Enlaces accesibilidad
Coronavirus

Interior cesa al enlace de la Guardia Civil en el Estado Mayor de la Defensa por vacunarse junto a otros cargos militares

Por
Fernando Grande Marlaska en una imagen de archivo EFE

Interior ha cesado al oficial de la Guardia Civil que hacía de enlace en el Estado Mayor de la Defensa (EMAD) por vacunarse contra el COVID-19 junto al Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), el general Miguel Ángel Villarroya, y otros militares. Horas después, el propio Villaroya ha pedido su cese a la ministra de Defensa, Margarita Robles, para "preservar la imagen de las Fuerzas Armadas".

La decisión que afecta al teniente coronel del Mando de Operaciones de la Guardia Civil se tomó después de que Grande Marlaska recabara este viernes información a través de la cadena de mando de la Benemérita. Al confirmarse que este cargo de libre designación participó en la inoculación de la primera dosis, el ministro del Interior ha firmado su cese "con carácter inmediato".

RTVE ha tenido acceso al correo electrónico que el jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil envió este viernes a todas las unidades pidiendo que no se vacunen antes de que les corresponda. Les pide que no acepten ofrecimientos “de buena fe” ni siquiera cuando sobren vacunas.

Por su parte, la ministra de Defensa, Margarita Robles, adelantó este viernes que desconocía la vacunación de cargos militares y pidió un informe al JEMAD para tener en detalle el protocolo que se ha seguido para establecer las prioridades dentro del EMAD. 

Fuentes del Estado Mayor han explicado que las Fuerzas Armadas cuentan con su propio cupo de vacunas dentro del reparto del Ministerio de Sanidad y, dentro de ellas, el Estado Mayor redactó un protocolo que prioriza al personal sanitario, miembros de las misiones internacionales y después la cadena de mando, siguiendo un criterio de edad.

Según dicho protocolo, al JEMAD y otros generales les correspondía la vacuna, por edad, una vez se había administrado a los sanitarios y a todos los militares que se iban a ir a una misión, tanto en el extranjero como en territorio nacional.

La vacuna, señala el EMAD, se le ha inyectado también a militares y civiles implicados en la planificación, dirección y coordinación de las operaciones de otros escalafones, también de la tropa.

Asociaciones y sindicatos piden que se depuren responsabilidades

Varias asociaciones profesionales de la Guardia Civil y sindicatos de la Policía Nacional pidieron este viernes explicaciones por esta vacunación que consideran una "grave desconsideración" hacia otros colectivos.

Censuraban que haya "privilegios" porque algunos "intentan adelantarse a los planes del Ministerio de Sanidad por una puerta trasera, por mucho que sean mandos". También hay voces que piden que se depuren responsabilidades, al igual que ha ocurrido con cargos políticos.

También desde la asociación profesional de las Fuerzas Armadas AUME censuraron los "privilegios" del JEMAD y otros altos cargos militares y exigieron la asunción de responsabilidades a quienes "deben no solo dar ejemplo sino también cumplir y hacer cumplir con lo establecido por las autoridades sanitarias".

La vacunación de los militares se ha unido a la polémica esta semana por las dosis administradas, saltándose los protocolos, a alcaldes, concejales y consejeros, tanto del PSOE como del PP, en municipios de Alicante, Huelva y Murcia, así como en el Gobierno de esta última comunidad y de Ceuta.

A la lista se sumaron este viernes los alcaldes de las localidades zaragozanas de Luesia y Asín, Jaime Lacosta (PP) y Rogelio Garcés (PSOE), así como el alcalde socialista del municipio vallisoletano de Villavicencio de los Caballeros, Alberto de Paz, junto con otros ediles y el cura del pueblo

Noticias

anterior siguiente