Enlaces accesibilidad

No, el Ayuntamiento de Barcelona no retira carteles electorales por su color político

Por
Captura de uno de los tuits con información falsa sobre la retirada de carteles políticos en las calles de Barcelona y el sello de bulo de RTVE.
Captura de uno de los tuits con información falsa. VerificaRTVE

Son varios los políticos y ciudadanos que han acusado en redes sociales al Ayuntamiento de Barcelona de retirar selectivamente la propaganda electoral colgada en las farolas de sus calles. Es un bulo. Las banderolas a las que se refieren están en lugares no autorizados y los servicios de limpieza los retiran al realizar sus rutas, independientemente del partido al que pertenecen.

“Retirada selectiva”, “retirada ilegal” o “brigadas españolistas”. Estas son algunas de las expresiones con las que algunos políticos catalanes han descrito una retirada de carteles en Barcelona en la que observan intención política (12 ). Los mensajes incluyen un vídeo, o capturas del mismo, donde se ve a una empleada municipal del servicio de limpiezas retirando carteles de Junts Per Catalunya. Las imágenes se completan con otra foto en las que aparece un cartel de En Comú Podem y una más con una banderola de la candidata de la CUP.

Hemos localizado la calle que aparece en las imágenes del mensaje, fijándonos en el rótulo de una tienda llamada Instinto. El punto en el que se graba el vídeo es el número 7 de la calle Asturias, ante la farola más cercana a ese comercio.

Las empleadas del establecimiento Coshop, situado en el número 4, nos han enviado imágenes de la misma farola tomadas el 10 de febrero en las que se ven las banderolas de propaganda electoral de dos partidos: Junts per Catalunya y la CUP. Están sujetas con bridas a modo de solución casera. No existe un soporte de los que utiliza el Ayuntamiento para colocar carteles.

Imagen del mismo punto tomada el 10 de febrero con el sello de VerificaRTVE.

Imagen del mismo punto tomada el 10 de febrero. Coshop Barcelona

La página web oficial de las elecciones catalanas explica que “los Ayuntamientos deben reservar lugares especiales gratuitos para la colocación de carteles, pancartas o banderolas (carteles en postes o farolas) para el uso de las candidaturas”. El Ayuntamiento distribuye estos espacios en función del número total de votos que obtuvieron las formaciones políticas en las últimas elecciones al Parlamento de Cataluña, las del 21 de diciembre de 2017.

Desde el consistorio de la ciudad condal nos confirman por correo electrónico que en el caso de Barcelona, además, “se habilitan unas zonas libres”. Se trata de unas placas de cartón, “normalmente alrededor de las farolas” para que las formaciones políticas puedan poner carteles libremente. Las farolas de la calle Asturias no están contempladas en ninguno de los dos casos previstos.

“La normativa no permite poner carteles en el mobiliario urbano”, nos explican desde el Ayuntamiento adjuntando la ordenanza. El área de Ecología Urbana, de la que dependen los servicios de limpieza, publicó un tuit para explicar cómo se procede en la retirada de carteles colocados en lugares no permitidos. “Durante lo que llevamos de campaña se han retirado carteles de diferentes formaciones políticas”, apuntan desde el Ayuntamiento.

El gabinete de prensa de la alcaldía nos ha asegurado, en conversación telefónica, que “los carteles electorales que están colocados en lugares no permitidos son retirados por los equipos de limpieza en sus rutas habituales”. En un tuit, el consistorio dice que los carteles se retiran en el momento en que se detecta la presencia de esa publicidad.

 

En VerificaRTVE hemos contactado con la Junta Electoral Provincial de Barcelona, que nos ha detallado por teléfono el procedimiento a seguir en estos casos. “Es la Junta Electoral de Zona de Barcelona la que distribuye junto al Ayuntamiento dependiendo del número de votos por candidatura y teniendo en cuenta el tanto por ciento en cada tramo”. Desde el consistorio nos indican que “el sorteo para el proceso electoral en curso se hizo el 22 de enero con presencia de representantes de las diferentes formaciones políticas”. Y nos adjuntan el documento con el reparto de los espacios públicos para la ubicación permitida de banderolas. La calle Asturias no figura entre ellos.

Por lo tanto, el lugar de las imágenes que se están compartiendo es un emplazamiento no autorizado de publicidad política, motivo por el que se han retirado los carteles. Las fotos son reales, pero la presunta intencionalidad política de la retirada efectuada por la operaria municipal es un bulo.

Noticias

anterior siguiente