Enlaces accesibilidad

Gordo Lotería de Navidad 2013

"Tienes en la mano el número del Gordo, lo miras y no te lo terminas de creer"

Por
El Gordo de la Lotería alegra las Navidades a los vecinos de Leganés

Emoción, alegría, pero sobre todo, incredulidad. Es lo que se palpaba en el centro de Leganés entre los vecinos tras la lluvia de millones de la Lotería de Navidad que ha salpicado a esta localidad del sur de la Comunidad de Madrid del llamado “cinturón rojo”. Y no es para menos, la administración número 8, ubicada en la plaza de San Salvador, ha repartido un buen pellizco del Gordo: 356 millones de euros.

Poco a poco la plaza, que está en el casco viejo de la localidad, ha ido llenándose de afortunados que han acudido para celebrar con cava y sidra, todavía sin poder creérselo, que la diosa fortuna se había acordado de ellos. Muchos de los agraciados son parados o jubilados del municipio. Y es que el número “está muy repartido”, como señala la lotera, María Luisa Ron.

Estaba escuchando la radio cuando han dicho que había tocado en Leganés. El número me sonaba mucho y cuando lo he comprobado, no me lo creía. Siempre piensas que le toca a otros pero hasta que no vea el dinero en el banco no me lo terminaré de creer”, cuenta emocionado Alfonso Martínez, un vecino de Leganés de 53 años que ha resultado agraciado.

La historia de Alfonso es muy parecida a la de otros vecinos de esta localidad de más de 180.000 a los que la buena suerte les ha sonreído. Lleva en paro ocho meses, desde que le "echaron de Viajes Iberia tras 38 años trabajando", y el premio será un “buen colchoncito” para toda su familia, ya que ha repartido la suerte entre sus hermanos.

“El número lo compró mi hermano casi a última hora y lo repartió entre la familia, por lo que no sabemos todavía cuánto nos ha tocado a cada uno”, explica la hermana de Alfonso, Dolores Martínez, con una sonrisa de oreja a oreja.

Un premio para para parados y jubilados

En la misma situación de Alfonso Martínez se encuentra Leoncio Clavero, otro vecino de la localidad, que lleva parado más de cuatro años. “Estoy muy emocionado porque me lo quitaron todo. Ahora nos ha tocado un piquillo”, relata sin poder contener las lagrimas.

Su hijo Raúl coge el testigo y echa la “culpa” de la buena suerte a sus tíos: “Llevamos cinco décimos entre toda la familia que compraron mis tíos del País Vasco en esta administración cuando vinieron este verano a Leganés. Aún no sabemos cuánto es, pero seguro que será para la hipoteca”.

También se ha acercado a la administración Pilar, otra vecina afortunada que aún no sabe qué va a hacer con el premio y que no cree que la suerte se haya puesto de su parte: “Tienes en la mano el número del Gordo, lo miras y no te lo terminas de creer”, relata. "Nos vendrá muy bien porque aunque en casa tenemos trabajo estamos en la cuerda floja", añade.

Los que si tienen claro qué van a hacer son los miembros de la peña El Carro, formada por nueve matrimonios de jubilados que llevan años jugando a la quiniela y la lotería juntos. “Para hacer un viajecito todos juntos y para compartirlo con los hijos”, asegura María Ángeles Bonilla, una de las jubiladas afortunadas. Y es que les ha tocado 800.000 euros en total (sin descontar lo que se lleva este año Hacienda).

Tampoco la lotera terminaba de creerse que la buena fortuna había salido de su administración: “Es la primera vez en 27 años que damos un premio en Navidad. La aspiración de todos los administradores de Lotería es dar un premio de esta categoría”.

Pero en la plaza no solo estaban agraciados y curiosos, también se han dejado ver algunos de los extrabajadores de Telemadrid, que se han acercado con carteles para mostrar su protesta por el ERE en la televisión autonómica.

Pellizco del Gordo en Carabanchel

Otros cuatro millones de euros del premio Gordo los ha repartido la administración número 226 de Carabanchel, en Madrid, donde decenas de vecinos, periodistas y curiosos se han acercado hasta allí para brindar con champán. Si alguno de ellos ha resultado agraciado lo ha guardado en secreto, porque no había ningún premiado.

Raquel, la lotera, asegura a RTVE.es que este viernes un cliente le pidió ese número pero que ya no quedaba. "Se va a acordar de mi", se lamenta. El administrador, Fernando Alonso, explica que los décimos se han vendido en ventanilla entre los vecinos del barrio, y que aunque ahora no sabe quienes son, seguro que los conoce.

Ana María Arín, una vecina que vive en el bloque próximo a la administración se lamenta de que no le haya tocado. "Llevaba un número de aquí pero no ese, y eso fastidia más todavía", ha asegurado a RTVE.es. Ángel Pingarrón lleva con él los 28 décimos que ha comprado, tres en esa administración, pero tampoco ha tenido suerte. "Lo más importante es el trabajo y la salud", dice resignado.

Paqui Hernández, otra vecina del barrio que además colabora con Cáritas se alegra de que se haya vendido allí el Gordo porque "en este barrio hay mucha necesidad". "Espero que le haya caido a familias con niños que se van sin desayunar al colegio", ha dicho.

RTVE

anterior siguiente