Enlaces accesibilidad

Coronavirus

Menor percepción de riesgo, vacaciones y presión de grupo: los factores del aumento de contagios entre los jóvenes

Por
Un grupo de jóvenes se reúne en la calle
Un grupo de jóvenes se reúne en la calle iSTOCK

Los jóvenes de entre 15 y 29 años es uno de los grupos de edad que más ha aumentado su número de contagios en los brotes de coronavirus de las últimas semanas, algo que difiere de los infectados en primavera cuando el 70% de los infectados tenía más de 50 años

Dicho aumento, asociado generalmente al ocio nocturno y a los encuentros familiares y de amigos, ha disparado las alarmas, motivando la advertencia de las autoridades sanitarias sobre las conductas de los más jóvenes. "La población que se está viendo afectada ahora mismo es mucho más joven, más sana y se infecta mucho antes (...) Aunque sea menos frecuente, no quiere decir que no haya cuadros graves asociados a la enfermedad. Tenemos ejemplos de jóvenes ingresados en UCI”. Este es el mensaje que ha lanzado esta misma semana el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, poniendo el foco en el peligro que supone la relajación entre este grupo. 

Sanidad advierte que entre jóvenes también hay casos graves

Para entender las causas de este cambio de perfil en los contagiados, el decano del Colegio de Psicólogos de Madrid, Fernando Chacón, apunta fundamentalmente a dos factores: la menor percepción de riesgo de los jóvenes y los mensajes trasmitidos sobre la incidencia de la enfermedad en estos colectivos.

"En general, no solo con la COVID-19, los jóvenes tienen menor percepción de los riesgos lo que les puede llevar a incumplir algunas de las normas sanitarias. Si a esto se le suma el mensaje de que los jóvenes pasan la enfermedad de forma leve o asintomática, esa sensación de invulnerabilidad típica de la edad aumenta", indica a RTVE.es. 

"El temor a un nuevo confinamiento ha aumentado las ganas de salir"

Las vacaciones, los encuentros con amigos, las fiestas de fin de curso, los botellones- junto al espíritu 'carpe diem'- también son algunos de los factores de riesgo que pueden aumentar el contagio entre los jóvenes, según apunta Chacón. Este es el caso de una fiesta de fin de curso en Córdoba que generó casi un centenar de positivos, ejemplo de otros muchos rebrotes repartidos por toda España y con origen en la diversión de los jóvenes.  

"Es posible que el confinamiento o temor a uno nuevo haya aumentado las ganas de salir de los jóvenes", indica el psicólogo, que recomienda prestar atención a estos espacios con amigos en las vacaciones, en los pueblos o en costa que para muchos empiezan este primer fin de semana de agosto. 

Precisamente el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pidió este viernes a las autonomías en la conferencia de presidentes "máxima atención" al ocio nocturno y "extremar las precauciones" porque es uno de los factores que más preocupa. 

"Aún estamos a tiempo. A veces es complicado prohibirles este tipo de reuniones, pero sí podemos pedirles que mantengan las medidas sanitarias por si alguno de ellos está contagiado", propone. 

La mascarilla y la distancia, las medidas que más cuestan a los jóvenes

Las medidas que más trabajo cuestan a los jóvenes son el uso de la mascarilla "por el calor" y la distancia de seguridad con los amigos. Así lo aseguran Sara, de 19 años, Elsa de 21, y Kobi, de 22, tres jóvenes madrileños que, a pesar de coincidir en esto, discrepan en la percepción del riesgo de contagio en sus grupos de edad, calificándolo de "medio", "bajo" y "alto" respectivamente.  

En función de ello, estos tres jóvenes han adaptado sus planes para las próximas semanas. Mientras que Sara y Elsa aseguran que "seguirán saliendo con sus amigos" pero con "precaución", Kobi explica como la situación de los brotes ha cambiado sus vacaciones: "Íbamos a ir a Barcelona de viaje, pero estamos buscando otros lugares en los que la incidencia del virus no sea tan alta. Algunas personas del grupo tienen padres mayores y extremaremos las medidas: desinfección de ropa, gel, mascarilla, etc. para reducir los riesgos". 

Una situación similar a esta la ha vivido Ana, una joven de 21 años, que asegura que los brotes han cambiado su manera de divertirse. "Me han invitado a salir de fiesta a discotecas y no quiero ir a ninguna", detalla , ya que considera que, en muchos lugares, no se están respetando las medidas de seguridad.

En este sentido Jeankale, un chico de 23 años, apunta a "un exceso de confianza" entre los adolescentes tras el confinamiento. "Hemos pasado casi tres meses o más encerrados y perdiendo la noción del tiempo. Ahora con las diversas fases la gente ha ido cogiendo más confianza e intenta pasarlo bien, especialmente en verano, lo que conlleva a las reuniones y fiestas sin pensar en el riesgo que puede conllevar". 

'Influencers' y experiencias propias para aumentar la concienciación

Para hacer frente a estos problemas, Chancón proponer crear mensajes dirigidos a los jóvenes y que sean estos los que "afeen" aquellos comportamientos que suponen un riesgo para la salud. "Es muy importante desarrollar mensajes preventivos dirigidos específicamente a la juventud, que estos se transmitan a través de los canales que utilizan frecuentemente y que, por ejemplo, se implique a los 'influencers' en las campañas de concienciación", añade el psicólogo.

Preguntados al respecto, jóvenes como Marta de 20 años, ha echado en falta campañas más específicas y sugiere que se compartan experiencias "de primera mano" sobre el coronavirus. "Creo que cada persona debería ser consciente de que no seguir las medidas de seguridad es bastante peligroso, da igual la edad que tengas. Sería bueno que jóvenes que lo han cogido contarán su experiencia y así quizás eso hace que se piensen más lo de saltarse las medidas", considera.

De una u otra manera, según explica Chacón, "lo importante es hacer reflexionar sobre sus conductas a los jóvenes" y reducir la "presión de grupo" como "el hecho de llevar mascarilla cuando se sale "porque los amigos no la llevan" o la de evitar aglomeraciones en lugares a los que todos mis compañeros van", apunta. "Parece que poco a poco la tendencia cambia y cada vez se ven más jóvenes con mascarilla en los grupos, pero hay que seguir incidiendo en este punto si queremos evitar más brotes entre estos tramos de edad", concluye el psicólogo. 

Noticias

anterior siguiente