Enlaces accesibilidad

Coronavirus

Los madrileños vuelven a las terrazas y los parques: "No sabíamos lo que teníamos hasta que pasó todo esto"

Por
Terrazas y bares de Madrid, Barcelona y parte de Castilla y León estrenan Fase 1

“¡Hola, mi niño! Aquí vengo, a por el primer café del día que he podido hacer un huequito en el trabajo para venir a desayunar”. Son las 10 de la mañana y en Madrid los clientes habituales van poco a poco arropando a los propietarios de los bares del barrio, los de toda la vida. Se nota que había ganas, pero también se nota la solidaridad de los vecinos con quienes han mantenido su negocio cerrado durante más de dos meses y ahora, ya en Fase 1, ven un atisbo de luz con la reapertura a medio fuelle de las terrazas. Algunos, han combinado su primer paseo por los parques de la ciudad, ya reabiertos, con “reponer fuerzas” con un refresco en un bar.

La clientela viene muy ilusionada, tenía muchas ganas después de dos meses sin hacer casi vida social”, reconoce el dueño de la cafetería El Galope, en la madrileña calle de Alcalá. Y una de sus clientas le da la razón: “Es que se hacía tedioso estar tanto tiempo en casa, así que por fin he podido quedar a tomar un café y se hace el día mucho más agradable así”. En esta fase, el bar solo tiene solo dos mesas -antes eran cuatro-, pero ya ha atendido a 60 personas en apenas unas horas por la mañana, muchas de ellas para tomarse su primer café antes de meterse en el metro para ir a trabajar.

A pocas calles, dos obreros han podido realizar su primera parada en semanas para tomarse un café en un bar. No son habituales de ninguno, porque paran por la zona donde estén trabajando en ese momento, pero destacan lo maravilloso de algo que antes, en la ‘vieja normalidad’, era tan habitual. “No sabíamos que éramos felices hasta que ha pasado todo esto, no sabíamos valorar lo que teníamos”, reconoce uno de ellos.

Mientras, en La Elipa, una mujer y su hija se dan la buena merecida recompensa en forma de desayuno en otro bar-restaurante tras haber estado haciendo ejercicio en El Retiro, que también ha reabierto este lunes, como los otros parques de la ciudad. Y a medida que avanza la mañana, los cafés van dejando paso a las primeras cañas. “Aquí hemos venido, a ver si podemos darle un poquito de alegría al cuerpo, Macarena”, dice a su llegada uno de los ‘parroquianos’ habituales de otro local.

La vida en Fase 1 se intensifica en la calle, además de en las terrazas. Madrid, que ha estrenado fase este lunes comienza a recuperar pulso poco a poco: desde bien temprano han reabierto los grandes parques, que permanecían cerrados y ha habido un 17 % más de tráfico que hace una semana.

Los propietarios hacen cuentas de las pérdidas

Pero si bien hay alegría por la apertura de los bares, ésta es contenida en el caso de los dueños, que han tenido que afrontar los gastos del local sin haber percibido en muchos casos más ayuda que los casi 700 euros que ha dado el Estado a los autónomos. Y ahora ven con preocupación el pago de deudas acumuladas cuando prevén además que los ingresos no van a compensar los gastos en un tiempo. La patronal de los Hosteleros de España calcula que tan solo el 15% de locales con terraza situados en los territorios que este lunes han entrado en Fase 1 han levantado el cierre. 

Dramática es la situación de Manuel, canario afincado en Madrid y con un bar que ya costaba sacar adelante antes del coronavirus, que ve con pánico que la normalidad no vaya a volver todavía hasta dentro de algún tiempo.

“Si esto no se reactiva al menos al 80% de la capacidad pronto, para mí en 15 o 20 días es inviable tener el bar, porque ya no tengo de dónde tirar y en cambio pago todos los gastos del alquiler del local y de los recibos de teléfono o luz”, lamenta quien ya perdió su casa en la crisis de 2008 por no poder afrontar el pago de la hipoteca y ahora ve acumuladas sus deudas. “Vivo de forma austera, mi único vicio es el tabaco y tengo apenas 1.000 euros en la cuenta, habiendo trabajado en el bar entre 10 y 13 horas diarias… y no los puedo invertir en el local si esto sigue así”, añade.

Al igual que Manuel, otros hosteleros coinciden en criticar que la ayuda a los autónomos del Gobierno no es suficiente para hacer frente a todos los gastos y muchos aseguran que pueden mantenerse gracias a los ahorros de épocas mejores.

“Yo he abierto porque, si no doy el paso en este momento, me quedo atrás, pero no voy a levantar cabeza todavía, abres sabiendo que hasta dentro de unos meses no vas a empezar a generar ingresos”, lamenta otro dueño. “No ha entrado un euro en todo este tiempo y esto va a ser duro, al menos, hasta que venga la Fase 3”, añade a RTVE.es Juan, dueño del restaurante La Paloma II -en La Elipa-, aunque celebra que ya han reservado 25 personas para comer el sábado en su local.

Poco a poco la actividad va volviendo a estos locales, pero los propietarios cuidan mucho de mantener las medidas de seguridad. No dejan pasar al bar salvo a los clientes que quieran ir al baño, de uno en uno y desinfectando inmediatamente después. Y aquellos que sirven comidas, no reparten ya cartas entre los clientes, sino que se limitan a poner el menú del día en la pizarra del exterior.

El Retiro, la Casa de Campo...abren los principales parques de Madrid

En la Fase 1 de la desescalada no hay horarios para quienes quieran consumir en un local de restauración. Sin embargo, sí se mantienen para los paseos en los parques madrileños a raíz de su reapertura este lunes. Reapertura que esperaban también con ganas muchos madrileños.

Así se veía ya el Parque del Retiro a primera hora de la mañana tras 72 días de cierre.

 Decenas de personas pasean por El Retiro a primera hora de la mañana

Decenas de personas pasean por El Retiro a primera hora de la mañana EFE

Junto a El Retiro, también han reabierto este otros grandes parques y jardines como el de Fuente del Berro, Quinta de los Molinos, Sabatini, Juan Carlos I, o la Casa de Campo. Por su parte, el parque de Torre Arias y el del Capricho lo harán en su horario habitual a partir del martes y del sábado, día 30, respectivamente. Las zonas infantiles y deportivas de todos estos recintos permanecen balizadas impidiendo el acceso.

"Se echaba de menos el césped", dice Florencia a Efe en su nombre y en el de Albi, su pastor alemán, que vuelve a olisquear feliz los setos orientados a la calle de Alfonso XII. Y Susana, de 6 años, ha conocido El Retiro en plena fase 1. Su padre Pablo cuenta que no son de Madrid, y que han visitado el jardín histórico para hacer tiempo hasta que dé la hora de una cita que tienen en el Hospital Niño Jesús: "Se está bien, la verdad es que no hay mucha gente, estaba acojonado. Pero no, hay poca gente, la gente está respetando su distancia".

Pese a la reapertura, las autoridades de la ciudad han hecho, sin embargo, un llamamiento a la prudencia para evitar las aglomeraciones en un parque que, en circunstancias normales, recibe la visita de unas 50.000 personas en un día laborable y cerca de 150.000 los fines de semana.

Pero aunque todavía hay restricciones en la Fase 1, este lunes de paseos y terraceo ha devuelto parte de la vida social que tanto caracteriza a Madrid, la capital que nunca descansaba.

Noticias

anterior siguiente