Enlaces accesibilidad

Coronavirus

Trump prohíbe la entrada a EE.UU. de pasajeros procedentes de Brasil por el coronavirus

Por
 Un hombre con mascarilla en el Aeropuerto Internacional Presidente Juscelino Kubitschek (Brasilia)
Un hombre con mascarilla en el Aeropuerto Internacional Presidente Juscelino Kubitschek (Brasilia) REUTERS/Adriano Machado

Estados Unidos ha decidido este domingo suspender la entrada a su territorio de todas aquellas personas que durante los últimos 14 días hayan estado en Brasil, segundo país más castigado por la pandemia de la Covid-19.

En un comunicado de la Casa Blanca, el presidente Donald Trump ha explicado que ante el "amplio" y "continuo" crecimiento del número de casos que está experimentando Brasil, esta situación "amenaza la seguridad" del sistema de transporte e infraestructura y la seguridad nacional estadounidenses.

"Estas nuevas restricciones no se aplican al flujo de comercio entre Estados Unidos y Brasil", ha explicado la portavoz de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, en un comunicado.

Medidas para "proteger al pueblo estadounidense"

La posibilidad de restringir la llegada de viajeros desde el gigante del sur ya había sido anticipada en la cadena CBS por el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Robert O'Brien, quien dijo esperar que "sea temporal".

"Vamos a tomar todas las medidas necesarias para proteger al pueblo estadounidense", ha declarado el funcionario en el programa dominical Face the Nation. O'Brien ha indicado igualmente que cualquier otra decisión se analizaría "país por país".

Las nuevas restricciones no afectan a ciudadanos estadounidenses y a residentes permanentes legales en el país, así como a otras personas que cumplan algunas de las excepciones previstas por el Gobierno de Trump, solo a aquellos extranjeros que hayan visitado Brasil en los últimos 14 días.

La decisión se hará efectiva a partir de las 23.59 hora local de Washington (03.59 GMT) del próximo 28 de mayo y permanecerá vigente hasta que el presidente la rescinda.

Brasil recibe sin alarma la decisión

De acuerdo con un comunicado enviado por el Ministerio de Relaciones Exteriores brasileño, la medida "tiene un tenor idéntico" a las ya adoptadas con otros países como China, Irán, Reino Unido e Irlanda y aquellos que forman parte del Espacio Schengen de la Unión Europea.

"La decisión del Gobierno de los Estados Unidos se basó en criterios técnicos, que tienen en cuenta una combinación de factores tales como, los casos totales, tendencias de crecimiento, volumen de viajes, entre otros", señala el comunicado.

Un alto funcionario de la Administración de Trump ha señalado a Efe en una declaración que estas restricciones "no reflejan de ninguna manera una reducción en la fuerte relación" que mantienen ambos países.

EE. UU. ya había alertado de la medida

Ya desde el 31 de marzo, el propio Trump había admitido durante una conferencia de prensa que estaban "estudiando un veto" de viajes desde Brasil, al ser consultado sobre esa posibilidad. "No quiero que la gente venga aquí e infecte nuestra gente. Tampoco quiero que la gente de allí se enferme. Brasil está teniendo problemas, sin duda alguna", dijo el presidente el pasado martes.

 Su segundo a bordo, el vicepresidente Mike Pence, señaló el pasado miércoles en Orlando (Florida) que la Casa Blanca estaba "observando con mucho cuidado lo que está ocurriendo en Suramérica, incluyendo a Brasil".

Trump prohibió en enero la entrada a Estados Unidos de personas provenientes de China y a mediados de marzo tomó la misma decisión con los que llegan de Europa, esta última medida por un periodo de 30 días. El Gobierno de Trump también ha cerrado al tránsito no esencial en las fronteras terrestres con Canadá y México.

Estados Unidos es el país más afectado por la pandemia, con 1.640.972 casos y 97.679 muertes, seguido por Brasil, que ha alcanzado las 363.211 personas contagiadas y los 22.666 fallecidos, según las cifras de la Universidad Johns Hopkins.

Una nueva dimisión en Brasil

El Secretario de Vigilancia del Ministerio de Salud, Wanderson Oliveira, considerado como el principal estratega de la política para combatir el coronavirus durante la administración de Mandetta, dejará la cartera a partir de este lunes, han confirmado fuentes oficiales.

Con su salida, el epidemiólogo, un firme defensor del aislamiento social para combatir al coronavirus, hará efectiva la renuncia que ya había anunciado en abril, días antes de que el presidente Jair Bolsonaro retirara del cargo al exministro Luiz Henrique Mandetta, de quien fuera su mano derecha.

Cuando las tensiones con el presidente Bolsonaro, por las diferencias en la gestión para enfrentar el coronavirus hacían evidente la salida de Mandetta, Oliveira renunció, pero el entonces ministro le pidió permanecer en el cargo. El epidemiólogo permaneció en la cartera de Salud para ayudar al entrante Nelson Tiech en el traspaso, pero este no alcanzó a durar un mes al frente del ministerio de Salud.

Brasil ha perdido dos ministros de Salud en un mes por los desacuerdos con Bolsonaro y el pasado 24 de abril dimitió el ministro de Justicia ras acusar a Bolsonaro de "interferencias políticas".

Noticias

anterior siguiente