Enlaces accesibilidad

Coronavirus

Los expertos aseguran que dar un paseo sí supone un "alivio" psicológico para los niños y ven acertada la rectificación

Por
Los niños de hasta 14 años podrán dar paseos acompañados

Tras la rectificación del Ministerio de Sanidad, los niños menores de 14 años podrán dar paseos a partir del 27 de abril y sus salidas no tendrán que ser un mero acompañamiento en las actividades esenciales de los adultos. El escenario para esa vuelta pautada a las calles es ahora un poco más flexible y repercutirá de forma beneficiosa en la salud de estos menores, a quienes ir al supermercado o a la farmacia no le habría reportado "ningún alivio" desde el punto de vista psicológico.

En esto coinciden varios psicólogos infantiles consultados por RTVE.es, quienes valoran positivamente el giro que ha sufrido la primera medida de desescalada. 

"El concepto de paseo no implica meterse en un sitio cerrado para hacer un recado, con el riesgo que eso conlleva, y sí implica salir de casa, tomar el aire, que te dé el sol y ver a otras personas, aunque sea con las medidas de distancia. Y esto claro que es una medida adecuada y necesaria", sostiene el psicólogo Íñigo Estaún, que considera que salir a hacer una compra o acompañar a un adulto en su visita al banco no habría sido "significativo" ni "suficiente" para un niño que lleva confinado seis semanas.

Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso - Infancia confinada: "Somos una excepción en el conjunto de Europa"

Aunque los niños "se adaptan mejor a las circunstancias" que los propios adultos, sí necesitan ese "esparcimiento" controlado porque están en pleno desarrollo, añade el especialista.

También la psicóloga Iratxe López ve acertado ampliar el margen en el que podrán moverse los niños y, además del efecto psicológico, menciona el beneficio que también tendrán esos paseos para la salud física, especialmente en el caso de los menores que vivan en pisos pequeños: "La rectificación si supondrá un alivio para los niños porque ellos necesitan espacios abiertos.También necesitan poder moverse y esta nueva medida les dará esa oportunidad", subraya la psicóloga. 

Padres y pediatras aprueban el cambio de escenario

Fueron numerosos los padres y madres que este martes criticaron la primera decisión del Gobierno por descartar la posibilidad de que los niños diesen paseos controlados y permitir que acudieran a recintos como supermercados o farmacias, algo que también desató un aluvión de críticas en el ámbito político y derivó en una peticion formal de la Asociación Española de Pediatría en la que se manifestó un "total desacuerdo" con el primer planteamiento.

Por eso, tanto las familias como los pediatras han recibido con agrado la rectificación:

 

"Sacar a un niño que estaba encerrado a otro sitio cerrado no iba a servir de nada, pero es que además era una medida disuasoria. Nos dicen que los niños son vectores de contagio y que hay que mantenerlos en casa y resulta que cuando les ofrecen salir es precisamente para llevarlos a los sitios en los que hay más gente", afirma José Ángel García, padre de un niño de cinco años.

"Ellos tienden a tocarlo todo y no tenía sentido llevarlos al supermercado"

Tampoco había convencido la primera noticia a Rubén González, un padre de dos mellizos de seis años que valora positivamente las nuevas pautas porque "lo que necesitan los niños es aire libre".

"Además ellos tienden a tocarlo todo y no tenía sentido llevarlos al supermercado. Y otro punto es que posiblemente habrá gente que ahora tenga cierto miedo a los niños porque desde el principio se ha dicho que ellos son vectores de contagio", comenta Rubén.

"Hay que explicarles la nueva realidad"

Algo que deben tener en cuenta los padres de cara a esa vuelta controlada a las calles es la forma en la que transmiten a los menores el porqué de las salidas.

La psicóloga Montse Martín, también especializada en terapia con niños, subraya que es muy importante que les ayuden a entender, mediante un lenguaje sencillo y adaptado a su edad, que el proceso de vuelta a la normalidad es largo y que tiene varias fases. Este tienen que verlo como "un primer paso".

"A veces subestimamos la inteligencia de los niños. Ellos saben de sobra que hay un contagio fuera y que no podemos abrazarnos ni tocarnos como antes. Hay que explicarles la nueva realidad y lo van a entender perfectamente”, añade Martín, que también apunta que los niños se adaptan muy bien al cambio. 

Es importante que los niños puedan dar pequeños paseos pero sabiendo que no salen a jugar

Animar a los niños que tengan miedo a salir a la calle

También es muy importante, añade, que los padres se muestren “confiados” y “tranquilos” delante de los niños para evitar situaciones como las que relata López.

“Una madre me contaba el otro día que el niño no quería bajar con ella a la farmacia porque le daba miedo. Y esa es otra realidad a la que nos vamos a tener que enfrentar”, señala la especialista, que precisa que esta situación de excepcionalidad ha podido asustar a algunos niños con una personalidad más susceptible a sufrir ansiedad o miedo.

El primer día que salgan, advierte, a muchos les puede impactar ver a todo el mundo distanciado y llevando guantes y mascarillas, aunque estén acostumbrados a las imágenes de televisión.

"Habrá niños que de primeras no quieran acompañar a sus padres porque van a tener miedo"

“Habrá niños que de primeras no quieran acompañar a sus padres porque van a tener miedo. Y con ellos habrá que trabajar y animarles para que entiendan que no pasa nada”, apunta López.

Ella recomienda a los padres dar "pautas claras y cortas" y que lo hagan en un momento en el que el niño y ellos estén tranquilos, repitiéndolo las veces que sea necesario y huyendo de un lenguaje complejo y "alarmista".

“Sabemos que no es la situación ideal para los ellos porque lo que necesitan es salir con normalidad y estar en contacto con otros niños, pero es que la situación ideal no se puede dar, por el bien de todos”, concluye.

Noticias

anterior siguiente