Enlaces accesibilidad

La cadena "No autorizar": qué cambia en Whatsapp para tu privacidad si eres usuario europeo

  • Analizamos cada jornada los bulos que circulan en redes sociales
  • Escríbenos por Whatsapp al 659 800 555 y verificamos por ti los mensajes que recibas

Por
Captura del mensaje con la cadena "No autorizar" sobre la privacidad en Whatsapp y el sello de VerificaRTVE
VerificaRTVE

El anuncio de una nueva política de privacidad global por parte de Whatsapp, servicio que pertenece a Facebook, se ha topado con la expansión de bulos relacionados en las redes. La confusión y el rechazo de los usuarios han sido tan amplios que la compañía ha decidido aplazar los cambios. Te explicamos qué ha pasado y cómo queda la situación si empleas esta red desde la Unión Europea, donde la normativa de protección de datos es más exigente.

Tras la publicación de la nueva política el 4 de enero y el envío de una notificación a sus usuarios para que aceptaran las nuevas pautas, mensajes que incluían el texto “No autorizo” empezaron a circular transmitiendo la idea de que Whatsapp empezaría a transferir datos y archivos personales del usuario a Facebook sin permiso. Contra ello se proponía un boicot o compartir otro mensaje con el mismo texto “No autorizo” en diez grupos, lo que supuestamente impedía las modificaciones.

Es un bulo: reenviar o compartir mensajes en WhatsApp no influye en la política de privacidad que has aceptado para tu cuenta, ya que es requisito para utilizar la aplicación. Además, el “No autorizo” es un bulo recurrente que ha aparecido antes ante cambios en las políticas de privacidad o sistemas de cifrado de Whatsapp.

Otro texto encabezado con la frase “Adiós a tu privacidad” mencionaba que entre lo transferido a Facebook estarían “datos del uso del servicio (fotos, vídeos, archivos, audios, mensajes, etc.)”. Mientras esto sucedía, la red competidora Signal experimentaba problemas técnicos por la llegada de millones de nuevos usuarios que se marchaban de Whatsapp, informó la empresa el 17 de enero, y Telegram superaba los 500 millones de usuarios activos.

Whatsapp ha frenado cualquier cambio, hasta al menos mayo, para aclarar los nuevos términos a los clientes, según ha anunciado en un comunicado. Por lo tanto, de momento no cambia nada ni para los ciudadanos europeos ni para los del resto del mundo, y será necesario esperar a un nuevo aviso.

Cuando estos cambios se apliquen, la compañía no nos ha dejado claro cómo afectarán a la UE (a los usuarios europeos también les llegó el aviso para que aceptaran las nuevas normas). En Europa, Whatsapp opera con una compañía específica, distinta de la matriz de EEUU, que tiene sede en Irlanda. Lo hace así con el objetivo de cumplir la legislación de protección de datos, que es más restrictiva que en el resto del mundo (aquí tienes el Reglamento Europeo de Protección de Datos).

Mensajes para empresas

Un portavoz de Whatsapp aseguraba el viernes 14 a VerificaRTVE que la nueva política no suponía cambios “en las prácticas de compartición de datos en la región europea”. Y añadía que la firma “no comparte los datos de sus usuarios en la región europea con Facebook con el propósito de que Facebook use estos datos para mejorar sus productos o sus anuncios”.

En la web, la compañía sí había publicado una modificación del 4 de enero de su política de privacidad para la región europea. Tanto la política vigente para Europa, de 2018, como la actualización reconocen que Whatsapp y Facebook comparten datos con objetivos como la personalización, pero en 2018 se incluye el texto “tus mensajes de Whatsapp no se compartirán en Facebook. Es decir, nadie los verá”, y en 2021 ese fragmento desaparece.

Políticas de privacidad de WhatsApp: a la izquierda la política en vigor (2018), a la derecha la actualización (2021).

A la izquierda la política en vigor (2018), a la derecha la actualización (2021). VerificaRTVE

La posibilidad de que los mensajes empezaran a compartirse es una de las que suscitó más dudas. En su comunicado aclaratorio, Whatsapp insiste en que no está expandiendo su “capacidad de compartir datos con Facebook”. Pero Facebook sí había explicado que se dará a las compañías la posibilidad de mostrar sus ofertas directamente en WhatsApp.

Además, esta plataforma les ofrecerá contratar un “servicio de almacenamiento seguro” para administrar los chats de Whatsapp con sus clientes. Reconoce que cuando los usuarios se comuniquen con estos negocios por teléfono, correo electrónico o Whatsapp, “dicha empresa podrá ver la información que se comparte con ella y usarla para sus propios fines de marketing, que podrían incluir el uso de publicidad en Facebook”. Whatsapp no dispone de anuncios, y esta sería una forma de acercar a los usuarios del servicio de mensajería instantánea al circuito de publicidad de Facebook.

Esto ha hecho que muchos ciudadanos y expertos desconfíen. En este Telediario, el director de TreceBits, Manuel Moreno, expresa sus dudas sobre el hecho de que se compartan con Facebook datos que sí son personales como “las horas a las que más chateamos por Whatsapp o con qué empresas estamos chateando”.

WhatsApp y las autoridades europeas

Facebook compró WhatsApp en 2014 y se comprometió con las autoridades europeas a no compartir datos entre ambos servicios. Sin embargo, la Comisión Europea la multó en 2017 por proporcionar información “incorrecta o engañosa” a este respecto. Había ocultado que sí que contaba con la tecnología necesaria para fusionar los datos de los usuarios de ambas plataformas.

VerificaRTVE ha contactado con la Agencia Española de Protección de Datos, que ha aclarado que las autoridades europeas competentes están siguiendo el asunto y nos han remitido para mayor detalle a la Comisión de Protección de Datos de Irlanda. Hemos hablado con su subcomisario, Graham Doyle, que interpreta los cambios solo como un intento de “proporcionar claridad e información más detallada a los usuarios sobre cómo se utilizan sus datos”.

La Comisión irlandesa acaba de llevar a cabo una investigación sobre la adecuación de WhatsApp al reglamento europeo de protección de datos en términos de transparencia, “incluyendo la transparencia en qué información se comparte con Facebook”. Esta investigación, que comenzó en 2018, ha concluido con una propuesta de decisión enviada al resto de autoridades nacionales de protección de datos en diciembre de 2020. Ahora debe ser comentada por estas autoridades y una vez el proceso se complete habrá una decisión final que, según Doyle, “clarificará los estándares de transparencia a los que se espera que WhatsApp se adhiera”.

¿Qué es el cifrado de extremo a extremo?

Esto no significa que los mensajes sean leídos. Las conversaciones siguen teniendo cifrado de extremo a extremo, y en una infografía la compañía insiste en que ninguna de las dos marcas puede ver o escuchar mensajes, conocer ubicaciones o compartir contactos.

El cifrado de extremo a extremo (en inglés, E2EE, end-to-end encryption) es un sistema para asegurar la privacidad de nuestras comunicaciones, ya que los mensajes están codificados con una clave que sólo emisor y receptor conocen. Las claves privadas que generan estas aplicaciones de mensajería son tan complejas (de 32 bits) que hay 1 entre 4.294.967.296 de posibilidades de acertarla.

WhatsApp y Signal comparten el mismo protocolo de cifrado, llamado Open Whisper. Telegram, sin embargo, sólo usa esta encriptación en los chats que marquemos como “secretos”. En el cuadro de abajo puedes ver otros aspectos comparados de los tres servicios.

Comparativa entre las diferentes aplicaciones de mensajería.

Comparativa entre las diferentes aplicaciones de mensajería.

Noticias

anterior siguiente