Enlaces accesibilidad

Coronavirus

Estados Unidos supera los 300.000 contagiados por el coronavirus

Por
Un hombre con mascarilla mirando su móvil mientras camina por Times Square. REUTERS/Brendan McDermid

El número de personas contagiadas por el coronavirus en Estados Unidos ha superado este sábado los 300.000, con más de 8.000 muertos en todo el país, según los últimos datos de la Universidad de Johns Hopkins (Maryland).

Además, el recuento de la citada universidad ha confirmado que España ya es el segundo país con más casos de coronavirus del mundo, con más de 124.800 contagios y 11.744 muertes. Italia, con más de 124.600 contagios, ocupa el tercer lugar pero sigue teniendo el récord mundial de muertes por la enfermedad, con  más de 15.300.

Un hombre afectado por coronavirus es subido a un ambulancia en Nueva York. REUTERS/Stefan Jeremiah

El número de personas infectadas en EE.UU. se ha duplicado en solo cinco días, ya que el pasado lunes el país superó los 150.000 casos y el miércoles sobrepasó los 200.000, según Johns Hopkins, cuyo mapamundi del coronavirus se ha convertido en una fuente de referencia ante la lentitud de actualización de los datos oficiales.

En las últimas 24 horas se han confirmado más de 23.900 nuevos casos y más de 1.000 nuevos fallecimientos más. Nueva York está a la cabeza (más de 113.800 positivos), seguido de Nueva Jersey (más de 34.100 casos). Muy por detrás están Míchigan (12.744), California (12.681) y Luisiana (12.496). En cuanto a fallecimientos, Nueva York de nuevo está en primera posición (3.565), seguido de Nueva Jersey (846), Michigan (479), Luisiana (409), Washington (295), California (282) e Illinois (210).

Trump espera que los datos de coronavirus empeoren la próxima semana

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha afirmado este sábado que espera que los datos de la pandemia del coronavirus empeoren durante la próxima semana, al asegurar que será probablemente "la más dura" en la lucha contra el coronavirus, y ha sostenido que "habrá muchas muertes".

"Esta será probablemente la semana más dura y habrá muchas muertes desafortunadamente", ha afirmado Trump durante la rueda de prensa diaria del grupo de trabajo del coronavirus en la Casa Blanca, aunque ha precisado que los datos serían peores si no se hubieran tomado medidas para frenar los contagios.

Donald Trump durante la rueda de prensa para informar del coronavirus. REUTERS/Joshua Roberts

El presidente estadounidense ha justificado durante su intervención su decisión de invocar la Ley de Producción de Defensa para prohibir la exportación de los suministros sanitarios y médicos. En concreto, ha señalado que fue una "represalia" para las empresas que no habían suministrado al Gobierno estadounidense lo que había pedido para ayudar en la lucha contra el coronavirus.

"Pueden llamarlo represalias porque es lo que es. Es una represalia. Si no nos dan lo que necesitamos para nuestra gente, vamos a ser duros, y estamos siendo muy duros", ha sostenido el mandatario, según las declaraciones recogidas por la cadena CNN.

Respiradores para Nueva York

Por otro lado, Trump ha anunciado que enviara al estado de Nueva York más respiradores de una reserva que conserva el Ejecutivo de 10.000 para utilizar en todo el país, después de que el gobernador del estado, Andrew Cuomo, estimara que la ciudad de Nueva York se iba a quedar sin respiradores en unos días.

Una imagen Manhattan, Nueva York. Kena Betancur/Getty Images/AFP

"Tenemos ahora mismo 10.000 en nuestras reservas. Cerca de 10.000. y vamos a trasladar algunos a Nueva York. Vamos a necesitar algunos más. Vamos a enviarlos a la ciudad de Nueva York y al estado, por separado, y los suministraremos donde lo necesiten", ha indicado el presidente. 

También, ha asegurado que enviará a 10.000 militares a la ciudad de Nueva York para hacer frente al coronavirus, al asegurar que se trata del punto "más caliente" del país, donde se han registrado una mayor cantidad de positivos.

El presidente de EE.UU. vuelve a impacientarse

Apenas seis días después de rendirse en sus amagos de reabrir el país para el domingo de Pascua y aceptar lo que recomendaban los expertos de su Gobierno -mantener las medidas de distancia social hasta el próximo 30 de abril-, Trump se ha dejado este sábado vencer de nuevo por sus instintos y ha opinado que EE.UU. debería volver a la normalidad.

"Tenemos que volver al trabajo. Tenemos que abrir nuestro país de nuevo. No queremos hacer esto durante meses y meses y meses. Nuestro país no está hecho para esto", ha recalcado el mandatario sobre las medidas para mantener la distancia social.

Esa afirmación ha parecido preocupar al principal epidemiólogo del Gobierno de EE.UU., Anthony Fauci, quien ha subido en dos ocasiones al podio para subrayar que "las medidas de mitigación funcionan" y que los estadounidenses deben quedarse en casa todo lo posible, porque lo que están haciendo "está marcando una diferencia y hay que seguir con ello", por "difícil que sea".

En un momento, Trump ha recuperado el podio que acababa de dejar Fauci para matizar: "Sí, la mitigación funciona, pero, ¿saben qué? No vamos a destruir nuestro país (económicamente), tenemos que volver (a la normalidad)".

Trump ha adoptado esa postura al mismo tiempo que reconocía que las cifras de fallecimientos previstas para los próximos meses en EE.UU., de hasta 240.000 muertos con medidas de contención y 2,2 millones sin ellas, "no se han visto desde quizá la Primera o la Segunda Guerra Mundial".

Pero el presidente, que se juega la reelección en noviembre, ha dejado claro que su prioridad es la economía, y este sábado ha dicho que le "gustaría" que los estadios deportivos vuelvan a estar llenos de público para agosto, a pesar de que los expertos no descartan que algunas ciudades se encuentren todavía para entonces en su pico de contagios.

Noticias

anterior siguiente