Enlaces accesibilidad
Somos cine

RTVE te ofrece gratis las películas premiadas en el Festival de Cine de Málaga

Por
Puedes ver gratis las películas premiadas en el Festival de Málaga
El mejor cine español premiado en el Festival de Málaga. RTVE

Todo listo para el arranque del Festival de Cine de Málaga que, debido a la pandemia de coronavirus, ha preparado una edición especial. No habrá alfombra roja ni fiestas. Solo habrá cine. El portal Somos cine, de RTVE, ha preparado su propia programación con las mejores películas que han pasado por el certamen. Estos son los títulos que se pueden ver gratis (algunos hasta el 4 de septiembre), una oportunidad única para disfrutar del mejor cine español.

Para todos los públicos Somos cine - Las distancias - Ver ahora
Transcripción completa

Ruido de aviones y gente

¿La parada es esta?

¿Qué número es ese?

(Anna-A) Es el 240. Es este. Corred que es este.

(A) Sí, sale ahora.

¿Cómo que corred?

(A) Creo que salía ahora. Ya, ya.

¡Que se va!

¿Estás bien? ¿Te ayudo? (JADEA) No puedo...

(EN INGLÉS) Por favor, abra la puerta.

(EN INGLÉS) Muchas gracias. (CONDUCTOR) (EN ALEMÁN) Voy tarde.

(A) Un momento, por favor. ¡Vamos, Oli!

Voy. (A) (EN ALEMÁN) Está embarazada.

Pago yo. Luego hacemos cuentas.

(EN INGLÉS) Hola, cuatro billetes. (CONDUCTOR) Sí.

(EN ALEMÁN) Gracias.

Megafonía del autobús en alemán

Mensaje al móvil

Megafonía del autobús en alemán

Megafonía del autobús en alemán

¡Hostia! ¿Lo habéis visto?

El tío del anuncio de la parada era Comas.

¿Qué dices? ¡Que sí!

¿Qué dices, Eloi?

Como si no lo conocieras. ¿Qué anunciaba?

¡Yo qué sé!

Juntaos un poco más... Eloi, hace mucho frío.

Un segundo... Ahora. Decid: "Ca-pu-llo".

(TODOS) ¡Capullo!

Vamos.

Es aquí. ¿Aquí?

Móvil

Te están llamando. Sí.

Cesa el móvil

(RÍE)

Mierda. ¡Si trabaja en casa!

¿Lo llamamos?

No puedo más.

(RESOPLA) Seguro que está sobando.

Llama insistentemente

(CONTESTA EN ALEMÁN) ¿Sí?

(EN ALEMÁN) Soy la vecina del cuarto.

Me he dejado las llaves.

¿Me puede abrir, por favor?

Àlex Comas Vinyals.

O me abres o me meo en tu portal.

(TELEFONILLO) ¿Olivia? ¡Olivia y compañía!

En serio, abre.

Apertura de puerta

(SUSPIRA)

Pasos por escaleras

Timbre de la puerta

Llaman insistentemente

Llaman a la puerta

"Hallo!"

(RÍEN)

¿El baño, por favor? ¿Eh? Al fondo a la izquierda.

¿Qué hacías, tío? ¡Va!

¡Di 35!

Cámara de fotos

¡Felicidades!

Pero si es el domingo... ¿Y qué? Cumple gitano.

Hostias... ¿Cómo estás?

Cuidado... (RÍE)

Si la montaña no va a Mahoma... Sí...

De Anna te acuerdas, ¿no? Hola.

(DUDA) Nos conocimos en Barcelona.

¿Una Nochevieja?

Sí, señor, en Nochevieja. ¿Qué tal? Que hablamos...

Espera, que paso.

Qué pisazo, ¿eh? Sí... Es grande.

Tuve suerte y lo encontré antes de que subieran los precios.

Incluso me hicieron contrato indefinido, muy guay.

(RÍE)

Estás gordísima.

(RÍE) Y tú apestas.

Estás muy guapa.

Oye, ¿y Gari?

No ha podido venir. Está embarazado y era mucho para él.

Cállate. Finde solo de amigos.

Bueno... Unas palabras, ¿no? ¿Cuánto tiempo os pensáis quedar?

El que haga falta, tío. ¿Nos enseñas el piso?

¡Este no lo conocíamos! Está hecho un asco.

Podríais haber avisado, cabrones.

¡Sorpresa! Tranquilo, nos vamos el domingo.

Sí que es bonito, ¿eh?

Es más bonita que la otra. ¿Cómo nos organizamos?

¿Tienes un saco? Eh... Sí, sí.

Lo que no sé es si hay sábanas para todos.

Yo me puedo quedar aquí perfectamente.

Puedes dormir sola en el sofá

y Eloi y yo venimos aquí.

No, no... Prefiero un colchón duro

por la espalda.

Siento el desorden.

Estaba...

Estoy a tope con el curro y no... ¿Qué haces ahora?

Estoy con los diseños de una web para una tienda que van a abrir

aquí en el barrio.

¿Hemos venido en mal momento?

(RÍE) Ya... Yo tampoco acabo de creérmelo aún.

¿Cómo lo llevas?

Cansada.

Olivia, ¿a quién se le ha ocurrido todo esto?

¿Tú qué crees?

(RÍE) Que estás loca, eso creo.

(AMBOS RÍEN)

No entiendo cómo Gari te ha dejado venir.

Gari no me tiene que dar permiso. Además, estoy bien.

Estoy embarazada, no enferma.

Y porque pasaste de nosotros en agosto.

Pero es que estuve solo dos días y no...

No tuve tiempo de ver a nadie y tenía una entrega.

Así que no...

Tenía muchas ganas de verte.

(ERUPTA)

(RÍE)

Estaba como loco por venir.

(SUSPIRA)

A ver si le distraemos un poco. Lo necesita.

Voy a poner una lavadora y me ducho también.

Oye, ¿cuál es el wifi?

(DUDA) El router está en el estudio. Debajo está todo.

Gracias.

Uy, perdón.

Cerrojo

Oye, si estás incómoda, vamos a un hotel.

No pasa nada. Además, es solo un fin de semana.

Mañana nos podríamos escapar tú y yo, ¿no?

¿Y tus amigos? (RÍE) No nos echarán de menos.

Tampoco os veis tanto.

Cremallera de maleta

¡Hostia! ¡Mira dónde estaba!

Se lo dejé hace la tira de años.

(SORPRENDIDA) ¿Te gustan?

Nunca te he visto escucharlos. Claro que me gustan.

(OFENDIDA) ¿Guille?

¿Qué? Son míos, ¿eh?

Cierre de cremallera

¡Tío!

Eh, tengo de todo, chaval.

Oh, qué bueno.

Oye, si queréis, podemos cenar fuera.

Por mí, cenamos aquí y luego vamos a tomar algo.

¿Bajo al súper y compro algo?

No, ya voy yo.

¿Sí? Sí.

¿Hacemos una lista? Venga.

¿Tú no tienes que contarnos nada? No...

¿De qué? (RÍE)

Ya verás... Oye, eh...

¿Nos firmarías un autógrafo? Pero ¿qué dices, tío?

(RÍE) Sois unos capullos.

(RÍE)

(DUDA) A ver, eran las...

Eran unas fotos de muestra para presentar un diseño.

Al cliente le gustó y se quedaron en la campaña.

(RÍE) Ya...

Ey...

¿Qué hacemos?

Compraremos cena en el súper. ¿Qué te apetece?

Un momento, no cambies de tema.

¿Esto cómo va?

Cuéntamelo otra vez...

Te has hecho un book fotográfico. ¿Se dice así?

Venga, ¿qué cenamos? ¿Podéis traer cerveza sin alcohol?

Claro. Claro, porque la normal engorda.

Bueno, para mí también sin alcohol, por no engordar.

Voy yo, voy a comprar. Te acompaño.

Guay.

¿Y algo más, no? Sí, sí...

¿Pan? ¿Has comprado queso?

No, pero sí mucho embutido. Será suficiente.

Vale. Queso.

Sí: pan, queso... Tomates...

Sí. Y cervezas.

Que sí, ya está. Hasta ahora. Hasta ahora.

Iba a ser una campaña pequeña.

Te pagarían una pasta, ¿no? No te creas.

Ya te vale, tío. Nos lo podrías haber dicho.

(EN ALEMÁN) Hola. (CAJERA) (EN ALEMÁN) Hola.

Ruido de la caja

Al final, ¿te renovaron aquel contrato?

No, ahora estoy a media jornada en otra empresa

con un contrato de seis meses.

A ver qué pasa.

(EN ALEMÁN) ¿Algo más? (EN ALEMÁN) Una caja de cervezas.

(EN ALEMÁN) Son 47,80.

(EN ALEMÁN) Gracias.

Y solo con media jornada,

¿cómo te lo montas?

Bueno, gasto poco en casa de mis padres.

(SORPRENDIDO) Hostia, no lo sabía. Te lo dije en un correo.

Te juro que no recibí nada. Ya, me lo imaginé.

Voces en español

Está lleno de españoles, ¿no? Ya ves, es un coñazo.

(EN ALEMÁN) Gracias.

(EN ALEMÁN) Adiós. (EN ALEMÁN) Adiós.

Voces y música de fondo

Felicidades, tío.

(TONO DE QUEJA) Se la dábamos mañana.

Joder, haberlo dicho.

Da igual, ya está.

Guille, tío...

Foto

(RÍEN)

Gracias, no hacía falta... Nosotros somos el regalo.

¿Sí? ¿Se puede devolver? (RÍE)

Gracias, de verdad, no hacía falta.

¿Un brindis, no?

Hemos conseguido por fin estar todos juntos.

(TODOS) Salud.

Por nuestro colega famoso. (RÍEN)

Eres muy pesado, ¿lo sabes?

Música tranquila

Me llevo todo esto. ¿Estáis, no?

Te ayudo. Vale.

¿Lo dejo aquí? Sí.

Grifo

Mensaje al móvil

(DE FONDO) Eloi, te he dicho que esta no, joder.

(DE FONDO) ¡Es que es muy chula!

¿Te dejo esto también aquí? Sí, gracias...

Quita la etiqueta. Estás guapísimo.

Es que no sé cómo hacerlo. Eloi, cabrón, ya te vale, tío.

(RÍE)

Mañana podemos hacer otra foto debajo de este cartel.

A ver.

(RÍE)

Te ha quedado muy bonita. No, ya estaba hecha.

¿Ya estaba hecha? Sí.

En cierto modo, me halaga.

Como eres experto en pollas...

(RÍE) Ya salió el temita, muy bien...

Qué cabrones.

A ver, me he perdido algo.

(RÍEN)

¿No te ha...?

Pues mira, tu novio, hace unos años...

Para, para. En todo caso, se lo explico yo, ¿vale?

Es una tontería.

(RÍEN)

Un verano que estábamos de vacaciones en Tailandia y...

Estábamos en una discoteca y fui a la barra a por unos chupitos.

(RÍEN) Qué gracia, ¿eh?

Y conocí a una tía.

Empezamos a hablar y luego a bailar y...

(RÍE) ¡Se enrolló con ella! ¡Y era un tío!

¿Cómo?

Sí, era un tío que estaba buenísima y tú lo dijiste, ¿eh, Eloi?

Pero entonces, no era un tío.

Era una mujer transexual.

(RÍE)

(TONO DE DUDA) Bueno... Aún no, quiero decir que...

(SORPRENDIDA) ¿En serio?

Ya puestos, ¿qué más da? La tía era un pibonazo.

Tú no te rías tanto.

Hace tanto que no echas un polvo, que ya te gustaría a ti.

(RÍE) ¡Hostia, ya ves!

En todos los viajes te pasa algo, Guille.

No te creas.

Todos tenemos cadáveres en el armario.

Algunos más que otros.

Ya tardaba... Qué poco aguante tienes, Guille.

Se me olvidaba que Comas es intocable.

(RÍE ENFADADA) Un poco de respecto, que estoy embarazada.

Será eso.

Tirando del comodín de la barriga, qué vergüenza.

(RÍE) ¿A ti que te pasa? ¿Estás celoso o qué?

Sí. Si eres el niño de mis ojos.

Sí, por descarte, desde que este se vino aquí.

Venga... Tráeme una birra, por favor.

Y tú, Anna, ¿tú habías vivido aquí, en Alemania?

Sí, en Hamburgo. Hamburgo. Qué guay.

¿Y qué hacías allí? Soy arquitecta.

Lo que pasa es que ahora estoy en paro.

Entonces hablas alemán. Sí.

¿Buscas trabajo por aquí...?

Sí, tú dale ideas ahora... No volvería a vivir aquí.

Barcelona me gusta mucho.

Barna, ¿eh? ¿En serio? Sí.

La verdad es que vivir en Alemania me deprimía un poco, por eso volví.

Llevaba fatal el frío y la falta de luz.

Encontrará algo. Además, a mí me han subido el sueldo.

La pasta no es un problema.

¿Qué? Ya entendéis qué quiero decir.

No, no te entendemos.

Hablas como si te gustara

que Anna fuera una mantenida. Olivia, yo no he dicho eso.

Bueno, yo no he dejado de buscar.

Lo que digo es que con la calma...

Es cuestión de tiempo después de la crisis.

Mientras tanto, tienes la suerte de contar con mi sueldo.

Hay gente que está mucho peor. ¿Sí?

Sí, mira a Eloi.

El banco se queda el piso y ha vuelto con sus padres.

Perdona, pero yo trabajo. Cobrando menos que hace 10 años.

¿No decías que la crisis se estaba acabando, Guille?

Oli, cada caso es cada caso.

(RÍE) No puedes comparar el caso de Anna con Eloi.

Guille, tío, estoy en Berlín, es finde, paso de esto, ¿vale?

La verdad es que no sé qué haces en Barna, tío.

De todos modos, Guille, perdona pero tengo la sensación

de verte con una actitud

de la típica persona que no se entera mucho de nada.

O que no se quiere enterar.

No sé si eres consciente

de lo que frustra no encontrar trabajo.

Mucho.

Olivia, cuéntame una cosa. Sí.

¿Tú cómo sabes cuánto frustra

si no has parado con tus eventos de puta madre?

Cuéntame. Te cuento.

Yo sí vivo en la realidad.

(ASIENTE) Sí...

No me creo todo lo que me dicen.

Y para tu información, mis eventos de puta madre

me llevan a trabajar más de 10 horas al día

para encontrar clientes que pagan mal y tarde.

Y estoy embarazada de siete meses.

No eres para nada consecuente. (RÍE) ¿Con qué?

Nada, da igual. No, ¿qué quieres decir? Dilo.

¿No te atreves?

¿Que no me atrevo? Dímelo.

(TONO INSISTENTE) Dímelo. Que nadie me ha obligado a ello.

(ASIENTE) (OFENDIDA) Qué asco das, chaval.

Das mucho asco. Tú también me das mucho asco.

Ukelele

Va. Salimos un rato, ¿no?

Ya fregamos los platos mañana. Salimos un rato, ¿no?

Sí, que nos dé un poco el aire. Yo estoy muerta, chicos.

Sí, yo me quedo contigo.

Ah, pues ya saldremos mañana, ¿no?

Vamos, no, no jodáis, ¿eh?

Venga va, va, va...

Chaquetas.

Música rock

¿Qué queréis?

(DUDA) Ya pido yo. Así veo qué birras tienen.

¿Birra? Mejor copazo, ¿no?

No, yo también prefiero una birra.

Sí, sí, birra, birra.

Risas

Risas

Sin audio

Móvil

Cesa la llamada

(AL MÓVIL) Gary, perdona. Me estoy quedando sin batería.

Pero... Nada, que ya hemos llegado y todo perfecto.

Y... creo que a la niña le encanta volar.

Mensaje enviado

Mensaje recibido

Ruido de tráfico

(RESOPLA)

(SUSPIRA)

(SUSPIRA)

Música y gente

Risas

(EN INGLÉS) (SORPRENDIDO) Hablas español.

¿Eso funciona o qué?

Sí. Fumo mucho menos.

Tienes diferentes grados de nicotina

y también puedes escoger el sabor.

Yo siempre llevo dos, uno de menta y uno de vainilla,

con más o menos nicotina, según el momento.

Es muy práctico. Puedes fumar en todas partes.

Aquí, con el frío que hace, no te iría mal, ¿quieres probar?

Eh... sí. Salgo a fumar un piti, tío.

Coches

Música y gente

Ruido de gente

(EN ALEMÁN) ¡Salud! (EN ALEMÁN) ¡Salud!

(EN ALEMÁN) Ni idea.

-(EN ESPAÑOL) No sabe dónde.

(EN ALEMÁN) Vale. Gracias.

-(EN ESPAÑOL) ¿Qué tío más borde, no?

(EN ALEMÁN) ¡Qué haces, imbécil!

Ruido

(SUSPIRA)

Respiración fuerte

(SUSURRA) Eloi...

(SUSURRA) Eloi...

Apestas a alcohol.

Oye, ¿Comas no ha dormido en casa?

¿Qué?

Que Comas no ha dormido en casa.

(VOZ DE DORMIDO) Guille me dijo que se fue con una tía.

Nos dejó tirados.

Hemos despertado a Anna para que nos abriera la puerta.

(SUSURRA) Oye...

Va, fuera, pesada.

Teclado de móvil

Mensaje enviado

Ducha

(RÍE)

No puedo, tía... (RÍE)

(CONTESTADOR) (HABLA EN ALEMÁN)

Eh... Yo no sé qué... Qué se supone que tenemos que hacer.

Ducha

Cierre de puerta

Perdón.

Ducha

(NERVIOSO) Joder, Oli, ¿otra vez? Aprende a llamar...

Oye, tiene el móvil desconectado.

Es un imbécil.

¿Seguro que se fue con una tía?

Yo le vi en la calle hablando con dos chicas.

Ana y yo no nos vamos a quedar aquí esperando.

¿Qué hacemos?

Yo no he encontrado ningún juego de llaves.

¿Qué hacemos?

Agua

Apertura de la puerta

A ver, no sé, si queréis, me quedo yo esperando.

Aprovecho y voy preparando el pastel.

Vale.

Y vosotros, ¿qué queréis hacer? Nada especial, pasear un rato.

Olivia, igual no hace falta que te quedes.

No sé, vente... No, no... Mejor...

Mejor... me espero aquí y me quedo más tranquila.

Y tú, Eloi, ¿te apuntas?

Eh, bueno...

¿Te importa? ¿A mí qué me va a importar?

¿Seguro? Seguro.

Pues vale, sí, sí.

Vale, yo necesito cinco minutos. Sí, yo también.

(ANNA Y ELOI) (HABLAN DE FONDO)

(A) (SORPRENDIDA) ¡Ay! ¡Qué bueno!

Me encanta, qué gracioso. Hostia, ¡el de los Fruittis!

¿Te acuerdas de los Fruittis? (RÍE) Es buenísimo. Para la terraza.

(ANNA Y ELOI) (RÍEN)

(IMITANDO) Voy a matar a tu familia. ¡Qué bestia!

(AL DEPENDIENTE) Sí, "sorry".

(SORPRENDIDA) ¡Mira qué chula!

¿La lámpara aquella? Sí.

¿No?

¿Tú crees? Sí, este color...

Móvil

Guapa, ¿qué tal?

No. ¿Y tú?

(MANOS LIBRES) He llamado un par de veces

y sigue desconectado. Me empiezo a preocupar.

Joder, es que es la hostia...

(TELÉFONO) ¿Tenéis el teléfono de algún amigo de aquí?

Eh... pues no.

¿Y si llamamos a la policía?

¿Pero qué dices, Oli? Parece mentira que no le conozcáis.

No sé, Oli. Guille tiene razón. Me parece un poco bestia.

Estará durmiendo, y ni habrá oído el móvil.

¿Qué haces?

Voy a hacer el pastel. ¿Vamos y comemos juntos?

No podemos dejar que coma sola.

No, si me voy a poner ahora.

Vale, pues... nosotros... comeremos algo por aquí

y volvemos luego, ¿vale?

Si os llama, avisadme. Vale. De acuerdo.

Un beso. Adiós.

Adiós. Adiós.

Yo había marcado un italiano por aquí...

A mí me gustaría terminar de dar la vuelta.

Sí, ¿no? Sí, ¿no?

Vale.

Móvil

Hola, cariño. ¿Qué tal?

(GARI) (TELÉFONO) Bien. ¿Y tú? Muy bien.

¿Seguro?

Sí, ¿por?

No sé, te noto la voz cansada. ¿Has dormido bien?

Sí, Gari. He dormido muy bien.

Sí... ¿Y Comas qué tal?

Muy bien, también. Flipando con la sorpresa.

Qué guay... Sí...

¿Tú qué haces?

Ahora en un ratito tomaré el vermut con Josan y Miguel.

¡Ay, qué bueno! (EXTRAÑADO) ¿Qué pasa?

Nada, hacía mucho que no los veías. Me alegro mucho.

(OFENDIDO) Sí, no eres la única...

¿Qué pasa? ¿Sigues enfadado?

No.

¿Seguro?

Te has dejado las pastillas del ácido fólico.

Gracias, Gari...

¿Vosotros qué haréis?

Estos se han ido por ahí

y yo me he quedado haciendo un pastel para Comas.

¿Sola?

Sí, sola.

(MANOS LIBRES) ¿Por qué no lo comprasteis?

Me apetecía hacerlo a mí.

Pero te pierdes parte del viaje...

¿Oli? (ASIENTE)

Digo que te pierdes parte del viaje. Ya... ¿Que qué?

Que te pierdes parte del viaje.

Están llamando a la puerta. ¿Te importa si hablamos luego?

Vale... Un beso.

Un beso.

Papel

Canción "Al amanecer"

#No es que me emocione otro amanecer.

#Es que es el primero en que me vienes a ver.

#Es que yo ya no quiero verlo sola otra vez...#

#Un, dos, tres y...

#Cuando tus ojos se fijan en mí,

#vivo mil aventuras sin salir de aquí.

#Y yo ya no puedo parar de reír,

#porque sé que tú ves lo mismo que yo.

#Pídeme lo que quieras y diré que sí.

#Pide una tontería, pero nunca...#

Tenemos suerte porque la cola es corta.

Normalmente son unos 20 minutos.

(A) ¿En serio? Sí, sí, sí.

Hay un kebab ahí que tiene mucha fama

y también unas colas enormes.

Eres un cutre. Eloi, de verdad. ¿Qué pasa? Estamos en Alemania.

Ya... ¿Y?

Es normal comerse un frankfurt, ¿no? Claro.

No pasa nada por hacer el guiri. A mí me gusta.

Gracias. De nada.

Si molesto, me voy, ¿eh?

(ROMÁNTICO) Anna, solos tú y yo. Berlín. Aliento a cebolla.

(ELOI Y ANNA RÍEN)

¿Eso es lo que les mola a las tías que te ligas por internet?

Bueno, alguna fetichista habrá,

pero en general, son gente maja.

Ya... seguro.

¿Qué tiene de malo usar Tinder? Nada, todo el mundo lo usa.

No, todo el mundo no. Mucha gente.

Sofía y Celia conocieron a sus parejas así.

Sofía y Celia estaban desesperadas, por favor.

(OFENDIDO) Venga prejuicios...

No, no, no, perdona. Es verdad.

Vale, vale.

¿Por qué una persona normal, con una vida normal,

entra en una app de esas para quedar con desconocidos?

Pues porque va un poco salido o tiene un puntito...

Guille, ¿tú la has usado alguna vez? No.

¿Entonces? Claro que hay gente desesperada,

pero decir que todos los que la usamos vamos salidos...

¿Yo?

Yo puedo hacer coñas, vale,

pero de las ocho con las que habré quedado,

no me he tirado a ninguna.

Desde que lo dejé con Marta,

todavía no estoy para acostarme con tías que no conozco.

Prefiero tomar un café con ellas

y si más adelante,

surge algo, pues perfecto.

Pues no te iría mal practicar.

Si le hubieses echado un par de buenos polvos a Marta,

quizá no te habría dejado.

(OFENDIDO) ¿Sabes qué, tío? ¿Qué?

Da igual...

Lo siento, Anna.

¿Qué le pasa a este ahora? Tampoco hay para tanto, ¿no?

¿Tú qué crees?

Vale, hablaré con él, de verdad.

Pero es que quería tener tiempo para estar juntos.

Va, Anna, va...

Eh... ¿Comemos esto?

(EN ALEMÁN) Hola. -(EN ALEMÁN) Hola.

(EN INGLÉS) Dos "currywursts" con patatas fritas.

(EN INGLÉS) Muy bien. ¿Con piel?

Eh... ¿Estos?

(EN INGLÉS) Estos. (EN INGLÉS) De acuerdo.

¿Quieres kétchup, Anna? ¿Sí? -(ENFADADA) Como quieras.

Ha puesto mayonesa también. Es que no sé qué me ha dicho.

- Son 6,50, por favor. Sí.

Música rock

Contestador en alemán

Te juro que me vas a pagar la factura del móvil de este mes.

Espero que te haya pasado algo, porque si no, no tienes perdón, tío.

Ahora mismo son las 14:30.

Si no apareces en una hora...

...llamaré a la policía.

Apertura de puerta

¿Comas?

No...

(EN ALEMÁN) ¿Está Àlex?

(EN INGLÉS) ¿Perdón?

(EN INGLÉS) ¿Está Àlex? No.

Para la música

(AMBAS HABLAN EN INGLÉS) No está aquí.

¿Sabes cuándo volverá? (DUDA) No.

No tengo ni idea.

Habíamos quedado aquí ahora.

Pues debería llegar pronto.

Contestador en alemán

(RÍE NERVIOSA)

Está apagado. Sí.

Solo necesito recoger algunas cosas.

Si te puedo ayudar en algo...

Grifo

Lo esperaré aquí.

Estoy un poco preocupada.

No vino a casa anoche.

Seguro que está bien.

¿Le estás haciendo un pastel? Sí.

Llegamos ayer.

Queríamos darle una sorpresa por su cumpleaños.

Fuimos juntos a la universidad.

Entonces, ¿sois viejos amigos? Sí.

Viejos amigos.

¿Cuántos sois?

Está Eloi, Guille y yo...

Y la novia de Guille.

Estaréis apretados entonces.

Bueno...

Guille y Anna duermen en el estudio,

Eloi en el sofá

y Comas y yo en la habitación.

La cama es cómoda.

El colchón es duro.

Soy Marion, por cierto.

Olivia.

¿Àlex no os ha hablado de mí?

Siento arruinar vuestra fiesta.

Àlex y yo tenemos que hablar...

y creo que lo está evitando.

¿De cuánto estás?

De 7 meses.

¿Y no es peligroso volar embarazada?

No, no lo es.

No hay problema hasta los 8 meses.

Es agotador por la presión y eso, pero...

En fin...

Àlex es un chico afortunado.

¿Por?

Porque incluso consigue

que una amiga embarazada coja un avión para visitarlo.

Bueno...

Es muy complicado para todos encontrar tiempo para vernos...

Pero ha valido la pena el esfuerzo.

Y aun así, no está aquí.

(RÍE NERVIOSA)

Sí, cierto.

No está aquí.

A veces lo matarías,

pero nos conocemos de hace tanto tiempo...

que es imposible enfadarse.

No es mal tío.

Ya...

Yo también lo conozco.

(TONO TRISTE) Debería irme.

¿Puedo preguntarte algo?

Tú y él... ¿Vuestra relación iba en serio?

O sea, ¿llevabais mucho tiempo juntos?

Sí, hemos estado...

(SUSPIRA) Han sido dos años.

Dos años... Sí.

¿Pero vivíais juntos?

Estaba aquí casi siempre,

pero supongo que no vivíamos juntos.

¿Hablaba alguna vez de nosotros?

Había mencionado a sus amigos de la universidad,

pero pensaba que ya no erais tan cercanos.

No, no, no...

O sea, es muy difícil para todos encontrar tiempo, pero se intenta.

Me voy. ¿Quieres que le diga algo?

No.

Eh, escucha...

No te tomes a Comas demasiado en serio...

A veces, la gente quiere cosas diferentes

y tú...

(RÍE) Tú eres muy joven...

Esto no tiene nada que ver con la edad, Olivia.

No quiero estar con alguien que no sabe

qué hacer con su vida.

Es diferente si solo eres amigo que si estás en una relación.

Son maneras diferentes de conocer a la gente.

Lo sé.

¿Sabes qué?

Le enviaré un mensaje

para decirle que volveré más tarde a recoger mis cosas,

cuando os hayáis ido.

Seguro que entonces aparece. ¡No, no, no! ¡Espera!

¿Sabes qué? Es de Àlex.

(NERVIOSA) El bebé, quiero decir.

(NERVIOSA) Pasó cuando estuvo en Barcelona en agosto.

Estuvimos juntos toda esa semana en agosto.

No. Sí.

Eso no es verdad.

Alarma del horno

(LLORA)

(LLORA) Se me va la cabeza...

(SUSPIRA)

Tráfico

Música oriental

Contestador en alemán

(GRITA) ¡Comas!

Claxon

¿Sabes dónde estamos?

¿No quieres que paremos y miremos dónde estamos?

(ENFADADA) Me da igual.

Podríamos entrar en algún sitio y tomar algo, ¿no?

Hace mucho frío.

(RESPIRA FUERTE)

(RESPIRA FUERTE)

(SUSPIRA)

(GIMOTEA DEL ESFUERZO)

(RESOPLA)

Música indie

Tráfico

Metro

SILBIDO DEL METRO

Cierre de puertas

Metro

Música de auriculares

Tráfico

Gente de fondo

Música rock

Timbre

Llaman a la puerta

Llaman a la puerta insistentemente

Timbre con insistencia

Llaman a la puerta

Para la música

¿Marion? (A) (De fondo) Soy Ana.

Se reanuda la música

Ana. Me voy.

Para la música

(TONO PREOCUPADO) ¿Qué ha pasado?

(NERVIOSA) Si no te sabe mal...

preferiría que fuera Guille el que lo explicara.

Si te puedo ayudar en lo que sea...

(LLORA) Qué fin de semana más absurdo.

¿Quieres que nos tomemos un té o...?

O lo que te apetezca.

No.

Me voy al aeropuerto.

Sea lo que sea, seguro que...

Móvil

Seguro que tiene solución.

Móvil

(AL MÓVIL) ¿Sí?

Tono de llamada

Tono de llamada

(TELÉFONO) Que te den por el culo, Olivia.

Oye, lo siento, lo siento. No había oído el teléfono.

Perdona, de verdad.

Anna acaba de recoger sus cosas y se marcha a Barcelona sola.

No sé qué ha pasado con Guille. ¿Tú estás con él?

A Guille que le den aún más por culo.

Eloi, ¿estás bien?

¡De puta madre! ¡Estoy de puta madre!

(PREOCUPADA) ¿Estás borracho?

Eloi...

(PREOCUPADA) ¿Dónde coño estás?

Escúchame. Vente para casa, por favor.

La novia de Comas ha estado aquí

y... el caso es que él se ha ido porque no la quería ver.

(SUSPIRA) Eloi...

Eres tonta, Olivia.

Comunicando

Música popular alemana

(RESOPLA)

Continúa la música

(HABLA EN ALEMÁN)

(EN ALEMÁN) Esa cerveza no es tuya.

-Si no puedes pagar la cerveza, vete de aquí.

(TONO BORRACHO) ¡Que no te entiendo! (EN ALEMÁN) ¡Vamos!

-(EN ALEMÁN) ¡Mierda de turistas!

Música popular alemana

(JADEA)

Telefonillo

(TELEFONILLO) ¿Sí? Soy yo.

Guille, sube.

Apertura de puerta

¿Subes o no? Oli...

Sí. ¿Está Anna?

¿Qué ha pasado?

¿Está o no está? No, no está. Se ha ido.

¿Cómo que...? ¿Dónde se ha ido? ¿Qué le has hecho, tío?

(ASUSTADO) Nada. ¿Qué te ha dicho? Sube y hablamos.

No, Oli. ¡Escúchame! ¿Qué?

¿Dónde ha ido? Al aeropuerto. Vuelve a Barcelona.

Guille, llevo todo el día encerrada en casa

haciendo de portera para todos sin enterarme de nada.

Sube, por favor.

Guille...

¡Guille!

(GRITA) ¿Guille?

Silbido de tetera

Contestador en alemán

(DUDA)

¿Tú sabes lo ridícula que me siento sentada ahora mismo en tu cocina

preguntándome dónde coño estás

y quién coño eres?

(LLORA)

Música de percusión

(EN ALEMÁN) Hola.

Radio

(HABLAN EN INGLÉS) Perdona, ¿tienes un cigarro?

Sí, claro.

Gracias.

¿Es niño o niña?

Una niña.

No deberías fumar.

Lo sé.

¿Y por qué lo haces?

¿Os vais de fiesta? Sí, a un club cercano.

¿Quieres venir? ¿Qué?

¿Quieres venir con nosotros?

-¡Tobias!

(EN ALEMÁN) ¡Nos vamos! -(EN ALEMÁN) Ya voy.

(HABLAN EN ALEMÁN) (RÍEN)

(EN INGLÉS) Disfrútalo.

¡Chao!

(RÍEN) (HABLAN EN ALEMÁN)

Móvil

¿Sí?

(EN INGLÉS) Sí, soy yo.

Gente y tráfico

Megafonía en alemán

Eh...

Eh...

Megafonía en alemán

(SUSPIRA)

No sé por qué lo he hecho.

Que tienes razón.

Tú ya no me quieres.

(SUSPIRA)

Y yo a ti tampoco.

Ven.

(LLORA) Ven.

(SUSPIRA)

(LLORAN)

Hablamos en Barcelona. Vale, sí.

Vale.

Megafonía en inglés

(DUDA)

No sé cuándo te podré devolver la pasta.

No pasa nada.

Aquí es... donde me han pillado.

Pero he pintado ocho más.

¿Qué pone?

Soy un chupapollas.

¿Es su número?

Sí.

Es una chorrada, Eloi.

Ya.

Vamos.

Apertura de puerta

Grifo

Olivia...

¿Qué ha pasado?

¿Qué ha pasado con Anna?

¿Le has pedido que se casara contigo aquí?

¿Hoy?

Cutre.

¿Perdona?

Que eres un cutre.

Estoy muy cansado. Ahora no, ¿vale?

Eres un imbécil.

Por eso Anna te ha enviado a tomar por culo.

Tú te lo has buscado.

¿Ahora me darás lecciones de pareja?

No, de dar lecciones ya te encargas tú, ¿no?

¿Qué coño estás diciendo, tío?

Que vas perdonando la vida a los demás

como si tuvieras la razón en todo y no tienes ni puta idea.

Mira, Eloi, a mí lo que tú hagas realmente

me la suda.

Pero si tanto te jode lo que digo, igual es porque tengo algo de razón.

Es tan fácil ir por el mundo de buen tío al que todo le sale mal.

Pero quizá tú también te lo has buscado.

Eres un perdedor incapaz de espabilar.

Para. Los tíos como tú solo dais pena.

Para.

Oli, por una vez, no me metas donde no te llaman.

¿Perdona?

Me meto donde quiero.

Pues aprende a no hacerlo. Ya es mayorcito para defenderse.

Ya está bien del pobre Eloi, joder. ¿Quién te crees que eres?

Calla, Olivia. (ENFADADA) ¿Qué dices tú? ¿Qué pasa?

Digo lo que me da la gana, ¿vale? Sí.

Dices y haces lo que te da la gana

y el resto tenemos que ir detrás como perritos falderos.

Eso no es verdad.

¿Ah, no? No.

¿Por qué estamos aquí?

Pues porque te pasaste semanas dando por el culo para venir.

¿Qué pasa? ¿No querías venir?

Si no querías venir... ¡haberlo dicho, joder!

Eloi tiene mucha razón: eres muy cutre.

¿Para qué has venido? ¿Para pedirle a tu novia matrimonio?

Podías haberte montado tu plan

y no aprovechar ningún viaje de amigos.

(IRÓNICO) Ah, que tú sí has venido para estar con tus amigos.

(OFENDIDA) ¿Qué dices?

Oli, si se trata de vernos, lo haríamos en Barcelona

y no lo hacemos.

Aquí cada uno ha venido por sus motivos.

Tú te has pasado el día encerrada haciendo una puta tarta.

(SUSPIRA)

Llave

(SUSPIRA)

(CONTESTADOR) (EN ALEMÁN) Tiene 7 mensajes nuevos.

(CONTESTADOR) Tío, no sé qué se supone que tenemos que hacer.

Si quieres, te vamos a buscar, ¿vale?

Venga, hasta ahora.

Pitido

Te juro que me vas a pagar la factura del móvil de este mes.

(CONTESTADOR) (MÚSICA DE FONDO)

Espero que pase algo porque si no, no tienes perdón, tío.

Ahora son las 14:30.

Si no apareces en una hora...

...llamaré a la policía.

Pitido

(MARION) (EN ALEMÁN) Àlex, estoy en casa.

No sé qué decirte.

Esto me parece un poco ridículo.

Pitido

(CONTESTADOR) Eh, tío, ¿dónde estás?

Estoy comiendo un shawarma en el sitio que hay al lado de Koti.

Llámame, va...

Pitido

-(CONTESTADOR) (EN ALEMÁN) Comas, soy Henning.

Solo quería decirte que les han gustado las fotos.

Hablamos el lunes. Adiós.

Pitido

(CONTESTADOR) ¿Tú sabes lo ridícula que me siento sentada

sentada en tu cocina

preguntándome dónde coño estás y quién coño eres?

Pitido

(MADRE DE COMAS) (CONTESTADOR) Cariño, ¡felicidades!

Que pases un buen día.

Olivia ya me dijo que te iban a ver.

O sea que... Que disfrutes mucho.

Te llamo más tarde y hablamos, ¿vale?

Mil besos.

Pitido

Música popular alemana

Subtítulos: Náder Barakat

Somos cine - Las distancias - Ver ahora

Las distancias

La obra de Elena Trapé arrasó en 2018 y se llevó la Biznaga de Oro. La cinta, que cuenta con la participación de RTVE en la producción, cuenta con las interpretaciones de Alexandra Jiménez, Bruno Sevilla, María Ribera, Isak Férriz y Miki Esparbé. “Es un retrato generacional en el sentido que cuando éramos adolescentes nos vendieron que si estudiabas una carrera y tenías aspiraciones, trabajando podrías conseguir todo”, recuerda Esparbé. "La película habla de cómo se responsabiliza al otro. La mayoría de los personajes echa balones fuera sobre su fracaso. Y cuando se quedan solos se dan cuenta de que ellos son los únicos responsables. No de sus circunstancias, sino de cómo deciden gestionarlas”, añade Alexandra Jiménez sobre este fresco casi sociológico de las contradicciones de los nacidos en los 80. Una generación quebrada entre las expectativas creadas y las frustraciones reales, que tiene que redefinir, in medias res, el relato de su vida.

No recomendado para menores de 12 años Somos cine - Todos están muertos
Transcripción completa

A todo el mundo le gustaría que su madre

fuera una estrella de rock, pero eso es

porque no conocen a mi madre.

Desde que yo recuerdo la abuela esperaba que Lupe

bajara a desayunar,

a mí ya me daba igual.

A veces yo la despertaba con música,

pero la música había dejado de gustarle.

Mierda.

Fui criado por Paquita la pegadora,

como le gustaba que le llamaran a la abuela.

Pancho.

La odio.

No digas babasadas y muévete.

Ella se ocupaba de mí, mientras Lupe se quedaba

haciendo tartas de manzana.

Yo quería mucho a la abuela y detestaba las tartas.

Que feo es Madrid.

Escuchando una ranchera todo es más bello, ¿no es cierto?

Yo conocía muy bien a la abuela

y cuando ponía música mejicana en el coche es que algo no iba bien.

He recorrido un rosario de médicos

todos coinciden en el diagnóstico

así que no se me anden con rodeos.

Ese mismo día conocí a Víctor,

necesitábamos un guitarra para nuestro concierto de Navidad,

Víctor fue el único que se presentó.

Eh, me han dicho que los chicos de Los Castores tienen un grupo.

¿Sabéis quiénes son?

Castores

a la barilea

Vais a tener que buscar a otro.

¿Qué pasa tío?

¿Comiste?

Nada de preguntas.

Súbelo a la acera.

La abuela me obligó a llevar a Lupe a la noche de muertos,

decía que tenía algo muy importante que solucionar contigo.

Venga una, dos y arriba.

Decía que te habías marchado dejando muchas cosas pendientes

y que por eso Lupe no estaba bien.

Es mi hija, es que

es que no hay manera de sacarla de la casa.

No conseguimos llevar a Lupe a la ceremonia,

pero aquel día aprendí que a veces que algo no te salga bien

es lo mejor que te puede pasar.

Espérame aquí, ponga eso en el altar, con cuidado.

Ya llegué, ya te ayudo.

No, que me ayude esta.

¿Quién yo?

No quiero que ande por ahí drogoteándose.

Ya se volvió hermana.

Para mí que ya no la duermen ni veinte valium,

le di un golpe en la cabeza y se despertó.

Paquita, tú eres mi mejor amiga, ¿confías en mí?

No pasa nada, deja a la Lupe ya tranquila,

ya irá y traigamos a Diego.

Pero tú estás mal de la cabeza o ¿qué?

Mi hijo está muerto.

Pues precisamente.

Hoy puede cruzar el velo,

hoy se come lo que le ponemos,

se bebe lo que le dejamos

y nos oye,

porque no intentar que se le aparezca a la Lupe así como un rayo,

arreglan sus cosas, él se vuelve para acá

y nadie tiene que enterarse de nada.

Bueno pues si no quieres no.

Espérame, yo soy capaz de cualquier cosa.

Esperemos a que anochezca.

Y lo mejor que nos pudo pasar

es que la abuela aquel día te trajo

para salvar a Lupe.

(Llaman insistentemente a la puerta)

(Aparece Diego)

No sabes cómo me meo, es como si llevara años sin mear.

Lupe.

(Ella está escondida detrás de la puerta asustada)

No me encuentro bien,

me voy a mi cuarto.

¿Cómo pasó?

¿El qué?

Morirme.

Es que este también es su cuarto.

¿El cuarto de quién?

¿Qué hacen ahí las botas de Diego?

¡No las toques!

no las toques mamá, ya, siéntate.

Loca.

¡Basta!

A comer.

Lo siento

no tenía que haber bajado.

Lárgate.

Mamá

mamá,

¿tú sabes que hago aquí?

Nos vamos.

Vale.

¿Cuánto tiempo estarás ahí dentro?

Una hora.

¿Luego voy a por ti y ensayamos un poco?

Vale.

No me lo puedo creer, ¿ese es el pringao de la prueba?

Si.

Joder tío, ¿sabes de quién es hijo?

Es que no sé cómo se hace.

¿El qué?

Irme.

Anda sal de ahí.

Supongo que ahora seremos una especie de leyenda, ¿no?

Oye, ¿damos una vuelta?

Toma es para ti.

Pancho

el otro día me comporté como un gilipollas contigo,

lo siento.

Vale.

¿Nos tomamos unos chupitos?

No puedo.

Venga tío, solo uno.

Como quieras.

Está bien.

Joder.

¿Pero qué hacías en la bañera?

Ya son y media

Hoy hay un montón de tartas que hacer.

Ni siquiera te reconozco.

Necesito entrar.

Lo que faltaba

No digas tonterías, sal por ahí.

Esa ventana está cerrada.

Tienes que salir.

No.

Esa habitación es mi cuarto y el baño está cerrado

¿y qué?, de aquí no me muevo.

(Siguen llamando insistentemente a la puerta)

No tienes por qué estar celoso.

No me jodas,

celoso,

ese crio no te soporta

y a ti tampoco te gusta.

Los hijos nunca tienen que gustarte.

(vomita, se moja la cabeza)

Pancho, Pancho, ¿qué ha pasado?

eh, ¿estás bien?

¿Desde cuándo te importa eso?

Eso ya no tiene arreglo.

Tú no puedes ser madre de nadie Lupe,

es ridículo.

Por cierto, olvídate

en el sótano ya no queda nada.

Como dice mamá, da mala suerte guardar las cosas de un muerto.

¿Quieres?

¿Cuándo me ibas a contar lo de tú madre?

Tío me muero por conocerla

¿Cómo es?

Especial.

Me lo imaginaba.

¿Irá a vernos tocar en el concierto?

Pensé que no querías hacer el ridículo con nosotros.

Venga tío claro que sí.

Yo ahora estoy loco con los sintex.

Los hay mejores.

Si tú lo dices.

(Pancho pone el cassette y Lupe va a la habitación)

¿Qué buscas?

Una palabra.

¿Cuál?

Sintetizador.

Un amigo sabe tocarlo y quiero saber qué es.

Quizás ese no sea el mejor sitio para buscarlo.

(Se ponen a separar el frigorífico porque detrás hay una puerta)

Mira.

Ven.

Baja

¿Dónde vamos?

A Groenlandia.

Que guay.

Quédatelo.

Quédatelo todo.

Pareces feliz.

Menudas pintas.

Diez mil personas abarrotaron el recinto,

Groenlandia incendia las ventas

con su arrolladora propuesta.

¿Por qué ya nadie se acuerda de vosotros?

Vamos anda.

Psssssss.

¿Por qué?

Dice que nadie se acuerda de nosotros.

Porque es la verdad.

Enchiladas o chilaquiles.

Enchiladas, a Víctor le van a gustar más.

¿Víctor?

Es un amigo de Pancho, viene a cenar no más.

Voy a hacer enchiladas.

No quiero que venga nadie a cenar.

Tú nunca quieres que venga nadie.

Quiere conocerte, para él eres una estrella.

Si quiere ver animales en cautiverio que se vaya al zoo.

Aquí no se permiten visitas.

Se acabó.

Si me entiendes se acabó.

Vas a entender que esa es la persona que Pancho necesita,

empezando por esta noche.

¿Víctor?

Gracias.

Esto está increíble.

Nos va a tener que disculpar mijito,

pero ya no estamos acostumbrados a recibir visitas.

No importa.

Soy Lupe.

Yo Víctor.

Está rico mamá.

¿Nunca se le pasó por la cabeza volver a cantar?

Diego aprendió a cantar con seis años.

No podía decir dos frases de seguido,

era tartamudo.

A él no le gustaba que lo supiera nadie,

saltando fue como logró decir sus primeras frases de corrido.

No tenía ni idea.

Siempre que íbamos a casa de mi abuela

mi tío nos ponía corazón automático,

me acuerdo que lo poníamos una y otra y otra vez, como locos

y al final me regaló el disco.

Lo guardo desde hace diez años.

No tiene ni una raya eh.

De pequeño siempre escribía en mi diario que

ojalá algún día pudiera ir a verte a alguno de vuestros conciertos,

y ahora aquí estoy

No te imaginas el esfuerzo que le costó a Diego salir

a actuar en su primer concierto,

tranquilo, como un caracol,

Lupe en cambio

nació con un carácter

fuerte, respondona,

bella,

como una amapola.

Voy por el postre.

Tengo algo que decirte, una cosa muy importante

olvídate de todo ya nada será como antes

todos me dicen que señale

donde va la gente normal

y si me pongo un disco me muevo de forma elegante

(Lupe y Diego cantan unas frases en francés)

(Ella sigue cantando)

Alégrate voy a buscarte, alégrateeee y en un corazón automático

para hacerte feliz

un robot romántico sin cables.

Por eso quiero que nos ayudes a elegir el tema del concierto,

para nosotros sería muy importante.

No sabía que teníais un concierto,

yo no he vuelto a saber nada de la música desde el accidente.

¿Qué accidente?

Diego murió en un accidente de coche,

yo conducía,

siempre bebíamos antes de subirnos al escenario,

nos animaba y bueno

al terminar el concierto volvíamos a beber un poquito más para

para celebrar.

Esa noche conducía yo hasta el hotel,

pero Diego iba

dormido como un ángel

y no se enteró de nada.

Hay una tía que no para de llamarme.

Se habrán enamorado muchas chicas de ti.

Algunas.

Pero yo paso de las tías.

A mí lo que me interesa es la música.

Por eso me alegro tanto de haberte conocido tío.

Yo también.

Lupe

perdóname.

Me he estado portando como un imbécil.

Yo no tenía

ni idea por lo que has estado pasando.

Ha debido de ser una tortura

y quería decirte que

te perdono por haberme matado,

ya está.

Ya está.

Ya está.

Ya está.

Ya está.

Serás hijo de puta.

(Lupe está en la cocina él oye una guitarra, va a ver)

Joder Diego.

(Es Víctor quien está tocando)

¿Qué canción queréis tocar en el concierto?

Una escout.

Podíamos tocar una de Groenlandia.

No podemos hacer eso.

¿Por qué?

Porque no pega.

(Pancho canta)

Por ser scout sueño noche y día en volver mi mochila a cargar

de emociones cantos y esperanza y de amigos que el bosque

me dará mírame oh Dios en el cielo responde si mi canto llega a ti

ya sabes que soy un hombre y como.

A ver, ¿y no habéis pensado en nadie más para cantar?

(Víctor se ríe y Pancho se va enfadado)

No me lo puedo creer.

Otra vez voy a tener yo que ir a hablar con ella.

No te metas.

Esto es una cosa entre Pancho y yo.

Ojalá tú pudieras hacerte cargo.

No claro, para eso estas tú,

así empezó todo ¿te acuerdas? no te preocupes mijita

que yo me hago cargo.

Yo no tuve la culpa.

Tú no tienes la culpa mamá, tú todo lo haces para ayudar.

Gracias, pero yo ya no quiero más tú ayuda.

Entonces deja de ser una inútil.

Es esa canción tío,

esa canción es imposible.

Pues yo la cantaba bien.

Sabes que me recuerdas a él.

¿A quién?

A Diego.

¿Por?

No sé, lo veo parecido a ti.

Imagínate ser tartamudo

quieres decir las cosas,

pero no puedes.

Si te sientes como el culo ¿cómo lo ocultas?

o sí le quieres decir a alguien que te gusta, imagínate.

Por eso vamos a dar todo, ¿vale?

(Pancho está viendo un video e imita los gestos de Diego)

Mañana es el cumple de Víctor

¿le puedes hacer una tarta?

Eso puedo hacerlo.

Pero no la quiero de manzana.

A Víctor le gusta el chocolate.

Creo que eso también puedo hacerlo.

(Llaman al timbre)

Es Víctor,

le he dicho que ibas a tocar para nosotros.

¿Cuándo?

Ahora.

Eres muy especial para él.

¿Para quién?

Hace mucho que no soy especial para nadie

¿qué tiene eso de malo?

Víctor es solo un crio.

¿Y?

Está en una edad de confundirse, ¿no?

Nunca,

me oyes,

nunca dejaste que se me acercase nadie.

Hubieras tenido bastante con joderme la vida una vez

¿no crees?

¿Y tienes agua?

Ha llegado tu rojo fuego.

Ay gracias Paquita.

Vaya ya era hora por fin.

¿Verdad?

Un tío

Diego.

Ay Dios.

¿Qué dice?

Espera que me está contando algo de su hermana.

Dice que necesita saber qué pasó con Lupe.

¿Entonces Lupe puede verle?

Aja.

¿Y por qué carajos no puedo verlo yo?

No sé.

Quiero drogarme.

Paquita.

Lo que oyes.

Y dale, que yo no me drogo.

Mira, ven, ven acá

yo me tengo que tomar todo esto todos los días

así que.

Paquita,

¿me lo pagas?

Nadia.

Era para mí.

Pero si me ayudas vencereeee

Con gafas de sol piensas que los demás no te ven,

por eso muchos músicos las llevan,

a ver.

¿Quieres que traigamos la tarta?

¿Qué olvidas?

Te quiero.

No digas babosadas.

¡el cinturón!

Hace quince años tú cuerpo

salió disparado junto a un parabrisas como este,

tus pies tardaron dos días en encontrarlos,

le jodiste la vida a tu hermana y a tu vieja

y todo por no ponerte el pinche cinturón.

(Pone una canción)

¿Oyes?

Ay Dios.

Esta canción viene del puritito paraíso

Esto está de puta madre.

Pancho está arriba.

Si, me ha dicho que le espere.

Además, quería darte las gracias

porque este cumpleaños,

ha sido el mejor cumpleaños de mí vida

Me alegro.

Lupe.

Estoy loco por tú madre.

Y nosotros.

¿Nosotros?

Yo no soy maricón.

Yo tampoco.

Chssssss

ay la casa

está llena de fantasmas.

Pancho no debió nacer aquí,

Lupe nunca me lo dijo,

pero siempre supe que era tuyo,

así que cuando Lupe se quedó embarazada

y no quería tenerlo claro, yo la convencí,

yo la convencí

pensaba

que tal vez tú

volverías un poco,

toda la vida he buscado en Pancho algo,

un gesto,

algo tuyo,

pero no os parecéis en nada.

Diego,

me estoy muriendo,

como se los digo yo a ellos,

bueno,

parece que irse sin despedirse es tradición de la familia.

¿Vas a ir al ensayo?

No.

Esperan que vayas.

Me da igual.

Sé cómo te sientes.

Yo sí sé cómo se siente.

Igual puedo ayudarle.

¿Cómo?

Es duro despedirse,

pero es más duro irse sin decir adiós.

Yo no puedo seguir tocando contigo,

esta va a ser la última canción de Groenlandia

y es para ti.

Duele cuando das a los demás

todo aquello que a mí no podrás darme jamás

nunca diste una oportunidad para decir adiós al mundo y

¿En qué le puede ayudar a Pancho esta canción?

Habla de un amor que no puede ser.

¿Y por qué no me la distes antes?

Porque no me dio tiempo.

¡Lárgate!

Pancho no ha venido al ensayo general.

Hemos venido a por él.

Es que mañana es el concierto,

¿Le puedes decir que baje por favor?

Diles que se vayan.

Esta es la última canción que compuso Diego,

nadie la ha escuchado nunca.

Quiero que seas el primero.

Mira, puedes hacer dos cosas,

cualquiera de las dos me parecerá bien.

Puedes

puedes ser como yo

y quedarte aquí encerrado

y perderte todo lo que te toca vivir

o puedes

puedes hacer frente a todo como siempre has hecho

Te aseguro que a partir de ahora todo va a ser mejor.

¿Qué va a ser mejor?

Yo.

Mamá.

¿Y si soy maricón?

Si eres maricón no pasa nada.

Quiero que toquemos una canción de Groenlandia.

No nos da tiempo.

Nunca nadie la ha tocado

y si no lo hacemos nosotros

nadie lo hará.

¿Por qué has cambiado de opinión?

Porque pega.

¿Con qué?

Con nosotros.

Mamá.

¿Qué tiras?

Pues nuestras caducadas.

Mamá se viene conmigo.

¿Puedo decir algo?

en plan de hermano mayor que sabe de lo que habla.

Mamá estará bien.

¿Te puedo decir yo algo?

en plan hermana mayor,

tú nunca fuiste de este mundo,

cualquier amor

te hubiese decepcionado,

por eso me elegiste a mí,

pero yo si soy de este mundo,

siempre lo fui,

solo que

se me había olvidado.

Esta vez me

gustaría dejar algo,

seguro que a Pancho le sirven más que a mí.

Vamos.

Joder.

Puedo hacerlo.

Eh, esperarme.

Arranca.

Pásame tus zapatillas.

No querrás que vaya descalza, ¿no?

Tengo algo de Diego para ti,

a mí me han ayudado a salir de casa

y a ti te van a ayudar a lo que haga falta.

Chsssss nos toca.

Eres un tío especial,

Es de familia.

Es duro despedirse, pero es más duro irse

sin decir adiós,

por eso alguien escribió esta canción.

Todo va a estar bien mamá.

Un, dos, un, dos, tres

La abuela murió poco después,

el día de la lotería de Navidad,

su día favorito del año.

Como dice mamá ahora todos están muertos.

Pásame a Diego.

Todos menos nosotros

y llevaba mucho tiempo esperando para hablar contigo

y hoy que puedes oírme

quiero decirte que a todo el mundo le gustaría que sus padres

fueran estrellas de rock,

porque las estrellas del rock son gente especial

como nosotros.

Somos cine - Todos están muertos

Todos están muertos

Elena Anaya protagoniza esta película dirigida por Beatriz Sanchís. La historia gira en torno a Lupe. Fue un estrella del rock en los años 80 pero ahora sufre de agorafobia y no puede salir de casa. Su madre cuida de ella pero el tiempo se le escapa de las manos y no quiere irse sin recuperar a su hija. “Es una historia muy especial, no del todo comercial, que me fascinó. Beatriz me ayudó a querer a esta mujer, a entender que detrás de su maldad había una incapacidad”, decía Anaya, que en Málaga se llevó el Premio a Mejor Actriz. Angélica Aragón, Nahuel Pérez Biscayart, Cristian Bernal, Patrick Criado y Macarena García completan el reparto y juntos han forma y voz a un drama con tintes sobrenaturales. La película se presentó en Málaga en 2014 y se llevó en total cuatro premios (Mejor Actriz, Premio Especial del Jurado, Premio Especial del Jurado Joven y Mejor Banda Sonora Original) Ahora la estrena RTVE y está disponible hasta el 4 de septiembre. ​

Verano 1993 (Estiu 1993)

Tuvo un enorme éxito de crítica y público. Se llevó la Biznaga de Oro a mejor película en 2017 pero este fue solo uno de los muchos premios que cosechó ese año. Está escrita y dirigida por Carla Simón y es una obra autobiográfica rodada en La Garrocha. "La familia es algo que no escoges y de ahí salen relaciones apasionantes, muy complejas y profundas, y la mía es muy grande y especial y siempre hay muchas historias ahí.", decía la Simón en una entrevista hecha por RTVELa historia nos acerca a Frida, una niña de 6 años que tras la muerte de sus padres abandona Barcelona y se va a vivir al campo con sus tíos y su prima Anna, de 3 años. Frida se enfrenta a la vida, al dolor y a las ausencias mientras sus nuevos padres aprenden a quererla como a su propia hija y a aceptar el giro que han tomado su familia. Destaca el trabajo de las dos niñas, Laia Artigas y Paula Robles, pero sobre todo las interpretaciones de los padres, David Verdaguer y Bruna Cusí, que se llevó uno de los tres Goya que acaparó la película. RTVE ofrece la versión original en catalán y la versión doblada al castellano. 

No recomendado para menores de 7 años Somos Cine - La noche que mi madre mató a mi padre - Ver ahora
Transcripción completa

(DESESPERADA) ¡Auguste, amor mío!

Me han quitado las manos.

No quieren que te haga más hijos.

Salta.

¿Qué? Salta, salta, que saltes.

Vamos. ¿Cómo que salte?

Que saltes, que saltes, di el texto saltando.

¿Sí, todo? Todo. De arriba, vamos. Salta.

¿Así? Texto.

Mis manos... Venga, más.

¿Dónde las habéis escondido? Más, más, brinca.

Brinca, brinca, brinca. ¿Más? Sí, sí. ¡Auguste!

Vuela, vuela. ¡Amor mío!

Ay... ¡Amor mío! Más.

¡No quieren que te haga más hijos!

Mete la mochila ahí, mete la mochila.

Señorita, señorita, por favor se lo pido,

es que falta mi mujer.

¿Pero no es esa? A nosotros nos iría perfecto.

No, esa es mi exmujer, la madre de Alba.

Falta la madre de la pequeña, mi mujer actual.

Trae a Dylan, su hijo, mi hermano, aunque no es mi hermano biológico.

En fin, un follón, pero tampoco somos una comuna,

estamos divorciados y tenemos hijos de cada matrimonio,

cosa que... Mire, no me interesan sus líos.

Llevamos media hora de retraso y no quiero llegar de noche.

Venga, subid para arriba, que no os quedéis en tierra.

Vamos, cariño, di adiós a papá. -No quiero, mamá tiene mi muñeco.

¡Arriba! Bueno, ¿y los esquís y las botas?

Ya lo he dicho, los trae mi mujer, estará a punto de llegar.

Mire, no vuelva a comenzar.

Sin el material no pueden venir, lo hemos repetido 20 veces,

en cada circular.

(MURMURA) Me cago en todas tus circulares, bruja.

¿Y qué hacemos? No sé, no sé,

estoy tan cabreado que no puedo ni pensar.

¿Cómo puede ser tan desastre mi mujer?

¡Vuela, vuela, eso! ¡Me han quitado las manos!

¡No quieren que te haga más hijos! ¡Arriba, arriba!

¡Ah! ¡Rompe el texto!

¡Lo que me voy a romper es una pierna!

Llevamos dos horas con esto y yo tengo una cita.

(RESPIRA AGITADAMENTE) ¿Lo podemos dejar para esta tarde?

¿Qué dices? ¿Eh?

Que... si eso, si podemos parar.

10 minutos, yo llamo y luego ya...

Salto y...

Y hago lo que tú quieras. Mira, olvídalo.

Te agradezco que hayas venido, pero no te veo.

Que no me ves.

¿Cómo que no me ves?

El personaje, Camille Claudel, tiene 25 años.

¿Tú cuántos tienes?

Los mismos que hace dos horas, cuando empezamos el ensayo.

No, eso es fantástico, es una noticia...

¡Susana! ¿Cómo?

¡Susana! Ay, discúlpame, te oigo fatal.

¡Susana, te recuerdo que los seres humanos normales...!

Sí, sí. ¡Tenemos un problema!

Baja del guindo. Isabel y su otro hijo, el tarado,

no han llegado. Sí, sí.

No dejan subir a las niñas si no hay esquís.

Estoy hablando con Argentina. Estoy hablando contigo.

¡Papá, papá, se llevan a Estrella! ¡Eh!

¡Papá! ¡Eh!

¡Papá! ¡Eh, pare!

¡Pare! ¡Pare!

(Música)

¡Pare! ¡Pare!

Va, va, abra. ¡Estrella!

Estrella, cariño, ven aquí, ven aquí.

Os voy a demandar.

(RESPIRA AGITADAMENTE)

(Móvil)

(SUSURRA) Ay, madre.

(Móvil)

¿Dónde está?

(Móvil)

(Música)

¿Quién es?

¡Ah, mierda!

¡Ay!

Un, dos...

-¡Muy bien, cariño! Venga, sin pisar las rayas.

Venga, muy bien. Coge la piedra.

-¡Mamá! -Cielito.

¡Mi niña, ya estoy aquí! ¡Mi muñeco, qué bien!

¿Dónde narices estabas, Isabel?

¿Se han ido? No me digas que se han ido.

¿Por qué no me coges el móvil? ¿Y el autobús?

¡Joder, qué putada!

-Hijo, habla con más propiedad, ¿eh?

(RÍE) Es una gran putada, una putada de la hostia.

Muy mal organizado, Isabel, muy mal organizado.

Ha sido culpa mía, un amigo me dejaba los equipos

y hemos tenido que recogerlos. La culpa la tengo yo,

que os tenía que recoger y he llegado tarde.

¡Mi mochila está en el autobús y mi libro de historia,

que tengo examen! -Y mi libro de historia,

que tengo examen. Le hace gracia, mira.

Hemos perdido un montón de dinero, porque estaba pagado,

y te hace gracia. Pues vamos a reírnos.

Vale. Vamos a reírnos todos. (RÍE)

No nos pongamos frenéticos.

Déjale el coche al niño que vayan detrás del autobús.

¿Tiene carné? Claro.

-Sí, me lo saqué el mes pasado. Es un conductor experimentado.

Mejor que eso, que le enseñé yo mismo, ¿verdad?

No, no sé, no sé, me da miedo, me da miedo, son muchos kilómetros.

¡Pero, mamá!

-Si este coche prácticamente se conduce solo.

No, el coche es mío y no se lo dejo.

¡Papá! -Yo quiero ir a esquiar.

Oye, a mí no me parece mala idea.

Vale.

Dylan... Vale.

No a más de 90. Ya lo sé.

¿Me escuchas? Siempre igual.

"Ya lo sé", no. Ya lo sé.

Mírame, ¿sí? Vale.

Vale. Dale un besito a papá, cariño.

Muchas gracias a todos por hacerme caso, ¿eh?

Venga.

¡Adiós!

Espero que no sea la última vez que vemos a nuestros hijos.

Ya te vale. ¡Hasta pronto, chicos!

¿Qué tal lleva el curso Dylan?

Mal. Bien.

Ha aprobado la Ética. Querrás decir

que solo ha aprobado la Ética. ¿No es lo más importante?

Sabe distinguir el bien del mal. (RESOPLA)

Todo te lo tomas a broma, no es sistema para educar a un hijo.

Ah, ¡pero que hay un sistema!

¿Cómo va la película, Susana? Bueno, todo depende

de que encontremos actor protagonista y coproductor,

que va todo en el mismo lote. Así que no sabemos nada.

Pues sí sabemos, mañana nos vemos con un posible socio.

Hemos quedado a cenar. Bueno...

¡Eso es estupendo! ¿Mañana? No me digas quién es.

Malkovich. No.

¿Benicio del Toro? George Clooney.

Peretti. ¡Ah! ¿Peretti?

¿Peretti? ¿Quién es Peretti?

Qué despistado eres, Ángel, es un actor argentino maravilloso.

¿Cómo que argentino?

¿No habíamos quedado que queríamos un actor americano?

Americano americano, no sudamericano, vaya.

Norteamérica, Sudamérica, ¿qué más da?

Mejor, así rodamos en español. Además, le va perfecto el personaje.

Yo no le pongo cara. Oye, si lo sacáis de copas,

llevadlo al bar, yo invito a la primera.

(RÍE) Para, para, que yo me bajo aquí.

Hasta pronto, guapa. Adiós a todos, suerte con la cena.

Hasta luego. Angelito, no te pongas nervioso, ¿eh?

Peretti...

(RÍE)

(Música)

¿Cómo pudiste casarte con este tarado?

Eh, eh, las discusiones las dejáis para casa.

Pero ¿qué discusiones? Si no discutimos nunca,

¿a que no, cariñito? Qué va.

(Música)

Servicio a domicilio.

Hija, cuando veo tu casa, entiendo por qué me dejó mi marido.

A veces yo también pienso lo mismo.

¿Te tomas algo? Déjate de invitaciones.

Quedamos mañana, ¿eh? Ya me dices dónde.

Estoy pensando que por qué no hacemos la cena en casa.

¡Ni de coña! Ni de coña, vamos a un buen restaurante.

No, no es una mala idea.

En un sitio público no hay intimidad ninguna

y, aparte, ahorramos, que la producción va muy ajustada.

Yo estoy encantada de hacerla. Porque eres una mitómana.

Ya te veo a ti haciéndole ojitos a este...

A este...

¿Cómo se llama? (AMBAS) Peretti.

Que le haga ojitos, que la película depende de él.

Y tú, Ángel, si empieza a opinar del guion,

no te pongas frenético, que te conozco.

¿Qué va a opinar sobre mi guion un actor?

Mañana, a las nueve. A las nueve.

(ARRANCA)

(Cisterna)

Bueno, cenamos y a la cama. (RÍE) Me acabo de dar cuenta

de que no me ha dado tiempo a hacer la compra.

No, ni hacer la compra ni llegar a tiempo al autobús

ni a arreglar el baño de abajo.

El baño de abajo sigue atascado. No, no, no, no.

He llamado al fontanero y me ha jurado y perjurado

que viene mañana sin falta. Como no esté arreglado

cuando lleguen los invitados, la liamos.

Es que es un follón cenar aquí, de verdad.

No se por qué lo has dicho. Oye, deja de quejarte, ¿eh?

Venga, cuéntame algo de la película.

¿Cómo va el casting?

El personaje principal es maravilloso, ¿eh?

Y ya no necesitáis una norteamericana.

Mira, no tengo ganas de hablar de eso.

Bastante me agobia depender de la opinión de un actor.

La verdad, me parece el colmo. ¡Pero si le va a encantar!

Si tu película tiene de todo: tiene amor, sexo, crímenes...

Lo que cuenta es el tratamiento de la violencia,

Isabel, mi reflexión sobre la condición humana.

Tenía que haberme quedado en novelista,

estos del cine lo frivolizan todo. Os va a salir una película perfecta.

Y espero que esta vez me deis un personajito.

¡No empieces, Isabel, odio cuando te pones en plan actriz!

Es que soy actriz. No, aquí no.

Aquí eres mi esposa. No mezclemos.

Tu ex es tu ex y trabajas con ella.

¿Preferirías ser mi ex? ¡Pues no lo sé!

No lo sé, ¿entonces pensarías en mí como actriz?

(RESOPLA) ¿Qué pasa, bombón?

¿A qué viene darme la barrila ahora sobre una película que, de hecho,

ni siquiera sabemos si se va a hacer?

No te acerques. No me toques.

He dicho que no me toques.

(SUSURRA) Cariño...

(Pájaros)

(Música)

Sí. Sí, ya sé.

Pero ¿cómo que me van a recoger si yo ya estoy en la casa?

No, mi vuelo llegaba a las siete, no a las nueve.

¿Y qué querés que haga, que vuelva a Buenos Aires,

al aeropuerto, que haga retroceder el tiempo?

No, no estoy de mal humor, simplemente le diste mal

el horario de llegada, me perdieron la maleta

y la casa queda en la loma del culo, más allá, todo bien.

Bueno, después te llamo. Chao.

(Timbre)

¡Isabel!

(MURMURA) Joder...

Hola. Hombre, dichosos los ojos, pase.

Pase, pase, hágame el favor.

Qué alegría verle.

Hacía tiempo que no esperaba a nadie con tanta ansiedad.

Adelante. Gracias, muchas gracias.

Dijo usted que vendría ayer, luego, que hoy por la mañana,

luego, que sin falta a por la tarde, bueno, ahí tiene usted ese zurullo

esperándole hace dos días. Uy, qué olor a mierda.

La distancia no lo va a arreglar, ya se lo digo.

Ángel, ¿ha llegado ya al fontanero?

¡Ay!

¡Diego! ¿Diego?

Diego, sí, Diego Peretti, y de inodoros no sé nada.

Vaya comienzo. (RÍE)

Pobre Ángel, pensarás que está como una cabra.

No, simplemente es un neurótico obsesivo,

nada que no se pueda solucionar con una buena terapia.

Terapia, por Dios, no pronuncies esa palabra.

Odia cualquier cosa relacionada con psicólogos,

coach y demás especies.

Bueno, yo, además de actor, soy psiquiatra.

Pues vamos a cambiar de tema. (RÍE)

¿Y esta sos vos?

(ASIENTE) ¿Actriz?

(ASIENTE) Eso es peor que ser psiquiatra.

(RÍE) Sí. ¿Y qué estás haciendo ahora?

Casting.

Casting, casting y más casting. Acabo de cumplir 40

y parece que me ha caído la maldición de Tutankamón.

Entonces el problema no sos vos,

sino las momias a las que molestaste.

Sí. Hablando de momias...

Mira, mientras hacía los canapés, he pensado que si como venganza

por haber sido tan bruto no haberte reconocido y demás

vas a mandarme a la mierda a mí, al guion y al proyecto completo,

casi que me lo dices ahora y cenamos tranquilos.

Ángel, cariño, toma, anda,

tómate un whisky y nos relajamos un poquito.

¿Vale? Vamos a sentarnos, Diego, Ángel.

(Ladridos)

Diego, siéntate. Muchas gracias.

Mira, ahí está Susana. Aleluya. Es su ex.

Es la única que sabe controlarlo. Voy yo.

Bueno...

Así que sos escritor. (ASIENTE)

¿De novela negra? Ajá.

Y esta historia de la película,

¿de dónde surgió? ¿Te basaste en algo real?

¿No te han dicho nada?

¿De qué? Yo estuve varios años en prisión.

Por asesinato.

Me vengué de una persona que había destrozado la vida a mis padres.

¿De verdad? No.

Pero he despertado tu interés y te lo has creído.

Esta película es eso, una mentira bien contada.

Una mentira...

¡Diego! Susana.

¡Por fin!

Perdona todo este lío del aeropuerto.

No, por favor, un gusto conocerte personalmente.

Igualmente. Mil gracias por estar aquí.

No sabes lo importante que es para nosotros.

Ángel ha puesto tanto de sí mismo en este guion...

Va a ser una película con alma, con corazón, con mucha verdad.

Precisamente, eso me estaba diciendo Ángel.

Es mi ex y algo mitificado aún me tiene.

(RÍEN)

¿Qué te parece si pasamos a cenar?

Sí, vamos. Pasemos.

Por aquí. Muchas gracias.

(Música)

¿Qué me he perdido? Nada. Se llevan divinamente.

Ya verás qué buena está. Está bien así, muchas gracias.

¿Siempre trabajan en familia ustedes?

Trabajan, ellos. Conmigo no cuentan.

Porque no ha surgido la oportunidad, Isabelita.

Y sí, todas mis películas están coescritas con Ángel.

Sí, por coescribir ella entiende decir: "Eso no me gusta"

o "Mete más acción".

A veces también te recuerdo que es una película y no una novela.

Si por él fuera, todo serían diálogos.

A mí me encantan las películas con mucho diálogo.

De hecho, soy fan absoluta de "Tiempo de valientes",

"No sos vos, soy yo"...

Bueno, se fan de todo lo que haces.

Gracias, Linda.

(Timbre)

Me gustaría hacerte una pregunta,

aunque te la habrán hecho mil veces.

¿Te gusta más la comedia o el drama? Es la pregunta clásica.

Yo quiero hacerte otra pregunta. ¿Qué te ha parecido el guion?

Discúlpame. Sí, pregúntame.

¿Tú crees que...?

(Timbre)

¿...es bueno para los actores ir a terapia?

Debo ir.

La puerta, digo.

La terapia ya la dejo para más adelante.

La verdad es que no sé qué decirles.

En Argentina es común que todo el mundo vaya a terapia,

no solo los actores. Lo raro es no ir.

Mi hijo va a terapia. (RÍE) Pues que no se entere Ángel.

No lo sabe y me da igual. Tampoco es su padre.

¿No tienen hijos en común? Sí, Estrella.

La adoptamos hace dos años. Es china.

Y luego está Alba, que es la hija de Susana y de Ángel.

Y Dylan, que es mi hijo y de mi ex.

Y ahora están esquiando todos juntos.

Ya, es increíble lo bien que se llevan todos. Es ejemplar.

Cariño, tu ex.

Que necesita hablar contigo urgentemente.

Mira, hablando del rey de Roma. Perdonad un momento.

(SUSURRA) Deshazte de él cuanto antes.

Qué raro, ¿no?

¿Vino? No.

No bebo, gracias.

¿Totalmente abstemia? Pues sí.

Si hay algo que no soporto es el descontrol.

A mi ponme.

A veces, para no descontrolar, hay que beber un poco.

Sí, o mucho. O mucho.

¿Cómo estás? Estamos cenando.

Álex, Isabel.

¿Qué tal? Hola.

¿Me das un vaso de agua? Sí, claro.

Álex... -Yo os espero.

Oye, ¿no es un poco muy, muy joven?

Lo que te queremos proponer no es solo que protagonices la película,

también que la coproduzcas.

Y lo que no te queremos proponer... Un vaso de agua.

Mi ex.

Digo que lo que no te queremos proponer es que la reescribas.

No, no, no. Por si lo habías pensado.

A veces, tanto poder... No le hagas caso.

Si hay que darle una vuelta al guion...

Ni que fuera una tortilla.

Por cierto, ¿te lo has leído? (SORPRENDIDA) ¡No! ¿Tú eres...?

¿Tú eres...? ¡Ay, que no me sale! Sí, hombre.

El de la narizota. (RÍE) Cirano.

¿Quién? No, no, uno famoso.

Si contigo me he partido el culo, joder.

El actor argentino.

Darín.

Ricardo Darín. Ojalá. ¿Vos quién sos?

Álex.

La novia de Carlos.

(SUSURRA) El ex de Isabel. O sea, la mujer de este señor.

Hola, Álex. ¿Cómo te va?

Qué fuerte, que lo tengo en la punta de la lengua.

A ver, el otro argentino famoso. Messi.

Maradona.

Mafalda. Diego Peretti, hija.

Perdona, cariño, ¿qué querías?

Solo preguntar donde hay un baño. Mira, sí, el de abajo lo tenemos...

Da igual, se me ha cortado el pis de golpe.

Perdona, estamos cenando. ¿Puedes hacerte un selfie conmigo?

¿Un selfie? Sí, claro, por supuesto. Solo un minuto.

¡Es que mis amigas van a flipar cuando vean la foto!

Pon morritos. ¿Qué es eso?

Morritos, así. ¡Ah!

Los dos con morritos.

(RÍE) Ahora un ojo.

Saca la lengua.

¿La lengua? La lengua.

-Lo siento, fue idea mía.

No puede ser. Fue mi culpa, pero...

¿Qué pasa?

Las niñas. No, no, no.

Los niños están perfectamente.

¿Tu madre?

¿La tuya? No, no, no.

Que no va por ahí. Está todo bien.

Perdonas, pero tenemos ahí un invitado

y tu amiga se ha sentado en sus rodillas.

Lo entiendo, ya me voy. Ya nos vamos.

Solo quería, bueno... Explicártelo.

Vale.

La necesito. Te haré una copia.

Te acompaño.

Sales ahora, ¿no? (ASIENTE)

Saco el rosbif y voy, ¿vale? Vale.

(SUSPIRA)

(Risas)

¡Me meo! (RÍE)

-Se lo están pasando en grande. Sí, sí, pero llévatela.

(RÍEN)

Carlos, este es Diego Peretti, un actor superfamoso.

-Hola. Hola, ¿qué tal?

Vámonos. -Espera.

Diego es increíble. Mira lo que dice.

Dime lo de antes.

Pelo, pelo... Pelota, pelo.

Que en esa foto parecemos dos pelotudos.

¡Pelotudo! (RÍEN)

Es que me encanta el acento que pone. -El acento que pone...

No es que lo ponga, es que, como es argentino,

pues tiene acento argentino. Qué gracioso.

Eres muy atractivo. Bueno, muchas gracias.

Mucho, de verdad. A mí el humor me pone un huevo.

O te la llevas tú o la echo yo. Me la llevo.

Álex, cariño, de verdad... -Mm... Cómo huele.

¡Hala, qué pinta! (RÍE)

Tengo un hambre...

-Álex, vámonos, que estamos molestando.

-¿En serio? -Sí.

-¿Qué dices? Si nos lo estamos pasando muy bien.

-Ya, bueno, pero... -Qué rico.

¿Puedo probar un poquito? (RÍEN)

Me temo que la niña tiene hambre. Sí...

Pues nada, dos cubiertos más, ¿no? ¿Seguro?

Yo no tengo problema. Qué bien.

Ángel, ven conmigo. Ensaladilla.

¿Me haces un huequito? Sí, claro.

Pues nada, yo soy Carlos. Diego.

Peretti. ¡Pelotudo!

(RÍEN)

Bueno, Diego, ¿un porrito?

¿Por qué les has dicho que se queden?

¿Y esa tarada? ¿De dónde ha salido esa tarada?

No lo sé, no lo sé.

Será la novia de Carlos. Con la que me ha liado...

(LLORA)

¿Qué te pasa?

Nada... ¿Qué te pasa?

Ni te lo imaginas... Bueno.

Bueno, tranquila.

No, tranquila, no, es que le odio, Ángel.

Le odio. Ya...

Vale, no pasa nada.

Le odio. Bueno...

Lo mataría.

¿Qué te ha hecho?

No puedo.

No puedo... No puedo...

Haz un poco así que hacéis vosotros.

Es que... Vale. Es...

Cariño, date un poco de agua. No puedo.

Sí.

¿Vale? Vale.

Ya está.

A ver, ¿qué sale de un rubio y una china?

¿De un rubio y una china?

Venga, que te estoy dando una pistaca.

No sé...

¡Un porro! -¡Esa es mi chica! Sí, señor.

(RÍEN)

María 100 por 100 orgánica. La cultivo yo mismo.

¿Quieres un poquito? En mi casa no se fuma.

Bueno, después de cenar.

Salís al jardín y fumáis lo que queráis, ¿vale?

Lo que diga la jefa.

Entonces, ¿qué? ¿Vas a trabajar en la película de estos?

Eso esperamos. Cómo mola.

¿Y de qué va la peli? Es una novela de Ángel.

Maravillosa. Es una historia de crímenes cometidos por una mujer.

O sea que la prota es una churri.

Y el policía que la persigue, que sería Diego.

(ASIENTE)

¿Y quién va a ser la chica? No está decidido.

Queremos escuchar tu opinión, Diego. ¿Vos cómo la ves, Ángel?

Una mujer morena, racial. Con algo oscuro en la mirada.

Que la veas y te creas que es capaz de matar.

Por supuesto, tiene que ser una buena actriz. Guapa, joven.

Con nombre. Que no pase de los 30.

¿Tan joven?

Se supone que tiene que ser una mujer atractiva.

Pero si 30 ya es un montón. (RÍE)

Cómo mola, me encanta todo esto.

Oye, ¿brindamos por la peli?

No. No.

Es mejor no brindar antes de firmar. Podría traer mala suerte.

Pues brindamos por otra cosa.

¿Se lo contamos? -No, no. Ahora no.

-¿Por qué no? ¡Que sí! -Porque no es el momento.

-Así, además, invitamos a Diego, que me cae de puta madre.

Diego, me caes de puta madre. Vos también a mí.

A ver, no tenía pensado anunciarlo por ahora, pero...

Pues nada, que nos casamos. -¡Sí!

Y estáis todos invitados.

Aunque tendréis que coger un avión. -Sí, porque aparte de casarnos,

nos vamos a vivir a Brasil.

(TARAREAN RITMO BRASILEÑO)

Eres una cajita de sorpresas, ¿eh? Bueno...

Voy a preparar el postre.

Digo, ¿tú sabes bailar salsa? (GOLPEA LA PUERTA)

No, no muy bien, no.

¿Y bachata? No, menos que salsa. (RÍE)

Pon bachata, guapo, que me estoy animando.

No tengo, si quieres, te pongo Mozart.

Venga, ya pincho yo, a ver qué encuentro por ahí.

Eso sí, el Chivas lo sigues teniendo en el mismo sitio.

-¡Uh! ¡Vamos! -¡Vámonos!

-Diego, luego te enseño. ¡Vamos!

(TARAREAN MÚSICA BRASILEÑA)

Por cierto,

¿qué te ha parecido el guion?

¿Diego, tú no vienes?

Isabel, abre.

¡Isabel!

Si vas a suicidarte,

que no sea metiendo la cabeza en el horno, que está muy visto.

¿Por qué te has encerrado?

Que me quería fumar un cigarro.

Sí.

¿Estás bien?

(ASIENTE) Sí, sí, sí. Estoy bien.

Jodida, pero bien. (RÍE) Ya, bueno...

Yo me puse frenética cuando Ángel me dijo que volvía a casarse.

Contigo, precisamente. Es que no es eso, Susana.

¿Entonces?

Carlos, que es lo peor.

Aunque he tardado tiempo en descubrirlo.

¿Carlos?

Y yo que pensaba que os llevabais genial...

No le digas a Ángel que me has visto fumando, ¿eh?

Hay muchas cosas que yo no le dijo a Ángel.

Oye, eso tiene muy buena pinta.

Sí, he tenido que hacer dos más.

¡No, no, no!

No, es que este no tiene azúcar. Prueba este.

No, no, no, termina tu obra de arte, pero date prisa,

que hace falta un postre para endulzar esta cena.

(Música misterio)

(Música bachata)

Venga, Susanita, mueve tu cucu. Déjame en paz.

(Continúa la música)

¿Qué haces aquí? Respirar.

Respirar y evitar que alguien me invite a bailar esa horterada.

Yo me voy a la cama. ¿Ya estamos, Ángel?

¿Tú cómo ves a Isabel? Pues no lo sé.

Está rarísima, como si se guardase algo.

Parece que fuera a estallar.

Siempre ha tenido un puntito desequilibrada.

Tú no la estarás puteando, ¿verdad? Mira que te conozco.

Lo que me faltaba. ¿Trato mal a todas las mujeres?

Por mi experiencia, sí.

De verdad, me estáis dando la noche.

Qué frío, cojona.

¿Tú crees que acabaremos hablando de algo del guion?

Tranquilo, que ya habrá tiempo. ¿Postre?

Qué rico.

¡Me encanta!

Carlos, este para ti. ¡Ahí va!

Mi postre favorito. Muchas gracias, guapa.

(ÁLEX RÍE)

Bueno, ya está, Álex. ¿Queréis postre?

Basta de trabajar, Isabel. Álex, por favor.

A divertirse un poco.

A ver si te gusta.

(Continúa la música)

Realmente, está muy rico.

A Diego le gusta más tu mujer que la jovencita.

A ti lo que te gusta es fastidiarme.

(Móvil)

Carlos, ¿un tango puede ser? Hombre.

¿Te pongo este? Sí, perfecto.

¡Alba! Alba, hija.

¿Qué tal?

(Tango)

¿Ha pasado algo?

¡Alba! ¿Ha pasado...? Te oigo entrecortada, cariño.

Te oigo... Joder.

(Continúa el tango)

(Se para la música)

(Música bachata)

Diego.

Esto es mucho más divertido, ¿vale? (RÍE)

-Perdón, perdón, perdón.

¡Ay! (ERUCTA)

No me encuentro muy bien. Demasiados porros.

No tenemos edad, Carlos. No la tendrás tú.

Hostia, qué mareo. ¿Te importa? ¿Tú no tienes una novia y una ex?

Por eso mismo.

Me gusta estar en terreno desconocido.

Joder, qué mareo. ¡Álex, guapa!

Tu novio no se encuentra bien. Exagera.

¿Quieres que vaya yo? No, pero si no le pasa nada.

¿Y tú cómo lo sabes?

Porque le conozco.

Y soy médico.

¿Tú eres médico? ¿Vos sos médico?

Sí, estoy haciendo la residencia.

A ver, ¿qué te pasa?

Me duele el estómago, la cabeza... Estoy fatal, ¿eh?

Vamos al jardín a dar un paseo. ¡No, no, no, no!

Sí, sí, sí. Prefiero morirme en tu sofá.

Estás muy graciosito esta noche, ¿eh?

(Continúa la música)

Dadle una manzanilla. Habló la doctora.

Ángel, cariño, ¿puedes traerle una manzanilla?

Espera, yo voy contigo. Así me quito las patas de encima de este.

Vamos.

Está donde el azucarero, ¿te acuerdas?

Estoy muy mal, ¿eh?

Por mí como si te mueres.

(Continúa la música)

Si esa Álex es médico, yo soy bailarina de striptease.

Susana, no puedo más. ¿Por qué no os vais todos?

¿Dónde está la manzanilla? Ahí.

En el armario. ¿Me has oído?

Yo me meto en la cama, ¿eh? Te he oído.

Algo que no soporto son las fiestas.

Pero se supone que esto era una cena de negocios.

Y lo es.

Oye, ¿pero qué es esto? ¿Hay una cucaracha?

¿Pero qué cucaracha, Ángel?

¿Cómo tenéis esto en la cocina? ¿Matarratas? ¿Qué hace eso ahí?

Es peligroso y más teniendo niños en la casa.

Yo qué sé, Isabel, que es una despistada.

¿En esta casa tan pija hay ratas? Pues sí.

Inconvenientes de vivir en el campo.

No tenemos dinero para pagar un exterminador.

Mete la manzanilla para este.

(SUSURRA) Carlos, aquí no, por favor.

Mira, ya están aquí.

Manzanilla. (ERUCTA)

¡Madre mía!

Perdona...

-Carlos, amor, ¿has vomitado? (SIGUE VOMITANDO)

(Quejidos)

Me duele... -Hay que tumbarle, venga.

Vamos. A la cama, Carlos.

(CARLOS SE QUEJA)

Isabel, pon una toalla, que este va a volver a vomitar.

Ya está. Vale, quédate.

Me duele mucho. -Venga, Carlos.

Que se está poniendo peor por momentos.

¿De verdad eres médico?

-Claro, dentista.

(Pedo)

Isabel,

¿qué coño ha podido ponerle así?

¡Yo qué sé!

Voy a llamar a un médico. Bueno, no nos pongamos histéricos.

La manzanilla. Sí, que no quiere.

No te quedes pasmado, que te conozco.

Una ambulancia voy a llamar. Una ambulancia...

Tiene un cólico, no un infarto.

Ángel, de verdad. ¿No te fías de mí?

(TOSE) -Quiere vomitar, eso es bueno.

¿Ves? Dice que es bueno. Venga.

Vamos al baño, Carlos.

Colabora un poco, por Dios.

¡Ayuda, hombre! Carlos, por favor...

(Música)

¿Sabe lo que pasa, buen hombre? Es la tercera vez que llamo.

Sí, una Samsonite normal.

Verde. No, azul, no, verde.

Sí, le paso el número de vuelo.

Es AR080. Sí.

(Música)

¿Qué haces? (CHISTA) Calla.

¡Suéltame!

No sé cómo decirte lo que te voy a decir.

¿El qué?

Creo que Isabel ha envenenado a Carlos.

(RÍE)

¡Por favor! Pero...

"Matarratas y ratones.

Alta efectividad, muy fácil de usar. Contiene flugo...

La muerte se produce por anticoagulación de la sangre,

provoca convulsiones". Ángel...

Estamos en la vida real, no en una de tus novelas.

La discusión la han tenido real.

Las convulsiones de Carlos son reales.

Este matarratas es real. Claro.

Y si Carlos hubiera tomado,

aunque solo fuera una cucharadita de esto,

ahora estaría muerto.

(Gritos)

¿Qué pasó? No sé.

¡Corre, corre!

¡Ay, que me tiras!

¡Vamos, hombre! ¡Coño, ya voy!

¡Isabel! Por Dios, por Dios...

¿Qué pasa? Carlos.

¿Qué pasa? Está muerto.

¿Qué? (A LA VEZ) Está muerto.

Está muerto. Tú decías que estaba bien, ¿no?

Déjenme ver, soy médico. ¿Tú eres médico?

Sí, psiquiatra. No, Diego, no respira.

Necesito ver si está muerto o no. Déjame ver.

Ay, no, no, que no puede ser, que no puede estar muerto.

Estás en shock emocional. ¡Llévatela, llévatela, anda,

llévatela, que te necesitamos, que Carlos, llévatela fuera!

No puede estar muerto... Álex, estás en shock emocional.

Déjame sola con él, déjame sola con él, cielo, no puedo...

¡Cierra la puerta, cierra la puta puerta!

No, es absurdo, simplemente,

no puede ser, no me creo que ella lo haya matado.

La mousse, la mousse, Isabel preparó la mousse.

Cogió una cucharadita de Ratox. Espera, espera, espera.

Yo estaba con ella en la cocina.

Había separado una, no me la dejó probar,

bueno, por lo menos, no quería matarme a mí.

Tú no bebes.

Tengo la ensaladilla pegada al paladar. Coño, está rico.

Tenía que haberme dado cuenta, Isabel no está bien,

Isabel, hace mucho tiempo que no está bien,

pero como es actriz, yo pensaba que desde que ha cumplido los 40...

Ya, está menos buena y por eso, mata. No me jodas, Ángel.

Está muy irascible, no duerme por las noches,

ha vuelto a fumar. Si fuma, asesina en serie, seguro.

Estoy intentando que entiendas que mi mujer está fuera de control.

Tú lo has dicho. ¿Yo he dicho eso?

Tú lo has dicho. No lo creo.

¿Qué haces, Susana? Ay, este whisky está cojonudo.

Susana, que no estás acostumbrada.

Ya, tampoco lo estoy a que tu mujer mate a sus invitados.

No me di cuenta, Diego, no, de verdad, que yo no sabía

que estaba tan mal Carlos. Álex, que vos no tenés

la culpa de nada, nadie sospechaba que estuviera tan grave.

Ay, no me vas a dejar, ¿verdad, Diego?

Es que tengo mucha angustia. Ya sé, ya sé...

Álex, bonita, suelta a Diego... Abrázame, Diego.

Álex, estás hiperventilando, Álex, respira conmigo,

meter aire, soltar aire. No puedo.

Meter aire, soltar aire. No puedo, no puedo.

¿Tienes un calmante? Sí, claro.

Los remedios de la abuela.

Bueno, qué, ¿nos dejamos de darle vueltas

y llamamos de una vez a la Policía? Y acusar a mi propia esposa, jamás.

Ay, y dale, que vengan y la interroguen y veremos qué pasa.

¿Qué va a pasar, Susana? Pues que interrogarán, la detendrán,

se montará un escándalo estupendo, seremos primera página

en todos los periódicos, trending topic del mes.

No intentes preocuparme, te digo que ella no ha sido.

¿Por qué estás tan segura? Pues porque no hay móvil,

y si no hay móvil, no hay asesinato, tú deberías saberlo mejor que nadie,

hijo.

Estaban peleados.

Todos los ex se pelean.

Aquí pasaba algo que no sabemos. Pues sí.

Que Carlos es alérgico a la nata, al limón,

a la ensaladilla rusa... Cállate, déjame pensar, Susana,

por favor, déjame pensar. A ver, vamos a ver.

¿Por qué vino él?

Cuando entré en la cocina,

tenían un papel, que Carlos lo cogió, se lo...

(SUSURRA) Ven, ven, vamos.

(Música tensión)

Tú, vigila. ¿Pero a quién?

Vigila. ¿El qué?

¿Pero qué estamos haciendo?

Diego, ¿qué tal? ¿Qué tal va todo?

Bien, bien, ahora Álex se quedó con Isabel, se está recuperando.

Ah, bueno, oye, nada, pues todo perfecto.

¿Por qué no te bajas y te tomas un whisky?

Está rico. Pensaba entrar, a ver,

por si se puede... Uy, es que no se puede.

No se puede, no hay nada que hacer, esta supermuerto, kaput total.

Bueno, entonces, espero abajo antes de despedirme.

Bien. Preferiría irme, si no le molesta.

No, no molesta.

Bueno...

(Música tensión)

¿Qué haces? Date un poco de prisa.

Ni que el muerto se fuera a levantar.

Ay...

(Continúa la música)

Es bueno el carmazin. Ssh, calla.

Pues yo me tomo una. No creo que haga nada.

Isabel es adicta.

Ya está, ya está.

(Continúa la música)

Es de Hacienda. Qué prosaico.

Yo me imaginaba otra cosa. Y una orden de embargo.

¿Qué mierda es esta? ¡Chis! ¿Quién grita ahora?

(Continúa la música)

¿Quieres parar? Que no veo nada. ¡Chis!

Mierda, mierda, mierda... ¡Mierda! Carlos debía un montón de pasta.

A proveedores, a Hacienda, un agujero bestial.

¿Y? Mira quiénes son

los socios de su empresa. No veo nada.

Isabel, Isabel avaló todos sus créditos.

En esta carta le piden esta casa y más de 300 000 euros.

No. ¿Carlos la arruinó? Nos arruinó, nos arruinó,

Susana, tenemos todos los bienes en común.

¿Qué bienes? Si todo el dinero era de ella, y esta casa

la heredó de sus padres. Susana, no estemos por pequeñeces,

que me ocultó todo esto, me ha engañado, me ha traicionado.

Ahora entiendo su cabreo. Y en un alarde de inteligencia,

va y se lo carga.

¿Sabes qué te digo? Que tú también lo hubieras matado.

No, que se merece ir a la cárcel. ¿Oye, qué haces?

Llamar a la Policía, qué quieres que haga.

Espera, no creo que sea una buena idea.

Ángel, tú mismo lo has dicho antes, si Isabel cae, nos arrastra a todos,

piensa en la película. Ni qué película, ni qué película,

me acabo de enterar que he estado ocho años durmiendo

al lado de una asesina. 300 000 euros,

cómo coño los voy a pagar. Nene, nene,

si detienen a Isabel estás perdido. Te veo pidiendo vises

los domingos en Soto del Real. Seguro, no pienso ir a verla.

Comunica, joder. Te ocuparás tú solo de la niña.

Mejor, asesinar es una mala influencia.

¿Cómo puede ser que comunique un teléfono de urgencias?

Y de Dylan.

Recuerda que su padre ha muerto, tú eres ahora su tutor.

¿El tutor de Dylan?

No puedo más. No, no, no...

No puedo más, ¿cómo puede ser que me pase todo esto?

No, no, Piolín, no, no, así, no, venga, bebe un poquito.

Venga. Tengo una estrategia,

y así, histérico, no me sirves de nada.

¿Tú por qué estas tan tranquila? Uy, la pastilla.

Funciona que te cagas. ¿Quieres una?

(Música)

(Música tensión)

(Conversación)

(Continúa la música)

(Cremallera)

(Chorro de pis)

Para, coño, para.

¡La concha del mulo! ¡Qué asco!

Lo sabía. Lo sabía.

(Grillo)

¿Qué es esto, eh? ¿Una fiesta con un invitado bien pelotudo,

del que todos se quieren reír? Baja la voz, que te van a oír.

Es un casting. Un casting.

¿Me quieren hacer un casting a mí? No, no, el casting no es para ti,

es para Isabel, quiere protagonizar la película y está obsesionada

por trabajar contigo. ¿Y por qué no se lo dice

tranquilamente al marido? No puede decírselo a Ángel,

y mucho menos a Susana. No tiene suficiente nombre,

no les gusta como actriz, no la ven para el papel protagonista.

Por eso se le ocurrió matarme, para demostrar que es creíble

como asesina.

Todo esto se le ocurrió a Isabel.

Están todos muy psicóticos en esta casa.

(SUSURRA) Pues échanos una mano, y yo te prometo que después

nos tratamos todos.

Eh, Diego, si descubres todo esto, nos jodes.

Diego...

¿Me entiendes, no? Sí te entiendo, sí.

Diego, Diego, me estoy helando.

¿Y por qué no te movés?

Es para mantener la continuidad del muerto, el racor.

(RÍE) El racor.

El racor.

Joder, esto no funciona.

¿Diego?

¿Diego?

Diego, perdona que te hayamos dejado plantado.

No, está bien. Querido, pensamos

que es mejor que te vayas.

Has sido muy amable, pero todo este lío...

La desgracia, la muerte... ¿Te voy a pedir un taxi, sí?

Ángel, el teléfono. No, no, esperen.

Esperen, un momento.

Lo que pasó esta noche, es decir, la muerte de Carlos,

no es lo que parece.

Ángel, vos querés mucho a Isabel, ¿no?

Ahí voy, ahí voy. ¿Pero qué dices?

La quiere mucho, la ama, mataría por ella.

Exacto, noté la tensión durante toda la noche,

va a venir la Policía, le van a hacer autopsia al cadáver,

¿dónde está el veneno? Isabel, fue Isabel.

¿Eso es un whisky? Sí.

Isabel le metió matarratas en la mousse.

Ángel, por favor, ¿qué estás diciendo?

¿Por qué haría una cosa así? No, no, nosotros no pensamos

que quisiera matarlo, sino más bien que fue,

fue un accidente. ¿Un accidente?

¿Y ella sabe que ustedes están al tanto?

No, queremos darle la oportunidad de que se explique,

y luego, a ver qué pasa.

No es fácil lidiar con todo esto, Diego, los niños,

el pobre Ángel... Ángel, que desgracia más grande,

la puta madre... Quiero decir, la madre de tus hijos,

compañera de tu vida, debes estar hecho pelota.

Dame un abrazo. No me voy a ir,

no me puedo ir, no me quiero ir, no lo voy a dejar

en una situación así. Qué buena persona eres.

Lo supe desde el primer momento.

Dame a mí también un abrazo. Sí, Susana, sí, sí,

juntos ante la adversidad. Ya está, ya está.

Los quiero ayudar. ¿Qué tengo que hacer?

¿Tú sabes limpiar a fondo? ¿Sangre, por ejemplo?

No, platos.

No lo entiendo, no lo entiendo, ¿pero qué hacen?

¿Por qué no suben a interrogarme? Relájate, Isabel, yo qué sé.

Estarán pensando qué hacer. ¿Seguimos ensayando tu confesión?

Vale.

(SUSPIRA)

¿Y si no me creen?

Porque tú has estado bastante sobreactuada, por cierto.

¿Yo? Sí, tú.

Perdona, yo no he sobreactuado, las jovencitas son así,

sobreactuadas ellas mismas. El problema es que me habéis dado

un papel estereotipado. (GRITA) ¡Ah!

Le iba más al personaje. ¿Pelirroja?

¿Y así vestida?

¿Pero quién se va a creer que eres médico?

¿Y por qué no? Ay, Dios.

Además, he dicho dentista. ¿Y el show que has montado

hace un rato? Pero si he salvado la situación

que te cagas de bien. Resulta que el tipo es médico, guapa,

y si yo no me pongo así, un poquito histérica,

se habría coscado de todo. Que no te has despegado de él

en toda la noche. ¿En qué habíamos quedado?

En que tu personaje estaba superenamorado de Carlos, ¿no?

Ya sé lo que tú pretendes.

Tú pretendes que se fije en ti. ¡Qué tía!

No me lo puedo creer. Mira, Isabel, yo no necesito esto, ¿sabes?

Tengo curro. ¿Ah, sí?

¿En qué? Microteatro.

Escribo, dirijo e interpreto.

Y como es micro, te da tiempo a todo, ¿verdad?

Ay, qué mala es la envidia, espero no acabar como tú.

Voy a bajar y a provocar el conflicto.

Te acompaño. No, tú te quedas aquí, quietecita,

calladita y sin moverte. No vas a confesar.

Se supone que yo tengo que estar, es cuando me pongo frenética.

Que no, que no, que no. Que no voy a confesar.

La idea es que ellos me acusen,

y solamente bajo una presión insoportable,

y después de haberlo negado varias veces,

cederé, me romperé,

y me derrumbaré.

Y ponte bien la puta peluca.

(Música tensión)

Bueno, yo pongo el lavaplatos. Muy bien.

(Vajilla)

Diego, no metas los platos sin enjuagar, hombre.

Anda, pásamelos. Hay que ver qué mal

que sale la grasa en frío. Vaya, estáis recogiendo.

Claro, mujer, no te vamos a dejar aquí con todo el muerto.

Ay, quiero decir, con todo este lío en la cocina.

Cariño, ¿dónde tenemos un quitagrasas potente?

Quitagrasas. Potente.

(Música tensión)

El quitagrasas, cariño.

(Continúa la música)

Aquí tienes.

Bueno,

me vais a perdonar, ¿pero habéis pensado qué vamos a hacer?

Te refieres a... Carlos.

Que me encanta veros tan diligentes, pero os recuerdo

que tenemos un muerto en el baño.

Hay que esperar a Álex, ¿no? Al fin y al cabo,

ella era su novia, vamos a ver qué quiere hacer.

¿Cómo está?

¿Quién? Álex.

Ah, mejor, mejor, después del shock...

Creo. (ASIENTE)

Voy a ver cómo está. Decile que siga respirando.

Que respire lentamente, inspire, expire...

Que respire, eso. Suelte el aire.

(Puerta)

¡Oh!

(SUSURRA) Qué sangre fría.

Madre mía, yo creo que lo tiene todo calculado.

¿El qué? Pensad un momento,

¿quién sabe que ella le ha envenenado?

Nosotros. Nosotros.

Exacto, y si nosotros callamos y un médico certifica la muerte

diciendo que todo es normal, aquí paz, y después, gloria.

Yo soy médico. No creo que contara con eso.

Total, tiene a Álex, y ella es... Tonta de remate.

Sí, pero también es médico, por lo tanto,

si Álex firma el certificado de defunción, todo está arreglado.

Estoy convencida de que ese es el plan de Isabel.

Yo no digo nada, yo no digo nada, ahora, parece que conoce a mi mujer

mejor que yo. Me voy. ¿Dónde vas?

A tomar el aire. Ángel, Ángel,

estamos los tres en esto.

(Continúa la música)

(SUSURRA) ¡Imbéciles, son completamente imbéciles!

El peor de todos es mi marido. Les montamos una pelea,

les damos un móvil, les ponemos el arma homicida ahí,

en la despensa, perfecto, ¿y nada?

(SOLLOZA) Nada, como si Carlos la hubiera palmado de un catarro.

Y eso que escribe novelas policiacas.

Bueno, pues si después de todo y de la que hemos liado,

no se han dado cuenta,

pasemos al plan B.

¿Plan B?

Si no tenemos plan B.

El plan B es confiesa y listo. ¡No, no, no, no!

Que no, que no puedo confesar, se tienen que dar cuenta ellos solos.

Joder, joder, joder, ¿qué hacemos? Puedo bajar yo.

Si te fías, claro.

(Golpes en la ventana)

Como la prensa se entere de esto, nos machaca.

Con lo que les gusta meterse con los del cine, son capaces

de decir que se sospecha de ti como asesino.

Qué horror, pero no tenemos salida, porque si no decimos nada,

somos cómplices.

Álex, ¿cómo estás?

(SOLLOZA) Así, así. Mal.

Tómate una copita, mujer, te hará bien.

No quiero.

Ay, qué mal rollo, qué muerte tan horrible.

Se le paró el corazón, uf...

Un infarto. Era fumador, ¿no? No, pero eso no les mató.

Vomitaba sangre.

Yo creo que tuvo una hemorragia interna, vamos, que...

Que se deshizo por dentro, como una... Rata.

Tampoco hace falta que nos des detalles.

Tú eres médico, Diego, ¿lo ves normal?

No, pero yo no lo pude examinar. ¡Pero te lo digo yo,

que soy tu colega, joder!

Yo creo que le envenenaron.

(Música tensión)

Y que fue Isabel.

¿Qué estás diciendo, Isabel, por qué iba a hacer una cosa así?

Estoy completamente segura, ¿vale? Es una opinión profesional.

Y una acusación muy grave, Álex.

¿Tienes pruebas?

Bueno, preguntarle.

Y si no ha sido ella, que lo niegue. Álex, tú, tú no estás bien.

Susana... Está en shock.

Vos también, Susana. Susana, por favor.

Venga, a la cama, ¡a la cama! Susana, llevas un pedo...

Bueno, ¿qué?

¿Quién se lo va a decir a Isabel?

Oye, perdona, ¿cuánto hace que conoces a Carlos?

Tres, no, cuatro. Días, porque nunca te ha nombrado.

Meses. Te voy a decir una cosa.

Mi mujer y Carlos estuvieron juntos 10 años,

tenían un hijo en común y se llevaban muy bien.

De hecho, bastante mejor de lo que a mí me gustaría,

dicho sea de paso. Pero, a ver, ¿qué os cuesta

preguntar a Isabel? Joder.

Si te oyera el pobre Carlos, qué pena.

¿Tú, qué quieres, que la meta en la silla eléctrica

a la que fue el amor de su vida, a la madre de su hijo?

Vete para arriba, que tenemos que hablar los mayores.

Vete para arriba, que no sé...

(BORRACHA) ¡Torero, torero! Vuelve el hombre.

Pues sí, Susana, pues sí, tu plan ha fracasado,

así que ahora te estás calladita y me dejas a mí

tomar las decisiones. Todo, lo he dicho todo,

como me lo has dicho, todo. Te digo que tu marido piensa

que eres una santa, joder, se dejaría cortar un brazo por ti.

¿Tú crees que se han dado cuenta? Nos están tomando el pelo.

Que no, que se lo creen, que se creen que Carlos está muerto

y que yo lo sé todo. A la única que no se creen su personaje es a ti.

El colmo, es el colmo.

Estás despedida, fuera.

¿Perdón? Fuera.

No, no, no, tú no me despides, guapa, me voy yo y voluntariamente.

Lo que tú quieras, pero ya estás saliendo por la puerta.

Antes, págame. ¿Que te pague?

Mañana, mañana recibirás el cheque,

y solamente si mantienes la boca cerrada.

(Música tensión)

¿Sabrás?

Te lo dije, estaba seguro, pero hay que ser tu santa voluntad.

Así toda la vida. Calla, que me mareas.

¿Y ahora qué? ¿Ya no sabes cómo salvarnos a todos?

¿Has perdido tu capacidad mesiánica? (TITUBEA) Esperen.

¿Por qué no se tranquilizan y respiran profundamente?

(RESOPLA) Creo que llegó la hora de hablar con Isabel.

No. ¡No!

(RÍE) Bueno, por lo menos, en eso están de acuerdo.

Es por ti, Diego, te hemos cogido mucho cariño.

Mira, es mejor que cuando todo esto se sepa

tú ya estés lejos.

Todos diremos que no te conocemos.

Eso.

Que nunca, nunca, nunca

pisaste esta casa maldita. ¡Exacto!

Carlos nunca estuvo en esta casa. ¡Oh! Este está peor que yo.

¡Eso lo he escrito yo! ¿Por qué no me acordaba?

Yo opino lo mismo.

¿Qué cosa? Ay, no lo sé.

Cualquier cosa que me libre de este infierno.

Necesito agua. Yo te voy a traer agua.

Pero vos tenés un pedo de la puta madre, Susana.

Eres todo un caballero.

¿Puedo contar contigo?

Absolutamente. Vale.

Lo único que nos compromete es el cuerpo de Carlos.

Si lo sacamos de la casa... No me parece buena idea.

¿Estás conmigo o no estás? Sí, estoy con vos,

pero me parece que hay que pensarlo. ¡La dentista, la dentista!

¿Dónde vas? ¿Dónde vas?

A mi casa.

No me importan una mierda vuestros líos, me voy a mi casa.

(CHISTA) Escúchame una cosa. Diego...

Como abras esa boquita, yo voy personalmente a tu casa,

te corto en rodajitas... ¡Ah!

(Música tensión)

Que es calva.

¿La has despedido? Es insoportable esa niñata.

Es una engreída, una pedante y muy mala actriz, por cierto.

¡Te la estás tirando! Que no.

Ay, algo va mal.

Algo mal, algo no funciona. Tu matrimonio, lo he dicho mil veces.

Tienes que dejar a tu marido. ¡Que no es eso!

Estoy hablando de nuestro plan. Es...

No habrá entrado nadie aquí, ¿no? No, nadie, nadie.

Ven, mírame.

Por cierto...

¿Qué tal con Peretti?

¿Por?

No, por nada, por nada. ¿Te crees que le gusto?

¡Tachán!

Para, para. ¡Para, para, Carlos!

(SUSURRA) ¡Carlos, joder!

¡Ups! ¿Qué más va a salir mal?

No, por favor. (CHISTA)

No, no quiero ver el cadáver. Ángel, justo ahora...

(CHISTA) Contrólala, contrólala. Líbrame de esta visión horrorosa,

Diego, por favor, por favor. Cuidado, los escalones.

¡Ah! ¡Ah!

¡Ay, Ángel, por Dios, qué susto me has dado!

¿Qué ha pasado? Se han fundido los plomos.

En la calle hay luz. Bueno, pues ve a arreglarlos.

No, no, yo no sé arreglarlos. ¿Cómo que no?

No, ve tú. ¿Yo? No.

Sí. Bueno, vale. Dame tu teléfono.

Susana te acompaña. No.

¿Por qué estáis hablando así? ¿Y yo qué sé? Vale, voy con Susana.

Vamos. Sí.

Diego, ven. Oye, Susana, la escalera, hija.

No es buena idea, Ángel.

Ángel, no es buena idea.

Aquí.

Vale, aquí, aquí está.

¿Qué estás buscando? Las llaves del coche.

¿Para qué el coche? ¿Tú has oído un ruido?

¿Un ruido? No.

Espera, voy a coger linternas.

No tenés que hablar.

(CHISTA)

Vale.

¿Cómo hacemos? Agarramos los brazos.

Coge tu este brazo y yo este. Tira, tira, tira, tira.

Le vamos a pasar por la puerta.

Tú primero. Arrastrando.

No entra, no entra. Habrá que cortarle un brazo.

¿Cómo le vas a cortar un brazo?

No sé, para que salga. Arrastrémoslo.

Ya sale, ya sale.

Dale, dale, ahí va.

La curva, la curva, cuidado. Ahí va.

Ay, ay, ay.

Espera, espera, espera. Soltemos los brazos.

¡Ay! Ahí sale, ahí sale.

Empuja. Ahí sale.

Empuja. ¡Uy!

Me rompió la cabeza. Vale.

Vale, empuja.

Susana, para, por favor, déjalo quieto un rato.

No veo nada. Se mueve solo.

Bueno, dame, que lo llevo yo. Dámela, dámela.

Es que, de verdad, ¿eh? ¡Ah!

¡Qué miedo!

Estás muy borracha, no me lo puedo creer.

¡No te muevas de aquí! ¿Vale?

(Música intriga)

Joder, qué mal huele. A cadáver.

No, a meado. ¿A meado?

El hijo de puta se ha meado antes de... palmarla.

¿Cómo se va a mear? Me sube todo el vapor.

Espera, espera. Para, para, para.

Que me da un infarto. Aguanta.

Me da un infarto, déjalo. En el suelo, déjalo.

¡Oh! ¡Oh!

(RESPIRA AGITADAMENTE)

Mira, se está escurriendo, se nota que no tiene rigor mortis.

Aparece a las tres horas y media. ¿Cómo lo sabes tan exacto?

Documentación exhaustiva para mis novelas.

Ah. Espera.

¿A dónde vas? A por los abrigos.

¿A por los abrigos?

Aprovecha para respirar. (RESPIRA AGITADAMENTE)

Pero ¿qué hace? ¿A dónde va?

No sé, no te preocupes, me parece que te lleva a tu casa.

¿A mi casa para qué? No sé, no sé.

Ya viene. (CHISTA) Ay, ay.

Toma, el abrigo. Y el sombrero.

Lo sacamos arrastrando...

Arrastrando hasta el coche. Cuidado con la cabeza.

¡La luz! ¡Corre, corre, corre!

¡Ha venido la luz! Corre, corre, corre.

¿A dónde vamos ahora? Arriba, venga.

Vale.

A ver, uno, dos, tres.

No entiendo por qué estoy haciendo esto.

Joder, así no se puede, estás en medio.

Vale, tira para atrás. ¿Entra?

Sí. Se trabó el culo.

El culo no entra.

(SE ESFUERZA) Ahí entra. Ahí entra.

Vale, cierra. ¡Esperá, esperá! El brazo.

Entra el brazo. Y la cabeza.

Todo para dentro, dale.

Venga, que ya estamos. Vamos.

Vale. Vamos, vamos.

Hala, ahí...

¡Uy! (RESPIRAN AGITADAMENTE)

Ya está.

¡Ángel! Tápame.

Tápame, que tengo frío. (RÍE)

¡Ángel! Ay, no me grites.

¡Ángel!

(Coche)

¡Hey!

¿Esa no es Álex? ¡Pare!

¿Eh? ¡Eh!

Yo qué sé. ¿A dónde vamos?

Es porque no has leído mi novela, "Asesinato de la M-40".

Lo entenderías todo.

¡Diego!

¡Ángel!

(RÍE)

¿Diego? ¡Eo!

¿Diego?

(Música intriga)

¡Ay, la leche!

¡Ay, mi madre!

(Música animada)

(Vibración de móvil)

(SUSURRA) Hola. ¡Carlos!

"Hola, hola". ¿Dónde estáis?

"¿Qué pasa?". Problemas. Problemas.

¿Qué dices? No te entiendo.

Tu marido, que está como una cabra.

No... No me digas que te han descubierto.

No, aguanto. Aguanto.

¡Ah! "¡Ah!".

¿Carlos?

(Ladridos)

¿Y? ¿Cómo lo llevás? Sácame de aquí.

No puedo. Sácame.

En un rato. No, Diego, Diego.

(Salpicadura)

Perfecto. 14 metros.

Un empujoncito y el coche se irá por el barranco.

¿Has visto la frenada que he hecho? Como si el coche hubiera derrapado.

Llevo 15 años escribiendo situaciones como esta, 15.

Por primera vez soy yo el protagonista.

¡Me siento vivo! Gracias a ti, amigo.

La gasolina, gasolina.

Si el coche se incendia, no hay cuerpo;

si no hay cuerpo, no hay autopsia. Está todo pensado. Ayúdame.

Trae el cuerpo, que lo ponemos aquí. Ah, que...

Como si estuviera conduciendo. No puedo.

(Claxon)

Todo tengo que hacerlo yo, joder. Ángel...

Escúchame, te quiero decir algo.

Las huellas. ¿Eh?

Ahí están mis huellas, hay que borrarlas.

Vamos a buscar ramas.

Ángel...

¿Vos sos consciente que si dejás caer ese auto

vas a ser cómplice de asesinato con una mujer que te engaña?

¿Qué? Isabel te engaña con Carlos.

Él la estafó. Isabel le prestó dinero.

Todo nuestro dinero. ¿Y por qué no te dijo nada?

(Estruendo)

(Explosión)

(Grillos, ladridos)

Hija puta.

Me la pegaba con Carlos.

Vamos.

Diego.

Vamos, Diego.

Vamos, Diego, vamos.

¿Qué te pasa?

(SOLLOZA)

Anda, ven.

Tómate un café, que así se te pasa el mal rollo.

¿Eh? Anda.

Me has hecho daño, ¿sabes?

Oye, que tú me caes bien.

Y quiero que nos llevemos bien, por favor te lo pido.

No. Me pareces una mujer única

y extraordinaria. No, yo no te gusto.

Que sí. No, porque soy...

Soy seca. (RÍE)

Y gruñona. Que no, tonta.

Que no, que me pareces una mujer muy fuerte y superinteligente.

Ya me gustaría a mí tener la mitad de la personalidad que tienes tú.

Ay, tú eres tan... Tan dulce.

Y tan sensible...

Y tan guapa. ¡Eh!

Isabel, mi amor, déjate llevar. Si me dejo llevar,

te pego una hostia. ¿A ti qué te pasa?

Isabel, siempre me has gustado. Desde que nos conocimos.

¿Por qué te fuiste con Ángel? ¿Porque me gustan los hombres?

(Móvil)

No, no lo cojas. ¿Cómo que no lo co...?

Es Dylan. Espera.

Hijo. ¡No te vayas!

Espera, espera, que no te oigo bien. No te vayas, Isabel.

Entre mujeres todo es más... Más...

Femenino. Dylan, ahora.

Dylan, dime, ¿qué pa...? ¿Qué le pasa a Estrella?

¿Que se ha roto las dos muñecas?

Bueno, hijo, es que siempre pasa algo.

¿Que estoy rara? Qué voy a estar rara, no estoy rara.

Oye, ¿tú no estás conduciendo?

Pues cuelga.

Pues cuelgo yo.

¡Pare!

¡Pare! ¿Qué pasa?

-No sé, hay gente en medio de la carretera.

¡Un accidente! ¡Un accidente! ¿Qué pasa?

¡Que ha habido un accidente ahí! ¿Cómo?

¡Abra la puerta!

¡Un accidente! ¿Es grave?

Es un coche con una familia. Sube, sube.

¿Ha llamado a la ambulancia?

-Diego. -Llame a la ambulancia y la Policía.

Ahora llamo. Está justo ahí, detrás del pino ese.

Ha salido. ¿Qué pino?

-¿Qué haces, tío? ¿Estás loco o qué?

Nos vamos. (GRITA) ¡Eh!

-¿Cómo que nos vamos? ¿Dónde? A mi casa.

¡Eh, eh! ¡Abre la puerta, hijo de puta!

(Música animada)

¿Estás bien? -¡Para! ¡Eh!

¡Que pares, joder! ¡Para!

(Continúa la música)

Un poquito más. Venga, Susana, que sí, un poquito más.

Venga, perfecto. Vamos, ahí está.

¿Y dónde está mi marido? En serio. ¡Ay, y dale!

¡Pero qué pesada! ¿Por qué solo piensas en Ángel?

Yo te quiero, Isabel. Sí.

Te digo que te quiero,

te quiero tanto que no me importa lo que has hecho.

¿Qué he hecho?

Isabel...

Fue un accidente. Tú no querías matarlo a sangre fría.

¿A quién se lo has dicho? Lo sé, mi amor.

¿A quién se lo has dicho? ¿Quién lo sabe?

Bueno, siento decírtelo, pero todos lo sabemos.

¿Todos?

¿Todos, todos? ¿Mi marido y Diego también?

Vamos a arreglarlo. Sí.

No te preocupes. Gracias, gracias, gracias.

Te quiero mucho. ¿Sí?

Claro, sí. Sí, pero no me beses.

(Música)

Es un autobús.

¿Dónde estabais? ¿Qué ha pasado? ¿Por qué venís en autobús?

Lo ha secuestrado.

¿Dónde está Carlos? Quiero decir, su cuerpo.

¿Bailas?

Dime una cosa, mi amor, ¿te folla tu ex mejor que yo?

Sin tapujos, ¿la tiene más gorda?

¿Te hace gritar más que yo? Porque conmigo bien que gritas.

Y gritas y gritas y gritas. Como tú, no creo.

Pero ¿qué te pasa? Después de lo que he hecho por ti,

de lo que te he aguantado, porque eres un desastre, cariño,

perdona que te lo diga,

gastas un montón de dinero en potingues y en papel de váter.

¡Hay que ver a la velocidad que se gasta en esta casa

el papel de váter, se nos va el dinero por el váter!

¡Y no me gusta el queso de Burgos! ¿Cómo te lo tengo que decir?

¡Todos los domingos por la mañana, "toma cariño, tu queso de Burgos"!

¡Y Dylan es un anormal que no aprueba ni una!

¡Basta! ¡Todo lo hecho por amor,

que tú no sabes lo que es eso!

¡Tú, mientras, follando con ese, que no tiene ni conversación!

¿Lo que este anormal está diciendo es que te acostabas con tu ex?

¿Qué más da eso?

¿Dónde está Carlos?

Eso está solucionado, en el fondo de un barranco.

¿Qué?

Diego, habla, por favor.

Que no puede hablar, está mudo. Pero ¿qué habéis hecho?

¡Ah!

¿Le habéis degollado? ¡Ah!

Qué bestias. De verdad, no te enteras de nada.

Fue esta la que lo mató, solo nos hemos deshecho del cuerpo.

Un poco chapuceramente, también te lo tengo que decir,

porque no nos dio tiempo a sacarlo y meterlo en el volante,

pero, en fin, se fue por el barranco y se incendió.

Estaba vivo, idiota, todo era mentira.

¿Cómo que estaba vivo? Si yo lo vi muerto, ¿no?

Os la colamos.

Una genial idea de esta.

Era todo un teatro.

Pero ¿qué teatro ni qué teatro? Si lo cogí con estas manos,

la metí en el capó y lo tiré por un barranco.

¿De qué estáis hablando? Te lo has cargado.

(TITUBEA) ¿Me estás diciendo...?

¿Me estás diciendo que he matado a Carlos?

(LLORA) ¡Ay, Dios!

¿No existe ni la más mínima posibilidad,

por pequeña que sea, de que se haya salvado?

(Música tensión)

(Grillos)

(SE ESFUERZA)

¡Ay, Dios!

Por tu culpa, todo por tu culpa. Una cosa, ¿eh?, a la cárcel lo voy.

(Móvil)

Te advierto que yo no voy a la cárcel.

Yo a la cárcel no voy. Es él. Él.

El muerto que llama, joder.

(Móvil)

(Música suspense)

¡Ay, qué miedo, como en "Cuarto milenio"!

¡Ay, por favor, sed racionales!

Alguien habrá encontrado su teléfono.

¡La Policía, no lo cojas!

¿Carlos? ¡Carlos, mi amor!

(SOLLOZA) ¡Carlos, estás vivo!

¿Vivo? Pues claro que estoy vivo.

Aunque me he destrozado el tobillo y las costillas.

Y la pantalla del móvil. Y eso, como poco.

No, pero aún me quedan fuerzas para matar a alguien.

¡Eh!

Oye, ¿Angelito está bien?

¿Sí? No, no, pues nada, pues nada.

¡Ay, qué suerte, menos mal!

Ten mucho cuidado, mi amor.

Sí, mucho. Venga, hasta ahora.

¿Qué? ¿Qué, qué? ¿Qué ha pasado?

Que estaba el capó abierto y ha podido saltar y está vivo.

¡Ah!

¡Ah!

¡Ah!

¡Ya estoy bien! Ay, discúlpenme. Estrés postraumático, ya pasó.

Ya estoy bien. ¿Un whiskito?

Sí, por favor, Susana, un poco de whisky.

Recuperé la voz, muchas gracias, discúlpame.

Cariño, alegra esa cara, vamos a olvidarlo todo, ¿vale?

¿Eh? Perdona...

¿Le has dicho "mi amor"?

Vosotros la habéis oído, ha dicho "mi amor".

Otra vez, pero qué pesado es este tío.

Mírame a los ojos y dime que no estás enrollada con él.

Pues claro que no está enrollada con él,

a ver si te entra en la cabeza. Espera, estoy harta de todo esto.

Carlos es mi amante, sí.

Y me acuesto con él de vez en cuando porque me gusta, me hace reír.

Y me considera inteligente, no como tú.

Lo sabía. Bueno, por favor,

no discutamos, lo importante es que todo está arreglado.

Y que podemos hacer la película. A la mierda la película,

a la mierda tú y a la mierda el planeta entero.

¿No ves que me he enterado que mi mujer está loca?

Que se enrolla con su ex, que es un pringado.

Nene, yo también he descubierto que soy alcohólica y lesbiana

y no pasa nada.

Diego... Sí.

Dinos que haces la película.

Pero ¿creen de verdad que yo voy a querer hacer una película

con una manga de chiflados como son ustedes?

Ay. Ah.

Muchísimas gracias, señor. De verdad, ¿eh? Muchísimas gracias.

-De nada. -Ha sido un placer. ¿Qué?

No, no, estoy bien. Estoy bien, no se preocupe.

-Madre mía, se van a quedar de piedra al vernos volver.

-Ya verás mamá, con lo histérica que es.

-Mira, muñeco, estamos en casa.

-¿Y eso? -¿Qué hace un autobús ahí delante?

-Para, que se me ha caído el muñeco.

Mi muñeco, mi muñeco. -Va, va. Dylan, para.

-Espera, espera, no, doy marcha atrás.

-¿Qué?

(Música intriga)

¡No, no, no, no!

(Golpe)

¡Me cago en la puta! -Hemos tropezado con algo.

Miren, les voy a decir la verdad.

El guion no me parecía creíble.

Una mujer capaz de manipular a todo el mundo,

mentirosa compulsiva y que todos la adoran,

nunca conocí a una mujer así, nunca. No.

Hasta esta noche.

¿Lo dices por mí?

Si vos no lo sabés...

¡Papá! ¡Papá!

¡Los niños!

(DESESPERADO) ¡Mamá! ¡Ah!

¡Mamá! ¡Ah, Dios!

¡Papá! -¡Mamá!

-¡Dylan! ¿Qué hemos hecho? ¡Papá! ¿Qué ha pasado?

¡Papá, papá, qué horror! ¿Y Estrella?

¡Estrella está bien, pero lo hemos atropellado!

¡Ah!

(BALBUCEA)

¡Mamá! ¡Carlos, Carlos!

¡Oh, Dios mío!

Mamá, creo que he matado a papá.

No, hijo, no, lo he matado yo. Ay, Dios mío, Carlos.

(SOLLOZA) Mamá...

(Campanas, lluvia)

Mi amor, estamos todos aquí,

tu familia, tus amigos...

Las mujeres que te hemos amado.

(SOLLOZA) Eres inolvidable, mi amor.

A todos nos diste tu alegría de vivir,

nos diste tu generosidad y tu cariño,

y no sé cómo vamos a hacer para vivir sin ti.

Mucha gente no entenderá lo que nos unía,

un lazo indestructible

que va más allá de la muerte

y que no nos separará jamás.

Demasiado tarde. (TODOS) ¡Ah!

(Música tensión)

(Disparo)

¡No! (GRITAN)

(Música dramática)

¡Corten! ¡Cortamos agua!

La figuración sale un momento, por favor.

La figuración fuera.

-Cari...

Qué bonita, qué bonita. Una toalla.

Bien, bien, bien. Ha sido preciosa.

Todo bien, ¿eh? Preciosa.

Isabel, cariño, "vínculo indestructible".

¿Qué has dicho? ¿Vínculo indestructible?

¡Vínculo indestructible! A mí me ha sonado estupendo.

Pero ¿qué has dicho? Ha sonado estupendo.

Está escrito para algo, cariño. ¡Chicos!

Le dije a Susana que cambiábamos eso.

Cojo las hojas y las tiramos.

Si esto no va bien, lo tiramos todo, coño.

(Música animada)

(Música créditos)

Somos Cine - La noche que mi madre mató a mi padre - Ver ahora

La noche que mi madre mató a mi padre

Belén Rueda, Eduard Fernández, María Pujalte, Diego Peretti, Fele Martínez y Patricia Montero protagonizan esta película coral, escrita y dirigida por Inés París, en colaboración con Fernando Colomo. La cinta retrata a un grupo de actores que coinciden en una cena de trabajo pero el menú lleva varias sorpresas con las que no contaban: las relaciones personales, la crisis de la edad, las nuevas realidades familiares y las dificultades que encuentran las mujeres en el campo profesional. Isabel (Belén Rueda) desea un papel en la nueva película de su marido Ángel (Eduard Fernández), que es guionista, y de su exmujer Susana (María Pujalte), que es directora. Todos intentarán convencer al actor argentino Diego Peretti para que protagonice la nueva película. Pero un contratiempo hará que la cena termine con un postre que no esperaban. Esta comedia disparatada se alzó con la Biznaga de Plata del Premio del público en 2016.

Para todos los públicos Somos Cine - Cerca de tu casa - Ver ahora
Transcripción completa

Duérmete.

Duérmete.

Duérmete.

Eh.

Duérmete.

Si no duermes, no podrás saber...

que hay dos soles...

y un mundo al revés.

Que las piedras esconden sus pies...

y que te quiero...

hasta la luna.

Sin volver.

Duérmete.

Duérmete.

Oh, oh, oh, oh.

Y verás.

Ah, ah, ah, ah.

Que los peces hablan en francés.

Y que te quiero...

hasta la luna.

Luna.

-Venimos a ejecutar una orden judicial.

Vamos a proceder al derribo de la puerta.

(Música dramática)

Andrea.

¿Estás bien?

-Duérmete.

(RÍEN)

(Llaman a la puerta)

(MUJER HABLA EN ALEMÁN)

-¿Sí?

No, que me voy.

Ah, vale. Adiós.

Perdón.

Sí, ¿qué? ¿Qué? Es que me tenían que pagar el mes.

(HABLAN EN ALEMÁN)

-Sí, sí, un momento.

Lo siento. No.

No te preocupes.

¿Cuánto te debemos?

Trescientos cuarenta y cuatro euros.

Okey. Un momento. Vale.

Mira.

Son trescientos cincuenta. ¿Te va bien así?

Sí. Un momento, te...

No te preocupes, ya me los darás. ¿Vale?

(MUJER HABLA EN ALEMÁN)

-Ah. Si puedes bajar la basura cuando te vayas.

¿Sí? Claro.

(Timbre)

Ya era hora.

Qué monas. -Espera.

(TODAS RÍEN)

A Laurita le van a encantar. -Estas cosas a ella, ya sabes...

-Está en la edad. -Ya.

¿Dónde las has comprado? En los chinos de la esquina.

Estaban de oferta: doce eurillos.

-Tú deja de echarte colonia, que luego en el coche...

-Bueno, ¿os venís? -Sí.

-¿Vais a Torre Blanca? -Sí, pero nos vamos ya.

-Sí. -Mañana hemos quedado, acuérdate.

-Hasta luego. -Hasta luego.

-Hasta luego.

-¿Otra vez la última?

¿Esperas a alguien?

A ti desde luego que no.

En los vestuarios no se puede fumar.

Ni entrar sin permiso.

Ya te lo he dicho otras veces.

Yo a ti también.

Un día, vamos a tener que hablar tú y yo.

Mira cómo tiemblo.

"Dile al de los aceites que te reenvíe las facturas".

Ya me las ha mandado, ya te las he dado.

Les falta el NIF, papá.

Pídeselas ya, que hay que presentar la declaración.

Ah, que no está el NIF.

Bueno, bueno.

Pero oye, no te vayas así, déjame que te prepare un café.

Que no, papá, que tengo prisa.

Ya.

¡Martín!

Hazle los cristales. No, papá, que tengo prisa.

Venga, venga.

Yo tengo un cliente.

Cuídate mucho.

Martín.

No hace falta. -Es un momento, hombre.

Que no, que ya está. Ya está.

Toma. No, Pablo.

Tenga, coja. Venga, deja eso, hombre.

¿Cómo está Sonia?

Bien, bien.

Dígale que se acerque por la oficina.

Es que la llamo y no...

Va.

Yo se lo digo, no te preocupes. Vale.

¿Pasa algo? No, no, no, pero que se pase.

Mañana, por favor. Vale.

Adiós. Adiós.

Va.

(SOPLA)

(Pitidos)

¿Qué? ?Eh?

Pero si aquí no se puede fumar. Da igual.

¿Cómo va a ser igual? Es solo para la demostración.

Además, de aquí humo puede salir de cualquier sitio.

Puede haber un cortocircuito.

O el aparato este. ¿Eh?

-Hola, buenas tardes. Hola, ¿qué tal?

Esto va con electricidad, ¿no? -Claro.

Pues eso. Se han dado casos de aparatos como este chamuscados.

¿A que sí, señora? ¿Dónde?

Buah, en muchos sitios. Muchos sitios.

Les digo una cosa: la Comisión Europea

se va a poner muy dura con esto del humo.

De momento, no eso obligatorio, pero en dos o tres años...

Y entonces, otro precio.

Estas cosas, cuando se hacen oficiales,

se disparan que no veas.

Venga, va. Si se me queda dos, le hago precio de amigo.

¿O no lo ves? Señora, ¿qué le pongo?

Hala, hasta luego.

¿Qué?

¿Te aprietan?

No. Espera.

Están bien. Venga, quítatelas.

¿Puedo llevarlas mañana al cole?

Son para tu cumple.

Es de aquí a tres días.

Cuatro. El día de mi cumple no se cuenta.

Venga, quítatelas.

¿Tendré una fiesta?

Pues te las quito yo.

Les he dicho a Fátima y a Laura que podrían venir.

¿Les has dicho que vives aquí? ¿En qué hemos quedado?

Pero no les he dicho que nos echaron de casa.

¿Y qué les has dicho?

Que nos la están arreglando, lo que me dijiste.

¿Qué haces ahí?

¿No tienes frío?

No.

¿Y tu madre?

Se está duchando. Venga.

¿Hay algo para cenar?

¿Has traído algo?

(Silbidos)

Déjala, si ya sabes cómo es. "Ya sabes cómo es" no.

No.

Y mira cómo mima a la niña, joder.

¿Por qué no...

nos buscamos un piso o algo?

Por aquí cerca.

¿Con qué dinero? Tú limpias la casa de los alemanes.

Sí, dos días.

Y la mitad se la doy a mi madre.

Pero encontrarás más casas.

Y yo tengo las alarmas. Sí.

¿Qué?

Que antes de pensar en un piso, tendríamos que pagar al banco.

Que le den por culo al banco. Aquí con tus padres no puedo más.

Pues te aguantas. Me aguanto no, no puedo más.

Joder.

¿Cuánto hace que no echamos un polvo?

Dani... ¿Eh?

¿Con Andrea durmiendo al lado?

No solo se puede follar en la cama. Ay, Dani, va.

¿Cuánto hace?

¿Eh?

Qué pesado.

Pesado no.

¿Cuánto hace?

¿Has fumado? Uno rapidito, va.

Vamos.

Dani...

(Llaman a la puerta)

¿Salís o qué? ¿Lo ves?

No, lo ves tú, lo ves tú. ¡Chist!

Voy, voy. Coge eso.

¡Venga!

Todo tuyo.

Ya era hora.

El único sitio donde se podía estar tranquilo, y ni eso.

El baño no es para vosotros solos.

¿Me has oído? Sí, mamá.

Siempre metiéndose en todo, ¿eh, Mercedes?

Pues si no te gusta, ya sabes.

¿Ya sé qué?

Dónde está la puerta.

¿Tú no querías ir al baño? No quiero zánganos en mi casa.

¿Cómo dices?

Que eres un zángano y un pringao, y estoy harta.

¿Tú no la oyes o qué? Sí, sí.

¡Eh! Va, Dani, va.

Puta bruja. Cálmate un poco, por favor.

No, venga.

Nos vamos. Relájate un poco.

Vamos, vístete.

No. Andrea, coge tus cosas. Nos vamos.

No. He dicho que cojas tus cosas.

A la niña... Que no quiero.

la dejas en paz.

Ya está bien de tanta tontería y tanta mierda.

Vamos, vamos.

No. Andrea, vamos.

Tú quédate tranquila aquí, ¿vale?

¿Sí? Sí.

Dani. Venga, mujer, no digas que no.

Si piensas como ella. Que no.

Que sí, mujer, que soy un mierda. Ya está.

A mí también me trata así. Por eso, coge a la niña y nos vamos.

¿Adónde? Adonde sea, algo encontraremos.

Cuando lo encuentres, nos vamos los tres.

Ahora hablo con mamá... No. Que estoy hasta la polla ya.

Me tiro todo el día buscándome la vida

y cuando llego a casa, bueno, aquí,

la cabrona de tu madre no hace más que meter.

Yo también me paso todo el día buscándome la vida.

Pues por eso. ¿Por eso qué?

Cuando encuentre algo, os venís. ¿Qué vas a encontrar?

Lo que sea. Lo que sea no.

Hasta la polla ya.

Lo que sea no, Dani. Lo que sea, lo que sea.

Lo que sea no.

¿Eh? Lo que sea no.

Tú haz lo que quieras, pero Andrea y yo no nos vamos.

¿Cómo? Ya me has oído.

Eh, Sonia.

Sonia.

¡Sonia!

Vamos. ¡Mierda!

Estás pensando que tal vez ya no exista

la manera de sobrevivir tranquila.

Que tal vez ya no exista.

Que tal vez ya no exista la manera...

(Silbidos)

Que tal vez ya no exista.

Que tal vez...

Que tal vez...

Que tal vez ya no exista...

la manera...

de sobrevivir tranquila.

Ya por no saber dónde dormir,

sino por cómo descansar...

la frente,

de frente.

Y una cosa encima de la otra,

que reposa justo donde hay una hermosa

que me guardo para respirar,

porque alguien quiere ahogar

la poca dignidad que me queda.

Y una cosa encima de la otra,

que reposa justo, justo donde hay una hermosa

que me guardo para respirar,

porque alguien quiere ahogar

la poca dignidad que me queda.

Que me queda.

Vete de aquí.

Piensa por y para, por y para ti.

Vete de aquí.

Quiero dormir

y soñar que vuelo lejos,

muy muy lejos de aquí.

Y soñar que vuelo lejos,

muy lejos de ti.

Y soñar que vuelo lejos,

muy lejos...

de mí.

De mí.

De mí.

Hoy...,

hoy...,

hoy, estoy soñando...

que tal vez exista...

la manera...

de sobrevivir tranquila.

No por ya saber dónde dormir,

sino por aprender

a aguantar...

y aguantarme.

"Si es muy sencillo".

"Lo que tenéis que hacer es pagar la cuota de este mes

no más tarde del día 3, que es este viernes".

"Y así, de momento, paráis el golpe".

No. Y así, de momento, paráis el golpe.

Y cuando puedas, ingresáis las otras cuotas que...

Cuando te vaya bien,

ingresáis las otras cuotas que lleváis de retraso.

Yo soy el primero al que le sabe mal, Sonia.

Pero es que el piso ha perdido valor.

Sí, ya. Pero ¿cuánto os debemos todavía?

Diecisiete mil quinientos veintitrés euros.

Es que... no puedo.

Y si no pagas, este viernes pasa la deuda a los servicios jurídicos

y entonces ya...

Yo os lo he parado otras veces.

Pero esta vez, ya no.

Si son solo cuatrocientos veintisiete euros.

¿Solo?

Vamos a ver, ¿no hay alguien que os pueda hacer un adelanto?

No.

¿Tus padres no te pueden hacer un ingreso?

Si no pagas tú, tendrán que pagar ellos.

¿Cómo van a pagar?

Tu padre os avaló.

Si, bueno, pero... Si no pagas tú, deberá responder él.

Es que no tiene nada.

El piso.

¿Cómo les vais a quitar el piso, Pablo?

A mis padres los conoces desde que eras un niño.

Te pasabas el día en casa. Sonia.

Los bancos no son casas de caridad.

Dejamos dinero porque de eso vivimos.

¿Y cuando lo del cáncer de tu madre?

Te quedabas a dormir.

De eso vivimos, y tenemos que cobrar.

No puedes hacernos eso.

Pablo.

Pablo, tú no.

Sonia, tengo gente esperando.

Recuerda,

el viernes.

Por favor.

(Música lenta)

(Alboroto)

"Que no les van a quitar el piso, mujer".

Si no pagamos, sí nos van a echar. Que Pablo se espere unos días.

Que no puede. ¿Y por qué no?

Porque en el banco no le dejan. Tú siempre defendiéndole.

No le defiendo. No, los cojones.

Lo que le pasa es que no soporta que estemos juntos tú y yo.

Se va a enterar este cabrón.

Ni se te ocurra.

¿Me oyes? Sí.

Vale.

¿Tú tienes algo? ¿Algo de qué?

¿De mala leche? La que quieras.

De dinero, imbécil.

¿De dinero? Sí, mira.

Dinero.

Esto.

¿Y de qué como?

Estoy durmiendo en la furgoneta.

Y en reserva la tengo.

Hay que pagar la cuota este viernes. Sí, claro.

Dani, yo me tengo que ir ya.

Me han llamado de la prueba y llego tarde.

Pídeles un anticipo a esta gente. Sí, dos.

Antes del viernes. Sí.

"¿Diga?". Industria.

Control de seguridad. "¿Qué seguridad?".

Doblamos los laterales, metemos la parte superior por las hendiduras,

ajustamos las pestañas, cerramos la tapa

y ponemos las etiquetas.

Venga, os toca a vosotros.

(Móvil)

(Móvil)

Perdón.

(Móvil)

Coge, coge.

Pablo, no puedo hablar ahora.

¿Y qué hace ahí?

No, no.

Que no, que no sabía nada.

Mira, dame... dame veinte minutos.

Sí, sí, ahora voy. Hasta ahora.

Lo siento.

Pero es que me llaman de...

Vete, vete.

¿Puedes esperarte ahí fuera como todo el mundo?

Espero aquí, ¿eh?

Que te quede claro.

Hasta que no venga la hija de puta esta,

no me muevo de aquí.

La directora no va a poder ayudaros, ya lo verás.

Por favor, tío. Por favor.

¿Qué favor me has hecho tú?

Imbécil.

Pasa. Está aquí.

Así no vas a conseguir nada.

¿Qué haces tú aquí? ¿Y tú?

¿La has llamado tú?

Eh, mamón, ¿la has llamado tú? ¡Dani!

¿Qué? Que te vayas.

Como no te la pudiste follar entonces...

¡Dani! ¡Dani, vete!

¡Como toquéis a mi familia, os vais a enterar!

¡Os vais a enterar!

Por favor, vete. No te reviento porque está ella.

¡Ya os habéis quedado el piso, coño! ¿Qué más queréis?

¿Qué más queréis?

¡Hostia! ¿Matarnos?

¡Puta mierda ya, hostia!

Dani. ¿Qué? ¿Qué?

A ver. ¿No es tu amigo?

Pues habla con tu amiguito. Ya está, no pasa nada.

No pasa nada. Es Asun.

Para ti. ¿Para mí?

No tiene nada que ver. ¿Hola?

Sí.

No, Daniel Torres, que... Ya está. Pues bueno, bien.

Lo arreglas tú. Sí, lo arreglo yo, como siempre.

Ahora le digo que se espere. Muy bien. Perfecto.

Ajá. Sí.

Sonia, ¿puedes quedarte un momento?

Nada, son solo cinco minutos. ¿Por qué?

La directora quiere hablar contigo.

Vale.

Que no, que yo no lo sabía. Ya.

Pero lo supiera o no... Es que no me dijo nada.

Si ya no vive en casa.

Eso a nosotros nos da igual.

Lo que nos importa es que usted y el señor Daniel Torres

tienen una deuda con nosotros. Y la vamos a pagar.

Sonia, deja que termine, por favor. Y venir aquí

a montar un escándalo no es la manera.

Llego a estar yo y la Policía viene en dos minutos.

Y él estaría en el calabozo.

Ya.

Le ha cogido, y no piensa a veces. Sepa que, si no nos paga...,

nos veremos obligados a quedarnos con el piso de sus padres.

Es que voy a pagar.

Porque usted y su hija viven allí, ¿no?

¿No es así? Sí.

Pues si pierden el piso y se quedan en la calle,

como parece que va a ser,

y no pueden garantizar vivienda y alimentación para su hija,

Servicios Sociales tomaría cartas en el asunto.

Y podrían retirarle la custodia de su hija.

Pero ¿qué dice?

Se han dado otros casos.

Pero ¿cómo que podrían retirarme...?

Sonia. Pero ¿tú la has oído?

Pero ¿cómo podéis decir eso? Sonia, calma.

¡No, calma no!

Tranquilízate. Me van a quitar a Andrea.

Tranquilícese. Solo digo... Déjame. Que me dejes.

Tengo una deuda con ustedes y voy a pagarla, no sé cómo.

Pero no me amenace con quitarme a mi hija, ¿me oye?

Ni se le ocurra.

¡Sonia! ¡Sonia!

Sonia, Sonia, Sonia.

Sonia, Sonia. Déjame, por favor. Déjame.

¡Perdona!

Es que he visto lo que ha pasado en la oficina y...

y no tienen razón.

Ah, ¿no?

No, no. Te lo digo porque soy abogado.

Trabajo en un bufete, pero...

algunas tardes, con algunos compañeros,

por nuestra cuenta, asesoramos legalmente

a gente que está en la misma situación que tú.

Y conozco el tema.

Además, un desahucio se puede parar. Ah, ¿sí?

Hay que estudiar bien el caso, pero sí.

Claro que se puede.

Mira, esta tarde, me reúno con algunos afectados.

Y si quieres que nos lo miremos, pásate y lo hablamos.

¿De acuerdo? Sin ningún compromiso.

Mi móvil está en la tarjeta. Si quieres, me llamas.

Gracias.

De nada.

¿Quieres que te lleve la mochila?

Eh. ¡Eh!

Andrea. ¿Qué?

Espérame, ¿no?

¿Quieres merendar? No.

¿Un bocata? No.

Mirad, ya viene el pastel.

-¡Anda, mira!

(NIÑOS) ¡Bien!

-Ahora tienes que soplar.

-A la de tres.

-¡Una foto primero! -¡La foto, la foto!

-Yo no quiero ser pobre.

Coño, ni yo.

Y quiero que tengamos una casa.

Díselo a los bancos eso.

Dame.

¿Por qué a los bancos?

¿Quién crees que nos quitó el piso?

La abuela dice que fue porque no pagabais.

Eso dijo la abuela, ¿eh?

¿Y cómo íbamos a pagar sin trabajo?

Pues yo tampoco.

-¡Vamos a repartir los regalos! ¡Venga!

Pero ellos siguen pidiéndonos dinero, eso sí.

¿Por qué? Dame.

Porque son unos hijos de puta.

Y te lo quieren quitar todo.

¿Sí? Sí.

Primero, te quitan esto.

Luego, te quitan esto.

Y esto.

Y, al final, te dejan un trocito

como este...,

que también te quitan. Eh.

Y va el cabrón del banco ¿y sabes qué hace?

¿Qué?

Se lo come.

¡Papá! Eso es lo que hacen los bancos.

-"Ellos os dirán que no".

Pero hay que insistir, porque el banco o la caja, da igual,

está obligado a firmarlo. -A mi madre le han dicho que no.

-Eso lo dicen siempre. Vaya a la oficina con su hija, ¿vale?

Y les dices que habéis consultado con un abogado

y que tienen la obligación de firmarlo.

Y luego, si el banco no quiere negociar,

que normalmente no quieren,

está la reclamación judicial.

Tiene sus costes, lleva su tiempo, pero es el siguiente paso.

-Y luego está lo de Europa, ¿no?

Me han dicho que esto se puede llevar a Bruselas.

-Claro. Una cosa no quita la otra. Pero eso es mucho más lento.

Bueno, tengo los papeles de todos.

No. No, no. Ya, ya.

¿Los suyos también? -Sí, los puse aquí.

Creo que están todos. -De acuerdo.

¿Y sin pastel?

Pero ¿no es un cumpleaños?

Sí. Pues ¿cómo no va a haber pastel?

¿Y si solo están la niña, los padres...

y el pastel?

Es que la oferta es un paquete, por eso es una oferta.

Con su hamburguesa, sus patatas, el refresco que se puede repetir,

el pastel con las velas y la corona.

Y según el número de invitados, es un precio u otro; aquí lo pone.

Ya.

En otros sitios, lo he visto más barato.

Bueno, pues... -Pásame un trapo.

-¿Qué pasa? -Se les ha caído un vaso.

-Y además, les damos un obsequio.

Este mes, el organillo ese; otro, otra cosa.

Disculpe.

¿Qué desean tomar?

Se presenta una interlocutoria al juez para que pare el proceso,

así ganamos tiempo. ¿De acuerdo? Esto es lo primero.

Y después, se puede pedir la dación en pago,

demandar al banco por malas prácticas y mil cosas más.

Y si el banco presenta recurso, se puede hacer presión.

¿Qué presión? Llamar a la prensa,

presentarse delante de la agencia con carteles denunciando el caso.

No, yo no quiero. Qué vergüenza.

En el cole de la niña, no saben nada.

Yo creo que es a los bancos a quien debería darles vergüenza.

Sí, bueno, pero... ¿Y eso del juez?

¿La interlocutoria?

Sí.

¿Los papeles de la hipoteca los tienes?

Aquí no. No, ya, pero ¿los tienes?

¿Y el libro de familia? También.

Vamos a ver si para la semana que viene...

Tengo hasta el viernes solo.

¿Este viernes?

Tendríamos que presentarlo ya. Sí, pero ¿cuánto costaría?

Porque algo habrá que pagar, ¿no?

Vamos a ver.

Está el procurador, que tiene que abonarse ya,

la entrada a registro, el acta de sobreseimiento...

Setecientos doce euros.

Y aparte de esos setecientos, está su trabajo, las gestiones...

No, no, no.

Nosotros solo cobramos si ganamos: 300 euros.

Si no, no.

La cuestión es que lo otro, como es oficial,

si no se paga al momento... Ahora no llevo nada.

Tranquila. Eso, cuando se presente. No te preocupes.

Mi teléfono lo tienes. Sí.

Me llamas esta noche para confirmar que tienes los papeles.

Y quedamos mañana ante el juzgado, o pasado, para presentarlos.

¿De acuerdo? Y entonces traes el dinero.

¿Sí? Sí.

Perfecto. -¡Voy!

Es... nuestro piso. Sí, papá.

Todos nuestros ahorros están aquí. No nos van a quitar nada.

Si presentamos la denuncia esa al juzgado,

nos anulan la hipoteca y ya está. ¿Qué van a anular, Sonia?

Que sí. No van a anular nada.

Estos no anulan nada. No es el banco, es el juez.

Pero hay que presentarla ya.

Por eso necesitamos los setecientos euros.

Yo no tengo setecientos euros.

¿Seguro? ¿Seguro que no tienes nada?

Ven.

Entra. Siéntate.

Mira.

Aquí tenemos...

doscientos treinta y siete euros con cuarenta céntimos.

De las propinas.

Tu madre siempre soñó con ir a París,

y en un par de años o así, pensaba llevarla.

Ahora, lo importante es... que no nos saquen de aquí, Sonia.

Sí, papá.

Pero con esto no nos llega.

¿Por qué no bajas un momento

y sacas de vuestra cuenta lo que falta, y ya está?

Es que yo solo tengo ciento veinte euros.

De la cuenta no podemos sacar, es el dinero para los recibos.

Yo os lo devuelvo pronto. Que no, que no.

De ahí no se saca. Olvídalo.

Además, tu madre se enteraría. Bueno, pues hablo yo con ella.

Tu madre no sabe que te avalé, Sonia.

¿Cómo que no lo sabe?

Papá.

¿Tú no me dijiste que hablaste con ella?

¿Cómo puede ser que no sepa que nos avaló?

Porque el piso está a mi nombre.

Entonces, mamá no sabe nada. No.

Y si se entera, la matas.

¿Cómo que si se entera? Mamá se va a enterar, queramos o no.

No, no, no. "No, no, no" no. Que sí, papá.

Es que si no pagamos, os van a echar del piso.

Como nos echaron a nosotros. ¿Cómo no se va a enterar?

De aquí no nos echa nadie.

Si no presentamos la denuncia, sí.

Ya encontraré yo lo que falta.

¿Cómo?

-¡Mamá!

Un momento. ¿De dónde lo vas a sacar?

De donde sea, Sonia. De donde sea.

Mañana lo necesito sin falta.

Si el viernes no lo tenemos, nos echan.

Que sí. -¡Mamá, ven!

¡Voy, voy!

Seguro, ¿eh? Que sí. Ve, vamos.

¿Y dónde está mamá?

Con las amigas.

¿Vendrá a cenar?

No lo sé. Bueno.

Sí, pero el pelo así para arriba. Y me quemo la oreja.

Pero ese pelo ya te lo he visto.

-Para la boda. ¿Para la de mi sobrina?

Ah, claro, es verdad.

-La que estaba embarazada. Esa misma.

-¿Y cómo le fue al final? Pues muy bien.

Nada que ver con mi hija, con ese Dani que tengo atravesado.

-Es que ese chico no... Pues claro.

Tienes una hija para darle todo lo que la vida te ha negado,

y ni trabajo y casada con ese inútil.

Hasta clases de piano le pagué.

Fíjate. Si no fuera por mi nieta...

-¿Y le gustaron las deportivas?

Anda, que cuando yo era joven... ¡Me cago en la mar!

Anda que no he ligado. Pues sí.

Así. Así.

Así los tenía. Así, así, así, así.

¿Quién me mandaría a mí casarme con ese mondongo?

(RÍE) Mondongo.

Pero relájate, está muy tensa.

-Que se te suben las tetas.

Es verdad, espérate.

¿Qué pasa? -Uy.

Todo mirando. ¡Pero bueno!

-No paran de mirar; les gustas.

Vamos. -Venga, sí.

-Venga, va. -No tengo nada.

Dos gin-tonic y...

Perdón. Tres gin-tonic y un vodka limón.

-Hola. -Hola.

-Los pagamos nosotros. -Uh.

Venga.

-Gracias.

A mí me gusta el de las gafas. Ese me gusta a mí.

-Sí. Gracias.

(Murmullos)

Oh.

Sí, sí, sí.

-Raquel, Raquelita.

-Esos van de caza. -Ya te digo.

Yo, si no tuviera a mi Paco...

¿Qué tu Paco? ¡Deja a Paco en paz, hombre!

Ay, el Paco. Mira. ¡Venga!

Por Paco. Por Paco.

-Por Paco.

(Caja de música)

Guapa, ¿me haces un hueco?

A ver, ¿cómo suena?

(Caja de música)

Reina de la morería,

no estés triste como el tigre.

Pon sonrisa de planeta,

que serán tus mañanitas.

Guapa, princesa y coqueta,

corona de margaritas.

Verde, verde esperanza,

el trigo verde, verde bonanza.

(AMBAS) Verde el cocodrilo,

el monte verde, ciudad esmeralda.

Verde, que te quiero verde.

"Verde desesperanza,

verde rebelde, verde añoranza".

"Verde, el chile verde,

verde que duele, verde que pierde".

Verde, que te quise verde.

-"Verde, que te quise verde".

Verde como la tortuga y tus ojos.

"Verde como la serpiente y el musgo".

Como un cucurucho de menta

y palmera de un oso perezoso.

Guapa tiene que ser... la que de verde,

(AMBAS) verde, verde...

se puede poner.

"Guapa tuvo que ser

la que de verde, verde, verde

se pudo poner".

Guapa tuvo que ser

la que de verde, verde, verde

se pudo poner.

Tanta culpa que no es mía;

tú la tuya y yo la mía.

Cambio gusto, rumbo y rima.

Mi mamá ya no me mima.

Cambio cromo, culpa y pena...

sin pecado concebida.

Reina de la...

morería.

Reina de la morería.

Reina de la morería.

"Reina de la morería".

(AMIGAS RÍEN)

Ven aquí.

Déjame.

¿Qué te pasa? ¿Qué te pasa, hombre?

¡Que me dejes, hostia!

¿Qué te pasa?

Ven aquí.

¿Adónde vas?

No, no, me ha ido normal, bien.

-Pero ¿se lo has contado o no? -Bueno, no exactamente.

-Jaime. -Que no era para hablar de eso.

Era un control, ya está. -¿Y qué?

Eres un profesional; para eso están.

-Se lo cuento, ¿y qué? Me mandan a Tráfico.

-Quizá estarías más tranquilo.

-Además, yo no me hice policía para poner multas, joder.

-Para hacer desahucios tampoco.

Mira cómo te pusiste en el de la niña.

-Eso fue un día. -No era la primera vez.

-Bueno, ya, pero, joder, cada vez que pienso adónde irán...

¿A ti no te pasa?

-Seguro que encuentran algo.

Que nadie se queda en la calle, joder.

Cumplimos con lo que manda el juez. -Sí.

-Y si no pueden pagar la hipoteca, no haberla pedido.

¿No pagas tú la tuya?

-Mi ex. -Bueno, es lo mismo.

¿Para qué quieren los bancos esa mierda de pisos?

-Haz tu trabajo y no te comas el coco.

Jaime, lo que tienes que hacer es salir, divertirte.

-Sí.

-Si quieres, salimos a tomar algo esta noche.

Si te apetece. -No, si tengo a mi hijo.

-Vaya.

-Sí.

(Música dramática)

Abandonen la vivienda, por favor.

(Continúa la música)

Vale. Esta.

Va, va.

(Pitidos)

¿Lo veis? Vale.

¿Cuál es la idea?

La idea es vender seguridad, porque eso le interesa a la gente.

Sobre todo, a las familias, y más si tienen críos.

Por eso les hacemos la demostración, para que la vean en acción.

Yo no fumo. -Yo tampoco.

Da igual, sin tragárselo.

El tema es que cuando el cliente ve cómo suena,

le colocas un par, o más. ¿Por qué? Porque lo ve.

Porque lo entiende. Y luego está el precio.

En las tiendas, está sobre... ¿Sobre cuánto diríais que está?

Ni idea, ¿no?

Esto está sobre los veintitrés o veinticuatro euros.

Por eso nosotros las vamos a vender a veinte euros.

Y yo os dejo cada una a diez euros.

Es decir, que por vuestra cara bonita,

ya os estáis llevando la mitad del beneficio.

Y por cada diez que os quedéis...,

os doy una de regalo.

-¿Y cuántas se venden más o menos al día?

Un día bueno, llego a vender...

así sin agobios, fácil,

unas treinta.

Y parándome a tomar mi cafelito.

Pero si las queréis..., me las tenéis que pagar ahora.

Que no es que no me fíe, pero...

¿Vale?

Venga. Quédate esta.

Además, nos vamos ahora mismo.

¿Y cuándo vuelven?

No sé, pero la madre de Berta se ha puesto mala

y nos vamos para allá.

Ya te llamaremos.

¿Me podrían adelantar lo del mes?

¿Qué mes?

Este.

Ya te pagamos. Ya, pero...

(HABLA EN ALEMÁN)

Sonia, adiós.

Adiós. Que vengas una vez por semana solo.

¿De acuerdo? De acuerdo.

(HABLAN EN ALEMÁN)

Lo siento.

Si ves que se está a punto de echar a perder algo,

como fruta, yogures y tal,

o lo tiras o te lo llevas, como quieras.

¿Vale? Gracias. Hasta luego. Vale.

Adiós. Adiós.

(Música lenta)

(APAGA LA MÚSICA)

¿Aquí también? Sí.

Muy bien. Y ahora tú, Sebastián, aquí.

Eso es.

Un momento.

Hola, papá.

Ve y cuéntale todo.

Todo.

Dicen que hay...

una manera mejor

de contar esta historia.

Hay que brindar.

Tener piedad...

con honradez

no es tan fácil.

No lo es.

Todo hombre que pega a otro hombre

es un hijo que pega a otro hijo.

Todo hombre que roba a otro hombre

es el hijo de una madre

que era nieta y bisnieta

y lloraba y flotaba.

(TARAREA)

Se despistó...,

perdió el orgullo, las llaves...

y el nombre de hombre normal.

Hay que dormir.

Todo pobre que pide a otro hombre

es un hijo que pide a otro hijo.

Todo rico que es un pobre hombre

es el hijo de una madre

que era nieta y bisnieta

y pedía y dormía.

(Tarareos)

Mal pescador...

el que no sabe de vientos,

ni nombra a los peces, ni quiere mojarse en el mar,

ni cortarse la boca con sol y sal,

cambiar o remar.

Ir a misa o repicar.

Todo hombre que echa a otro hombre

es un hijo que echa a otro hijo.

Todo padre que echa a otro padre

es el hijo de una madre

que era nieta y bisnieta

y nacía y moría.

Conquistador...,

provocador...,

vendes humo...

al mejor postor.

La dignidad...

pierde valor...

por tres duros

y un bofetón.

Levantemos la copa y sol

del poeta que atiende el dolor.

Que se inspira y espira perdón.

Que se esconde a llorar a un rincón.

Que declina con alma y pudor.

En voz baja y desde lejos.

Él resiste y persiste.

Y confía en su don.

(Tarareos)

(Tarareos)

(Timbre)

Sonia.

¿Estás solo?

Sí.

¿Puedo pasar?

Sí, sí, claro.

Solo una semana. Lo paras una semana y ya está.

Es un proceso regulado.

Sonia, automático.

Entra directamente a los servicios jurídicos,

sin que yo pueda hacer nada. Te lo he dicho mil veces.

Ya. ¿Y tres o cuatro días?

Que no.

Venga, siéntate.

Hasta el lunes y ya está.

¿Y qué cambiará de aquí al lunes?

Me lo van a solucionar.

¿Quién te lo va a solucionar? Es igual quién.

Yo no le puedo hacer eso a mis padres.

Sonia, a ver.

Necesitas que alguien te ayude. Tú nos dijiste que nos avalaran.

Que no pasaba nada.

Que era una formalidad.

Y ahora, les sacaréis de casa y será como si les echara yo.

Pablo, hasta el lunes.

No puedo.

Si quieres, sí que puedes. Que no puedo, no puedo.

Sonia, ¿qué haces?

Sonia... Solo hasta el lunes.

Hasta el lunes y ya está. Sonia, para.

Por favor.

Para. Hasta el lunes.

Vete.

Vete.

¿No me has oído? Vete.

(Música lenta)

¿Qué haces aquí?

¿Tú no querías unos eurillos?

¿Y de dónde los has sacado?

"Pip, pip".

Eh.

¿Quieres que lo celebremos?

¿Sí? Sí.

Ven.

Aquí, ¿eh? Aquí.

(RÍE)

¿Qué?

Mira.

Ay.

(Música portuguesa)

¿Vienes? Sí.

(RÍEN)

(Continúa la música)

Bueno.

(Continúa la música)

¡Vamos! ¡Venga!

(Continúa la música)

¿Y el libro de familia?

Aquí. Vale. ¿Has traído las copias?

Sí, están aquí. Pues toma, que con esto ya hago.

Pues nada, creo que ya lo tengo todo.

Bueno, el dinero. Ah, sí.

Vale.

Bueno, pues nada, voy a ver si pillo al procurador ahora.

¿Me espero? No, mejor que no.

Porque llevo otros casos, y estaré un par de horitas dentro.

Pásate por el bufete esta tarde.

¿A qué hora? A la que quieras.

¿Mi tarjeta la tienes?

Sí.

Aquí. Pues mira, aquí está la dirección.

Si estoy reunido, pregunta por Lourdes,

ella está al corriente de todo. ¿Vale?

Irá bien, ¿no?

Que sí.

Claro que sí, que esto está ganado.

Y después, ya verás, iremos a por el banco.

(Música lenta)

¿Vamos?

Joder, tío. -Eh, tú.

-¿Qué?

-¿Un uno contra uno, a diez canastas? -¿Ahora?

-¿No te atreves?

-Uno a cero.

-¿De dónde son? -¿Quién?

-Los que jugaban contigo.

-Colegas.

-¿Del instituto o...? -Colegas.

-Nunca me cuentas nada de tus amigos, ni de tu vida.

-¿Para qué te lo voy a contar? -Hombre...

-Tú tampoco me cuentas nada de la tuya.

-No me preguntas. -¿Para qué te iba a preguntar?

-¿No te interesa lo que hago?

¿Te raya que sea policía? -Joder, tío, qué manía.

-Eh, yo estoy muy orgulloso de mi trabajo.

-Joder, tío, que no estás en el trabajo.

-Va. -Que no, tío.

-No hemos terminado.

-Yo sí. La bola.

Ya sé que te sorprenderá, Asun, pero lo tengo decidido.

Dejo el banco.

Sí. Sí, sí. No, no, no. Es una decisión firme.

No quiero seguir trabajando aquí. No quiero seguir...

(SUSPIRA)

No quiero seguir trabajando aquí,

echando a gente de su casa y dejando a familias en la calle.

A Sonia no la echamos nosotros, se echó ella.

Firmó un contrato. La gente no se lee los contratos.

Se fía de nosotros, y... Nosotros no la hemos engañado.

No, pero... ¿Ha pagado o no?

Sí, hoy.

Una transferencia de su madre. ¿Lo ves?

Ya, pero... el mes que viene y el otro

y el otro... Tu coche, ¿lo has pagado?

Me acogí a un plan de financiación.

Y tienes una hipoteca. Sí.

Y pediste un préstamo para arreglarte el piso.

¿O no? Sí.

¿Dónde fuiste de vacaciones?

A Costa Rica.

¿Y todo esto quieres perder?

Si dejas el banco...

No, ya, pero, Asun...

¿Crees que me gusta echar a familias de su casa?

Me duele tanto como a ti.

Pero fuera, el mundo es muy duro.

No hay planes de pensiones, ni mutuas médicas.

Ni incentivos por hipotecas contratadas.

Y para seguir teniendo todo eso,

hay que olvidarse de los sentimientos

que no pagan las facturas.

Y hay que ser fuerte.

Porque esto cada día va a ser peor.

Los impagados del último mes.

Y cuando los enviemos al juzgado, también vendrán a llorarnos,

y a amenazarnos.

Y todos tienen sus razones.

Mujeres embarazadas, niños, familiares con Alzheimer.

Lo de tu amiga Sonia...

es solo el principio.

¿Has terminado los informes?

No, pero...

Pues los quiero mañana,

a primera hora.

Esta tarde me quedo aquí y lo acabo, seguro.

Mañana lo verás todo mejor, ya verás.

Me voy.

Dile a Delfi que repase los lavabos. Vale.

Salgo por detrás.

(Timbre)

¿Sí? ¿Julio Carrión?

Ya estamos. Aquí no hay ningún Carrión.

¿Y Lourdes? ¿Qué Lourdes?

Eh... ¿Aquí no es Carrión y Soler Abogados?

Que no. Esto es un domicilio particular.

Perdón. ¿Y sabe en qué piso es?

En la escalera, no hay ningún abogado.

(Llanto)

(LLORA)

Mi alma ya no está...

en sus oraciones.

Pero seguirá...

y aguantará el muro

de mis lamentaciones.

(SUSURRA)

Mi alma ya no está...

en tus azucenas.

Pero seguirá...

en mis fotografías.

(CANTA EN INGLÉS)

(Tarareos)

(CANTA EN INGLÉS)

(Tarareos)

(CANTA EN INGLÉS)

Mi alma seguirá...

el rastro de estas vías.

Vías.

Vías.

Vías

Vías.

Ay, ay, ay, ay.

¡Ay! ¡Ay!

Ay, ay.

Ay.

¡Ay!

¡Ay!

¡Ay, ay!

(TARAREA)

¡Mamá!

Hola.

Guapa.

Mamá.

Espera, espera un momento.

¿Has merendado? No.

¿Por qué no se lo has dicho a la abuela?

Sí que se lo he pedido.

Hola, mamá.

Hola, papá. -Hola.

¿Qué quieres comer?

¿No tenías que pasar por el súper?

El dinero es para pagar el piso.

Si sobra algo, ya iré a la compra.

-¿Este también nos lo van a quitar?

-No te preocupes.

¿Y qué vamos a comer?

Hay pan.

Está duro.

La niña tiene que comer.

Cállate, por favor.

Andrea, va, nos vamos.

-¿Adónde? A cenar y a celebrar tu cumple.

Es mañana. Es igual. Ponte el abrigo.

Mamá.

Yo no sé si os van a quitar el piso.

Pero tú sola has perdido a papá,

estás a punto de perderme a mí.

Y si me pierdes a mí, también vas a perder a Andrea.

O sea, que tú verás.

Mamá.

Mamá, va.

¡Anda!

¿Te gusta?

Mucho.

Pues ven, ya verás.

¡Guau!

¡Anda!

Hala.

Mira.

Guau.

¿Cenamos aquí?

Y llamamos a papá.

Y hacemos mi fiesta. Vale.

Y se compran el piso y el coche

y la pantalla de plasma y la PlayStation.

Y luego, si no pueden pagar, culpa del banco.

Así cualquiera.

Y luego están esos sudamericanos

y esos rumanos, que vienen aquí y se piensan que...

Pues no, aquí las cosas se pagan.

Que yo tengo que fregar muchos suelos para poder pagar mi hipoteca.

Le he dejado los lavabos perfectos.

Que luego no...

Se ha vuelto a colar ese pobre en el cajero.

Ya. No, si cada noche...

¿Cerrará usted, o quiere que cierre yo?

Sí, cierre usted, Delfi.

Yo saldré por atrás. Vale.

Hasta mañana. Hasta mañana, Delfi.

Eh. Venga, fuera.

Fuera. Vamos, fuera.

¡Rápido! Venga, vamos.

-No puede dormir uno en ninguna parte.

(Alarma)

(TARAREA)

(TARAREA)

(Timbre)

Corre, corre. Corre.

¡Ja! ¡Ay!

¡Papá, es chulísimo!

Es grande. Gracias.

Hola.

Venga, a jugar.

Le llamaré Ricky.

Joder.

No está mal, ¿no?

No toques nada, ¿eh? Que no.

Gracias.

¿Puedo sentarme?

Tu hija no tiene la culpa.

Ya, claro.

Ni su chico.

Ni Martín.

Ni tu hijo.

Tu hijo tampoco.

Deberías buscarte una mujer.

Llevas demasiado tiempo solo y no te está sentando nada bien.

José.

Te pago.

Pablo tampoco tiene la culpa.

Ni el primo de José, que lleva año y medio en el paro.

Y también les van a echar del piso.

O la hija del que me sirve la bollería...,

que se va a quedar en la calle con tres hijos.

¿Cómo van a tener ellos la culpa?

¿Y quién tiene la culpa?

¿Yo?

Yo no sé quién tiene la culpa, ni me importa.

Yo me ocupo de lo mío.

Ocúpate tú de lo tuyo.

No quiero que nadie sepa que igual nos echan del piso.

¿Y qué que lo sepan?

Son vecinos.

¿Cómo que "y qué que lo sepan"?

Mercedes.

¿Qué quieres?

¿Qué quieres, Mercedes?

¿Que nos quiten el trabajo, el piso,

la dignidad, la familia, todo?

¿Sin decir nada?

¿Sin que nadie lo sepa?

¿Es eso lo que quieres?

¿Y a ti qué te importa lo que yo quiero?

¿A quién le importa lo que yo quiero?

Quizá a más de los que crees.

(Música lenta)

"¡Déjenme pasar!".

"¡Esta es mi casa!".

-"¿Qué está pasando, agente?".

"¡Mamá!". "¡Andrea!".

"¡Hijo de puta!".

"¡Andrea! ¡Dejadla!".

-Papá.

(Música animada)

(Caja de música)

Te necesito.

Solo...

resulta muy difícil.

No vas a estar solo.

Llama a tu hija.

¿Y Andrea qué? ¿Qué Andrea?

Mamá.

La abuela.

Bueno...

Ven aquí.

¿Qué quieres?

No.

Sí.

Claro que sí.

No, no pasa nada, mamá.

Que sí.

Estamos celebrando el cumple.

En casa de los alemanes. No, no, no están.

¿Dani?

Dani sí.

Claro que no. Venid.

Que traiga los regalos. Ya la has oído, ¿no?

No, no, hay de todo.

La calle... Atención, ¿eh?

Es Sor Eulalia de Anzuza.

De Anzuza.

Treinta y siete.

Primero A.

(RÍE)

Y yo a ti, mamá.

Y yo a ti.

Te quiero.

Hay que poner dos platos más.

Venga.

Espera, rubia.

¿Rubia?

Sí. Ven aquí.

Guapa.

Hay un gallo que llora y que grita:

"Despierta, despierta,

despierta, despierta", prudente.

Que esto duele, te arrasa, te mata y te irrita.

Qué suerte la tuya, tan cruda y maldita.

Reza de día, de noche y no almuerza.

Se cree mala madre y también mala hija.

¿Dónde está la suerte?

La mía, poquita.

Alguien se lo da y después, se lo quita.

-No hay tanto pan, pan, pan.

No hay tanto pan, pan, pan.

No hay tanto pan, pan, pan.

No hay tanto pan, pan, pan.

Unos son grandes y otros valientes,

unos traicionan y otros son fuertes.

Despierta, Mercedes. Ay, mi Patricia.

Tomás, Martín, Juan...,

Lola, Pablo y Cristina.

Que esta gran culpa

no es tuya ni mía.

"Mentiras, sonrisas y amapolas,

discursos, periódicos, banqueros y trileros".

"Canciones, manos y pistolas,

bolsos, confeti, cruceros y puteros".

(TODOS) Te roban y te gritan.

Te roban y te gritan.

Te roban y te gritan.

Y lo que no tienes también te lo quitan.

No hay tanto pan, pan, pan.

No hay tanto pan, pan, pan. -También te lo quitan.

-No hay tanto pan, pan, pan.

No hay tanto pan, pan, pan.

Y es indecente, y es indecente,

gente sin casa, casas sin gente.

-No hay tanto pan. -Es indecente.

No hay tanto pan. -No hay tanto pan.

-No hay tanto pan.

No.

No hay tanto pan. Es indecente.

Convierten el pueblo en barco, la mierda en oro.

No hay tanto pan.

No hay tanto pan.

No hay tanto pan.

No hay tanto pan.

No hay tanto pan.

No hay tanto pan.

No hay tanto pan.

No.

No hay...

hay tanto...

pan.

Ay, ay, ay, ay, ay.

Ay, ay.

Ay. Ay.

Ay, ay, ay.

Ay. No.

No.

No.

No.

No.

Ay, ay, ay, ay.

Ay.

No.

No.

No.

(MANIFESTANTES) ¡No es una crisis, es una estafa!

¡No es una crisis, es una estafa!

Somos Cine - Cerca de tu casa - Ver ahora

Cerca de tu casa

Un reparto de lujo sirve como carta de presentación para esta película. Silvia Pérez Cruz, Lluis Homar, Adriana Ozores, Iván Massagué, Manuel Morón, Iván Benet y Oriol Vila se trasladan al otoño de 2007, año en el que están ambientadas varias historias: una joven de treinta años que no puede hacer frente al pago de la hipoteca tras perder su trabajo, del empleado de la oficina bancaria que se enfrenta al drama de dejar sin casa a sus vecinos de toda la vida, del policía que vive atormentado porque debe sacar a familias enteras de sus pisos y dejarlas en la calle... Situaciones reales que provocó la crisis y que en muchas ocasiones lograron superarse con la lucha, la solidaridad y la esperanza. La película está dirigida por Eduard Cortés y cuenta con la participación de RTVE. En 2016 pasó por Málaga y se alzó con la Biznaga de Plata a la Mejor Música, premio que se llevó a casa Silvia Pérez Cruz, autora e intérprete de todos los temas. 

No recomendado para menores de 12 años Somos cine - A cambio de nada - Ver ahora
Transcripción completa

¡Gracias!

Hola.

Joder, ¿otra vez lo mismo?

Ya no sé qué más hacerte.

¿Te duele? No.

¿Cuántas veces tengo que decirte que te laves la cara antes de salir?

Me la he lavado. ¿A qué hora te acostaste?

Pronto.

¿Por qué no dejas ese trabajo? ¿Con qué comemos?

Darío, tienes que venir a hablar con el abogado.

¿Me estás escuchando?

¿No puedes de otra manera?

Que pase el dinero que debe.

Me da dinero. Me lo tiene que dar a mí.

Ya te lo doy yo, ¡a ti qué más te da!

¿Por qué no habláis antes del juicio?

¡No tengo que hablar con nadie!

¡Ya sabes lo que tienes que hacer!

"¿Sí?".

Baja, Luismi. "Todavía no puedo, tío".

Venga, va, coño, que te espero detrás.

No puedo bajar tan pronto. Pero ¿cómo vas con esas pintas?

Que hay que ir a trabajar. Haberme avisado antes.

¡Tira para atrás! Déjame llevarla, coño.

Luego. Siempre luego, pero luego nunca.

No tienes carné.

Ni tú tampoco, no te jode. A ver si nos va a ver alguien.

Es que eres un mierda.

110.

115.

¡115!

¡Joder!

A ver si adelgazas, no llegamos a 120 en la vida.

Puta madre.

Que buenas las hacen ahora, las hacen de verdad.

Joder, qué sensación.

(CHISTA)

Te la has pillado un poco justa, ¿no?

Estoy tocho.

Hijo puta, pero si no te he visto hacértelas.

Son muchos años, tío.

Qué cabrón...

Están guapas, ¿eh?

Pásate mañana.

Pero qué mañana, tronco, llevo pasándome dos semanas.

¿Yo qué quieres que haga, niño? La gente es muy "malqueda".

No me cuentes tu vida, te traje lo que pediste y me pagas.

Que te voy a pagar, en cuanto cobre.

No puedo esperar más, necesito la pasta sin falta.

Como no la pinte...

Estoy más tieso que Tarzán.

Te buscas la puta vida, tío.

Y dale, pedales... Que no tengo, niño, joder.

Que más me gustaría que poderte pagar.

A mí no me gusta deber dinero a nadie.

Así que si quieres coge las piezas y te las llevas.

¿Qué te crees que es El Corte Inglés? ¡Quiero mi dinero!

Qué hostia. ¿Te has hecho algo?

¡Quita, coño!

Has venido muy fuerte, tigre.

Ni tigre, ni pollas.

O le pagas lo que le debes o te lo explico de otra manera.

Joder, cómo ha venido hoy el escudero.

Darío...

Darío, venga, vamos a la cama.

Venga, vamos, hijo, que yo ya no puedo contigo.

¿Sí? -Pasa.

Hombre, pensaba que estabas enfermo.

Bueno, estaba malo, pero ya estoy bien.

Siéntate.

¿Qué vas a hacer el año que viene si no apruebas?

Voy a aprobar. Eso dijiste el año pasado y mira.

Este año será diferente, lo verá. ¿Sí? ¿Por qué?

Porque lo va a ser. Porque lo digas tú.

Veo que voy a aprobar. Lo creo.

Dile a tus padres que vengan a hablar conmigo.

No pueden, trabajan los dos.

Pues dame su teléfono.

No me lo sé.

¿No te sabes el teléfono de tus padres?

Por favor, las cosas están muy mal en mi casa.

Y peor que van a estar si sigues así.

Deme una oportunidad, por favor. ¿Otra?

Ya no me quedan.

(Claxon)

Hola. ¿Qué pasa?

¿Esos pelos?

No sé como tu madre te deja salir así de casa.

No sé qué cojones hace.

Trabajar, no te jode. Esa boca...

me cago en Dios.

¿Has hablado con ella?

¿Y?

Cago en Dios... es que...

Encima que me deja en la puta calle, me quiere quitar lo poco que tengo.

Ahora sí que vamos a tener problemas, estoy hasta los cojones

de tu madre, al final se queda sin la casa, ya verás.

No se queda en la calle. Yo sí...

No he dicho eso.

Una cosa es que quieras a tu madre y otra que me jodas.

No voy en contra de nadie. ¡Díselo a ella!

¡No me levantes la voz que te saco a hostias!

Habla con ella a ver si te das cuenta de cómo es, coño.

¿Qué tal las clases?

Bien.

¿Seguro?

Menos mal que este año lo estás haciendo bien.

Casi es la única alegría que tengo.

Para ti, para ti, ¿eh?

Fírmalo aquí.

¡Tyson, para!

Tronco, ¿quieres coger a tu puto perro?

No la monta, no llega.

No te muevas, puto gordo.

Que está en celo, coño.

¿Y si le ponemos chubasquero y que se den un homenaje?

¿Y si me la doy con tu hermana? Chúpame el cipote.

¡Tú! Para, coño.

Como se la cargue vas a flipar, ¿eh, subnormal?

Tronco, ¿quieres parar ya?

Joder, mañana te traigo tres bolsas, gañán.

Siempre traes mucho pero luego no traes nada.

¡Tú, deja el calcio, coño!

¡Joder, qué asco, no sé como puedes beber esa mierda!

¡Tú, tú, la hora!

Joder...

Qué guapa es Alicia, tío.

Ya ves, menudas tetas tiene.

¿Se las ves? Ah, no, es el codo.

Esta quiere con los dos cien por cien, te lo digo yo.

Que se está tocando. ¿Lo estás viendo?

No, pero lo dice su cara.

Vamos a pedirle aceite, ahora es el momento.

Ahora no se puede, su viejo está al caer.

¿Qué haces, coño? Me he resbalado, joder.

¿Qué hace? ¿Qué hace?

Buah, chaval, que se está tocando.

¡Eh, qué coño haces!

Yo no te he tocado con nada, te lo juro.

Madre mí...

Pues... esa es la situación.

Si no aprueba los exámenes finales tendrá que abandonar el instituto.

Estoy de piedra. No sé qué decir.

Sería un error que dejara de estudiar.

No, hombre, no, eso desde ningún concepto.

No, yo le juro... ¡Tú te callas, coño!

Que bastante la has liado ya.

¿Qué haces? ¿A tu padre le vas a contestar?

Con todos los problemas de casa y ahora esto...

Toda la vida sufriendo y trabajando y trabajando

para darte una educación y ahora esto.

Es pública.

Que no me contestes, coño, que no me contestes.

¿Qué quieres acabar como yo? ¿En la obra?

¿Eso es lo que quieres?

¿En qué nos hemos equivocado, hijo? Dímelo.

¿Qué hemos hecho mal?

Jo... estoy hundido en un pozo profundo.

Bueno, tranquilo. Tranquilo, tranquilo...

¿Tiene usted hijos?

No sabe el dolor que tengo ahora, no sabe.

Estoy... estoy... estoy que no estoy, vamos.

Bueno, estamos en paz. ¿Cómo que en paz?

Nos ha jodido, compi, he tenido que cerrar el taller.

¿Cómo puedes tener tanta cara? Anda, vamos, niño,

que menudo marrón te he quitado. Lo suyo es que ganemos todos.

Ah, figura, ya te puedes espabilar,

que como no apruebes vas a cagar vinagre.

Pero ¿qué haces? Que está mirando, joder.

Déjate de gilipolleces, déjate de gilipolleces.

Joder, niño, cada vez subes más pronto.

¿Has cenado?

Anda...

¡Vamos, tronco!

¡Alicia!

¿Qué haces, gilipollas? Nada, se ha enganchado.

A ver si te engancho una hostia. Que tienes la mano muy larga.

¡Tyson!

Ahora os tiráis una hora en la calle.

¡Que no tenga que bajar a por ti!, ¿me oyes?

Venga, espabila, que me tengo que subir ya.

No tardas nada, he dejado todo hecho.

Venga, dale ahí, venga.

Venga, más, más, más.

Más... Que no, tigre.

Que no se puede. A que le dabas, ¿eh?

¿Se puede saber qué haces aquí?

Espero a Darío que ha subido a pedirle apuntes a un compañero.

Tira para casa. Ahora subo.

Que te muevas, ¿qué quieres que baje tu padre?

Ahora subo.

No me digas coño que te parto la cabeza.

Tira para casa, coño.

(LADRA) -El perro también...

¡Vamos! ¡Toma!

(SILBA)

(RADIO) "Adelante, radio 5".

Mañana te vas a vivir con tu padre, no me complicas más la vida.

¿Sí?

Ah, perdone, Santos, luego continuamos. Adelante, pase.

Hasta luego.

Hola. -¿Qué tal?

Siéntese, por favor. Siéntate.

¿Y su marido?

Ni idea, le dejé un mensaje.

¿Perdón?

Que le he dejado un mensaje.

No creo que venga, la verdad.

Ah...

Bien, siento mucho lo ocurrido.

El instituto no va a presentar ninguna denuncia contra Darío.

(Puerta) Pero la dirección del centro...

Sí, ¿qué desea? -Soy el padre.

¿Cómo el padre? -El padre de Darío.

Pase, pase. Pase.

Siéntese.

Le estaba diciendo a su mujer

que el instituto no va a presentar ninguna denuncia contra su hijo.

Pero la dirección ha decidido expulsarle del centro.

Es una decisión demasiado drástica, ¿no le parece?

Un buen estudiante puede tener un mal día.

¿Perdón?

¿Han tenido en cuenta sus notas antes de tomar esta decisión?

Ese ha sido uno de los motivos por los que se ha tomado.

¿Cómo?

Mi hijo tiene todo aprobado y con nota.

No, me temo que no.

Su hijo tiene todo el curso perdido.

Si quieren que continúe estudiando

tendrán que matricularle de nuevo en tercero y en un centro privado.

Querrá decir en cuarto.

No, en tercero.

Darío, ¿en qué curso estás?

No entiendo nada, perdone.

Darío.

¡Tú tienes la culpa de todo!

¡¿Que me siente?! ¡Levántate tú!

¡Levántate y da la cara, hijo de puta!

¡Me cago en tu puta madre! -Tranquilícese.

¡No me toques! -¿Que no te toque?

¡Estás como una puta cabra! ¡Mira como está tu hijo!

¡Estás loca de la puta cabeza, cojones!

Niño, cuando termines barre el taller.

Oye, Justo, ¿puedes adelantarme algo?

No llevas ni dos semanas y ya estás pidiendo.

Lo necesito. Y yo.

¿Qué te crees? ¿Que esto se paga solo o qué?

Tú por lo menos no pagas casa.

Los servicios oficiales están acabando con el oficio.

No veas lo que tengo que hacer para mantenerlo abierto.

Ya, pero... A ver si salen un par de temas

y te doy algo, cojones.

¿Le ayudo?

Bueno.

Pues esto tira. Sí,

tiene un carburador más grande, está trucado.

Lo tiene bien cuidado.

Lleva 20 años conmigo y va como un reloj.

Esto es muy viejo, ¿no? Lo viejo vale para mucho.

Deje que le ayudo.

¿Hasta qué hora te puedes quedar? No tengo hora.

Que bien vivís lo estudiantes.

Soy mecánico.

¿No estudias?

Lo he dejado.

Prefiero ganar dinero.

¿Tus padres no te dicen nada por llegar tarde?

No tengo padres.

Lo siento.

¿Hace mucho? Mire, mire.

Vaya nochecita, me has traído suerte.

¿Sabes que Julito y yo jugamos juntos al fútbol?

Lo que hace tener padrinos.

Si yo hubiera tenido hubiera llegado arriba.

Como cantante no sé, pero futbolista...

Menuda zurda tenía, ponía la bola donde quería.

Un día de esto vamos a dar unos toques para que veas.

Justo, ¿has estado detenido alguna vez?

¿Quién no ha estado detenido alguna vez?

Solo una vez me han trincado y fue una movida que no hice.

Dos años me comí por la cara.

Dos años con Franco, que no veas como era eso.

Nada más entrar te querían partir el culo.

¿Y no te lo partieron?

¿A mí?

No...

No me jodas, me van a partir el culo de qué.

No, no, no.

Ahí va mi madre la que liaba yo ahí.

¡Tú si que eres una diosa y no las griegas!

¿Has visto? Esta quiere lomo embuchado.

¡Eh, tú, reina, espera!

¡Dame tu teléfono que te quiero contar un secreto!

A ti te han sacado punta al lápiz, ¿no?

Sí, sí, muchas veces.

A mí a tu edad no se me escapaba una gallina, caían todas.

Tenía más pelo, claro.

Estaba en los huesos de tanto empujar, no hacía otra cosa.

Pero como con una profesional no hay color.

¿Estás casado? ¿Casado yo?

Buah, con lo que me gusta a mí la música, deja, deja.

¿Qué hay, "caracandao"? ¿Qué pasa?

A ver qué tengo por ahí. Venga.

Coño, dichosos los ojos.

¿Qué es de tu vida? Que estás más perdido...

Luchando para sobrevivir.

¿Tú? No creo. Está la cosa bonita.

A mí me vas a decir.

Tenemos que ponernos al día.

Esta semana sin falta. Eso dijiste hace un mes.

Entrego un par de motos y cerramos.

Esto es lo que yo necesito.

Olé.

Si quieres esto tenemos que saldar.

Venga, coño, Matías...

Que nos conocemos hace 20 años, que yo no fallo.

Somos ley antigua, compi.

Por eso, Justo, por eso.

Te digo que es para las motos.

Que sí. Me hace falta esto.

O pagas o no te las llevas.

Pero si es por ti.

Por mí no te preocupes.

Pues peor para ti.

Joder, cómo pica, chaval. Eso es de no lavarte, cerdo.

¿Qué te crees que hago aquí? ¿Cuándo piensas volver?

Paso.

Tengo curro, casa y voy a ganar mazo de pasta.

Paso de aguantar las tonterías de nadie, a mi rollo.

¿Cómo vas a estar solo?

No necesito a mis viejos, puedo vivir solo perfectamente.

Estoy de vacaciones, chavalote, he aprobado todo.

F.P. está tirado.

Porque tú lo digas.

Todo lo sé hacer yo. Tú sabes hacer mucho.

Por eso suspendías todas.

Porque paso de estudiar, es un coñazo.

Paso de estar atado a una silla. A mi nadie me ata a una silla.

Eres un gordo que te mueves menos que un gato de escayola.

Tú un enano que toma calcio para crecer.

No te piques, "gordopilo".

Me tienes hasta la polla. Pues adelgaza.

Tu padre el del camión. Tu madre la del sonotone.

O la tuya que se pone un cojín en el coche

para llegar a los pedales.

¿Qué haces?

Por si lo necesitas. No hace falta, voy a cobrar ahora.

Cuando cobres me lo devuelves.

Estás flipando.

Joder, te podías haber echado más colonia, que pestazo.

Solo me he dado un par de disparos, figura.

(Música disco)

¡Ey! ¿Qué tal? ¿Qué pasa?

Hacía mucho que no te veía por aquí. ¿Qué?

¡Que hacía que no te veía! Es la primera vez que venimos.

Ah, claro, a eso me refiero.

¿Queréis tomar algo?

¿Que si queremos tomar algo? -Venga sí.

Ricky, vamos a por unas huérfanas.

Acércate, coño.

Hola, guapo.

¿Quieres lomo? ¿Cómo?

¿Que si quieres lomo embuchado?

¿Qué haces? ¿Eres tonto o qué te pasa?

Chica, pensaba que querías. Flipado...

¿Qué haces aquí, chaval? Lo que mes sale...

¡Eh, eh!

¡Suéltame, coño, suéltame!

¡No se te ocurra tocarme! Vámonos.

¿De qué te ríes? Vámonos.

¿No te confundas conmigo? ¡Tira de una vez!

¡Cállate, coño! ¡Vamos!

¡Meteros para dentro que al final os vais a casa calentitos, maricones!

¡Gilipollas!

Se va a cagar ese maricón, no sabe con quien ha dado, va a flipar.

¡Cuidado, coño!

Me cago en mi puta madre.

Cómo me ha puesto el "jarsuéter". Te lo ha puesto bien, sí.

¿Has visto la que le he dado yo?

De refilón, le llega a entrar y le echo a dormir.

(Claxon)

¿Ves? ¿Te dije que venía o no?

Este pavo es ley antigua.

Me ha pillado a traición el maricón. Ha sido muy rápido.

No nos ha dado tiempo a nada, se ha metido a dentro.

Mejor.

Si le cojo yo caga vinagre.

Tranqui.

Mañana venimos y se lo explicamos. Está ahí.

Mira, ese ha sido, el del casco.

Venga, vamos a por él. Aquí no se puede.

Hay mucha peña. Claro, claro.

Le seguimos y le cogemos por ahí. Que hay más días que sandías.

Venga, coño, ¿le vas a dejar que se pire?

Vente, Luismi. ¿Dónde vas, Tarzán?

¡Déjame!

¡Ese no va abusar de mí! ¡Que te estés quieto!

Las cosas hay que hacerlas cuando hay que hacerlas.

Que te cagas con él, ¿no?

Pero ¿qué dices, niñato?

¡Eh, tú!

Dime.

¿Conoces a aquellos chavales?

No. ¿No?

Pues uno de ellos es mi hijo.

Muy bien, ¿y?

¿Y...?

Ven un momento, que te voy a explicar una cosa.

La que le va a dar, vas a flipar.

Que este pavo es muy chungo.

¿Qué pasa?

¿No te interesan unas alforjas de cuero con flecos para tu burra?

¿Cómo? (CHISTA)

De cuero bueno, bueno.

Puedes ir a la discoteca cuando quieras, te invita.

¿Le has dado mucho? Lo justo, no me gusta abusar.

Hay que saber bien donde está los atajos, tigre.

En cuanto me quite la puta hipoteca

alquilo el taller, me pillo una chocita en la playa

y a tocármela de mear.

Lo tengo todo "cubicado". Ya ves.

Qué cabrón.

¿Y tú qué vas a hacer de mayor?

Conductor de ambulancias. ¿Para salvar vidas?

Para saltarme los semáforos.

(RÍE)

Qué jodío...

Disfruta todo lo que puedas ahora.

Esto pasa a toda hostia, te lo digo yo.

¿De pequeño qué querías ser? ¿Yo? Lo que soy, un triunfador.

("La vida sigue igual"- Julio Iglesias)

Cómo te mola mi musiquilla, ¿eh, brother?

Oye, Darío, te tengo que pedir un favor.

Dime.

Ahí es, está en la segunda planta.

Vienes conmigo, ¿no? Yo vigilo, coño.

Uno se tiene que quedar fuera.

Vale, vale, vale.

¿Has visto qué fácil?

No te creas, ¿eh?

Me ha costado arrancarla, tenía un corto.

Anda que no aprendes, al final te voy a cobrar.

Oye, hijo puta, ¿no me ibas a esperar fuera?

Ahora sí que vas a ganar dinero. Ya ves.

No sabes los encargos que tengo, vamos a subir como la espuma.

Mañana tienes el día libre, campeón.

Pero si mañana es fiesta. Pues por eso.

Perdone, ¿cuánto cuesta?

Hombre, Darío, se presentó y vino, ¿eh?

¿Qué tal, Antonia? ¿Cómo va el negocio?

Regular, más bien mal. Hay mucho centros comerciales.

Oye, pues tiene un buen puesto, ¿eh?

Demasiado para mi edad, hijo.

Señora, perdone,

¿el precio es el que pone aquí? No, es la fecha de fabricación.

No te jode esta...

Hombre, quizá se le ha ido la mano, ¿no?

Qué va, cuanto más caro más pagan.

Hombre, eso sí.

Estás más delgado, ¿eh?

Muchas gracias, está muy bueno.

Lo has dicho cuatro veces, ¿quieres más?

Estoy bien, gracias. Pon el plato.

Gracias.

Tú ven cuando quieras que siempre estoy sola.

Hay días que no te da nadie ni los buenos días.

¿Su familia? Sí, es mi familia.

Deje, ya recojo yo.

Deja, si tengo tiempo, así me entretengo.

No para quieta. No, hay que moverse, hijo.

¿Y eso? Envejece uno menos.

Ahora voy a ver el telediario.

¿Y esto?

Se la he cogido a mi jefe.

Vamos monta, corre. ¿A dónde quieres ir?

Donde teníamos que haber ido hace tiempo.

¿Me dejas llevarla?

Luego.

Siempre luego pero luego nunca.

Coño, sácate el carné, no te jode.

Sácatelo tú primero.

A mí no me hace falta.

("Soy un truhán, soy un señor"- Julio Iglesias)

¿Qué puta mierda es esto, tío?

Buah, no tienes ni idea, este tío es un poeta.

Soy un truhán, soy un señor,

algo bohemio y soñador.

Y es que yo...

¿Qué te parece? Menudo aparato, chaval.

Quien la pillara.

¿Es una piba o un travelo? Es tu padre, no te jode.

No ves las tetas que tiene, tío.

Las veo, las veo.

Y podemos tocarlas.

Venga, vamos, que te invito.

Que me han dado un adelanto.

Me tengo que subir ya. Te vas a subir pero bien.

Venga, va, vamos a ser los primeros que sino no mola.

¿Qué tal, reina?

Ya ves, aquí, pasando el rato.

Hace muy buena noche, ¿no? Bueno...

Eres muy guapa.

¿Sí? Sí.

Pues gracias, príncipe.

¿A cómo va?

¿El qué?

Todo lo que se pueda.

(RÍE)

Eres muy pequeño, corazón.

Pero funciono que flipas, ¿eh?

Te lo puedes pasar pero que muy bien.

(Claxon) Eso no lo dudo.

Espérame un momento.

Lo que necesites, reina.

Hola. -¿Qué tal, guapa?

Bien, aquí. -¿Cuánto cobras?

Venga...

Anda.

Tú cuando seas grande no seas un flipado como este.

Entonces ¿qué?

Mira, vente dentro de un par de añitos

y vemos qué hacemos.

En un par de añitos nos hemos casado, diosa.

(RÍE)

¡Tú que sí, tronco, que sí! ¡Venga, coño!

Te lo juro, cuando ha visto cómo funciono.

Vamos a la furgoneta a follárnosla.

Estarás limpio, no podemos quedar mal.

Me duché el jueves.

La que le vamos a dar. Ya ves.

Encima juntos, nos acordamos toda la vida.

¡La vamos a dejar loca!

¡Vamos!

¡Vamos, coño, a ver si se la va a llevar alguien!

¿Crees que era tu viejo? Qué va, tronco.

Los fines de semana lo lleva otro conductor.

Hoy es lunes.

Bueno, y algún día de diario, coño.

Se turnan.

Yo también creo que no era él.

¿Qué te parece?

Parece nueva. Nos ha jodío.

Aquí trabajamos calidad.

Oye, tengo para vender esta, esta, aquella...

Tengo mogollón para vender.

Y esta es la hostia, esta es cojonuda.

Si conoces a alguien... ¿Esta también está barata?

Pues claro, tío, como la tuya.

Si me entero de alguien te lo digo. Gracias.

¡Niño!

Sácasela al caballero. La moto, ¿eh?

Hay que tener cuidado con este que es más rápido que Billy.

Te dejo que tengo un poquito de prisa.

Vale, compi, nos vemos. Ya sabes donde estamos.

Claro. Anda, vete por la sombra.

¡Tigre!

Tu primer sueldo, campeón.

Gracias.

¿Qué coño gracias? Te lo has ganado con dos cojones.

Ah, las cosas se piden antes de cogerlas, machote.

Y a ver en qué te lo gastas, ¿eh? Anda.

(SUSPIRA)

¡Vamos, tú, que vas a gastar el termo, coño!

(Puerta)

¡Va!

(Puerta)

(Puerta)

¡Ya va, coño!

¡Policía, alto!

(Timbre)

Alicia, Alicia.

¿Qué? ¿Está tu padre?

No, aún no ha llegado.

¿Vas a una fiesta de disfraces y no invitas?

Joder, Darío, tío. Es la última vez.

Que me metes en un lío. Por favor.

Me vas a meter en un lío, mi padre llega ya.

Alicia, que es la última vez, te lo juro.

Tira, anda, tira.

¿Le cuentas a tu padre todo lo que haces?

Un día te vas a matar, tío.

No jodas, me quedan muchas cosas por hacer.

Venga, anda, niñato.

Sí, si tuviese cinco minutos te hacía tocar el cielo.

¿Eres de 5 minutos? Bueno, ponle media hora.

Muchas gracias, te debo una.

Hola, Darío. Hola, Antonia.

¿No la habré despertado? No, no.

Estaba oyendo la radio, apenas duermo.

¿Le puedo dejar aquí mi mochila?

Ha cerrado por vacaciones.

¿Y qué vas a hacer ahora?

No sé, tendré que buscar algo.

Muchas gracias. ¿Quieres "kenflog" o galletas?

"Kenflog" mejor.

Ten cuidado que estará muy caliente, este micro está como una regadera.

¿Y tu familia?

Tengo una tía, pero vive fuera.

¿Y dónde vas a dormir?

Tómate la leche.

¿Ya te vas a acostar, hijo? Sí.

Que descanses. Hasta mañana si Dios quiere.

Buenas noches, Antonia. Buenas noches.

¡Eh!, ¿qué pasa, cabrón?

¿Cómo lo llevas?

De lujo, compi.

Estoy conociendo a una gente de puta madre.

La pena es no haber entrado antes.

No sabes los contactos que estoy haciendo.

Es que tengo de todo, televisión, consola...

Estoy yendo al gimnasio, niño.

¿No me ves bien? Se nota, se nota.

Hombre, me he sacado 20 años de encima.

Estás mejor dentro que fuera. Claro, tigre.

Hay que aprovechar las oportunidades de la vida, coño.

¿Qué te ha pasado?

Nada, a unos que se lo he tenido que explicar.

Tú estás más delgado, ¿no?

Claro, todo el día metiéndola, hijo puta.

Tampoco todo el día, pero no me quejo.

Yo aquí paso.

Oye, ¿te han...?

Tranqui, yo tengo código.

Pero la madriguera de momento mejor no, ¿vale?

¿Eh? ¿Y qué te ha dicho tu abogado?

Que va todo de puta madre, pero que si puedo que me escape.

Menudo maricón.

Se lo quería llevar muerto. Me dice el hijo de gran puta

que me declare culpable que así rebajan condena, ¿qué te parece?

Yo que no he hecho nada me voy a comer esto por la puta cara.

Le he mandado a tomar por culo, lo que hace la peña por no currar.

¿Y qué vas a hacer? Me ha dicho uno que es una máquina,

10 000 pavos y a la semana estás en la calle.

Lo he hablado con el juez que lleva lo mío.

Hostia, de puta madre. Sí, joder, ya.

Pero tengo que designar el caso esta semana

y me han quitado lo que tenía.

Y a ver de donde saco yo esta cifra, joder.

¿Alguien que te eche una mano? Sí,al cuello.

Ahí fuera el único que tiene código eres tú.

Tengo que salir de aquí pero ya niño, pero ya.

El banco me va a quitar el taller

y a ver qué hago yo al salir de aquí con la edad que tengo.

Toda la puta vida currando y ahora mira.

Tú no te agobies, tío, algo se podrá hacer, seguro.

¿Y yo aquí dentro qué quieres que haga?

¿Estás mal de la cabeza?

Está por la cara, coño.

Es una puta bola. La que te van a poner a ti,

retrasado mental.

Que no pasa nada. Que no, que te olvides.

Paso, es un marrón muy gordo.

Te necesito para sacarle de la trena.

¿Te la vas a jugar? Ha dado la cara por mí.

No le voy a dejar tirado, tengo código.

Lo que tienes es una pedrada importante.

¿Dónde vas? Ya no puedo más. Es para mí.

Joder, parece que no te dan de comer en casa.

Llevo toda la semana a verduras, tronco.

Por lo menos acompáñame a verlo.

Que no, coño, que ya te conozco yo a ti con lo de ver las cosas.

Vamos, coño, que ahora está a huevo.

Déjame comer tranquilo, ¿eh?

Me han dicho que para adelgazar tengo que comer despacio.

Vale, yo voy a mear. Sí, una polla...

A mí esto me da la vida, si me quedo en casa me apago.

Qué va, esta muy bien. Sí, porque no paro.

¿Siempre se ha dedicado a esto? No, me he dedicado a la costura.

Pero ya como hay tantos almacenes y tantas tiendas,

sale más barato comprarlo que hacerlo.

¿Qué prefiere usted, ahora o antes?

Hombre, ahora hay adelantos y mucha comodidad,

pero la convivencia de antes era mejor que la de ahora.

¿Si pudiese volver atrás volvería?

Por una cosa sí.

¿Dónde has cogido eso? Estaba en la calle de al lado.

Está nuevo.

La gente que se cansa muy pronto de las cosas.

Espere que ahora vengo.

No vamos mal. No, vamos muy bien.

Siempre que salgo contigo siempre encontramos algo.

Hacemos buen equipo. Muy bueno.

Parece que me has caído del cielo.

(Sirena)

Hola, buenas noches. Hola, buenas noches.

¿Voy muy deprisa?

No, señora, va un poco cargada, ¿no le parece?

Esto puede bien. No lo dudo.

Lleva usted una muy buena máquina.

Sí, va muy bien.

¿No sabe que la carga del vehículo no puede superar sus dimensiones?

No lo sabía.

¿Sería tan amable de enseñarme la documentación del coche?

Señora, tiene el carné de conducir caducado.

¿No me diga? Se me habrá pasado.

Se le habrá pasado hace 5 años.

¿5 años? Hay que ver cómo pasa el tiempo.

Voy a tener que inmovilizar el vehículo, señora.

Perdone, señor agente,

no podemos dejar esto ahí cargado, ya sabe lo que hay por ahí.

Si no le importa dejamos esto en casa

y no lo movemos hasta que renueve.

Muy buena idea.

(RADIO) "Indicativo 1, 12 para Marcelo.

Servicio de grúa requerido llegando al lugar referido".

Hola, ¿qué tal? Vengo de parte de Justo.

¿Qué vienes a pagarme lo que me debe?

¿Podemos hablar un momento a solas?

Pues tú dirás.

Nada, venía a buscar trabajo, a ver si tienes algo.

¿Cuántos años tienes? Cumplo 16 este año.

Ahora mismo no tengo nada. De lo que sea.

Puedo hacer cualquier cosa.

Lo siento. Aprendo rápido.

Me paga lo que vea. Ahora mismo no necesito a nadie.

Vale.

Vale.

Pues nada, ya vengo otro día a ver si hay suerte.

Hasta luego.

Perdone,

¿le importa si subo un momento al baño?

Llevo meándome desde pequeñito. Perdone, jefe.

Anda, pasillo de las ruedas a la derecha.

Gracias.

¿Qué tal?

Bien.

Tiene muchas piezas aquí, ¿no?

Sí, claro.

De moto.

Sí, de moto.

¿Has visto como está tirado? No hemos visto ninguna caja fuerte.

Que la caja está, coño con la caja.

¿Y la alarma? Tú tienes F.P.

¿Eres tonto o retrasado?

A ver, la central está en el baño,

a las malas tenemos 15 segundos para reventarla.

¿Y por dónde entras? Por la puerta.

¿No has visto la mierda de puerta que tiene?

Suponiendo que entres, ¿cómo piensas abrirla?

Coño, con cuidado

para que no se jodan los billetes. Eres gilipollas.

Yo ya no entro.

Deja de protestar que parece que te has comido una mierda.

¿Qué ha hecho hoy, Antonia?

Poca cosa, ver la televisión y nada más.

Eso no está bien, hay que moverse. Ya.

Ya tengo muy pocas cosas que hacer.

Hombre, siempre hay algo que hacer.

¿Has encontrado trabajo?

Algo hay por ahí, a ver si sale.

Te iba a decir que si podías venir mañana conmigo

al ayuntamiento, quería dar de baja el puesto.

No joda... Digo, no me diga.

A usted eso le da la vida.

Sí, le voy a dar de baja porque no puedo.

De eso nada, Antonia, algo se podrá hacer.

Mañana es un día especial y hay que celebrarlo, déjese de rollos.

Déjalo en la pila, por la mañana lo recojo yo.

Deje, yo la ayudo.

Si yo puedo. No me cuesta nada, hombre.

Muchas gracias, hijo. De nada, hombre.

Joder, tampoco hacía falta que te maquearas tanto.

Aclárate, ¿no íbamos a un fiestón? ¿Me has bajado eso?

Debuti, en cuanto empiece a funcionar te lo devuelvo.

Ponte el casco, ¿no? Una polla que me despeino.

117.

119.

119.

¡Joder!

¡Vaya puta mierda! Hoy hace mucho viento.

¡Mucho viento mis cojones!

¿A dónde coño vamos, tronco?

Aquí, coño, no seas pesado.

Ahora lo ves.

Antonia, ya estamos aquí. Qué alegría, pasad, pasad.

(Música folclórica)

Esta es la única música que tengo, poned lo que queráis.

Esto está bien, es alegre.

¿Qué quieres tomar?

Pero ¿qué cojones hacemos aquí, tío?

Divertirnos, eso hacemos.

¿Y quién coño es esta señora?

Una señora de puta madre que se porta conmigo que te cagas.

Está un poco sola.

(SUSURRA) Está un poco sola.

Nos tomamos una con ella mientras hacemos tiempo.

¿Tiempo para qué?

Para triunfar.

¿Hace mucho que "sos" conocéis?

Desde que nacimos, vivimos en el mismo portal.

Bueno, ahora no, claro.

Me lo ha contado, una pena lo de sus padres, lo está pasando muy mal.

Hace dos años que se fue su padre.

Y su madre también se fue, ¿no? ¿Su madre?

¿Qué? ¿Cómo va la fiesta?

Aquí charlando con tu amigo un poco. Me extraña.

Con este con comida al lado poco habla.

(Timbre)

Hola.

Hola.

¿Qué? ¿Te ha gustado mi jugadita maestra?

Estás fatal, tronco. Sí, fatal...

Dentro de tres copas me lo dices.

Yo me tengo que ir ya. Una polla.

Es nuestra noche, chaval, ¿has visto cómo ha venido?

Esta quiere fijo, en cuanto se tome un par de ellas atacamos a muerte.

(SUSURRA) Dame el agua.

(Música folclórica)

Tierra de gran producción,

ay, Candela, tierra santa.

Tierra de gran producción,

está cultivado de tabaco

y algodón y pimentón.

Ay, Candela, tierra santa.

Ya estoy muy cansada, hija, voy a descansar.

¿Te mola la fiesta? Sí, señor, no me la esperaba así.

Lo mejor es no esperarse nada y dejarse llevar.

Un brindis.

Bueno, ¿tú qué tal? ¿Se lo pasa bien, Antonia?

Muy bien, hijo, muchas gracias por la fiesta.

Gracias a usted.

¿Quién nos iba a decir que nos íbamos a encontrar?

La verdad es que sí.

Nos apañamos bien, ¿verdad?

Puedes quedarte aquí todo el tiempo que necesites.

¿Qué tal, Antonia? Muy bien, hijo.

Muy cansadita que estoy, que me quiero acostar ya.

Vale, nosotros nos vamos ya.

Podéis quedaros todo el tiempo que queráis.

Vale, un último refresco y nos vamos.

Como si os queréis quedar.

Muchas gracias, Antonia.

¡Ey!

(Música animada)

Bueno, ¿qué te apetece hacer?

No sé...

¿A vosotros?

Oye, ¿te gustaría hacer algo especial?

¿Aquí en el baño? Venga, ¿qué te apetece?

Tú pide por esa boquita que te lo podemos dar.

Daros un beso.

¿Cómo?

¿Qué pasa? ¿Que sois los únicos que siempre miráis o qué?

Yo es que soy más de abrazo.

(CHISTA)

¿Quieres jamón de Jabugo?

(Timbre)

¡Darío! ¿Qué?

¡Vamos para casa ahora mismo! ¡Quita, coño!

¿Está Luismi?

Creo que sí. ¡Luismi!

¡Luismi!

Pues no está.

No está.

(VOMITA)

Alicia se lo dijo a mi hermana y la muy puta a mis viejos.

De los hermanos no te puedes fiar, te lo he dicho mil veces.

Va, qué movida, chaval.

Ya ves. ¿Qué vas a hacer? Te subes ya, ¿no?

Hago lo de Caralimpia y a la playa.

¿Cómo?

Paso de estar aquí, es una puta mierda.

Deja de decir tonterías.

Tienes que volver a casa y dejarte de gilipolleces.

Te estás canteando. Que paso de mis viejos.

Yo no voy a ir a ningún juicio.

Acompáñame a lo de Caralimpia. Sí, ahora mismo.

Estás mal de la cabeza. Solo darme el agua.

Que no, coño, ¿sabes la que tengo montada en casa?

Lo que me faltaba.

Mañana acaba el plazo y no puedo fallarle.

¿A mí qué me importa ese tío?

Es él último favor que te pido.

¡Que no, tronco, olvídate!

Que paso de más problemas, conmigo no cuentes.

Pues nada, tío, iré yo solo.

(Puerta)

(Puerta)

¡Vamos, abre, coño! Vamos.

Espabila, he dejado la almohada debajo de las sábanas,

tengo que volver pero ya.

¿Y este? Por si se despiertan mis viejos.

Pasa, Tyson.

("Me va, me va"-Julio Iglesias)

¿Eso para qué es?

Para saber el positivo y el negativo de la alarma.

Hostia, de puta madre.

Entonces con eso no hay fallo, ¿no?

Quítate esa puta mierda, tronco.

Me tienes hasta la polla con el figura ese.

Te lo has cargado.

¿Yo? Si yo no he hecho nada.

¡Coño...!

Ya está quitada.

Pásame la linterna.

De los dos que hay corta el rojo.

Hay cuatro y ninguno rojo.

No puede ser, mira bien.

¿Seguro que era el amarillo? ¿Ha saltado?

No. Pues ya está.

Dame el agua.

Coño...

Tanta tontería.

(Alarma)

Espabila, que como haya mandado señal a central ruina.

No lo entiendo. Estamos haciendo el gilipollas.

Yo me piro.

¡Un momento, espera, espera!

Joder, no lo entiendo, si me dijo que estaba aquí cien por por cien.

¿Qué haces?

¡Venga, coño, vámonos!

Pero ¿qué haces mirando las motos? ¡Vámonos!

¡Calla, coño!

¡Vamos! ¿Qué dije? ¡Toma!

¿Cuánto crees que habrá? Yo qué sé, tío.

Déjame en casa, que como se hayan despertado mis viejos...

Que no coño, ya verás como no. Dale, tío, dale.

Bueno, cabrón, si no me ves el pelo, búscame en Benidorm.

¡Hostia, mi viejo! Hostia...

¿Nos ha visto? No sé, tío.

A lo mejor un poco.

Buah, qué movida, chaval.

¿Qué hago? ¿Te dejo aquí? No, que me mata.

¡Joder!

(Golpes)

Déjame, trae.

(LADRA)

(LADRA)

(Radial)

¡Luismi, despierta, coño, que esto ya va!

¡Mira, mira, mira, que aquí hay sobres! ¿Los ves?

¡Eh, para, para, para, para!

Pero ¿qué coño es esto?

Facturas.

¡Me cago en mi puta madre! ¡Tú y tus putas películas!

¡Eh, que aquí hay algo más!

¡Ven, ven, ven, ven!

No me lo creo.

¡Puto gordo asqueroso!

¡Me cago en Dios!

¡Tú, tú, mira, ven, ven! ¡Ven!

¡Que somos ricos!

(GRITA)

¡Que somos ricos! ¡Que somos ricos!

¿Cuánto llevas? ¿20?

¿30?

¿40?

¡Una polla! ¿Más?

¡Madre mía, que somos ricos! ¡Que somos ricos!

Coño, ya me he perdido, gilipollas.

¿Qué? Perdone, ¿el señor Marías?

¿De parte de quién?

Justo. ¿Justo?

Un cliente. Pasa un segundo aquí, por favor.

Gracias.

Es la polla, sale en la tele, tiene mano con el juez de su caso.

En una semana en la calle. Mi viejo me va a reventar.

Este también puede llevar tu caso.

Perdona, ¿sabes si va a tardar?

Está en una reunión. ¿Y tú a que hora sales?

Cuando cumplas 35.

Ahí va... se me ha caído.

¿Te has dado cuenta? En cuanto ha visto cómo manejo.

Ya ves, lo que hace la pasta, tío.

Bueno, Fernando, te llamo con lo que sea.

Señor Marías. Sí.

Vengo de parte de Justo. ¿Justo?

Un cliente. Para la previsión de fondos.

Sí, pasad, por favor.

(AMBOS)Me va, me va, me va, me va,

me va la vida, me va la gente de aquí y de allá.

¡Ay, mi Tyson!

Me va la fiesta, la madrugada, me va el cantar.

Me va el color si es natural.

¿Tú qué vas a hacer con tanta pasta, tronco?

Yo qué sé, tronco, guardarla hasta que sea mayo. ¿Tú?

Yo le voy a dar a mi vieja lo que le debe mi viejo

y se acabaron las movidas.

¿Y ahora qué hacemos?

Habrá que comer algo antes de ir a casa, ¿no?

(CHISTA)

No tengo suelto, compi.

Gracias.

¡Eh!

Gástatelo en lo que te salga del nabo, campeón.

Gracias.

Venga, coño.

¿Qué hacemos, tronco?

¿Vas a parar?

¡Dale, tío, dale! ¡Esto no anda más!

¡Dale, que como nos cojan mi padre me mata!

¿Vienen? No.

¡Me cago en la puta!

¡Voy a potar, tío!

(Sirenas)

¡Luismi!

¡Luismi!

¡Luismi!

¡Tranquilo, tranquilo! ¡Luismi!

¡Relájate! ¡Suéltame!

¡Déjame, cabrón!

¡Que me dejes!

¡Luismi!

¡Luismi!

(Puerta) Entre.

La que has liado, chaval, la que has liado.

¿Por qué no habéis parado cuando os han dado el alto?

Me puse nervioso. ¿Por qué?

Por ir si carné. Y por algo más, ¿no?

¿De dónde habéis sacado el dinero de la furgoneta?

Lo encontré en un parque al lado de unos arbustos.

¿Y de dónde habéis sacado la furgoneta?

La cogí prestada a un conocido.

¿Dónde está ese conocido? No aparece.

Creo que está fuera de vacaciones, pero no sé dónde.

¿Para qué habéis cogido la furgoneta?

Para buscar al perro de mi amigo. ¿Al perro?

Se había escapado. ¿Me estás vacilando?

No. ¿Tengo cara de gilipollas?

Para nada.

Me parece que no tienes ni idea del marrón que tienes encima.

Te pueden caer mínimo tres años.

A no ser que me digas de donde habéis sacado el dinero y a lo mejor

puedo hablar con el juez para que te reduzca la condena, tú mismo.

Se lo he dicho. Repítemelo.

Volvía a casa, me encontré a mi amigo en el parque.

Me dijo que había perdido al perro. Al perro.

Que le ayudase a buscarle, cogí la furgoneta de este conocido,

nos encontramos...

Cuéntame la verdad.

¿De dónde habéis sacado el dinero?

Lo encontré en un parque...

¿De dónde habéis sacado el dinero?

Lo encontré en un parque... ¿De dónde lo habéis sacado?

¡Se lo puedo decir más alto pero no más claro, coño!

¡Lo encontré en un parque al lado de unos arbustos!

¡¿No lo entiende o qué?!

Me vas hacer trabajar, ¿verdad?

Vamos a trabajar.

¡Perdone!

¿Sabe algo de mi amigo?

Si quieres saber algo de tu amigo ya sabes lo que tienes que hacer.

¿Me permite su carné, por favor? -Sí.

Pueden pasar.

Ahora le aviso, ¿vale?

Darío Buendía Sainz,

va a ser juzgado por la ley de responsabilidad penal de menores.

Está acusado de robo con fuerza, atentado contra la autoridad

y delito contra la seguridad vial.

¿Es conocedor de los cargos? Sí.

Proceda la fiscalía. -Con la venia, señoría.

Al parecer usted y Luis Miguel Priego cogieron la furgoneta

de un conocido para buscar al perro de su amigo

que se había escapado, ¿no es así?

No, la furgoneta la cogí yo solo.

¿Recuerda dónde estuvieron la madrugada anterior a su detención?

Estuvimos en muchos sitios buscando al perro de mi amigo.

¿Conoce el almacén de piezas "Motohostión"?

¿Estuvieron dicha madrugada por las inmediaciones

del referido almacén?

Sí,

buscando al perro en un parque de enfrente.

Según un testigo presencial usted y su amigo

salieron de un portal con un carrito

con algo en su interior tapado con una manta.

¿Puede decir de dónde venía y qué llevaban en el carrito?

Pasamos por el portal,

vimos un carrito con una manta, subimos al perro y nos lo llevamos.

Conteste de forma veraz si no quiere

que la situación se vuelva más desfavorable para usted.

¿Me puede decir de dónde venían y qué llevaban en su interior?

Ya se lo he dicho.

Vi al carrito en el portal, subimos al perro y nos fuimos.

¿De dónde han sacado el dinero de la furgoneta en la detención?

Lo encontré dentro de una bolsa en un arbusto.

No hay más preguntas, señoría.

Proceda la acusación. -Con la venía, señoría.

Según mi cliente usted y su amigo estuvieron unos días antes

en su almacén haciéndole algunas preguntas.

¿No es cierto?

Sí, fui a pedir trabajo.

A pedir trabajo y a conocer el local, ¿no es así?

No, el local ya lo conocía.

Según datos policiales tiene antecedentes por robo con fuerza.

¿No es eso?

¿Ha sido detenido con anterioridad, acusado y condenado

por un robo con fuerza?

¿Robaron la caja fuerte del almacén de mi cliente?

No.

No hay más preguntas, señoría.

Gracias.

Letrado, por favor. -Con la venia.

Como apunta la acusación particular fue detenido por un robo con fuerza

en el instituto donde estaba estudiando.

¿Nos puedes decir qué robaste?

Unos exámenes.

Y hasta la fecha de detención estuviste fugado de tu casa,

¿no es así? Sí.

¿Nos puedes decir el motivo?

Yo antes estudiaba.

Pero mis padres se separaron.

Ellos discutían mucho y mi padre se fue de casa.

Yo empecé a ir mal en el colegio.

Hice lo de los exámenes para aprobar.

Me detuvieron y me escapé de casa.

Luego las cosas han ido a peor.

Ahora mis padres quieren ir a juicio.

Y quieren que declare en contra de cada uno.

Y yo... pues no quiero.

Son mis padre.

Y no se dan cuenta.

Yo no quiero saber nada de sus movidas.

Lo único que quiero es que mi amigo...

Sé que lo que hice no está bien.

Pero ya está, no puedo hacer nada.

Si tengo que ir a un centro, mejor.

Yo no quiero volver a mi casa.

Lo único que quiero es que mi amigo esté bien.

No hay más preguntas, señoría.

Darío Buendía,

¿el dinero hallado en la furgoneta lo cogieron ustedes? ¿Sí o no?

Lo cogí yo solo.

¿Tienes algo más que declarar?

Por favor, llévense al detenido un momento.

Que se acerquen los padres.

Hasta luego.

¿Subes?

No, ya otro día.

¡Vamos, espabila!

¡Tyson!

¡Tyson! Tyson.

(SILBA)

¡Tyson!

¡Tyson, vamos, coño!

¿Qué pasa, cabrón, que no se te ve el pelo?

¿Qué tal, tío? ¿Cómo estás?

Ya no me llamas nunca, tronco.

Estoy castigado, no puedo salir.

Siéntate un rato.

Me tengo que subir ya.

Un rato, coño, ahora te subes.

Un rato, tío.

¿Qué tal?

Que bien, coño. ¡Qué pesado!

¿Sabes qué?

Mis viejos ya no van a ir a juicio.

Me alegro.

¿El curro qué tal?

Hasta la polla. Voy a ver si hablo con el juez para volver a estudiar.

Paso de currar sin cobrar para pagar la puta pella.

Ya sé donde tiene la caja fuerte nueva.

Que es broma, coño.

Aunque, bueno, si quieres...

Que no.

Bueno, si eso más adelante...

¿Qué haces? Me debes una.

(Música animada)

Somos cine - A cambio de nada - Ver ahora

A cambio de nada

Obtuvo la Biznaga de Oro a Mejor Película en 2015. Esta cinta, participada por RTVE, está dirigida por Daniel Guzmán y en el festival además se llevó otros dos premios: Biznaga de Plata al Mejor Actor de Reparto para Antonio Bachiller y el Premio Especial del Jurado de la Crítica. "El filme ha conectado con el público y ese es el sueño de cualquier autor", decía Daniel Guzmán en RNE. Los premios avalan el debut de Guzmán en el largometraje pero es preciso resaltar la interpretación del elenco de actores: Miguel Herrán, Luis Tosar, Antonio bachiller, Felipe Vélez y María Miguel. Darío, un chico de dieciséis años, disfruta de la vida con Luismi, su vecino y amigo del alma. Mantienen una amistad incondicional, se conocen desde niños y juntos han descubierto todo lo que saben de la vida. Tras la separación de sus padres, Darío huye de casa y empieza a trabajar en el taller de Caralimpia, un viejo delincuente con aires de triunfador, que le enseña el oficio. Darío conoce además a Antonia, una anciana que recoge muebles abandonados con su motocarrro. A su lado descubre otra forma de ver la vida. Luismi, Caralimpia y Antonia (interpretada por la abuela de Daniel Guzmán) se convierten en su nueva familia durante un verano que les cambiará la vida.

No recomendado para menores de 12 años Somos cine - 10.000 km - Ver ahora
Transcripción completa

(JADEAN)

(RÍE) ¿Te gusta?

Claro. ¿Mucho?

Claro, claro...

¡Me corro!

Sí.

(JADEAN)

Espera, espera, espera...

Espera, espera...

Uf... Oh, espera, espera.

Córrete conmigo.

(JADEA)

(JADEAN)

¿Aquí dentro?

(JADEAN)

(JADEA) ¡Ok!

(JADEA)

(JADEAN CON MÁS INTENSIDAD)

(JADEAN)

(EXCLAMAN)

(JADEA)

¡Ooooh!

¿Te has corrido?

Solo quieres mi semen, ¿eh?

(RÍEN)

(RESPIRA CON FUERZA)

(SUSPIRA)

Cariño...

¿Qué? ¿Estás bien o quieres que siga?

Sigue. ¿Sí?

¿Sigo? Sí.

¿Estás bien? Sí.

(SUSPIRA)

(SONRÍE)

Ya oigo como sube...

Mi semen.

Se convertirá aquí dentro...

Como un alien.

Seguro que encuentra el camino, ¿sabes por qué?

¿Por qué? Porque es más fácil desde aquí

que desde la tráquea. (RÍE)

(RÍEN)

¿Sientes algo?

Es que yo no lo sé... ¿Sientes algo ahí?

(SUSPIRA)

Me gustaría que tuviera tu boca.

(RÍE)

Exactamente así.

Me gustaría que tuviera tres tetas.

Si es un chico no, sería un marrón.

Qué raro.

Serán tan guapas.

Entonces van a ser chicas.

Las seis van a ser chicas. (RÍE)

¿Sí? Sí.

Serán muy guapas.

Y hablarán con tu acento british escocés.

Eso no es sexy. ¿Cómo que no?

Me gusta mucho cuando dices:

"Fuck me". (RÍE)

Eso no te lo digo yo a ti. Ah, ¿no?

Uf... Sorry. He's what...

Bueno, pero estás muy guapa cuando haces eso.

Fuck me. Ah, oh...

Oh.

Fuck you. Please, no.

Serán muy guapas, ¿eh?

Y más listas...

Y muy... pesadas. (RÍE)

Y me voy a quedar sin cuarto de baño.

(RÍE) Eso sí.

Y...

Todos los tíos van a ir detrás suya.

Sí, eso será una mierda.

Una tía muy fea. ¿Sí?

Serán guapas, pero que no anden con capullos,

porque si no voy a ser el típico... padre cabrón.

¿Sabes? Que asusta a los novios de sus hijas...

¿Tú asustar? Tú tomarás gin tonics con ellos la primera noche.

Te conozco. ¿Me conoces?

Sí. Eres transparente.

Entonces seré un poco raro.

No se puede.

No se puede, ¿qué?

Cuando miras a los ojos los mueves. No puedes mirar de cerca a los ojos.

Ahora sólo me ves la nariz. De lejos sí, sí puedo.

Sí. Sólo si lo piensas.

Olvídate de Lucía.

Marina o nada. Marina.

Alba. No.

No.

Ni Alba, ni Marina... Es como una cosa de mar.

No, para ti no, pero es muy raro.

Alba y Marina es como "alba" de qué.

¿"Alba" de qué? Es un momento del día, y Marina... Marina...

Marina... Suena como marine.

Marina.

Oh...

(SERGI TARAREA)

(ABRE EL GRIFO)

(BALBUCEAN)

(DA UNOS GOLPES)

No te eches cuatro horas en la ducha, ¿eh, calamar?

Yo soy un pez.

(SERGI TARAREA)

(Entran emails al correo)

(Se oye la ducha)

(Se cierra el grifo de la ducha)

(Se oye a Sergi bostezar)

¡Joder! ¡Alex!

¡Alex!

El café.

¡Tú!

¿Qué?

El café.

¿Qué pasa?

Alex, ¿qué pasa?

He recibido un email.

¿Algo malo?

No sé... Malo no.

¿Qué? ¿De tu madre?

¿De un alien?

(RESPIRA CON FUERZA)

¿Algo de foto?

Más o menos.

¿Una beca? Una residencia.

¿Una residencia?

Joder, eso está bien, ¿no?

¿No?

Es en Los Ángeles.

Estados Unidos.

¡Joder!

Y... ¿cuánto tiempo? Un año.

Y... ¿Y cuándo empieza?

En enero.

De enero a diciembre. ¿Y qué es?

Para hacer un proyecto. Oh...

¿Te lo pagan todo o no? Todo.

Estancia, gastos...

Joder, pues de puta madre, ¿no? ¿O no?

¡De puta madre!

¡De puta madre! ¿Tú crees?

¿Vas a ir? Sí.

(RÍE)

¿Cómo es que no me habías dicho nada?

Acabo de leerlo.

¿Cómo que acabas de leerlo? Sí, he recibido un email.

Ya, pero, ¿recibes un email así de la nada?

Más o menos. ¿Cómo que más o menos?

Marta me propuso.

¿Qué Marta? La comisaria.

¿O sea que... lo sabías de antes?

Me lo había comentado para ver si me interesaba

pero yo no... Y dijiste que sí.

Claro. Claro.

O sea que ya lo sabías.

No.

Bueno sí, pero era una posibilidad remota.

¿Desde cuándo lo sabes?

Me lo comentó

hace bastantes meses ya.

¿Quieres tostadas? (ASIENTE)

¿No quieres que lo hablemos?

Que hablemos, ¿de qué?

Podemos pensar juntos.

A mí me gustaría saber qué piensas tú.

Y si estás preñada ya, ¿qué?

Pues me iría.

¿Y veré fotos del niño? No he dicho que me vaya,

solo quiero que lo hablemos.

Ya, pero querías irte, ¿no?

Quieres irte, sino no me habrías comentado.

¿Quieres irte o no?

Responde a la pregunta, Alex.

Me gustaría poder dedicarme a lo que me gusta hacer.

¿No puedes hacerlo aquí?

En mi tiempo libre. ¿Entonces?

No tendremos tiempo libre con el niño.

Ah, ese era el problema.

No, es la realidad.

La misma que hace 10 minutos cuando me estaba corriendo dentro tuyo.

Qué desagradable eres... Di que no lo quieres tener.

Claro que sí.

Son cosas distintas, además no he dicho que sí.

Me acaban de dar la noticia, solo quería que lo habláramos.

Hace tiempo que lo sabías. Una cosa no quita la otra,

Sergi, lo tienes que entender.

No está mal que le dé vueltas, ¿no?

Aquí todo está fatal, ¿hace cuánto que no hago nada?

Todo el mundo se va a fuera.

Miguel en Dinamarca, Johnny en Argentina... Todo el mundo.

Se van... Ya, pero ellos no esperan un hijo.

Muchas parejas se van juntos, mira Óscar y Cristina en Berlín.

Es que no quiero estar dando clases de inglés para siempre.

Ya, es que yo no te he pedido que trabajes.

Vale, ¿y yo qué? ¿Mi opos qué?

Yo te he apoyado. ¿Dejo tirados a los chavales

a mitad de curso? Eso ya lo sé.

Entonces, ¿qué? ¿Qué me estás pidiendo, Alex,

permiso para irte sola un año o qué?

Eso es lo que quieres.

¿Dónde vas?

A que me dé el aire. ¿Y el desayuno?

No sé, Alex, quizás nos hemos precipitado con esto del niño

y no estamos preparados, no lo sé. Lo pensamos luego, ¿vale?

¡Sergi!

Solo quería pensar si pudiéramos de alguna manera, no sé...

Estamos solo un año.

A mí me jode también.

Pero es como...

El último tren. Pues coge el tren.

A ver...

¿Yo qué quieres que te diga?

No me voy a ningún lado.

¿Ok?

No voy.

Toma, vitamina C.

Perdona.

Perdona por lo que he dicho.

Stupid!

No.

No... Deberías irte.

Sí, debes de ir.

Que no, que se me quitan las ganas. Sí.

Volver a hacer exposiciones, tus fotos y todo eso...

Sí, debes irte y...

Que no me voy. Un año no es tanto, Alex.

Llevamos siete años sin tener un niño, por un año más.

Esperamos un año más y...

Tengo ganas de irte a ver a Los Ángeles

cuando acabe las evaluaciones, ¿no?

Y hacemos un road trip.

(RÍE) Y follamos como locos en hoteles

de carretera, con cucarachas, así cutres.

Y te dejo preñada en Los Ángeles. No quiero un hijo americano.

Alex, vamos a ver, vamos a sumar.

En nueve meses... estarás aquí otra vez.

Nace aquí.

¡Qué no! Y yo aprendo inglés.

Es una manera e que aprenda inglés.

Tú aprendes inglés. ¿Qué pasa?

¿Qué pasa? Aprendo inglés, ¿sí o no?

Aprendo inglés, ¿sí?

Aprendiendo a nacer.

Me understand nothing, but listen to me. Listen.

Tú, tú eres muy buena.

¿Y si luego vuelves aquí con un proyecto de puta madre?

Entonces todos los de aquí se van a pelear por ti, ¿sí?

Oye.

Que somos fuertes, ¿eh?

Somos fuertes.

(Suenan "The magnetic fields")

Sergi...

Si quieres pongo salsa.

Eso sí que no.

Ven.

Esto es Sunset Boulevard.

Muy bien, aquí con palmeras y todo, muy bien.

Aquí es donde vive el vecino. (RÍE)

¿Y qué, cómo es? Bien, no sé.

Creo que un artista "pringao" como yo.

Aquí está mi casa... O sea que no lo conoces, ¿no?

No. Vale.

Y mira. ¡Guau!

Espera... Esto es...

Mira, aquí...

Está mi cactus. ¡Joder, qué cactus!

Y... mi número.

¿Cinco, dos, tres y medio?

Sí.

Mi baño. Sí.

Mi cocina.

Sofá... único e inimitable de IKEA.

Sí.

Mesita única e inimitable de IKEA.

Y aquí, mira mi estudio.

Oh, la lámpara única e inimitable de IKEA.

Sí, también, todo. Muy bien.

Joder, pero es muy blanco, ¿no?

Sí, es que me da miedo tomar café aquí.

(RÍE)

Esa es mi cama.

Esto es un mierda... ¿Los americanos no lo tenían todo kin size?

Habrá que apretujarnos en verano cuando vengas.

Eso, mejor. Que sufra el vecino cuando venga dormir.

¡Ya está! (RÍE)

¡Oh!

Lo que más me entusiasma de este piso:

¿Qué? Lo más sexy.

¿Qué? ¡Oooh!

¿Esto qué es moqueta?

(RÍE) ¡Sí!

Te fuiste de Londres para evitar la moqueta

y ahora te la comes con patatas, ¿eh?

Estás guapa, ¿eh? Te queda bien esa camisa.

Uf, pero huele...

Huele a ti. (ASIENTE)

La casa también apesta a ti. (RÍE)

(RÍE)

Que está muy bien. Claro que sí, está bien el piso.

¿Qué esperabas, un piso con jacuzzi o qué?

Sí. Sí, ¿eh?

Y enanos en el jardín. Muy bien.

¿Es que te has vuelta una... rica, loca excéntrica?

Sí. Sí, ¿eh?

Minigolf... ¡tigres! Sí.

¿Tigres?

(Música en el piso de al lado)

Oye.

Yo te dejo que mañana me levanto a las ocho.

¿Cómo te lo montas para despertarte

sin que tenga que sacarte a patadas de la cama?

Pues con despertadores.

Como todo el mundo.

Bueno...

Bona nit.

Bueno, buenos días para ti.

¿Sí?

Bona nit.

(Sonido de fin de videollamada)

Para ya... con el calcetín.

Ya está bien, ya está.

¿Qué? Para.

Me gusta buscar el par.

Un calcetín es un puto calcetín, no es una obra de arte, ya está.

Qué manía con los calcetines.

¡Eh!

¡Mother fucker!

You want it?. ¿Lo quieres?

¡Oh! ¡Oh!

Espera.

Coge unas... coge unas bragas negras.

¿Negras?

Ah, sí. No estás son grises.

Ok.

One, two, three.

¡Oh! (RÍE)

Mira.

Este es mi barrio.

Mira el jardín... El jardín es un paraíso.

Poca gente. Sí.

Mucha luz.

No te molesta nadie...

Cuando sacas una foto, no pasa nadie por ahí.

Paisajes... "sobaos".

Te voy a enseñar el lago.

Silver Lake.

No hay gente aquí.

Quiero ver famosos, ¿hay famosos o no?

Sí.

¿Ves esta gasolinera? Sí.

Esta es la de la foto de Steven Shore que te enseñé.

Sí, sí, sí.

Quería sacar una foto para imitarla, pero ahora ya no se puede,

ha cambiado tanto.

Mira, esto es...

Esto es Hollywood Boulevard.

A ver, enséñame Hollywood Boulevard.

Oh... así.

Mira, mira esto.

Mira.

Esta mujer... (RÍE)

¡Joder!

Qué miedo da la increíble mujer sin cara.

Lo hacen en todas partes.

Si miras en Barcelona también lo hacen.

Te aseguro que tengo comida.

Los armarios.

¿Ves? Comida para pájaros, muy bien.

A ver esas estanterías.

Ah... Un bol, un plato un cazo...

Muy bien, una sartén.

Si te vienen 30 invitados a cenar sabrás qué plato ponerle.

Es que he limpiado, está organizado.

Organizado sí, claro. Organizar la nada es fácil.

¿Qué? No puedes seguir así.

¿Así cómo?

Pues así.

¿Qué pasa?

¿Qué te pasa?

A veces me pregunto qué hago aquí.

Me siento estúpida.

No eres estúpida, ¿ahora te preguntas eso?

Es todo nuevo.

Pero no puede ser que estemos así.

Es la ansiedad.

Has hecho muchos kilómetros para quedarte encerrada en casa.

Uh...

Haz cosas, conoce a gente.

Saluda a tus vecinos, hazles un pastel...

Eso a los yankees les gusta mucho.

Bueno, no les hagas un pastel, cómprales un pastel,

si no se van a morir intoxicados.

(RÍE)

Explora, pírate por ahí.

Tú también, ¿vale?

Aprovecha ahora.

(CARRASPEA) Mira, estoy fumando en casa.

No me lo puedo creer.

Muy mal.

¿Lo tengo que poner ya?

Es que tengo un montón de cosas que cortar.

Ponla ya para que se caliente a fuego lento.

Ok. Lo primero es el conejo.

Conejo, no.

No, conejo no tienen aquí, los tienen de mascota.

¿Qué has comprado? ¿Pollo?

¿Va bien? Vale, va bien.

Sí.

¿Tienes romero? Sí.

¿Lo pongo ahora?

¿Dónde, en el pollo? Guárdalo.

Muy bien.

A ver, enséñame cómo has cortado la cebolla.

¿Cuántas zanahorias pongo?

¡Noo! Pero así no, ¿quién ha cortado esto?

¿Quién lo ha cortado, un mono con una cuchilla de afeitar?

¿Por qué dices eso? Más pequeño, mujer, más pequeño.

Es que no tengo tiempo, es que vienen ya.

Pues haberte puesto antes.

Tú no estabas antes.

¿Quién viene? Paul y Lisa.

¿Has puesto...? ¿Has puesto la sartén?

No, no, no...

(HABLA ENOJADA EN INGLÉS)

¡No, no, no! ¿Qué?

¡No, no! ¿Qué?

Primero el aceite, tienes que calentarla primero.

Da igual, ¿no?

No, y tienes que cortar la cebolla

más pequeña.

Alex, no...

¡Qué! Tú siempre metes sal a las cebollas, yo te veo.

Te vas a quemar así. No está el fuego todavía.

¡Pero enciende el fuego!

Aparta... ¿Meto el pollo ahora?

Escurre la cebolla del aceite.

No, está ya con aceite.

Quítalo y corta la cebolla más pequeña.

Entonces pones el aceite... Alex, coge una cebolla.

Ya he cortado una. ¡Coge una cebolla!

¿Cuál, pequeña o grande?

La pequeña.

Esta está bien. Y mira...

Vale, mira a la cebolla. Sí.

Y dile: Pequeña cebolla,...

Pequeña cebolla...

Mi novio está hasta la polla.

Mi novio está hasta la polla.

Pero va a ayudar a su mujer...

Pero va a ayudar a su mujer...

Porque son las cosas del querer.

Porque son las cosas del querer.

Muy bien, ahora deja la cebolla.

¿La cortas tú también?

Ah, mira estas, son las fotos freaks que he hecho de sitios

que creo que te gustarán.

Esta la hice de camino Joshua Tree.

¿Joshua Tree? El desierto al que fui a acampar

con Pat y Lisa. No recuerdo que me explicases

nada de acampar. Sí.

Mañana vamos a hacer fotos a Salton Sea.

Eso sí, pero no recuerdo nada de acampar.

Se te debe haber olvidado. Que no se me ha olvidado.

Se me habrá olvidado a mí, es igual. Ya, no importa.

Mira, en realidad es una antena camuflada.

Es probable que utilice estas dos para el proyecto.

El edificio lo ha comprado Google para sus oficinas.

Oh... ya.

(Melodía del teléfono móvil)

Sí.

(RÍE)

(RÍE)

(RÍE)

(HABLA EN CATALÁN)

(HABLA EN CATALÁN)

(RÍE)

No, no, no puedo.

No, no... ¡Joder! Estoy estudiando...

¡Qué estoy estudiando! Estoy estudiando para las opos.

No, tío, las opos, capullo. Tengo que trabajar, ¿o no?

Es que no puedo, voy muy pillado y no puedo, tío.

Vale.

Pues no sé, cuando tú digas. ¿Cuándo?

(HABLA EN CATALÁN)

Vale.

Sí, sí...

No, tío, estoy liado, pero estoybien, bien.

Sí, que estoy bien, déjame estudiar.

Qué sí, mamón.

Venga.

Para todos, sí.

(RÍE) Yo también.

Venga, déjame estudiar, por favor.

(Ruido del escáner)

(Llamada de vídeoconferencia)

(Llamada de vídeoconferencia)

(Llamada de vídeoconferencia)

(Llamada de vídeoconferencia)

Hey.

¿Estás ahí?

Hola, ¿cómo estás?

¿Me oyes? Bien, bien, estoy muy bien.

Bien, aquí trabajando. Sí, dime.

Trabajando.

Aquí. ¿Sales este fin de semana?

Sí, sí, sí.

Estoy ahí... Bueno, estoy aquí con...

Ahí no estoy, estoy aquí y tú allí.

Muy gracioso.

Alex... Hola.

Me oyes. Hello, baby. Aquí estudiando.

Hello. ¿Cómo lo llevas?

¿Cómo lo llevas? Muy mal.

Estoy... pensando incluso en no presentarme.

Pues ponte las pilas.

Eres un niño listo, seguro que lo sacas.

Alex. ¿Sí?

Hola. Hey...

Si es mal momento, te llamo más tarde.

No tranquilo.

(CON RETARDO) ¿Y tú qué haces un fin de semana?

Yo aquí estoy... Fui con Lisa...

A Easterly.

Sí. Y terminamos en una plaza.

Sí. Que se llama...

La placita Mariachi.

Y es donde van todos los mariachis.

Te has congelado, te has congelado.

Mira, mira a quién tengo aquí en casa.

(ENTRECORTADO) Te tengo una sorpresa.

¿Qué? Espera.

¿Sapo?

¿Qué dices?

(Se oye entrecortado a Sergi)

¡No, no...! ¡Ah, Paco!

¿Tus padres están?

¿Le puedo decir algo a tu madre? No, no, me lo han dejado.

¿Que no están? Fuera.

Fuera.

Te oigo como ha trocitos.

Trocitos, ¿qué? Ahora sólo veo el culo de un perro.

Ay, bueno... Ah, no está Paco ya.

No está. Ah.

(Se oye entrecortado a Sergi)

Te has quedado congelado.

¿Estás congelado?

(RÍE)

Qué tonto es.

(Ruido del escáner)

Te dejo, ¿vale?

Chinchín.

Pss, tú. Chinchín.

Chinchín.

Tú irás borracha al mitin, ¿no?

No todavía tengo tres horas.

Muy bien, así te da tiempo a vomitar en casa.

¿Estaba buena la comida o no?

No como la tuya.

Ah, ¿no? A ver, déjame probar.

Déjame probar.

Oh... Sí.

Estás hecha toda un chef ya.

¿Saber lo que tengo ganas de hacer?

Sí, sí, claro que lo sé, estás chupando el tenedor.

(RÍE)

¿Qué quieres que haga, un agujero en la pantalla y te insemine?

Claro, y te mando el niño por email.

(RÍE)

Pero...

Podríamos probar otra vez, ¿no?

Es que me da la risa.

Es que... Eso está bien.

Funny and sexy, ¿no?

No, no está bien porque es de imbéciles desnudarse

delante del ordenador.

Ya, pero...

Tú te haces pajas viendo porno, ¿no? Sí.

Sí, pero es masturbación sana.

Es distinto no tiene nada que ver, esto es...

Dame un beso aquí.

Y ahora aquí.

Muy bien. Y aquí.

¿Y ahora qué?

¿Nos tocamos? Joder...

Vale, vale, vale... Eh...

(RÍE)

¿Voy a la cama?

Quítate los pantalones.

¿Qué?

¿Los pantalones? Sí.

Así, quítate el vestido.

(RÍE) Enséñame ese culito.

¿El culito?

(SUSPIRA)

(RÍE) Lo tenías todo preparado, ¿eh? Sí.

Sí.

Ahora... Dime lo que me harías.

Si estuviera ahí.

Te haría...

La cena. (RÍEN)

(RÍEN)

Ok, ¿qué más?

Y luego te chuparía el dedo del pie...

El dedo gordo del pie.

Y con mi lengua

iría subiendo por toda tu pierna.

Hasta llegar a tu muslo.

Te lo mordería así... Así.

Y te abriría las piernas.

Muy abiertas.

Y pasaría mi lengua al rededor, pero sin tocar...

Sin tocar... y de golpe te giraría.

Sí.

Te giraría y empezaría a comerte el culo, te lo mordería.

Y con estos dedos...

¿Eh?

Empezaría a masturbarte.

(SUSPIRA) Mientras...

Te sigo comiendo a mordisquitos la espalda.

Subiendo, subiendo, subiendo hasta el cuello.

Y te cojo por el pelo fuerte...

Hasta que me dijeras: "Para, para, para.

Para, que me haces daño".

Y te comería la oreja.

Y te diría:

"¿Te gusta? ¿Te gusta que te mordisquee tu espalda?

(RESPIRA CON FUERZA) Y tú...

Tú estarías tan caliente ya.

Empezarías a gotear... y te follo, te follo, te follo.

Te follo fuerte, muy fuerte.

(JADEA)

¡Oooh!

(JADEA)

¡Oh, así! ¡Oh, así!

¡Oooh!

¡¡Uh!!

¡Oh! ¡Sigue!

(JADEA)

¡Ahora, ahora! ¡Sí!

¡Sí, oooh!

(JADEA)

¡Sí, sigue así, así, así!

¡Sí, así, así!

(JADEA)

Wait, I have a package.

What do you think?

How long are you thinking?

(HABLA EN INGLÉS)

(HABLA EN INGLÉS)

¡Alex! ¡Alex!

(Disparador de la cámara de fotos)

(Pitido)

(Disparador de la cámara de fotos)

(Pitido)

(Disparador de la cámara de fotos)

(Pitido)

(Disparador de la cámara de fotos)

(Pitido)

(Disparador de la cámara de fotos)

(Se oye a un bebé llorar)

(Se oye a un bebé llorar)

(Tono de videollamada)

(Tono de videollamada)

(Tono de videollamada)

¡Guapo! Hola.

(EBRIA) ¿Cómo estás, amor mío? Muy bien.

¿Escuchas la música? Sí, sí.

Es cumbia. Sí ya la oigo sí.

Lisa me ha llevado al concierto de unos amigos y me ha encantado.

¿Vas taja, no?

Un poquito.

(RÍE) Al final te saldrás con la tuya y acabaremos haciendo sexo.

Mira, te voy a enseñar lo que he aprendido.

Va, Sergi. Qué no, no tengo ganas ahora.

Mira, son cuatro tiempos.

Dos paso para un lado.

Y dos pasos para el otro.

Va, venga. No, es que no me apetece.

Que no, que no me apetece.

¿Por qué tienes que ser así?

Alex.

Ayer eran las opos.

¿Ayer?

¿Y cómo ha ido?

¿A ti qué te parece?

¿Mal? Una puta mierda.

¿Qué pasó?

Es que ahora no tengo ganas de hablarlo.

Ayer sí, pero hoy no tengo ganas, ¿vale?

Lo siento.

Me sabe muy mal. Ya, ya, si te veo estás...

Estás superafectada.

¿Qué quieres que te cuente?

No sé.

¿Qué has hecho hoy por ejemplo?

Pues... hoy he hecho lo mismo que ayer.

Y lo mismo que antes de ayer y lo mismo que antes de antes de ayer.

Dices que no quieres darme pena y luego me sueltas eso.

Es que no quiero darte pena, es que es así.

¿Podemos hablar de algo que no sea nuestra relación?

Claro, ¿de qué quieres hablar?

No sé.

Siempre hemos hablado de millones de cosas.

Del mundo, de todo.

Ya, pero es que antes no era una obligación hablar.

No tenemos porque hablar si no quieres.

No.

No, no tenemos porque hablar.

(Ruido del tráfico en la calle)

(Mensaje instantáneo)

(Mensaje instantáneo)

(Mensaje instantáneo)

(Suena "El dolor de la bellesa")

(Suena "El dolor de la bellesa")

(Suena "El dolor de la bellesa")

(Se oye la ducha)

¡Mira!

¡Mira! ¡Ah, no, no!

¡Que no estás aquí, que no puedes ver!

Mira, Alex. Alex, ¿ves?

Tu ropa, aquí, cada puta mañana.

No sé qué quieres que haga. ¡Y tú...!

¡Con tus cosas, con tu gente, con tus fotos...!

¡Con tus putos libros!

¡Sergi, para!

Es que... es...

Es...

Es todo, Alex, es todo.

Como esto, ¿te acuerdas de esto?

¿Te acuerdas de esto? Te estás comportando como un crío.

(TARAREA)

¿Y sabes qué pasa? Que aunque salga de casa...

...siempre encuentro quien me pregunta por ti.

"Eh, ¿cómo está Alex? ¿Está bien".

"Sí, és tot molt bé, que ella és molt contenta".

En cualquier esquina, en cualquier bar...

...me encuentro con un mierda que me recuerda a ti.

Como esto por ejemplo.

¡Como... esto! ¡Mírame!

¡Sergi, por favor!

¿Ves?

No lo hagas.

Deja eso, por favor.

¿Y sabes qué es lo más gracioso de todo?

Que luego me tocará recoger toda esta mierda a mí solo.

¡Sergi!

No lo hagas.

(LLORA)

(LLORA)

(Tono de llamada)

(Tono de llamada)

(Tono de llamada)

(Tono de llamada)

(Tono de llamada)

(Tono de llamada finalizada)

(Marcación y tono de llamada)

(Tono de llamada)

(Tono de llamada)

(LEE) Querido, Sergi.

Te escribo desde uno de esos hoteles de carretera en los que dices

siempre que te gustaría follar.

Necesitaba salir de Los Ángeles.

Me perdí por las carreteras y llegué al Silicon Valley

para hacer unas fotos.

Era domingo,

todo eran sedes de empresas cerradas,

todo tenía un aspecto fantasmagórico.

Más desierto que los que acababa de cruzar esos días.

Hice muchas fotos.

La última, justo cuando se acababa el día,

fue la de una granja de servidores

donde estas empresas almacenan nuestros datos.

Pensé que los últimos meses de nuestra relación

podían estar allá, almacenados físicamente.

Allí, en medio de un inmenso parking vacío, sin la presión

a la que estaba sometida en Los Ángeles me di cuenta.

Te dije que había descubierto cosas a las que no quería renunciar...

No quiero renunciar a ti, Sergi.

Pero no quiero pedirte perdón esta vez.

Si hay algo que he aprendido desde que me fui es a aceptar

lo que deseo, también mis contradicciones.

Pero mereces algo mejor que esto.

Me muero de ganas de verte.

Te llamaré en cuanto llegue a casa.

(SUSPIRA)

He estado pensando mucho en nosotros estos días.

Tú y yo somos muy distintos, Sergi.

No sé... En muchas cosas.

Ya sabes que no creo en medias naranjas, ni en estupideces de esas.

Que todo está jodido.

Que queremos cosas distintas.

No hay forma.

Quizás en algunas cosas de fondo, pero no en lo importante, ¿no?

Quiero decir que... (SUSPIRA)

Que somos muy diferentes...

Pero nos complementamos.

Que no sé por qué...

Me une un algo.

Me une como un lazo invisible.

Y este lazo lo llevo conmigo a todas partes.

Y está conmigo y da sentido a todo lo que hago,

a las cosas... a... todo.

Y sé que te he hecho daño y te pido perdón.

Ya sé que dije que no te iba a pedir perdón porque no

me siento culpable, pero me da igual.

(HABLA EN INGLÉS)

I'm so sorry.

Es que hay cosas que nunca van a cambiar.

Siempre me va a costar decirte todo lo que siento porque...

Pienso que ya lo sabes, que siempre lo sabes.

Que con una mirada me entiendes.

Y por eso no te digo siempre que te quiero, porque ya lo sabes.

Pero luego me doy cuenta que no es lo mismo saberlo

a que te lo digan cada día y que te tengo que decir más

que te quiero.

I love you. I love you so much.

No sé...

Es que la vida es tan gris si tú no me haces reír.

Pues no te he hecho reír mucho últimamente.

(RÍEN)

Te entiendo, pero no tengo fuerzas. Te vas de golpe y ahora quieres...

Volver de la misma forma como si no hubiese pasado nada.

No.

No de la misma forma.

De otra manera.

Nos lamentaremos.

(Suenan "The magnetic fields")

Eso es un golpe bajo.

(Suenan "The magnetic fields")

Va, baila conmigo.

(RÍE)

(Suena "The magnetic fields")

(RÍE)

A ver aquí, vuelos.

Eeeh...

Barcelona, Atlanta

Reus, Manchester,

Roma y Los Ángeles.

100 euros, no está mal.

No, espera.

No, Atlanta sí. Es Barcelona, Atlanta, Los Ángeles...

Eso son... 880 euros. Di fecha.

A no, no, no. Me coincide con la evaluaciones.

¿Tú qué día inauguras?

El ocho.

El ocho... Pero no te preocupes que...

Que los días antes estaré liadísima andando y corriendo por ahí.

No, pero yo quiero estar ahí, mientras tú corres

quiero estar allí haciendo de esparrin.

(RÍE) (HABLA EN INGLÉS)

A ver, eh...

¿El día tres va bien?

Día tres y... la vuelta dijimos a principios de septiembre, ¿no?

¿Te han dicho si tendrás renovado el contrato para septiembre?

No, no me han dicho nada aún.

No.

Te voy muy tranquilo. Fuck everything.

Joder, es que no... Esto es muy caro, ¿eh?

Para principios de septiembre

está todo muy caro.

Puedes... no sé... Coge un billete más tarde.

No, porque entonces no tendría curro.

Pues no cojas billete de vuelta. Claro, y nos fugamos.

Que sí, lo digo en serio. Estás pirada.

No. Eh...

Bueno sí, un poquito pirada.

Me gustaría que estuvieses aquí.

Ya, Alex, pero, ¿qué hago ahí?

No sé.

Tenemos ya apartamento.

Y con la beca podemos vivir los dos.

¿Y hago de amo de casa?

Aquí también puedes encontrar algo. Dan clases de música también.

Clases particulares, no sé.

¿Y el piso de Barcelona qué, cómo lo pagamos?

Eh... Lo realquilamos.

O lo dejamos y ya pillamos otro.

No tenemos porqué estar siempre en el mismo piso.

Y cuando volvamos en diciembre estamos en Barcelona

sin casa y sin curro.

A la aventura, ¿no?

Alex...

Piensa.

Piensa un poquito, por favor.

Han sido unos meses de mierda, quiero estar contigo,

pero ahora estamos dos meses juntos...

Luego sólo quedarán tres meses y ya está, todo bien.

Sí.

Todo bien, ¿no?

¿No?

Dímelo.

¿Qué?

Eso que no me estás contando.

¿Te acuerdas de la visita del galerista que te comenté?

Pues...

Ha visto el trabajo...

Pero quiere hacer algo más grande.

El año que viene y...

Quiere financiarme para poder dedicarme en pleno.

¿Para quedarte? Escucha.

Quiero estar contigo, ¿qué importa dónde estemos?

Tú no quieres estar conmigo, quieres que yo esté contigo.

Alex...

Teníamos planes, me gustaba mi vida.

Ya, pero los planes de pareja son siempre de dos.

Lo podemos rehacer juntos, ¿no?

¿Y la niña?

No sé, más adelante. ¿Cuándo?

¿Dentro de un año, cinco, diez, nunca?

Cuando nos volvamos a sentir preparados.

Ya estoy preparado, tú también lo estabas, te lo recuerdo.

He esperado un año, hemos hecho lo que has querido

y sigo preparado.

Sergi, escúchame, ven a aquí...

Nos quedamos aquí un rato y luego nos vamos a otro lugar,

donde tú quieras.

Barcelona: Barcelona, Londres: Londres, lo que quieras.

¿Te das cuenta de que no puedes

tenerme esperando así siempre?

No puedes tenerlo todo.

Tú eliges.

¿Qué?

¿Me vas a dar a elegir?

Sí.

¿De verdad?

Me quedé en Barcelona por... Por ti.

¿Y ahora no puedes venir a aquí?

Probarlo por lo menos.

¿No?

Lo siento.

Lo siento. Elige.

(Llaman a la puerta)

(Llaman a la puerta) Come in!

Hola.

¿Qué haces aquí?

Así, sin llamar y sin avisar...

¿Dónde vas? No sé, a un hotel.

No, quédate.

¿Esta es la puerta del baño?

Es que no sé, me he imaginado que estaba al otro lado.

No sé por qué me lo había imaginado al revés.

Distinto, sí.

Me lo imaginaba más grande.

¿Esto?

Es nuevo, bueno...

De segunda mano.

Lo compré en un mercadillo.

¿Te gusta? Sí.

Sí, es muy bonito, sí.

Se parece un poco al de Barcelona, ¿no?

Al de casa.

Al de...

Al de mi casa.

¿Quieres tomar algo?

¿Un té, una cerveza?

¿Agua? Tengo hambre.

Tengo... pasta.

Tengo también una crema de verduras que me hice ayer si quieres.

Sí, sí, una crema de verduras.

Algo tenía que traerte.

Es un souvenir no me lo tires a la cabeza.

¿Estás ya

con todas las fotos?

Casi.

Las fotos están encargadas en el laboratorio.

Me falta...

Organizarlas.

¿Quieres dormir? No.

¿Estás muy cansado?

No, no, no, si he dormido en el avión, pero un poco incómodo.

Te dura un par días el jet lag. Ya, ya, me imagino.

A mí me duró cuatro.

Pero es mejor...

Quedarte despierto hasta tarde para acostumbrar al cuerpo.

Gracias.

Gracias.

¿Y hasta cuándo te quedas? Hasta que tú quieras que me vaya.

Bueno, tengo un billete de vuelta de aquí a un mes, pero

puedo alargarlo quince días si quieres o si quieres...

Me puedo ir ya si te parece mucho tiempo.

¿Qué quieres hacer?

Me gustaba la idea del road trip.

¿Quieres? Whisky con crema de verduras.

¿Quema mucho? ¿Le hecho un hielo? No, no, está bien.

Muy malo.

Sí. (ASIENTE)

(RÍE)

(RÍEN)

(RÍE)

¿Para qué has venido?

A hacer surf. (RÍE)

(RÍE)

No lo sé, no lo sé.

No lo sé.

(RÍE)

Me alegro de que estés aquí. ¿No te lo imaginabas?

¿Te cruzas el Atlántico sin saber por qué?

No me esperaba menos de ti, Sergi.

Lo que me hubiera sorprendido es que lo cruzaras sabiendo el porqué.

Yo tampoco me imaginaba esta bienvenida.

¿Qué te esperabas? Pues que saltaras a mis brazos.

Como en las películas.

Se dan un beso en el último momento y todo se arregla

como si fuera un milagro. Ese sería un buen plan.

¿Y al día siguiente qué?

Supongo que siguen sin ser felices, van a los juzgados y se divorcian.

(TOSE)

(RÍE)

You stupid.

(RÍE)

(RÍEN)

(RÍEN)

(RÍE)

Venga.

(RÍE)

¿Qué he hecho mal?

Nada... No has hecho nada mal.

¿Nada?

No.

(JADEAN)

(SE ESTREMECEN DE PLACER)

(JADEAN)

(JADEAN)

(JADEAN)

(JADEAN CON INSISTENCIA)

(JADEA)

(LLORA)

(JADEAN)

(LLORAN)

(CANCIÓN) #Bajo el palio de la luz crepuscular,

#cuando el cielo va perdiendo su color,

#quedo a solas con las olas espumosas que me mandan su rumor.

#Ni un lejano barquichuelo que mirar,

#ni una blanca gaviota sobre el mar...

#Yo tan sólo recordando la aventura que se fue,

#la aventura que en tus brazos amorosos disfruté,

#bajo el palio sonrosado de la luz crepuscular.

#Mirando al mar soñé

#que estabas junto a mí.

#Mirando al mar yo no sé qué sentí,

#que acordándome de ti, lloré.

#La dicha que perdí

#yo sé que ha de tornar,

#y sé que ha de volver a mí

#cuando yo esté mirando al mar...

#Mirando al mar soñé

#que estabas junto a mí.

#Mirando al mar yo no sé qué sentí,

#que acordándome de ti, lloré.

#La dicha que perdí

#yo sé que ha de tornar,

#sé que ha de volver a mí

#cuando yo esté mirando

#al mar...#

Somos cine - 10.000 km - Ver ahora

10 000 KM

Alex y Sergi son una pareja de treintañeros de Barcelona que, tras siete años de relación, han decidido tener un hijo y formar una familia cuando a ella le ofrecen una residencia artística de un año en Los Ángeles como fotógrafa. Ella se marcha y él se queda preparándose sus oposiciones de profesor y, desde ese momento, su relación se desarrolla a 10 000 kilómetros de distancia, a través de Skype, Whatsapp y Facebook, lo que pondrá a prueba su amor. Carlos Marques-Marcet arrasó en Málaga con su primer trabajo: Biznaga de Oro a la mejor película, Premio Especial de la Crítica al mejor director, Premio Especial de la Crítica al mejor guionista novel y Premio Especial de la Crítica a la mejor actriz principal. Este galardón fue para Natalia Tena (interpreta a Osha en Juego de Tronos) y lo compartió con Elena Anaya, protagonista de Todos están muertos. La película está participada por RTVE.

No recomendado para menores de 12 años Somos Cine - Carmina o revienta - Ver ahora
Transcripción completa

(Puerta)

(JADEA)

(JADEA)

(JADEA)

A ver cómo sale todo.

(SE SORPRENDE) Esto

¿qué es?

Ay, madre mía, cómo me he puesto de sangre.

Me cago en mis muertos, el corte que me he hecho.

Esto me pasa a mí.

Oh, Dios mío.

(JADEA)

(SUSPIRA) Se me caen hasta los mocos.

A tomar por culo ya.

(SUSPIRA)

(SORBE)

(Balido)

(CHASQUEA LA LENGUA)

Está dormida.

Está dormido todo el mundo menos yo.

(SORBE)

(SUSPIRA) Vamos a fumarnos un cigarrito.

Que no me falten a mí. Hay más aquí.

Eso es.

Que no me falten.

Ahí.

Un cigarrito...

Otro cigarrito...

Y yo sin cuidarme.

Y todo para mí.

(SUSPIRA)

(SUSPIRA)

Me suenan hasta las tripas, coño.

Me suenan hasta las tripas.

Cualquier día, la Carmina...

pega un reventón...

(SORBE)

(SOLLOZA)

(SOLLOZA)

Pega un reventón la Carmina, y al carajo.

(SUSPIRA) Ah, la Carmina.

Me llamo Carmina.

Tengo 58 años

y el primer cigarro me lo fumé con siete años.

(Música de guitarra)

Con siete años, porque "resulta de que" yo

me iba con mi abuelo, que fumaba muchísimo.

Se quedaba muy triste cuando se le vaciaba el tabaco.

Y siempre tenía la petaca tocándola a ver si estaba llena o vacía.

Y yo, que me daba cuenta, me iba con mi abuelo

a las paradas de los autobuses.

"'Abuelo, vámonos, que iremos a coger...'

Yo le cogía las colillas,

se las abría e iba rellenando la petaca".

Cuando ya la tenía a tope de gorda, de repleta,

decía: "abuelo, ya está contento?" Cogía yo uno y decía:

"Este para mí, ¿vale?"

Me decía "vale" y me lo fumaba yo con siete años.

Íbamos locos de contentos los dos.

Él con su petaca y yo con mi colilla.

(Música de guitarra)

"Tenemos un bar y hace un mes nos robaron.

Ya nos habían robado antes. Se llevaron cosas sin valor:

la caja registradora, la tragaperras,

cosas que no hacían mella.

Pero, esta vez, sí nos han hecho mella.

Nos han dejado con las patas colgando

y el culo arrastrando.

Se han llevado la partida de jamones que habíamos comprado.

Y sin forzar nada. No sé cómo han entrado,

pero se los han llevado.

Yo lo único que tenía en la mente

era a ver cómo montaría la comunión de mi Cristina".

Buenos días. -Hola, buenos días.

¿Que no me cubre el seguro?

Mira, Carmina, al no haber ninguna cerradura forzada,

o han entrado con llaves o a ver qué ha pasado.

¿Cómo? Si la llave "namás que" la tengo yo.

Entonces os habréis dejado una puerta abierta.

Es como si te dejas el coche abierto con las llaves puestas,

te lo roban y ahora me dices

que le diga al seguro que os pague el robo.

Es una negligencia tuya. Coño, una negligencia mía.

Antes, porque el recibo no estaba al día,

después, porque ahora es una negligencia mía.

Siempre me toca bailar con el más feo.

La que se jode siempre soy yo.

Me dices lo de los jamones. Yo vengo y no hay jamones.

No desconfío, pero yo he visto ya muchas cosas.

Yo también, me cago en la leche. Me quedo con las patas colgando.

(RESOPLA)

Esto no me lo esperaba, de verdad.

Es que me dejas desamparada por completo.

No sé ahora mismillo por dónde tiraré.

Como no me tire de los pelos del higo,

ya no sé lo que haré.

¿Para qué tengo yo un seguro?

"La mierda, para mí".

Si no es por una cosa, es por otra. A ver qué coño hago.

Qué coño hago ahora yo.

Sin jamones que vender, sin nada que vender,

"namás que" aceitunas.

Ni que los clientes fuesen estorninos.

¿Qué es lo que voy a vender?

¿Qué hago? ¿Me tiro, me entierro?

¿Con el Juanito Villa,

que en vez de ayudarme se acuesta?

La niña se ha quedado en paro ahora también.

Otra boquita más que alimentar y en paro.

Así que la niña, en lugar de ayudarme,

lo que hace es darme más por culo.

Me llamo María, tengo 22 años y no he estudiado nada.

No...

No estudié. No me dio por ahí.

Las discotecas, los muchachos...

Lo que piensa la juventud con 15 años.

Qué va a pensar una, qué va a querer.

¿Cojo un libro?

Yo "namás que" cigarritos...

Tengo una niña, de cuatro años, mi Marina.

Una madre joven y soltera.

Moderna, moderna.

He trabajado mucho tiempo en Cortefiel,

Sin estudios y sin nada,

con un papel que me pidieron del colegio.

Que era el graduado, vamos.

A mí me pasa una cosa igual que a mi madre,

que soy muy "echá pa'lante", que no...

Que aunque yo no sepa hacer las cosas,

no tengo yo miedo.

Después, sí que en mi casa me da miedo.

Cuando me acuesto y cierro los ojos,

me acuerdo y me da miedo. Pero...

En el momento, no. Pum, para adelante.

Eso es herencia.

Me presenté allí con Jesús Pasión, que era mi jefe.

Muy chica yo. Qué lástima de mí.

Qué lástima. Con un pantaloncito que iba yo...

Yo, por muy chica que yo fuera,

siempre quería ir de mayor. Me compraba la ropa más cara,

La ropa... Yo iba a Blanco y a mí me cogían la ropa de mayor.

Me cogían los pantalones por los lados, el tiro...

Para que me quedara bien, porque soy chiquitilla.

Siempre he tenido la cintura muy chica

y todo me quedaba grande.

Y si encima quería ir de mayor...

Iba con mis pantalones... Nunca olvidaré esa entrevista.

Y me cogieron.

De encargada de camisería.

Porque yo...

vendía mucho.

Y sobre todo, a los hombres. Vendía las camisas como chicles.

Y los trajes para la Feria, porque estaba en los Remedios.

Para la Feria: "María, quiero un traje

que me voy el lunes del 'pescaíto'".

Yo le engañaba: "te tengo uno guardado". Mentira.

Yo tenía trajes para todos.

Vendía muchísimo.

Me llevaba de comisión lo más grande.

Pero, hija, las envidias y las cosas.

Como yo "me creo" que nadie te hará nunca nada.

Me echaron de Cortefiel por culpa de una compañera envidiosa.

La "hijaputa".

Me fui. Quise trabajar en discotecas,

pero mi madre no me dejó. Ahora la ayudo.

Estamos ahora que llevamos una racha más mala...

Llevamos una racha más mala...

Mi padre... mi padre...

Y mi madre no se queja de nada, pero pobrecita mía.

Pasamos ahora una racha "maluscona",

porque nos han robado dos o tres veces en el bar.

Una detrás de la otra. Seguidas.

Que sí, tía, otra vez.

Otra vez.

Pero como no hay nada... ¿Con quién hablas?

Con la Susi, "má", ¿con quién sino?

Eso ha sido mi padre. Cerró ayer la venta

y se dejó la puerta abierta. Cómo iría.

Que tu padre ya no bebe. Está yendo a la terapia.

"Que mi padre no bebe".

No. No, no bebe.

Mi padre no bebe, mi padre baila "namás".

Marina, vente "p'acá", que no te coja un coche.

Vente, hija.

Ven con tu madre y tu abuela, ven.

Buenas. Hola, qué pasa.

¿Qué ha pasado con el seguro? Lo de siempre.

Nos toca el perder. No nos lo ha pagado.

Vaya por Dios. Hasta luego. Gracias, hijo.

Ay, mi niña chica.

Ya te contará cómo lo solucionamos, cómo resolvemos toda la papeleta.

Que se arregla todo, niña. Cállate ya.

A ver si puedo hablar contigo.

Ella está bien. Aquí, dándole besos a la niña.

Ella no tiene culpa de nada. Si vieras cómo tiene las manos...

Las tiene todas despellejadas enteras.

Parece que ha hecho una matanza.

(SUSPIRA) Bueno, sí. Eso lo tiene ella de rezar.

¿Te he contado los rituales de ella?

"Ve con el abuelo, chochete".

Ella tiene... Que hace mucho frío.

Tiene un altar montado.

Qué cachondeo. Con estas cosas no juegues.

No.

Yo le tengo una fe...

Lo que le he pedido, me lo ha concedido.

Pide, pide. Con la que tenemos encima...

No, si yo voy a pedir, voy a pedir.

A todos mis santos: Judas Tadeo, Santa Rita de Casia,

a San Cayetano, a San Espérito...

A... a Fray Leopoldo...

A todos esos les pide ella. A todos les pido.

Pues me lo concede, verás tú cómo se pagarán las cosas, acuérdate.

Ella dice que se lo conceden los santitos.

Sí, porque se lo pediré. Escúchame.

Cuelga, así puedo hablar contigo.

¡Cuelga ya, Susi, coño ya! Que quiere que te cuelgue.

Que tiene guasa también, niña. ¿Qué haces, "má"?

¿Qué hago? ¿Para qué me das?

Tú ahí con el cachondeo. Tiene las manitas...

Tienes las manitas tú muy largas.

Muy largas. Hija de puta, me has hecho daño.

Claro, y tú a mí.

Tiene más mala leche, Susi, la puta niña

que un gato panza arriba.

La puta niña. Que me ha dolido. ¿A qué ha venido esa colleja?

¿A qué ha venido eso? Cuelga ya el teléfono, anda ya.

Le da coraje que yo tenga amigas. (RÍE)

Te da coraje, ¿no?, que yo tenga amigas

y que yo hable con ellas. Vete a la mierda ya.

La cacho puta. Me tiene envidia, Susi.

(IRÓNICA) Una envidia... vamos.

¡Qué desgraciadita, hija mía!

"Vente tú para la venta".

Ven vestida de monja y rezamos en la puerta.

Estará preciosa. Para ponerle una alcayata toda aplastada.

(LAS DOS RÍEN)

(RÍE) Hija de puta.

Ahora la veré vestida de monja. Sí.

Uy, la puta. Venga, pues ve buscando el traje.

Cuelga ya, Susi.

Venga. Adiós.

Estás todo el día enganchada al teléfono.

Escucha, "tengo pensado" de ir a Abadía.

Le haré un pedido grande, pero más grande que nunca,

fíjate, para que no sospeche.

Y verás cómo, con las ganancias, eh...

¿Qué ganancias, "má"? Cuando se venda.

En Navidad se vende todo. Se le paga.

Y si no yo con mis rituales... Sí...

Los santos nunca me han defraudado.

Coño, acuérdate.

La papeleta nos la solucionan los santitos.

Quien sea. Fe es lo que hay que tener.

(RÍE) Sí, fe, fe. No te rías, cabrona.

Y tanto... No, lo arreglaréis la Susi y tú.

(RÍE) Como tú no me ayudes a mí...

Te vas a quedar tú como San Carajo, lo mismo por arriba que por abajo.

(LAS DOS RÍEN)

Hice el pedido, claro que lo hice. No lo voy a hacer...

Al hombre lo conocíamos nosotros desde hacía mucho

y sé que tiene muy buenos jamones.

Lo que pasa es que en ese momento no tenía yo

para pagarle ni uno ni medio.

(Balido)

¡Uh!

Ay, ay, la Marifé.

Que se ha despertado.

¿Tienes hambre?

(Balido)

Marifé, ¿tienes hambre?

(Balido)

Cómo me mira. A lo mejor tiene hambre.

"Yo soy una tía muy valiente, muy 'echá pa'lante'".

Pero, también, muchas veces,

cuando estoy sola, también soy muy cagona.

Me da mucho miedo también "de la muerte".

Pienso mucho en la muerte yo.

Yo voy poco al cementerio porque me cago viva, vamos.

Una vez al año, en los Difuntos,

para limpiarles los panteones a mis padres.

Para que ellos no sean menos que nadie

les pongo sus flores,

se lo pinto, se lo limpio...

Hay un panteón que está cerca de mis padres.

Es de un chiquito de tres años. Se llama Bebo.

Le tienen puestos los coches, los muñequillos del chiquillo...

Se lo tienen todo...

Le van cambiando de juguetes.

Y ese niño siempre, siempre,

me acerco yo a verlo.

Tiene una esquelita así en mármol.

Y pone:

"Bebo, fuiste engendrado

con todo el cariño y todo el amor del mundo".

"Tu madre no te olvida".

Y eso lo tengo, y me voy a mi casa

y me voy con esa imagen de ese chiquillo.

Cuando salgo del cementerio, siempre digo:

Dios mío,

"yo" no me gustaría que me enterrasen tendida.

A mí que me sentaran.

Me gustaría que me llevasen

abierta en un sillón, coño. ¿Por qué debo ir en una caja?

Como si fuera yo...

Que me sienten, sentada en un sillón,

en lo alto de un coche ranchero

y me pongan con mi cigarrito.

Así, que con el aire, así, le vaya dando el humito así.

Y todos detrás.

Que me miren y que les dé risa.

Que digan: "Mira la hija de puta cómo va.

Tiesa como un garrote, pero fumando".

A mí me gustaría eso.

Si es verdad que no se siente nada, me gustaría.

Y que ellos se hartaran de reír,

que me viesen en la cara ganas de reírse y cachondeo.

Para lo que me gasto en gasolina ya...

Anda, la niña.

"Hace una semana

venía yo con María, cargada de bolsas,

porque hicimos una compra grande para la comunión de mi Cristina.

Como yo soy la madrina...

Íbamos las dos con las bolsas y vamos para el aparcamiento.

'Uy, María... ¿Y el coche?'

'Uy, mamá, es verdad ¿Dónde lo has puesto?'.

'Me me parece que aquí'. '¿A ver si está en otro lado?'

Digo: 'No. El coche estaba aquí'.

'Eso es que nos lo han robado'.

'¡Ay, Dios mío!

No quiero pensar que se han llevado el coche del abuelo.

El coche es muy goloso y le están dando por él'.

'Mamá, ¿cómo lo van a robar? ¿Y si ha sido la grúa?'

'Qué coño se lo ha llevado la grúa'".

Buenas tardes. Buenas.

A la comisaría más cercana.

¿Cuál es? ¿La de Nervión?

Esa misma. Tire para allá, haga el favor.

Nos han quitado el... Vaya movida.

Vaya tela, vaya tela.

"Namás" nos pasa a nosotros.

(POR EL MÓVIL) ¿Susi?

¿Qué haces?

Vaya movida. No te lo vas a creer.

Nos han robado el coche a mi madre y a mí.

El de mi abuelo.

Se lo han llevado, claro.

"Illa", vaya movida. María, ¿ese no es el coche?

¿Cuál? Ese que va ahí delante. O yo veo...

Nos vamos para la comisaría.

Hostia, ese es el coche, "omá".

¿Ves la matrícula? Lo tenemos delante.

¿No ves la pegatina? Ay, me cago en la leche.

¿Ves la pegatina? Es nuestro coche. No pierda a ese coche.

No vamos a comisaría. ¿Cómo que no vamos a la comisaría?

Que no, que siga al coche. Lo tiene que seguir.

Habrán forzado la puerta o...

Son dos niñatos, parece. Dos tíos, dos yonquis...

Dos yonquis. Me voy a bajar aquí.

¿Pero cómo que vas a bajar? ¡Haz el favor!

¿"Ande" vas?

Quiero bajar, me cago en...

Mi madre está loca. Que me dejes.

A ver mamá, que llamemos a la policía.

A la policía, ¿para qué?

Sería mejor llamarla. Claro...

La policía, ¿para qué?

Si mientras viene...

¿Qué harás? ¿Para qué quieres seguirlo?

¡Que me dejes! ¡Que lo siga, coño!

Tranquilícese, señora.

Yo me tranquilizo, pero usted sígalo.

No sé dónde estamos. Estos van para Las 3000 Viviendas.

Allí no entro yo, ¿eh?

Tendrá que entrar, porque hay que ir detrás de él.

No lo pierdo de vista por nada. Vaya movida.

Ay, por Dios.

Mira, que están parando. Ay, que se han parado ahí.

Se están parando.

Se van a cagar. Como llegue allí, verás.

Que no.

Que sí. Que te calles. Tú te callas.

Pero... ¿"ande" vas, "má"? Que te calles.

Espera, Susi. Mi madre está como una cabra mocha.

¿Qué haces? ¡Mamá! ¿Qué haces, "má"?

¿"Ande" vas? Me cago en tus...

Esta mujer está como una cabra.

(GRITA) ¿Qué haces? (GRITA) Ya, ya.

(GRITA) ¡Mamá!

(GRITA) ¡Mamá!

Me cago en tus muertos.

(GRITAN)

¡Mamá!

Al carajo ya.

¡Cabrones! Que son unos cabrones.

Esta mujer está zumbada.

Hijos de puta, ¿zumbada? Esos se van a cagar.

¡Al carajo! Con vuestros muertos. Venga, para adelante.

¡Me cago en su puta madre! ¡María!

¡En tu puta madre! ¡María!

"Y el taxista tenía una cara... Era un poema su cara. (RÍE)

El tío tenía toda la cara... Estaba alucinado".

Me fui con el coche, le miré el puente,

se lo quité y digo: "María" "Mamá, que te dará calambre".

Digo: "¡Que no! Mira dónde hay un taller".

Me fui para el taller, le hablé al hombre,

el hombre muy amable, me dijo:

"no se preocupe que ahora se lo arreglo".

Y le digo: "María, escúchame, te doy el dinero y las llaves

y te llevas el coche para la venta, que tú sabes llevarlo".

(Risa)

¡Coño! Me cago en tus muertos.

Hija de puta.

(Risa)

Cállate, que despertarás al otro.

Que no andas nunca y te da hoy por cantar...

Hija de puta.

La bruja esta.

(SUSPIRA)

"Pos" bueno, fue llegar a mi casa, solo llegar, me puse a cocinar...

Y el teléfono que suena:

"Mamá, no te asustes, que no ha pasado nada".

"¿Cómo que no ha pasado nada?"

"He tenido un topetazo con el coche".

"¡Madre mía de mi vida! No me digas eso.

¿Qué ha pasado?"

"'Ven para acá, porque no tengo el carné'.

'No te muevas de allí y tranquila, que voy para allá'".

¿Te has hecho algo? No, yo no tengo nada.

Venían ellos en contramano.

¿Qué ha pasado? Nada, hemos tenido un golpecito.

¿Un golpecito?

Me habéis dejado el coche hecho polvo.

Con esta tartana, normal. ¿La tartana?

Coño, tú, como tienes un pedazo de coche,

vienes por mal sitio. En contramano.

El problema es que la niña no tiene carné.

No puede coger el coche. Venías en contramano.

Es que tú venías en contramano y la culpa ha sido tuya.

María, calla, calla. No, ya, calla, calla.

Te voy a decir una cosa.

¿No recuerdas que yo llevaba el coche y ella venía a mi lado?

¿Cómo?

Usted ha perdido la cabeza.

La cabeza, la perderás tú de la hostia que te daré.

El coche lo conducía yo y la niña venía al lado.

Es tu palabra contra la mía. Y testigos que tengo.

¿Qué pasa, Carmina? ¿Qué pasa, quillo?

No pasa nada, mi alma.

Aquí estos señores, que venían en contramano

y me han metido un topetazo en el coche.

Creo que lo vamos a arreglar.

Porque no es el topetazo que le has metido,

sino que es el dolor de cuello que tengo

del "ciembribillonazo" que me has metido,

porque me has dado fuerte con cojones.

Y no sé las consecuencias que esto puede tener.

Lo arreglaremos, ¿verdad?

Quinientos euros le saqué. Le podía haber sacado más.

Qué hambre tengo.

Con los nervios, me entra un hambre...

Ay, madre mía,

qué hambre me entra con los nervios.

Los nervios es que son muy malos.

Yo antes era muy delgada

y ahora, aunque estoy gorda, pero yo no me veo gorda.

A veces digo: ¿tendré lo contrario de la anorexia?

Yo me veo bien.

A veces, voy a unos probadores

que tienen dos espejos: uno por delante y uno por detrás.

Me miro cuando me desnudo y digo: "Me cago...

A los espejos les ponen aumento. Una no está tan gorda".

Si me miro por delante digo: "estoy..."

Y ahora le echo ojito a la parte de atrás y digo:

"me cago en tus muertos. Tengo unas espaldas que..."

Parezco Urtain, ¡coño! Tengo...

¿Cómo puede ser así una?"

Dios mío. Muchas veces me dan ganas de tirar los trapos al carajo,

irme a un tapicero y que me haga un traje como un sofá

de tres plazas, con cojines incorporados.

Me cago en la leche que yo mamé.

Cómo yo era antes... Dios mío.

Al final,

el Dyane 6, el que lo usa más es el Basilio.

"Hace sus siestecitas allí".

El Basilio...

Me llamo Basilio.

Tenía una perra que se llamaba Chispa y me la mató un coche.

A la Chispa la mató un coche. Un coche, me arrolló a la Chispa.

(Ladridos)

"El día que tenía que ir a por unos barriles..."

Después iremos a por los barriles. ¿Vendrás conmigo?

Sí. Vale, hijo.

"Me lo llevo

y digo: 'Basilio, no te muevas'. Es que me hace un caso..."

La Carmina, yo hago caso a la Carmina.

"Cuando vengo del cambio,

veo a la policía allí y él: 'mangante, mangante tú'".

Y cuando yo llegué, digo: "¿Lo queréis soltar?"

"'Señora, ¿este hombre viene con usted?'

'Claro. ¿No se lo ha dicho él?'.

Él dice: 'eh, eh, eh...'

'¿Cómo lleva a un hombre tan raro en su coche?'

"Por la misma razón por la que el alcalde

tiene a un "mongolo" como usted de policía.

¿Qué psicología tiene usted? ¿No ve que no está bien?"

"Digo: 'Pues soltadlo'. 'No. Nos lo llevamos'.

El pobre lloraba: 'Carmina, que me llevan'.

Asustado, pobrecito, con los ojos desencajados.

Y yo: 'me cago en sus mulas'.

Los policías se acogieron

a que no llevaba carné.

Cuando yo llegué digo: '¿Dónde está?'

y dicen: 'Espere un momento. ¿El carné lo trae usted?'

'Sí, sí' 'Pues ahora lo van a sacar'.

Y el pobre decía: 'Usted es bueno, bueno.

El otro, malo. Me ha pegado'.

Digo: '¿Que le habéis pegado?'"

Y veo al pobre chorreando sangre por aquí...

Digo: "Ustedes dicen que no, ¿no?

Ahora mismito, tal cual, me lo llevo al hospital

y lo van a ver".

Y cuando entró en el juicio

y le dijeron: "¿Basilio Martínez?"

Y se puso el pobrecillo de pie.

"¿Quién le...? ¿Usted reconoce quién le...?

¿Quién le ha pegado?"

Y el pobre se giró para el lado: "Ese, ese, ese, ese".

Se quedó señalándolo y, "namás" dijo eso,

dijo el señor, el juez...

Y le ganamos el juicio.

¿Si tú ahora mismo lo cogieses?

¿Qué le harías?

Pegarle fuerte en la boca como él me pegó.

Pues levántate.

¿Cómo lo harías tú? Demuéstramelo.

"Dale caña al guardia, ¡cabrón!"

'Hijoputa'. Ahí, quítale la pistola.

Toma, toma, toma... Chulo.

Fuerte, hijo.

Me cago en tus muertos.

Toma, toma,toma... Mira, Basilio, mira...

Ven para acá, que despertarás al otro. Toma.

Uy, mira... (RÍE)

(MARIFÉ BALA) Hija de puta, toma, toma.

Hay que ver... Las seis de la mañana

y yo aquí,

con todo el pedazo de coño, dándole de comer a la cabra.

Toma, anda.

(Música rock)

"Estaba yo en el bar dándole muchas vueltas a la cabeza

para ver cómo montaba la comunión de mi Cristina.

Pero completamente sola estaba yo.

Y 'me veo' entrar al cobrador del frac".

Buenos días. "Digo: 'Ay, madre mía de mi vida...

lo que me hacía falta'".

¿Qué pasa? Yo lo conozco a usted, ¿no?

Sí, pero yo vengo ahora no a tomar nada, sino a trabajar.

"Y venía a reclamarme una factura que decía que yo debía cuando,

del primer robo que 'se hubo' en el bar,

y era del tabaco".

Una deuda que tiene contraída

con el estanco del Cerro del Águila de 15.00 euros.

"Le digo: 'Sí'". Muy bien.

No pensará cobrarla ahora, ¿no? Yono tengo prisa.

¿Se piensa usted quedar ahí?

Usted verá.

(Revoloteo de mosca)

(Golpe)

Lo único que puedo hacer es, el mes que viene,

a ver si se lo puedo pagar.

Voy a hacer el intento a ver si se le paga.

Pásese el mes que viene, que está la cosa mejor.

Cuando antes se lo quite, antes descanso.

Así que eso es lo que...

Otra cosa no puedo hacer. Lo único que tengo son tres hijos.

Y para no tener, no tengo ni piojos, así que...

Lo único que le voy a pedir una cosa:

si coge aquí a mi marido, que se le ignore,

que a él no se le diga nada,

porque él padece de los nervios.

¿Eh?

Bueno, está bien.

(SE RELAME)

Bien, nada, vendré el mes que viene si no hay noticias antes.

¿Qué le debo? No, nada. A esto invita la casa.

Bueno, pues nada. Buenos días. Con Dios, buenos días.

Tenga usted cuidadito, no se vaya a caer.

(Ladridos)

¿Por qué? Porque le voy a empujar yo.

(Música animada)

Hola, buenos días, ¿Jamones Abadía?

Le llamo de la Venta Calixto.

Mira, es que había hecho un pedido.

Sí, esa es la dirección que hemos dado,

pero está equivocada.

No, a esta dirección... ¿Tienes lápiz y papel?

No, la dirección es la que te voy a dar ahora.

Me llamo Antonio.

Y soy el marido de Carmina.

Ella me dice "el tirantes".

Y nací dentro de una barra.

Y he estado trabajando desde entonces.

y ahí me parece que me voy a morir, o dentro o fuera de ella.

¡Ay, lo que yo quiero a mi Carmina!

Yo no me meto en nada.

Yo la dejo que ella haga y deshaga.

Para eso es de Triana pura,

y yo de la Macarena.

¿O qué? ¿O yo no valgo?

Ya han pasado los años, pero sigue siendo la misma.

Lo que pasa es que ahora parece que tiene un flotador.

Antes tenía una cinturita que parecía una sílfide.

Ahora estamos los dos ya...

Fíjate el bañador que tengo yo aquí, ¿sabes?

Con el flotador,

mis tirantes, que me los compra ella, ¿sabes?

Ahora me dedico a la vida contemplativa.

Ahora, a ver los toros por televisión,

el fútbol por televisión, el flamenco por televisión...

Y todo por televisión.

Mi cervecita sin alcohol, mis cigarritos Pall Mall.

Y agua.

Y vaya usted con Dios, hermano, eso es lo que hay.

Yo ya no bebo. Yo trago.

Me dijo el médico que ya no podía beber,

pero tragar, podía tragar, ¿no? ¿O no voy a tragar? Hombre...

Porque el flamenco a mí me hierve la sangre.

Nada más que me tomo una copa y estoy en el mostrador...

(TARAREA) Y ya...

El que no sienta eso pues no me comprende.

No me comprende ni a mí ni a todos

los que llevamos eso en la sangre.

Por eso yo me pierdo en esas "madrugás"

y me pierdo y me perdía y me perderé.

Porque una copita de vez en cuando no viene mal.

Aunque sea sin gas.

Las hay con gas y las hay sin gas.

Yo me conformo nada más con mirarlas,

(RÍE) yo viéndolas salir.

(RÍE A CARCAJADAS)

Yo viéndolas salir ya del grifo ya me da el sabor,

ya me da la estimulación y ya me da la gloria, hijo.

Y si es para mí, ¿para qué te quiero contar?

Ya le estoy pidiendo al camarero:

"Dame una brocha y una cuchilla que me voy a afeitar", ¿sabes?

¡"Ojú", qué arte, hijo!

Qué me gusta a mí una cervecita bien fresquita, hijo.

Una nada más, una...

Una después de otra, así una de vez en cuando, ¿sabes?

La primera me la trago de una vez.

¡Ay, cómo está!

Y haces así... (HACE COMO QUE BEBE)

y ya está, ya no bebemos más nada.

Yo le digo a mi Carmina que yo no bebo y yo no bebo.

"Y decía que no bebía,

y traía una borrachera que venía hasta 'meao'".

Ay.

En fin, ese día traía un dolor de cabeza

que cuando llegué a mi casa me tomé un Nolotil.

Y al tomarme el Nolotil, digo: "Ay, Dios mío,

qué se me ha olvidado a mí".

Que me dijo el ginecólogo

Que tenía un poco de infección y me tenía que tomar...

Me dijo por teléfono: "Tómate un antibiótico por la noche

y también te pones un sobre".

Y cogí un vaso de tubo y le eché dos deditos de agua.

Lo abrí, era chiquitito el sobre, lo eché y empezó...

(IMITA EL BURBUJEO)

Así, efervescente para arriba y digo: "Tiene que estar bueno".

Con olerlo esto me va a hacer hasta eructar.

Me lo tomo y me cago en sus muertos.

(RESOPLA) Eso estaba...

vamos, amargo, amargo, amargo.

(CON ASCO) Y una cosa tan desagradable y digo:

"Me cago en su puta madre, lo que me ha mandado ".

Digo: "Vamos, yo con toda la seguridad no me tomo más ni uno".

Ni uno aunque se me caiga el coño a cachos.

Vamos, que no me tomo más ni uno. ¡Qué cosa más asquerosa!

Y más repulsiva.

No sé ni cómo no vomité lo que me había tomado antes.

"Y con el mal cuerpo que tenía me fui con la María en el coche

y la niña venga (FARFULLA) con Susana...

Voy a llamarla para que vaya a por la niña.

Estoy de Susi hasta el mismísimo coño.

¿Qué más te da que esté con la Susana?

Estate quietecita con los toquecitos

y las espinillitas y su puta madre.

Tienes ahí una cosa, "má".

Bueno, deja la cosa ahí. Llevo tantas cosas ya...

Que tú sufres las cosas diferente a los demás siempre, ¿no?

Yo no, a mí no me duele nada.

A mí no me duele, nunca me preocupo,

nunca me pongo nerviosa, nunca me pongo nada de nada.

Qué fatiguilla de niña, mi alma. Yo a ti por culo.

Mucho te doy por culo. No me haces caso en "ná".

¡Déjame ya!

Con lo que ha costado. Déjame ya, cabrona, déjame ya.

Mira, no haberme tenido. (CON SORNA) ¿No haberme tenido?

Lo mismo que te he tenido, te mato, hija de la gran puta.

Con el cachondeo siempre igual. ¿Sabes lo que te digo?

¿Qué?

(Pedo)

Qué asco, mamá.

(TITUBEA) Qué es que eres cerda, vamos.

(SUSURRA) ¡Qué peste! Me parece que me he cagado.

Sí, hombre... ¿Qué dices, "omá"?

¿Qué dices? No será en serio lo que me estás diciendo, ¿no?

Que sí, ¿qué? Mmm, ¿qué?

¡Hostia, qué peste! ¡De verdad, qué asco!

Ya que me he cagado, me voy a cagar entera.

¿Qué haces, mamá? (LE DAN ARCADAS)

Haz el favor de abrirme la puerta. (RÍE)

¡Mamá! (RÍE A CARCAJADAS)

Uh, hija de puta, por ahí no se puede abrir.

No me lo puedo creer. Lo siento.

Mamá, ¿qué haces? (SE QUEJA) Lo siento.

¿No lo estarás diciendo en serio? Mira, mira, mira.

¡Hostias, qué asco! Gorda, ¡ábreme! (RÍE)

¡Mira, María, toca!

¡Ay, Dios mío de mi vida! ¡Mamá, por favor!

¿Cómo voy a salir así ahora mismo? Me cago en la madre que me parió.

Mamá, ¿cómo se abre esta puerta? ¡Qué gusto, Dios mío!

(RÍE A CARCAJADAS) ¡Qué asco, má!

¡Gorda! (RÍE A CARCAJADAS)

Ay, la puta niña. Qué lote de reír.

Pero "pechá" de reír que me he dado. Por lo menos pasamos la tarde buena.

Hay que ver... Como que yo todavía huelo a mierda.

Ay, sí, ¿verdad? Todavía.

Olía tela. Es que, qué olor traía.

(SE LAMENTA) La mierda de una no le huele,

pero es que esta apestaba. Apestaba, apestaba, apestaba.

¡Qué fuerte! ¡Qué fuerte!

Yo esto no se lo puedo contar a mis amigos de Madrid.

Precisamente, la semana que viene, viene una amiga mía de Madrid.

(ASIENTE) Sí.

Tú seguramente la conocerás: Mayra. ¿Mayra?

Sí, Mayra Gómez Kemp, la que sale en la tele.

Ay, mira. Sí, sí. Es muy amiga mía.

Y le he dicho yo que se venga a pasar unos diítas a mi casa

y viene la semana que viene.

Tú sabes que está la pobre así, un poquillo con el marido...

y se viene la semana que viene.

El verano pasado estuvo aquí 15 días.

El verano pasado, ¿cuándo? En agosto, cuando ustedes cerraron.

Por eso no te la presenté yo a ti. Qué casualidad, coño.

Pero vamos... Ha venido cuando yo no estaba.

A ella le encanta venir a mi casa. Porque a ella le encanta...

Lo que más le gusta en el mundo es mi gazpacho.

Y dormirse su pedazo de siesta.

Porque yo le bajo las persianas,

se queda la habitación oscurita,

le paso la fregona mojadita al suelo. (ASIENTE)

Y ella después de tomarse el gazpacho se tira ahí en la cama,

"espatarragá" en bragas.

A gustísimo.

Es que, vamos, no te puedes hacer una idea.

Es una persona igual que tú y que yo, ¿eh?

Bien sencilla, encantadora... Igual que Sofía.

¿Qué Sofía? La reina.

¿La reina? Sí.

La reina también es encantadora. ¿La de España?

Claro, cuando voy a Madrid,

como no la llame, se enfada conmigo.

Leche, estaba Felipe en Estados Unidos haciendo el COU

cuando fue la primera vez que ella me invitó a palacio.

¿A palacio has ido tú? Sí, sí, sí.

¿Y tú sabes dónde me quedo? En la habitación de Elena.

Oh... Sí, sí.

Ella, esa habitación, me la tiene adjudicada a mí.

Porque como ya Elena no está... Pues claro,

allí es donde me quedo yo, y a Elena no le importa.

Elena es una niña simpatiquísima y encantadora.

Y me quiere mucho.

Con el miedo que te da de los perros cómo...

Ah, pero cuando yo voy, recogen los perros.

No, no, por eso, porque saben

que yo le tengo verdadero pánico y ellas recogen los perros.

Además, tienen unos detalles conmigo...

Que yo no quiero, porque, hombre,

es que no me gusta que haga gasto.

Me regaló el año pasado un mantón de Manila precioso.

¿La reina? La reina.

De Villamanrique, bordado por los dos lados.

Anda, mira. Después, a ver si vienes a mi casa

y te lo enseño. Voy a ir, voy a ir.

Sí, sí, sí. Y si es Juan Carlos,

también la mar de competente, la mar de cariñoso.

Es, vamos...

Ahora, que también la pobre Sofía...

Porque Juan Carlos coge la moto

y tú sabes..

Igual que nosotras.

Que la pobre lo pasa...

Lo que pasa, claro, estas cosas, tú sabes,

no se pueden contar porque son intimidades que...

Se la fuma en pipa, ¿no? No te puedes hacer una idea.

No te haces una idea. Igual que los nuestros.

¿Igual? ¿Igual? Igual, la pobrecita.

No me habías contado tú nunca eso. Porque no me he dado yo cuenta.

Y, además, tú sabes que tampoco se pueden contar estas cosas mucho,

porque no se crea la gente que yo me las doy de algo.

Pero vamos... Yo tengo un retortijón de barriga...

¿Todavía? Me dan de vez en cuando.

Unos retortijones así... Me causa una sensación...

No sé si me entran otra vez ganas de cagar o gases.

No sé, es raro, raro. Vaya por Dios.

¿Y desde cuándo te estás sintiendo así?

Mira, fue a raíz de...

Como yo llamé al médico para cambiarme el diu,

me mandó el tratamiento.

Y, a raíz de eso, me tomé los antibióticos y el sobre.

El sobre estaba más malo que todos sus muertos.

¿Qué es lo que te ha mandado? Me ha mandado...

(TITUBEA) Lo que sea, pero que yo no me lo tomo más.

(RESOPLA) ¿Dónde estará?

Mira, esto es. A ver.

Toma.

Ay, Dios mío.

Carmina. ¿Eh?

Es que esto es un lavado vaginal.

Esto no se tiene que tomar.

Esto lo tienes que diluir en dos litros de agua

y lavarte.

Yo ya me lo he tomado.

¿Qué le pasa a usted? Que me he tomado un sobre para...

Mmm... De lavado vaginal. ¿Cómo?

Que me he tomado un sobre de lavado vaginal.

¿Se ha lavado o se lo ha tomado? Me lo he bebido.

Se lo ha bebido. Enterito, aunque parezca mentira.

Tiene cojones. Un segundito, señora.

Que lo suelo leer todo, ¿sabes? Pero, ese día me cogió a mí...

Rocío, ¿está ahí todavía el doctor Casado?

Dile que no se vaya.

-Ábrela un poquito más. ¿Te da un poquito de fatiga?

(GIME) ¿Qué más tomaste después?

Un Bacardi con cola.

Y después me tomé un Orfidal, porque me pongo muy nerviosa,

me tomé un Orfidal. Vaya tela, Carmina.

Te digo una cosa, la Coca Cola creo que le ha hecho hasta bien,

y el ron la ha puesto tranquilita...

Está estupenda, Carmina. Lo que se ha tomado es

como para lavar callos, pero está usted estupenda.

-Vale. Antibiótico, Nolotil... ¿Qué era lo otro?

Ah, ha ingerido lo del lavado vaginal, ¿no, Carmina?

(ASIENTE) Un Orfidal.

-Un Orfidal. (AMBOS) Y el Bacardi cola.

-Vamos, que está vacunada para ir a la India.

(SE RELAME)

¡Qué rico, coño!

(GIME)

Por Dios, ya son las seis y media.

Ya mismo suena el teléfono.

Oh, Dios mío.

Mira, mira la cara de ella.

¡Qué lista es, hija!

Mira cómo me mira.

Parece enteramente, la hija puta, que sabe lo que he hecho.

(Música rock)

"Esta mañana, mi marido ha abierto el bar con Basilio,

pero yo también a las ocho estaba en planta.

Esperé que se fuera porque yo tenía que irme para el otro lado.

Porque hoy era cuando venían los jamones".

(Música tranquila)

¿Vienen todos? Sí, vienen todos correctos.

¿Me echa una firmita aquí? Estupendo, sí.

La que firma siempre es la que pierde.

¡Cómo lo sabe!

-Señora, vaya trabajito que nos ha costado encontrar esto.

Para usted el azul. Sí, mi alma,

es que dijimos al principio: "Para la venta".

Y resulta que, como estábamos pintando,

hemos decidido aquí. Así que los podéis bajar.

¿Dónde se los ponemos? Aquí, aquí.

Muy bien. Pero dejadme dos paletitas fuera,

que las llevo a una comunión. Bien.

"Mientras tanto, estaba mi marido solo en el bar

y se le presentó el tío del frac".

Cuando pueda me atiende, caballero. Ahora mismo.

Oh, usted trae mucha prisa. Yo no tengo prisa.

Le dejo aquí la botellita, padre.

(CARRASPEA) ¿Qué es lo que desea?

Pues mire, vengo a cobrar 15.000 euros de una deuda

que tienen ustedes contraída con el estanco del Cerro del Águila.

¿Nada más? ¿Cómo que nada más?

Carmina. "Y me llama el otro y me dice:

'Carmina, escúchame, que aquí está el cobrador del frac,

que dice que se le debe'. Y digo: '¿Está ahí el hijo de puta?

Pues ponle una cervecita que voy yo para allá'".

Venga.

¿Yo qué te dije a ti? ¿Qué haces?

¿Yo qué coño te dije a ti? Señora, tranquilícese.

(TITUBEA) ¿Tranquilita? ¿Qué? ¿Me vas a pegar?

¿Cómo le voy a pegar? ¿Me vas a pegar, hijo de puta?

Valiente. Cuidado con la boquita, señora.

Un poquito de respeto. ¡Digo lo que me salga del coño!

Porque te dije que no vinieses y molestases a mi marido.

No sabía que estaba. ¿No sabías que estaba mi marido?

Me cago en diez y en mi puta madre. A ver.

¿Qué? ¿Qué? ¿Me vas a pegar tú a mí?

Que me voy para la barra y me pego así un chotazo,

me abro la cabeza, digo que has sido tú y te busco la ruina.

Señora, vamos a tranquilizarnos. ¿Señora?

Me cago en tus muertos, mira. (TODOS HABLAN A LA VEZ)

Pero... (SOLLOZA) Ay, qué hijo de puta.

¡Y tus muertos! ¡Mira lo que me has hecho!

¡So cabrón, mira qué me has hecho! ¡Hijo de puta!

Mira, mira lo que me ha hecho. A ver.

A ver qué tienes ahí. ¿Me ha hecho mucho?

¿Qué tienes? ¿Me ha hecho mucho?

No tienes nada, solo un rasguño. "Hijo de la gran puta,

la profesión que ha cogido el gachón.

(SUSPIRA) Y se fue y ya nos pusimos a preparar la comunión de...

De la niña de Juan Limón".

A ver si nos va a mojar los pies.

"Tenía unas ganitas de comunión...

Ninguna. Pero como la niña tenía tantísima ilusión,

me gasté lo que no tenía, pero se hizo".

(Música animada)

(HABLAN TODOS A LA VEZ)

-¿Qué te ha pasado, Carmina? Que se me ha reventado

una litrona en la frente.

Bueno, tiramos dos platitos, uno para ti y otro para ti.

¿Y la María? ¿Tu hermana?

Tu hermana como siempre.

Estará buscando el vestido que ponerse,

los zarcillos que ponerse... Y habrá ido en busca de la Susi.

(HABLAN A LA VEZ)

-Todos serios, venga.

(TODOS) Pa-ta-ta.

(TODOS) Pa-ta-ta.

-Pa-ta-ta.

Este para Ana, que tiene una flor.

(Bullicio)

Ahí va mi madre, ¡"má"!

(AMBAS CANTAN)

Igual que el padre.

Oh...

(Música animada)

(TARAREA)

(CANTAN)

(Palmas)

(CANTAN FLAMENCO)

(RÍE)

(Bullicio lejano)

(CANTA FLAMENCO) "El sendero

de mi esperanza..."

(Palmas)

(CANTA) "Hay días que no lo encuentro".

(QUEJÍO)

"Ay, senderos de mi esperanza.

De carbón y de suspiros".

(QUEJÍO)

"La 'soleá'

que en mí se cansa".

(QUEJÍO) (PÚBLICO) Olé.

(CANTA) "Y loco yo me retiro".

(QUEJÍO)

(TODOS VITOREAN) -Olé, mi María.

(Música flamenca)

"Y este, que se olería algo, se puso como Tony Curtis.

Ya que consigo meterlo en el coche, con el trabajito que me costó,

se encuentra a la cabra, a esta".

¿Te vas a venir ya o no? (REFUNFUÑA) Ay que ver, hijo...

Marifé, hay que ver cómo es.

Escúchame. ¿Qué?

¿Te vienes o no te vienes? ¿Adónde?

¿Va a venir Tomás? ¿También con guasa?

Aquí no vienen ni los guías del botellín.

(BALBUCEA) ¿Sabes lo que te digo?

Escúchame, que te quedes ahí.

A tomar por culo, Antonio León. ¡Carmina!

¿León? (IMITA A UN LEÓN)

(GIME DÉBIL)

(CANTURREA) Hala, las papas fritas y los huevos fritos.

(LA CABRA BALA) Marifé,

te voy a dar un besito, pero no me vayas a morder, ¿eh?

Te voy a dar un besito, pero no me muerdas.

Marifé, ven para acá, Marifé.

(RÍE A CARCAJADAS) Ay, qué arte tienes.

Qué simpática eres, cojones. (LA CABRA BALA)

¡Ay, mi niña chica!

¿Agua? ¿Eso quieres tú para mí?

¿Eso quieres que yo beba?

Madre de ranos y sapos, donde tú lavas los trapos.

Dame vino, rompemuros.

Y el agua para los bueyes, que tienen los cuernos duros.

(CANTURREA BORRACHO)

¡Ay!

¿Tú sabes una cosa, Marifé?

La vida es tan bonita que parece de verdad, hijo.

Ay, la Luna.

La Luna, lunita cascabelera.

Qué bonito es, hijo.

(Ladridos)

(LLORIQUEA)

(TOSE)

(RÍE)

Ay, ¡qué arte más grande, hijo!

¡Qué arte más grande, hijo!

Marifé.

(SOLLOZA) Marifé, ¿tú me entiendes, verdad, mi alma?

(TRISTE) ¿Tú me entiendes, eh?

(RÍE)

(RÍE A CARCAJADAS) ¡Ay, qué arte!

¡Ay, qué arte! Papá, ¿y esa cabra?

Esa es la Marifé. Vámonos para arriba, Marifé.

Venga, que está mamá desesperada y la niña dormida.

¿Vamos a llevárnosla para arriba? ¿A la cabra?

Claro. Venga, pero nos vamos para arriba.

Claro, nos la llevamos y le damos un consomé de Jerez con Avecrem.

Así. Vamos para arriba con la cabra,

pero nos vamos, ¿eh, "pá"? Claro, hombre.

Venga. Vamos a...

A darle pucherazo. (CON SORNA) Venga, pucherazo.

De papas gordas. Nos vamos, papa.

Espérate, que te voy a decir una cosa.

(CANTA) "Triana tiene un candil

para iluminar desde el puente

al rio Guadalqui..."

Ahí. Vamos.

(CANTURREA)

Hala, las papas gordas y el chocolate espeso.

El del vicio, si no mea en la puerta, es en el quicio.

Y ese es este. (RONCA FUERTE)

Este no...

No tiene arreglo.

Yo lo que digo, el día que yo falte...

El día que yo falte...

Yo muchas veces lo pienso.

Si supiera que tengo una enfermedad que me voy a morir,

a este hijo de puta me lo llevo yo antes "pa'lante".

Este calvo no se lo puedo dejar a mis hijos.

Esto es para mí nada más, que lo entiendo yo.

Porque, después de todo, (INSPIRA FUERTE)

es un tonto polla, porque sin mí no hace nada.

(Ronquidos)

Yo muchas veces lo pienso y digo:

"¿Para quitarlo de en medio?"

Miro hasta las bolsas de basura que tengo.

Estas que compro de las negras, grandes.

Que digo: "Mira, esto sirve hasta para echarlo

a los contenedores lejanos del barrio".

Yo ya no sé si estaré loca o no, pero que lo pienso...

Que sí. Y tanto que sí que lo pienso.

¿No lo voy a pensar? Que...

Por el bien de todos: por el bien de él

y por el de mis hijos. Por el bien de todos.

Se quedaría dormido sobre las cuatro.

Y yo digo: "Dios mío, ¿se habrá quedado?"

Cuanto más quiero que se duerma, más tarda.

(SUSPIRA) Y venga pendiente y venga.

Pero ya lo escuché roncar.

(Ronquido)

Este ya está dormido. Ahora sí estaba dormido.

Cogí unos guantes y unas zapatillas de mi Alex

y me fui otra vez para el bar.

(Teléfono)

(Teléfono)

(Teléfono)

¿Sí?

Sí.

Sí, estaba dormida.

Ay, ay, ¿no me digas?

Ay, Ani. (SOLLOZA) Ay, no me digas.

Pero ¿que están todas las persianas abiertas?

(SE LAMENTA) Ay, Dios mío.

Estos son los hijos de puta. Estaban pendientes de mí.

Estaban allí "aliquindoi" cuando me metieron los jamones.

Esos me tenían vigilada, vigilada, vigilada.

(LLORA)

Dios mío, qué ruina, por Dios.

(LLORA) Qué ruina, Ana. Otra vez, por Dios.

No, no es para menos, mi alma. No es para menos, hay que ver.

(SE LAMENTA) ¿Está la policía allí, niña?

¿Ha llegado ya? ¿Y Basilio también estaba?

(SORBE) Vale, vale.

Sí, voy tranquila, venga. Voy para allá, hija.

Gracias, adiós. Adiós, hija, adiós.

(Sirena)

("I Will Survive")

(TOSE)

(TIENE ARCADAS)

(SOLLOZA)

¿Cuántos jamones había? Los 80.

80 y las paletillas. Las paletas, las cañas de lomo,

Que eran 35. Sí.

¿Esto es un 4, verdad? ¿40? Sí, sí, sí.

¿Qué más había? Todo lo que hay ahí, todo.

Vale, esto está perfecto.

¿Y alguna otra cosa más así que eche en falta?

La radio, que es un radiocasete que teníamos nosotros ahí.

¿Viejo o moderno? No, es viejo.

¿Tiene factura? Eso, me parece a mí que no.

Pero el reloj de mi marido... ¿El reloj tiene factura?

Sí, de ese sí tengo yo en casa. Bueno, pues...

Lo tengo que buscar, pero vamos. Esto está bien.

¡Ay, no me diga! Creo que no habrá ningún problema.

Esto está todo arreglado. ¡Ay, Dios mío!

Esto está bastante bien. Menos mal, porque vamos,

estaba con las carnes abiertas. La factura del reloj

sí que me haría falta, pero, por lo demás, está todo.

Yo se lo llevo, yo se lo llevo. Ay, Dios mío de mi vida.

María, no te dije que nos ayudaba el Señor, ¿eh?

Para que veas los santos...

Somos Cine - Carmina o revienta - Ver ahora

Carmina o revienta

Paco León debutó en la dirección con este 'documental ficcionado' sobre su familia, centrando la atención en su madre, Carmina. Junto a ella destaca María León, la hermana de Paco. "Es un retrato de mi madre donde se juntan varias historias que yo tenía en la cabeza", decía el director a RTVE. El resultado es una obra de 70 minutos que gira en torno a la protagonista, Carmina, una actriz sin estudios de arte dramático ni más instrucción que hacer lo que diga su hijo, se come la pantalla cada vez que aparece. La cinta se pasó en Málaga en 2012 y se llevó tres premios: Biznaga de Plata a la mejor actriz (para Carmina Barrios), Premio Especial del Jurado y Premio Especial del Público. Y precisamente ha sido el público el que más ha aplaudido y apoyado este trabajo. Eso sí, después de partirse de risa y de disfrutar con Carmina. Ahora tienes una nueva oportunidad para verla gratis en RTVE.