Enlaces accesibilidad

Suben a 71 los fallecidos por el terremoto en el Egeo, mientras se pierde la esperanza de encontrar supervivientes

  • En la ciudad turca de Esmirna hay 69 muertos y más de 900 heridos, en la isla griega de Samos hay dos jóvenes muertos
  • Hasta el momento no hay estimaciones oficiales sobre el número de desaparecidos que aún están bajo los escombros

Por
Continúan las tareas de rescate en Turquía, tras el terremoto en el mar Egeo que deja decenas de muertos

Al menos 71 personas han perdido la vida en Turquía y Grecia debido al terremoto de 6,8 grados de magnitud que el viernes al mediodía asoló las costas del mar Egeo. El seísmo se llegó a sentir en una amplia zona, llegando a percibirse incluso en varias localidades de Bulgaria.

En la ciudad turca de Esmirna 69 personas han muerto y más de 940 han resultado heridas, según las cifras ofrecidas en el último balance provisional, este domingo. Mientras que en la cercana isla griega de Samos el seísmo ha causado la muerte de dos jóvenes.

Un total de 104 personas han sido ya liberadas con vida de los escombros de 17 edificios derruidos en la ciudad turca de Esmirna, ha indicado Oktay en una comparecencia ante la prensa, transmitida en directo por la cadena NTV.

Una foto tomada desde un dron muestra la búsqueda de supervivientes por parte de los equipos de rescate y los voluntarios entre las ruinas de un edificio derrumbado por el terremoto en la ciudad turca de Esmirna.

Una foto tomada desde un dron muestra la búsqueda de supervivientes entre las ruinas de un edificio en Esmirna. EFE / EPA / ERDEM SAHIN

Los equipos del servicio de emergencias turco AFAD ven disiparse la esperanza de encontrar supervivientes, mientras continúan su labor en nueve edificios de Esmirna, ciudad que, con cuatro millones de habitantes, es la tercera mayor de Turquía y la más afectada por el seísmo, cuyo epicentro se situó a 60 kilómetros de la urbe, en el mar Egeo.

Por el momento, la última persona salvada fue aparentemente un hombre de 70 años, Ahmet Çitim, que fue rescatado este sábado poco después de la medianoche local y trasladado a un hospital, tras haber pasado 33 horas atrapado, un éxito celebrado como "milagro" por la prensa turca. Desde entonces, se han recuperado varios cuerpos pero por lo que parece ninguno con vida.

Aún no hay cifras oficiales de desaparecidos

Un total de 949 personas fueron atendidas por los servicios de salud tras el terremoto, 729 de ellas han sido dadas de alta ya, 2020 continúan bajo tratamiento, según las cifras de AFAD, el servicio de emergencias turco. 

Un fuerte terremoto en el Egeo sacude Turquía y Grecia y deja más de una decena de muertos

Aunque hasta el momento no hay estimaciones oficiales sobre el número de desaparecidos que aún están bajo los escombros, los equipos de rescate estiman que faltarían por localizar aproximadamente a 30 de ellos, según dijo a la prensa local el especialista en salvamento Muhammed Zahiroglu. No obstante, las estimaciones adelantadas a Efe por fuentes de la alcaldía apuntarían a que el saldo final superará las cien víctimas mortales.

Edificios a la espera del derrumbe

Los 17 edificios derrumbados no son lo único que preocupa a las autoridades turcas pues hay decenas de inmuebles que podrían venirse abajo en cualquiera de numerosas réplicas del temblor que se suceden desde el viernes, tras haberse contabilizado ya casi un millar. En la mañana de este domingo aún se sentían temblores del suelo en Esmirna, aunque cada vez son más débiles. Antes, llegaron a alcanzar una magnitud mayor de 4 grados.

Muchos bloques de viviendas muestran graves daños como agujeros en las paredes, grietas verticales que cruzan la estructura de arriba abajo e incluso edificios ligeramente inclinados hacia un lado. El vicepresidente de Turquía, Fuat Oktay, ha explicado este domingo, durante una comparecencia ante la prensa en Esmirna, que 26 inmuebles han sido marcados para un derribo inmediato por los daños sufridos, prácticamente todos en el barrio de Bayrakli y en el colindante distrito de Bornova, en la periferia norte de Esmirna.

Ayudas para mudarse tras el desastre

En un discurso a la nación, el presidente Tayyip Erdogan ha prometido nuevas viviendas a las víctimas antes de que lleguen el frío y las lluvias. De momento, más de 3.000 tiendas de campaña y 13.000 camas se han instalado como viviendas temporales.

Las autoridades entregarán 30.000 liras (unos 3.000 euros) a las familias que han perdido todas sus pertenencias en el temblor, ha explicado  este domingo el ministro de Urbanismo, Murat Kurum. Los dueños de apartamentos ahora inhabitables recibirán 13.000 liras (unos 1.300 euros) y 5.000 (510 euros) los inquilinos, como ayuda para mudarse a otra casa, ha agregado.

Los afectados por el temblor tienen miedo y los que pueden, se van, como Gizem, que baja la escalera cargada con una maleta de ropa, junto a su pareja. "Todos los edificios del barrio han sufrido daños. El nuestro no lo ha cerrado la policía con cintas pero nos vamos igualmente, nos da miedo", ha explicado a Efe.

¿Por qué? Geología y baja calidad en las construcciones

La magnitud del desastre en Bayrakli se debe a dos motivos: las condiciones geológicas y la baja calidad de las construcciones. El barrio está asentado sobre un suelo de aluvión en lo que antes fue un estuario y luego se convirtió en marismas y ciénagas, desecadas al edificarse allí una urbanización a partir de los años 60.

En estas condiciones, según aseguraron este domingo varios expertos a la cadena CNNTürk, cualquiera de los frecuentes terremotos menores de la zona mueve los fundamentos de los edificios, cuyas estructuras se desestabilizan así con el paso de los años.

A eso se añade la ínfima calidad de los materiales utilizados en algunas de las construcciones levantadas de forma rápida sobre todo en los años 70 y 80, cuando se necesitaban residencias asequibles para familias venidas de áreas rurales.

Un informe del centro municipal de estudios sísmicos, revelado por la cadena de televisión, muestra que dos de los edificios derrumbados en el terremoto del viernes, con numerosas víctimas, ya habían sido calificados como "construcción de riesgo" en 2012 por los daños estructurales observados.

Noticias

anterior siguiente