Enlaces accesibilidad

Europa tardará 60 años al menos en conseguir la igualdad entre mujeres y hombres

  • España está en octavo lugar en el Índice de igualdad europeo del EIGE, por encima de la media de la Unión.
  • La influencia de la crisis del Coronavirus podría frenar los avances en igualdad conseguidos en los últimos años.

Por
El Coronavirus puede retrasar los avances de la paridad, según el Instituto de la UE para la Igualdad de Género

El estudio del Instituto Europeo para la Igualdad de Género (EIGE) mide diversas variables y establece en un nivel 100 la paridad total, la "igualdad de derechos, responsabilidades y oportunidades" entre mujeres y hombres. La media europea está en 67'9 en ese índice. Según este nivel, todavía tardaríamos seis décadas en alcanzar la paridad entre mujeres y hombres en el continente. Los países más avanzados son Suecia, con un 83.8, Dinamarca con 77'4 y Francia, que marca 75,1. Le siguen Finlandia, con74,7 y Holanda, con 74,1.

España está en octavo lugar, superando la media, con 72 puntos. Los países menos igualitarios son Grecia, Hungría y Rumanía. Los mayores avances se han dado en el ámbito de la toma de decisiones, sobre todo por la participación de mujeres en puestos directivos de las empresas, aunque las mujeres sólo ocupan más del 40% de los asientos en consejos de administración en Francia. A un tercio de los puestos llegan Bélgica, Dinamarca, Alemania, Italia, Holanda, Finlandia, Suecia y el Reino Unido.

¿Puede ser el teletrabajo una trampa para las mujeres?

La crisis del COVID-19 puede frenar los avances en igualdad

En el Instituto Europeo para la Igualdad de Género, que elabora este índice, hay preocupación por la pandemia del Coronavirus. "La pandemia del coronavirus plantea una seria amenaza para el avance en la igualdad de género que no podemos permitirnos", afirma la presidenta de este organismo, la holandesa Carlien Scheele. La responsable del EIGE hace un llamamiento a que los gobiernos actúen para evitar retrocesos: "Deben diseñar soluciones inclusivas que promuevan la igualdad de género en nuestra sociedad, tanto durante como después de la pandemia".

Los políticos deben diseñar soluciones que promuevan la igualdad de género

El estudio del EIGE llama la atención sobre que las mujeres siguen haciendo la mayor parte del trabajo no remunerado en el hogar, tanto en tareas como la limpieza y la cocina como en hacerse cargo de los cuidados de mayores y criaturas. Constata que esta presión ha aumentado para las madres con el confinamiento y el cierre de escuelas y centros de cuidado en los diferentes países. Ellas también corren más riesgo de perder sus puestos de trabajo que los hombres en la crisis del Coronavirus y a que sus condiciones laborales empeoren a raiz de la situación generada por la pandemia.

Las mujeres han tenido más trabajo y los hombres más ocio durante el confinamiento

Aprobado en digitalización, suspenso en trabajos tecnológicos

El informe analiza los campos del trabajo, la riqueza, el conocimiento, el tiempo libre, el poder y la salud. Todavía no se dispone de baremos equiparables para analizar aspectos relacionados con la violencia de género. En esta edición, el estudio se ha centrado en el ámbito de la digitalización en el mundo del trabajo. "Nuestro presente y futuro son cada vez más digitales y tenemos que asegurarnos de que las mujeres y jóvenes ocupen una parte justa de este sector y se las anima a que contribuyan a su crecimiento", afirma Helena Dalli, Comisaria Europea de Igualdad.

Tenemos que asegurar que las mujeres ocupan un lugar justo en el sector tecnológico

Las mujeres españolas están en la media europea en el uso y desarrollo de tecnológía en el marco laboral. Incluso estamos cuatro puntos por encima de la media en habilidades digitales en general. También aprobamos en la brecha salarial en el sector tecnológico, cinco puntos por debajo de la media. No obstante, el estudio destaca que cada vez menos chicas estudian carreras tecnológicas en España: Ahora estamos en un 12% frente al 20% del resto de Europa. El retroceso se ve claramente al calcular que las científicas e ingenieras en activo son en cambio más en nuestro país, por encima del 27%, que en la Unión Europea en general que, como bloque, alcanza sólo un 20%. El estudio sigue constatando una segregación de los trabajos por sexos. Así, por ejemplo, si bien hay menos mujeres en los campos de la alta tecnología, los hombres escasean en el ámbito de los cuidados: solo son el 15 % de los enfermeros y personal asistencial en servicios de salud.

Noticias

anterior siguiente