Enlaces accesibilidad

Coronavirus

Las funerarias retirarán los cuerpos de residencias y domicilios y la UME de los hospitales en Madrid

Por
Un coche fúnebre llega al cementerio de La Almudena, en Madrid
Un coche fúnebre llega al cementerio de La Almudena, en Madrid. EFE/Juanjo Martín

La Comunidad de Madrid ha dictado este martes un procedimiento en el que señala que las funerarias serán las responsables de retirar los cuerpos de los fallecidos en la región desde los domicilios y las residencias, mientras que la Unidad Militar de Emergencia hará el traslado de los muertos en hospitales.

Así lo determina el 'Procedimiento para la gestión de los cadáveres en la Comunidad de Madrid durante el estado de alarma', de la Consejería de Sanidad, fechado el 23 de marzo -ayer- y al que ha tenido acceso la Agencia Efe.

"En función del lugar de fallecimiento el cadáver será conducido lo antes posible a una cámara o sala de refrigeración hasta su retirada por el personal autorizado para ello", señala también esta instrucción, que se extiende a todos los fallecimientos ocurridos durante el estado de alarma, aunque da instrucciones específicas para los relacionados con el Covid-19.

Tratamiento de los cadáveres

La Comunidad prohíbe además el velatorio de todos los fallecidos mientras que estén en tanatorios o en la morgue habilitada en el Palacio de Hielo, una despedida que deberá producirse "cuando proceda" en los cementerios o los crematorios.

Los cadáveres deben tener además un tratamiento especial, no pueden ser manipulados y deben ser llevados al depósito por parte de funerarias o de la UME sin demora, tras ser introducidos en el féretro en el lugar en el que estén.

En este texto, la Comunidad de Madrid dicta instrucciones en el caso de que la muerte se produzca tanto en hospitales como en residencias de mayores.

"El personal asistencial que haya estado administrando los tratamientos o cuidados al fallecido (tanto en hospitales como en residencias)", es responsable de introducir el cuerpo bien en una "bolsa sanitaria estanca" o bien en "un doble sudario de plástico", y en ambos casos se debe "pulverizar con desinfectante".

Si no existe personal asistencial "la introducción será llevada a cabo por el personal funerario o autorizado al efecto".

La autorización del traslado, responsabilidad de la funeraria

Asimismo, "cuando se trate de cadáveres con confirmación, en investigación o sospecha evidente de enfermedad COVID-19", el personal deberá llevar "equipos de protección personal".

La introducción de los cuerpos en el féretro será realizada "por el personal funerario o la Unidad Militar de Emergencia (UME) en el lugar donde se encuentre el cadáver", señala asimismo la Consejería de Sanidad.

En el caso de que las muertes se produzcan en residencias o tanatorios, los restos serán llevados por parte de las funerarias "a los tanatorios para su posterior cremación o enterramiento", los que fallezcan en el hospital serán trasladados por "la Unidad Militar de Emergencia (UME)" a lo que denominan como "destino intermedio", el Palacio de Hielo de Madrid, que ha sido convertido en una morgue.

La autorización del traslado será siempre responsabilidad de "la empresa funeraria, encargada en todos los casos, del destino final del fallecido", mientras que el traslado de fallecidos en hospitales se harán en furgones "cedidos por las empresas funerarias, que al menos será de un furgón por empresa funeraria".

Esta instrucción coincide con la publicada este martes en el Boletín Oficial del Estado que indica que las residencias de mayores deben comunicar de inmediato a las consejerías de Sanidad de sus comunidades y a las delegaciones y subdelegaciones del Gobierno si no pueden gestionar adecuadamente la conservación y retirada de cadáveres por la acumulación o ausencia de servicios funerarios disponibles.

Los cementerios tienen capacidad suficiente

Sin embargo, no se esperan en Madrid imágenes como las de la ciudad italiana de Bérgamo, donde camiones del ejército trasladaron restos mortales a otros municipios ante la falta de espacio en el cementerio, pues no hay un problema de capacidad.

"La empresa municipal ha puesto a disposición del público 20.000 nuevos enterramientos en el Cementerio Sur de Madrid, no es un tema de que falte espacio, es un tema de que se está concentrado todo en el mismo tiempo", señala a Efe el secretario general de la Asociación Nacional de Servicios Funerarios, Alfredo Gosálvez.Gosálvez.

Para ilustrarlo explica que diariamente se suelen enterrar en Madrid unas 50 o 60 personas, ahora la cifra supera cada día los 200 difuntos, solo por coronavirus.

El Ayuntamiento de Madrid limitará de forma gradual las incineraciones

El Ayuntamiento de Madrid va a limitar de forma gradual la incineración de difuntos en sus dos crematorios, el del cementerio de la Almudena y el crematorio Sur, debido a la saturación de las instalaciones por el aumento de los fallecidos con coronavirus, que ha provocado que la incineración se retrase entre dos y tres días.

La funeraria municipal, Servicios Funerarios de Madrid (SFM) limitará las cremaciones tanto efectuadas por esta empresa como las que se llevan a cabo a petición de otras compañías mortuarias, según han adelantado a Efe fuentes del Gobierno municipal de José Luis Martínez-Almeida.

Para ello, se informará "más aún a las familias de la posibilidad de inhumar", siempre dándole todas las opciones de las que disponen, pues el colapso no se está dando en el caso de los entierros, que se siguen "atendiendo casi al día, sin demora alguna", según señalan.

El objetivo es "no colapsar las instalaciones y no demorar aún más los actuales plazos de incineración que se están manejando", que también repercute en la demora de la entrega de las cenizas a los familiares.

Los quinientos trabajadores de la funeraria municipal soportan el doble de trabajo que en un periodo al uso. En las últimas dos semanas han prestado más de 1.400 servicios, entre incineraciones, inhumaciones, traslados y tránsitos, lo que upone unos cien servicios al día, mientras que "la media diaria de servicios en una quincena de años anteriores es de poco más de 50".

Villacís reclama "urgentemente" mascarillas

Desde este martes,la funeraria municipal no recogerá los restos mortales de los fallecidos por coronavirus, debido a que no cuenta con suficientes equipos de protección individual (guantes, batas o mascarillas) para garantizar la seguridad de sus trabajadores, unos materiales que el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha reclamado reiteradamente al Gobierno de Pedro Sánchez.

Villacís pide "urgentemente" al Gobierno mascarillas para la funeraria y los trabajadores sociales

Precisamente, la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, ha reclamado, en una entrevista en Los Desayunos de TVEequipos de protección individual para los trabajadores de la funeraria y también para los trabajadores sociales que atienden a las personas mayores en sus domicilios. 

"Cerramos los centros de día pero a todos los mayores los hemos llevado a sus casas, les llevamos la comida y les ayudamos con su higiene personal", ha explicado Villacís antes de asegurar que por parte del Gobierno han encontrado "la mejor de las disposiciones", pero que las mascarillas, según ha dicho, "no llegan y se necesitan urgentemente". 

Noticias

anterior siguiente