Enlaces accesibilidad

El 'caucus' de Iowa: el primer paso de los candidatos en su carrera hacia la Casa Blanca

  • Barack Obama impulsó su elección final gracias a este sistema de votación en 2008
  • Iowa se convierte en la antesala de las elecciones primarias del Partido Demócrata en el resto del país

Por
Los 'caucus' en Iowa abren la carrera demócrata hacia la Casa Blanca

Caucus es la palabra mágica, el concepto clave. Es la modalidad asamblearia de primarias del Partido Demócrata (no de los republicanos, que votan con papeleta) en el estado de Iowa. Una manera de seleccionar candidatos que exige mucha más implicación por parte de los simpatizantes y de los aspirantes. Es una elección cuerpo a cuerpo.

¿Quiénes participan? Quienes se han inscrito en el censo electoral, que no es automático, y al hacerlo se ha identificado como simpatizante demócrata.

¿Cómo votan? En asambleas donde se agrupan por aspirante favorito. Para que un aspirante pase a la siguiente ronda su grupo tiene que alcanzar mínimo un 15% de los presentes en el recinto. Si no lo logra, hay dos opciones: o se convence a suficientes personas para que engrosen el grupo hasta el 15% o se disuelven y cada quien busca un aspirante alternativo. Por eso es tan importante a la hora de hacer campaña y sondeos en Iowa tener en cuenta las segundas y terceras opciones de cada elector.

Por ejemplo: "OK, usted quería a Bernie Sanders en las últimas elecciones y sigue siendo su favorito, pero en caso de que en su asamblea Bernie no logre el 15%, plantéese unirse al grupo de Elizabeth Warren, que también está en la izquierda del partido y comparte algunos de los puntos programáticos de Sanders.

Así hizo campaña Barack Obama en 2008 ("Si no soy su primera opción, considérenme su segunda opción) y le salió bien, se impuso a la favorita y hasta el día del caucus "inevitable" Hillary Clinton.)

Iowa, 'flyover' state

Iowa es un estado del Midwest, el Medio Oeste, uno de esos estados calificados de flyover, por los que pasar de largo cuando se vuela de costa a costa, porque no hay nada de interés. Nada, salvo maíz y soja. Excepto uno de cada cuatro años, el año previo a las elecciones presidenciales.

Ese año quien pretenda presentarse a presidente, sobre todo si es por el Partido Demócrata, tiene que prácticamente mudarse a Iowa. Tiene que visitar el estado varias veces y ganarse a los votantes uno a uno en la distancia corta: en barbacoas populares, en salones de casas particulares, cafeterías de carretera, ferias agrícolas, gimnasios de institutos, canchas de universidades…

Tiene que abrir una red de oficinas electorales, contratar personal a sueldo y voluntarios, trasladar expertos en campaña electoral de otros lugares e inundar los medios de Iowa con publicidad. Un operativo parecido tienen que tener los grandes medios de información con sede en Nueva York, Washington o Atlanta: desplazar equipos a Iowa para seguir la información. Y el Des Moines Register, el periódico de la capital de Iowa, ese año cobra relevancia nacional. Hasta el punto de que este año pasado, 2019, CNN se ha asociado con él para hacer los sondeos. Todos a Iowa.

Todos a Iowa porque es donde empiezan la primarias. Es el primer estado en hacer la criba y seleccionar a quien considera mejor para ganar la Casa Blanca. Por eso es el estado que tiene mayor capacidad para lanzar a un aspirante. Es el primero que tiene un ganador. Tanto que en los últimos veinte años el elegido en Iowa para ser el candidato del Partido Demócrata ha terminado siéndolo: Al Gore en 2000, John Kerry en 2004, Hillary Clinton en 2016, y, sobre todo, el triunfo más espectacular, Barack Obama en 2008. Fue la victoria de Obama en Iowa lo que destruyó a las primeras de cambio la idea de que Hillary Clinton era la candidata obvia, y convirtió a Obama en un candidato viable. Sin Iowa probablemente Barack Obama no habría sido presidente. No ese año.

Para todos los públicos En Portada - La decisión de Iowa - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por ACCESIBILIDAD TVE

(Sintonía del programa)

(Ruido maquinaria)

Iowa es maíz.

El estado de Iowa es el mayor productor de maíz en Estados Unidos.

Maíz para ganado y para etanol.

Es uno de esos estados del Medio Oeste

por los que pasar de largo, según dicen.

Con una excepción:

uno de cada cuatro años, Iowa es parada obligatoria

para políticos, periodistas y asesores políticos

que vienen, también, a cultivar... y cosechar.

(Música)

Y la decisión ya no es si plantar maíz o soja,

sino a quién proponer como candidato a Presidente de los Estados Unidos.

(Música)

Iowa es un escaparate de la llamada América profunda: llanuras y silos.

Hay que recorrer estas tierras,

para entender cómo se elige al presidente de los Estados Unidos.

Porque aquí arrancan las primarias,

sobre todo para el Partido Demócrata, su famoso Caucus.

Y son los aspirantes demócratas,

quienes han trillado el estado este año pasado

porque ellos son en estas elecciones el partido sin candidato.

Nos adentramos en el alma de Iowa

para entender cómo es este proceso de primarias de los demócratas,

y cómo buscan superar la humillación

que sintieron con la derrota de Hillary Clinton en 2016.

(OFF CNN)

La noche del 8 de noviembre de 2016

dejó a los simpatizantes demócratas en estado de shock.

Tan dura o más que la derrota de su candidata,

fue la victoria, contra todo pronóstico, de Donald Trump.

Fue muy traumático. Muy, muy traumático.

Dormí muy mal,

y me acuerdo que me levanté

y lo primero que hice fue prender las noticias,

y cuando lo vi, me solté a llorar.

No lo podía creer.

Ahorita tengo el nudo en la garganta nada más de recordar eso.

Me deprimí muchísimo

porque yo sabía que nuestra comunidad iba a pagar muy caro esto.

En cuanto evocas la victoria de Trump,

te das cuenta de que tres años después,

los votantes demócratas aún no han digerido aquel resultado,

ni sus consecuencias.

(Música)

Para encontrar un análisis más frío hay que buscar a profesionales,

en la sede del partido demócrata, y en ex asesores de Hillary Clinton.

(Música)

Es una de las dos primeras congresistas nativas americanas,

y es parte de la remontada del Partido Demócrata,

con candidatos nuevos, en 2018.

Ganaron la mayoría en la Cámara de Representantes,

y esa mayoría es la que ha iniciado el impeachment al presidente.

La congresista ha venido a Iowa porque es donde hay que estar.

Este estado de granjeros blancos,

es el que tiene más capacidad de promocionar a un aspirante

porque es el primero en votar en las primarias.

Por eso todos los candidatos montan equipos aquí,

abren oficinas como esta y vienen a menudo.

Para hacerse una idea

de cómo hacen campaña los futuros presidentes,

nada como asistir a una de estas reuniones.

En esta participan activistas de Elizabeth Warren. 70 años.

En el polo izquierdo con Bernie Sanders.

La congresista comparte lo aprendido en campaña.

El proceso electoral en Estados Unidos empieza,

inscribiéndose en el censo, que no es automático.

Y si se quiere participar en las primarias,

basta con apuntar simpatía por el partido en cuestión.

(Música)

Ha sido la prueba más reciente y espectacular

de lo importante que es Iowa.

En 2008 Iowa destruyó, a las primeras de cambio,

la idea de que Hillary Clinton era invencible,

y convirtió a Barack Obama en un rival viable.

Sin Iowa probablemente no habría habido Presidente Obama.

Iowa dio la campanada.

Quién lo iba a decir,

el trampolín para el primer presidente negro

de los Estados Unidos fue este estado que es en un 91% blanco.

“Yo, Barack Hussein Obama, juro solemnemente

que desempeñaré fielmente el cargo de Presidente de los Estados Unidos,

y preservaré, protegeré y defenderé la Constitución

de los Estados Unidos”.

Caen los primeros copos de nieve del otoño

en este parking de Des Moines

mientras van llegando voluntarios con recuerdos de aquellas primarias

entre Barack Obama y Hillary Clinton.

Reúnen los objetos para el Museo Obama,

y desprenden orgullo nostálgico.

No es descabellado pensar que si acertaron con Obama,

puede que acierten también este año.

Los afroamericanos son apenas un 1% de la población en Iowa.

La percusión de esta ONG

fue la banda musical de aquella campaña de Obama.

(Música)

Con tanto político, asesor político y periodista visitando Iowa,

no extraña que le saquen partido económico.

Las elecciones son también un negocio.

En los últimos 20 años el elegido por Iowa ha sido al final

el candidato del Partido Demócrata:

Al Gore, John Kerry, Barack Obama y Hillary Clinton.

Este año valoran, sobre todo,

que el candidato sea capaz de enfrentarse a Trump.

Dictaran su sentencia en el Caucus,

el método de primarias demócratas en Iowa,

sin urnas ni ordenadores, mucho más tradicional.

(Música country)

Para que nos lo expliquen, una ocurrencia: el escenario más tópico

y tradicional de los Estados Unidos blancos,

el icono de esta América profunda y agrícola:

la casa original de American Gothic.

El cuadro convertido en símbolo que pintó Grant Wood

en los años de la Gran Depresión.

Si el grupo de tu candidato no llega a un mínimo,

tienes que lograr más gente o irte a un grupo más grande.

Por eso hay que tener varios favoritos:

tienes que tener, segunda y tercera opción.

Un sistema asambleario en plena era de campañas y hackeos por internet.

(Música)

Lo llaman Alcalde Pete,

para evitar un apellido

que les parece complicado pronunciar: Buttigieg.

38 años, veterano de Afganistán,

alcalde de una ciudad de Indiana, en el Medio Oeste también,

centrista y abiertamente gay.

Se somete como todos a preguntas del público,

y como todos tiene que pasar el examen Trump:

Pete Buttigieg es el aspirante

que tiene el mayor equipo de campaña en Iowa.

Cada foto, cada apretón de manos,

cada autógrafo puede ser un voto que lo catapulte.

¿Por qué cree usted que Estados Unidos está preparado

para alguien como usted para llegar a la Casa Blanca?

Es que lo que se necesita en los EEUU es unificar el pueblo,

esta es la función principal de la presidencia.

Y yo creo que es posible avanzar con políticas importantes y difíciles,

pero también unificar al pueblo, que es ahora muy dividido.

Y yo soy diferente de los otros.

El candidato termina aquí por la noche

y al día siguiente,

empieza a las seis de la mañana en una radio,

y luego sigue en un fórum sindical.

Casi todos los aspirantes fichan en este encuentro.

Desfilan por el escenario

y por delante de nosotros como en un foto-matón.

Cada uno resalta lo que considera lo hace el candidato idóneo.

Mi experiencia como alcalde en el Medio de los EEUU

y como veterano del conflicto en Afganistán,

es la experiencia muy importante por tomar esos pasos por nuestro país.

Joe Biden ha encabezado, durante meses,

las encuestas a nivel nacional.

Es la tercera vez que se presenta a presidente y, sobre todo,

fue 8 años el vicepresidente de Barack Obama.

Lo consideran de centro que, según la tradición política,

es donde se ganan las elecciones.

En esta campaña tan abierta para los demócratas

ha entrado un factor cuyo efecto no está claro: el impeachment.

El juicio político al presidente,

podría perjudicar a la oposición demócrata.

(Música)

El 98% blanco.

Yo soy de los pocos hispanos en Winterset.

Cuando usted dice blanco se refiere a blanco anglosajones.

Blanco anglosajón. Iowano.

Winterset es destino favorito de cinéfilos.

Porque aquí nació John Wayne y, sobre todo,

porque aquí están los Puentes del Condado de Madison.

Siempre hay turistas.

Son personas que generalmente son mujeres, mayores de 45 años,

ca-sa-das, je, je, anglosajonas

y también extranjeras que esa es su película favorita.

Y lo interesante es que son casadas.

Enrique forma parte de una minoría,

un hispano que vota a los Republicanos.

En 2016 fue del 28% de latinos que votaron por Donald Trump.

Sí. Si voté por Trump en 2016.

¿Volverás a hacerlo? Posiblemente no.

¿Por qué no? Por todo lo que ha sucedido,

que, a pesar de que ha hecho una buena labor por la economía,

desde el punto de vista social, de la inmigración,

se ha creado mucha división a nivel del país.

La retórica y el lenguaje que él ha usado le ha dado voz,

le ha dado energía al racismo

y a las personas que por muchos años llevaban guardado

ese resentimiento racista lo han expresado.

Tal vez por ser un antiguo inmigrante,

Enrique es un republicano que coincide con los demócratas

en que la presidencia Trump ha roto los puentes que quedaban

en un país que ya estaba muy polarizado.

Tú eres el votante que quieren los demócratas que se pase a su lado

y que en noviembre vote a un candidato demócrata.

¿Cuál de los muchos candidatos que hay a día de hoy,

te podría hacer votar por un demócrata a la presidencia?

Ninguno, la respuesta es muy sencilla, ninguno, imposible.

Como publicista que eres,

¿cuál de los muchos candidatos,

que tiene en estos momentos el partido demócrata,

para ser candidato oficial a presidente de los EE.UU

crees que tiene posibilidades de ganar a Trump

y convertirse en presidente en noviembre?

El único candidato que pudiera derrotar a Trump sería la recesión.

Cómo evitar la reelección de Donald Trump,

es lo que persiguen los simpatizantes demócratas.

Y para ello necesitan un candidato que reconstruya puentes.

No sólo en el país, sino también dentro de su partido,

entre quienes querían a Hillary Clinton

y quienes preferían a Bernie Sanders.

Presenciar sus debates es como asistir a una terapia de grupo.

Mi esposo y yo desde hace años no tenemos seguro médico.

Y yo prefiero pagar más impuestos con tal de tener un seguro

al que todos tengamos acceso.

A mí Obamacare no me sirvió.

Entonces, cuando usted tiene una enfermedad ¿qué hace?

Pues trato de agarrar un avión y regresarme a México.

Cuando tengo una enfermedad voy al médico.

Pago lo que tengo que pagar.

Espero, Dios, que yo no tenga una emergencia

porque entonces ahí sí que nos vamos en quiebra.

Y esa es nuestra realidad.

-Yo tuve dos colapsos parciales de mi pulmón izquierdo,

pero tenía seguro en ese tiempo.

Recordé muy claramente lo que me dijo una amiga mía de mi niñez

que vive en Vancouver, Canadá,

Alba yo nunca voy a ser millonaria en Canadá,

pero nunca me voy a ir a la quiebra por mi salud.

-Cuando hablaban de los diferentes planes de salud, Medicare for all,

le decía a Alba que no van a subir los impuestos,

¡sí van a subir los impuestos!

Y le van a subir a todos:

a los pobres, a la clase media, a los ricos.

-Warren dice que no, que solo va a subir a las rentas altas.

-Imposible, estadísticamente las cifras no suman.

-Hay que tener una estrategia de quién de ellos va a decir realmente,

‘Hey! Me voy cara a cara con Trump y eso es mi...

-Tanto Bernie como Warren son vistos como los extremos.

-Para mí extremo es todo gratis.

-¿Cómo es extremo si está pasando en otro países del mundo?

La cosa importante para mí es que ya cuando se decida quién va a ser,

apoyar a esa persona al 100%

porque lo que nos pasó en la última elección es que nos dividimos

y por eso es que ganó la persona que está ahorita en la presidencia.

-Vamos con Biden, no tienes asegurada la presidencia con Biden

porque para mi gusto Biden es débil.

(Música)

Escuchando a Rod Pierce tienes la sensación de estar

con uno de esos personaje duros de Bruce Springsteen.

Rod Pierce cultiva unas setecientas hectáreas.

El ochenta por ciento, maíz; el resto, soja.

Casa con el estereotipo político del granjero:

ideas conservadoras que argumenta con convicción:

Es uno de los votantes que dio la victoria a Donald Trump en 2016.

Pero le ha decepcionado

porque ha dispensado a las petroleras de la obligación

de usar etanol.

Al final del el camino aparece la metáfora perfecta

para este reportaje: un laberinto.

Los electores demócratas no saben hacia dónde ir

para ganarle la presidencia a Donald Trump.

Y se han quedado sin brújula.

Porque la victoria de Trump destruyó la lógica

por la que se evaluaba a los candidatos.

El problema de fondo en este 2020

es que nadie es capaz de decir ya

qué impide llegar a presidente de los Estados Unidos y qué ayuda.

(Música country)

En esta incertidumbre tomará su decisión IOWA.

En Portada - La decisión de Iowa - ver ahora

Las primarias demócratas este año

Los electores demócratas este año tienen una prioridad: decidir quién es el mejor para enfrentarse y derrotar a Donald Trump el 3 de noviembre. Y están más desorientados que nunca, prueba de ello es la cantidad y diversidad de aspirantes que se presentaron hace casi un año: más de veinte, desde casi los 80 años de edad a menos de 40; hombres y mujeres, representación de hispanos/latinos, afroamericanos y asiáticos.

Al cabo de un año de campaña encabezan las encuestas cuatro blancos septuagenarios: Joe Biden (77), Bernie Sanders (78), Elizabeth Warren (70), Michael Bloomberg (77), y un treintañero, Pete Buttigieg (38).

Polémica

Iowa es un estado pequeño, de unos 3 millones de habitantes, el 91% blancos anglosajones, donde la economía se diversifica, pero sigue siendo una potencia agrícola. Para el resto de los Estados Unidos, Iowa es un estado pequeño de granjeros blancos. Y esa es la razón de la polémica. ¿Por qué un estado que no representa la diversidad de los Estados Unidos* tiene tanto peso a la hora de decidir quién es el mejor candidato para Presidente? Con la tradición hemos topado.

(*) 328 millones de habitantes. 60% blancos anglosajones, 18% hispanos/latinos, 13% afroamericanos, 6% asiáticos.

Noticias

anterior siguiente