Enlaces accesibilidad

Edadismo: cuando lo que discrimina es la edad

  • Más del 19% de la población tiene 65 años o más. Son en su mayoría mujeres a las que la edad echa de todos los mercados 
  • El programa Objetivo Igualdad analiza los estereotipos y los prejuicios asociados a las mujeres maduras  
  • Ya puedes ver "Discriminación por edad" en RTVE.es y de madrugada a las 00.45 horas en Canal 24 horas

Por
 Objetivo Igualdad - programa 18 - El edadismo
Objetivo Igualdad - programa 18 - El edadismo cropper

Edadismo es una palabra que de momento, no está recogida en el diccionario de la RAE a pesar de ser un término acuñado en 1968 por el psiquiatra norteamericano Robert Butler para definir la discriminación por edad y avalado por la OMS. Lourdes Bermejo, vicepresidenta de la Sociedad Española de Gerontología, con más de 30 años de experiencia con personas mayores define el edadismo como una suma de factores: "Esa forma de etiquetar a las personas en virtud de su edad. Son los estereotipos, es decir, cómo pensamos; los prejuicios que determinan cómo nos sentimos y la discriminación, cómo actuamos hacia las personas en función de su edad. Asignamos previamente que algo es adecuado o no para una persona, pensamos en ella con base a su edad y a partir de ahí nos relacionamos con ella".

No recomendado para menores de 7 años Objetivo Igualdad - Programa 18: Discriminación por edad - Ver ahora
Transcripción completa

La discriminación por edad se llama edadismo.

Desgraciadamente

en nuestra sociedad

se tiende a apartar a las personas de mayor edad,

porque no se considera

una etapa más con sus propios valores.

Hay personas que

te miran

y te hacen saber que son más jóvenes.

Como si la juventud fuese un valor.

Creo que la juventud

es una condición

por la que hemos pasado todos.

Olvido, menospreció condescendencia

es diferente para ellos y para ellas

los hombres maduran

y las mujeres envejecen.

Los hombres,

a veces se les atribuye

que ser mayor o madurito tiene su punto.

Y a las mujeres,

a lo mejor ese punto

no se nos permite

todos y todas

queremos contar muchos años,

cuantos más mejor.

Conseguiremos vivir

y disfrutar de la edad sin estereotipos.

(Música)

El edadismo

es un tipo de discriminación

que se utiliza

para etiquetar a las personas en virtud de su edad.

Entonces,

asignamos a una persona

que algo es adecuado para ella.

O la categorizamos

o pensamos en ella.

Nos hacemos una expectativa de ella

en base a su edad.

Una mujer madura

es una mujer

que ya está digámoslo así,

fuera del mercado

y no del mercado amorosos,

sino de todos los mercados.

Mucho cuquito. Nada.

El edadismo afecta a hombres y mujeres,

pero no por igual.

Afecta más a mujeres.

Porque una a una mujer mayor,

se ve representada aún menos

y aún menos situaciones diversas,

y se encuentra más encasillada.

En roles de género

y roles estereotipos de edad.

Se le ve más.

En casa

se le ve más con su familia.

Se le ve menos fuera.

Se le ve menos con amigos.

Se le ve menos pasándolo bien.

(Música)

Puedes entender

que una mujer, un hombre,

discrimine al sexo contrario.

Puedes entender que discrimine

en razón de pobreza y riqueza.

Pero a mayores vamos a llegar todos.

Entonces estamos tirando piedras

contra nuestro propio tejado.

Estamos yendo contra nosotros mismos

cuando tengamos 20 o 30 años más.

(Música)

Yo estaba esperando ese sitio.

Mala suerte,

admítalo señora,

somos más jóvenes.

Yo soy mayor

y me gusta ser mayor.

Yo he sido joven.

Y en su momento me gustó ser joven

o ni siquiera me lo planteaba.

Y ahora me planteo si estoy aquí,

porque estoy viva,

soy mayor,

pero no tonta.

Por qué me hablan así en el banco.

Por qué si voy al notario me habla de esta forma,

porque entró en una tienda.

Cuando estoy mirando a mi hija,

aquí no hay nada para usted.

Es mi abuelo mío.

Si llamamos a vuelos

a todas las personas mayores.

Las estamos despersonaliza.

Les estamos quitando su personalidad.

Yo no soy abuela,

soy decía mi madre,

que me pregunten cómo me llamo.

Yo soy María,

porque las personas

se les pone la palabra nuestros.

A nosotros nos gustaría

que nos llamarán nuestras mujeres.

No lo decimos en un grupo de edad.

Pero si lo decimos

en las personas mayores

y es una de las formas

de utilizar un lenguaje realista

y de alguna forma infantilizado.

Sé más viejo,

porque los viejos

saben cosas que ellos han visto.

Y saben que no todo lo nuevo es necesariamente mejor.

La vejez vende cada vez más,

porque hoy en día,

uno de los sectores de la población con mayor poder adquisitivo

son los mayores de 50.

Frente a una juventud

cada vez más precaria,

con cada vez menos ingresos.

Sin embargo,

es cierto que no sé,

no se suele representar

o hay cierta resistencia

a mostrar personas mayores en los anuncios,

porque las marcas

tienen la sensación de que

esto les les hace rancia

les hace menos interesantes o menos atractivas.

Cuando cumplí 50, decidí dejarme las canas.

Mis amigas me decían,

vas a parecer una vieja,

no vas a conseguir novio.

Y por la edad que tengo,

tengo canas.

Entonces,

Me molesta bastante.

Por ejemplo,

las canas en un hombre

sea un signo de madurez atractivo,

porque son atractivos.

Los hombres canos son muy atractivo.

Mientras que las mujeres canas

parece que tenemos

que bueno

no parece es que nos tenemos que teñir.

Ha habido una temporada.

Yo no me dejes,

no me dejaron las canas hasta que dejé de trabajar.

Hay un problema de edadismo

dentro de la misma profesión

y hay un problema de discriminación de las mujeres,

porque aunque sea una una,

un sector.

Paritario,

realmente los que tienen puestos de dirección

son hombres.

Esto favorece

un sesgo machista en los anuncios

y aún más,

en el caso de mujeres mayores.

Queremos que nos traten según cada uno.

Somos recibió

el concepto del respeto a la diversidad.

Igual que pedimos la diversidad

en grupos poblacionales

que uno puede ser

joven, mayor mujer, como quiera.

también lo hagamos

con las personas más mayores, no.

Todos vamos a envejecer.

Todos vamos a tener arrugas.

Y por qué nos empeñamos

en querer que eso no suceda así.

Si lo que queremos es

vivir muchos años y vivirlos bien.

Por qué no aprendemos

a ver lo hermoso del momento que tienes.

Y quiero que me quieran con mi edad.

Igual que yo quiero

querer a mi pareja con su edad,

no puedo pretender que no la tengas.

(Música)

Os voy a dar un dato.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores

recomienda un mínimo del 30 %

en los consejos de administración de las empresas.

Sean mujeres.

Las empresas del Ibex 35

han llegado en 2020

hasta el 31,3 % de mujeres.

Pero la media de todas las empresas españolas cotizadas

se queda en el 26 %.

La ley de igualdad recomienda

que ninguno de los dos sexos

tiene una presencia inferior al 40 %

en los cargos de responsabilidad.

Y para 2020

se quiere aumentar la presencia de mujeres

en consejos de administración.

A ese 40 %,

pero a día de hoy,

sólo cuatro empresas lo cumpliría

en la Administración General del Estado en 2020.

Eran mujeres,

un 43,5 % de las personas

que ocupaban los órganos superiores

y los altos.

(Música)

Todos sabemos que

el arte no tiene género,

no tiene sexo,

o sea, es el arte.

La condición humana por excelencia

en lo que nos hace humanos.

El querer cantar,

el querer,

querer escribir

necesitar expresarse.

Soy Sheila blanco

y soy cantante, compositora y periodista.

(Música)

Inspirada en trabajos como hizo Serrat

con Miguel Hernández o Paco Ibáñez,

musicalizado a tantos tantos poetas.

Se ha musicalizado excepcionalmente

a Gloria Fuertes a Rosalía de Castro,

pero de la generación del 27 nadie las ha cantado,

pero porque no las conocían.

O sea,

es una cosa tan tan sencilla como esa.

Yo pensaba que si canto el poema.

Digo el nombre,

digo el título y qué

si la gente no las ubica en ningún sitio,

puedes hacer eso con Lorca.

Puedes hacer eso con Alberti,

decir bueno, esto es esto,

está el poema de Lorca,

ni tocarlo,

porque en el imaginario colectivo

y en el imaginario literario de todos

está Lorca.

Pero no está Ernestina de champourcín

nuestra Concha Méndez.

Yo creo que tienen que estar claro.

(Música)

Los vio Classic.

Son biografías de compositores clásicos.

Contada sobre una de sus obras más icónicas.

Tiene humor.

Tiene una parte didáctica muy importante.

Tiene una parte de reconocimiento popular

que esa música

que todo el mundo ha escuchado o le suena,

aunque no sepa qué autores.

Es breve,

también creo que es importante,

son pildoritas

de apenas un minuto y pico

y y jamás pensé

que iba a tener ese alcancen hoy

y que iba a gustar tanto.

Si hay compositoras,

lo que pasa que bueno

es un mundo machista

y entonces a ellas

no se les ha dado el lugar que les corresponden

y el protagonismo

ni se ha valorado su obra

con la misma vara de medir que la de ellos.

(Música)

La música clásica me ha dado mucho

y me ha gustado mucho y me parece importante.

Para mí ha sido importante conocerla

Yo quería explorar otras músicas,

una música popular,

un ritmo diferente,

unas armonías diferentes,

tanto porque me hace muy bien.

Para mí es terapéutico

absolutamente para espantar el miedo.

(Música)

Disfrutar de las canciones

que me enseñó mi madre.

Por suerte.

He podido autoeditarme,

estoy feliz con eso,

porque yo tomo las decisiones de mi proyecto,

de la gente con la que trabajo dónde voy.

Cuando escribo

de cuando de lo que canto.

(Música)

Los hombres

sí que pueden desarrollar y trabajar

y nadie dice nada sobre eso.

Pero las mujeres

hay de las mujeres

que dejan sus hijos con alguien

y se van a trabajar

y se van a imagínate

y se van a tocar por el mundo,

se van a los escenarios de fuera de su país

y eso es tremendo.

Aunque no esté escrito en ningún sitio

nos afecta.

Eso radicalmente tiene que cambiar.

Yo creo en la libertad.

Yo creo en no tener que como eres mujer,

tienes que

y como eres, hombre, ojo,

tienes que yo creo que somos víctimas,

yo me he relacionado con hombres

que a mí no me hablan de igual.

A igual que me están todo el rato intentando ligar,

no sé,

yo me imagino que es que no saben.

No se saben comportar de otra forma.

Es su educación.

Yo creo que esto es algo

que podemos decir todas las mujeres,

que hay hombres

que no te tratan como una persona,

te tratan como a una mujer

a la que tirarle los tejos.

Hay llegan con sus plumas negras.

erizando el viento,

hay quieren clavarme sus garras

en el pensamiento.

Existe machismo en la política.

La web de noticias y vídeo digital se lo han preguntado a ellas.

Las respuestas de las diputadas de todos los colores

describen un panorama que no es nada ejemplar.

Os ofrecemos un fragmento de este trabajo

que describe el acoso que sufren en las redes sociales.

Podéis verlo entero en el portal de igualdad de RTVE.

Todas por igual.

(Música)

Lo que es absolutamente asqueroso

es lo de las redes sociales.

Siempre con connotaciones sexuales.

De que te den por no sé dónde

que te follen, que te violen,

que no sé cuánto ...

zorra.

Fulana.

(Música)

Mi compañera Bea Fanjul,

recién elegida

presidenta de Nuevas Generaciones,

también recibió un tweet

de un soez

y de una falta de educación y tal

pues descomunal,

no me atrevo ni a repetirlo.

En las redes sociales

son continuas las referencias al corte de pelo

a lo feas que somos

ese tipo de insultos,

que lo que vienen a demostrar también,

es que tienen muy pocos argumentos.

Lo que sientes es irá

porque a las mujeres nos ha llegado mucho.

Nos ha costado muchísimo trabajo

llegar a puestos de responsabilidad.

Y al final lo que se cuestiona,

es la capacidad de las mujeres

para estar en el espacio público,

para ostentar poder

parar para ostentar

la representación de los ciudadanos.

En las redes sociales,

creo que la mujer es mucho más criticada.

Es mucho más cuestionada,

mucho más.... trending topic, digamos,

por el aspecto físico y por la manera de vestir.

Redes sociales,

se abre otro capítulo que aquí,

en el Congreso también está,

pero un poco más velado

que es tirarte los trastos.

Es otra forma también.

Y aquí esto también pasa en la cafetería.

En la cafetería,

se te invita a un café de forma picará ...

en las redes sociales

se da de forma desfermada

se da de forma de digamos,

de hacer planteamientos de si quieres

irte a la cama con alguien.

Yo llega de recibir y me parece gravísimo

he llegado a recibir en varias ocasiones.

muchas ocasiones ni las podría contar,

de repente,

todo de comentarios

de seguramente hombres

que están en un grupo de Whatsapp

que se ponen de acuerdo en hacerlos,

diciéndome que

se estaban tocando pensando en mí.

Saben que les digo, señores académicos,

que me mueve tanto

el amor por la literatura

como una convicción.

Y es que tengo la certeza

de que la mujer tiene un destino propio

y que su primera obligación

debe ser en todo momento para consigo misma,

supongan señores, a dos personas, en un mismo punto.

Hagan que la un avance y la otra se queda inmóvil.

Todo lo que avance, la primera se quedará tras la segunda.

Las mujeres, todas tenemos ideas.

Las ideas no son como los hijos,

que hasta se puede evitar su concepción.

Las ideas.

No hay quien las contenga.

(Música)

Dices que has perdonado mi infidelidad.

Yo ni siquiera mencionaré las tuyas.

Objetivo Igualdad - Programa 18: Discriminación por edad - Ver ahora

Una discriminación que afecta más a las mujeres que a los hombres, sobre todo porque ellas son más longevas. Según los datos del INE, el 19,5% de la población española tiene 65 años o más. Son algo más de nueve millones de personas de las cuales más de cinco millones son mujeres, y casi cuatro hombres, unos números  que se van incrementando a medida que se sube en edad.

Una mujer madura está fuera del mercado y no solo del amoroso, sino fuera de todos los mercados

La escritora Inma Chacónmaestra de las palabras, nos recuerda que jubilación significa júbilo y por eso ella se describe ahora como "jubilosamente jubilada". Hace dos años, a los 65, dejó su trabajo como profesora de documentación en la Universidad Rey Juan CarlosDesde entonces se dedica a su auténtica pasión, la escritura. Confiesa que en algunas ocasiones sí se ha sentido discriminada en la Universidad, tal vez, dice, porque casi siempre era la más mayor del equipo docente:  "Se nota cuando hay personas que te hacen saber que son más jóvenes que tú, como si la juventud fuese un valor, y es solo un dato, una condición por la que hemos pasado todos Soy mayor y me gusta ser mayor", afirma con rotundidad. Y añade: "Ya he sido joven y me gustó o ni siquiera me daba cuenta de ello y ahora me digo a mi misma: estoy aquí porque estoy viva. He cumplido la edad que tengo gracias a que sigo viviendo". 

Ellos maduran ellas envejecen

Aunque la edad es solo un dato y la vejez una fase de la vida, las mujeres sufren más este tipo de discriminación. Lo sabe bien Helena Márquez, consultora de marketing que ha estudiado la representación de las personas mayores en la publicidad para comprobar que ellas sufren una doble discriminación. A pesar de ser mayoría entre la población mayor, apenas aparecen en los anuncios y cuando aparecen lo hacen encasilladas en roles de género: "Se las ve en el hogar como abuelas, como madres, con una imagen muy conservadora. Ellas están en casa, con su familia mientras que a los hombres mayores se les representa pasándolo bien, con amigos, haciendo deporte".

En parte, dice, esta experta porque dentro de la profesión publicitaria también hay un problema de edadismo, solo entre un 7 % y un 11% de los profesionales tienen  más de 50 años y si hablamos de mujeres encontramos que aunque es paritaria no es igualitaria porque en los puestos de dirección y de decisión ellos son mayoría.

Sin embargo, asegura Márquez, parece que  "la vejez cada vez vende más". Las  marcas que hasta hace poco se resistían a mostrar a los mayores porque tenían la sensación de que eso les hacía rancias, menos interesantes, se están dando cuenta de que las personas mayores tienen más poder adquisitivo, más capacidad de compra frente a una juventud cada vez más precaria y con menos ingresos. Un nuevo nicho de mercado representado es eso que llaman "zorros plateados" hombres maduros que lucen con orgullo su poderío y sus canas.

"La sociedad les permite a ellos cosas que a ellas no se les consienten", dice Lourdes Bermejo y pone como ejemplo lo que en su casa  denominan en tono jocoso "el plan renove":  señores con estatus y poder que cambian a su pareja de vida por mujeres 20, 30 o incluso 40 años más jóvenes que ellos.

Inma Chacón atribuye estos comportamientos a esta sociedad nuestra donde prima más la estética que la ética, donde el canon de la belleza  exterior está impuesto por una industria, la de la moda, que controlan los hombres: "Cuando decidí dejarme las canas, mis amigas, mis hijas me decían alarmadas 'no te las dejes que te vas a poner 20 años encima' y de hecho no me atreví hasta que dejé de trabajar, la transición de teñirse a dejarse canas no es fácil".

Una sociedad para todas las edades

La discriminación laboral está echando del mercado a los mayores de  50 años e incluso a partir de los  45. Funciona el estereotipo de que más allá de una determinada edad nos volvemos inútiles o que nos somos capaces de adaptarnos a las nuevas tecnologías. Para la gerontóloga Lourdes Bermejo el edadismo es incomprensible: "El racismo, el machismo, siendo discriminaciones inaceptables basadas en relaciones de poder podrían comprenderse desde esa misma posición egoísta y de poder, pero a mayores vamos a llegar todos, estamos tirando piedras contra nuestro propio tejado, estamos yendo contra nosotros mismos cuando tengamos 20 o 30 años más y favoreciendo que a nosotros cuando seamos mayores no se nos traten bien".

Soy mayor, pero no soy tonta, por qué me hablan así 

Esta experta nos recuerda que las personas mayores no son un colectivo homogéneo, frágil y dependiente aunque la sociedad se empeñe en ello. Una de las manifestaciones del viejísimo, palabra que tampoco está en el diccionario, es  el exceso de familiaridad y de cercanía. "¿Por qué se les ponen la palabra 'nuestros' delante de mayores?", nos interroga: "¿Nos gustaría que se hablara de nuestras mujeres? Esa es solo una de las expresiones lenguaje edadista e infantilizador".

Una opinión que comparte Inma Chacón: "Si llamamos abuelos a todas las personas mayores les estamos despersonalizando, les quitando su personalidad, les estamos uniformando. Parece que por tener 90 años todos los jóvenes me tienen que llamar abuela. Si quieres llamarme, hazlo por mi nombre porque yo solo soy abuela de mis nietos".

Parte de ese edadismo del lenguaje se debe, dicen las expertas, a los medios de comunicación que siguen utilizando palabras como "tercera edad, ancianos, dependientes, viejos, viejas", vocablos que han dejado de usarse en la gerontología. Desde 1992  hay  investigaciones que demuestran que las personas mayores quieren ser llamadas así o si no como personas adultas mayores.

Si todos vamos a envejecer, porque la alternativa es peor, lo más razonable seria aprovechar lo hermoso del momento que vivimos. Aprender a respetar la diversidad y la libertad de todos los grupos de población porque está comprobado que la discriminación por edad tiene consecuencias graves para la salud, el bienestar y los derechos humanos de las personas.

Noticias

anterior siguiente