Enlaces accesibilidad
ICONOS DE NUESTRO TIEMPO

El legado de Bnet: los años que cambiaron el juego en el freestyle

Por

Bnet en la Red Bull Batalla de los Gallos Internacional 2019 RED BULL

Apenas cuatro años le han bastado a Bnet para proclamarse como todo un ídolo para millones de jóvenes en el mundo, pero este mismo 2 de septiembre, y a tan solo una semana de la FMS Internacional 2021, Javier Bonet decide poner fin a su trayectoria legendaria en el circuito competitivo del freestyle. Reconocido en el underground por sus llamativas batallas en el parque en 2017, campeón nacional de la Red Bull Batalla de los Gallos en 2018, campeón mundial de freestyle un año más tarde y vigente ganador de la FMS España 2020/21, el talento de Bnet parecía no tener fin. 

Pero "nada es permanente" y "solo somos el tiempo que nos queda", como dijo un grande del hiphop en español, y Bnet dice adiós hoy mismo a las batallas de gallos. El freestyler madrileño, de tan solo 23 años, se despide del circuito competitivo dejando una huella eterna en el panorama y algunas batallas legendarias para la historia. Pero entre tanto reconocimiento tangible hay un aspecto que define su legado a la perfección y que ha revolucionado el juego del freestyle por completo: su estilo melódico, basado en la métrica y estructuras, que supone la vuelta de una corriente artística que se venía ya perdiendo en los últimos años en los escenarios. Repasamos la trayectoria y legado de Bnet en el freestyle tras más de tres años de reconocimientos y éxitos hasta convertirse en todo un icono de nuestro tiempo

Una vida entera dedicada a la música

Javier Bonet, nacido en el centro de Madrid en 1998, lleva escuchando rap desde que era muy pequeño. Su pasión por la música era inevitable, pues sus padres son músicos y desde pequeño ha estado rodeado de un ambiente familiar que tiene sus orígenes en lo artístico. Cuando era pequeño tocaba el violín pero sus gustos musicales llevaban el rap por bandera, hasta que con 14 años descubrió el mundo del freestyle. "Creo que el hecho de haber estudiado música sí le ha tenido que dar una base, porque la música implica una psicomotricidad que pocas personas tienen. Un control del espacio y del tiempo y, sin duda alguna, el ritmo", explica el padre de Bnet en el documental de Playz sobre su vida y faceta más personal. 

Pero fue con 17 años cuando empezó a rapear en el parque sin ningún referente claro a quien seguir dentro del mundo de las batallas: "Empecé escondiéndome para rapear buscando rincones ocultos en el centro de Madrid donde nadie me escuchara y nada me molestase. Ahora he terminado rapeando para millones de personas que no saben apenas nada de mí y que siguen mis pasos desde rincones del mundo donde nunca pensé que llegaría a haber la misma noción de mi existencia". Así define Bnet un camino efímero pero eficaz que va desde las batallas del parque a su consolidación como uno de los mejores freestylers del mundo.

Sus inicios en el underground

Y es que el ascenso de Bnet supone una de las consolidaciones más rápidas de los últimos tiempos. Sus pinitos en el freestyle comenzaron en las batallas callejeras más reconocidas como las del Parque del Oeste de Madrid, Full Rap y Pressing Rap, cuando un joven y desconocido Bnet llegaba al parque con una capacidad de improvisación que hablaba por sí sola. "Recuerdo que, al principio, nosotros solo nos juntábamos para hacer batallas entre nosotros, nunca habíamos ido a una batalla organizada. Me empecé a apuntar a Pressing Rap y ya llegó un momento que la gente solo venía a las batallas estas porque sabían que ahí iban a ver a Bnet", recuerda el freestyler.

Sin embargo, no fueron las únicas, pues a los meses, Bnet ya sobresalía en otras reconocidas competiciones como BDM, donde destacan en especial la de Logroño y Murcia de 2017. Pero sin duda el punto de inflexión de su reconocimiento en el panorama madrileño que supuso un antes y un después fue su encontronazo y batallón en 2017 en el parque con Klan, la leyenda del underground en Argentina que llegó a España para enfrentarse al que parecía ser su verdugo esa noche. Las voces empezaron a correr cada vez más y los amantes del freestyle más puro y callejero se acercaban a Moncloa, situado en el centro de Madrid, para ver competir a un jovencísimo y desconocido Bnet, de 18 años, que destacaba con un estilo muy novedoso y poco visto hasta entonces y que recordaba a los inicios más remotos del rap. 

Pero parece ser que el parque se le quedaba ya pequeño y Bnet decidió presentarse a la Red Bull Batalla de los Gallos, una de las competiciones más famosas e importantes del circuito español y latino. Si bien es cierto que su primera batalla contra Akres no supuso nada a nivel de títulos para Bnet, también lo es que, a nivel de repercusión, Bnet logró despuntar como si estuviera diciendo "aquí estoy yo". Era la primera vez que el madrileño competía en la prestigiosa Batalla de los Gallos y su aparición estelar en octavos de la regional de Valencia 2018 fue la primera piedra del camino. En especial, este duelo es famoso por su primer minuto, un minuto de una métrica espectacular al más puro estilo de Bnet. Y ese mismo año, contra Force, Bnet se proclama, por primera vez, campeón nacional en su año debut. 

La "salvación" del rap en el freestyle

Un año después, el 1 de diciembre de 2019, fue el día de la coronación oficial de una de las figuras más importantes que nos ha dado el freestyle en los últimos tiempos. 17.000 personas en el Wizink Center de Madrid vibraron como nunca con la victoria del madrileño y su consolidación como campeón internacional de la Red Bull Batalla de los Gallos. En un auténtico batallón contra el colombiano Valles-T que ya ha pasado a la historia como una de las más vistas, Bnet sacó a pasear su técnica infranqueable y su ingenio para derrotar al colombiano y llevarse el título a casa. "Este título no es solo para mí, es para todos los MC's que empezaron en la calle. Para mí, es la culminación al trabajo de tantos años", dijo Bnet a la organización tras "llegar como reserva" e "irse como campeón". Sin duda, la batalla más importante de la carrera de Javier Bonet, quien hizo historia con tan solo 19 años

Pero entre todos los éxitos y méritos hay uno que sobresale por encima de todo título tangible: la revolución que ha supuesto su estilo a una escena en la que parecía escasear la versatilidad de sus componentes. Su técnica a la hora de improvisar y su capacidad de construir métricas y estructuras, basándose en la musicalidad, han hecho de Bnet, para muchos, la vuelta a la escena de las características más puras de ese free cercano al rap y que le ha traido consigo el reconocimiento de algunos de los máximos exponentes de la cultura hiphop. Sin ir más lejos, el mítico Kase O, considerado el mejor rapero de la historia del rap en español, ha plasmado en redes sociales varias veces su total admiración a Bnet

Una escena entera volcada con su estilo donde tanto raperos veteranos como nuevos, de España y Latinoamérica, aluden en cada batalla a su personalidad hiphopera y se sorprenden con su manera de improvisar en cada minuto libre. Bnet improvisa de tal manera que parece una canción; incluso la leyenda del freestyle, Piezas, quien dejó de competir hace casi una década, ha confesado en varias ocasiones que Bnet es "su freestyler favorito de toda la historia" y que su descubrimiento le hizo volver a ilusionarse a fondo con el mundo de las batallas. Tal ha sido su acercamiento al mundillo desde entonces que en la próxima temporada de FMS España 2021/22 Piezas será jurado en la liga. 

Si bien es cierto que otros freestylers de la escena española, como Khan Mnak, o estrellas del panorama latino como Trueno Jaze, también destacan por su fluidez y por seguir esa vertiente basada en la musicalidad y esencia del rap, el propio Bnet confiesa en Bnet, el campeón tranquilo, que le cuesta encontrarlos dentro del circuito de élite. "Creo que en el circuito competitivo hay muy poca gente que haga lo que yo a día de hoy", dice Bnet. "Pero yo no he inventado nada, al revés, me apoyo en la base de esto y considero que hay gente que son auténticos monstruos del freestyle y que siguen la misma filosofía que yo, solo que me cuesta mucho encontrarlos dentro del circuito", continúa, pues él mismo ha vivido cómo con el paso de los años ha ido creciendo una corriente en el freestyle más deportiva, basada sobre todo en los punchlines y que deja de lado el flow y lo convierte en algo secundario.

Una mente prodigiosa

Sin embargo, Bnet afirma que, a pesar de que no haya inventado ninguna corriente nueva en el freestyle, para él "sí que supone cierta innovación hacer ese tipo de freestyle" basado en la técnica y la musicalidad, ya que la gente que se basaba en dicha corriente, "se estaba alejando del freestyle porque no lo sentía como su sitio y cada vez estaba ganando más protagonismo ese formato más esquemático y más de ingenio donde importaba menos el rap". Así lo siente él mismo y así lo explica con sus propias palabras en el capítulo 1 del documental de Playz.

Pero lo revolucionario de su estilo ya no es solo el haber acercado al público nuevo a esa vertiente artística, sino que ha demostrado que también se pueden ganar grandes competiciones con ese estilo, que no solo vale en lo underground. Y es que la manera en la que funciona la mente de Bnet no se asenta en el mecanismo común que utiliza la gran mayoría. Normalmente, un freestyler estándar siempre improvisa pensando en la última barra y en el punch final, pero Bnet va más allá, no importa si el punchline lo tira en la primera o la última barra, de ahí la complejidad. Así, de cara a un gallo contrincante, esa fórmula es muy complicada de gestionar a la hora de responder, pues este no sabe cómo Bnet va a terminar el patrón y la formación de estructuras y elección de sílabas en las rimas siempre va a ser muy compleja

La frialdad del "Hombre de hielo"

Junto a su gran aportación artística a toda una escena y su manera de romper los esquemas en las batallas destaca otro aspecto del rapero madrileño: su personalidad y frialdad con la que afronta los duelos y las grandes competiciones, así como su influencia en el mundo entero y su manera tan peculiar de sobrellevar la fama. De ahí su apodo, Ice Man, el "Hombre de hielo". "No me imaginé que habría gente dispuesta a tatuarse en su piel una frase que yo hubiera improvisado y jamás pensé que lo que hacía llegaría a significar tanto para gente que poco o nada tiene que ver conmigo y la cual, muchas veces, encuentra más sentido en lo que hago que yo mismo", comienza abriendo el capítulo 2 de Bnet, el campeón tranquilo. Haciendo honor a su personalidad humilde, el de Noviciado ha dicho alguna vez que "la fama no significa nada más que un factor que le condiciona bastante la vida" y que "nunca le ha llamado la atención poner una vitrina con los trofeos".

Para Javier, es mucho más importante la emoción del momento y el recuerdo que guarda de él, más allá de cualquier trofeo físico: "le tengo más cariño a los recuerdos que guardo de esos días y de la experiencia que al trofeo en sí", dice el madrileño. Algunos amigos del género como el rapero Delaossa, con el que comparte amistad, destaca de Bnet su sencillez: "Me llevé una sorpresa cuando le conocí. A pesar de todo lo que ha conseguido y de los seguidores que tiene, es un chaval normal y corriente que le gusta improvisar con sus colegas en el parque", dice el malagueño. El propio Bnet asegura que él busca lo mismo en la gente: "Fuera de tu faceta artística y del modo en el que vivas artísticamente, lo ideal es que, una vez no estés en ese ambiente, que no sigas viviendo en esa burbuja de que eres un artista". 

La conclusión es que Javier Bonet, aka Bnet, ya ha tocado la cima como nadie antes lo había hecho. En cuestión de un par de años se coronó como referente e ídolo de la nueva escuela del freestyle, puso patas arriba al panorama entero con un estilo revolucionario y ha acercado en parte la esencia del rap con la del freestyle gracias a sus logros. Aún queda por delante un todavía atípico 2021 y Bnet ha asegurado ya en varias ocasiones que, aunque no batalle, seguirá haciendo freestyle desde otras perspectivas porque "forma parte de él".. ¿Qué nuevos caminos le esperarán al "Hombre de hielo"? De momento, nosotros nos quedamos con que, como dice él, de alguna manera u otra "habrá Bnet para rato".