Enlaces accesibilidad

'Brexit'

El Reino Unido, dispuesto a negociar un acuerdo comercial con la UE similar al australiano

  • El negociador británico ofrece esta vía como alternativa a la cesión a las condiciones exigidas para el modelo canadiense
  • Londres insiste en que se desvinculará de las normativas europeas en 2021

Por
El negociador británico para el 'Brexit', David Frost
El negociador británico para el 'Brexit', David Frost. REUTERS / FRANCOIS LENOIR

Menos de tres semanas después del Brexitel Reino Unido sigue insistiendo en que no cederá a las presiones de la Unión Europea para vincularse a la normativa comunitaria en la relación futura. "No pedimos nada especial, simplemente un acuerdo de libre comercio", ha declarado el negociador británico con la UE, David Frost, en un discurso en Bruselas.

Si el país no consigue recrear un acuerdo comercial similar al de Canadá, Londres está dispuesta a pactar una relación comercial similar a la que tiene Australia con la UE. El Reino Unido posBrexit prefiere la vía australiana antes que quedar vinculado a las leyes comunitarias si no consigue acceder al mercado único sin cuotas de importación ni aranceles, en línea con lo que ya advirtió el primer ministro, Boris Johnson, en enero. 

Pero la UE no tiene un acuerdo de libre comercio con Australia, por lo que dicha relación implicaría acuerdos sectoriales regulados por las normas de la Organización Mundial del Comercio.

Parlamento europeo - La futura relación Reino Unido - Unión Europea - 08/02/20

Independencia europea

Frost ha respondido así a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, que puso como condición para un acuerdo a la canadiense una relación equilibrada que mantenga los estándares comunitarios: sin competencia desleal y en la que la protección de los trabajadores, la fiscalidad o los estándares medioambientales estén regulados. Pero una vez fuera del bloque, el país sigue resistiéndose a regirse por las normas comunitarias. 

Pensar que podríamos aceptar la supervisión de la UE demuestra que no se entiende lo que estamos haciendo

"Es vital para nuestra visión que podamos legislar como nos convenga. Pensar que podríamos aceptar la supervisión de la UE demuestra que no se entiende lo que estamos haciendo", ha señalado. El político ha advertido que los británicos no apoyarían las cesiones del Gobierno, por lo que ha pedido un trato igualitario. Ha señalado, además, que es "perfectamente posible" que la UE y el Reino Unido sigan siendo aliados políticos mientras compiten económicamente. 

Según el negociador, Londres pretende imponer sus propias normas inmediatamente después del período de transición, que termina el 31 de diciembre de 2020, un plazo que Londres dice no estar dispuesta a prolongar.

El país se dice preparado para hacer frente a cualquier fricción comercial, al argumentar que las ganancias a largo plazo compensarían a las pérdidas inmediatas. La UE ya ha advertido: es casi "imposible" negociar una nueva relación comercial en apenas nueve meses. 

Noticias

anterior siguiente