Enlaces accesibilidad
La mejor modelo de la pasarela MBFW Madrid

Neus Bermejo cambió el baloncesto por la pasarela, y esto fue lo que pasó

  • Era jugadora de baloncesto profesional y durante tres años compitió con la selección 
  • "Neus es fuerza, personalidad, diferencia, feminidad, voluntad, trabajo...", dice Nuria Sardá
  • ¿Por qué las modelos no sonríen en la pasarela? Tenemos la respuesta

Por
La top Neus Bermejo en el backstage del desfile de Andrés Sardá. AFP

Viéndola en la pasarela con vestidos de ensueño o caracterizada para interpretar un personaje nadie diría que era jugadora de Baloncesto. Viéndola en la pasarela con el rostro muy serio y una expresión dura nadie diría que es una chica muy sonriente y dulce. La vida tiene dos caras, siempre. Neus Bermejo lleva 6 años desfilando en Mercedes-Benz Fashion Week Madrid (MBFWM) y en esta edición el jurado del premio L´Oreal ha decidido, por unanimidad, que era la mejor modelo. "Es un honor. Tengo 24 años y desde los 18 estoy desfilando en Madrid y este reconocimiento a mi trabajo me hace mucha ilusión. Y sobre todo en esta ocasión, ya que tenía muchas ganas de hacer la pasarela por la todo lo que ha pasado con la COVID-19, hacerla ya era un regalo. "Este premio es un subidón muy grande. Espero que tenga repercusión, que me de un mayor reconocimiento y más curro". 

Neus Bermejo en un registro diferente para Ángel Schlesser. EFE

Neus Bermejo desfila para Custo Barcelona.

Neus Bermejo, camaleónica, desfila para Hannibal Laguna.

Ha sido alta y delgada siempre. Cuando era una niña, sus compañeros y las amigas de su madre le decían que tenía que ser modelo. Pero no. A Neus le gustaba el baloncesto, y hasta los 16 años fue profesional, jugaba de escolta, el UE Mataró primero y con la selección española después. "Iba en el tren a un entrenamiento cuando me descubrió una estilista. Se fijó en mí y ya ves, del baloncesto pasé a la moda". 

La top Anja Rubik fue uno de sus referentes en sus inicios. "Me fijaba mucho en ella y cuado la veía pensaba, ¡guau!". Neus mide 180 cm de altura, 82 de busto, 64 de cintura y 88 de cadera. Tiene el pelo castaño y unos poderosos ojos verdes. Poco tiene que envidar a la top polaca. Neus es muy camaleónica y ha trabajado con los más grandes, como Giorgio Armani, Jean Paul Gaultier, Chalayan o Junja Watanabe. Se siente especialmente orgullosa de haber conseguido la campaña de 212 Pills de Carolina Herrera. Y este verano ha sido portada de ELLE Croacia. 

Neus Bermejo al frente del batallón de Fernando Claro.

Desfile de Roberto Diz en MBFWM. EFE

La top Neus Bermejo preparada para desfilar en Ágatha Ruiz de la Prada. AFP

Durante dos años se curtió en el extranjero, ya que en otros países no exigen que las modelos sean mayores de edad, y cuando cumplió 18 años pudo cumplir un sueño. Un recuerdo que no olvida. "¡Qué bien, ya puedo hacer la pasarela en España!", pensé. "¡Es una sensación muy top!".

Adora estar en la pasarela madrileña. Se siente en familia. "Aquí nos conocemos todos: peluqueros, maquilladores, los de la producción de la pasarela... Nos cuidan mucho, y las modelos españolas somos casi siempre las mismas. ¡No me imagino trabajar tantas horas si no hubiera tan buen rollo!". 

Neus Bermejo es una habitual de los desfiles de Andrés Sardá. EFE

Los diseñadores la adoran, desde Juan Carlos Mesa, director creativo de Maison Mesa y Ángel Schlesser y Ágatha Ruiz de la Prada hasta firmas especializadas en baño como Dolores Cortés y baño y lencería como Andrés Sardá. Para desfilar con prendas tan pequeñas es necesario tener un cuerpo perfecto. "Neus es fuerza, personalidad, diferencia, feminidad, voluntad, trabajo...una persona de gran corazón, amable, cariñosa y generosa. ¡Ella encarna muchos de los valores Sardà!", dice Nuria Sardá, que cuenta con ella para todos sus desfiles.

Dolores Cortés ha contado con Neus Bermejo para su desfile de baño.

Instantes casi íntimos de Neus Bermejo en el backstage de Andrés Sardá. AFP

Neus Bermejo en la campaña de 212 Pills de Carolina Herrera.

Y medidas de seguridad. En este sentido Ifema se ha volcado. Tenían un reto muy grande ya que MBFWM era la primera pasarela en hacerse con prensa y público. "He flipado. Nos tomaban la temperatura, nos daban mascarillas antes y después de cada desfile... ¡Me he sentido muy segura! 

Aunque ha visto cumplidos muchos sueños, sigue teniendo aspiraciones y metas. Profesionales y personales. "Me gustaría desfilar para Jacquemus y Balmain, ¡y ser imagen de Chanel!", dice con entusiasmo. Pero insiste en que su sueño es "seguir sintiendo el subidón de ser modelo durante años", que reconozcan su trabajo y estar rodeada de los suyos. "Como ves soy muy poco ambiciosa. Bueno, entre comillas, porque realmente pido mucho".