Enlaces accesibilidad
Segundo premio lotería Navidad

El segundo premio, el 79.712, inunda de millones la isla de Tenerife

       
  • El segundo premio está dotado de 125.000 euros al décimo antes de impuestos
  •    
  • Ha caído íntegro en la localidad tinerfeña de Granadilla de Abona
  •    
  • El premio se ha repartido en gasolineras de toda la isla de Tenerife
  •    
  • En la sala del Teatro Real se encontraba  uno de los premiados
  •    
  • Dani vino en cayuco: "La suerte me ha dado una segunda oportunidad"
  •    
  • Así vivimos el sorteo de la Lotería de Navidad minuto a minuto
  •    
  • Comprueba tu número | Especial lotería de Navidad en RTVE.es

Por
El segundo premio cae íntegramente en Granadilla de Abona, Tenerife

Segundo premio

En el sorteo extraordinario de la Lotería de Navidad que se celebra el 22 de diciembre se otorga un único segundo premio.

El segundo premio del sorteo de 2013 está dotado con un premio de 1.250.000 euros, 125.00 euros al décimo, que se quedan en 100.500 euros después de impuestos.

Reparte 6.250 euros por cada euro jugado.

El segundo premio de la lotería de Navidad de 2013 ha sido el 79.712, dotado con 125.000 euros al décimo antes de impuestos. La suerte ha ido a parar íntegra a la localidad de Granadilla de Abona, que ha inundado con 200 millones de euros toda la isla de Tenerife. [Consulta la lista de números premiados completa].

A las 09.42 de la mañana, a punto de terminar el último alambre de la primera tabla, los niños Isaac Patricio e Isabel Flores han cantado el 79.712, dotado con 1.250.000 millones de euros a la serie. Y un enorme revuelo se ha desatado en el salón del teatro Real de Madrid, donde se celebra el Sorteo Extraordinario de Navidad, porque entre los asistentes se encontraba una familia premiada.

"Estoy muy nerviosa y contenta al mismo tiempo", dice a TVE, María Lorente, la afortunada con un décimo del 79.712. "El dinero irá para la hipoteca", asegura. Y busca entre la gente a su hermano, "secuestrado" por los periodistas. "Menos mal que el décimo está guardado en casa", bromea.

Voy a repartir el premio con la familia y pagaremos la hipoteca

Jesús Lorente, de 27 años, compró el décimo de lotería hace una semana en la gasolinera Repsol de San Isidro, en Granadilla de Abona, un municipio de 42.000 habitantes que se encuentra a una hora de Santa Cruz de Tenerife. Ha venido a Madrid a pasar las Navidades y se volverá a la isla canaria con 125.000 euros en el bolsillo o, mejor dicho, con 100.500, porque este año por primera vez Hacienda se queda con el 20% del premio.

"Lo voy a repartir con la familia", asegura.

Un espectador del sorteo en el Teatro Real, premiado con el 79712

Granadilla se despierta millonaria

Cientos de personas se acercan al salón de loterías cada año para ver en directo a los niños de San Ildefonso repartir ilusión y millones, pero es excepcional que el número premiado toque en la sala. Ha ocurrido muy pocas veces. Jesús intentó entrar el año pasado al Teatro Real pero se quedó fuera. "Ha sido el destino", dice. Este año la suerte ha sido doble.

A 2.000 kilómetros de Madrid, sus vecinos de Granadilla, se han despertado millonarios, aunque muchos han tardado en enterarse. El segundo premio ha sido muy madrugador y como allí es una hora menos que en la Península, la suerte les ha pillado aún en la cama o recién levantados. Entre ellos, a la lotera de la administración El Calvario, Noelia Suárez, que, en su primer año como gerente, ha vendido el segundo premio.

Noelia cuenta que anoche terminó bastante tarde de trabajar, por lo que estaba en la cama cuando se enteró de que había vendido el segundo premio, algo que enseguida sospechó porque el teléfono no paraba de sonar. Todavía "en estado de shock" explica que el 79.712 fue adquirido íntegramente por la empresa Grupo González Canarias, propietaria de varias gasolineras Repsol, que distribuyó a su vez los 1.600 décimos en siete estaciones de servicio de toda la isla. [Consulta el mapa de la suerte de la lotería de Navidad 2013]

Tengo que tapar huecos enteros

El teléfono móvil de Arón González también está a punto de estallar. Es el encargado de la estación de servicio El Volcán de Arafo e hijo del gerente que compró todas las series del segundo premio y las repartió por sus gasolineras.

Gasolineras surtidoras de millones

"Estamos muy contentos porque el premio ha salpicado a mucha a gente de toda la isla. Gente que lo necesitaba", afirma a RTVE.es, mientras los clientes agraciados le jalean como a un héroe. "¡¡¡Arón, Arón, Arón!!!", gritan. Y "¡¡¡Sí, sí, sí, el premio ya está aquí!!!. La mayoría de los premiados son clientes habituales, muchos transportistas.

El joven, de 27 años, asegura que todos los empleados, unos 130, llevaban décimos. Él compró más de uno, pero no quiere decir cuántos. "Es secreto de sumario", bromea.

Dani, que llegó a Tenerife en cayuco: La suerte me ha dado una segunda oportunidad

En otras de las estaciones de El Volcán, en Güímar, también celebran haber repartido un buen pellizco. Candi ha ganado 125.000 euros. ¿Para qué va a ser el premio? "Más que para tapar agujeros, tengo que tapar huecos enteros", se ríe. Llevaba en paro desde hace un año. Siempre le ha gustado jugar a la lotería, pero este año comprar un décimo suponía un gran esfuerzo. Ahora celebra que mereció la pena.

"Mi marido reparte el pan en el bar de la gasolinera y me dijo que teníamos que llevar un número de allí. Hicimos el esfuerzo y ha tocado. No me lo puedo creer", afirma ante los micrófonos de RNE.

Candi compro el décimo en el bar Volcán, en la localidad tinerfeña de Güímar. "Estaba mirando la tele y veo que sale el número, pero lo apunté mal y me llamó mi marido para decirme que nos había tocado. Cuando lo comprobé, me caí redonda", afirma. Ha ganado 125.000 euros que usará, dice, "para tapar huecos enteros". Llevaba en paro desde hace un año. Siempre le ha gustado jugar a la lotería, pero este año comprar un décimo suponía un gran esfuerzo. "Mi marido reparte el pan en el bar de la gasolinera y me dijo que teníamos que llevar un número de allí. Hicimos el esfuerzo y ha tocado. No me lo puedo creer", afirma ante los micrófonos de RNE.

Pero, sin duda, una de las historias más emocionantes de este segundo premio la protagoniza Dani, un joven africano que llegó en cayuco a Tenerife en 2006. "Vine aquí con 131 personas más. Se nos perdió un amigo en el mar”, cuenta emocionado a TVE. "Ahora la suerte me ha dado una segunda oportunidad. A ver si salgo adelante con esto”.

Dani ha trabajado en un centro de menores pero ahora se encuentra desempleado. Vive en casa de la familia de su novia, una española de la que se enamoró al llegar a la isla. "No sé si nos podremos comprar una casa porque no están baratas pero, al menos, podremos vivir mejor", afirma.

Muchos otros isleños han visto cómo la fortuna ha pasado de largo. Eduardo la tenía al lado. Es el propietario de una farmacia que se encuentra junto a la administración El Calvario. "Lo que nos toca es seguir trabajando", afirma por teléfono a RTVE.es. El trabajo es, en estos tiempos, la mejor lotería, añade. Y sino, salud, claro.

RTVE

anterior siguiente