya no se hace.

Ya no se encuentra. Gracias a vosotros.

Y es el único que queda.

Es el único taller de flores que queda en España.

Pues para regresar a "Maestros de la costura"

tenéis 100 minutos de tiempo.

Vale.

Coged vuestras sombrereras

y empezad a trabajar en tres, dos, uno...

¡Ahora! Uf.

Como venga Sandy y no lo estemos haciendo bien,

ya verás Caprile.

Yo no tengo ganas de bronca, ¿eh?

¿Tú crees que esto va a ser posible?

Con lo gordo que es.

Ya empiezan los dos.

(FERMÍN) ¡Gabriel, por favor!

La verdad que es una fantasía estar aquí, ¿eh?

Me recuerda mucho a Parla.

Yo creo que Laura se siente como en casa.

Bueno, me siento como una reina.

Totalmente, entre tanta alfombra, tanto tapiz,

el tema de los sofás...

Estoy en mi mundo, me encanta.

(NANI) Ay.

¿Lo tenéis claro?

(ÁLVARO) Bueno, por lo menos el boceto sí.

¿Tú no? -Claro.

Estoy entre dos, pero depende del tejido.

(ELENA) Un kimono, a ver qué tal.

Estoy en blanco.

Tengo conocimiento cero

de lo que me ha tocado

y conocimiento cero de los materiales

que voy a utilizar

y que tengo que integrar.

Nani, ¿tienes claro ya lo que vas a hacer?

Nani está bloqueada. A ver qué me encuentro ahora.

Yo tampoco tengo muy claros los tejidos.

(ÁLVARO) Nani no tiene nada claro.

Jo, yo quiero que venga Ancor, ¿y tú?

Hombre, pues no sé.

Yo estoy entre Ancor y Ana. -Y Ana.

Sí, no lo sé.

Yo, por mis futuros "Maestros de la costura",

espero que sea Elena.

Qué quieres que te diga.

Porque yo quiero estar aquí más tiempo.

(JAVIER) Lluis, céntrate, por fa.

Ven, que creo que me he colado. -¿Qué?

Me he colado. Centro del...

centro del lomo.

Y lo he hecho al revés. -¡Oh!

Vale, otra vez, venga.

¿Qué? -Centro del lomo.

Esto es importante, Javier. Tienes que cortar uno nuevo.

Sí. -Porque se...

Ah, vale. Se tuerce si no toda la falda.

Que no, que no.

El lomo es esto, mira. -Sí, sí, sí.

Vale, pues ya está, no pasa nada. -Vale.

Para realizar el vestido del equipo naranja,

comenzamos cortando las piezas del patrón

en el tejido elegido y entretela.

Todas las piezas del corpiño se entretelan

para darle rigidez.

Unimos las piezas de la espalda

y aplicamos unos ojetes para el cierre.

Cosemos las piezas del delantero y lo unimos por la espalda

por los hombros y los costados.

La pieza del escote la cosemos a mano,

realizando frunces que adornamos con broches.

Introducimos un cordoncillo por los ojetes

para ceñir el corsé.

Confeccionamos la falda

uniendo las piezas y frunciendo la cintura.

Añadimos una friturilla.

En el bajo aplicamos un volante previamente fruncido.

Aplicamos las fornituras por separado

sobre la costura del volante.

Mira, Fermín.

Hay una cosa que tú y yo podemos hacer.

¿El qué? -Una confección perfecta.

¿Vale? O sea, que ya has elegido mal las telas.

Ahora, lo único que nos queda es

confeccionar en condiciones.

(LLUIS) Javi, va.

Ya voy a empezar a montar. -Genial.

Sí.

Todo va viento en popa, ¿eh? -A ver.

¿Veis como no tenéis que estar asustados?

El delantero. -Parecía que estabais asustados.

Que no, que no.

Vale, pues ya tengo la parte de alante.

Vale. -¿Cómo vas?

Nada, mira, me quedan solamente dos piezas de atrás.

Vale.

Si seguimos así, igual llegamos, te lo digo.

(MILY TARAREA)

Estoy cantando, chicos. Esto es que va bien.

Ay, Milagros.

Ay, si es que es un pajarillo.

(TARAREA)

¿Creéis que llegamos? Yo creo que esta vez llegamos.

Yo creo que así tan relajados no. -¿Tan qué?

Relajados.

Mira, Javier, la gente negativa como tú,

¿sabes qué hago yo?

Me la meriendo. ¿Me entiendes lo que quiero decir?

De momento yo estoy montando lo que tengo que hacer y vamos bien.

Porque mira Javier, que va tan a tope,

tan nervioso y tan agobiado..., -No.

...y lo único que ha hecho ha sido cortar mal las faldas.

Y nosotros que vamos tranquilos aún lo estamos haciendo todo bien.

Ancor, cuéntame un poquito.

¿Qué se ha hablado este tiempo que no hemos estado?

¿Qué han rajado de nosotros? -¿Nos han criticado?

Ponnos un poco al día. ¿Qué nos comemos cuando salgáis?

Mira, cuando vais el programa,

lloraréis. -No, no.

Porque os hemos puesto verdes.

Y hemos celebrado cada una de vuestras salidas.

Os habéis quedados tranquilos sin mí.

(SUSPIRA) Ay.

Los excompañeros, ¿qué?

¿Cómo creéis que irán?

Pues estarán atacados como nosotros. -Estarán atacados.

Que se juegan mucho también.

¿Estarán haciendo un vestido como este?

No, ni de coña. -No creo, pobrecitos.

Pues yo te digo una cosa.

Yo si paso este programa

me corto el pelo, que lo prometí. -¿Sí?

Sí, pero corto corto, ¿eh? -No te creo.

Si ahora eres feo, imagínate cuando te cortes el pelo.

Pues me pondrás otro nombre.

Ni Javier ni Vicente, ahora será otro.

Si ahora parece Falete con ese moñito,

yo ya tiemblo cuando le vea rapado.

¿Qué será Al Capone?

Me da verdadero miedo este señor con el pelo rapado.

A todo esto, hay que acordarse de las flores.

Sí, sí. -Hombre, claro.

Hola, ¿qué tal?

Hola, maestro.

¿Qué tal, Álvaro? Bien.

Queremos saber un poco qué estáis haciendo,

qué personaje te estás imaginando.

Yo me imaginaba una gitana.

Y voy a meterle las flores como si fueran topitos.

Era la idea que tenía. Y este es un color supercarne.

Es que no la he visto, eso es lo malo.

No lo sé. Mira.

Palomo y yo te vamos a dar

unas pistas:

seducción,

erotismo...,

Ah, pues no había tirado por ahí. ...celos,

muerte,

pasión... No había tirado por ahí.

En ópera no tengo ni idea, pero bueno,

tengo la confianza

de que he trabajado ya con Mariana Barturen

y que las flores más o menos las controlo.

A ver, Nani. Hola, ¿qué tal?

Muy bien.

Vamos a hablar de Ana un rato.

¿Cómo vas?

Voy a hacer, más o menos, y ambientarme

en un vestido de charleston.

He cogido flecos. Flecos.

Sueltecitos. Charleston.

Ah.

Enséñame el boceto. ¡Uh!

A ver, en principio estoy ahí entre los dos

porque, verdaderamente, como no tenía ni tengo ni idea

de qué va la ópera, no sabía en qué ambientarme.

Está complicada la cosa, ¿eh?

Mira, te vamos a dar también algunas palabras clave.

Afroamérica.

Plantaciones.

Algodón.

La Gran Depresión Americana.

Ya te estamos diciendo mucho.

Voy a intentar reorientarlo.

Bueno, Nani.

Vamos a reorientar esto, que está perdido.

Ánimo. Al lío.

Al lío de Monte Pío, venga.

Hola, qué alegría volver a teneros aquí.

Tú estás con "Madame Butterfly". Sí.

¿Podemos ver tu boceto? Eh...

Está aquí. -Perdón.

Faltan las mangas, que como no tengo espacio...

Pero quiero hacer un estilo kimono, así como estilo geisha.

No está mal enfocado.

Relación tiene con la ópera.

¿Puedo seguir cortando? Sí, venga, sigue cortando.

Por favor.

No estás muy desencaminada,

pero te voy a regalar alguna palabrilla.

Además de geisha: oficial de la armada,

noche de bodas

y divorcio.

Bueno, ya con esas tres palabras puedo crear una hecatombe.

Vale, bueno, gracias.

¿Qué tal, Elena? Buenas, voy para allá.

¿Te vienes por aquí?

A mí me ha tocado "Lakme". Abre el boceto.

Lo he hecho superrápido.

Entonces, el sari, en vez de hacerlo completo,

por cuestión también de tiempo y tal...

¿Por qué dices cuestión de tiempo?

Porque me conozco y sé mis limitaciones.

Pero ¿sabes realmente lo que es un sari?

Sí, que ella se lo envuelve.

Entonces, ¿qué dificultad tiene eso?

Las palabras claves son: joven sacerdotisa,

ejército británico,

templo secreto,

desamor y suicidio.

Ahí lo dejo. Qué trágico todo.

Ya, pues...

Hombre, en las óperas, hay en todas un drama

que no te lo puedes ni imaginar.

Esto sí que es trágico todo, lo que estoy viendo hasta ahora.

Vamos a ver a Ancor.

Ay, Ancor! Lo que te hemos echado de menos.

A ver el boceto.

Parece ballet, pero es Regencia, estilo Regencia.

A ver, Ancor, que es mi última esperanza.

Ay, Dios. Por favor.

Dime que tú sí sabes de qué va "La Traviata".

¡No!

¿No?

Yo me voy. Yo ya paso de este programa.

Mira que yo soy muy clásico, pero me quedé en Chaikovski.

Nadie sabe lo que tiene que hacer.

Bueno, para que no nos digan que hay favoritismo,

que unos sí y otros no, a ti también te las damos.

Vale. Tus palabras claves son:

cortesana...,

Voy bien. ...barón...,

Barón.

...tuberculosis...,

Barón con be, no con uve.

Con be. ...campiña

y amor libre.

Pues a ver qué sale de aquí.

Bueno, yo algo de esperanza tengo. Hale.

Ancor, ¿qué tal?

Nada, después de esto vamos todos a la ópera.

Ya te digo yo a ti.

¿Cómo vais, chicos? ¿Qué os queda?

Pues creo que vamos bien.

El frunce. -¿Cómo?

El frunce. -Claro.

De cómo acabe el frunce. -Pues escúchame.

Pero ¿cómo lo vas a hacer, Gabi?

Porque estoy frunciendo y se me revienta.

Ya, por eso.

Mira, la falda, que son como tres metros,

voy a doblarla y dentro voy a meter una tira

para cuando esté toda fruncida

y luego ya, con la medida de la pintura,

hacer el... -Ya lo haces tú.

Claro. O sea, va a salir perfectamente.

Vale, vale, vale.

(FERMÍN) Esta la tira de tres metros.

Genial.

Nos faltan piezas.

¿Cómo te van a faltar piezas de la falda?

¿No lo has controlado? -No, de la falda no,

piezas del volante.

Porque no llega para todo.

Igual ha fruncido más de lo que tocaba.

Sí.

¿Es mucho lo que te falta? -Muchísimo.

¿Ponemos una pieza más?

¿Por qué no ponemos una pieza más y la metemos?

¿Una, Laura? Falta mogollón.

Aprendices, atentos.

Han pasado ya...

Hala, se me reventó.

...75 minutos de la prueba.

¿Qué dices? No puede ser.

Quedan 55 para terminar el trabajo.

Venga, chicos, que nos va a dar tiempo.

Madre mía.

¿Qué tal la manga, "amore"?

Pues la manga...

A ver, aprendices.

Este es un examen tanto para mí como para vosotros.

Está aquí Sandy Powell, ¿y nadie se levanta?

Hola.

Porque uno recibe a una tres Oscar todos los días.

Que nos acabas de llamar, Lorenzo. Ah, vale, vale.

Claro, muy bien, Sandy, por supuesto.

Se han equivocado de réplica.

Pues mira.

Sandy, es que no tenemos otra.

No tenemos más telas.

Entonces, tenemos que hacerlo con esto.

O eso o nos sentamos a comer unas pipas y ya está.

¿Quién toma las decisiones?

Muy buenas pregunta. ¿En qué?

Pues claro.

Tú todo lo arreglas con el "love".

Con el amor, tú todo "love".

Ni "happy flower" ni "love".

No es "happy flower", pero saco el lado positivo.

Todo lo arreglas con el "love".

No he hecho nunca un corsé y no sé hacerlo.

Prefiero hacer la falda, que va a quedar mejor.

Claro, porque es lo más fácil. ¿Tú crees que es fácil

con este tejido de cortina?

No es fácil. Ah, no sé.

Venga, vale.

Es mucho más buena que yo, ¿eh?

(MILY) Ya.

Vamos, que llevo un as en la manga.

Ahora te hago eso, Javier.

Si insinúas que...

¿Qué tal vais, equipo naranja?

¡Bien!

Que viene a veros Sandy Powell.

"Hello". -Hola, "hello".

Lluis.

¿Qué tal? Mira, te presento a Lluis.

"Hello". -"Hello".

Escucha, Caprile, tenemos un superproblema.

No sé hablar inglés yo.

¡Ah!

¡Algo que Lluis no sabe hacer!

Bueno, estamos igual.

Explícale a Sandy.

Enséñale en qué estáis trabajando.

Bueno, pues... ¿Cuál es tu tela?

Mi tela es el corpiño.

Mira, yo estoy montando el...

corpiño. Vamos a tener que planchar.

¿Que está bien para el corsé?

Pues me alegro. ¿Y la falda? ¿Qué podemos ver?

¿La falda la está haciendo quién?

Javier y Gabriel. La está haciendo Javier.

Bueno, explicadle a Sandy la falda.

¿Cómo le vamos a explicar? ¿Por qué?

Si tú sabes hablar inglés. No.

¿Perdona, Laura?

Yo te puedo enseñar con... con... -La falda. Y ahora,

el volante. ¿Con qué? ¿Con lenguaje de signos?

Si tenéis que corregir esto...

Te estoy echando un piropo y nada.

Si no entiendo el inglés. Ah, bueno.

Pues no es mi culpa si no sabes. ¿Qué me estás diciendo? Tradúcemelo.

Que aquí, en este equipo,

el líder se ha quedado con la parte más difícil.

Bueno, claro. Lógico. Y eso está muy bien.

Uy, uy, uy.

Le dicen que el jefe de quipo ha hecho bien en quedarse la parte

más esto. -O sea, de verdad.

Okey.

Okey.

"Thank you".

(LAURA) ¿Dónde has dejado la pieza?

La que has cortado a Javi. ¿Dónde?

(SANDY) "Thank you".

La verdad que no ha gritado, tía. Me parece fatal.

Bien. -"Me parece fatal", dice.

(MILY) ¿Fatal que no grite? -A ellos.

(MILY) A ellos. Lo estarán haciendo...

Otra pieza cortada para drapeado.

La tela, por lo menos, la han elegido bien.

Este lado es la manga.

(ANA) Mira, de verdad, este tejido maldita sea la hora, ¿eh?

-Yo estoy haciendo las manguitas, que en qué momento pensé

hacer estas manguitas, que me van a llevar la vida.

-Ana, ¿cómo lo llevas?

(ANA) Me lo voy a probar y me lo veis, a ver qué opináis.

¿Qué os parece?

Olé.

Tía, de verdad, no se puede vivir con este estrés, ¿eh?

Nani, ¿ya estás con las flores?

Estoy organizando y viendo lo que tengo,

porque no he podido apreciar lo que tengo.

Entonces, voy a ver lo que tengo.

Y a ver cómo lo cuadras.

Y a... Si no sé lo que tengo, ¿cómo lo voy a montar?

Esta es la falda más grande que he hecho en mi vida.

(FERMÍN) Algo para coser, para planchar.

Ve haciendo los agujeros. -Vale.

Es que esto no es nada fácil. -Bueno, se coge macho y hembra.

A ver. -No, macho y hembra no se coge.

Solamente hay macho.

(FERMÍN) Perfecto. -Un agujero al trozo de tela.

(FERMÍN) Vale. -Fermín.

(FERMÍN) Voy a llorar ya. -¿Sabes?

Es que no son tan fáciles, Fermín.

Que me ha pasado a mí.

Cariño, pero es que apretar un cacharro también lo hago yo.

Vale, venga. Pues venga.

Si te sale, genial.

Pero es que no me corta dentro. -Ah, claro.

Dentro. -Si es que es fácil.

Bueno, hija, pero lo podemos hablar, Mily, de verdad.

Pero por eso te digo. Ven y escúchame.

Que me dices que es sencillo. Yo te digo que no.

Te digo que también puedo hacerlo hacerlo yo.

Ah, vale. Si yo te enseño, sí. -Pues venga.

Ah, si no, no te enseño. Mira.

¿Es esto? -Pues es este.

No. -No.

¿Ves? Es que no es fácil. Déjame.

¿De qué vas?

Me dices que yo no lo hago y lo haces tú y lo haces mal.

No lo entiendo, la verdad. Y mira que la amo, ¿eh?

Y me encanta. Pero la mataría.

(LLUÍS) ¿Sabéis usar la máquina de poner tachuelas?

Ahora probamos. (LLUÍS) De poner ojetes.

Pues no la atraviesa.

Es tan gorda la entretela que no la atraviesa.

Voy a meterle una cremallera a esto como pueda, rápido.

Espérate, que te doy canillas.

Esto es muy feo, chicos, ¿eh? Este tejido es muy feo para drapear.

Déjamelo, que la drapeo ya.

(FERMÍN) Que drapeas lo que tú quieras, pero es muy feo.

Vale, Fermín, es lo que tenemos.

¿Perdón? -Inventemos algo con la de flores,

aunque quede basto.

(GABRIEL) Drapear eso es que no es nada.

Simplemente se ha tenido que medir tres veces eso

para que sea más fácil, para darle, ¿sabes?, más arruga.

(FERMÍN) ¿Cómo un drapeado tres veces más grande con este grosor?

Es que... -Con el otro tejido.

Ni Lady Di iba tan pomposa. -Fermín, con el otro tejido.

Que es por el tejido. -Con este tejido blanco.

Sí. -Mira.

¿Con esto qué drapeas? -A mí me da algo.

Esto no drapea.

Esto se necesita tres veces el tamaño de esto,

del grosor.

Pero no te dejes guiar por lo feo o lo bonito.

No te fíes por lo feo y lo bonito.

¿Cómo vamos de...?

De tiempo. No sabemos ni los tiempos.

Pues es que lo he cosido mal. Mejor que no lo sepáis.

Porque solo quedan 30 minutos para terminar la prueba.

¿Cómo? -Espera.

Creo que no me da tiempo. Fuera la vistas.

(ANCOR) Imposible. -Sí que vamos un poco mal, ¿eh?

(NANI) ¿Queréis dejar las máquinas ya? Venga.

Chiquilla, pero tú has terminado.

¿Cómo dejarlo si no hemos terminado?

Pero ¿de verdad que aún estáis cosiendo?

(ANA) Claro que estamos cosiendo.

¿Te crees que estamos por amor al arte?

Hala, hala, hala, que está aquí Raquel.

Aprendices,

el público no estaría entrando ahora mismo en el Teatro Real,

llevaría sentado un rato. Porque quedan

veinticinco minutos... ¡Hala!

...para terminar la prueba.

Escucha. -Laura, no es hora de preguntar.

Ya es hora de correr. -Laura, necesito otro.

(LAURA) ¿Otro? -Sí.

(LAURA) La cinturilla. (JAVIER) Vale.

(LAURA) Lo que busco... -Toma, Javier.

Vale.

¿Te puedes creer que no me entra? (ANA) Mételo por abajo.

Necesitas, Álvaro,

prolongarle la cremallera. Descose esa cremallera

corriendo y le prolongas la cremallera.

Venga, corre.

Mangas montadas.

(MILY) Dame. ¿Hago los ojetes? -Aquí, aquí.

¿No estás más cómoda aquí?

No. Estoy igual. -Sí, claro, aquí, de pie, tía.

(GABRIEL) Estos están montando ya.

Con este, ¿no? -¿Están montando ya?

La madre que me parió.

No entra.

He puesto una cremallera, para que no digan que no está.

Encorsetar está encorsetada la pobre mujer, desde luego.

Laura, ¿puedes venir un segundo?

Ya está, chicas. La falda está ya casi.

(MILY) Espera, espera.

Espera. El frunce. -¿Ya están los ojetes?

No, no están hechos. -Hilváname, hilváname hilo.

Mira, es que no entiendo cómo pueden salir tantos pelos

de un trozo de tela.

(NANI) Ay, imposible. (RÍE)

Álvaro, ¿cómo vas?

(ÁLVARO) Bueno, pues bien.

(NANI) ¡Uf!

Casi es la hora.

Ay, Dios.

Yo le pondría más abullonado en la manga, ¿eh?

Laura, cariño, no estamos para esto.

Lady Di total, vamos.

Bah, está quedando superbién. Vamos a acabarlo en condiciones.

¡Guau, está increíble, por favor!

Ay, Dios mío, cuidado con los broches, por lo que más quieras.

Cuidado con los broches.

Ay, los broches. -Lo abrimos más.

El corsé, el corsé, con lo que me costó ponerlo.

Los broches. -Vale.

Los broches.

(ANA) Ancor, pero qué bonito, por favor.

Qué barbaridad. -Imagina si lo hago con tiempo.

(RÍE)

¡Hala!

Elena.

¿Qué? Por favor. -Qué preciosidad.

(ANA) Ah, que me pincho.

A ver.

Ex aprendices, que estoy aquí

con mi amiga Sandy Powell, que no necesita presentación,

me parece.

Estoy haciendo un vestido como de flamenco

o para una gitana. -Ajá.

Con muchos...

topitos.

Gracias. "Thank you".

"Thank you".

Para gustos, los colores.

Yo me vuelvo loca con las flores. Cuando he visto esas flores,

del color de mis ojos, que me encanta ese verde,

yo me he puesto a ponerlas todas.

Digo: "Las flores tienen que salir por la tele".

Porque esa mujer hace maravillas. Todas la que he podido he puesto.

Sí, gracias.

¿Lo puedo todavía...? Ah, no lo sé.

Sí. Gracias.

Últimos minutos. Vale.

Venga.

Últimos minutos.

¿Qué ópera es esta, Elena?

Puede ser cualquiera.

No.

India... Es de la India.

Ah, India. India.

"Lakmé, Lakmé". "Lakmé".

Okey.

Te lo he dicho. Sí.

Venga, en pocos minutos a ver qué se te ocurre

para darle ese toque hindú.

Vale.

"Hello". Ancor.

Muy bien.

Ancor, el tiempo nunca es una excusa.

Pues venga.

Pues haz algo en vez de...

Tú mismo.

Madre mía, es que si las corto,

es que se van a quedar todos los huesillos de las plumas.

O sea, ahora mismo esto es un suicidio.

Voy a tirar para delante y le voy a pegar una flor

para levantar las plumas, pero tengo que descoser la manga para quitarla.

Eres la mejor.

¿Qué estás haciendo?

(Aplausos)

Oh, mi niño.

Ya está. Una aquí... -Hago uno cada centímetro

y me estoy poniendo enfermo. -¡Ah!

Cuidado, cuidado.

Toma, un trozo de tela para que... Para eso.

Ay, que lo mancho. -Toma, toma.

Aprieta, aprieta. Haz presión. Quédate tranquila, que terminamos.

Pero he manchado el vestido. -No pasa nada.

No pasa nada. -Hay que poner los corchetes.

Pero ¿qué te falta? Voy trenzando. -Toma.

Poner el corchete de ahí. -Vale.

Me estoy mareando y todo, tío.

Javier, ¿sabes qué te digo?

Que tú no sueltes las faldas, se corte quien se corte.

La que se me está liando lo podría arreglar el corpiño. Sí.

Venga, que no queda tiempo.

¿Qué estáis cosiendo, chicos?

Ni idea. (ELENA) Mira, voy a intentar hacer

un sari, pero versionado.

(ANA) ¿Eh?

¿Sigo poniendo? ¿Me dejáis y sigo? -No, que vas a manchar, tía.

Que no, que tengo la tirita. No.

Venga, que sigo poniendo.

Lo estáis haciendo muy bien. ¿Os ayudo? Venga.

Lo estáis haciendo genial, ¿eh, chicos?

Estoy superorgulloso, porque hemos hecho algo genial.

¿No os parece? -Sí. A mí me encanta.

Joer. Que me ha soltado agua la plancha.

Está mojando todo.

¿Qué le pasa?

Pues yo le voy a poner mi versión.

Aprendices, atención.

Último minuto de la prueba.

Ay, Dios.

(ANA) Alvarito, suelta la máquina y ponlo ya en el maniquí.

Ay, ¿que no está?

Álvaro. 20 segundos.

Ya en el maniquí. 20 segundos y terminamos.

Que vale, que sí, tranquila.

Sí, bueno. Bueno, tranquila,

pero 20 segundos. No va a entrar.

Lo hemos intentado antes. Diez.

Mira, de verdad. Nueve.

Ocho. Hala.

Siete.

Seis.

Cinco.

Cuatro.

Tres.

¡Ah! Dos.

Uno.

Tiempo.

Álvaro, déjalo.

Tiempo.

¡Hala!

Pon eso como sea. Déjanos poner... -Déjame.

...la cuerda. -Vale.

Si me mueves ahí... -Si no, podemos...

(FERMÍN) Ya está, ya está.

Aprendices, recta final.

Último minuto de la prueba.

¡Venga! -¡Vamos!

No hace falta que grites, que estoy aquí.

Estamos todos aquí.

Fermín, hay que cerrar el... -Que no estoy tocando nada.

Venga. Corre.

Repasa hilos, Laura, repasa. -Ya. Quiero la tijeras.

Quince segundos, aprendices.

Pasa el último de arriba. -Ya estoy pasando el último.

Vamos, métele caña. Diez.

(MILY) Ay, qué horror. Nueve.

(LAURA) Un trozo que queda fatal. Ocho.

El hilo. -Corta, corta.

Siete. Venga, venga, venga.

Seis.

Cinco. El otro lado.

(MILY) Venga. Cuatro.

Toma, otra. Tres.

Venga, sigue poniendo. Dos.

Quita la aguja. Quítala.

Uno.

¡Tiempo!

Veo el maniquí

del equipo naranja

y la verdad que está espectacular, chulísimo,

el tejido muy bien. Les ha quedado superbonito.

Y veo el nuestro y digo: "Qué maravilla que hemos hecho

con la mierda de tejidos que tenemos".

Creo que ganamos.

A ver, aprendices.

Os he insistido mucho en que en esta prueba

me jugaba mi prestigio.

Me habéis visto todos nervioso,

como creo que no he estado nunca... Nunca.

...en "Maestros de la costura".

Pero quiero que sepáis

que, afortunadamente,

estoy más que contento.

Ay, qué bien.

¡Guau!

Qué maravilla.

La gran Sandy Powell

se ha ido feliz.

Le ha gustado muchísimo veros coser,

conoceros.

Así que, enhorabuena a todos.

Gracias. -Muchas gracias.

Ahora, vamos a ver qué pasa

cuando uno se pone las gafas, ¿eh, Caprile?,

y los mira más de cerca.

Equipo naranja,

voy a empezar con vosotros.

Lluís, felicidades

por la magnífica el elección de telas que has hecho.

Gracias.

Has conseguido

organizar muy bien a tu equipo.

Y, la verdad, conseguir este resultado

con dos manos menos,

sinceramente, no nos parece nada fácil.

Gracias.

Y luego, como ha dicho Sandy,

pues la parte más difícil te la has quedado tú

como líder del equipo.

También te digo que en ningún momento

he querido ponerme como jefe.

Y cuando trabajo con compañeros,

siempre confío en que es un...

que es un grupo.

Es cierto que ha hecho muy bien de jefe de equipo.

Nos ha alentado en todo momento,

cualquier duda nos la ha aclarado, lo hemos consensuado.

Nosotros encantadísimos.

A ver, Javier, pero en algún momento te vimos un poco agobiado

con el fruncido de Laura. ¿O no?

Un poco.

Un poco sí.

¿Qué ha pasado? (LAURA) Lo he fruncido demasiado

y no... no... Podemos decirlo, no pasa nada.

Sí, claro. Y han faltado piezas que hemos tenido

que volver a montar. (LAURA) Cortar más piezas.

Y montar el volante. -Para que quedara así, es mucho.

Sí, claro, si frunces, hay que fruncir, claro.

Para que quede bonito, hay que fruncir así.

¿De verdad?

Hombre... A ver.

En el plano corto, con la gafa,

el volante, gracias a Dios,

has seguido el consejo de Sandy,

porque no habéis cosido todo al mismo tiempo.

No. Hemos hecho las tres... Primero la pasamanería,

arreglando un poquito esos fallitos.

Y os he visto cosiendo a mano. (LAURA) Claro.

Los pliegues, más o menos, están bien distribuidos.

Y sobre todo que tiene cinturilla,

que es fundamental para la comodidad de las cantantes.

Y el corsé.

Tic, tac, tic, tac.

Pues bueno, el corsé está bien.

Sonríe. -No se lo cree.

Sonríe.

Ah, muy bien, Lluís. Yo lo hago

para hacerte rabiar un poco.

Lo has entretelado.

Y aquí vemos una cremallera.

¿Sabes qué información me da a mí esta cremallera?

Dímelo tú, que tienes la información.

No, dímelo tú. ¿Qué información me da a mí?

Tú lo has dicho. Tú sabes la información.

Yo no sé la información. Dímelo, va.

Pues que eres muy picarón.

Ah. Porque es una decisión de picardía.

Cuando ves que no llegas,

pues venga, una cremallera y por lo menos está terminado.

No está perfecto, pero bueno,

encima de un escenario puede funcionar.

Gracias.

Decid: "Gracias". -Gracias.

Gracias.

Equipo verde, voy con vosotros.

No sé por dónde empezar, Fermín.

Las telas se eligen con las manos, no con los ojos.

¿Tan difícil te resulta tocar una tela,

probar, no sé, tantearla?

¿Tanto te cuesta?

Visualmente es la que vi más similar al vestido.

Escucha. Visualmente.

Pero ¿en el programa cinco volvemos con visualmente?

No sé qué me pasa con los tejidos, de verdad.

Es que no... no sé explicarte.

Vamos a hablar del vestido.

Yo lo veo desde lejos,

en una butaca y digo: "Oye, qué buena vista".

De hecho, a nosotros nos daba miedo

que el volumen no lo pudieseis trabajar,

que fuese muy grueso,

que no consiguieseis hacer la falda limpia,

y la verdad que lo habéis hecho bastante bien.

Ojo, que no hay cinturilla.

Era imposible unir esto a un cinturilla.

Habéis puesto un cordón, un goma, para poder fruncir.

Sí. La falda, desde lejos,

desde la butaca, funciona.

Luego, el corsé

no sienta bien en el maniquí. Habéis tenido que hacer

el drapeado con forro y no está cortado al bies.

La sorpresa, Palomo, viene cuando le das la vuelta.

O sea, no sé qué ha sucedido.

Yo creo que ha habido un poco de prisa

de última hora. Sí, claro.

Y hemos ido cuadrando los ojetes. Vemos...

(MILY) Era gordísimo para los ojetes.

Hubiéramos sido más pícaros con una cremallera.

Pero queríamos hacerlo...

Bueno, tiene mérito que los hayáis hecho.

Pero, al final, os ha quedado muy chapucero.

No os luce el trabajo, la verdad.

Llegáis a tener un buen tejido... Una buena tela.

...tenéis un vestidazo ahí puesto. Lo bordáis.

Sí. Sí.

Aprendices, después de todo esto que hemos comentado,

el equipo

que merece ganar esta prueba por haber conseguido

el resultado más perfecto...

es...

el equipo naranja.

¡Bien! ¡Sí!

Enhorabuena.

(Aplausos)

Nunca nos hemos dado un beso, ¿no? -No.

En la boca.

En los morros.

Yo quiero daros la enhorabuena a los tres,

pero en particular quiero darte la enhorabuena a ti, Lluís.

¿Otra vez?

Prácticamente te has encargado

tú solo del cuerpo, del corsé.

Y has tenido un espíritu ganador

que ha hecho que el equipo no se viniera abajo.

Y que, en fin, has sido buen buen líder

que estaba dando soluciones en cada momento.

Por todo ello,

María, Palomo y yo

decidimos que has sido

el mejor aprendiz

de esta prueba en Teatro Real.

¡Bien!

Estoy superfeliz.

Reconocimiento sobre reconocimiento. No me lo esperaba para nada.

Pero lo que más contento me hace es que mi equipo esté contento.

Todo son buenas noticias.

También me duele por el otro equipo,

porque claramente el traje está muy conseguido.

Y es que conseguir estos vestidos no es nada fácil.

Pero es que el nuestro era mucho más bonito.

Vamos a cambiar los vestidos

para poder saber qué ex aprendiz vuelve al taller

de "Maestros de la costura".

(GABRIEL) Deseo y espero que vuelva Ancor.

Porque Ancor

debe fundir a Lluís en la final, si es que están los dos.

Porque si no lo funde, seré yo el que se plante delante de la máquina.

(RÍE)

Para ayudar a Ancor, ¿sabes? O sea, por favor.

Yo quiero arrancar, ex aprendices, felicitándoos.

La verdad es que el reto era muy complicado,

muy difícil. Exigía muchísima creatividad

saber trabajar esas flores maravillosas.

Y más cuando lo tienes que hacer para una ópera,

que no tienes ni idea de cuál es

el argumento básico.

Os podéis reír.

Y la verdad

que aunque no están todos igual de bien,

hay cinco vestidos presentados,

todos tienen flores y todos habéis trabajado

hasta el último minuto.

Así que solo por eso yo ya os doy la enhorabuena

y me quedo feliz y me voy a dormir contentísimo.

Gracias. -Gracias, hombre.

-Bravo.

Vamos a empezar contigo, Álvaro,

porque creo que el resultado

es el más evidente.

Por mucha pena que me dé, con lo bien que empezaste...

No, no, y de diseño estaba bien. Lo único que...

no me entraba en el maniquí.

Pues eso pasa cuando no probamos en el maniquí.

Constantemente me duele la boca de decirlo.

Fallos de no hacer vestidos.

Está inacabado, Álvaro.

No hay un vivo en la sisa ni una vista,

ni en el escote.

Y las flores tiene buena pinta cómo las has integrado, me gusta

lo que has hecho en el escote. Pero no está terminado.

Y sobre todo, obvio que no se puede vestir

y no se puede poner ni en el maniquí.

Así que, lamentándolo mucho, Álvaro,

no vuelves a "Maestros de la costura".

Ya lo suponía, ya lo suponía.

Elena, tú tenías que trasladarnos con tu ópera a la India.

¿Crees que has logrado ese objetivo?

Yo creo que lo he conseguido.

Por salir de lo tradicional, digo: "Hago el sari con las flores",

que también eran protagonistas en esta prueba.

Entonces, lo he llevado a ese terreno.

Elena, siento tener que interrumpirte.

Porque creo que no eres consciente de tus errores.

Tú vestido nos traslada mucho más a Asia

que a India.

En concreto a China. A China total.

De sari no tiene nada.

Sari es otra historia.

Creo que, al final, has sabido trabajar las flores

de una forma bonita y especial y lo has hecho en diez minutos.

Y eso es mucha capacidad de reacción.

Y lo valoramos muchísimo.

¿Y esto qué es?

Pues eso es que ha venido Caprile al final

y me dice: "¿El sari dónde está?".

Con el tiempo que tenía, poco podía hacer. Digo: "Bueno,

voy a hacer como una lazada que evoque un poco

esa parte".

Esto no te hace convertir esta prenda en un sari.

Parece una servilleta anulada al final.

Elena, siento mucho decirte

que tu vestido tampoco está

a la altura de un mandil blanco. Y, por lo tanto,

tú tampoco vuelves a "Maestros de la costura".

Vale. Lo siento.

(ALGUNOS) ¡Oh!

Pero, Elena, tengo que decirte

que ha sido tu mejor trabajo en este programa.

Creo que estás trabajando mucho en casa.

Sigue por ese camino, porque te sienta bien.

Gracias.

Ancor, Ana, Nani,

la cosa está entre vosotros tres.

Bueno.

¿Nerviosos? Hombre, claro.

A ver, Nani, sé sincera.

¿Tú crees que este vestido

podría salir en un escenario

donde se esté representando la ópera "Porgy and Bess"?

¿Con el corazón en la mano? No.

Para mí no está bien rematado ni terminado el vestido. ¿Vale?

El tema de las flores es aparte.

Es verdad que cuando ha cantado Raquel los 25 minutos,

he preferido integrar antes de tener una buena terminación.

A ver, Nani,

lo peor de este traje son las flores.

Es que te has vuelto loca con las flores.

Yo me he puesto a poner flores... Mira.

Es que hasta en el bajo.

Porque iba andando y se le han enganchado.

Ah, andando por una plantación de algodón.

Crecen estas flores maravillosas. Iba de vuelta para su casa.

Claro.

No he visto la ópera. No podía ambientar jamás en la vida

un personaje, ni un vestido, ni nada. Si no lo he visto.

Siempre lo he dicho. Yo no tengo nada, ningún título,

ningunos estudios, nada que me avale.

Lo que he podido demostrar que sé tanto de costura como de diseñar

es porque lo he adquirido yo solita.

Ana, yo veo tu vestido y sí reconozco

a Madame Butterfly. Hombre, total.

El viaje a Japón es obvio.

Esa serpiente de flores me parece preciosa, Ana.

Es divina, Ana.

Muy bonita.

Y me gusta cómo has rectificado el obi.

Ahora, Ana, a nivel de costura,

que es un kimono,

y tú sabes coser muy bien... Sí.

...no sé qué ha pasado. Lo he pasado muy mal.

Este cuello desbocado. Mira,

lo he pasado fatal. Las mangas.

No entiendo estos acabados en ti.

Sí, sí, sí. Tienes toda la razón. No des más vueltas,

que me duele la barriga de los nervios.

Ese bajo, Ana. Ya está, ya está.

Es que este bajo, míralo.

Lo he pasado fatal cosiendo. Me he puesto tan nerviosa

que ha salido esto.

Bueno, Ancor, ¿tú crees que tu vestido podría lucirse

en el París de 1850?

A ver, yo creo que más o menos entra en la época.

Yo diría que estoy loco, porque yo me he tirado a hacer

el vestido que hacían ellos.

Eso justo te iba a decir.

Tú solo te has hecho casi lo mismo que el trabajo de los equipos.

Se nota que tienes referencias, que tienes cultura de moda.

Todo encaja en la época, la línea, el patrón, la tela,

los colores... O sea, que yo creo que lo de llevar el vestido

a la ambientación de la ópera lo has clavado.

Ahora... Yo querría haberlo acabado mejor.

Ahora... Me faltaban dos manos,

cuatro manos más. Mira que me gustan las plumas

y tal. Ahora, te has venido arriba.

Has mezclado avestruz

con gallo... Las flores de la falda,

al final, el trabajo que has hecho es precioso.

Pero aquí hay demasiados puntos de atención.

Hubiera sido suficiente con haber llenado esto

y quizá arriba dejarlo un poquito más sencillito.

Que yo no sabía esa pasión tuya con la pluma.

Pero qué va.

Todos mis trabajos habéis visto que son minimalistas.

No les pongo nada.

Bueno, pues hoy, lo has metido todo.

En el escenario llama la atención.

Bueno...

Ay, qué nervios.

Ana, Nani, Ancor, habéis hecho un trabajo...

Decente. ...correcto, decente.

Pero uno de vosotros tres

ha presentado una prenda mejor confeccionada

y sobre todo mejor pensada.

El ex aprendiz

que mejor ha sabido vestir

una ópera es...

¡Ancor!

(Aplausos)

¡Bien, Ancor, que estás de vuelta!

Venga, pásate para el otro lado.

Vete para allá. Vamos, tira.

Por fin. O sea, por favor,

no puedo estar más contento. O sea, volver aquí,

al "Maestros de la costura". O sea, por favor.

No quepo de gozo.

O sea, es que el trap

me condenó a la expulsión.

Y el glamour y la elegancia del teatro

me ha devuelto mi esencia y me ha dado una energía

para volver aquí con toda esta fuerza

y poder darlo todo.

Que, vamos, me he vuelto loco y algo ha salido.

Bueno, uniformado estás, Ancor.

¿Con ganas estás? A tope.

¿A tope?

"You're back".

Un abrazo.

Enhorabuena.

Vamos a despedir a los ex aprendices

que no regresan a "Maestros de la costura".

A Nani, Ana, Álvaro y Elena. Disfrutad.

El telón se cierra.

Pero este telón.

Funciones va a haber...

todas.

Muchísimas gracias a vosotros.

(Aplausos)

Para vosotros.

Acor, no sé si vas a poder soportar

toda esta felicidad y toda esta carga de buenas noticias.

Porque no solamente has vuelto al taller,

sino que en la prueba de expulsión no vas a tener que coser.

De ninguna manera. Yo no me creo nada

hasta que pase.

Te vas a sumar al equipo naranja.

Por lo tanto, el nombre del siguiente ex aprendiz

de "Maestros de la costura" está entre vosotros.

Suerte. Gracias.

Gracias.

Los aprendices regresan al taller después de una prueba por equipos

muy exigente, que no daba opción a cometer errores.

Y lo hacen con un aprendiz más, con Ancor,

que vuelve a ocupar su lugar en el taller,

pero también en la competición.

Veamos cómo se acomodan los demás.

Que entren los aprendices.

Aún están las pancartas.

(LAURA) Ay, es verdad.

Hala, cómo mola. -Hala.

Qué mono el Teddy.

Teddy es oso en inglés.

Me encanta la chaqueta.

Palomo está como muy osito Teddy.

De hecho, me han entrado ganas de hacer: ñi, ñi, ñi.

Y con sus pantaloncitos así,

escoceses, su calcetín.

Está muy total, ¿eh?

Además, Palomo ha cumplido una promesa.

Porque le dijiste a Manuel Bolaño en el primer programa

que te pondrías su mítica cazadora de osos y ahí está.

Con toda la ilusión del mundo.

Yo crecí con esta colección como inspiración.

Me encanta llevarla hoy.

Aquí se cumplen las promesas.

Por lo tanto, si prometéis algo, cuidadito,

que lo vais a tener que hacer. Javier.

Sí.

¿Llevas mucho con ese peinado?

A ver, es que yo prometí que si pasaba el ecuador,

me cortaba el pelo.

Normalmente yo me lo dejo y después, lo dono para el cáncer.

Pero bueno, ya lo he hecho dos veces

y esto solo pasa una vez en la vida.

Totalmente. Hay que hacerlo así.

Y además, el pelo volverá a crecer, volverás a tener un melenón.

Nada. Y podrás donarlo.

Mira qué edad tengo y qué melena. Que no se me vaya nunca, por favor.

Cortarme tanto el pelo no me apetece nada.

Pero hay que cumplir la promesa. Es que no me queda otra.

Yo, antes de que se me adelante nadie,

quiero preguntarte por tu vestido, que me encanta.

Muy Madame Butterfly.

Sí. Total.

Yo más que Madame Butterfly te veo un poquito samurái...

Está guapísima. ...en esta prueba.

Estás guapísima.

Este maravilloso look,

que también es un homenaje a la ópera y al Teatro Real

en el que hemos estado, es de Marcos Luengo.

Qué bonito, por favor. Y sí,

hoy me siento muy samurái.

Raquel lleva un pedazo traje.

Es una obra faraónica simplemente el patrón.

Es alucinante, de verdad.

Alucinante. Me ha encantado.

Bueno, aprendices,

pues aquí estamos.

Con uno más.

Con Ancor.

Primeras sensaciones de regreso.

Es que no puedo expresar esta sensación. Es maravillosa.

Y bueno, solo tengo ganas de encadenarme aquí por si acaso.

Porque tengo mucho miedo.

Fermín.

Los jueces volvieron a reconocer,

en este caso,

el desacierto

en la elección de tejidos.

¿Qué tienes que decirles hoy

acerca de otro tropiezo más?

Es que no sé qué decirte.

Fue otro desacierto y aquí estamos.

Y he arrastrado a todo mi equipo aquí.

Lo siento mucho, chicos.

Fuimos un poco todos.

Sí, fue una equivocación.

¿Fue de todos, Yelimar?

No, la verdad que yo discrepo un poco de eso.

Es verdad, tú no. -Yo dije:

"Es un tejido muy fuerte, muy duro".

Y lo dijiste. Yo lo dije,

que el tejido no era.

Fermín no es el único responsable de la mala elección.

Sí que es cierto que Yelimar dijo: "Esa tela es muy gorda".

Y dijimos: "Yelimar, ¿y qué hacemos

con el corpiño?". Bueno, en fin,

nos quedamos con esa y fue un consenso.

Una elección mal elegida.

Bueno, aprendices,

os ha quedado claro

que esta es una semana clave

en vuestra formación.

Estamos a la mitad

y en esa famosa evolución

que no paramos de repetiros.

Tenéis que entender que esto,

además de ser un programa de televisión,

es el punto de partida de vuestra carrera profesional.

Lo que estáis haciendo aquí es labraros un futuro.

Y para eso vamos a enseñaros,

pues lo que hemos preparado hoy aquí,

en el maniquí de muestras.

Para que entendáis lo que es un proceso de evolución.

Bueno, aprendices, os hemos hablado ya muchas veces

del concepto "Upcycling".

El reciclaje de toda la vida.

Ese. Ese.

Este conjunto de pantalón y chaqueta

eran ni más ni menos que una bata y un camisón

que diseñó y confeccionó aquí el señor Caprile

en la segunda temporada de "Maestros de la costura".

Ah, sí, vale.

Lo que se llama moda circular, reciclaje o "Upcycling".

Una tendencia imparable de costura, sostenibilidad y creatividad.

Lo interesante, aprendices,

es que vosotros vais a tener que confeccionar

algo nuevo

a partir de unas prendas

muy especiales para vosotros.

Prestad mucha atención, por favor.

-Uy, qué miedo.

Imagínate que nuestra familia ha mandado ropa nuestra.

Al igual que de una bata y un camisón

ha salido este traje que veis ahí,

vosotros tendréis que dar una nueva vida a...

A una de vuestras propias prendas.

Bueno, pues la verdad que viendo

la prueba que tenemos que hacer hoy

es algo que es que yo lo hago normalmente.

Así que en esta prueba

espero que me quede una prenda espectacular.

Os voy a adelantar algo.

Para que trabajéis el concepto de moda circular

en toda su extensión,

vais a poder utilizar

en esta prueba retales

de telas de tejidos.

Pero el material protagonista

tiene que ser

el de la prenda inicial.

Lo que queremos que os quede muy claro

es que queremos una completa transformación.

No queremos un arreglo y una compostura.

No quiero ver un vestido corto con una fornitura.

Queremos ver, perdonad,

otra prenda.

Ahora mismo estoy

que me pinchas y no sangro.

Vengo de la prueba por equipos muy cansada,

vengo muerta. Yo creo que las neuronas no me van a dar para más,

ni para pensar ni para nada.

Jueces, ¿podéis volver, por favor? Claro.

Os necesito aquí para recibir a nuestras invitadas.

¡Uh!

Diría que es una presentación obvia.

Retales, programa de televisión.

¡Un fuerte aplauso para Bibiana Fernández

y Anabel Alonso!

Entro... entro yo primero,

porque como entre ella...

Ay, por favor.

¡Bravo, guapas!

Hola. -Bueno, hola.

Qué fuerte. Me encanta verte.

Las Retales me parecen estupendas.

De verdad que hoy, que es un día de eliminación,

creo que quizá nos pueda ayudar un poquito a levantar los ánimos.

Antes de que os refiráis a...

a los concursantes.

Vosotras, entre otras cosas, estáis aquí porque sois

Las Retales. Así es.

Os autodenominasteis como Las Retales.

Bueno, nos autodenominaron, porque no nos cogía nadie.

Bueno, yo tengo que deciros, Bibiana, Anabel,

que estamos encantadísimos de que estéis aquí.

Ay, y nosotras. Pero no sé cómo. Porque vosotras

no paráis. Bibiana, tú estás con "La última turné".

Yo estoy con "La última turné". Y tú, Anabel...

¿Quieres dejar que acabe él?

Que dé su propia explicación.

(BIBIANA) ¿Por qué te metes conmigo?

Porque él... -Yo no sé por qué vengo con ella.

Anabel, pero ¿cuándo ha dejado Bibiana acabar algo?

Por eso yo quiero que deje a Palomo que diga sus cosas.

Bueno, Bibiana, que tú estás liadísima con "La última turné".

Y tú, Anabel, estás recién estrenada en la maternidad.

Sí. ¿Estáis agotadas

o con más energía que nunca? Las dos cosas.

Las dos cosas a la vez.

Las dos cosas, fíjate. -Sí.

Lo uno y todo lo contrario. -Ahí está.

Estoy energética y estoy muerta,

porque tengo ya una edad muy delicada, ¿me entiendes?

Y cuando ya llegas a una edad que tienes mucha experiencia,

por no llamar madurez, mucha experiencia...

Tienes toda la vida por detrás. -Toda la vida por detrás.

-Ay, por favor.

Yo sé que os encanta reciclar y que sois expertas

en reciclar moda y reciclar pendas.

(AMBAS) Sí. Hoy, ¿venís recicladas?

Hoy no. ¿Hoy no?

Hoy no, porque era una ocasión especial

y he elegido una firma catalana, que es Tot-Hom.

Marta Rotas. Si ha estado con nosotros.

Qué bien.

Miradme, miradme. Estás espectacular, Bibiana.

Es que esto no se puede soportar. Querida.

Qué guapa.

Qué maravilla. No se puede aguantar.

¿Y yo de qué voy?

No se puede aguantar. ¿No sabes de quién vienes?

Yo no sé. ¿No vengo de nada?

No encuentro la etiqueta.

Pues vale, no vengo de nada. Será también de aquí.

Claro. Ah, será de aquí, será.

Somos estilos distintos. Vienes impresionante.

Como siempre. Para atrás, para atrás.

El cambré, el cambré.

(ANABEL) Eso ya no lo sé.

Te hace hasta más alta.

Bueno, lo que hace más alta es esto. Ah.

Por favor, por favor las invitadas de hoy.

Es que es un espectáculo viviente.

Es que ellas son... ellas son alegría,

ellas cambian el ambiente de cualquier lugar al que van.

Lluís, fuiste elegido

como el mejor aprendiz de la prueba por equipos.

Y eso va a suponer

que hoy tengas que realizar

una misión.

Acompáñanos, por favor. Elegir cada prenda.

Realmente lo que te vamos a proponer puede hacer

que lo que hagan ellos dependa absolutamente de ti.

Tú vas a ser el que decida

qué prenda base van a utilizar.

Cuidado con la decisión.

Evidentemente,

no tienen las mismas posibilidades si les das una pieza así,

que apenas tiene tejido,

o si les das una pieza con muchísimo tejido.

Yo aquí iría un poquito a degüello.

Gabriel, el látex.

Bueno, vamos a tocar por Yelimar.

Esta ventaja la verdad que me asusta un poco.

Voy a intentar ser lo más franco

e incluso poder devolver a toda esa gente que me ha ayudado,

me ha tendido una mano o son buenos compañeros

demostrarles por igual

el sentimiento.

Ahí tienes las piezas de Yelimar.

(LAURA) Ay, qué bien.

Muy bien, Lluís, muy bien.

Bueno, creo que es un vestido bastante largo

donde puede encontrar mucha posibilidad.

Combinándolo con colores, puedes sacar un bicolor

perfecto e incluso haciéndole adornos con pasamanerías.

Así que...

Se ha portado bien. -Me encantaría que se luciese.

Pues pasa el testigo a Yelimar, por favor.

Mírala cómo está de contenta. -(RÍE)

Merece la pena.

¿Contenta, Yelimar? Sí.

Estoy contenta.

La prenda que me ha dado Lluís es una tela un poquito complicadita,

porque se desliza mucho,

ñero estoy contenta porque sé que tengo bastante tejido

que puedo aprovechar y sacar algo.

Mily.

Bueno, a Mily le saco su vestido de Carmen Polo.

Creo que es un vestido que si le das vuelta,

puedes transformarlo en dos piezas, puedes añadirle, crear algo nuevo

o sacarle el mayor partido.

Mily, por favor, ven a recoger

la herencia del Hereu. (MILY RÍE)

Gracias.

Me estoy jugando la expulsión.

Y eso no es broma.

Entonces, despertar neuronas, creatividad

y aprender mucho y disfrutar.

A ver qué elige Lluís para Fermín.

Bueno, para Fermín

le saco su falda.

Y yo creo que a esta falda le puede dar un vuelco

y se puede convertir en un mismo top

y que se añada a un vestido.

Puede seguir siendo una falda y se añade el top.

Puede ser una falda impresionante.

Ven a recoger tu falda.

Nos gusta mucho la camisa, ¿eh? Olé, olé.

Mira, Bibiana, cómo camina, ¿eh?

No. Y camina de una...

Vamos, espectacular. -Gracias, mi amor.

Es que camina mejor que nadie. No, no, ya te lo digo yo.

Es imposible desfilar como Fermín.

Estoy contento con la prenda. Se puede hacer algo interesante.

Voy a hacer algo completamente diferente,

que se queden con la boca abierta.

Bueno, Gabriel.

A ver a Gabriel.

Estaba superclaro. Me lo ha dicho hasta Fermín.

Buen rollo con... ¿Eh? (GABRIEL) Sí.

Es muy buna persona.

La intención de Lluís ha sido mala

y lo ha dejado patente, ¿no?

No me esperaba otra cosa tampoco de él.

Vamos, lo que era de esperar.

Quiero decir que yo dije que me costaba más trabajar con él.

Pero solo dije eso. Y él hizo referencia

a que no era buen compañero y eso.

Ahora no sé si seré mal compañero, pero sí buen concursante.

Si esto es una competición,

aquí tienes un cuerpo de látex. -Olé.

Pues sí, me parece bien.

Espero que demuestres lo que sabes. -Claro.

Pues gracias. -De nada.

(ANABEL) Pues a ver.

No esperaba menos de él, vamos, eso estaba clarísimo.

La verdad que tras tantas faltas de respeto

y la convivencia,

si fuera Gabriel el expulsado de esta noche,

me parecería fantástico.

También te digo que si es listo

o tanto afán que él tiene de superación,

pues bueno, Gabriel, demuéstranos lo crack que eres.

Porque está claro que eres Dios.

Pues quiero verlo.

Os agradecemos la sinceridad.

Porque somos muy conscientes de que estáis

en el mejor momento de vuestra relación.

Sí, sí, bueno, eso no cabe la menor duda, ¿eh?

Bueno, vamos. (GABRIEL) Ahí está

el tipo de tío que es.

Pues puedes volver a la barandilla.

Tengo que decir que me parece una prueba maravillosa.

Vamos, que yo está claro

que si a Caprile le parece bien, me encantaría hacer la prueba.

¿Cómo? Pero un momento, María.

Voy a reciclar la chaqueta de osos de Palomo.

Bueno. (ALGUNOS RÍEN)

Eso no te dejo, ¿he? Claro.

Para hacerle unos juguetes a Alabama y a Lila.

Pues sí. Pues claro.

Mira lo que traigo.

¡Buah!

(Aplausos)

Cuántos recuerdos. Vamos a explicar

a los aprendices

que aquí hay una muestra

de las prendas que hemos hecho los tres a lo largo

de todas las temporadas de "Maestros".

Pues yo ya sé lo que quiero.

Qué ilusión.

A ver María, de eso nada.

Si yo... Oye, no.

Si tú coses, escojo yo.

Esta es mi favorita. No me la deshagas.

No me hagas deshacerla. Esto. Esto he dicho.

Pero ¿no os da pena deshaceros de esta joya?

(BIBIANA) A mí sí. (ANABEL) A mí también.

Pues a nosotros, a Palomo y a mí, no.

A ver, aquí, venga. Estás tú...

estás tú muy empoderada... A ver.

...en esta temporada. Déjame ver.

Te apañas, que tú eres muy competitiva.

Vale. Pues ahora, compite.

Vale, tú has querido, ¿no?

Compite, compite.

Es que María es la más competitiva con mucha diferencia.

Sí, ale, ale, venga.

Olé, olé, olé.

Se van a cagar, Raquel. ¡Toma!

Esa es mi niña.

(ALGUNOS) Queremos moda.

(BIBIANA) Bueno, bueno.

(ALGUNOS) ¡Queremos moda! -Brava, brava.

(ALGUNOS) ¡Queremos moda!

¡Queremos moda!

La verdad es que Palomo ha elegido la bomber de la temporada pasada

y es verdad que es un poco complicada.

Pero bueno, esta es una de mis pruebas favoritas.

La moda circular es imprescindible en estos momentos.

Así que no me queda otra que hacer una prenda muchísimo mejor.

Bueno, aprendices, vamos a arrancar la prueba.

Y María, como es la más competitiva de lo tres...

Yo sí. ...va a jugar

con las mismas condiciones que vosotros.

Exactamente igual, excepto el imperdible.

Recordad: ese imperdible sigue estando a disposición

de quien lo necesite

y podrá pedir la ayuda de cualquiera

de los cuatro de la barandilla,

siempre que ellos quieran darla.

Hacedlo muy bonito, que sea para todo poner, ¿eh?

Toda estación y todo. -Os va a quedar ideal.

Sí.

Silencio, por favor, Bibiana.

Venga. Ah, vale.

Si es ella la que no calla. Chist.

Por favor. Aprendices,

en esta prueba

tenéis que darle una segunda vida

a la prenda que ya creasteis.

Para ello tenéis que bocetar. Solo tenéis una oportunidad

para entrar en mercería.

Tenéis un imperdible a vuestra disposición

y 75 minutos para hacerlo.

Y el tiempo comienza en tres, dos,

uno, a coser.

(ALGUNOS) ¡Vamos! (BIBIANA) Venga.

(JAVIER) Vosotros podéis.

Ay, mira cómo corren ya.

Ay, mira, Fermín se ha llevado el tejido. Bien.

Para hacer comparación.

Dios mío, no puedo con todo lo que llevo.

¿Y tú llevas lo tuyo de silicona?

Lo tengo que coger. La pistola.

Sí. Vale.

El único que tienes látex, ¿no? Sí.

¡Oh!

Chicas, no os olvidéis de nada. No, no, no.

Es importante con el reciclaje. Sí, sí.

¿Vale? Sí.

Mily, controla todo antes de salir.

Sí, sí, sí.

Gracias, María.

(ANCOR) ¡María, vamos! (LAURA) ¡María!

A ver, María.

¡Hala! -Vamos.

Vais a flipar, chicos.

Yeli.

Voy, voy, salgo, salgo.

(FERMÍN) ¡Ay!

¡No!

¿Qué te pasa? (FERMÍN) Olvidé los patrones.

Los he dejado encima de la mesa.

Tienes el maniquí. -Piensa que es transformación.

No necesitas patrón. -No pasa nada, no pasa nada.

La verdad que la prenda que yo tengo en mente

no es que necesite un patrón.

Así que voy a hacer un top.

Lo voy a subir, se va a anudar al cuello

y ya veré qué me invento, porque algo meto.

Voy a transformar el vestido

en una chaquetita larga, ¿vale?

Voy a ver si puede ser abrigo.

Y si no, lo dejaré en chaqueta.

(ANCOR) ¿Qué hará Gabriel?

Yo qué sé.

Ya se apañará.

Pues mira, voy a hacer un vestidito.

Lo voy a convertir en vestido.

Voy a fruncir un tul para la parte de abajo.

Y el body, la parte de arriba, pegada.

O sea que, en un principio,

hay algunas ventajas.

Una tirita, "porfa".

Chicos, creo que María se ha cortado el dedo.

No. -¿Se ha cortado?

Van a decir que soy tonta. Un día que bajo y me corto.

¿De verdad? María se ha cortado el dedo.

Sí. -¿Entero?

No hay que reírse. Gracias.

Gracias. Eso pasa en todos los talleres.

En todos.

Oye, empatía con nuestra jueza.

¿A María? Ni agua para la plancha. Mira.

Vamos. ¿Qué hablas de mí?

Caprile, que te estoy oyendo.

¿Qué pasa? Claro, claro.

Claro. No sabes cómo te está poniendo.

Con todos esos retales hago yo una prenda maravillosa.

Claro. Una colección.

Claro, una colección entera.

No me distraigas. Es para distraerme. No me interesa.

Os veo muy...

muy arriba a lo dos.

Pero quiero recordar que la única diseñadora

en este plató que ha hecho una colección de moda circular...

Es cierto. ...y que ha desfilado

en Madrid Fashion Week... Es cierto.

María. ...es ella.

Envidia cochina. Y alguna de esas piezas

las ha llevado Bibiana.

Y tú. Y me parecieron maravillosas.

Y las que no me he puesto es porque no hubo ocasión,

no por falta de ganas.

Además, la moda es una cosa que es un poco atemporal.

¿Sabéis lo que os digo? ¿Qué?

Vosotras sí que sois atemporales.

Esto es verdad.

Sí, sí. Eternas.

Eternas. Esto es verdad.

Somos eternas, atemporales y somos multiuso, para todo poner.

No pasa de moda un retal. No pasa. -No.

Bueno, bueno, bueno.

Ya estamos. Los retales no quedan tan...

Ya vamos a ver qué hacen. Vamos a ver.

Mily, las gafas, súbetelas, cariño.

Que ahora veo. Es cuando coso.

Mi idea inicial es hacer dos piezas:

un top y un short.

Por aquí.

Hola. -Hola, cariño.

Hola, Fermín. ¿Qué tal, amor?

¿Cómo lo llevas? -Ay, Bibiana,

me he olvidado los patrones.

A ver, Fermín. ¡No!

No pasa nada, se puede hacer. No pasa nada.

No pasa nada. Si esta es tu idea...

No necesito. ...modela sobre el maniquí.

Es lo que voy a hacer. Mira, mira.

Mira. Divinamente.

Ya está. Ya lo tengo.

Es lo que pensaba hacer, fruncidito y que se ate atrás.

¿Vale?

Tu amigo Lluís te ha demostrado su amor incondicional.

Lluís, cariño, gracias, gracias.

¿Cómo va la "tieta"?

Que te estamos distrayendo. -Si yo me pongo.

Es porque estoy hablando. -Pero escucha.

No sé cuántas veces más os veré. -El lazo.

Y tengo que vivirlo. Vámonos, que debe coser.

Vámonos. -Preciosas.

Suerte. -Gracias.

Gracias. Venga, le doy ya.

Estoy nervioso porque quiero resolverlo bien.

Para mí irme significaría, pues el final de un sueño. Y además,

¿cómo se va a ir la top model del programa?

¡Fermín!

(TODOS) ¡Fermín!

¡Fermín!

Os amo.

(LAURA) Ahora Gabriel, Gabriel.

Cantad vosotros, yo no canto. -Venga.

Venga. (ALGUNOS) ¡Gabriel!

¡Gabriel, Gabriel!

¡María, María!

¡María! Hey, qué bien.

Tengo amigos en la barandilla.

¡Mily, Mily!

¡Mily! ¡Yeli!

¡Yeli! ¡Yeli!

¡Yeli!

Yelimar, ¿cómo estás?

Te presento... Hola.

...a Bibiana... Hola.

...y a Anabel. Hola, cariño.

Bueno, bastante bien. Hola, Yelimar.

Hola, Palomo. -¿Sí?

Tengo un vestido, mi traje inicial,

entonces quiero convertirlo en dos piezas.

En un short que sea un poco corte alto y...

Tengo una parte que ya estoy cosiendo, la trasera.

Y la parte delantera con el plata.

(ANABEL) Ay, qué guay.

Y haré a juego con el top. Bueno.

Qué pena que yo no tenga abductores, si no me ponía uno de estos.

¿Bueno qué?

No, porque... No.

¿Bueno qué? Hay que verlo.

No lo tengo muy claro. Pero hay que verlo.

A mí me encanta. A mí me parece maravilla.

Yo te veo un poco retrasada, ¿eh?

Bueno, pues vamos a no entretenerla. (ANABEL) Vámonos, Yelimar.

Mucha suerte. -Hala.

Gracias. -Adiós, cariño.

Adiós.

Suerte. Vale, gracias.

Cosiendo en esta prueba me noto

que estoy mentalmente agotada.

No tengo las mismas reacciones. Es como si te vas de fiesta

y al día siguiente intentas conducir y no tienes reacciones.

Pues así me siento hoy.

Las mangas.

Aprendices, la prueba de expulsión

es extremadamente breve.

Quedan 30 minutos para terminar.

Muy bien, que podéis, vamos. -¡Venga!

(Aplausos)

¿Treinta minutos? María, media hora.

Ya, chicos. Lo sé, lo sé. Tengo que coser mogollón.

(ANABEL) No quiero crear malas cosas.

(BIBIANA) Yo tampoco.

Pero nuestros jurados cuando cocinaban,

en lo que hacíamos un plato, hacían tres.

Ella tiene que hacer tres pendas. Oye, que los malos compañeros

somos nosotros, ¿eh? Ya veo.

Perdona, ¿eh? Tú vienes aquí de invitada.

Tres prendas. Nos metemos con María nosotros.

Punto en boca. Perdona, ¿eh?

Punto en boca. -Bueno.

Pues eso. Esos son mis chicos.

¿Cuántas funciones tienes esta semana? ¿Cuántas?

Seis. ¿Seis funciones?

Te voy a pedir un taburete. Ay.

Porque se pasa la función de pie. Un taburete.

(ANCOR) Mira qué faldita ha hecho de tul.

# Teatro.

# Lo tuyo es puro teatro. #

Ay, mira Fermín, mira Fermín. -Ay, a ver.

Hombre. ¡Fermín, así!

(ANCOR) Ostras. (LLUÍS) Así.

Fermín, muy bonito, cariño.

Ah, pero él lo pega con silicona.

Lo tendría que pegar con la caja de pegamento, ¿no?

(ANCOR) Lo está haciendo como trampa.

O sea, para ir rapidito.

No pega el látex.

No pega ni de coña, vamos.

Tiene que esperar a que se seque bien.

Estoy echando un montón de silicona,

pero, en un principio, no pega.

No sé si es porque se seca la silicona

o porque no es lo mejor para pegar tul. Sigo probando.

¿Cómo es esto? "My God".

¿Por qué no va? (MILY) ¿No me digas?

Pero ¿está bien enhebrada? Mírala.

(FERMÍN) Ahora.

¿Ya? (FERMÍN) Sí.

Vale.

Mily, ¿cómo estás? Hola.

Buenas. ¿Qué tal? -Hola, cariño.

Enséñanos lo que haces. Ay.

¿Me dejas terminarla? Es que no puedo sacar la manga.

Termina.

Termino la manga y os lo saco. -Estamos expectantes.

Mira, estamos... Pero vete contándonos

lo que quieres hacer.

Yo o que voy a hacer es un abriguito.

Un abriguito. Sí.

Bueno, una chaqueta larga. -Tres cuartos.

Y voy a hacer...

¡Ah!

Perdón.

(RÍE)

Mira, voy a poner estas manguitas.

El cuello es redondo

por delante.

Y le voy a poner dos vistas.

del mismo tejido que las mangas.

Para que, bueno, luego cuando dobles aquí,

se vea el mismo tejido que... -Muy bien.

Que el... -Pues precioso.

Que el abrigo. Muy bonito.

Muy buena idea. Sí, ¿no?

Me parece una transformación que has entendido la prueba.

Mira, de verdad, de estar nerviosa a nivel:

"No puedo más"

a me ha entrado una paz, una relajación,

un: "Mily, venga, tú tienes que demostrárselo a Caprile,

a nadie ya más, ni a ti misma, a Caprile".

Estamos haciendo muy poco el gamberro para estar Las Retales.

Están muy serias. No, porque, hombre...

Ah, esto es de mi marido.

¿De quién es? ¿Es de tu marido?

Es de mi marido. ¿Nos lo prestas?

Sí. Te lo traigo ahora.

Mira, otro osito.

Ponédselo a Palomo. Para Palomo.

Por favor. -El del broche.

Pero escóndelo. Muchas gracias.

Llévalo y se lo pones tú.

Id vosotras. Estas cosas sois mejores vosotras.

(ANABEL) Espera. (BIBIANA) Te traíamos un detalle.

¿Qué me estás haciendo por ahí? Que no, que nada.

Estamos aquí las dos tranquilas. ¿Sabes qué comentábamos?

Mírame, Palomo.

¿Cuántos osos lleva la cazadora?

Cuatro. (BIBIANA) La grapadora.

Ya, ya.

Ay, que le han dado un osito, mira.

Le han puesto un osito.

Pero no me lo puedo mirar.

Qué va, yo...

Anabel, por favor.

A ver, yo te digo una cosa. No habrá roce,

pero aquí hay una reproducción que yo no sé.

¿Sabes los coches que ponían detrás los ositos, los perritos

y movían la cabeza?

Ay, me ha encantado.

Mírale cómo está de mono. ¿Qué?

Ay, qué cosa más mona.

Ay, la madre del cordero.

Pero escúchame, pero que pesa un montón.

Esto es una pieza icónica de la moda.

Será icónica, pero... -Eso es perfecto para el bus.

O en el metro. Te apoyas.

Y nadie te toca. -Y a dormir.

Claro, dices: "No tengo visión espacial".

O sea, puede venir un coche.

Nada. -Y no veo nada.

(BIBIANA) Como te pille por la izquierda...

Además, tampoco se oye bien. Anabel, pero hay distancia.

No te oigo. Es distancia de seguridad.

Y tan de seguridad. Está Anabel puesta con los osos.

Me parto. ¡Ay!

¡Ay, ay, ay!

No se puede más, no se puede más. -Alguien que lleva esto

tienes que llevarlo con humor.

No vas a ir como: "Hola, vengo a venderle un seguro".

No vengas aquí.

¿Por qué no voy a ir? Que te veo.

¿Qué pasa con Caprile? ¿Qué dice de mí?

Caprile, bueno... ¿Qué ha dicho?

No, luego te ha defendido. Ah.

Le he dicho que en "Masterchef" cuando se ponían

a cocinar los jueces, en lo que hacíamos un plato ellos hacían tres.

Sí. Digo: "Pues igual María

tiene que hacer tres prendas". Ni de coña.

Ni de coña. Vale. Pues entonces, él te ha defendido.

"A mi María ni la toques".

Digo: "Ya está". Me encanta, me encanta.

Anabel. (ANABEL) ¿Qué?

No puedes entretener a una mujer que está trabajando.

Bueno, pero ella es ella.

Quita los osos, que me das en la cara todo el rato.

Ella es ella. En la cara.

¿Y esto es de rapero? Esto es de rapero.

Hombre, absolutamente.

Esto ya verás... Esto Bibiana en cuanto lo vea se lo querrá poner.

Me vuelvo loca. -Es para ti, es para ti.

Para hacer la transformación de María

hay que realizar un patronaje

que aproveche lo más posible la tela.

Descosemos la bomber original y aprovechamos la tela

para cortar los patrones.

Unimos las piezas del delantero con cuidado,

porque es asimétrico.

Después, cosemos las piezas de la espalda.

Unimos el delantero y la espalda por los costados

y por los hombros.

Confeccionamos las mangas cosiendo el rompecabezas de piezas

y las unimos a la chaqueta.

Rematamos el delantero con las vistas

y volteamos las solapas.

Cosemos el cuello a la chaqueta y las solapas.

Por último, hacemos los ojales,

ponemos los botones

y adornamos con una cadena dorada cosida a mano.

Hola, Lluís. ¿Hoy sí que es para mí? No.

Ah. Pues, de momento, te lo voy a enseñar.

Yo te lo voy a enseñar. Y luego, ya decido si te lo doy o no.

Enséñamelo. ¿Vale?

El nuevo libro de "Maestros de la costura".

Ya sabes, lleno de trucos,

consejos, patrones,

con muchas instrucciones que hacen que sea muy fácil de seguir.

La semana pasada te dije: "No te lo tengo que dar yo".

"Si te lo tiene que dar alguien, es Caprile".

Ah. -Bueno.

Lorenzo, ¿a que no sabes a quién hay que regalarle

el libro esta semana?

¿A quién? A Lluís.

¡Uy! Pero lo que faltaba ya.

Bueno, bueno, bueno, momentazo.

Pero se lo regalo porque está trabajando muy bien, ¿eh?

¿Os dejo solos?

Que sigas trabajando tan bien, ¿eh?

No te me vengas arriba, Lluís, que nos conocemos.

Vale, gracias, muchas gracias.

Aprendices, atención.

Solo quedan 15 minutos

para que logréis la continuidad en "Maestros de la costura".

¡Vamos, chicos! -¡Venga!

-Ánimo.

Vamos a ver, Anabel.

¿Sabes lo que pasa? Que entretiene a María.

Y claro, la pobrecita no va a llegar.

Anabel, a ver, que yo sé que quieres

un juguete nuevo para tu niño y todo esto.

¿Que te la devuelva? Me has dejado

que me siento desnudo. Estás precioso.

Toma.

Anda, te quitas un peso de encima. Me he quitado un peso.

Mira, mira, mira.

Hombre... Mira.

Se anda con otra ligereza.

Me encanta. Pero ¿qué has puesto ahí en medio?

Parece que sea de un perrito. (LAURA) El broche fuera.

Me recuerda a la correa que compró mi madre a Blanquita.

Quita esa corona. -No.

¡Ay, la leche!

Hola.

Hola, Gabriel.

Hola. No sé si seguir mientras... Cuéntanos qué has hecho.

Pues nada, he intentado hacer lo que he podido con lo que tenía.

Me falta la lazada.

Tengo que recoger el bordado, que está allí.

Y... Si cubres ya

la unión con el lazo, te queda bien.

(ANABEL) Para que quede bien, tiene que tapar todo ese remate.

Sí, el remate es un poco chapucero. Claro.

Yo lo que haría es cortar la falda, ¿no?

Sí. Me falta cortar. Está en tierra de nadie.

El largo. Sí, sí, sí. Muchísima suerte. Queda poco.

Bueno, Gabriel. (GABRIEL) Gracias.

Tiene buena pinta. -Suerte.

Yo he pegado el tul con expectativa

de cortar el largo cuando estuviese en maniquí.

Era una cosa que tenía prevista.

Voy a hacer caso a Palomo en todas las recomendaciones que ha hecho.

Ya casi.

-Mira en el escote lo que ha hecho.

-¡Buah!

María, qué pasada.

Chicos.

¿Estás, María? Estoy...

María. Estoy seca.

O sea, creo que he sudado más que nunca.

Un aplauso.

¡Olé! ¡Máximo!

Qué bonito, por favor.

Qué bonita, María.

La lía...

Es de los 80 un poco, ¿no? Totalmente.

Superochentera. Totalmente.

Madre del cielo.

María debe de ser extraterrestre.

Porque hacer esa prenda, con todos esos retales,

en menos del tiempo es que es flipante, es preciosa.

Anabel, ¿te la pruebas?

Sí, yo me la pruebo. ¿Te conviertes en mi musa

por un día? Por un día, por cuanto quieras.

Le queda perfecta. Mira, la espalda coincide a la perfección.

Ha quedado limpísima.

Ay, cómo te queda... ¡Guau!

Bueno... Qué guapa.

A ver, ahora, que me veáis vosotros.

(MUCHOS) ¡Guau!

Qué espalda más bonita tiene, María.

Lo más.

Qué espalda más bonita. ¡Guau!

(Aplausos)

¡Oh!

Ahí está. Bueno, bueno.

Esto da seguridad. Da como...

(BIBIANA) Y qué actitud te da.

(Risas)

Es que es ideal Anabel.

Te digo una cosa.

Mo me lo puedo poner. Pero estoy por quitarme el vestido,

cambiarme y ponerme un pantalón. ¡Ay, por favor!

Se la quiere poner, por favor.

Bibiana ha sido para mí una musa siempre.

Entonces, hace muchos años que la conozco,

que es clienta mía, que viste de mí.

Y cada vez que me pide algo o utiliza una de mis prendas,

siento la ilusión del primer día.

Aprendices,

último minuto de la prueba.

No queda nada, nada, nada.

¡Venga! -¡Venga, ánimo!

Que lo tenéis.

Y el tiempo termina en diez,

nueve, ocho,

siete, seis,

cinco, cuatro,

tres, dos, uno,

¡tiempo!

¡Muy bien! -¡Muy bien, chicos!

Muy bien.

(ANABEL) Bravo.

Pues hoy yo creo que no me voy.

No es por mi intuición, porque estoy contento con el top.

Es muy ponible,

tiene rollo, es juvenil,

enseña carne, es precioso.

Aprendices,

estamos en una prueba de expulsión,

pero están aquí Las Retales.

Y Bibiana ha insinuado que se probaría la chaqueta de María

y no vamos a renunciar a ver a Bibiana con esa chaqueta.

Gracias, porque yo me quito, me pongo y en un momento estoy aquí.

Vale, muy bien.

Oye, la de la chaqueta... -No, que te hagan otra.

Pero ¿cuándo me la van a hacer? Muy bien.

No, no, esta es mía.

Muy bien. Dale la chaqueta.

No quiero. Me la tengo que llevar.

No quiero. Yo como Donald Tramp.

No. Quítate la chaqueta. No quiero.

Es que es mía.

Anabel, que te hago el traje entero.

Ah, vale, guay. Entonces, sí. No te preocupes.

Dame la chaqueta. Ahora veréis cómo queda en talla

"mini babybel" y luego una con unas piernas hasta aquí...

Que las tallas "mini babybel" somos lo más.

Vale, está bien. Te está fenomenal.

Viviana y Anabel es que me encantan. Es que son ideales.

Y una risa... Anabel es que es única, de verdad.

Es que habla y yo ya me río.

Es tan graciosa...

No te gusta mucho la idea de que sea Bibiana...

A ver. ...la que muestre la chaqueta.

Pues mira. ¿Qué?

Siendo Las Retales... Sí.

...la vas a presentar tú.

(ALGUNOS RÍEN) (ANABEL) Bueno.

Pues realmente es para mí un honor

presentar a un mujer que no necesita presentación.

Somos de la misma especie, aunque no lo parezca.

Ella es ¡Bibiana Fernández!

¡Bueno!

-Por favor, es súper Thierry Mugler.

¡Guau!

-Por favor. (ANABEL) Ahí está.

Os digo. -De mil amores.

Qué espectáculo.

(BIBIANA) Gracias. Las Retales.

Gracias por el cariño.

Gracias por todo. Mucha suerte.

Esas piernas que no se pueden aguantar. Venga.

(MILY) Menuda chaqueta se ha marcado María.

Con los mismos minutos que yo, haber hecho esa pedazo de chaqueta.

En fin, es que son dioses de la costura.

Aprendices, ahora, los jueces pasarán

por vuestros puestos de costura

para ver los trabajos.

Suerte.

Gabriel, por favor.

A ver, Gabriel,

explícanos cómo has transformado, no sé.

¿Era un vestido, era un cuerpo? ¿Qué era?

Una parte de arriba que... Una parte de arriba.

Un top, sí. Top liguero.

Sí.

Estaba barajando posibilidades y he seleccionado un tul

para fruncir y hacer una falda tipo tutú.

¿Eso es una falda fruncida?

Bueno, o sea... Gabriel,

eras, sin duda,

el que lo tenías más difícil.

Porque yo creo que Lluís,

bueno, pues ha firmado un poco tu sentencia de muerte.

Total. Al elegir esto para ti.

Sí, sí.

A ver, a primera vista, pues en fin,

nos puede recordar a esas bailarinas de fin de curso.

No, a las que yo voy las niñas van divinas vestidas.

María, pues estos tutús caseros.

Un tutú casero depende en qué casa, claro.

En la mía los tutús son diferentes, tengo que decir.

Gabriel, tiene muchos fallos de concepción.

Sí, me imagino.

Y sigue arrastrando

los defectos que ya tenía en su origen,

que lo podías haber pulido.

No lo he pensado, de verdad. No, no.

Ya se ve que no has pensado muchas cosas, pero bueno.

A mí me da pena porque si esto

estuviese bien gestionado, hubiese tenido su gracia, Gabriel.

Preo es que trabajáis de una forma que, de verdad...

Es complicado. Muy chapucera.

Sois muy chapuceros.

Sois muy chapuceros. Muy chapucero.

Mira,

lo que sí te reconocemos, bueno,

pes que has cogido un retal de tul,

lo has sabido integrar,

por lo menos el color está bien engamado.

Gracias, Gabriel. Gracias.

Tengo posibilidades de ser el expulsado, yo creo que sí.

Porque el resto de pruebas están transformadas, son otras prendas.

Pero no sé, no tengo ni idea, la verdad.

Palomo, una cosa.

Yo creo que a lo mejor para dar el veredicto

deberías dejar a los osos durmiendo.

Pero que tampoco estoy mucho más serio sin ositos.

(RÍE) Señor serio, dame tus ositos,

que yo te los cuido. Tú le aguantas los ositos.

Les voy a dar agua. Eres superJaimito.

Les voy a dar un poquito de agua y un poquito de pienso o algo.

Yelimar, por favor.

Bueno, Yelimar,

cuétanos un poquito cómo se te ha ocurrido hacer este conjunto.

Quería aprovechar el escote que tenía del vestido

y lo convertí en un top corto.

quería hacerlo a juego con un short.

Y sé que tengo muchos fallos, pero hice lo que pude. (RÍE)

Bueno.

Hay muchos fallitos, ¿eh? Sí, lo sé.

Ya podías haber rematado la sisa, que tiempo has tenido.

Has dejado esto con los mismos fallos que había.

La cinturilla está aquí, que es una tela doblada, sin planchar,

sin rematar...

Bueno.

Has hecho una buena transformación,

porque, al final, has terminado haciendo dos piezas.

Y lo que nos has presentado, pues no nos recuerda para nada

al vestido original, que eso es lo bueno.

Pero luego, te acercas y te das cuenta de que la costura

es malísima.

No está nada bien confeccionado y eso nos extraña de ti.

Muchas gracias. Bien.

En mi prenda se nota bastante el agotamiento que tengo hoy.

Sobre todo porque hay muchísimos detalles

que en un estado normal no hubiese cometido esos errores.

Pero ya está, ya está hecho,

ya no puedo hacer nada y no puedo volver el tiempo.

Fermín, por favor.

Fermín,

¿estás satisfecho con tu trabajo?

(FERMÍN) Estoy contento.

Tiene rollito, la verdad.

He aprovechado la cinturilla de la falda

y ya me he vuelto loco poniendo cuerdas y cositas,

adornando para que... No sé.

Palomo, ¿por qué pones esa cara? (RÍE)

¿No te gusta nada? (RÍE)

¿Nada? Te veo muy contento

con tu cuerpo, ¿eh?,

con tu top.

La verdad es que me sorprendes, Fermín.

No consigo adivinar por qué estás tan contento.

A ver, no tan contento,

pero pues lo veo ponible. A ver, una confección pésima.

Yo es que no entiendo por qué coséis

y dejáis los pespuntes por fuera.

Es que no lo entiendo.

Es que, Fermín, una cosa con tan poco trabajo... Y es que

los tirantes no son tirantes, son dos trozos de tela, Fermín.

Es que mira este escote.

Mira este pecho. Mira aquí la tela que hay y mira ahí.

El pecho está aquí. Mira dónde tienes el volumen.

En vez de aquí.

Fermín, de verdad. Sí, no está bien hecho eso.

Y luego... Estoy de acuerdo.

¿Me explicas cómo te pones este top?

Mira, es un cuerda y luego, te anudas aquí.

Se puede quitar y poner. La cuerda sácala y a ver cómo.

Porque es que lo de la cuerda no lo he entendido.

Vale, sí que es un fallo, que no te digo que sea la solución perfecta,

no lo es, está clarísimo.

Fermín, no es un fallo. Hemos dicho mil veces

que las prendas si no se pueden poner,

no son prendas.

Y esta prenda no me la puedo poner.

Te lo puedes poner aquí.

Tú le das la vuelta, como te pones un sujetador.

Yo un sujetador lo abro y lo cierro.

De toda la vida. Sí.

Pero le das la vuelta y te lo pones por delante.

No lo entiendo.

Bueno, estoy dando soluciones,

intentando solucionarlo. Fermín, con la cantidad

de fornituras que tienes en la mercería...

De verdad, Fermín.

Es que me desespera cuando me pasan estas cosas

en una prueba de expulsión.

Lo siento. Y quiero que lo entiendas.

Sí. María, pero si se le olvidaron

hasta los patrones.

¿Cómo vas a pretender que coja fornituras?

He cogido fornituras, he cogido cosas, ¿eh?

Lo que pasa que he decidido poner el cordón. Pero he cogido.

No. Y has puesto la corona ahí.

No. Luego, pones la corona,

le das aquí cuatro puntadas feísimas, fatal dadas,

y ahí se queda.

Hay mala confección.

Y sobre todo, no me lo puedo poner.

A tu favor, Fermín,

que no estás solo.

Porque hay compañeros que también, en fin...

Sí, sí. Han hecho trabajitos que, bueno.

Hoy no es el mejor día. No.

No es la mejor prueba esta, no.

Gracias, Fermín. A vosotros.

No sé cómo explicarlo.

Vas con el subidón de haber estado trabajando

un montón de tiempo, echándole no sé qué

y cuando llegas, dices: "No me lo puedo creer".

Pero no me lo esperaba, la verdad. Pensaba que me había quedado guay.

Mily, por favor.

Explícanos cómo has pasado

de ese vestidito tristón, de postguerra,

un poco Carmen Polo,

a siete siete octavos, así, cuéntanos.

(MILY) Vi este tejido en la mercería, que me gustó mucho,

y pensé que podía quedar bonito.

Pero no estés pesimista, Mily.

El bajo está horrible.

Si de bajos se tratase hoy la cosa...

Pues, Mily,

tengo que decirte

que has vuelto a traer un poco de esperanza a este taller.

Gracias. Y un poco de gusto.

Que nos escucha y que entiende las pruebas.

Gracias.

La verdad que nos impresiona lo que has logrado hacer

en 75 minutos.

Y es un placer volver a ver a esa Mily

que echábamos de menos.

Mucha gracias, Mily. A vosotros.

Me gusta el cambio que le he hecho.

Hay cositas con las que no estoy contenta,

que es el tema costura, perfilar a la perfección y todo eso,

pero bueno, en el tiempo que nos dan,

ahí he sacado la prenda y estoy contenta.

Palomo, María, Caprile, ¿vais a llevaros todo?

Los cuatro. Todo.

Muy bien.

Gracias. Gracias, María.

Y a vosotros, mandiles negros, mandiles blancos,

por favor,

tenéis que esperar en el probador al veredicto de los jueces.

Gracias.

Yo con esto de Fermín hoy no puedo.

No entiendo

absolutamente nada.

Y una cosa. ¿Le podéis dar la vuelta?

¿Y esta cuerda? ¿Alguien me explica

cómo se pone este top con la cuerda?

Si es que no lo puedes sacar. Déjalo.

¿Sabes lo más triste de todo?

Que estaba contento con su trabajo. Ya.

¿Qué tal estás, Fermín?

Creo que me voy.

Pero ¿las tiras esas estaban cosidas?

¿No?

Y bueno, esto ya...

¿Qué me decís de Gabriel?

Que me quitan las ganas de venir a trabajar.

Sinceramente.

Es verdad que tenía la prenda más complicada, látex, pero chico...

Es un chapuzas. Al igual que Fermín, son unos chapuzas.

La falda está cortada como le ha dado la gana,

no está unida por detrás, va coja de un lado y no del otro.

Es que sigues. -Peor no habías podido hacerlo.

Una cosa que tenías que hacer solo. -Sigues hasta morir, ¿eh?

Una cosa y la has hecho fatal.

Él, al menos, ha transformado toda la prenda.

Venga, la fiesta en paz, que viene un veredicto.

Yelimar es verdad que no es la costura

a la que nos tiene acostumbrados, pero a mí

me gusta valorar el esfuerzo

y la transformación. Son dos piezas.

Y ha entendido la prueba también. La actitud es lo más importante.

Ha entendido la prueba, ha hecho una pieza nueva,

ha hecho un pantalón de un vestido. Ha transformado.

Y a mí Mily, pues me ha devuelto la fe un poco

pues en este taller.

Incluso en nosotros. Porque ya estaba yo deprimido.

Sí, la verdad es que es muy mono.

Chicos, yo creo que algo podemos sacar en claro hoy, ¿no?

Lo tenemos bastante claro. Yo tengo dudas, ¿eh, Palomo?

Pues yo no. Yo tengo que decir

que me da mucha pena lo que vayamos a hacer.

Pero es que no nos queda otra.

Estamos en la quinta semana, Palomo.

Ya es tarde. Ahora es tarde, señora.

Estamos en la quinta semana.

(GABRIEL) Muy bien, tía.

La transformación ha estado superbién.

Chicos, chicos.

¿Preparados? Vamos allá.

Ay, mucha suerte, ¿vale?

Gracias.

Pase lo que pase, me voy con la conciencia limpia

de haber intentado

demostrar lo que sabía o lo que sé hacer,

dentro de mis capacidades y conocimientos.

Me voy con los objetivos cumplidos.

Jueces, ¿descubrís, entonces, las prendas que tenemos aquí?

Vamos al lío, Raquel.

Yelimar, por favor.

Yelimar,

en tu caso nos tienes acostumbrados ya a otra pulcritud

y a otro tipo de acabado.

Y esto no te representa en absoluto.

Sí, lo tengo claro.

Ten mucho cuidado con las malas pasadas.

Sí, sí. Porque en una de estas...

Ya lo sé. ...te ves en la calle.

Sí, sí. ¿Vale?

Vale. Ven conmigo, por favor, Yelimar.

Colócate aquí.

-¿Quién será? -Fermín o Gabriel.

Fermín, por favor.

Fermín, tú has transformado la primera prenda que hiciste

en este taller. En su momento

ya te dijimos que era algo viejuna.

Y está muy bien que hayas querido dar la vuelta

y haberlo convertido en una prenda sexy.

Pero ahí se acaba todo lo bueno, Fermín.

Esta prenda es un auténtico desastre.

Llevas toda la razón, María.

Para mí el error más grave, Fermín, es que no te la puedes poner.

Nada, se me ha ido la pinza poniendo esa cuerda ahí.

No debí ponerla. Podía haberlo anudado,

poner una cremallera y hubiera quedado mejor.

Fermín, ven con nosotras, por favor.

La otra obra maestra.

Gabriel, no me entra en la cabeza

que nos presentes cosas así.

(GABRIEL) Es la prueba más complicada que he hecho.

Es el látex 2.0.

Gabriel, eso lo tenemos claro.

Pero lo que es evidente,

Gabriel, es que...

este trabajo no está a la altura

y deja mucho que desear, Gabriel.

Lo sé. Lo sé y lo entiendo, Lorenzo.

Acércate, Gabriel.

(LLUÍS) Creo que el que más papeletas tiene de irse es Gabriel.

Así que estoy nervioso por saber el veredicto

y tengo ganas de saberlo. Esta vez sí que estoy impaciente.

Aprendices...,

el aprendiz que no continúa en el taller

en "Maestros de la costura"...

es...

Fermín.

Jo.

O sea, pero ¿cómo se me ocurre poner ahí una cuerda

en vez de una cremallera? Estoy muy loco, de verdad.

Estoy muy loco.

Estoy... estoy triste, porque me apetecía mucho quedarme

y seguir viviendo esta experiencia, pero...

es algo que no controlas y que pasa y ya está.

Lluís, ¿quieres decir algo?

Bueno,

que me sabe muy mal

y quizás también me puedo replantear irme con Fermín.

Yo lo siento mucho, pero la convivencia con Gabriel

a mí me es imposible.

Y yo, la verdad, para estar... Lluís.

No, es que lo digo muy en serio. No, no.

Yo sé que tú hablas en serio. Y, ahora, te digo:

"Mira a Yelimar".

Mira cómo se sienten los que han estado a punto de marchase.

Antes de plantar algo tan...

Rotundo. Rotundo y sobre todo

quiero pensar que impulsivo.

Te estás dejando llevar por el ahora.

Y no es justo

ni con este programa, ni con tus compañeros,

ni con los jueces,

ni siquiera conmigo.

Yo no es que me quiera ir porque se va Fermín y sea importante para mí.

Se ha ido gente muy importante. Me voy por no ver a Gabriel.

Imagínate a qué punto hemos llegado para que yo diga: "Stop".

Ya es un repudio lo que tengo

que no aguanto más.

Es insufrible.

Es un concurso de costura, Lluís.

No es un concurso de convivencia.

Y en la vida real te vas a encontrar casos como estos

todos los días,

en cualquier taller, en cualquier película,

en cualquier sala de teatro.

Si eso es una cosa... Déjame terminar, Lluís.

Porque podría ser tu padre, ¿vale?

Puedes decidir lo que quieras,

pero esto es trabajo.

Qué fuerte, superinesperado.

Es que me alegro de seguir,

porque después de que Lluís hubiese ido a matar,

es mejor esto que haberme ido porque otro ha decidido darme

la peor prenda, ¿no? Qué pena.

Casi siempre dices lo que piensas.

Y casi siempre aciertas en lo que dices.

Pero creo que ahora mismo ni estás acertando,

ni es el momento, ni es el lugar.

No lo hagas, no lo hagas.

No tengas una pataleta.

No aquí, no ahora,

no en un quinto programa de "Maestros de la costura".

No lo hagas. Te lo pido por favor.

No te lo esto exigiendo, te lo estoy pidiendo.

Tiempo de pensar tendrás el que quieras.

Pero ahora mismo ellos acaban de comunicar a un compañero tuyo

muy querido que se va.

Y creo que le debemos dedicar ese tiempo todos, tú incluido, a él.

¿Vale?

Vale.

Yelimar, Gabriel,

podéis volver a vuestros puestos de costura.

Continuáis una semana más

con nosotros. Por favor. Gracias.

Yo soy de las personas que se cae y se vuelve a levantar.

Así que yo la próxima semana voy a venir superrecargadísima.

Creo que esto ya se quedará en la semana cinco

y pasará al olvido.

Esta Yelimar que estamos viendo hoy.

De verdad que desde el día que has entrado

hasta este momento has tenido esa sonrisa dibujada en la cara.

Todo el tiempo. Soy muy feliz. Y es oro.

He estado superfeliz, de verdad.

La experiencia de mi vida. Me lo he pasado superbién.

Ojalá nos hubieras dado aquí

lo que nos has dado... Me hubiera encantado.

...apareciendo en el taller. Me hubiera encantado. Jo.

Todo lo que nos has dado. Ha sido un mal día, Fermín.

Un mal día. Sí. No pasa nada. Ya está.

Lo que te ha pasado es algo que ya sabe que es imperdonable.

Ya. Es algo muy serio

para nosotros y no lo podemos perdonar.

Jo. "Maestros de la costura" para mí

ha supuesto volver a enamorarme de la costura.

No sé cómo explicar todas las emociones que he vivido aquí.

Es increíble, de verdad. O sea, me voy

supersatisfecho de haberme atrevido a vivir la experiencia.

Soy un valiente.

Yo sé que lo sentís muchísimo.

Bajad si queréis despediros de él. Por favor.

Terminemos bien, por favor.

Ay, las fiestas, las fiestas.

Ay, Fermín.

Ancorcito.

Me lo voy a replantear por cómo me ha hablado Raquel, porque he visto

una persona que de verdad la había impactado, la había importado,

y me estaba aconsejando personalmente,

aunque fuera en un directo. Pero yo esto

debo seguir pensándolo.

Porque es algo muy personal.

(FERMÍN) Último desfile. No.

Se me va la competencia.

La persona que mejor ha desfilado por el pasillo de este taller.

¡Te como, Raquel, por favor! Yo también te como.

Maldita pandemia. Venga, vamos. Ya está bien.

No puede ser.

Déjame el alfiletero. Déjame cosas

antes de llevarte la máquina.

Fermín,

con eso que eres tú

ya lo tienes todo ganado. Gracias.

Y te irá fenomenal.

Os quiero un montón. Por favor, ven aquí.

Que lo hago oficial.

Fermín se despide

con su último desfile

para "Maestros de la costura". Gracias, Fermín.

¡Bravo!

¡Uh!

Hay una diferencia entre el Fermín que entró y el Fermín que se va.

Yo llegué aquí con inseguridades

frente a la costura

o incluso conmigo

y me voy de aquí empoderadísimo.

O sea, gracias por ayudarme a empoderarme de esta manera.

Van pasando las semanas.

Cada una tenemos que despedir a un aprendiz.

Y, evidentemente,

es más duro cada vez,

porque les vamos cogiendo muchísimo cariño.

Pero ¿quién dijo que la costura fuera fácil?

Al revés, la semana que viene será más complicado,

más intenso y mucho más emocionante.

Por favor, seguid practicando. Ya sabéis que coser y cantar,

todo es empezar.

Acción.

Este es el mandil dorado de "Maestros de la costura".

¡Ah!

Bienvenidos a la Gran Vía de Madrid.

(ALGUNOS) ¡No más labores!

¡Basta ya de involución!

¡Queremos moda!

Hoy voy a coser. (ALGUNOS) ¡Uh!

Ay, Dios.

¡Ah!

Podría ser peor.

¡Vamos, Rubia!

No me lo puedo creer.

Estoy contentísima.

Hola, hola, hola.

Ainhoa Arteta. Feliz de volveros a ver.

Igualmente. En este programa tan maravilloso.

¡Ay, que me quemo!

¡Uh! -¡Cuidado, cuidado!

Voy a coger un muñeco y te voy a clavar todos los alfileres.

Estabas como endemoniada en esta prueba.

Eso digo yo.

Este es el momento de la verdad.

¡Venga, venga, venga! ¡No pares, Javier!

Yo tengo pocas esperanzas.

Veo negro el futuro.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • T4 - Programa 5

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Maestros de la costura - Temporada 4 - Programa 5

23 feb 2021

‘Maestros de la costura’ llega al ecuador y los aprendices ya están metidos en la dinámica de la competición, aunque no deben confiarse porque cada reto tiene su riesgo. Esta semana, el jurado da una segunda oportunidad a uno de los expulsados, pero el resto de los concursantes que luchan por el maniquí de oro tienen que confeccionar un vestido negro actual y de tendencia en la primera prueba, reproducir vestidos del siglo XIX por equipos y reciclar una prenda vieja para librarse de la eliminación.

ver más sobre "Maestros de la costura - Temporada 4 - Programa 5" ver menos sobre "Maestros de la costura - Temporada 4 - Programa 5"
Programas completos (35)

Los últimos 571 programas de Maestros de la costura

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos