Enlaces accesibilidad

Coronavirus

La sobrecarga emocional de los sanitarios: "Están en riesgo de estrés postraumático"

Por
Los psicólogos advierten de que el personal médico se expone a sufrir ansiedad, depresión y estrés postraumático. EFE

Al terminar la jornada, siempre hay un médico o enfermero llorando. Profesionales sanitarios de las UCIs describen a RTVE.es un ambiente laboral casi bélico: profundo y constante olor a lejía, el silencio de los enfermos intubados, puertas siempre cerradas, tiempo limitado en cada box para minimizar la exposición al virus, precariedad material. Una incómoda sensación de abandono al paciente, aunque sea todo lo contrario.

Según Sanidad, actualmente hay 2.355 personas con covid-19 atendidas en las UCIs y no dejan de ingresar pacientes de idéntico diagnóstico: neumonía bilateral provocada por coronavirus.

Para atenderles, hay que llevar equipos de protección individual -que no están diseñados para usar jornadas enteras- durante semanas: bata, guantes dobles o triples, mascarilla quirúrgica, gorro, gafas de pantalla integral que se empañan con facilidad y máscara para todo el rostro. Una vez colocado, un compañero pasa revista. Y cada vez que se visita a un paciente, hay que cambiar mascarilla y guantes.

Hay 3.910 sanitarios españoles infectados por coronavirus

¿Cuál es y será el impacto psicológico para médicos y enfermeros? “Están sometidos a una sobrecarga de trabajo (turnos, miedo al contagio) a la que hay que añadir una sobrecarga emocional: toman decisiones que afectan a la vida de las personas y sufren impotencia por la falta de medios”, describe Fernando Chacón, decano del Colegio de Psicólogos de Madrid.

Desde el Sindicato de Enfermería, SATSE, alertan de que ya existe “una gran carga de ansiedad, estrés, desesperación, impotencia y, en muchos casos, de desgaste emocional en su trabajo diario” en las UCIs, Urgencias, Emergencias, Unidades de Medicina Interna y Neumología.

Evolución de ingresos en las UCIs de la Comunidad de Madrid y resto de España Fuente: Semicyuc

Ansiedad, depresión y estrés postraumático

La primera fase de un impacto semejante es una activación de recursos: trabajar y esforzarse más, lo que deriva en ansiedad y muchas veces en consumo de ansiolíticos. Pero cuando esa movilización se prolonga en el tiempo, los recursos se agotan y el riesgo de depresión es muy alto.

Existe una gran carga de ansiedad, estrés, desesperación, impotencia y desgaste emocional en la UCIs

El estrés postraumático, un trastorno que solo puede diagnosticarse tres meses después del hecho desencadenante, es uno de los mayores temores. “No todos los van a desarrollar, pero las personas con menos recursos psicológicos propios que estén sometidas a un estrés agravado, tienen más posibilidades y el riesgo aumenta”, explica Chacón.

El recinto ferial de Ifema, reconvertido en el 'hospital' más grande de España EFE

En cada hospital público existe un servicio presencial de atención psicológica a cargo de los servicios de salud mental. A partir de ahí, organizaciones como el Colegio de Psicólogos de Madrid han ofrecido sus servicios para que, a través de colegios y sociedades de médicos y enfermeros intensivistas, urgencias o personal de residencias, los sanitarios tengan atención psicológica telefónica.

Para SATSE, la suma no es suficiente. “Salvo alguna iniciativa muy puntual y aislada, no se está dando la ayuda psicológica necesaria. Por ello, reiteramos que lo urgente es que se creen de manera generalizada los programas y gabinetes de apoyo para todos los profesionales sanitarios”.

Para Chacón, como suele decirse, no existe enfermedad sino enfermos. "La intervención se ajusta a la situación de cada uno. Hay que intentar darles estrategias de manejo de estrés, autocuidado, habilidades de control de ansiedad y habilidades de distracción", enumera. "Que cuando salgan de la guardia intenten olvidarse, lo cual es una de las situaciones más difíciles ahora mismo. Y detectar que si la persona está al límite y en un riesgo psicológico mayor, derivarlo a una atención especializada".

Una profesión que ya vivía al límite del ‘burn out’

"Desde el Hospital Universitario de Torrejón se buscan Médicos Intensivistas, con urgencia, para afrontar la pandemia por covid-19". Un anuncio de búsqueda de empleo que parece una llamada de socorro: su UCI fue la primera de la Comunidad de Madrid en llegar al límite el pasado 20 de marzo, según confirman fuentes de sociedades de medicina intensiva. No solo se trata de camas, respiradores, o equipos de protección individual. 

El apoyo social es básico: que ellos vean que su trabajo esté reconocido y tiene significado.

“Según estudios recientes, la mitad de los profesionales de enfermería en España ya señalaban sufrir, en condiciones normales de actividad asistencial, el síndrome del profesional “quemado” (burn out) y ocho de cada diez, estrés”, recuerdan desde SATSE.

En el Hospital Ramón y Cajal de Madrid celebraban este viernes al primer paciente al que se le retiraba un respirador. Todo el personal médico aplaudía en un acto catártico.

"No solo importan los recursos psicológicos propios: el apoyo de familia, amigos y la sociedad es fundamental: Que ellos vean que su trabajo esté reconocido y tiene significado”, remata Chacón. Eso, al menos, está literalmente en las manos de todos.

Noticias

anterior siguiente