Enlaces accesibilidad

Los hogares abren el grifo del consumo con el ahorro en máximos históricos

  • El gasto de las familias resurge entre abril y junio e impulsa el crecimiento
  • El verano arranca con el ahorro al alza y una cantidad embalsada jamás vista

Por
Con el ahorro en máximos y el consumo al alza, la economía doméstica marca la recuperación

Los hogares han abierto el grifo del gasto pero mantienen embalsada una cantidad de ahorro jamás vista. De cómo evolucionen uno y otro, dependerá que haya un 'boom' del consumo que propulse la recuperación de la economía española a falta de que lleguen los fondos europeos.

Los hogares españoles no habían ahorrado tanto en tan poco tiempo desde el verano de 2009 con los primeros coletazos de la crisis financiera. A finales de junio, tenían 941.166 millones de euros depositados en el banco, niveles récord. Supone 89.227 millones de euros más que antes de la pandemia, un incremento del 10,5% entre marzo del año pasado y junio de 2021, según los datos del Banco de España.

Ese aumento inusitado del ahorro responde, en parte, a la precaución de los ciudadanos ante lo que pudiese venir y la incertidumbre durante la pandemia, pero sobre todo porque a la inmensa mayoría no les ha quedado otra que reducir el gasto debido a las restricciones. En un reciente estudio sobre el conjunto de la zona euro, el Banco Central Europeo (BCE) señala que el 90% del ahorro durante el pasado año fue de carácter forzoso y el 10% restante precautorio.

La explosión del 'gasto frustrado'

En esa misma línea se pronuncia Miguel Cardoso, economista jefe de BBVA Research. "Ese ahorro forzoso obedece a que las restricciones han impedido consumir un tipo muy específico de servicio, como es el poder salir a comer, viajar, asistir a conciertos, etc.", argumenta. De hecho, tanto el departamento de estudios del BBVA y como el de Caixabank detectan que los mayores repuntes en el consumo se dan en áreas que se han visto afectadas de lleno por las restricciones.

Hasta un 73% ha aumentado el gasto en alojamiento del 18 al 25 de julio si se compara con el mismo periodo del año pasado, en pleno verano de desescalada. Es la partida que más crece según el análisis del pago con tarjetas. La segunda que más aumenta, un 66% es el ocio y el entretenimiento, seguido de la hostelería, que escala un 32% y supera los niveles de consumo previos a la pandemia, según esos mismos datos.

"Las familias están interiorizando estas expectativas (de mejora de la economía y de la situación epidemiológica) y, por tanto, están gastando en consecuencia. En la medida en que esto sea permanente, (el consumo) activará un círculo virtuoso que se retroalimentará y llevará a una recuperación económica fuerte", subraya Miguel Cardoso.

El consumo de las familias como antídoto

Ante el Parlamento Europeo, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, ya destacó en junio el resurgir del consumo de las familias como antídoto contra el impacto de un posible agravamiento de la pandemia: "Mientras que en el lado negativo, la expansión de las variantes del virus continúa siendo un foco de riesgo; en el lado positivo, las mejores perspectivas de la demanda global y un incremento del gasto de los consumidores más rápido de lo esperado puede desembocar en una recuperación incluso más fuerte".

España es quizá un buen ejemplo de cómo la actividad económica en estos primeros meses de recuperación está galopando al ritmo con el que se reactiva el consumo de los hogares, ya de por sí uno de los principales motores económicos para nuestro país. Tras el confinamiento y la denominada desescalada, el gasto de las familias se enfrió entre octubre del pasado año y marzo de 2021, algo que lastró por completo la actividad económica, según los datos del INE.

Muestra de esa dependencia económica ha sido el segundo trimestre del añoTras el fin del estado de alarma –el paraguas legal de las restricciones– el consumo remontó de nuevo y, con él, sectores como la hostelería, el transporte, y el ocio y el espectáculo firmaron sus mejores meses desde el pasado verano. Está por ver qué impacto tiene esta quinta ola. Según varios analistas consultados, el efecto en el consumo está siendo mucho más limitado que en las anteriores.

Hacia una recuperación desigual

La exuberancia de los datos de gasto y ahorro, en cambio, no están exentos de matices. "Es probable que la recuperación del consumo sea temporal, precisamente, porque no todo el mundo ha podido acumular ese ahorro", remarca Miguel Cardoso, del BBVA Research. Ese ahorro, argumenta, "se ha concentrado en rentas medias y altas que no han perdido su trabajo, no han visto reducido su salario ni las horas de trabajo" durante la pandemia.

Es el caso, por ejemplo, de la familia turolense de María Borso. Ella es abogada y su marido funcionario. Tras meses ahorrando, se lanzan ahora a por unas vacaciones (en tiempos de coronavirus) algo mejores de lo que habrían esperado.

Noticias

anterior siguiente