Enlaces accesibilidad

China ratifica la polémica ley de seguridad nacional para Hong Kong

  • La ley de seguridad nacional china no será retroactiva pero su máxima pena será la cadena perpetua
  • Amnistía Internacional denuncia que la ley representa una gran "amenaza" para los derechos humanos

Por
China ratifica la polémica ley de seguridad nacional para Hong Kong

La controvertida ley de seguridad de Hong Kong ha sido ratificada y firmada por el presidente chino Xi Jinping, según ha confirmado la agencia oficial de noticias Xinhua. La nueva normativa, que ha provocado una oleada de protestas en la ciudad semiautónoma, ha entrado en vigor un día antes de que este 1 de julio se conmemore la retrocesión del territorio de la soberanía británica a la china en 1997.

La ley ha sido ratificada y firmada por Xi Jinping después de que el Comité Permanente la haya ratificado y haya aprobado, por unanimidad por los 162 asistentes, incluirla en el Anexo III de la Ley Básica, considerada la "mini-Constitución" de Hong Kong, que permite precisamente que Pekín incluya leyes nacionales para su cumplimiento en la ciudad semiautónoma, que cuenta con un sistema legal propio.

La ley de seguridad nacional china no será retroactiva pero su máxima pena será la cadena perpetua, según ha informado el diario oficial Global Times, subsidiario del Diario del Pueblo, órgano oficial del Partido Comunista Chino (PCCh).

"No habrá cláusulas referidas a la retroactividad, a menos que el acto criminal sea de naturaleza continuada", de acuerdo con el texto legal que cita este rotativo, y  "quienes violen la ley se enfrentarán hasta a 10 años de cárcel o más, mientras que la máxima pena será la prisión de por vida". 

A pesar de que todavía no se ha publicado el texto definitivo de la ley, la prensa estatal china ha especificado que cuenta con seis capítulos y 66 artículos y que perseguirá cuatro delitos específicos: secesión, subversión del poder estatal (acusación usada frecuentemente por Pekín contra activistas y disidentes), actividades terroristas y confabulación con fuerzas extranjeras para poner en peligro la seguridad nacional.

Pekín ha reiterado en numerosas ocasiones que sospecha de la existencia de una "mano negra" extranjera, apuntando a Washington, que mece las protestas antigubernamentales que desde mediados del año pasado se han repetido en Hong Kong.

Comité para la Protección de la Seguridad Nacional

La ley ya está en vigor en la China continental, y el siguiente paso será que el Gobierno de Hong Kong la promulgue también en su boletín oficial para que también tenga efecto en el territorio semiautónomo, algo que se va a producir "más tarde, en el día de hoy", según ha anunciado la jefa del Gobierno hongkonés, Carrie Lam, en un comunicado.

Lam también ha revelado que presidirá un Comité para la Protección de la Seguridad Nacional en Hong Kong, y que se crearán "unidades dedicadas" específicas en la Policía y en el Departamento de Justicia para hacer cumplir la nueva ley.

"El Gobierno de Hong Kong da la bienvenida a la aprobación de la ley de seguridad nacional hoy por parte del Comité Permanente de la Asamblea Nacional Popular", afirma Lam en el documento, en el que asegura que los "cada vez más pronunciados riesgos para la seguridad nacional a los que se enfrenta Hong Kong", hacen "necesaria y urgente" la promulgación de la ley de seguridad nacional.

Un miembro del Comité Permanente, Tam Yiu-chung, al que cita el Global Times, ha asegurado que el Gobierno central "solo ejercerá una jurisdicción criminal en un ámbito limitado", y que serán las autoridades hongkonesas quienes se encarguen de la mayoría de los casos relacionados con el movimiento prodemocrático, que se ha saldado con miles de detenciones desde su inicio. Esta normativa, según Tam, generará un "equilibrio" entre las leyes hongkonesas y las chinas.

El Gobierno central, según fuentes citadas por el Global Timesestablecerá una nueva oficina en Hong Kong que tendrá el "poder jurídico final", capacidad de hacer cumplir la ley y la última palabra sobre los casos que se diriman bajo esta nueva normativa.

Amnistía Internacional advierte de "una amenaza" para los derechos humanos

Abogados y activistas hongkoneses creen que la ley de seguridad nacional terminará por cercenar las libertades de que goza la ciudad.

Minutos después de que trascendiera que el Legislativo chino había ratificado la controvertida ley, varios destacados activistas hongkoneses, Joshua Wong, Nathan Law y Agnes Chow, han anunciado que abandonan el partido prodemocrático Demosisto que habían fundado. Unas horas después de la renuncia de sus líderes, Demosisto anunciaba también su disolución como organización, argumentando que la renuncia de sus principales dirigentes le hace difícil continuar operando.

La ONG Amnistía Internacional ha expresado a través de un comunicado que la aprobación de la ley representa una gran "amenaza" para los derechos humanos en Hong Kong, y que "desde ahora, China tendrá el poder de imponer sus leyes contra cualquier persona que considere sospechosa de cometer un crimen".

"La rapidez y el secretismo con el que China ha impulsado esta legislación agudiza el miedo de que Pekín ha creado un arma de represión para usarla contra críticos del Gobierno, incluyendo a gente que sólo expresa sus puntos de vista de manera pacífica", ha señalado el jefe de la organización para China, Joshua Rosenzweig.

Añade que el objetivo de Pekín es "gobernar Hong Kong desde el miedo" y que la ley podría acabar castigando a los candidatos del movimiento prodemocrático que se presentan a las elecciones para el Consejo Legislativo hongkonés el próximo septiembre.

EE.UU. revoca el estatus especial de Hong Kong

Como respuesta a la polémica ley de seguridad, Estados Unidos ha revocado este lunes el "estatus especial" de Hong Kong ante el riesgo de que se desvíe tecnología estadounidense "sensible" a las autoridades chinas cuando entre en vigor. Además, el secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, ha informado este lunes de que su país dejará de exportar equipamiento militar a la ciudad semi autónoma.

Desde la Unión Europea, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha tildado de "deplorable" la decisión china y la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, ha avanzado que Europa estudia "medidas de respuesta" con otros socios internacionales.

Noticias

anterior siguiente