Enlaces accesibilidad
Sorteo de la lotería de Navidad 2013

El niño que ha cantado el Gordo: "Anoche soñé que sacaba el primer premio y se ha cumplido"

Por
Andrea Ladrón de Guevara y Joel Fernández Godos cantan el número 62.246 que ha sido agraciado con el Gordo de Navidad
Andrea Ladrón de Guevara y Joel Fernández Godos cantan el Gordo, el 62.246 EFE EFE/C.M.

Joel Fernández y Andrea Ladrón de Guevara, de once y trece años, han sido los encargados de cantar a media mañana el Gordo de la lotería de Navidad, el 62.246, un premio muy repartido.

El pequeño Joel, muy resuelto y tranquilo, ha explicado envuelto en una nube de fotógrafos que anoche precisamente soñó que daba el primer premio y que su deseo se ha cumplido.

El niño que ha cantado el Gordo: "El corazón se me ha puesto a cien por hora"

Este niño de San Ildefonso, al que le encanta jugar al fútbol con sus amigos, se compraría con el dinero del Gordo "una consola y una smart tv", según cuenta con desparpajo.

Su madre, Elsa, de nacionalidad peruana, ha seguido muy atenta los avances de su retoño durante el sorteo y explica que este año es el último en el que ha cantado su hijo, y que su máxima ilusión era dar un premio grande.

La orgullosa madre también desea que los millones de la lotería vayan a quien más lo necesite y ha lanzado un guiño a los ganadores: "que se acuerden de los niños que cantaron con un pellizquito".

Me compraría una consola y una smart tv

Con un poco más de nerviosismo ha afrontado la aventura Andrea, una niña a la que le gusta leer y escuchar música, y que estaba muy preocupada por la posibilidad de que se le cayera la bola. "Mi familia me decía que cantara muy alto para que se me entendiera bien", relata.

En total, 39 niños de la residencia internado de San Ildefonso (Madrid) han participado en el sorteo de la lotería de Navidad 2013, una cita que llevaban ensayando desde el mes de octubre.

Los nervios y la ilusión han pasado factura a Brisa Siles, una de las niñas, que se ha mareado en el escenario donde se encargaba de mover la palanca de los bombos para que saliesen las bolas, por lo que ha sido sustituida por otro niño de San Ildefonso.

La pequeña no ha llegado a caerse al suelo, pero le ha comunicado a los supervisores que se sentía mal y ha sido trasladada de inmediato a la enfermería del Teatro Real, donde un médico ha revisado su estado de salud aunque se encuentra bien.

La suerte en directo y 'décimos raros'

El Gordo ha sido el principal protagonista de la jornada pero la suerte también se ha detenido en el Teatro Real donde se ha celebrado el sorteo por segundo año consecutivo.

El tinerfeño Jesús Lorente que estaba en la segunda fila del patio de butacas se ha enterado en directo de que era ganador del segundo premio de la lotería de Navidad, del 79.712, del que era portador de un décimo.

"Compré el décimo en una gasolinera de Granadilla (Tenerife) antes de venir de viaje a Madrid y lo cogí porque me gustó el número. El año pasado intenté entrar al sorteo pero no pude y hoy hemos esperado desde las cuatro de la madrugada", ha asegurado "nervioso pero feliz" mientras mostraba una fotografía del décimo premiado en su teléfono móvil.

Y es que este año decenas de personas han vuelto a hacer cola a temperaturas bajo cero para conocer por dentro el elegante coliseo madrileño, donde el ambiente quizás ha sido un poco más apagado que en otras ocasiones.

"Pensábamos que iba a venir más gente disfrazada", dicen entre risas Manuel y Sara, ataviados con trajes de época para celebrar el 250 aniversario del primer sorteo de la lotería.

En las entrañas del Teatro Real

Como es tradición en el sorteo que da la bienvenida oficiosa a las Fiestas, no han faltado los personajes pintorescos, disfraces, pelucas y atuendos "raros". Las burgalesas Ángeles y Candela tentaban a la fortuna con un traje confeccionado con 110 décimos que estaban pegados hasta en sus zapatos.

Pensábamos que iba venir más gente disfrazada

Numerología y superstición también se han dado la mano el día de la lotería de Navidad. Manuel Valverde ha enseñado orgulloso en las entrañas del Teatro Real un décimo con el número "00000", es decir, el cero.

"Es muy raro pero tiene igual de posibilidades de salir. Un año compramos todas las series de este número. Además, muchos años el Gordo ha caído en cero", ha señalado a RTVE.es.

La motivación de Fernando Vázquez, de 76 años, para acudir al sorteo es muy diferente. Este antiguo niño de San Ildefonso cantó la lotería en los años 50 del siglo pasado y en días como hoy confiesa volver a "sentirse niño". Este veterano también ha explicado que le ha llevado a primera hora a los niños cantores "varias cajas de churros para que cojan fuerzas porque se pasan muchos nervios".

RTVE

anterior siguiente