Enlaces accesibilidad

Coronavirus

Trump advierte que se avecinan dos semanas difíciles en la lucha contra el coronavirus en Estados Unidos

Por
Donald Trump atiende las preguntas de los periodistas durante su rueda de prensa diaria
Donald Trump atiende las preguntas de los periodistas durante su rueda de prensa diaria MANDEL NGAN / AFP

El presidente Donald Trump y sus principales asesores han advertido este martes que se aproximan dos semanas "duras" y "dolorosas" en las que se prevee que se podrían registrar al menos 100.000 muertes derivadas del coronavirus en EE.UU.

Así, han instado este martes a los estadounidenses a seguir las estrictas medidas de distanciamiento social. "Es absolutamente crítico para el pueblo americano seguir las pautas durante los próximos 30 días. Es una cuestión de vida o muerte", ha dicho Trump durante una rueda de prensa en la Casa Blanca. El mandatario ha advertido que las próximas dos semanas serán "muy, muy dolorosas".

"Queremos que los estadounidenses estén preparados para los días difíciles que quedan por delante", ha expresado Trump, asegurando que habrá luz al final del túnel tras ese período.

Podrían fallecer hasta 200.000 personas en las próximas dos semanas

La coordinadora de coronavirus de la Casa Blanca, Deborah Birx, ha explicado a través de gráficos los datos que demuestran que, según las previsiones, podrían fallecer entre 100.000 y 200.000 personas con coronavirus en las próximas dos semanas.

Trump ha señalado que si no se hubiera puesto en marcha ninguna medida para mitigar la pandemia, unos 2,2 millones de personas podrían haber muerto. Citó estas altas proyecciones el domingo pasado, cuando anunció que planeaba ampliar las directrices federales en lugar de hacer efectivo su deseo de que la economía estadounidense fuera reabierta el día 12 de abril.

EE.UU. se convierte en el tercer país con más mortalidad por coronavirus

"No hay ningun tratamiento mágico. No hay una vacuna mágica o terapia. Son solo comportamientos: Cada una de nuestras conductas se traduce en algo que cambiará el curso de esta pandemia viral en los próximos 30 días", ha dicho Birx a los periodistas. Por su parte, el vicepresidente Mike Pence ha declarado que los esfuerzos están teniendo impacto: "Tenemos razones para creer que está funcionando".

Nueva York, epicentro del brote, pide refuerzos

El Gobierno estadounidense se ha apresurado a construir cientos de improvisados hospitales cerca de las grandes ciudades para aliviar la tensión de un sistema sanitario que empieza a estar sobrepasado.

El número de muertes en los Estados Unidos supera las 3.700, siendo el estado de Nueva York el epicentro de la pandemia del coronavirus. En la última jornada han fallecido 865 pacientes, un nuevo récord, según la Universidad Johns Hopkins. El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, ha suplicado refuerzos a la Administración de Trump y ha pedido 1.000 enfermeras adicionales, 300 terapeutas respiratorios y 150 médicos.

"Este es el punto en el que debemos estar preparados para la próxima semana, cuando esperamos un gran aumento del número de casos. Lo que pedí muy claramente la semana pasada fue desplegar personal médico militar aquí", ha dicho de Blasio en el Billie El Centro Nacional de Tenis Jean King en Queens, donde se está construyendo un hospital de campaña.

Noticias

anterior siguiente